Tu foro de historias
 
ÍndicePortalMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Lun 04 Ago 2014, 5:51 pm

capitulo 25

Nicky no le permitió que lo ayudara a ponerse el preservativo; a pesar de ello, le temblaban las manos y tuvo dificultades en ponérselo. Jan estaba fascinada.

-Déjame a mí.

-Ni pensarlo, Jan.

-Es que tienes unas partes muy interesantes en tu cuerpo y me gustaria familiarizarme con ellas.

-Por supuesto. Ahora ya puedes familiarizarte tanto como quieras, pero no te entretengas demasiado.

No obstante, Nicky no le dio alternativa. La besó sin permitirle moverse y la poseyó como deseaba.
Pero ella lo tenía a él. Se contorsionó, se deslizó y se aferró a Nicky. Frotó su cuerpo contra el de él sin cesar. Nicky trató de prolongar el acto, pero ella consiguió acabar con toda su resistencia.
Permanecieron exhaustos y en silencio durante un rato.
Al cabo de un tiempo, Nicky se levantó, se puso la ropa húmeda y fue a su casa por ropa limpia. Regresó a casa de Jan con comida que había calentado en el microondas. Se ducharon, se vistieron y vieron las noticias de la televisión mientras cenaban.
Preenciaron la entrevista que les habían hecho. Aunque, de hecho, Nicky miraba a Jan, nunca miró al camarógrafo. Y aunque la mayoría de los hombres comprendian al ver a Jan por qué Nicky había entrado en el banco, las mujeres en cambio se derretían al verlo en las pantallas de televisión.
Nicky se dio cuenta de que Jan estaba más encantadora que nunca con el vestido mojado. Le preocupaba que los atracadores pudieran querer a Jan por algún motivo.
Volvió a su casa y regresó con alguna ropa. Pasó por delante de una perpleja Jan y subió sus cosas al dormitorio de ella.
Como cabía esperar, Jan le siguió escaleras arriba.

-¿Qué estás haciendo? ¿Quieres que provoquemos un escándalo en el vecindario? No puedes venirte aquí a vivir, no es decente. Mi madre se enteraría inmediatamente.

-Estoy aquí para protegerte.

-¿De qué?

-De los atracadores. Es posible que alguno se haya percatado de tus encantos y venga por ti.

-No seas idiota.

-La entrevista que nos hicieron salió en la televisión, todo el mundo la habrá visto.

-Estás imaginando cosas.

-No quiero que corras ningún riesgo.

Jan lanzó un suspiro de impaciencia.

-Siempre has dramatizado mucho.

-Voy a convertirme en tu segunda piel hasta que agarren a esos tipos.

Jan sonrió maliciosamente.

-¿Eso es lo que has estado intentado hacer?

-Tratar de coneguir que le prestes a uno atención es como intentar aplastar mercurio.

-Eres un dictador.

-Te quiero.

Jan le sonrió con una sonrisa cegadora.

-¿En serio?

-¿Es que no lo has sabido siempre?

Nicky extendió las manos en un gesto que mostraba exasperación.

-Nunca lo mencionaste.

Nicky se frotó el rostro con cansancio y se dejó caer en la mecedora.

-Eres una mujer extremadamente cabezona y difícil. El que te soporte indica lo mucho que te quiero.

Jan cruzó la habitación y se sentó encima de él.

-Dímelo otra vez.

-Si quieres que lo repita, tienes que ser consciente de dónde acabaremos los dos en diez o quince minutos.

Y Nicky como de costumbre, tenía razón.
Pero el teléfono comenzó a sonar. Todo el mundo había visto las noticias. Los padres de Jan llamaron desde Dublín; estaban encantados de haber visto a Jan con tan buen aspecto. No estaban alarmados en lo absoluto. Por supuesto, ella no les dijo que Nicky había decidido mudrase a su casa.
Jan colgó e teléfono.
Sentados de nuevo en la mecedora, Nicky comentó:

-Tienes unos padres muy extraños ¿lo sabías? Que yo sepa, a ningunos otros padres les habría parecido una suerte que su hija estuviese en un banco en el momento de cometer un atraco. Sólo a los tuyos. ¿Por qué me sorprende tanto que seas como eres?

Jan se sentó encima de él y Nicky la estrechó en sus brazos.

-¿Por qué fuiste al banco? No tenías por qué hacerlo, incluso insististe para que te dejaran entrar. ¿Querías correr una aventura?

Nicky lanzó un suspiro de resignación.

-No es posible que seas tan tonta.

-¿Qué otra cosa podría pensar? -preguntó ella sonriendo mienstras esperaba una respuesta satisfactoria.

Con ostentosa desgana, Nicky admitió:

-Quería estar contigo.

-¿Por qué? -susurró ella.

-Porque...

-Vamos, dímelo -continuó insistiendo Jan.

-Porque sin tí me moriría. ¿Estás ya contenta? -dijo Nicky entre dientes.

-Yo también te quiero.

Jan lo rdoeó con sus brazos y lo estrechó contra su cuerpo.

-No quiero que me lo eches en cara nunca ¿me has entendido?

-¿Qué, que me quieres?

-No, que estaba dispuesto a morir por tí.

La barbilla de Jan tembló y los ojos se le llenaron de lágrimas.

-Oh, Nicky. ¿En serio? Pensaba que sólo sentías curiosidad. ¿De verdad me quieres tanto?

-Sí. Pero no quiero volver a oír nada sobre este asunto ¿de acuerdo?

-Pero yo lo sé -dijo ella.

-No me martirices más. Hablo en serio -le advirtió Nicky.

-Podrías mencionarlo de vez en cuando. Eso me alegraría mucho y... y disimularía tus defectos un poco.

-¿Mis defectos?

-¿Nunca te has dado cuenta de que tienes unos cuantos?

-¿Qué? -preguntó él con indignación.

-Por ejemplo, ere muy impaciente.

-Cualquiera que te haya tratado tiene que ser impaciente a la fuerza.

-No eres muy romántico.

-Te he demostrado, al menos un par de veces, que lo soy. ¡Hoy, sin ir más lejos!

-Eso no es ser romántico. Eso es realizar el acto sexual exquisitamente.

-¡Eso es amor!

Jan se echó a reír al tiempo que le tomaba el rostro con las dos manos y le besaba en la nariz, los ojos y las mejillas. Nicky movió la cabeza para estacar su boca,pero ella ignoró el gesto.

-Te quiero a pesar de tus defectos. Te ayudaré a superarlos.

-¿Cómo vas a hacerlo?

-Los enumeraré y dirigiré el proceso de mejora.

-Me voy -respondió Nicky haciendo amago de levantarse.

Ella se lo impidió.

-¡No quieres mejorar!

-No.

-Bueno, es posible que lleguemos a un acuerdo; te permitiré que tengas defectos a cambio de que me hagas algunas concesiones.

-¿Cómo cuales? -preguntó él sospechando algo.

-¿Tolerancia? -susurró ella sonriéndole.

-Lo pensaré.

-Y paciencia -añadió ella pensativa- Tengo probemas respecto a exteriorizar mis sentimientos. Por eso es por lo que necesito que me des seguridad mostrándomelos tuyos.

-Mi vida, puedes estar segura durante toda tu vida de que te quiero. Siempre ha sido así.

-En ese caso, ¿por qué me dejaste sola durante tanto tiempo?

-Porque sabía lo que ocurriría; nos habriamos casado hace cinco años y no éramos lo suficientemente adultos. Ahora ya estoy aquí y tenemos toda la vida por delante.

-No si sigues yendo a bancos en los que se cometen atracos. Casi me desmayo cuando te vi entrar.

-Pero sabías por qué lo hacía ¿no?

-Hasta ahora no.

Nicky frunció el ceño.

-¿No comprendes que ese era el motivo por el que siempres he tenido que estar junto a tí, para protegerte?

-Ahora lo sé. Tendré más cuidado.

-Atraes los problemas como la miel a las moscas -señaló él.

-De nuevo tu romanticismo.

Nicky no contestó, se limitó a besrala con ternura.
Jan lanzó sonidos y suspiros de placer.

-¿Todavía no se te han dormido las piernas? ¿Quieres estirarlas?

-Me encanta que se me duerman las piernas.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Mar 05 Ago 2014, 11:18 am

Capitulo 26

Le resultó muy extraño dormir con un hombre en su cama. Nicky ocupaba mucho sitio. Pero en la fría y lluviosa noche, Jan no pasó frío.

-Eres mejor que un gato.

-¿Que un gato? ¿Quién quiere un gato?

-Yo ya no. Estaba sola y... pero un gato no me puede calentar la espalda como tú.

-Yo estoy a punto de morirme de calor

-¿Te doy calor?

-¿Por qué tenemos tantas mantas? -preguntó él tirándolas.

-Escucha, por lo que pagas no se admiten quejas.

-¿Sabes cuánto cuestan los preservativos? Al ritmo que llevas dentro de un año no me quedará un céntimo.

Jan lanzó un suspiro.

-En ese caso, supongo que no me quedaré embarazada todos los años.

-No. No podemos permitirnos eso; al menos, hasta la semana que viene, cuando nos casemos.

-¿La semana que viene? ¿Que vamos a casarnos la semana que viene? Yo no puedo, tengo una cita con Tad para el fin de semana próximo.

-Tendrás que romper tu compromiso.

-¿Cómo voy a hacerlo después de pagar quinientos euros por la cita?

-Eso es una ridiculez -protestó él- ¿Cómo vas a explicarle eso a nuestros hijos?

-Dejaré que se los expliques tú.

Nicky frunció el ceño.

-¿Quieres que le cuente a nuestros hijos que pagaste quinientos euros que te dio tu abuela para apostar por otro hombre mientras que, por su padre, sólo apostaste cinco euros? Pensarían que eres una tonta.

-Es posible.

-No sé cómo lograré convencer a esos pobres pequeños de que su madre es una mujer buena y fiel.

-Me parece que me lo vas a restregar en las narices durante toda la vida.

-Es posible -contestó Nicky lanzando un dramático suspiro.

-Eres un bestia -le dijo Jan riendo mientras colocaba la cabeza en el hombro de Nicky.

-Pero un hombre tiene que cumplir con su deber.

Jan rió, era una risa baja e íntima.

-¿En qué estás pensando, Jezabel, que te ríes así?

-En lo mucho que me gusta que estés en mi cama.

-Me parece que lo que quieres es jugar, ¿me equivoco?

-Creo que ya he jugado bastante por hoy.

-No tienes que hacer nada, sólo dejar que juegue yo contigo.

-Creía que habíamos hecho demasiado gasto con los preservativos.

-Todavía me quedan algunos.

-En ese caso, déjame que te ponga el preservativo.

-No.

-Si lo rompo, yo compraré la siguiente caja.

-¿Oh? ¿Acaso tienes pensado hacer esto regularmente?

-Ya veré.

Y Nicky echó a reír.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Miér 06 Ago 2014, 11:31 am

Capitulo 27

El viernes por la mañana Nicky se levantó incluso antes que Jan recordara que había pasado con ella toda la noche. La besó y dijo:

-Todavía está lloviendo. Probablemente vuelva al centro hoy.

Ella sonrió perezosamente.

-¿Vas a matar a otro de mis queridos parientes para que así pueda jugar contigo?

-No, me parece que ya no puedo utilizar el mismo truco. Es posible que vaya a ayudar a construir el escenario para la subasta.

Nicky volvió a besarla y añadió:

-Tienes un aspecto muy tentador.

-¡Ayuda, ayuda! -exclamó Jan en un susurro.

-Calla. Sabes que los desafíos me excitan. No te veré hasta mediodía. ¿Vas a comer en el café de Dorothy?

-Sí.

-Entonces, te veré allí.

Nicky se dio media vuelta y se marchó.

Jan frunció el ceño. Nadie sabía lo que había entre ella y Nicky, nunca lo había comentado. Cuando él se presentara en el café, ella fingiría que sólo se trataba de un vecino que la visitaba.
Se dio la vuelta en la cama, sintiéndose completamente satisfecha. Sonrió. Era un hombre muy apasionado. Jan deseó que estuviera allí en esos momentos. Pero Nicky había dejado bien claro que no jugarían, iba a ayudar a construir el escenario. ¡Maldición!

De repente, recordó que el miércoles de la semana siguiente se acercaba y que tendría que estar con Tad. Eso la deprimió. Había desperdiciado quinientos euros. Bueno,por lo menos serviriían para comprar un montón de árboles.
Dejó de pensar en los árboles y Nicky volvió a ocupar sus pensamientos. Le había dicho que... estaba dispuesto a morir por ella. Jan se despejó. ¿Cómo podía una mujer llevar esa clase de compromiso? ¿Estaba ella dispuesta a morir por él?
Miró al techo y se dio cuenta de que nunca se le ocurriría morir.
Podía enfrentarse a cualquier clase de peligro y depender de que Nicky la salvara. Pero claro, para hacerlo él tendría que salvarse primero.
Sin embargo, Nicky lo haría. El podía hacer cualquier cosa que se propusiera.
Al medio día, Jan se puso un poco nerviosa al verlo entrar por la puerta del café de Dorothy. Jan se mostró muy indiferente cuando lo vio entrar y mirra a su alrededor. En medio de un comentario, se detuvo con el fin de comprobar si él la había visto.
Nicky se dirigió directamente hacia ella sin apartar los ojos de su objetivo. Cuando estuvo junto a Jan, se agachó y la besó, ni siquiera se molestó en quitarse el sombrero. Jan lanzó un siuspiro y le sonrió.
Fue entonces cuando advirtió el silencio mortal que reinaba en el establecimiento. Todas las miaradas estaban fijas en Nicky. El no hizo ningún desplante.

-Señoras...

Agarró una silla y se sentó junto a Jan.
Nicky permaneció sentado, respondiendo a los estúpidos intentos que las mujeres allí congregadas hacían por llamar su atención. Incluso mujeres sentadas en otras mesas se dirigían a él. Y Nicky se mostró amable. A pesar de ello, volvía la cabeza de vez en cuando para mirar a Jan con expresión sumamente posesiva.
En un íntimo susurro, Nicky le dijo a Jan.

-He oído que tu tía abuela Susie se encuentra muy mal de salud.

-No me sorprende, teniendo en cuenta quela enterramos hace algo así como cuarenta años -contestó Jan.

-¿Vas a venir a ver el escenario? Deberías hacerlo.

Nicky se interrumpió, la miró fijamente y añadió:

-Lo que ocurra en esa sala el miércoles puede cambiar el curso de tu vida.

-Seré amable con Tad, pero distante -declaró ella.

Luego,miró a los ojos de color azul de Nikcy y sintió un estremecimiento.
Nicky miró su reloj y, al levnatar el brazo, le rozó un pecho.

-Creo que tengo que irme ya. Ha sido un placer.

Se puso de pie, asintió a las mujeres con la cabeza y le dijo a Jan:

-Te veré después del trabajo.

Nicky abandonó el establecimiento seguido por las miradas de las mujeres hasta que desapareció.
Alguien con una risita excitante, comentó:

-¿Por qué habrá venido Nicky a comer con nosotras?

Fríamente, con solo un ligero rubor, Jan respondió:

-Ha venido a informar de cómo van las oras del escenario... para la subasta. No ha podido trabajar por la lluvia, por eso se ofreció como voluntario para construir el escenario del festival.

Todas las allí presentes tenían tareas que realizar en lo referente al gran acontecimiento. Jan no había tenido que dar explicaciones.

-Podía haberse ofrecido voluntario para estar conmigo -señaló una chica al tiempo que lanzaba un suspiro.

-Yo le enseñaría cómo pasar una tarde de lluvia -comentó otra.

Todas se echaron a reír... menos Jan.
La lluvia persistió.
La tarde transcurrió lentamente y Jan se sintió enloquecer. Por fin el reloj marcó las cinco. Jan ya podía ir a ver el escenario del festival.
El salón dónde tendrían lugar los actos del festival iba a ser utilizado por diferentes organizaciones durante el largo fin de semana que duraría el festival. Sin embargo, el Club Jardín sería el que primero lo utilizaría con la subasta y con la cena y el baile del miércoles.
Jan vio que Minna estaba allí con el equipo de televisión, filmando a los voluntarios que estaban trabajando. Nicky estaba dando un escándalo, se había atrevido a quitarse la camisa, aunque seguía con el sombrero puesto. El estaba levantando una viga y todos los músculos de su torso sobresalían, su aspecto era sumamente atractivo. Cualquier mujer que lo viera comenzaría a derretirse.
Jan se puso una mano en la frente.

-Jan -dijo Minna.

Jan se retiró la mano de la frente y preguntó:

-¿Sí?

Minna se limitó a sonreír.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Miér 06 Ago 2014, 5:17 pm

Capitulo 28

La pareja no volvió a casa de Jan hasta casi las seis. Nicky la llevó a su casa,pero estacionó su camioneta donde siempre, en su propio jardín. Al regresar, también llevaba comida que había calentado en el microondas.

-Vamos a ver las noticias. Quiero saber si ya han encontrado a los ladrones.

En el noticiario,un policía explicó que estaban siguiendo unas pistas pero que todvía no habían realizado ningún arresto. Sus comentarios fueron muy ambiguos.
Nicky se puso de pie, levantó a Jan, la tomó en brazos y subió por la escalera hasta el dormitorio. Pasó agún tiempo antes que Jan pudiera cenar.
Se acostaron temprano; sin embargo, en mitad de la lluviosa noche, Jan se despertó y descubrió que él la estaba seduciendo. Se echó a reír y luego le permitió que lo hiciera.
Nicky adoraba la textura de su piel y se tomó su tiempo para acariciar y examinar las diferencias entre las distintas zonas del cuerpo de Jan, y las diferentes formas en que ella disfrutaba de las caricias de las manos de Nicky de su cuerpo y de su boca.
El sábado seguía lloviendo, Nicky se levantó de la cama, pero lo llamaron por teléfono para decirle que no se podía trabajar en la obra. Por lo tanto, volvió a la cama, Jan le pidió que le explicara qué derecho tenía a volver a la cama, y él se lo explicó muy bien.
Jan se quedó perpleja, sorprendida y entusiasmada. Nicky que era un caballero, volvió a explicárselo.
A las siete se levantaron, se ducharon, se vistieron y desayunaron. Hicieron la lista de las compras y ella fue a la tienda; mientras tanto, Nicky fue su casa para comprobar si todo estaba en regla y luego se fue a seguir ayudando en la construcción del escenario.
Jan fue al centro y se pasó por el edificio donde iba a tener lugar el festival para preguntar si se necesitaba algo para la subasta. Habían hecho unas fotografías publicitarias para llamar la atención de la gete con el fin de que acudieran a la cena del Club Jardín y a la subasta. No habían vendido demasiadas entradas.
Sin embargo cuando Jan lelgó al salón de actos, los tres teléfonos habían estado sonando durate un par de horas. Aquel repentino interés de la gente era sorprendente.
AL medio día, ya era seguro que iban a tener que añadir más mesas para la cena. Hacia las tres de la tarde, les empezó a preocupar la posibilidad de que no cupieran más mesas. Todas estaban cansadas y contentas.
Jan ayudó  colgar los pósters con las fotografías de los tres hombres que iban a ser subastados. Nicky aparecía con una camisa azul, un sombrero y ojos parpaenates. Jan pensó que los demás hombres no se le podían comparar.
Una de las nietas de una de las fundadoras del Club Jardín miró al poster de Nicky y comentó:

-Hace que me den ganas de que me abracen.

Jan miró a la chica y frunció el ceño. Luego, se encaró con Minna.

-¿Lo ves? ¿Tienes que cambiar el dinero. ¿Quieres que Nicky tenga que pasarse el fin de semana con alguien como esa? Le aterrorizaría.

-¡Así que querías pujar por Nicky! Bueno, si apuestas lo suficientemente alto, por mí no hay problema.

El domingo, después de los servicios religiosos, los miembros del club se reunieron para tratar de solucionar el problema de la avalancha de solicitudes para asistir a la subasta. Tendrían que elaborar una lista de espera con el fin de controlar las cancelaciones. Jan contempló a Tabby mientras ésta se ponía manos a la obra. Durante un descanso, le dijo a Tabby:

-Eres muy buena para organizar cosas.

-Gracias -respondió Tabby- Oye, Jan, encárgate de que todas las mesas tengan flores.

Lo que le demostró a Jan que uno nunca debía llamar la atención sobr sí mismo.
Pero lo que le sentó peor a Jan fue descubrir que se estaban realizando pujas adicionales relativas a los cinco hombres que se subastaban. Jan se pregutnó quién se quedaría con Nicky.
El domigo por la noche, mucho después de la hora de cenar, mientras devoraban unas hamburguesas, Jan le preguntó a Nicky:

-¿Te gustan las mujeres extrañas?

-¿Qué clase de mujeres extrañas? -preguntó él con cautela.

-Las que no conoces.

-Oh, yo creí que te referías a las que con como tú. ¿No he mencionado nunca que, realmente, eres...?

Nicky contempló unos segundos sus enormes ojos y sus obstinados labios en espera de encontrar la palabra que la definiera.

-Diferente. Nunca he conocido una mujer como tú. La mayoría de las mujeres son suaves y fáciles. Tú... eres un desafío.

-¿Así que no te importa...?

-Me gustan los desafíos. Las mujeres son... otra raza. He estado leyendo cosas sobre mujeres y sus trabajos. Si tienes alguna pregunta que hacer, no dudes en preguntar.

-¿Po qué has leído esas cosas?

-Porque necesito comprender -repsondió él- Siempre has sido un misterio para mí.

-¡Soy perfectamente normal!

-Por extraño que parezca, se te puede meter dentro de esa categoría. Me gustaría formar un grupo de apoyo con hombres que están con mujeres así.

-¿Un grupo de apoyo?

-Sí, para ayudarlos a comprenderlas. Aunque creo que yo seré quien más experiencia tenga.

-Así que has estado leyendo cosas sobre mí.

-Sí, aunque prefiero la investigación de campo. Ya sabes, experimentar con las manos. Saco más en claro.

-Es increible, piensas que soy rara.

-No sé muy bien qué pensar. Sin embargo y de vez en cuando, veo en ti una chispa de sentido común; si lograse retenerlo, es posible que consiguiéramos llevar un avida racional. Aunque es sólo una esperanza lejana.

-¡Eres un machista!

-Verás, con hombres que hacen tantos esfuerzos por llevarse bien con mujeres como tú, hombres que tratan de ser sensibles, tiernos y abiertos... En fin, alguien tiene que mantener la llama viva.

-¡Dios mío!

-Vamos, sube, estás en período de aprendizaje.

-¿De qué?

-De mí.

Nicky no tuvo quejas. Ella se detenía aquí y allá a lo largo de los ejercicios para preguntar si lo que estaba haciendo era satisfactorio y él, en una ocasión, dijo jadeando:

-¡Todavía no!

-¿Qué estoy haciendo mal?

-¡Nada! -gritó él con euforia.

Y cuando Nicky bañado en sudor, trataba de recuperar la respiración, ella lepregutnó:

-¿Estás satisfecho?

Nicky sonrió.

-¿Así que ya no estpy en fase de aprendizaje y enrtrenamiento, he aprobado?

-Hasta ahora sí -susurró él.

-¿Hasta ahora, qué quieres decir?

-Tienes que hacer la tesis.

-En ese caso, sigamos trabajando.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Jue 07 Ago 2014, 10:49 am

Capitulo 29

El lunes continuaba lloviendo y el martes también.
Jan dejó a Nicky en la cama. Durante los descansos, pensaba en la manera de aumentar los arreglos florales en las mesas para la cena del festival.
El miércoles por la mañana amaneció despejado. Era el día de la subasta. La sala dónde iban a tener lugar los actos del festival estaba repleta de gente terminando los preparativos. Nicky se había tomado el día libre para ayudar.
Jan estaba colocando flores en los vacíos jarrones que había sobre las mesas. En esos momentos, Nicky estaba ayudando a colocar cables y luces y ella estaba sola. Fue entonces cuando oyó una voz preguntar:

-¿Jan?

Ella no se volvió y continuó trabajando.

-¿Sí?

Por algún extraño motivo, sintió que algo iba a ocurrir. Volvió el rostro y vio un hombre que la miraba fijamente.
No era mucho más alto que ella, pero sí muy masculino. Sus cejas eran extraordinariamente espesas y oscuras, las pestañas largas y abundantes. Llevaba los cabellos peinados y eran oscuros.
Iba vestido con una camisa, pantalones vaqueros y playera, como la mayoría de los que estaban allí.
Jan sacudió la cabeza.

-Nos vimos en el banco -dijo él con voz suave y sonriendo ligeramente- ¿Te acuerdas?

-¿Estabas tú también en el suelo?

-No.

¿Acaso sería uno de los ladrones? Se preguntó Jan. ¿Cómo podía ser tan estúpido de haber ido allí? Había cientos de personas en aquel lugar, pero nadie donde ella se encontraba.
Jan tenía tijeras.

-Vamos a tomar un refresco -invitó él- Me gustaría hablar contigo.

Por la forma en que sonreía, parecía inofensivo.

-Tengo mucho trabajo, no puedo marcharme.

¿En dónde estaba Nicky. Pero no quería que Nicky corriera ningún peligro. No, se arriesgaría ella.
Trató de ver si el hombre iba armado. No parecía llevar ningún arma.

-Lo siento -añadió Jan y continuó con su trabajo.

El la tomó del brazo.

-Has trabajado demasiado. Te he estado observando durante toda la semana pasada y creo que te caería bien un descanso. Vámonos. Tengo el coche ahí fuera, quiero hablar contigo.

-¿No ves todos estos jarrones? Si quieres hablar, hazlo aquí y ayúdame.

-Podría venir alguien.

Sí. Nicky ¿Y qué ocurriría entonces?

-Mi madre siempre me dijo que no me metiera en el coche de un extraño. Deberías tener mejores modales y no hacerme esas proposiciones. ¿Tienes hermanas?

-No.

-En ese caso, tu madre debería...

-Soy huérfano -respondió él- He tenido muchas casas.

-¿Es eso mejor que vivir en un orfanato?

-No lo sé. Vamos, ven conmigo.

-Tengo que quedarme aquí, en serio. Tengo mucho trabajo. No te conozco y no quiero alejarme de aquí.

-Si nos quedamos aquí, el del sombrero aparecerá en cualquier momento.

-Es mi vecino -dijo ella.

-Está en tu casa.

-Has estado espiándonos. No siquiera a señora Witherspoon sabe que está en mi casa.

-No quiero causarle daño -aclaró el hombre con voz suave- Vámonos. Sólo quiero hablar contigo, conocerte mejor.

-No me parece una buena idea. Como ya habrás descubierto, estoy enamorada de ese hombre. Creo que necesitas una mujer que no esté comprometida. Vete ya. Estoy muy ocupada, tengo que terminar esto.

-Por favor.

-No.

-Tienes la misma expresión que tenías en el banco -le dijo él- Eres muy bonita. Por favor, tengo que hablar contigo.

-De acuerdo, saldré hasta la puerta contigo -accedió ella en tono de exasperación.

El esbozó una dulce sonrisa. Sin embargo, cuando Jan comenzó a encaminarse hacia la puerta, él la detuvo.

-No, por ahí no. Por la puerta trasera.

Jan tenia las tijeras a su espalda.

-No quiero ir a la puerta trasera. Me asusta.

-Yo estaré contigo, no te pasará nada. Sólo quiero hablar.

-Pues yo no tengo nada que hablar contigo.

Jan comenzó a rezar para que alguien apareciera en esos momentos, cualquiera menos Nicky, podría ocurrirle algo.

-Vamos -insitió el hombre.

-Me parece que vas a tener que dispararme para que te acompañe.

-No quiero dispararte, Jan. Sólo quiero hablar contigo.

-¿Quién puede fiarse de un atracador de bancos?

-Entonces, sabes quién soy.

-Tu mismo dijiste que no estabas en el suelo. Los únicos que se quedaron de pie fueron los atracadores.

-Necesitábamos dinero.

A la espalda del atracador, una mano apareció por el umbral de la puerta, hizo un movimiento descendente y luego desapareció. ¿Qué significaba eso? Que se tirara al suelo o que siguiera caminando hacia la puerta trasera?
Jan se puso en camino delante del atracador al tiempo que colocaba las tijeras por delante de su cuerpo para que no las viera. Alguien se había dado cuenta de lo que ocurría. ¿Quién? Nicky no. El no era tan sutil, Jan llegó hasta la puerta y fue entonces cuando Nicky tiró de ella sacándola por la puerta y la arrastró hacia el suelo.
De repente, todo estalló. El atracador fue tirado al suelo y un hombre muy corpulento empezó a esposarlo. Las mujeres comenzaron a aparecer y a hacer preguntas. Los hombres no cesaban de gritar.
Un hombre estaba diciendo:

-Y seguimos dando martillazos como si no pasara nada.

Así que se habían dado cuenta de que ella estaba en apuros.
En el suelo, rodeada con los brazos, Nicky exclamó:

-Dios mío.

Lo dijo al menos cinco veces.

-No quería que te entrometieras en esto, tenía miedo por ií.

Nicky, con lágrimas en los ojos, sabía que Jan se había arriesgado su vida por él.

-¿Por qué no querías que te salvara yo? Soy tu hombre.

-Ya te lo he dicho, no quería que te hicieran daño.

-Eres tonta.

-Si, yo también te quiero.

-Al menos, te das cuenta de los síntomas. Es lo que te dije, los problemas van hacia ti como las moscas a la miel. ¿Cómo voy a sobrevivir?

-Le dije que tendría que dispararme, que no iría con él.

-Lo oímos todo -le informó Nicky- Para que lo sepas no hemos dejado de vigilarte desde el atraco. Por eso es por lo que he estado todos estos días en tu casa.

-¡Nicholas! Eso quiere decir que todo el mundo debe saber que estamos durmiendo juntos. El atracador me lo dijo.

-Y tú me has confesado que me quieres.

Jan lanzó un suspiro de exasperación.

-Ahora ya lo sabe todo el mundo.

-Sí

-Quienquiera que se quede contigo después de la subasta, será mejor que no intente nada. Y tú, tú compórtate, ¿me has entendido? No me gusta pensar en lo que otra mujer haría contigo. Eres demasiado susceptible.

-Sólo cuando estoy contigo. No me interesa ninguna otra mujer.

-Prométeme que te comportarás. Además,por cuatro euros con cincuenta centavos no tengo muchas oportunidades. A veces eres insufrible.

-Deja que me levante.

Había gente a su alrededor hablando de lo que había ocurrido. Nicky alzó la mirada, los vio y dijo:

-Oh.

Mientras se incorporaba, se tropezó, miró hacia la izquierda y fue entonces cuando se dio cuenta de que sangraba.
Jan comenzó a gritar.

-¡Te has disparado! ¡Oh, Nicky!

Y Jan se desmayó.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Vie 08 Ago 2014, 11:22 am

Capitulo 30

Jan recobró el sentido en el momento en que iban a meterla en una ambulancia. Comenzó a agitarse y a patalear. Los que estaban allí empezaron a protestar.

-¿Ha muerto Nicholas?

-No -respondió una extraña voz. Quédese quieta. ¡Cállese!

-Tengo que verlo. ¿De verdad está vivo?

-¡Maldita sea Nicholas, dígale que está vivo!

-Estoy bien -respondió Nicky con voz débil.

-¿En donde te han disparado! -preguntó ella con voz lastimera- ¿Seguirás vivo?

-Probablemente.

La dura voz gruñó espectacularmente y le dijo a Nicky que no dijera tonterías.
Jan se agitó.

-¿Se está muriendo?

-¡No! -gritó la impaciente voz.

-¡No ha habido ningún disparo! ¡Han sido sus maldita tijeras! -exclamó la desagradable voz.

Jan miró a Nicky.

-¿Por qué está tan irritado?

Nicky adoptó una expresión lánguida.

-Mis tijeras.

-¿No te sientes mal porque hayan sido tus tijeras las que me han herido?

Con enormes lágrimas corriéndole por las mejillas, Jan dijo:

-Eran para el atracador. ¿En dónde te herí? De todos modos ha sido culpa tuya por tirar de mí tan bruscamente.

-Justo entre las costillas- Te faltó muy poco para clavármelas en el corazón.

Jan gimió y continuó llorando.

-Nicholas, será mejor que le diga la verdad -advirtió la desagradable voz.

-Está bien, sólo ha sido un arañazo.

-Oh, Nicholas, qué valiente eres.

El asintió.

-La única razón por la que la tenemos aquí es porque no sabemos si ese tipo tenía cómplices por aquí -dijo la voz- Ya hemos agarrado a los otros dos.

-¿Los han atrapado a todos?

-Este era el único que nos faltaba.

-Nicholas, ¿de verdad estás bien?

La voz desagradable pronunció una obscenidad.

-No debería decir esas cosas delante de ella sabe lo que significa -advirtió Nicky.

-Dígale que sólo tiene un arañazo. Ahora. De lo contrario, va a desmayarse otra vez.

-Mira aquí, cielo, ¿lo ves? Es sólo un arañazo.

-¿Qué profundidad tiene el corte?

-Una milésima de milímetro -respondió la seca voz.

-¡Oh! -exclamó ella.

-¡Apenas le ha rasgado la piel! -insistió la voz.

-Entonces, ¿vivirá?

-Por siempre jamás -respondió la voz.

-Lo está estropeando todo. Se sentía tan culpable que la habría tenido en la palma de la mano -comentó Nicky.

-Entonces, ¿vas a poder presentarte a la subasta esta noche? -preguntó Jan.

-Claro, sin problemas -repuso Nicky.

-Oh -fue la expresión de desilusión de Jan.

Aquella tarde tenía lugar la subasta del Club Jardín.
Nicky había recibido una llamada telefónica en la que se le informó que tenía que acudir a una obra para evaluar ciertos materiales, por lo que no estaba en casa.
Jan se vistió temprano y se marchó al salón del hotel donde se celebraría la fiesta, tenía que hacer los últimos arreglos. Por lo tanto, Nicky no vio el vestido morado de Jan hasta que llegó al hotel. El estaba sentado en su mesa hablando con un hombre, y Jan se acercó con más servilletas por si hacían falta. Debido al inesperado interés de la gente, habían tenido que sentar a diez personas en cada mesa.
Jan se quedó muy sorprendida al ver que Nicky se había vestido con ropa muy formal. La mitad de los hombres que asistían ala fiesta vestían trajes formales, la otra mitad llevaban esmoquin. Los hombres que se subastaban vestían todos esmoquin, y Nicky no era una excepción. Estaba guapísimo.
Ella le sonrió mientras se inclinaba ligeramente para poner más servilletas en la mesa. Nicky jadeó, pero sólo lo suficiente. Lo primero que notó fue el suave medallón que estaba firmemente atrapado entre los senos de Jan. Volvió el rostro y se dio cuenta de que su compañero de mesa estaba disfrutando también de la vista.
Jan se acercó a otra mesa. Nicky se disculpó y la siguió. La convenció para salir al pasillo y allí se encontraron.

-Necesito otra servilleta -le informó él.

-De acuerdo -respondió Jan dándole una.

Nicky desdobló la servilleta, pero... Entonces, con un movimiento rápido agarró el medallón de entre los senos de Jan. Ella lo contemplaba. Nicky vio que se trataba de una piedra lisa, fina y de color azul.
¿Qué...? Luego, alzó la vista y vio que el color delos ojos de Jan y el de la piedra eran exactamente iguales.
La contempló fijamente y ella se sonrojó un poco. Fue entonces cuando recordó. Ocho años atrás, fueron en grupo de excursión al lago. El había encontrado una piedras y se las dio a Jan, le había dicho que hacían juego con sus ojos. Y ahora... ella llevaba una colgada del cuello. Nicky se enterneció.
Jan comenzó a darse la vuelta para alejarse, pero él la detuvo.
-Si vuelves a inclinarte sobre una mesa, se te van a caer los pulmones.
Nicky volvió a colocar el medallón en su sitio con sumo cuidado.
Luego tomó la servilleta, le sujetó un extremo al cuello y dejó que el resto le cayera por el escote, cubriéndolo. Sus miradas se encontraron y brillaron y Jan sonrió.
De nuevo, Jan se dio media vuelta y fue a seguir realizando sus tareas. Nicky regresó a su mesa, pero vio a Jan al cabo de un rato.
Ella estaba de espaldas a él y Nicky la contemplaba. Jan se dio la vuelta y un estremecimiento recorrió el cuerpo de Nicky al ver que la servilleta aún cubría el escote de Jan. El corazón se le derritió.
Cuando al fin Jan se sentó a su lado, seguía llevando la servilleta.

-¿Quién crees que te ganará a ti? -preguntó ella con voz entristecida.

-Tú.

-¿Por cuatro euros cincuenta centavos?

-Ninguna otra persona puede tenerme a mí.

La cena fue servida. Todo el mundo disfrutaba y charlaba. Reinaba un ambiente festivo y agradable. Se oían risas por doquier.
Jan no reía mucho. Estaba nerviosa y deprimida. Pero sudaba al pensar en quién s ellevaría a Nicky. Miró a las mujeres que había a su alrededor; todas ellas eran más guapas, más inteligentes y mucho más agresivas que ella.
Pareció transcurrir una eternidad mientras limpiaban las mesas y servían los postres. El tiempo había parecido detenerse. La voces de la gente irritaban a Jan. Quería que la tarde acabara cuanto antes.
No quería ganar a Tad.
Según los llamaban por el micrófono, los cinco hombres fueron subiendo a la plataforma entre los aplausos de los allí presentes. Jan pensó que Nicky era la personificación del sueño de cualquier mujer.
Eso la deprimió aún más,porque sabía que las demás mujeres también tenían lujuriosos ojos fijos en él.
Primero llamaron a Paul. El se ruborizó y se puso nervioso, pero Phyllis era tan encantadora... Paul se sintió muy complacido de que ella lo hubiera ganado.
Jan sabía que tendría que ser educada y sonreír cuando anunciaran que ella había ganado a Tad. ¿Como iba a conseguir sonreír?
El siguiente fue Mickey. Ginger lo ganó entre risas y aplausos.
Después fue el turno de John. Se oyeron gritos y vivas. Las amigas de Connie estaban muy contentas por ella.
A continuación anunciaron a Tad, lo que sorprendió a Jan. Ella había pensado que él sería el último. Se preparó para enmascarar su falta de entusiasmo... ¡Y llamaron a Silthy! ¡Shilty lo había ganado!



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Vie 08 Ago 2014, 5:49 pm

Capitulo 31

Jan no salía de si asombro y casi se desmayó del alivio que sintió.
Pero Nicky seguía allí de pie. Era el último, Jan estaba aterrorizada. ¡Y la nombrraon a ella! ¿Por cuatro euros cincuenta centavos? Jan rio y se puso de pie. La gente mostró ruidosamente su entusiasmo.
Nicky sonreía mientras la contemplaba acercándose al escenario, Jan llevaba el vestido morado y la servilleta. Realmente, era una mujer diferente.
Jan le tomó la mano y dijo:

-¡Qué ganga por ese dinero!

-¿Por qué dinero?

-Por cuatro euros cincuenta centavos.

-Sí,claro.

Jan, volviéndose hacia el público,levantó un puño en señal de triunfo y él alzó sus manos entrelazadas.
Minna estaba allí con el camarógrafo.
Las cinco parejas abrieron el baile. Nicky abrazado a Jan, balanceó su peso de una pierna a otra,pero no se movió. Lo adoraba.
Los siguientes tres bailes eran para las muejres que habían pujado por un hombre, pero sin ganarlo.
Jan se sintió un poco apesadumbrada por Nicky puesto que lo había ganado con cuatro euors cincuenta.
Sin embrago, en el segundo baile de los tres... ¡Las mujeres hacían cola para bailar con Nicky! Y él no permaneció quieto abrazando, bailó de verdad. Por encima de los hombros de las mujeres con las que bailaba Nicky miraba a Jan y sonreía. ¡La había engañado! Sabía bailar
Jan supuso que el trio de apuestas había decidido oir sus ruegos y le habían cambiado los quinientos euros a favor de Nicky. En el ondo, eran unas blandas.
Jan comenzó a preguntar a las mueres que hacían cola para bailar con Nicky.

-¿Cuanto habias apostado tu por Nicky?

-Yo pujé 600 euros por el -contestó una de las mujeres.

-¿Seiscientos euros?

Jan se quedó muy pensativa ¿Cómo era posible que hubiera ganado a Nicky cuando alguien había apostado 600 euros? El comité no hacía trampas,por lo tanto, todo debía deberse a un error. Sin embargo, Jan no estaba dispuesta a comunicárselo y arriesgarse a perder a Nicky.
Jan pudo, por fin, volver a bailar con Nicky. Los ojos de éste brillaban y dejó de bailar, se limitó a abrazarla. Después de cuatro bailes, Jan consiguió que, de hecho, bailara.

-Sabes bailar.

-Sí.

-¿Por qué no lo hiciste desde el primer día?

-Porque quería abrazarte y estrecharte contra mí.

-Me engañaste.

-Una o dos veces.

Nicky se encogió d ehombros.

Continuaron bailando. Jan todavía llevaba la servilleta y le hicieron algunos comentarios al respecto, pero ella respondía:

-A Nicholas no le gusta mi escote.

Mientras bailaban, Jan le dijo:

-La estoy pasando muy bien.

-Vamos a la cama.

-Tenía tanto miedo a que llegara esta noche. Estaba tan preocupada porque no sabía quién se quedaría contigo, que... Estoy segura de que habria sido alguna mujer lasciva que te habría chupadola sangre.

-Estaba perfectamente a salvo.

Nicky parecía muy misterioso. Pero Jan no estaba dispuesta a decirle que el trío del comité debía haber "arreglado" las pujas.

-Vales los cuatro euros cincuenta centavos que he apostado por tí.

-Ya lo sé. Vamos a casa, vamos a la cama. Quiero examinar esa piedra otra vez.

-Quítame la servilleta y la podrás ver ahora. Está fuera del vestido,no dentro.

-¿Por qué la llevabas siempre dentro, entre esos dos redondos y preciosos pechos? ¿Para matarme de curiosidad?

-No quería que supieras que la llevaba por tí.

-¿La llevabs por mí?

-Sí. Era como un talismán, no sabía con quién acabaría casándome.

-¿Pero pujaste por Tad?

Ella se encogió de hombros.

-Es inofensivo. No habría tenido problemas con él.

-Así que, si yo no hubiera aparecido, te habrías casado con él porque no tenías nada mejor. Lo habrías aceptado y tu vida sería otra. Al final, lo habrías convencido para que se dedicara a la política.

Ella aceptó la sugerencia.

-Es posible. Debe ser bueno para la política.

-Lo habrías destrozado,no habría sabido cómo manejarte.

-¿Y tú sí?

Nicky respiróprofundamente.

-Llevo estudiándote toda la vida, y sé exactamente qué hacer contigo en cualquier circunstancia. Siempre te metes en líos de un tipo o de otro, y yo siempre tengo que sacarte de apuros.

-Si te digo una cosa, ¿me prometes que no me la restregarás en las narices?

-¿Qué has hecho ahora? -preguntó él con resignación.

-¿Te acuerdas de la noche que fingí haberme quedado dormida en la escalera del porche de tu casa?

-¿Cómo podría olvidarlo? Es lo mejor que me ha pasado en mi vida.

-Y a mí también.

Nikcy sonrió maliciosamente.

-Qué tienes que confesar esta vez.

-Que había dio con el firme propósito de amonestarte por comportamiento impropio.

El se echó a reír.

-Y ya quete seduje, creo que es muy divertido que lo hiciera teniendo en mente echarte un sermón. ¿Te gustó mi conducta?

-Muchísimo -respondió ella lanzándole una secreta sonrisa.

-Vamos a casa y a la cama. Esta noche, vamos a probar mi cama -dijo Nicky.

-¿Te parece bien que acceda a semejante proposición sin disimular lo mucho que me gusta?

-Te quiero, Rododendro.

-Vamos.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Sáb 09 Ago 2014, 11:59 am

capitulo 32


Estaban los dos abrazados en la cama cuando la policía rodeó la casa de Jan. Los amantes se asomaron por una de las ventanas del piso superior de la casa de Nicky y vieron la increíble caza de la policia. Se miraron y se preguntaron.

-¿Qué es esto?

Cuando la situación se calmó un poco y la gente dejó de correr de un sitio a otro, Nicky se puso los pantalones y fue a casa de Jan para preguntar qué demonios estaba ocurriendo.

-Se escapó y nos imaginamos que vendría aquí. Así ha ocurrido efectivamente y hemos vuelto a "pescarlo".

-¿Al atracador?

-Sí. No se lo diga a la chica, la asustaría.

-¿En dónde está ella? -preguntó alguien.

-Conmigo.

Cuando alzaron los ojos en dirección de las ventanas de la casa de Nicky, vieron a Jan apartándose de la ventana. Luego, le dieron unas palmaditas a Nicky en el hombro.

-Es una suerte que la haya estado vigilando.

-Vigilen a ese individuo, por favor.

-No se preocupe, esta vez lo tenemos y no lo dejaremos escapar.

Nicky se quedó allí en pantalones vaqueros y con el torso desnudo hasta que el último vecino volvió a su casa.
La señora Wtitherspoon mencionó:

-Me alegro de que te hayas hecho cargo de ella, Nicky.

-No se preocupe, sé cuidarla.

La señora Witherspoon contempló el cuerpo de Nicky y sonrió.

-No me cabe la menor duda.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Sáb 09 Ago 2014, 7:26 pm

Capitulo 33

El comité de la subasta no logró arreglar las cuentas del festival hasta un mes después. Habían ganado casi seis mil euros. El poster de Nicky se había vendido sorprendentemente bien y un distribuidor a escala nacional lo estaba vendiendo por todo el país; Nicky sacaba un euro por cada póster que se vendía. También el Club Jardín se llevaba una comisión.
Fue Minna quien le dijo a Jan en conversación privada:

-Fueron los mil euros que puso Nicky los que hicieron que lo ganaras enla subasta. Aquí tienes tu cheque de vuelta.

-¿Qué?

-Nos dijo que no quería que otra persona lo ganara en la subasta y que tampoco podía soportar la idea de que pasaras un fin de semana entero con Tad. Pero no shizo jurar que mantendríamos el secreto. Ya que Silthy apostó más que tú por Tad, tenemos que devolverte el dinero de tu abuela. Pero por favor, tienes que prometer que no lo dirás a Nicky que te lo he dicho. ¿Lo prometes?

Jan abrazó a Minna.

-Lo prometo. Palabra de mujer.

En años venideros, mencionaría a Nicky ocasionalmente que valía los cuatro euros cincuenta y cinco centavos, que había apostado por él, centavo a centavo.
Jan le llamaba "su ganga" y él sonreía.
En una ocasión, depsués de hacer el amor tierna y dulcemente, Nicky le preguntó:

-¿Por qué estabas en el banco el día del atraco?

Ella pareció quedarse perpleja.

-Sabes, Jan, nunca me lo has dicho.

Lentamente, Nicky comenzó a acariciar la lisa piedra que estaba entre los dos pechos de Jan.

-¿Qué estabas haciendo en el banco, Jan?

-Yo... Bueno, había ido a hablar con Phillys sobre mis deudas.

-¿Oh? ¿Por qué fuiste un día que llovía tanto?

-Porque cuando llueve, todo es más rápido. No va mucha gente a los bancos cuando llueve.

-Excepto tú y los atracadores de bancos, ¿verdad?

-Bueno...

-¿Y qué hay de tus deudas?

-Marchan bien.

-Puedo pagarlas yo. -ofreció él.

-No, gracias Tú tienes que empezar tu negocio y...

-¿De qué negocio hablas? ¿De este?

Y Nicky le puso la mano encima del vientre.

-Bueno... si empezaras tu propio egocio, estarías más en casa.

Nicky se quedó pensativo.

-¿Quieres que empiece mi propio negocio? ¿Quieres que pase en casa más tiempo?

-Me gusta tenerte cerca.

-Y a mi me gusta que te guste.

Pero Nicky también se encagró del negocio que tenía entre manos.
La besó prolongadamente. Luego, le hizo todas esas deliciosas cosas que tanto complacían a Jan hasta obtener su ávido interés. Después, la permitió que fuera atrevida y arriesgara con él. Al final. Nicky se hizo cargo de la situación y le volvió a enseñar cómo se hacía. y otra vez...
Nicky mencionó la paciencia que tenía con ella mientras la enseñaba. Jan respondió que era él quien era lento, pero qué otra cosa podía esperar si lo había ganado por sólo cuatro euros cincuenta y cinco centavos.
Y durante todos esos maravillosos y largos años, Jan nunca, nunca rompió el secreto.
Y Nicky tampoco le confesó nada.

FIN



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
 
SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» AMAZING - High and Migthy color fandub, se necesita cantante hombre URGENTE
» bite fight hombre lobo nivel 20
» cero, el hombre imperfecto.
» Hombre de Negro
» el hombre que vino del futuro

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Forgotten Words :: Novelas Rosas :: Novelas Romanticas-
Cambiar a: