ÍndicePortalMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Camino al altar [TERMINADA]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Camino al altar [TERMINADA]   Lun 29 Dic 2014, 11:34 am

Nombre: Camino al altar
Autor: Vicki Lewis Thompson
Artista ó personaje: Nicky Byrne
Adaptación: Si
Género:Romance
Resumen:

A pesar de que Nicky Byrne no quería casarse hasta tener su propia empresa de limusinas, Pris Adams estaba segura de que podía hacerlo cambiar de opinión. Después de todo, sus relaciones sexuales eran insuperables. Así que, acuciada por su reloj biológico, le dio a Nicky un ultimátum: o el matrimonio o la ruptura. Nicky eligió la segunda opción. Decidida a seguir adelante con su vida, Pris acabó comprometiéndose con otra persona… y contrató los servicios de Nicky para que condujera la limusina el día de su boda y que de ese modo viera lo que había perdido. Pero entonces, camino del altar, ocurrió algo inesperado…



Última edición por vanessa el Mar 27 Ene 2015, 12:46 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Mar 30 Dic 2014, 11:25 am

Capitulo 1

Una limusina llena de hermosas veinteañeras. Normalmente, eso habría hecho estremecerse de emoción a Nicky Byrne, desde la visera de su gorra de chófer hasta la suela de sus relucientes zapatos. Pero no aquel día.
Priscilla Adams, una bonita rubia con la que había salido en el pasado, y con la que había mantenido una increíble relación sexual, estaba sentada en la parte de atrás de la limusina acompañada por sus damas de honor. En menos de una hora, ella y su espectacular cuerpo se perderían de vista para siempre, y Nicky se dijo a sí mismo que eso sería lo mejor.
Después de todo, ¿por qué desear a alguien que le estaba restregando su boda en la cara, solo porque seis meses atrás él le había dicho que no estaba preparado para casarse? Menuda venganza… Según el jefe de Nicky, Pris había exigido especialmente que fuera él quien condujera la limusina.
Durante todo el trayecto a la iglesia, no dejó de mirar por el espejo retrovisor por si podía verla regodearse. Era curioso, pero no parecía estar muy satisfecha. Algo extraño, ya que Nicky siempre había pensado que las novias debían de mostrarse particularmente felices camino del altar. No en vano iban a conseguir lo que querían.
Pero no había sido únicamente él quien se había fijado en el ceño fruncido de Pris. Su dama de honor se inclinó sobre ella y le dio un apretón en la mano.

-¡Sonríe, chica! No te preocupes por nada. Ya verás cómo la fiesta transcurre sin problemas.

-Oh, ya me conoces -respondió Pris-. Seguramente soy la única novia del mundo que se pase los últimos veinte minutos de soltera preguntándose si se acordó de decirle a los proveedores que incluyan el agua con gas entre las bebidas.

Nicky tuvo que morderse el labio para no reír. Aquella era Pris. Eficiente por encima de todo. Odiaba la idea de cometer un fallo, especialmente en público.
Sí, estaba mejor sin ella que con ella. Pris había dejado muy claro su deseo de tener un marido, hijos y un hogar, y como él no podía darle todo eso, había empezado a buscarlo en otra parte. Sí, ella también disfrutaba con el sexo, pero como Nicky estaba más interesado en ahorrar para su negocio de limusinas que para casarse, había roto con él.
En opinión de Nicky, Pris estaba actuando con demasiada rapidez. Cuando rompieron, los Celtics acababan de empezar la temporada. Ahora se estaban jugando los playoffs. Ciertamente, había visto demasiado baloncesto desde que Pris lo dejó.
A propósito, tal vez se quedara viendo una partido en el televisor de la limusina mientras esperaba a que Pris saliera de la iglesia del brazo de su afortunado novio. Un buen partido que lo ayudara a olvidar que Pris pasaría su noche de bodas con ese Brad Lo-que-fuera. Pero, claro, seguro que no era la primera vez que se acostaba con él. Pris no era el tipo de mujer que reprimiera sus deseos sexuales con alguien que le gustara.


Pris no se había sentido tan sexualmente frustrada en su vida. Y allí estaba, en la misma limusina que el hombre que sabía exactamente cómo darle placer. Todo era todo culpa de ella. Había querido demostrarle a Nicky Byrne lo que se estaba perdiendo. Él se había negado a casarse, y ella era lo suficiente mezquina como para idear una venganza.
Intentó pensar en la ceremonia que tenía por delante y en la casa que ella y Brad iban a tener en menos de un mes…. aunque su luna de miel no fuera a ser gran cosa. La verdad era que la había decepcionado que Brad hubiera decidido regalarle un seguro de vida en vez de llevarla a las Bahamas.
Pero eso no era nada comparado con la decisión de Brad de no tener relaciones sexuales hasta después de la boda. Y gracias a una ex novia de Brad que había llamado esa mañana, Pris se cuestionaba el porqué de esa decisión. La ex novia podía tener un simple ataque de celos, o tal vez le hubiera dicho la verdad. En cualquier caso, iba a averiguarlo antes de darle el “Sí, quiero” a Bradley Davidson.


Última edición por vanessa el Mar 30 Dic 2014, 5:53 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Mar 30 Dic 2014, 5:52 pm

Capitulo 2

Nicky aparcó frente a una de las iglesias de Longford, un pequeño y bonito edificio de madera blanca, con vidrieras de colores, guijarros grises y un campanario, que parecía sacado de un folleto turístico. No era la primera vez que llevaba a una novia allí, y siempre había pensado que cuando tuviera su propio negocio y estuviera listo para casarse, sería en aquella iglesia. Pero aquel día había cambiado de opinión. De ningún modo se casaría en la misma iglesia en la que Pris iba a casarse con ese Brad. Dejó la limusina frente a la puerta, de modo que los recién casados pudieran subirse directamente tras la ceremonia, y salió del vehículo para abrirles la puerta a las mujeres que iban detrás, incluida la novia. Había ayudado a Pris a sentarse sin que le sudaran las manos, así que, de algún modo, conseguiría ayudarla a salir sin turbarse.

Primero salieron las damas de honor. En otras circunstancias, Nicky se hubiera asegurado de recordar sus nombres. Al menos dos de ellas eran solteras y parecían valer la pena. Nicky pensó que debería coquetear un poco con ellas para devolverle la pelota a Pris por haberlo contratado. Pero su corazón no estaba de acuerdo.

Entonces le llegó el turno de Pris para salir de la limusina, ayudada por su dama de honor, que se hizo un lío con el vestido, el velo y la cola. Nicky apenas le había dirigido la palabra a Pris cuando le ofreció la mano para subirse al coche, pero pensó que la buena educación exigía decir algo en esos momentos.

Le tendió la mano para que ella se apoyara mientras intentaba maniobrar el despliegue de blanco satén.

Pris se la aceptó y lo miró a los ojos.

-Gracias. Yo, eh… te pido disculpas por… por…

-Está bien -le dio un frío apretón en la mano y supo que estaba muy nerviosa. Fijó la mirada en aquellos ojos grises y sintió un vuelco familiar en el corazón-. Así tengo la oportunidad de desearte lo mejor.

Pris sintió que el ánimo se le derrumbaba por los suelos. Se arrepintió de corazón por haber alquilado a Nicky como chófer. Se había comportado como una niña mimada, y ahora Nicky la hacía sentirse aún peor al desearle lo mejor.

-Gra… gracias -balbuceó-. Significa mucho para mí.

-Espero que tu novio sepa lo que tiene -murmuró él en voz baja, de modo que solo ella pudiera oírlo.

Pris sabía que se refería al sexo.

-Lo sabe -respondió, aunque no era exactamente cierto. Por desgracia, ella tampoco sabía lo que tenía. No hubiera pasado lo mismo con Nicky, quien no había tenido el menor problema en demostrarle el amante tan fantástico que era. Pero Nicky no había querido ponerle un anillo en el dedo, y ella cumpliría treinta y uno en su próximo cumpleaños. No podía perder más tiempo. Deseó que Nicky no tuviera tan buen aspecto allí, de pie, junto a la limusina. Siempre había tenido debilidad por los hombres con uniforme, y a Nicky le sentaba de maravilla. El pelo rubio asomaba bajo la gorra, más despeinado que nunca. Recordó cómo le caía sobre los ojos, esos ojos azules que la derretían con la mirada… Era un hombre de lo más varonil, y ella estaba a punto de casarse con uno que tal vez tuviera un problema sexual. A veces la vida era muy injusta.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Miér 31 Dic 2014, 11:41 am

Capitulo 3

Pris se dirigió hacia la puerta lateral de la iglesia acompañada de sus damas de honor, y de camino se fijó en que el coche de sus padre estaba en el aparcamiento. Los había invitado a ir con ellas en la limusina, pero su madre había querido ir delante para asegurarse de que todo estaba en orden.
Sus padres eran maravillosos, y habían hecho todo lo posible para que aquel fuera un día especial. Si ese inquietante presentimiento sobre Brad no estuviera royéndole por dentro, todo sería perfecto.
Kristin, una mujer alta y morena a la que conocía desde siempre, empezó a abrir la puerta que conducía a la pequeña sala donde esperarían hasta el comienzo de la ceremonia.

-Espera un momento, Kristin -le dijo Pris-. ¿Alguna de ustedes tiene un papel y un bolígrafo?

Todas la miraron como si se hubiera vuelto loca.

-¿Por qué? -preguntó Jenna, la apasionada pelirroja y vieja amiga a la que Pris le había pedido que fuera su dama de honor.

-Yo, eh, tengo que escribirle una nota a Brad.

Las demás se miraron las unas a las otras, confundidas.

-Está bien, ya sé que suena raro, pero…

-Tienes derecho a ser rara el día de tu boda -dijo Jenna-. Seguro que podemos conseguir papel y bolígrafo, pero hagámoslo dentro.

-No, es mejor aquí fuera. No quiero que nadie se entere. Necesito que una de ustedes le entregue la nota y que espere a que él escriba la respuesta y me la mande. Es muy importante.

-¿Se han peleado? -le preguntó Julie, una rubia menuda que había sido la primera compañera de habitación de Pris en la residencia universitaria.

-No, solo tengo que preguntarle una cosa. Y no puedo esperar hasta después de la ceremonia.

Jenna suspiró y empezó a rebuscar en su bolso.

-Lo único que tengo es un recibo del supermercado.

-Servirá -dijo Pris. Tomó el trozo de papel y el bolígrafo que Jenna le ofrecía y escribió la pregunta. Acto seguido, dobló el papel en cuatro.

-Yo se lo llevaré -dijo Kristin.

-Gracias -le dio la pequeña nota-. Pero no la leas. Es algo muy personal.

-Oh, por amor de Dios, pues claro que no voy a leerla -protestó Kristin.

-Ya lo entiendo -dijo Julie echándose a reír-. Es una de esas preguntas tipo: “Cariño, ¿has comprado preservativos de sobra?”, ¿verdad?

-Algo así -respondió Pris. No podía decírselo. Si la ex novia de Brad se lo había inventado, no quería que sus amigas se hicieran una idea equivocada de su futuro marido.

-Y ahora, ¿podemos entrar? -insistió Jenna.

-Sí, podemos entrar -Pris miró una vez más hacia la limusina, y vio a Nicky apoyado contra la puerta, con los brazos cruzados y mirando en su dirección. La próxima vez que lo viera, sería una mujer casada.

En cuanto entraron en la pequeña sala todo fueron preparativos de último minuto, pero Pris solo podía pensar en la nota que le había dado a Kristin.
Al poco rato, su amiga volvió y corrió hacia ella.

-Se ha quedado con la nota. Parecía un poco avergonzado, pero ha dicho que no te preocupes, que las cosas van a salir bien.

Pris se quedó petrificada. Era cierto.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Sáb 03 Ene 2015, 11:51 am

Capitulo 4

Nicky se subió a la parte trasera de la limusina, encendió la televisión e intentó concentrarse en el partido de futbol. Pero lo único que podía ver era a Pris caminando hacia la iglesia, como una mujer directa a la perdición.
Cuando lo había mirado un momento antes, justo antes de cruzar la puerta, había tenido la sensación de que quería ser rescatada. ¡No, demonios! Seguro que no era eso lo que estaba pensando. Era mucho más probable que hubiera sentido lástima de él por ser un cabezota semejante, cuando podría haber tenido a una mujer como ella.
Tenía que reconocer que verla con ese vestido blanco lo había afectado. Casi todas las mujeres estaban guapas el día de su boda, pero Pris estaba espectacular, con sus rizos dorados recogidos en lo alto de la cabeza y un vestido que se ceñía a su esbelta cintura y generoso escote.
Se le hizo un nudo en el estómago y no pudo seguir quieto ni un minuto más. Apagó el televisor y salió de la limusina para pasear de un lado a otro, deteniéndose cada pocos segundos a mirar el reloj.
Podría haber sido él quien estuviera en el altar junto a Pris. A ella no le habría importado si conseguía o no su negocio. Pero a él sí. Su padre había muerto en la ruina, y él no estaba dispuesto a que le pasara lo mismo. Apretó la mandíbula y se propuso pasar la siguiente media hora con algo de elegancia.


Pris se movía como un robot, sin apenas oír los halagos de su madre ni los murmullos de su padre acerca de lo guapa que estaba. Menudo desastre… Se suponía que aquellos momentos tenían que ser maravillosos. Pero ella estaba furiosa.

-Tengo que ocupar mi sitio -le dijo su madre dándole un fuerte abrazo.

-Gracias, mamá. Gracias por todo -respondió.

“No quiero hacer esto”, añadió para sí.
¿Sería todo culpa suya? Había acordado con Brad que esperarían hasta la noche de bodas, y tal vez lo había hecho movida por la culpa, ya que con Nicky había disfrutado de un sexo incomparable. Le había parecido que seis meses eran un periodo decente de abstinencia, lo suficiente para olvidar los recuerdos de Nicky. El plan de Brad le había parecido anticuado, pero muy dulce.
Sin embargo, había resultado ser el plan de un cobarde y un mentiroso. Según su ex novia, la capacidad sexual de Brad no llegaba ni a medio minuto… por no decir nada. Pero lo peor era que Pris se hubiera mostrado comprensiva con él si le hubiera dado la oportunidad. Pero ni siquiera había sido lo bastante hombre como para correr el riesgo.
No quería casarse con él. Tal vez nunca hubiera querido ser su mujer, pero ese día lo veía definitivamente claro. Sin embargo… la pequeña iglesia estaba abarrotada de gente, y muchos de los asistentes la conocían desde que era una niña. La boda había costado un ojo de la cara, su madre lloraba de felicidad, y su padre parecía muy orgulloso cuando le tendió el brazo.

-Es la hora, cariño -le dijo.

Pris deslizó el brazo alrededor del suyo y pasaron al vestíbulo de la iglesia. A través de la entrada en forma de arco pudo ver el altar, donde estaba esperando Brad, muy elegante y atractivo, pero un poco incómodo. No le faltaban motivos. Su ex novia le había dicho a Pris que habían intentado todos los remedios posibles, sin éxito. Y había pensado que Pris debería saberlo.
Empezó a sonar la marcha nupcial. Pris se aferró al brazo de su padre y caminó junto a él del modo que habían ensayado. El pasillo parecía tener un kilómetro de largo, pero al fin llegaron al altar, donde su padre la dejó al lado de Brad. El sacerdote carraspeó ligeramente y sonrió.
Entonces, sin poder resistir la agonía, Pris alzó una mano para pedirle que esperase y le hizo un gesto a Brad para que se inclinara.

-¿Por qué no me lo dijiste antes? -le susurró al oído.

Brad se puso colorado.

-No creí que fuera importante.

-¿Que no era importante? -Pris no podía creer lo que había oído. Se apartó de él, sin preocuparse más por ser discreta-. Bueno, ¡pues para mí sí lo es!
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Jue 08 Ene 2015, 12:21 pm

Capitulo 5

La ceremonia había comenzado. Nicky miró la fachada de la iglesia, como si pudiera ver algo a través de las puertas blancas. Tenía que aceptarlo, tenía que convencer a su corazón de que Pris pertenecía ya a otro hombre. Pero no había imaginado que le doliera tanto admitirlo.
En poco rato las puertas se abrirían y Pris volvería a salir. Si ella y ese Brad eran como la mayoría de los recién casados, estarían riendo de alivio y felicidad mientras caminaban hacia la limusina. Nicky había dejado abierta la puerta para que se deslizaran en el interior.
Luego, tendría que escuchar sus susurros de amor mientras los llevaba hacia el banquete. Y sabía que en pocas horas estarían desnudos en la misma cama.
Mientras se torturaba a sí mismo con ese pensamiento, las puertas de la iglesia se abrieron de golpe. Tragó saliva. Qué rápido había sido. Pero, un momento… Pris estaba corriendo, con la falda subida para poder moverse con rapidez y la cola del vestido arrastrándose por el suelo, pero, ¿dónde estaba el novio?

-¡Arranca el coche! -le gritó ella-. ¡Me voy!

-¿Lo dices en serio?

-¡Muévete, Nicky! ¡Nos vamos!

No tuvo tiempo para pensar en las consecuencias. Todo lo que supo fue que la mujer de sus sueños quería ser rescatada, y que él era quien iba a llevársela en su esbelto caballo blanco… o en su limusina.
Corrió a sentarse al volante, cerró de un portazo y arrancó el motor.

-¿Estás dentro? -gritó por encima del hombro.

-¡Sí! -la puerta trasera se cerró con un golpe seco-. ¡Vamos!

Nicky miró hacia la iglesia, de donde Brad, seguido por una multitud de invitados, salía a toda velocidad. Entonces comprobó que no había tráfico y piso a fondo el acelerador. La limusina salió disparada justo antes de que Brad la alcanzara.

-¿Adónde quieres ir? -le preguntó a Pris mientras reprimía el impulso de ir más rápido. Las calles de aquella pequeña ciudad tenían más policías que Dublín.

-No lo sé. Toma la autopista del norte. Limítate a conducir. No… no quiero que nadie me encuentre. No hasta que sepa cómo arreglar esto.

El walkie-talkie del salpicadero empezó a sonar.

-Base a Aladín Uno. Adelante, Aladín Uno.

Nicky agarró el micrófono. Trabajaba para una empresa de limusinas, y a sus jefes no les gustaría saber que se había tomado ciertas libertades con un coche de lujo.

-Aquí Aladín Uno. ¿Qué ocurre? -por el espejo retrovisor vio que Pris se estaba quitando el velo, derramando horquillas por todas partes.

-Hola, Nicky -lo saludó Rachel, la nueva teleoperadora-. Nos han encargado una limusina para las siete, y la tuya es la única disponible. En el programa dice que tu encargo actual acaba a las seis. ¿Puedes hacerte cargo del siguiente?

-Deja que lo compruebe -Nicky apagó el micrófono-. ¿Pris? ¿Cuánto tiempo necesitas tenerme al volante?

Ella no contestó.

-¿Pris? Me han encargado otro trabajo para las siete -dijo mientras entraba en la autopista-. ¿Crees que habremos vuelto para entonces?

-Oye -dijo ella finalmente-, no llevo nada conmigo, ni dinero, ni tarjeta de crédito. Nada, pero…

-¿Qué? -a Nicky el corazón le golpeó furiosamente en el pecho-. ¿Qué es lo que quieres?

-Quiero la limusina para toda la noche.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Mar 13 Ene 2015, 6:25 pm

Capitulo 6

Cuando finalmente se liberó del velo, Pris se recostó en el asiento forrado de cuero y levantó la vista hacia el techo panorámico del vehículo.
En sus treinta años nunca había hecho algo semejante, pero cuando Brad le había dicho que no creía que su problema sexual fuera importante, le había entrado el pánico. De momento, lo único que quería era quedarse en aquella limusina tan segura y cómoda todo el tiempo que fuera posible. Había valido la pena desembolsar los cientos de dólares que le había costado el capricho.

-¿Puedo pagarte el resto cuando regresemos? -le preguntó a Nicky. -Eh…, sí, supongo que sí -respondió él, no muy convencido.

-No quiero ocasionarte problemas. Pagué con mi Visa en tu empresa, porque fui yo la que se ocupó de todo -su madre había intentado hacerla cambiar de opinión, e incluso habían tenido una discusión por la decisión de Pris de contratar a Nicky, de modo que Pris había decidido correr ella misma con los gastos.

-No voy a tener problemas. Tan solo espero que sepas lo que haces.

-Bueno, pues no lo sé, ¿ok? Escucha, si esto no te parece bien, déjame en la próxima salida. O en una tienda, desde donde pueda llamar a… alguien -no tenía ni idea de a quién podía llamar. Todos sus conocidos se encontraban en la iglesia, esperando a que volviera y les diera una explicación.

Nicky se echó a reír.

-No voy a dejarte en ninguna tienda, Pris. Si de verdad quieres alquilar la limusina para toda la noche, ya la tienes -agarró de nuevo el micro y le dijo a una mujer llamada Rachel que necesitaba la limusina durante toda la noche, y que lo cargara a la cuenta de la señora Adams.

Pris supo, sin lugar a dudas, que esa tal Rachel debía de llevar poco tiempo trabajando para la empresa, porque no había reconocido el nombre. Se preguntó si sería soltera, y si Nicky había salido alguna vez con ella. Pero eso no era asunto suyo. Al romper con él había perdido el derecho a saber los detalles de su vida privada.

En ese momento su principal preocupación era el incómodo vestido de novia. Se irguió en el asiento y se llevó una mano a la espalda para intentar desabrocharse los botones de la cola. Eran muy pequeños y difíciles de alcanzar, y Pris soltó una maldición, frustrada.

-¿Estás luchando con alguien ahí detrás? -le preguntó Nicky.

-Estoy tratando de quitarme la cola, y acabo de romperme una uña.

-Cerca hay un área de descanso. Si quieres, puedo parar y ayudarte.

-Eso sería genial. Y tampoco me importaría ir al lavabo -dijo, y entonces se imaginó entrando en los aseos de un restaurante vestida con su traje de novia y se echó a reír. La risa le sentó bien, y comprobó que el peso que había llevado encima desde la llamada de la ex novia iba menguando poco a poco. Pero era posible que el peso lo hubiera llevado desde mucho antes de esa llamada. Aunque no hubiera recibido esa información sobre el problema de Brad, se habría preguntado si el matrimonio sería un error. Había achacado sus temores al nerviosismo previo a la boda. Todas sus amigas casadas le habían dicho que era muy normal tener dudas.

Nicky salió de la autopista y aparcó en el área de descanso.

-No intentes salir aún. Cuando hayamos conseguido quitarte la cola, me acercaré con el coche hasta la puerta de los aseos y te esperaré ahí.

-Muy bien.

Nicky puso el freno de mano y rodeó el coche para entrar en la parte de atrás.

-De acuerdo, date la vuelta a ver qué puedo hacer con todos estos botones -lo dijo muy serio, sin ninguna entonación sexual. Entonces, pensó Pris, ¿por qué de repente se imaginó a ambos desnudos en aquellos asientos de cuero?
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Miér 14 Ene 2015, 12:02 pm

Capitulo 7

En cuanto Nicky entró en la parte trasera de la limusina con Pris, supo que había cometido un grave error. El deseo que había creído tener bajo control… no estaba controlado. El perfume de Pris, su escote, su peinado y la mirada de sus ojos grises le hicieron recordar los días en los que había sido incapaz de mantener las manos lejos de ella.

Pero aquellos días se habían acabado, y ella se había comprometido con otro hombre. Incluso había estado a punto de casarse, hasta que algo la había asustado. Nicky no podía aceptar que la llama de la pasión siguiera viva por ella, así que se esforzó todo lo que pudo para tratarla como un chófer profesional trataría a una clienta. Por desgracia, estar quitándole a una clienta la cola de su vestido de novia en el asiento trasero no había sido estudiado en los cursillos de la empresa. Mientras se afanaba con los diminutos botones y lazos, no pudo evitar recordar las veces que habían mantenido relaciones sexuales en esa misma posición, ella agachada y de espaldas a él…

-¿Lo consigues? -le preguntó Pris.

-Casi -respondió él, sintiéndose más acalorado por momentos. Tenía un trasero delicioso, y a través del satén podía ver el contorno de sus nalgas, esas que tanto le había gustado apretar en sus manos mientras… Demonios, no se atrevió a seguir pensando en eso.

-Apuesto a que te estás preguntando lo que me ha llevado a esta situación.

-¿Te refieres a estar a cuatro patas en el asiento trasero de mi limusina?

-Muy gracioso. No, me refiero a la fuga de la iglesia.

Nicky había llegado al último botón, pero se retrasó deliberadamente, fingiendo que tenía dificultades.

-Reconozco que siento cierta curiosidad.

-En cuanto me haya librado de esta maldita cola y haya ido al lavabo, te lo contaré todo. Pero lo más seguro es que te parezca ridículo.

-No lo creo. Huir de tu propia boda es algo muy serio.

-Lo sé -dijo ella con un suspiro-. Y me siento fatal por ello. Mis pobres padres… tanto tiempo y dinero malgastados.

A Nicky le pareció muy interesante que pensara en sus padres antes que en el novio al que había dejado plantado. Se moría de ganar por saber las razones de su estampida.

-Nicky, ¿aún sigues con los botones? No siento que tus dedos se muevan.

-Ya he acabado -se apresuró a decir él, resistiendo el impulso de darle un cachete en el trasero, como siempre hacía cuando salían juntos-. Listo -le quitó la cola y se dispuso a salir de la limusina.

-Gracias -dijo ella, se dio la vuelta y se subió la falda para salir también. Con la cola bajo el brazo, Nicky la sostuvo por el codo para ayudarla.

-Cuidado, no vayas a pisarte el vestido y caer de bruces al suelo.

-Créeme, no tengo el menor interés en que eso me ocurra. Una visita a Urgencias sin ningún documento de identidad sería una pesadilla -finalmente, consiguió ponerse de pie-. La gente nos está mirando -murmuró.

-¿De veras? -Nicky miró a su alrededor y vio que, realmente, estaban llamando mucho la atención-. Vaya, ni que nunca hubieran visto a una novia a la fuga.

Pris soltó una carcajada.

-Antes me sentí culpable por contratarte a ti como chófer, pero… ahora me alegro de que estés aquí.

Nicky se obligó a no darle demasiada importancia a aquella declaración. Pero no pudo impedirlo, y el corazón empezó a latirle con fuerza.

-Sí, me alegro mucho -volvió a decir ella, mirándolo de un modo que amenazaba con derretirlo.

Él tragó saliva. Era la mirada que siempre le lanzaba cuando estaban a punto de hacer el amor.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Miér 14 Ene 2015, 6:48 pm

Capitulo 8


Pris se encaminó hacia el aseo de señoras, sonriendo a los mirones y sorprendida de lo poco que la molestaba. Era curioso. Siempre había evitado montar escenas, y ahora que había hecho algo tan escandaloso, se sentía libre para hacer casi todo. Al menos con la mente, ya que físicamente se lo impedía un montón de ropa.

En el lavabo consiguió quitarse el liguero de seda y lo dejó colgado en el gancho que había tras la puerta del retrete. Se preguntó si a Nicky le importaría ayudarla a quitarse el resto del conjunto. Por un momento se avergonzó de pensar en ello, aunque tal vez tuviera excusa: durante seis meses había vivido en la más severa abstinencia sexual, con la certeza de que aquella noche iba a ser la noche.

Tal vez aún pudiera serla… si Nicky no estaba saliendo con nadie. Pero, aunque no fuera así, y asumiendo que él también quisiera hacerlo, era muy arriesgado. Había estado enamorada de él con anterioridad, y no quería volver a estarlo.

No, era una idea absurda. Agarró el liguero y salió a los lavabos. Tras lavarse las manos y examinarse el peinado en el espejo, tiró el liguero a la papelera y salió por la puerta.

Nicky encendió la calefacción y dejó la limusina en punto muerto tras aparcar junto a los aseos. Estaba oscureciendo y hacía frío en el interior del vehículo… aunque él no lo sintiera en absoluto, sobre todo al pensar en la mirada de Pris. Pero cuando la vio salir de los aseos, ya había decidido que el sexo con ella no sería una buena idea. Por muchas razones. Pris debía de sentirse muy frágil emocionalmente, y en cuanto a él, temía estar aún enamorado de ella. No, definitivamente el sexo no era una buena idea. Salió del coche y lo rodeó para abrirle la puerta.

-¿Mejor?

-Mucho mejor, gracias -Pris dudó un momento ante la puerta abierta-. ¿Te importaría que me sentara delante contigo? Así podríamos hablar con más facilidad y no me sentiría tan extraña y sola ahí detrás.

-Por supuesto. Pero habrá que ver cómo conseguimos meter el vestido.

Ella se palmeó la frente.

-Debería haberme quitado las enaguas en los aseos. Así sería más fácil… En fin, me las quitaré aquí mismo.

-¿Ahora? -la Pris que él conocía nunca se hubiera atrevido a quitarse la ropa en medio de un área de descanso.

-Solo tengo que ocultarme tras la puerta abierta y tú ponerte al lado, para que nadie me vea. Además, ya he dado bastante la nota. Esto solo será una anécdota más que contar.

-De acuerdo -aceptó él, y así vio como Pris procedía a quitarse las enaguas tras la puerta.
Se preguntó si ella sería consciente de cómo sus movimientos hacían balancearse a sus pechos por encima del escote… de una manera que obligó a Nicky a mantener la vista fija en el suelo para evitar la erección.

-Ya está -dijo ella, arrojando las enaguas a la parte trasera del vehículo-. Ahora me resultará mucho más fácil sentarme delante. Nicky tragó saliva con dificultad y le abrió la puerta delantera.

-Sube.

-Puedes quitarte la gorra si quieres, Nicky -le dijo ella mientras se acomodaba en el asiento-. Soy yo.

-Sí, pero estás pagando por una limusina con chófer. Y eso incluye una gorra. Ella le mantuvo la mirada.

-Entonces finge que solo somos un par de amigos que van de paseo.

-De acuerdo -se quitó la gorra presintiendo lo inevitable. Nunca había sido un simple amigo para Pris, y dudaba de que pudiera serlo ahora, ni siquiera por una noche.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Jue 15 Ene 2015, 11:31 am

Capitulo 9


-Qué agradable es esto -dijo Pris mientras recorrían la autopista a la luz del crepúsculo. Como en los viejos tiempos. Nunca habían salido mucho en el viejo T-Bird de Nicky, pero ella tenía recuerdos maravillosos de su apartamento.

Entonces se fijó en el teléfono móvil que había sujeto al salpicadero. Si llamaba a sus padres en ese momento, lo más seguro era que saltara el contestador automático.

-¿Puedo usar el teléfono? -Adelante -respondió él.

Pris agarró el móvil y marcó el número. Por suerte respondió el contestador. Dejó un mensaje diciéndoles que estaba bien, con Nicky, y que hablaría con ellos por la mañana. Al colgar, Nicky no hizo ningún comentario sobre la llamada.

-¿Tienes hambre? -le preguntó al cabo de un rato-. Se acerca la hora de cenar.

-Un poco; me basta con una hamburguesa en cualquier local que encontremos -dijo, pensando en cuántas veces habían comprado comida basura de camino a su apartamento para hacer el amor.

-Supongo que pareceríamos una pareja curiosa si entrásemos en un restaurante decente.

Ella soltó una carcajada.

-También lo pareceremos si pedimos desde el coche en un local de comida para llevar.

-Cierto. Puedo aparcar la limusina y acercarme yo a pedir.

-¿Y estropear la diversión? Nicky, si de verdad quisiera comer en un restaurante, te lo diría. Pero ser atrevida está empezando a gustarme, ¿sabes?

-Pues si es así, debes de haber cambiado mucho en los últimos seis meses.

-Di mejor en las últimas seis horas. Hasta esta mañana, era la misma Pris conservadora de siempre. Pero entonces me llamó la ex de Brad.

Nicky soltó un gruñido.

-No me digas que ha estado engañándote con su ex.

-No. Me llamó para preguntarme si me había acostado con él. Yo le dije que no, porque…

-¿Qué?

-Brad pensó que debíamos esperar a estar casados -la verdad era que al decirlo sonaba ridículo.

-¿Estás diciendo que has pasado seis meses sin sexo?

-No ha sido fácil.

Nicky soltó una risa amarga.

-Dímelo a mí.

Pris lo miró, perpleja.

-¿Quieres decir que tú tampoco…?

-Sí, bueno, he estado muy ocupado con el trabajo -le resultó muy embarazoso que se le hubiera escapado el comentario-. Ya me conoces, siempre intentando acumular horas de conducción… Bueno, ¿qué es lo que le pasa a tu novio? -le preguntó para cambiar de tema-. No me digas que es gay…

-No. Según su ex, sufre de eyaculación precoz.

Nicky tosió un par de veces.

-Puede que su ex te lo dijera porque estaba celosa.

-Sí, y por eso se lo pregunté a Brad. Su reacción lo confirmó. Pero me dijo que no me lo había contado porque no creía que fuera importante.

-¡Y un cuerno que no era importante! -exclamó Nicky, casi echando fuego por la boca-. Por eso no quería acostarse contigo. No me extraña que salieras de la iglesia como alma que lleva el diablo. ¡Maldito cretino!

-No sabía qué otra cosa podía hacer. O salir corriendo o quedarme y explicarle a los invitados que no me casaba con Brad porque sexualmente no seríamos compatibles.

-Se merece que todo el mundo lo sepa, por engañarte como lo hizo.

-Tal vez, pero también había niños en la iglesia, y la bisabuela de Brad. Pensé que si me marchaba enseguida, ganaría tiempo para preparar las respuestas.

-De modo que aquí estamos -hizo una breve pausa y añadió-: Y ninguno de los dos ha tenido sexo en seis meses.

-Eso parece -dijo ella, sintiéndose cada vez más atrevida-. ¿Qué crees que deberíamos hacer al respecto?
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Jue 15 Ene 2015, 5:44 pm

Capitulo 10

Con la mente invadida de pensamientos eróticos, y la tentación sentada a su lado vestida con un traje blanco de novia, Nicky pensó que no era muy seguro conducir aquella casa flotante con ruedas. Era preferible convertirla en un dormitorio con ruedas. Puso el intermitente y se dirigió hacia la siguiente salida.

-Creo que deberíamos tomarnos una hamburguesa y hablar de esto -propuso.

-Tienes razón -se apresuró ella a contestar-. No pretendía parecer una mujer ávida de sexo. Solo…

-Eres una mujer ávida de sexo -la corrigió Nicky-. Y yo soy un hombre ávido de sexo, y eso es una combinación explosiva. No tenía ni idea de que hubieras estado viviendo como una monja desde que rompimos.

-Seguro que piensas que fui una estúpida al aceptar la decisión de Brad.

-No, no fuiste una estúpida, pero no deja de sorprenderme, eso es todo -no en vano, había estado torturándose con imágenes de Pris en la cama con otro hombre-. ¿Entonces solo se besaron?

-Tampoco. Dijo que si empezábamos no seríamos capaces de parar.

-Oh, claro. Y, al estar con alguien como tú, habría sufrido de eyaculación precoz en medio segundo. Hasta yo temí que me pasara alguna vez contigo.

-¿En serio? -pareció complacida de oírlo-. Nunca me lo dijiste.

-Tendría que haberlo hecho -había muchas cosas que no le había dicho, incluyendo las dos palabras mágicas-. Eres muy sensual, Pris.

-Pensaba que lo era por tu culpa.

-Me halagas, pero creo que eres apasionada por naturaleza, sobre todo si estás con un hombre que sepa apreciar esa cualidad.

-Supongo que ese hombre no era Brad -dijo ella con un suspiro.

-Oh, yo creo que sí lo apreciaba -replicó Nicky, al tiempo que veía una hamburguesería-. Creo que tenía esperanzas de que tú lo ayudaras a resolver su problema. Pero eso no lo libra de ser un despreciable por haberte ocultado la verdad.

La verdad era que no sentía el menor remordimiento por ayudar a Pris a escapar de ese Brad, pero tenía que tomar una decisión, y no iba a ser fácil. A su lado estaba sentada una mujer fogosa e impaciente por satisfacer sus necesidades sexuales, y él no le iba a la zaga. Tal vez aquella parada para comer les diera tiempo para reflexionar. Salió de la carretera y se metió en el carril de pedidos. Milagrosamente, consiguió hacerlo sin rozar los bordillos.

-Me siento como una idiota por haber permitido que Brad me engañara -dijo Pris.

-Sé lo importante que es para ti el sexo, por lo que imagino que querrías asegurarte de que todo iba a funcionar antes de dar el “Sí, quiero”.

-Supongo que accedí a esperar porque sentía la necesidad de poner distancia entre el sexo que mantuve contigo y el que iba a mantener con él.

-Oh… -él había sentido exactamente lo mismo, y por eso no había salido con nadie en seis meses-. Lo comprendo.

-Nicky, ¿el sexo entre nosotros fue realmente tan bueno, o es la abstinencia lo que hace que parezca mejor de lo que fue?

-No lo sé -respondió él, pero solo se le ocurría un medio de averiguarlo.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Vie 16 Ene 2015, 11:10 am

Capitulo 11


Pris iba a volverse loca pensando en la posibilidad de volver a acostarse con Nicky. Pero él, en cambio, parecía relativamente tranquilo. O al menos eso creía ella hasta que lo oyó hablar por el interfono de la hamburguesería y pedir dos Big Macs.

-Nicky -lo llamó riendo, sacudiéndole el brazo.

-¿Qué? -se volvió para mirarla-. ¿Quieres alitas de pollo, mejor? Creía que habías dicho que te apetecía una hamburguesa, y además, siempre tomábamos…

-Nicky, esto es un Burger King.

-Oh -exclamó él, poniéndose colorado-. Ya lo sabía -se aclaró la garganta y volvió a inclinarse sobre el interfono, esa vez para pedir dos Whoppers, patatas fritas y dos batidos de chocolate.

Era el menú que siempre tomaban cuando apenas podían esperar para llegar al apartamento y desnudarse, y se había hecho casi una tradición. Comían en el coche para no perder tiempo. Cualquier hamburguesería les parecía bien, siempre que fuera posible pedir desde el coche.

Pris se preguntó si Nicky se acordaba de todo eso. Aquella noche no estaban precisamente cerca de su apartamento, y aunque lo hubieran estado, los días de sexo habían terminado. Seis meses atrás le había dado un ultimátum: el matrimonio o la ruptura. Él había elegido lo segundo.

No importaba lo duro que había trabajado en esos seis meses. Nicky no había ahorrado lo suficiente para conseguir su sueño de tener su propia empresa de limusinas. Pris había pensado mucho en eso. Para él no había sido fácil abandonarla, y, aunque a regañadientes, ella lo admiraba por haberse mantenido fiel a sus objetivos.

De modo que si aquella noche hacían el amor, no significaría nada salvo una gratificación mutua, una cana al aire por los viejos tiempos. No sabía si Nicky quería eso, y tampoco estaba segura de que ella misma pudiera manejar la situación.

Pero de momento no podían hablar de ello, porque Nicky estaba ocupado en guiar a la gigantesca limusina por el curvo carril que pasaba junto a la ventanilla de recogida de pedidos.

-No creo que pensaran en las limusinas cuando construyeron esto -dijo.

-No, y los empleados se están muriendo de risa viéndote en apuros -dijo Pris al ver a dos de ellos asomados a la ventanilla.

-Impresionante -dijo la joven que les entregó el pedido-. ¿Te has casado vestido de chófer?-otros empleados la rodearon para ver la limusina.

-Eh, no -Nicky le pasó las bolsas a Pris y le pagó a la chica.

-¿Entonces te lo has puesto para el viaje? ¡Qué romántico! Eres el chófer de tu novia en la luna de miel. ¡Me encanta!

Pris se inclinó hacia su izquierda para poder ver la cara de la chica.

-No estamos casados -le dijo-. Me he escapado de mi boda y él me está ayudando a huir.

La chica se quedó boquiabierta por unos segundos.

-Guau… -susurró-. Como Julia Roberts.

-Sí, salvo que Pris es más guapa -dijo Nicky-. Gracias por la comida -pulsó un botón y la ventanilla empezó a subir.

-Ya… -dijo Pris sonriéndole-. Conque más guapa que Julia Roberts, ¿eh? Eso te ha quedado muy bien.

-Lo he dicho en serio. Eres preciosa. Pris sintió una ola de calor como nunca había sentido por los halagos de Brad.

-Podría besarte por eso.

-Mejor que tengas cuidado -le advirtió él mirándola-. Un solo beso y no habrá vuelta atrás.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Vie 16 Ene 2015, 6:58 pm

Capitulo 12

-¿Dónde quieres comer? -le preguntó Nicky.

Se le había ocurrido una idea, pero podía predecir los resultados. La tensión sexual en el coche era tan espesa que casi podía palparse.

-¿Qué te parece si nos vamos a la playa?

Bingo. Justo lo que él estaba pensando.

-En ese caso necesito hacer otra parada antes.

-¿Está decidido entonces? -preguntó ella.

Eso pensaba Nicky, pero antes quería hablar de ello y asegurarse de que ambos sabían lo que iba a pasar.

-No sé si está de decidido o no, pero, como ya te he dicho, un solo beso no bastará. Además, esta limusina está equipada con muchas cosas, pero esa en concreto no es una de ellas.

-En ese caso sí que deberías parar.

A Nicky se le aceleró el pulso. Comprar preservativos no significaba tener que usarlos, pero en su experiencia eso era exactamente lo que significaba. Entró en el aparcamiento de una farmacia, pero no había espacio suficiente para aparcar la limusina.

-Tendré que dejarla delante de algunos coches -apagó el motor y se desabrochó el cinturón de seguridad-. Si alguien quiere salir, dile que vuelvo enseguida.

-Espera. Deja que vaya yo.

-¿Tú? -no podía creer lo que había oído. Pris Adams no podía haber dicho eso.

-Yo -respondió ella desabrochándose el cinturón-. Será mejor que vean a una novia comprándolos para su luna de miel que a un chófer que está de servicio.

Nicky no había pensado en eso, tal vez porque no le parecía estar de servicio. Pero la empresa de limusinas tenía una reputación que mantener desde Nueva York hasta Boston, y Pris tenía toda la razón al sugerir que no deberían verlo comprando preservativos en uno de esos pueblecitos costeros. A la gente le encantaba cotillear, y esos cotilleos podrían llegar hasta el jefe. Aun así, no le gustaba la idea de que fuera Pris a por ellos.

-Fuera hace frío -arguyó, pero entonces pensó que si le daba su chaqueta con el logo de la empresa, podría ir él mismo sin que lo tomaran por chófer.

-Iré deprisa, pero necesito algo de dinero -dijo al tiempo que tendía la mano.

Nicky sacó su cartera, pero se quedó dudando. Hacer el amor con Pris podía ser lo más insensato que hubiera hecho nunca. Seguramente la volvería a desear más que nada, y no podía tenerla a ella y a la vez un futuro asegurado.

-¿Dudas? -le preguntó ella poniéndose la mano en el regazo. Las luces del aparcamiento le permitieron a Nicky ver su expresión. Parecía… triste.

-Sí, claro que tengo dudas -reconoció él-. Pero aún te deseo -abrió la cartera y le tendió unos cuantos billetes.

Ella los tomó y los dobló con cuidado, un movimiento más propio de la Pris que él recordaba. Entonces lo miró a los ojos.

-Tal vez esto te ayude en tu decisión. Hace seis meses yo quería que nos casáramos. No importa que haya sexo o no; ahora no podría casarme contigo.

Él se aferró al volante mientras un horrible pensamiento lo invadía.

-No me dirás que piensas volver con ese novio impotente.

-No -respondió ella con una sonrisa-, pero antes de pensar en casarme con otro, tengo que devolverle a mi familia todo lo que se han gastado en esta boda fallida. Eso me llevará algún tiempo, teniendo en cuenta el dinero que gano, de modo que ya lo ves; estás a salvo.

Nicky no estaba de acuerdo. Pero al mirarla a los ojos dejó de importarle.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Sáb 17 Ene 2015, 12:28 pm

Capitulo 13

Pris se preguntó hasta dónde la llevaría ese nuevo espíritu aventurero. Nunca había comprado preservativos, y mucho menos vestida de novia. Pero todo lo que se jugaba era su dignidad, mientras que si lo hacía Nicky estaría arriesgando su trabajo. Además, por todo lo sucedido aquel día ya debería estar acostumbrada a hacer el ridículo.

Mientras caminaba hacia la farmacia, se felicitó a sí misma por haber tranquilizado a Nicky. Además, lo que le había dicho era completamente cierto: ella misma se encargaría de devolver hasta el último centavo que sus padres habían gastado en la boda. Se sentía fatal por haber despilfarrado el dinero para nada.

Un hombre con aspecto de profesor universitario le sostuvo la puerta abierta.

-Necesita algo para el banquete, ¿verdad? -le preguntó con un marcado acento británico.

-No exactamente -le sonrió y se agarró el vestido para poder traspasar la puerta-. Soy una novia a la fuga.

-¡No me diga! -el hombre la observó a través de sus gafas con montura de alambre-. Nunca he visto a una de verdad, solo en las películas.

-Sí, bueno, pues tendría que haber visto la salida de la iglesia -pasó la vista por los demás clientes, que se habían detenido para mirarla-. Hola a todos -los saludó con un leve gesto de mano.

Algunos siguieron comiéndosela con los ojos, mientras que otros le dedicaron tímidas sonrisas y volvieron a lo suyo. Intentando aparentar que compraba preservativos a diario, Pris se acercó al estante y se llevó un dedo a los labios. Quería la marca que Nicky siempre había usado. Finalmente vio una caja familiar y la agarró.

-Provisiones para la luna de miel, ¿eh? -le dijo la dependiente con una sonrisa-. Apuesto a que el novio se acordará de este día para toda su vida.

-No hay novio -aclaró Pris, que le había encontrado el gusto a su nueva personalidad-. Soy una novia a la fuga.

La dependienta se quedó boquiabierta.

-¿En serio? -envolvió la caja de preservativos y le devolvió el cambio a Pris-. Pues parece que has encontrado a alguien con quien fugarte.

-En efecto -respondió ella haciéndole un guiño.

-Eso es, chica -la dependienta le hizo un gesto de aprobación con el pulgar-. ¿Por dónde iba la ceremonia cuando te escapaste?

-Acababa de empezar.

-¿Y saliste corriendo?

-Desde luego.

-Ojalá hubiera estado allí para verlo. Hay que tener agallas para hacer algo así. ¡Largarse y dejarlos a todos con un palmo de narices!

-Sí, eso fue lo que hice -Pris empezaba a sentirse como una supermujer, una heroína que se había vengado de los hombres retorcidos como Brad.

-E hiciste muy bien -le aseguró la dependienta-. Que pases una buena noche…

-Gracias, lo haré -cuando salió de la farmacia, estaba dispuesta a saltar sobre Nicky y hacerlo allí mismo, en el aparcamiento. Era una mujer, y estaba lista para la acción. Nicky salió y le abrió la puerta para ayudarla a subir.

-Veo que has encontrado algo.

-Sí -dijo ella, y, antes de meterse en el coche, le rodeó el cuello con los brazos y lo besó con pasión. Fue una sensación maravillosa besarlo de nuevo, pero había que irse, de modo que lo soltó y vio que parecía haberse mareado-. ¿Te encuentras bien?

-Muy bien -respondió él, parpadeando unas cuantas veces-. Ahora sé que debería haberte pedido que compraras los preservativos hace mucho tiempo
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Sáb 17 Ene 2015, 6:06 pm

Capitulo 14

La sensación de los labios de Pris contra los suyos acompañó a Nicky mientras buscaba una carretera que los llevara hacia la costa. En un par de ocasiones se preguntó por qué se molestaba en buscar un sitio pintoresco. Solo tenían que tumbarse en el asiento trasero de la limusina y olvidarse de todo lo demás. Pero la verdad era que siempre había sido un poco romántico… bueno, muy romántico, y aparcar en un sitio con vistas al mar le parecía muy tentador. Soplaba un poco de viento, por lo que, con un poco de suerte, oirían el murmullo de las olas mientras estuvieran ocupados en los asientos de cuero. Y estarían ocupados, de eso no cabía duda. La única pregunta era cuánto tiempo pasaría desde que detuvieran la limusina hasta que estuviesen desnudos.

A su lado, Pris abrió una de las bolsas de comida y sacó una patata frita después de mojarla en ketchup.

-Toma -se la ofreció a Nicky poniéndosela en la boca.

-Gracias -respondió él mientras masticaba.

-¿Quieres tu hamburguesa? Él sabía que era algo más que una simple pregunta. Si comían de camino al sitio elegido, luego no tendrían nada que hacer que no fuera lo obvio.

-¿Vas a comerte tú la tuya?

-No es justo, yo te lo he preguntado primero.

La erección de Nicky empezó a estirar la tela de sus pantalones.

-Sí, quiero mi hamburguesa -respondió.

-Marchando -dijo ella con voz ahogada. Parecía estar muy impaciente, igual que él.

-Siempre lo hacíamos en una cama, Pris. ¿No preferirías buscar un sitio para quedarte esta noche?

Ella le dio su hamburguesa, cuidadosamente envuelta por la parte inferior para que no goteara sobre su ropa, como siempre solía hacer.

-Estás empeñado en buscarte problemas, ¿no?

Él pensó unos segundos y comprendió que Pris tenía razón. La limusina llamaría la atención en cualquier motel, hotel o pensión, y también sus atuendos de chófer y de novia. A no ser que emplearan la noche en ir de compras a una tienda en rebajas, estaban confinados en la limusina.

-Supongo que tienes razón -aceptó él finalmente.

-Estos asientos son muy cómodos -dijo ella-. Pero puede que eso ya lo sepas.

-Si estás preguntando si alguna vez he tenido relaciones sexuales en la parte de atrás, la respuesta es no. No he tenido sexo en un coche desde el instituto -y sus recuerdos de estar palpando a ciegas en un vehículo diminuto sin apenas espacio no eran precisamente buenos.

Pero la perspectiva que se le presentaba ahora era totalmente distinta, y por lo visto no era consciente de nada más, puesto que devoró la hamburguesa sin saborearla, hizo una bola con el envoltorio y se la dio a Pris antes de darse cuenta de lo que hacía.

-¿Quieres el batido? -le preguntó ella.

-Más tarde -la miró y vio que ella también se había acabado su hamburguesa. Giró por un camino estrecho y vio que la arboleda se abría a poca distancia. Más allá solo había arena y la oscuridad de la playa-. Hemos llegado.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Lun 19 Ene 2015, 6:05 pm

Capitulo 15


Mientras Nicky maniobraba la limusina para dejarla atravesada al final del camino, Pris empezó a temblar de la excitación ante la idea de acostarse otra vez con él.

-No hemos hablado -le recordó, sintiéndose obligada a dejar las cosa claras. Él apagó el motor y se volvió hacia ella. En la oscuridad era difícil ver su expresión.

-¿Qué tenemos que decir?

-Tal vez que solo somos dos amigos que se están aliviando mutuamente sus penas -a pesar de la poca luz pudo ver que sonreía-. ¿Te parece divertido?

-Lo dices como si fuéramos a compartir un plato de sopa -dijo al tiempo que se desabrochaba el cinturón de seguridad.

-Seguramente sea más excitante que eso -replicó ella. Dejó los batidos en el suelo, agarró la bolsa de la farmacia y también ella se desabrochó el cinturón.

-Eso espero. Espera a que salga yo primero para ayudarte. Con esos tacones no podrás ponerte de pie en un suelo arenoso.

Pris no le dijo que había salido corriendo de la iglesia con esos mismos tacones. Le gustaba que se preocupase por ella. Y tenía que reconocer que siempre se había preocupado por ella. Se preguntó si alguna vez la había amado, aunque nunca se lo hubiera dicho.

Cuando Nicky abrió la puerta, entraron el aire salado y el sonido de las olas rompiendo contra la playa. Pris aspiró con fuerza mientras él la tomaba de la mano y la ayudaba a salir. Solo habían pasado un día en la costa, pero cada vez que ella pensaba en arena y mar, pensaba en Nicky. Él cerró la puerta y la levantó en brazos.

-No te lo he dicho antes, pero estás preciosa con este vestido. Ella le rodeo el cuello con los brazos, como tantas otras veces había hecho, y lo miró a los ojos.

-Gracias -tenía que admitir que había comprado el vestido queriendo impresionar a Nicky, no a Brad.

Había querido castigarlo por no ser él quien la acompañara en el altar, y sentía un poco de pena al estar allí con él, porque siempre había soñado con besar a Nicky en su noche de bodas. Eso estaba a punto de ocurrir, pero no de la forma que había deseado.

Él la apretó con fuerza, protegiéndola con sus brazos del frío aire nocturno. -Tengo que confesarte que temo sufrir el mismo problema de incontinencia que Brad. Intentaré que no ocurra, pero si es así no te preocupes, aunque ya sé que una sola vez después de todo este tiempo no será suficiente.

-Jamás me preocuparía por nada estando en tus brazos -le aseguró ella tomando su rostro entre las manos. El tacto le resultaba encantadoramente familiar.

-Quiero besarte aquí fuera, porque una vez que entremos puede que me vuelva un poco frenético y olvide cómo se hace bien.

-¿Bien? -repitió ella con una sonrisa-. No sé a qué te refieres.

-Antes de que nos desnudemos, quiero decirte… hola -sus labios se posaron suavemente sobre los de ella.

Pris sintió cómo la emoción la embriagaba. Los recuerdos de la pasión salvaje la habían hecho olvidarse de la dulzura de la que Nicky era capaz. La besó tan tiernamente que las lágrimas empezaron a asomarse a sus ojos. Cuando la noche acabara, podría alejarse del sexo, pero no sabía si podría alejarse de aquello.


Última edición por vanessa el Miér 21 Ene 2015, 12:06 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Miér 21 Ene 2015, 12:04 pm

Capitulo 16

Nicky podría simplemente haber abierto la puerta, haber entrado con Pris y haber empezado. Y pensó que más le valía hacerlo, porque el sexo salvaje sería lo único que lo iba a distraer de la terrible verdad: que aún la amaba. Y precisamente porque la amaba quería darle lo mejor. De momento, solo tenía una cuenta de ahorro, que iba creciendo lentamente, y un sueño que aún tardaría un tiempo en hacerse realidad. Pris necesitaba a un hombre que la ayudara a saldar la deuda con sus padres, y que además le diera la casa y los niños que merecía. Lo único que él podía hacer era disfrutar la noche que le había sido concedida, porque a la mañana siguiente volverían a separarse, y esa vez para siempre. Nada había cambiado, pero al menos la había ayudado a escapar del hombre equivocado… e iba a ayudarla a aliviar su frustración sexual, y de paso, la suya propia.
El beso que había querido mantener bajo control se hizo más y más apasionado. No estaba seguro de quién llevaba la iniciativa… hasta que Pris le agarró la mano y se la puso sobre un pecho.
El escote era tan amplio que a Nicky no le costó deslizar la mano en su interior, y cuando apretó el pecho desnudo ambos gimieron a la vez.

-Es hora de subir al coche -susurró él.

-Sí… -la respiración de Pris se hizo más agitada-. Tengo una idea: pondremos mi vestido en el suelo, sobre las enaguas. Podemos tumbarnos encima.

-No sé si esto es una buena…

-Será maravilloso. Mi cuerpo está ardiendo. En lugar del cuero frío de los asientos, piensa en cálido satén.

-No puedo pensar -dijo él. La soltó y abrió la puerta.

Pris le dio la espalda e intentó desabrocharse los botones de las muñecas.

-Ayúdame a quitármelo antes de entrar.

Gracias a Dios era una cremallera y no botones como los de la cola. Pero primero tenía que soltar un enganche que se resistía.

-Rómpelo -lo incitó ella con voz tensa.

-No -finalmente lo consiguió y bajó la cremallera del vestido.

-El sujetador también.

Nicky tenía mucha más práctica con los sujetadores, y no le costó trabajo quitárselo.
A continuación, Pris se desembarazó del vestido y lo extendió en el suelo de la limusina. Menos mal que habían elegido una playa desierta, pensó Nicky, porque Pris se había quedado en braguitas, medias altas y tacones.
Nunca se habían aventurado a experimentar juegos morbosos, porque el sexo que habían compartido ya era lo suficientemente excitante. Nicky siempre había estado convencido de que Pris no querría ponerse insinuantes conjuntos de lencería sexy, pero ahora ya no estaba tan seguro. Ojalá tuvieran tiempo de averiguarlo…
Pero, por el momento, ella entró en la parte trasera de la limusina, y él fue detrás. Tardó pocos segundos en desnudarse y se quedó en calzoncillos, que apenas disimulaban su gran erección. Arrojó la ropa al asiento y se irguió para cerrar la puerta.

-¿Quieres uno de estos? -le preguntó ella.

Él escudriñó en la oscuridad y vio que estaba sosteniendo un preservativo.

-Me has leído el pensamiento.

-No -dijo ella riendo-, he leído tu lenguaje corporal. Y ahora date prisa. Te deseo tanto que voy a volverme loca.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Jue 22 Ene 2015, 6:36 pm

Capitulo 17

Cuando la puerta se cerró, Pris no podía ver muy bien, pero no importaba. En los próximos minutos iban a ser otros sentidos los que más utilizara… oyendo las olas, la respiración de Nicky, el chasquido del látex al ponerse el preservativo.
Aspiró su fragancia masculina, que tan bien recordaba y que habría bastado para excitarla. Entonces él la encontró en la oscuridad, y comenzó a acariciarle el rostro, los pechos, la cara interna de los muslos como solo él sabía hacer.

-Te he echado tanto de menos… -le susurró, bajando con su boca por el cuello hasta la curva de sus pechos.

-Y yo a ti -respondió ella. Le acarició la musculosa espalda y se preguntó cómo había podido sobrevivir tanto tiempo sin hacer eso. Entonces sintió cómo la lengua le endurecía el pezón al tiempo que la mano se deslizaba entre sus muslos, y el placer fue casi insoportable.
Cuando Nicky descubrió lo húmeda que estaba, soltó un gemido.

-Pris, perdóname -se colocó encima de ella, posicionándose entre sus muslos-. Hubiera querido ir más despacio, pero…

Ella lo agarró por las caderas y lo hizo acercarse más.

-Yo lo necesito tanto como tú.

Nicky profundizó en su calor, con la facilidad que le otorgaban todas las noches de pasión que habían compartido.

-Pensaba… que nunca… oh, Pris. Mi dulce Pris… -soltó un gemido ahogado y empujó hacia su interior.

Fue como subir al Cielo. Pris lo rodeó con las piernas, manteniéndolo dentro de ella para alargar todo lo posible el glorioso instante. No había sensación parecida, y ningún otro hombre podría colmar su deseo de aquella manera. Solo Nicky.

-Me encanta estar dentro de ti -le susurró él al oído.

-Y a mí que estés así.

-Tal vez, si nos quedamos muy quietos, podamos estar así durante un rato antes de que ocurra algo -sugirió él mordiéndole el lóbulo de la oreja-. ¿Crees que podríamos?

-No -la tensión sexual vibraba dentro de ella, irresistible-. Ya está ocurriendo algo.

-Tendría que haberlo sabido. Siempre estabas al borde cuando te besaba. ¿Y si hago esto? -preguntó al tiempo que movía las caderas en círculo.

Ella ahogó una exclamación de placer.

-Hazlo y veras lo que pasa.

-Creo que lo haré -dijo él. El movimiento era suave, pero devastador. Con el pecho le rozaba ligeramente los pezones y sus labios apenas se tocaban-. ¿Qué te parece?

Ella gimió y se arqueó contra él.

-Has desarrollado nuevas… habilidades.

-Tú eres quien me inspira.

-Y tú… me vuelves loca -dijo ella. El vestido de satén le acariciaba la espalda desnuda.

Empezó a jadear con fuerza, sintiendo la proximidad del clímax.

-Estupendo. Quiero que enloquezcas, Pris.

Con una poderosa embestida la llevó al orgasmo más explosivo que jamás hubiera tenido. Meses de frustración, deseo y abstinencia llegaron a su fin en una erupción de incontenible placer. Ella gritó su nombre y se aferró a él como a un ancla en la tormenta.
Y entonces él siguió moviéndose, más rápido, entre desesperados jadeos en busca de aire, hasta la violenta sacudida de su propio orgasmo.
Momentos después, se arrimó a su cuello y susurró:

-Mucho mejor ahora.

-Mmm -murmuró ella abrazándolo con fuerza-. Sí, yo también estoy mucho mejor.

-No -dijo él con un suspiro-. Me refiero a que ha estado mucho mejor de lo que recordaba.

Ella estuvo de acuerdo, aunque sabía que eso significaba que tenía un grave problema.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Vie 23 Ene 2015, 11:44 am

Capitulo 18

Al principio a Nicky le había bastado con poseer el apetitoso cuerpo de Pris, pero tras haber saciado el deseo inicial por ella, quiso deleitarse también con la mirada. En su época de amantes casi siempre hacían el amor con las luces encendidas, y él se había acostumbrado a eso.
Pero encender la luz interior de la limusina podría traer problemas… y él solo quería disfrutar de cada minuto que pudiera pasar con Pris.
En cuanto recuperó las fuerzas para moverse, la besó con suavidad.

-Voy delante por nuestros batidos y a encender la calefacción.

-Me apetece tomar un batido, pero no tengo frío, de verdad.

-Yo tampoco, todavía, pero el viento está soplando con fuerza. Enseguida vuelvo.

Momentos después, con el motor en marcha y la calefacción en funcionamiento, Nicky volvió al asiento trasero con la bolsa de los batidos en la mano. Bajo la luz que se encendía al abrir la puerta, vio a Pris sentada en el suelo, con la espalda apoyada en uno de los asientos. Pero al cerrar de nuevo la puerta tuvo que moverse a tientas.

-¿Vas a quitarte de nuevo los pantalones? -le preguntó ella con voz ronca.

-Solo hay una respuesta posible a esa pregunta -dijo él riendo. Dejó la bolsa y se quitó los pantalones. Acto seguido, volvió a recoger la bolsa y se la puso a Pris en el regazo-. Para ayudarte a reponer fuerzas.

-Nunca he podido beber un batido de chocolate sin pensar en ti -dijo ella, abriéndola.

-Lo mismo digo -tomó el batido que ella le ofrecía, y, aunque apenas se veía, supo que ya tendría la pajita atravesando la tapa de plástico. Pris siempre lo hacía así.

Cuando le rozó la mano, sus dedos tocaron el anillo de compromiso.

-Aún llevas puesto el anillo.

-Oh, vaya… Enseguida me lo quito.

Aunque no podía verla bien, notó que se había colocado el batido entre las rodillas para sacarse el anillo del dedo.

-Espera un segundo -le dijo él-. Creo que deberías dejártelo puesto, no vaya a ser que lo pierdas.

-No lo perderé -respondió ella, y lo dejó caer en la bolsa de los batidos-. Y no quiero volver a ponérmelo. Gracias por recordármelo.

A pesar de que Nicky se lo había dicho sin pensar, no quería hacerle el amor a Pris mientras llevara puesto el anillo de otro hombre. Demonios, no quería que nunca más volviera a llevar un anillo de compromiso, a menos que él mismo le pusiera uno.

-No es un anillo muy caro -dijo ella-. Brad no creyó práctico gastarse mucho dinero en un diamante. Mmm… este batido está genial.

-¿Habló del precio del anillo contigo? -a Nicky la idea le pareció absurda. ¡Así se echaba a perder todo el romanticismo!

-Sí, y eso me convenció de que era un hombre que sabía manejar el dinero. También me pagó un seguro de vida en vez de una lujosa luna de miel, pero…

-Para. Repíteme eso.

-Hace tres noches me dijo que tenía una sorpresa para mí. Resultó ser este seguro de vida. Según él era mucho mejor que el viaje a las Bahamas del que habíamos hablado. Así que para nuestra luna de miel estaba previsto que nos fuéramos de camping.

Nicky gruñó y agitó la cabeza de un lado a otro.

-Menudo idiota.

-Sé que no es muy romántico, pero lo hizo con buena intención. Quería asegurarse de que no me viera con problemas económicos en caso de que algo le ocurriese a él.

La lógica de Brad le pareció a Nicky completamente estúpida. Y sin embargo… había sido la misma lógica que a él le impidió casarse con Pris seis meses atrás.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Lun 26 Ene 2015, 12:43 pm

Capitulo 19


-Pero no quiero hablar de Brad -dijo Pris sorbiendo el batido-. Ya es historia. Nuestra boda fue una equivocación, pero al menos me escapé a tiempo.

-Supongo que no te será fácil enfrentarte a tus padres mañana -dijo él, alargando un brazo y rascándole la rodilla.

Pris había olvidado que Nicky solía rascarle la rodilla cuando estaban hablando en la cama. Y habían hablado tantas veces… Era cierto que la conexión entre ambos había trascendido del mero nivel físico, pero como el sexo era tan impresionante, bastaba para ser el centro de toda atención.

-Puedo enfrentarme a mis padres -dijo ella con calma-. Sé que me quieren y que desean lo mejor para mí. Cuando se den cuenta de que Brad no era la persona que yo creía, lo comprenderán.

-¿Vas a contarles la historia completa?

-Se lo contaré a mi madre -respondió con una sonrisa-. Y dejaré que sea ella quien decida lo que hay que contarle a mi padre. Puede que me haya vuelto más atrevida, pero no lo suficiente como para hablar de mi vida sexual con mi padre.

Nicky se echó a reír y le apretó la rodilla.

-No te culpo.

-Y hablando de mi vida sexual, ¿recuerdas lo que intenté hacer una vez con mi batido?

-¿Cómo iba a olvidarlo? -dijo él con un suspiro ahogado.

-Vamos a ver si aún te sigue gustando -sorbió un generoso trago de batido y, sin tragárselo, se colocó a horcajadas sobre las rodillas de Nicky. Se inclinó hacia delante y comprobó que estaba muy contento de verla.

Con el pulso salvajemente acelerado, agachó la cabeza y deslizó su miembro erguido en la boca, sin verter ni una sola gota de batido.
Nicky gimió con fuerza.

-Es… increíble -la respiración se le entrecortó a medida que ella succionaba su miembro empapado-. Ten… cuidado -murmuró-. No quiero eyacular.

A ella no le importaba que lo hiciera. Le gustaba estar al mando. La única vez que había intentado hacer eso con un batido, él había perdido el control casi inmediatamente. Pero eso había ocurrido después de estar dos días sin verse, por lo que a ella le había gustado darle un trato especial.
Sujetándolo firmemente con la boca, movió la cabeza arriba y abajo, muy despacio.

-Ah, Pris… Me gusta… me encanta -entonces le agarró la cabeza y la hizo apartarse-. Ahora ven aquí -la guió hasta su anhelante boca y juntos compartieron un beso con sabor a batido de chocolate.

-Se te está deshaciendo el peinado -le susurró él.

-No me importa.

-Te da un aspecto muy sexy -le mordisqueó el labio inferior-. Pero ojalá pudiera verlo cayendo suelto sobre tus hombros. Sobre todo teniendo en cuenta lo que estoy pensando. ¿Puedes abrir uno de esos pequeños impermeables?

-Ajá -Pris hurgó a tientas en la caja y sacó un preservativo.

-Ya sabes lo que hay que hacer.

Ella lo sabía. Solían hacer el amor en esa posición, sobre todo con luz, y así poder verse el uno al otro. Se echó hacia atrás y, tras ponerle el preservativo, se posicionó encima de él y se deslizó sobre su miembro erguido.

-Ojalá pudiéramos encender la luz -susurró él.

-Usa tu imaginación -murmuró ella, decidiendo que si los recuerdos eran todo lo que él tendría de ella, iba a hacer que ese fuera especial.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   Mar 27 Ene 2015, 12:46 pm

Capitulo 20

A Nicky siempre le había encantado hacer el amor con Pris, pero nunca tanto como durante las horas que pasaron en la limusina. Podría haber estado haciéndolo hasta el amanecer, pero ella empezó a dar muestras de cansancio. No era extraño. Había estado planeando su boda durante semanas, sin la ayuda del sexo para desahogarse.
Alrededor de las cuatro de la mañana, la arropó con la cola del vestido y le pidió que durmiera un poco. Ella insistió en que no tenía sueño, pero en pocos segundos se había quedado dormida.
Nicky permaneció tumbado en la oscuridad, abrazando a la única mujer a la que había amado en su vida y pensando en la serie de acontecimientos que los habían llevado hasta aquel momento. Los pensamientos se arremolinaban en su cabeza, cada vez más confusos. Finalmente, la necesidad de moverse fue demasiado fuerte y se apartó de Pris para vestirse.
Al salir, cerró las puertas de la limusina con el mando a distancia y se encaminó hacia el sonido de las olas.
Estuvo paseando por la playa, sintiendo la arena que le entraba en los zapatos y el frío aire salado en las mejillas. El viento había dejado de soplar, y solo se oían el crujido de sus pisadas y el murmullo de las olas. Cuando lo tuvo todo decidido, una delgada línea gris separaba ya el mar del cielo. Dio media vuelta y regresó a la limusina.


Cuando Pris abrió los ojos no tenía ni idea de dónde estaba. Entonces lo recordó todo y se sentó, buscando a Nicky. A través de los cristales ahumados vio que estaba amaneciendo. Vio también que las ropas de Nicky habían desaparecido, por lo que seguramente había salido a dar un paseo. Se preguntó cuándo regresaría.
Justo en ese momento se abrió la puerta y apareció él, con un aspecto descuidado y muy sexy.

-Hola - la saludó.

-Hola. ¿Has estado paseando?

-Sí -entró y se arrodilló a su lado, con una expresión muy intensa-. Priscilla Adams, ¿quieres casarte conmigo?

Ella parpadeó un par de veces. Tal vez aún estaba dormida y lo estuviese soñando.
Él le tomó la mano.

-Dije que Brad era un idiota, pero yo lo soy aún más. No me casé contigo porque no podía ofrecerte seguridad económica. Creí que lo hacía por amor -le tomó el rostro entre las manos-. Pero el amor no tiene nada que ver con la seguridad económica. El amor es la necesidad de tener a alguien a tu lado, como yo te necesito a ti.

A Pris se le hizo un nudo en la garganta. Si se hubiera dado cuenta de eso seis meses atrás…

-Nicky, esto no es buena idea. He provocado un escándalo, y tengo que pagarles a mis padres por…

-Los dos nos encargaremos de pagarles. Yo tengo el dinero. Podemos hacerlo esta semana.

-¡No! Necesitas ese dinero para tu negocio. ¡Es tu sueño, y no permitiré que lo sacrifiques por mí!

-Pris, ¿Es que no lo ves? Tú eres mi sueño. Si no estamos juntos, lo demás no importa.
Pensaba que tenía que tenerlo todo listo para dar el paso, pero si te pierdo… No puedo perderte. Te amo demasiado.

A Pris se le llenaron los ojos de lágrimas.

-Yo también te amo. Pero no puedo aceptar tu dinero.

-El dinero no significa nada. No lo sabía antes, pero lo sé ahora, gracias a ese cretino con el que ibas a casarte -la miró directamente a los ojos-. Y gracias a ti. Me has enseñado que vale la pena arriesgarse. Por favor, perdóname por… Oh, Pris -tragó saliva-. No puedo vivir sin ti -declaró con voz ronca-. Por favor, cásate conmigo.

-Lo haré -susurró ella, con las lágrimas de emoción cayéndole por las mejillas-. Oh, Nicky, me casaré contigo, pero tengo miedo de ser una carga económica para ti.

Los ojos de Nicky brillaron de felicidad mientras le apartaba dulcemente las lágrimas del rostro.

-De eso nada, amor mío. De hecho, gracias a ti, soy el hombre más rico de la tierra.

FIN
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Camino al altar [TERMINADA]   

Volver arriba Ir abajo
 
Camino al altar [TERMINADA]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Camino a tierra prometida [Oliver Cromworth] TERMINADA
» Elección de mi camino
» Camino de hormigas~ [Priv. Alex Greenleaf]
» [FM13] El camino hacia la historia de Eloy
» Buscando mi primera recompensa y el camino a Grand Line

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Forgotten Words :: Novelas Rosas :: Novelas Romanticas-
Cambiar a: