ÍndicePortalMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 We belong Together (Nicky Byrne) (G)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
dreamzz

avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: We belong Together (Nicky Byrne) (G)   Jue 10 Jul 2014, 11:47 am


Nombre: We Belong Together
Autor: Dreamzz
Artista ó personaje: Nicky Byrne
Adaptación: No
Género: Romance
Advertencias: Ninguna
Sinopsis: No matter what happens...We belong togehter
Volver arriba Ir abajo
dreamzz

avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: We belong Together (Nicky Byrne) (G)   Jue 10 Jul 2014, 11:50 am

Capítulo 1

Nicholas y yo nos conocimos el mismo día en que nacimos, inconscientemente, claro. Por esas cosas del destino ambos llegamos al mundo un día 9 de octubre, en el Holles Street Hospital, aquí, en Dublín. ¡Y qué modo de estar unidos! Podría decirse que somos algo así como gemelos... Yo creo que desde ese día que no nos hemos separado. Pasamos nuestra infancia unidos por distintos factores, menos la escuela. Vivíamos a unas cuantas calles de distancia, nuestras familias eran muy amigas, y aún lo son, y cada domingo realizaban unos almuerzos ingentes con un montón de invitados.

Crecimos y vamos en la misma universidad... ¿ya es mucha casualidad? No mucha. Estudiamos
carreras distintas: él siguió Medicina mientras yo sueño y practico la Arquitectura en cuarto año ya. Pero no va al caso, la historia es otra, una muy diferente a la que hubiese querido. Lo que acabo de contar es sólo una bella introducción; aquí va el verdadero relato de mi cruda, pero a la vez hermosa, anécdota...

Caminaba por el campus de la universidad luego de una nueva jornada de clases, distraída, respirando el aire invernal, sintiendo la brisa en su rostro, mirando el sol con los ojos cerrados, abrazando su calor artificial...

  • ¡Hey, Lynny! ¡Espérame! – Gritó Nicky, mientras corría para alcanzarla. Ella se volteó al escucharlo y esperó a que llegara para seguir su rumbo.- ¿Qué tal un café en Donnats?
  • Lo lamento, Nicky, tengo que terminar unos planos para mañana. Callahan no me dio más plazo.
  • Lo siento, para otra vez será. – Se lamentó él. Ella lo quedó mirando con una sonrisa en la cara. Sabía que había algo más, pero no sería ella quien le sacaría la verdad.
  • ¿Y tú no tienes que estudiar el sistema digestivo?
  • Ya cállate, Lynna. No quiero recordar esa materia nunca más, aunque esté obligado... y de hecho lo recuerdo, pero... ¡puaj! – Dijo Nicky, poniendo cara de asco.
  • Jajajaja, sabía que tendrías esa expresión...
  • Pero qué graciosa tú, ¡ja, ja, ja! Mejor vete a dibujar gárgolas al parque...
  • No, Nicky, yo te gané, mi broma supera la tuya, jajaja. – Él no dijo nada. Tan sólo la miró de reojo primero y luego sonrió. – Mejor me voy. Tengo una tarde ocupada, ¡ja!
  • Si tú, ejecutivo. – Se burló Lynn.
  • Dile a Mark que iré por él esta tarde para el juego de soccer.
  • Si me acuerdo le digo. – Dijo, con una sonrisa malhechora dibujada en el rostro.
  • Niñita... – se quejó él - Bueno, ya me voy... ¡Ah! Antes, ¿me puedes hacer un favor?
  • ¿Y ahora qué quieres, Byrne? – Se detuvieron en su marcha.
  • ¿Me puedes llevar estas mamografías a tu casa? Luego paso por ellas, porque ahora sólo me estorbarán y no caben dentro de mi dulce mochila jaja.
  • ¿Mamografías? No sabía que tuvieras unas, ¡jajajaja! – Rió Lynn, mientras le palpaba el pecho.
  • ¡Quita tus manos, que son delicadas! Jajaja. Diablos, ¿cómo me dices eso? Soy bien macho para mis cosas... – Confirmó en una postura varonil. - Y ya, ¿me las llevas o no?
  • Está bien, bueno, ya. Pasa eso. – Profirió Lynn, quitándole la carpeta con el examen.
  • Eres un sol. – Le agradeció dándole un beso en la frente y luego se marchó.- ¡Adiós!
  • Sí, sí, cambia tu dulce mochilita de los Teletubies de una vez... Nicky, Nicky.... – Pronunció su nombre tras un breve suspiro.

Esperé a que su silueta desapareciera de mi vista antes de partir a casa. Adoraba observarlo últimamente. No sabía la razón ni tampoco estaba preocupada de buscarla. ¿Acaso no me había dado cuenta? Sí, a pesar de no buscar los porqués. Nicky se había convertido en algo más desde hacía
unos meses. Era imposible verlo simplemente como amigo o como un hermano, como siempre antes lo fue. Pero no importaba, no le diría, en ese momento pensaba que nuestra relación no podía ser mejor, estabamos muy compenetrados y mis sentimientos no echarían todo por la borda.
Algún día se lo diría en un acto premeditado, bien ensayado, sin fallas ni rechazos como respuesta.

Era casi media noche y yo continuaba trazando líneas en el papel diamante. Mis ojos querían cerrarse, veía borroso, pero nada importaba. Tenía que terminar esos planos a como diera lugar o Callahan me haría reprobar. En eso sentí que la puerta de mi habitación se abría con sigilo, como si quien la estuviese abriendo pensara que estaba durmiendo o en máxima concentración. Y en efecto, lo estaba.

  • ¿Se puede? – Dijo Mark, el hermano mayor de Lynn, asomando la cabeza por la puerta. Ella se giró en esa dirección y asintió; luego se quitó los anteojos.
  • Mamá me dijo que te trajera esto para ahuyentar la somnolencia. – Dijo él, mostrándole un
    tazón de café junto con un panecillo en una bandeja.
  • Gracias, hermanito. Me viene estupendo, ya moría de hambre. Déjalos aquí. – Respondió ella, indicándole una mesita que había junto a su escritorio.
  • ¿Y cómo no? Llevas horas metida en eso.
  • No importa... vale la pena, todo por desmoralizar a Helmut Callahan y verle la cara de derrota una vez más. Parece que disfruta haciendo que repita los planos por fallas que no son o son muy insignificantes.
  • Te dije que te dedicaras al Derecho, pero no me hiciste caso...
  • Olvídalo, Markusio, – interrumpió ella - no pueden haber más abogados en la familia. Con mamá, papá y tú es suficiente... ¿Y Layla? ¿Ya se fue?
  • Hace un rato la fui a dejar.
  • Está muy emocionada con eso de su matrimonio jeje, si supiera con el demonio con que se casará jajaja.
  • Ya cállate y búscate un novio, que harta falta te hace. ¿Qué no has visto como Shane te mira o las invitaciones que te hace?
  • Olvídalo también. Shane me cae muy bien, es lindo y todo, pero no. Aparte, hay... no, eso objétalo también.
  • ¿Aparte qué? – preguntó Mark, un tanto intrigado.
Volver arriba Ir abajo
dreamzz

avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: We belong Together (Nicky Byrne) (G)   Jue 10 Jul 2014, 6:00 pm

Capítulo 2

No sabía cómo salir del paso y nunca lo supo tampoco. Lo nombró igual, aun intentando desviar el tema.

  • No, jaja, es que me acabo de acordar de las mamografías de Nicky.
  • ¿Nicky tiene mamas? – Dijo Mark, con cara de confusión y gracia.- ¡Jajajaja!
  • Eso mismo le dije yo – agregó ella, graciosa - pero por si te cabe duda alguna, son esos ensayos ridículos que hacen en la facultad para que ellos decidan en qué se especializan.
  • Nicky sería feliz si se especializara en eso... – Dijo Mark, con la mirada en postura de
    imaginación. - Oh sí, ¡hasta me dieron ganas de cambiarme de carrera!
  • ¡Mark! – Gritó Lynn, golpeando a su hermano con una almohada.- ¡Te escuchara Layla!
  • Para, para, está bien, sólo fantaseaba.
  • Fantasea dormido...
  • Oye, ¿y a pito de qué viene eso de las “mamo” de Nicky?
  • Supuestamente las vendría a buscar esta tarde. ¿Se apareció?
  • No, ni luces. Mañana llévaselas, ya no creo que se aparezca… Bueno, ya me voy. Tengo que repasar leyes jurídicas para la tesis.- Mark se levantó de su asiento y besó a Lynn en la frente antes de irse.- Buenas noches, hermanita.
  • Buenas noches, querido. – Antes de que saliera de la habitación se volteó nuevamente para decirle...
  • Hey, recuerda que mañana llega Brian y hay que estar aquí a las 6 para la cena.
  • Y supongo que vienen los Byrne. – Comentó, con un cierto tono de seguridad.
  • Y también Egan, el primo de Layla.
  • Ya me imaginaba... – dijo Lynn, mirando al cielo, mientras regresaba a lo suyo.
  • No te preocupes, viene con su novia Juliet. No te molestará más, jajaja, ¡buenas noches!

Pasó una semana desde esa conversación con mi hermano, Mark. Nicky nunca pasó por esas mamografías de quien sabe quién, así que yo misma tuve que ir a su edificio del campus a dejarle esa porquería. No me molestó, claro, si no hubiese sido por el retraso y por la vergüenza de la que
Callahan me hizo protagonista una vez más. No obstante, nada me importaba, de todos modos quería verlo. Lo extrañaba como nunca antes y eso me comenzaba a asustar. No quería que este sentimiento se acrecentara; no quería perder su amistad, no quería estropearlo todo con
sensibilidades de este tipo. Sabía que Nicky se alejaría si se enteraba, lo conocía. Ya lo había hecho con otras chicas con las que iniciaba buen compañerismo y confundían las cosas, él mismo me lo contó.
No, no quería eso para mí, por más segura que tuviese su amistad. No estaba dispuesta a arriesgarlo todo, o por lo menos, ese era el discurso para escapar de mi temor al rechazo...

Luego de un brillante juego de damas con mi primo Brian, otro de mis mejores amigos que vino
por unas semanas a Dublín, me fui a mi habitación. Estaba exhausta con tanto trabajo y tanta exposición para al fin salir de vacaciones a mediados de semestre, una semana que ni siquiera era por las fiestas de fin de año. Me tiré en la cama y cerré mis ojos... Veía las sombras de la luz; la pesadumbre de mis párpados comenzaba a vencerme cuando sentí unos pequeños golpecitos en mi ventana. Ya sabía de quién se trataba.

  • ¡Ouch! – Gritó Lynn, tapándose un ojo luego de asomarse por la ventana.
  • Lo siento jeje. – Se disculpó Nicky.
  • No me llegó nada jajaja.
  • Ja, ja... madura, Feehily.
  • Sube de una vez.

No demoró mucho en arribar a la habitación. No entró antes por la puerta para evitar a su familia que muy bien lo conocía. Es que las tradiciones no se olvidan de un día para otro, y Nicky siempre había entrado así a la habitación de Lynn. Marie, Oliver y todos ya lo sabían.

  • ¿Y a qué debo tan honorable visita?
  • Te extrañaba, Lynny... sólo eso. – Respondió él, sentándose en la cama.
  • ¿Me extrañaba? Aww... pero qué demonios digo, siempre me dice eso cuando viene... bah... No creo que sólo sea eso. – Dijo, seria. - Nicky,te conozco más que a mí misma y sé que ocultas algo hace semanas. – Lynn se sentó a su lado.
  • ¿Que oculto algo? Patrañas, yo nada escondo, soy diáfano como las aguas del Niagara.
  • Ya dímelo, con eso de lo diáfano te pusiste en evidencia... – Nicky se bajó de la cama para sentarse en la alfombra. Se pasó las manos por el cabello, se notaba nervioso. Miraba hacia otra dirección mientras sonreía.
  • Está bien, está bien, – respondió - veo que de verdad me conoces, ¿eh? – Dijo mirándola al fin. De cierto modo, aquel gesto la estremeció. Su cara se encendió. - ¿Qué pasa?
  • Nada, ¿por? – Preguntó Lynn, desconcertada.
  • Te ruborizaste. – Le respondió él, con una sonrisa que denotaba una mezcla de confusión y gracia.
  • ¿Yo? No, cómo se te ocurre... – No tuvo otra alternativa que mirar hacia otro lado, alejarse para disimular. - Y ya, no me cambies el tema,me vas a decir ahora mismo qué te tiene tan misterioso.
  • Bueno, bueno… es que...
Volver arriba Ir abajo
dreamzz

avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: We belong Together (Nicky Byrne) (G)   Vie 11 Jul 2014, 12:31 pm

Capítulo 3

Justo en ese momento Brian abrió la puerta de par en par. No pudo haber sido más inoportuno...

  • Ni te anuncias, Nickasio. ¿Cómo estás?
  • Bien, bien, gracias. – Respondió Nicky, simpático.
  • Mark te vio trepando la enredadera y al final todos están enterados de que estás aquí, así que tía Marie me envió a que los viniera a buscar para que compartan un trozo de pastel.
  • Pastel...- Dijo Lynn, con cara de fastidio, más bien, de molestia ante la interrupción.
  • Eso oí, a lo mejor es brazo de reina y me confundí.
  • Vamos, no hagamos esperar a tía Marie. – Dijo Nicky, tomando su mochila para bajar.
  • Yo mejor voy por mi trozo. El que pestañea pierde jaja. – Nicky sonrió ante el comentario, mas Lynn sólo lo miró seria, levantando las cejas como esperando la parte graciosa del chiste. - Los espero abajo. – Decía Brian mientras salía de la habitación.
  • Pero, Nicky… – Dijo Lynn, en voz baja, tomándole el brazo a Nicky para detenerlo. – ¿No me vas a decir?
  • Puede esperar. – Respondió él junto con una sonrisa. Luego salió de la habitación, mientras ella se quedaba parada ahí, mirando como él partía.
  • No puedo esperar... – Tras estas palabras para sí misma, siguió al resto.

Lamentablemente, esa semana que tuvimos de vacaciones se fue a Cork junto con otros amigos y no lo vi por 6 días. Lo eché de menos. Cada vez se me estaba haciendo más difícil la tarea de ocultar lo que sentía por él y más que nada, me era aun más difícil dejar que este amor que estaba sintiendo
aumentara. Nunca imaginé que alguna vez soñaría con él otra cosa que no fuesen juegos, trivias o misterios... sino que besos, abrazos y, en ocasiones, pasión.

Esa noche se le quedó una carpeta encima de mi cama. Como hice con las famosas mamografías, se la entregaría personalmente. No tenía apuro, así que tomé el camino largo que atraviesa la avenida llena de álamos, junto a la cual hay una ciclovía.
Caminaba como siempre, un poco distraída, respirando el aire invernal, sintiendo la brisa en mi rostro, mirando el sol con los ojos cerrados, abrazando su calor artificial. A lo lejos divisé a una pareja caminando de un lado a otro por la ciclovía. Él parecía perseguirla, mientras ella escapaba, a risotadas huecas que odié desde el primer momento, en lo que parecía un juego de conquista, un cortejo avanzado ya. El sol no me permitía ver sus caras, los hacía sólo sombras. Con cada paso que daba lograba distinguir de quien se trataba... a muy pesar mío.

  • Nicky... – Se dijo a sí misma en un susurro, mientras intentaba verlo poniendo una de sus manos en la frente a modo de visera para evitar que el sol le dificultara la vista.

Continué caminando para confirmar y ahí lo vi definitivamente, jugando a los correteos absurdos
con una chica, una tal Eve O’Connor que Nicky, en alguna oportunidad, nombró sin interés aparente... como dije, ‘aparente’.

Pronto vendría una escena que dolería, y mucho... Nicky se acercó a ella y puso sus manos en la cintura de ella. Así, estuvieron unos segundos mirándose, sonriendo, como si estuviesen estudiando sus sentimientos, sus deseos. Poco a poco, él se le acercó y la besó tierna y prolongadamente, mientras ella acariciaba su cabello. La odié, lo detesté... pero a pesar de todo, me di cuenta de que lo amaba. Sin armar escándalo de ninguna índole, ni dando cuenta de mi presencia en tal
acto, me di la media vuelta y tomé el camino corto a la universidad. En ese momento deseé haber tenido prisa para no haber tomado nunca ese rumbo de distracción y que ahora sólo me traería malos recuerdos.

Esa tarde terminamos las clases temprano. Me fui a casa rápido, no me sentía bien. Cuando entré no saludé a nadie y subí directo a mi cuarto para encerrarme y al fin desahogarme como una quinceañera. Nunca me había sentido así, ni cuando tuve efectivamente 15 años y tuve mis
amores de adolescencia. Disimulaba mi llanto con las almohadas, apaciguaba mi rabia con golpes sobre el colchón y finalmente calmé mi ira tumbándome completamente en la cama, mirando al techo y sollozando con escalofríos como consecuencia de mi desahogo.

De pronto, sentí unos golpecitos en mi ventana, esos sonidos diminutos que daban señal de la presencia de quien menos deseaba ver en ese instante. Me levanté de mi lecho y abrí la ventana.

  • Toma tu estúpida carpeta y vete. – Le dije, lanzándosela, generando una lluvia de papeles que él intentó frenar, tratando de agarrar cada uno de ellos en el aire.
  • ¿¡Pero qué te pasa!? – Gritó, alterado.
  • No quiero que vuelvas por aquí, ni que toques más mi ventana, ¡ni que nada!
  • Creo que debemos hablar.- Le dijo Nicky, serio, desconcertado.
  • No hay nada de que hablar.
  • Estuviste llorando, ¿no?
  • Eso a ti no te importa. ¡Vete de una maldita vez!

Nicky no hizo caso y tocó el timbre para entrar por la puerta principal.
Luego de hacer los saludos protocolares, subió hasta la habitación de Lynn y sin tocar la puerta ni pedir permiso intentó entrar, pero no tuvo éxito: la puerta estaba cerrada con seguro.

  • Te dije que te fueras, ¿que no entiendes?
  • Ábreme, Lynn. Tenemos que hablar. Me preocupo, quiero saber qué te sucede. - Hubo un silencio breve. – Por algo somos amigos, ¿no?
  • Amigos... – Susurró ella, rodando los ojos.
  • ¿Me vas a abrir? – Lo pensó. Finalmente desistió y abrió a puerta. Sin verle la cara a Nicky, se encaminó hacia su cama y se tumbó en ella nuevamente. No podía mirarlo a los ojos, no después de lo que vio en la avenida. Él se quedó parado a cierta distancia y esperó unos segundos antes de hablar. - ¿Qué pasa, Lynn?
  • Nada, Nicky... En serio, no quiero hablar de esto contigo.
  • Lynn, soy tu amigo, te conozco tan bien como me conoces tú, como nadie más me sabe. – Se sentó en la cama y comenzó a acariciarle la espalda como un masaje para el alma, para llamar la calma.- Necesito saber cuál es el problema para poder ayudarte.
  • No creo que tú puedas ayudarme.
  • Puedo hacer lo posible. – Ante tales palabras, se giró al fin, guardando silencio por unos segundos antes de hablar.
  • El problema eres tú.
Volver arriba Ir abajo
dreamzz

avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: We belong Together (Nicky Byrne) (G)   Sáb 12 Jul 2014, 6:47 pm

Capítulo 4

Por un momento dejaron de correr lágrimas y me armé de valor. Me confesé finalmente, sentándome y mirándolo a los ojos.
Nicky quedó estupefacto al oírme...

  • ¿Qué yo soy el problema? – Preguntó, preocupado.
  • Nicky... el problema... – pausó - no, el problema no eres tú, soy yo y lo que me pasa contigo, y lo que siento...- Él la interrumpió.
  • Calma, calma. – No podía articular palabra. - ¿Lo que sientes? – Nicky cada vez se sentía más confundido.
  • Yo te quiero... – Confesó Lynn, finalmente.
  • Yo también, mi niña, tú lo sabes.
  • No, Nicky, no me estás entendiendo, yo te quiero, yo... yo te amo. – Él palideció. Se levantó de la cama y caminó hacia la puerta casi aturdido por la noticia. Pronto se volteó nuevamente hacia ella. Estaba incrédulo.
  • No, no... Lynn, eso no está bien.
  • ¿Y crees que no lo sé? ¿Crees que no he intentado que las cosas sean diferentes,
    igual que antes? ¿Piensas que quiero sentirme así como me siento ahora?
  • Discúlpame, Lynn, yo...
  • Tú nada. – Dijo ella, levantándose de la cama. - Es mejor que te vayas. Ya sé lo que me vas a decir, sé que me vas pedir que lo olvide, que es mejor que piense en nuestra amistad, que te vas a alejar, todo eso ya lo sé.
  • No, no me voy a alejar. – afirmó sin dudar.
  • No seas mentiroso, sí lo harás, como lo has hecho con las otras chicas igual de tontas que yo que te dijeron lo que sentían y tú las echaste a volar... – Decía Lynn, evitando llorar sin lograrlo.
  • No, ya te dije que no. Lynn, tú no eres cualquier chica, eres mi amiga, ¡mi hermana!

Su hermana... ¡yo no quiero ser su hermana!

Sin premeditarlo ni pensarlo dos veces, Lynn se abalanzó contra él y lo besó con ternura, y él… él no se resistió. Fue un beso dulce, libre de cualquier mala intención, lleno de un sentimiento puro. Luego de unos instantes quedaron frente a frente, mirándose el uno al otro, ambos con un profundo desconcierto, sobre todo Nicky.

  • Creo que es mejor que me vaya. – Nicky salió de la habitación al fin. Lynn respiró profundo, intentaba asimilar lo que acababa de suceder. Se llevó las manos a sus labios y cerró los ojos para soñar despierta con ese beso que le robó el alma y que caló sus huesos.

Sí, ese beso me llevó a otros espacios y me sentí desvanecer. Jamás pensé que fuera capaz de tal impulso, pero en ese momento sólo mandaba mi corazón iracundo y no mi razón dolida. No dormí en toda la noche visualizando una y otra vez esa escena en que Nicky y yo fuimos uno de un modo sutil
por unos segundos. Por momentos pensaba que eso podía cambiar las cosas a mi favor, pero tenía que tener los pies sobre la tierra y recordar que él no me pertenecía ni jamás lo haría. Él no me quería como yo a él, ni me deseaba como yo lo hacía desde hacía meses.

Luego de esa tarde nos veíamos esporádicamente. Ya no venía a mi casa como lo hacía antes;
ahora sólo venía por Mark y Brian para jugar soccer, como de costumbre,pero no, ya no venía por mí. Sabía de él por medio de mi hermano, quien me pasaba los recados que Nicky me enviaba preguntando si estaba bien, pero nada más. Con suerte, mucha suerte, me lo encontraba en la
universidad o en los caminos que nos llevaban a ella. Después de dos semanas llegó una noticia que me haría pensar en todo no una ni dos veces...

  • ¿Qué? – Dijo Lynn, sin creerlo.
  • Que le salió la beca en Amsterdam y que se va en menos de una semana. Repitió Mark.
  • ¿¡Pero por qué tan pronto!?
  • Porque ya está retrasado con las materias y tiene que nivelar cuanto antes.
  • ¿Y qué pasará con Eve?
  • ¿Y quién es esa vieja? – Preguntó Brian entrando a la sala de estar en donde se hallaban, luego dando un sorbo a su refresco.
  • No quiere irse sin que antes hablen. De verdad lo noto preocupado... y triste – enfatizó su hermano - nunca lo había visto así de deprimido.
  • Que su Eve lo consuele. No quiero hablar con él...
  • Insisto, ¿quién es esa tal Eve? – Volvió a preguntar Brian.
  • Su noviecita, ¿que no les ha hablado de ella? – Dijo Lynn sarcásticamente.
  • Alucinas, Lynny. Eve está andando con James Jonhson.
  • ¿Ah sí? Perra del... – Mark y Brian la quedaron mirando antes de que pudiese terminar la frase.- ¿Qué? ¿Nunca han insultado a nadie? - Luego de aquella pregunta, Lynn volvió a su cuarto, el cual se había convertido en su refugio más que nunca.

Debo confesar que me alegré cuando oí eso de Eve y James, les deseé mucha felicidad y que
fueran felices por siempre y bla, bla, bla. Pero aun así debía olvidarme de ese amor por Nicky que se estaba volviendo enfermizo. No quedaba mucho tiempo, debía deshacerme de mi estúpido orgullo y hablarle, pero... ¿cómo podía hacerlo si aún estaba enamorada de él? ¿Debía acaso priorizar y poner en una balanza el amor de amiga con el de una aspirante a amante? No sabía...
Volver arriba Ir abajo
dreamzz

avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: We belong Together (Nicky Byrne) (G)   Dom 13 Jul 2014, 12:52 pm

Capítulo 5

Miércoles y comenzaba a anochecer. Mi familia entera estaba dispuesta a ir al aeropuerto a despedir al pequeño Nicholas, a Nicky... pero yo no sabía y no podía hacerme la ingrata, porque después de todo, eran muchos años de amistad, más de 20, aun pensando en que uno toma consciencia de esta palabra cuando tiene 12 o 14 abriles.

Tenía dos alternativas: una, era ir acompañando a mi grupo familiar sin ninguna otra excusa, y otra era ir y al fin decirle todo lo que tenía contenido hace semanas. Me situaba en medio de un “ser o no ser” Shakespeariano, en un dilema que podría definir muchas cosas, porque para mí esta relación con Nicky era única y una de las más importantes y significativas de mi vida. No lo vería en 6 meses, demasiadas cosas cambiarían.

Y ahí estaba, en el Aeropuerto Internacional de Dublín, mirando mis zapatos mientras seguía la marcha de mi familia y la de la del grupo de Nicky, sin embargo, me quise mantener a cierta distancia; todavía continuaba deliberando qué hacer. Sabía que si no lo hacía por iniciativa propia, Mark me empujaría al abismo de la pérdida del orgullo. Nos detuvimos. Nicky comenzó a despedirse de todos, de cada uno de sus familiares y amigos. La espera fue larga, pues el contingente de personas que fue a despedirlo era considerablemente alto.

Al fin llegó mi turno. No me atrevía a mirarlo, mientras él esperaba a que me acercara y le diera el abrazo del adiós, del nos vemos luego, del hasta siempre. Cuando se dio cuenta de que de mí no recibiría nada más que una indiferencia que me dolía más que a él, se volteó para emprender su rumbo hacia el avión. Mark no me dijo nada, mi predicción fue errónea, mas me miraba como lamentando mi decisión. No podía más con el peso sobre mis hombros, toda esta crisis con mi mejor amigo había sido
mi culpa y era yo quién debía reponer y repactar la deuda que tenía con el destino...

Corrí para alcanzarlo, corrí como nunca antes.
Todos me quedaron observando. Recuerdo que Mark sonrió y me apoyó al fin. No me importaba llamar la atención de la gente en ese instante, que me pensaran una loca o que venía atrasada a un vuelo. En efecto, estaba atrasada: tenía que recuperarlo antes de que todo se desvaneciera.

  • ¡Nicky! – Él se volteó al oírla. – Nicky... – Pronunció ella, agitada, cuando al fin lo alcanzó y se aferró a él fuertemente.- Perdóname, perdóname...
  • No, Lynn, perdóname tú. – La miró a los ojos.- Creo que no debí esperar tanto para que habláramos.
  • Nicky, eso ya no tiene importancia. Siento... siento haber causado que nuestra amistad se estropeara por una torpeza mía, siento haber sido tan estúpida y haber confundido las cosas. Jamás debí haber olvidado que somos amigos, y que con eso es suficiente, no hace falta nada más... – Nicky sonrió y acarició su rostro con ternura. Pronto la abrazó nuevamente y besó su cabello.
  • Te quiero, Lynn. No te cambiaría por nada ni por nadie, de eso no te olvides.
  • Nunca lo olvidaré. Me quedaré con todo lo que compartí contigo... aquí. – Dijo ella, tocando su pecho, indicando su corazón. En ese momento repitieron la llamada para el vuelo a Amsterdam.
  • Tengo que irme... - Ambos se soltaron. Nicky comenzó a alejarse mientras la contemplaba y sonría como no lo hacía hace tiempo. Lynn se despidió levantando su mano derecha, para luego cerrarla, aprisionando el momento para que no se escapara jamás.

Por fin remendé el daño causado.

No lo vería en 6 largos meses, pero por lo menos las cosas entre los dos estaban arregladas. No sabía si cuando volviera encontrarlo lo amaría de nuevo… preferí que no fuese así. Me quedaría con ese lazo que nos unía y que era más fuerte que cualquier otro que nos pudiese conectar.
Porque los amores van y vienen, pero los amigos... los amigos quedan para siempre.


FIN
Volver arriba Ir abajo
 
We belong Together (Nicky Byrne) (G)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» — you belong to me like a tattoo to my skin.
» Show me your game / K. Amelia Byrne / Flashback
» — “And all his smiles belong to her and her alone”.
» You two, you belong together.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Forgotten Words :: Novelas Rosas :: Novelas Romanticas-
Cambiar a: