ÍndicePortalMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 A la luz de la luna [G][Nicky Byrne]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
dreamzz

avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: A la luz de la luna [G][Nicky Byrne]   Vie 20 Feb 2015, 6:35 pm

Nombre:  A la luz de la luna
Autor: 
Dreamzz
Artista ó personaje:
Nicky Byrne
Género:
Romance


Volver arriba Ir abajo
dreamzz

avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: A la luz de la luna [G][Nicky Byrne]   Vie 20 Feb 2015, 7:09 pm


Eran las diez en punto cuando Gwen y Nicky salieron para el aeropuerto. Las nubes habían cubierto el cielo, y caía una fina llovizna que brillaba por las luces del coche.

Nicky estaba silencioso. Gwen se pregutó cómo podía ser que él la amara y, sin embargo, la llevara con tanta tranquilidad al aeropuerto, donde ella tomaría el avion que la apartaría de él para siempre.

El aeropuerto estaba lleno de gente.

—No necesitas acompañarme —dijo Gwen, pálida pero muy serena— Nos despediremos aquí y entonces...

—Iré contigo. No podrás con las maletas.

"Me importa poco lo que hagas", pensó Gwen para sus adentros, ya no le importaba que él hiciera su voluntad hasta el último momento.

Las dos maletas ya estaban facturadas y a punto de ser embarcadas cuando Gwen oyó que Nicky decía:

—Ha habido un error. Devuélvanoslas.

—¿Devolvérselas?

La chica que estaba detrás de la ventanilla miró inquisitiva a Nicky. Gwen sintió que el corazón le retumbaba en el pecho.
El hombre que estaba detrás de ellos protestó, impaciente, mientras Nicky retiraba las maletas.

—Pero... ¿qué... qué haces? —la voz de Gwen se quebró— Nicky... por favor... Dime qué sucede... No me tortures. ¡Tengo que tomar el avión!

—¡Mozo! -llamó él, y un hombre acudió de inmediato.

Nicky tomó a Gwen del brazo y la condujo a la salida. El hombre que llevaba el equipaje caminaba junto a ellos.

—¡Nicky! —exclamó Gwen con voz temblorosa— ¿Qué haces?

—¡No te vas a tu casa!

Parecía furioso, el tono de su voz asustó a Gwen... pero su corazón estaba alegre.

—¿No me voy? —preguntó, sin saber muy bien qué actitud adoptar.

—¡Y tú muy bien que lo sabías! ¿O ahora lo vas a negar?

—Pero... pero. ¿Cómo podía saberlo?

Gwen sentía las piernas flojas y tropezó. Nicky la rodeó de inmediato con su brazo.

—¡Gillian te dijo que yo te amaba!

Sonaba furioso.

—Sí, me lo dijo —admitió Gwen con cierta cautela.

—Y sabiéndolo ¿querías irte, regresar a Inglaterra?

Ya habían llegado junto al coche, y Gwen, sin contestarle se sentó mientras cargaban el equipaje y Nicky pagaba al mozo.

—¿Y bien! —dijo él mientras se sentaba junto a ella.

—Tú querías que yo me fuera.

—Tuve que hacer lo que tú habías decidido.

El coche arrancó, y segundos más tarde cruzaban la salida del aeropuerto.

—¿Qué más te dijo mi hermana? —preguntó Nicky más tarde, cuando ya estaban en el camino.

—Varias cosas —contestó ella y se interrumpió. Continuó un instante después, pero con otro tono de voz— Te amo, Nicky. Claro que hace tiempo que lo sabes.

—¡Qué manera más romántica de decirle a un hombre que lo amas!

—Pero si tú no eres un romántico, y te burlas de esas cosas, ¿no te acuerdas?

—Recuérdame que te dé un tirón de orejas cuando lleguemos a casa.

—A casa... —repitió ella en voz baja— Nicky, ¿va a ser también mi casa?

—¿Y dónde piensas que vivirás si te casas conmigo?

—¡Qué manera más romántica de proponerle matrimonio a una chica!

—¿Cómo te las arreglaste para conseguirlo? —preguntó Nicky— Yo no tenía intención de enamorarme.

—Eso es algo que no podemos controlar. Te sucede cuando menos te lo esperas.

—¡Como una enfermedad!

Gwen hizo como que se ofendía.

—Si piensas así, ¿por qué no te hiciste vacunar?

Nicky rió con auténtica alegría, y los últimos rastros de enojo se desvanecieron.

—Tienes que soportarme, querida —rogó— Te amo con locura, pero un amor así no entraba en mis planes.

Aminoró la marcha, aparcó el coche en un costado del camino y apagó el motor. La lluvia había cesado, las nubes se habían desvanecido y ahora el cielo aparecía salpicado de estrellas e iuminado por una esplendida luna.

—Vamos a caminar —dijo Nicky.

Gwen bajó del coche cuando él le abrió la puerta, y su corazón latió más aprisa cuando Nicky, después de mirarla intensamente largo rato, la tomó en sus brazos.
Después besó sus labios, los acarició sensualmente con su boca cálida y posesiva y recorrió son manos expertas las suaves curvas del cuerpo de Gwen.
Nicky comenzó a juguetear con la lengua y ella abrió los labios. Deslizó las manos bajo la chaqueta y lo rodeó acercándose más a él, hasta que sus cuerpos se presionaron el uno al otro mandándose olas de calor.
Nicky se apartó para mirarla a los ojos mientras la luz de la luna brillaba en su cabello. Luego, le acarició la mejilla. Fue un gesto sencillo, pero resultó más elocuente que cualquier palabra. Le hablaba del inmenso amor que sentía por ella.

Las manos de Nicky bajaron lentamente por la espalda de la chica y subieron luego para tomar su rostro, que Nicky contempló como si no fuera a cansarse nunca de mirar los bellos ojos grises de Gwen, los labios carnosos, el delicado contorno de su cara.

En los minutos que siguieron los atrapó la pasión.
Y allí, bajo las estrellas, hicieron el amor. Un amor que iba más allá del mero placer físico. La sensación de aquellas manos sobre su piel desnuda mientras la acariciaba... los suaves temblores en todo su cuerpo mientras los labios de él buscaban, besaban y satisfacían su anhelo... el poder arrebatador de su masculinidad mientras ella lo guiaba despacio hasta lo más dulce, lo más caliente y lo más húmedo de sí misma... la anticipación del éxtasis mientras él la llevaba lenta, inexorablemente, cada vez más alto, más alto... y el clímax fulgurante en que ambos estallaron, el uno en brazos del otro, sin aliento...

Durante unos dulces minutos ambos yacieron sobre la hierba exhaustos, mientras el sonido de sus respiraciones iba dando paso al de las olas del mar de la playa. Luego, él volvió a besarla, tan tierna y dulcemente que ella sintió deseos de llorar de felicidad.

Cuando por fin Nicky la soltó, Gwen se ruborizó al pensar en la intensidad de su respuesta en aquel acto amoroso. Nicky se rio y se inclinó para besarla una vez más, con un beso suave pero muy sabio.

—Conociéndote como te conozco ahora —dijo Nicky más tarde— ¿puedes contarme sobre ese sueño erótico que tuviste conmigo?

Gwen se ruborizó otra vez.

—Me siento muy mal cada vez que recuerdo que me escuchaste hablar sobre él.

—No, no hay que sentirse mal. Porque yo también te soñaba desnuda y en mis brazos, escuchando tus gemidos y tus gritos de placer.

—Y lo mejor es que ahora ya no son solo sueños, son una hermosa realidad.

—Y que lo digas...

Durante los minutos siguientes, estuvieron demasiados ocupados para hablar.

Sin aliento una vez más, y después de que él hubo tomado todo lo que deseaba con su ya familiar apasionamiento y destreza Nicky preguntó:

—¿Cuándo te casarás conmigo, querida?

—Cuando tú quieras —respondió ella, feliz— ¿Dentro de un mes, tal vez?

—¿Un mes? —repitió él mirándola con asombro fingido— ¿Y por qué tenemos que esperar un mes?

—Bueno... yo tengo cosas que preparar... El vestido...

—En el pueblo hay una diseñadora excelente, y que para tí lo hará muy rápido —objetó Nicky, completamente decidio— Nos casaremos dentro de una semana.

—Una semana... No puedo creerlo.

La voz de Gwen se quebró, y a Nicky le pareció que la había oído sollozar.

—Querida —la miró a los ojos preocupado— ¿Qué sucede, mi amor?

—Nada —dijo Gwen, y logró sonreír— Es que .... soy demasiado feiz. ¡Y todo sucede tan rápido!

—¡Qué encantadora eres! —le dijo Nicky mientras le enjugaba una lágrima.

Y otra vez la tomó en sus brazos, se apoderó de sus labios, acarició sus cabellos y su suave garganta, moldeó sus senos con sus manos, y los acarició hasta que un gemido de placer escapó de los labios de Gwen.

—Qué hermosa eres a la luz de la luna...

FIN
Volver arriba Ir abajo
 
A la luz de la luna [G][Nicky Byrne]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¡Capturad al Hijo de la Luna! (0 cupos... si insiste alguien le abro)
» Luna Game / The End is Neigh
» [Prologo] Pensamientos de una noche de luna
» Luna Carmesi
» Noche de Luna Roja

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Forgotten Words :: Novelas Rosas :: One Shots & Drabbles-
Cambiar a: