Tu foro de historias
 
ÍndicePortalMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Dom 13 Jul 2014, 5:59 pm

Nombre: Insaciable
Autor: Opal Carew
Artista ó personaje: Nicky Byrne, Jodi Albert & Kian Egan
Adaptación: Si
Género: Hot
Advertencias: Escenas explícitas de sexo.
Resumen: ¿Hasta dónde te gustaría ir por una probada de éxtasis? Jodi nunca imaginó que su compromiso terminaría de esta manera. Con su prometido rompiendo su corazón el día de la boda... y el padrino interviniendo para arreglarlo. Ahora está a punto de embarcarse en su luna de miel con su pecaminosamente sexy padrino. Sin embargo, cuando el novio aparece decidido a recuperarla, ella termina en una situación muy inusual... una luna de miel para tres. Atrapada entre dos magníficos hombres, cada uno decidido a ganar su mano mostrándole el mayor placer, Jodi tiene una decisión imposible de hacer. ¿Con quién se quedará ella una vez que la luna de miel termine? ¿Y cómo puede seguir a su corazón cuando este pertenece a dos hombres a la vez?


Última edición por Loveet el Mar 23 Sep 2014, 11:20 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Dom 13 Jul 2014, 6:00 pm




capitulo 1


Nicky observó a Jodi bajar por las escaleras con su vestido de satén, su rostro radiante, y su corazón se comprimió. Dios, él la amaba. Sus manos temblaron ante el pensamiento de que ella estaría pronunciando sus votos matrimoniales frente al ministro y una gran congregación de familiares y amigos en poco tiempo.

Muy poco tiempo.

Se había pasado toda la noche pensando en ello. Dándose cuenta de que ésta era su última oportunidad. Si no hacía algo ahora, entonces los acontecimientos que llevaban tanto tiempo planificando sucederían, y el futuro se establecería.

Y él sería miserable.

Tenía que hablar con ella. Tenía que decirle lo que sentía. Explicarle por qué no se lo había dicho antes. Por qué estaba arruinando el día de su boda. Y probablemente arruinando la relación de ellos para siempre.

Pero tenía que hacer algo. Porque en menos de una hora ella se casaría con otro hombre, el mejor amigo de Nicky.

Y Nicky no podía dejar que eso sucediera sin hablar y decirle lo mucho que la amaba. Porque tal vez... sólo tal vez... ella sentía lo mismo por él.

No importa lo que Nicky hiciera, su amistad con Kian probablemente estaba terminada. Y, ciertamente, si Jodi rechazaba a Nicky... oh, Dios, por favor no dejes que me rechace... las cosas siempre estarían tensas entre ellos. Pero tenía que saberlo. No podía pasar el resto de su vida lamentando el no habérselo dicho. Sin al menos acercarse a la felicidad que tanto deseaba. Estar con la única mujer que alguna vez había amado.

Ella se rió de algo que dijo su hermana mayor, Renee y ambas desaparecieron en el estudio. La boda estaba celebrándose en la casa de su familia, una gran casa antigua en el lago, con un par de hectáreas rodeándola. El novio no llegaría hasta dentro de treinta minutos, por lo que Nicky sabía que tenía que hacer su movimiento ahora.

Maldita sea, deseaba haber hablado antes con ella. Él había tenido meses para hablar, pero no había querido hacer nada para lastimar su amistad con Kian o herir potencialmente la felicidad de Jodi. Pero a medida que la boda se acercó, él se dio cuenta de que su felicidad era tan importante como la de Kian. Y Jodi merecía saber lo que sentía Nicky por ella. Podría rechazarlo, pero al menos le ofrecería la opción. Si ella elegía a  Kian, Nicky lo entendería, no importa lo mucho que destrozara su oportunidad de ser feliz. Él respetaría su decisión. Pero al menos tenía que ofrecerle esa opción.

Sus manos temblaron y las apretó en puños. Renee abandonó el estudio y Nicky dio un paso adelante. Por una fracción de segundo, los pensamientos de abandonar esta loca idea pasaron por su mente, pero él los reprimió y dio otro paso, luego otro, hasta que estaba casi en la puerta.

—Oye, Nicky. Te ves absolutamente elegante con ese esmoquin.

Su mirada se disparó hacia Renee, quien se dirigía hacia la puerta con un vaso de agua en la mano. —Uh... ¿le estás llevando eso a Jodi? —preguntó, sintiéndose como un idiota por preguntar lo obvio

Ella sonrió.

—Sip. Sabes, te ves tan nervioso como seguramente está el novio.

—Es un gran día —dijo, repitiendo lo que había oído como eco a su alrededor toda la mañana.

Había estado allí por dos horas ayudando a organizar y esperando tener la oportunidad de hablar con Jodi, pero ella había estado fuera en la peluquería y luego encerrada en su cuarto preparándose. Él nunca había tenido la intención de dejarlo para último momento.

—¿Te importaría si le llevo eso? —preguntó—. Quería hablar con ella antes de que empezaran las cosas.

—¿Quieres desearle suerte? —Ella le dio el vaso—. Claro, adelante. Iré a buscar los ramos de flores y distribuir los azahares a los chicos.

—Genial. Gracias.

Renee se volvió y se dirigió hacia la gran cocina estilo country en la parte delantera de la casa.

Nicky respiró hondo y llamó a la puerta.


*******




Jodi miró fijo hacia afuera por las puertas corredizas que conducían a la gran terraza de madera con vistas al lago. Había crecido en esta casa, disfrutó los placeres de vivir en una gran casa laberíntica con un montón de espacio para jugar con sus amigos y sus tres hermanos, todos mayores que ella.

La luz del sol brillaba sobre el agua ondulante. Era un hermoso dia para una boda.

Su boda. Casi no podía creerlo.

Pronto ella y Kian serían marido y mujer. Sonrió ante la idea de caminar hacia el improvisado altar, entre todos sus amigos y familiares, y unirse al hombre que amaba. Y ella había amado a Kian durante mucho tiempo. No podía creer que este día finalmente había llegado.

Su estómago se estremeció, y le dio unas palmaditas. Nervios. No porque tuviera dudas acerca de los eventos que alterarían su vida hoy. Solo estaba preocupada de que algo pudiera ir mal. Por supuesto, ese era el temor de cada novia, pero se mantuvo persistente en ella no importaba lo mucho que intentara hacerlo a un lado.

Llamaron a la puerta. Renee regresaría con agua, pero no iba a llamar. ¿Podría ser Kian? Por mucho que le encantaría ver su cara sonriente, era mala suerte que el novio viera a la novia antes de la boda. Es por eso que ella le había pedido a la amiga y vecina de su madre, Georgia, que Kian y su hermana, Lily, se quedaran en su casa la noche anterior.

—¿Sí? —preguntó, no estaba dispuesta a correr el riesgo de abrir la puerta.

—Crystal, soy Nicky. ¿Puedo pasar?

Ella sonrió. Nicky. Era el mejor amigo de Kian, y en los últimos dos años, había llegado a conocerlo bien. Él era un verdadero encanto. Y tan sexy como puedas imaginar, pero ella se sentía culpable por notar eso.

Caray, no estoy muerta. No hay nada de malo en notarlo. Es hacer algo al respecto lo que estaría mal.

La puerta se abrió y Nicky se asomó a la habitación. Se deslizó dentro y cerró la puerta tras de sí. Dios, era precioso. Y cada vez que se acercaba a él, sus entrañas se estremecían. Ella acarició su estómago de nuevo.

Está bien notarlo. Realmente está bien notarlo. Eso casi se había convertido en un mantra para ella. ¿Entonces sentía una atracción hacia Nicky? Amaba a Kian. Y eso no iba a cambiar, no importaba cuántos hombres hicieran repiquetear su corazón.

Cuando Jodi conoció a su verdadero amor, pensó que lo de repiquetear no sucedería nunca más. Pero este era el mundo real, no la tierra de los cuentos. La realidad era que un hombre atractivo todavía podía hacerle tomar nota.

Pero ella amaba a Kian.

—Te he traído esto —Nicky le entregó un vaso de agua—. Intercepte a Renee que lo traía.

—Gracias —Ella tomó el vaso de su mano, ignorando el murmullo de su conciencia cuando sus dedos se tocaron.

Está bien notarlo.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Lun 14 Jul 2014, 11:22 am

Capitulo 2

El estómago de Nicky se retorció, pero no tenía tiempo para dejar que los nervios lo bloquearan. Si comenzaba a pensar en lo cercanos que eran él y Kian y cuánto daño le haría a su profunda amistad, entonces sabía que daría marcha atrás. Pero tenía que hacerlo. Por el bien de su relación. Si esto quedaba pendiente lo corroería a él y a su amistad hasta que todo se viniera abajo.

—Yo... eh... quería hablar contigo, si tienes unos minutos. Quiero decir, sé que la boda comienza pronto, pero…

Otro golpe sonó en la puerta.

—¿Sí? —dijo Jodi.

Renee asomó su cabeza por la puerta. —Jodi, mamá quiere repasar algunos detalles contigo otra vez, y papá está impaciente por usar el estudio. Creo que quiere tomar un trago antes de la ceremonia. Está nervioso... es tan lindo. Creo que puedo mantener ocupada a mamá, son cosas que has repasado una docena de veces ya, pero te sugiero que desaparezcas o seguirán interrumpiéndote —Ella sonrió—. Ve a dar un paseo. Eso te mantendrá tranquila y relajada.

—¿Con mi vestido?

Renee entró en la habitación con una bata colgando de su brazo y un par de sandalias delante de ella.

—Yo creía que estarías más preocupada por esos tacones altos, así que te he traído estos, y una bata —Cerró la puerta tras de sí.

—Caminaré contigo, si eso está bien —dijo Nicky.

Él estaría más cómodo, o mejor dicho, menos incómodo, hablando con ella en algún lugar que no fuera la casa.

—Esa es una gran idea. Podéis escapar de las interferencias —Renee se volvió y le guiñó un ojo, como si compartieran un secreto.

Maldita sea, ¿ lo sabía? La había conocido en Londres, cuando fue a visitar a Jodi, después habían pasado un poco de tiempo juntos la semana anterior, mientras él y Kian se alojaban en la ciudad natal de ella. ¿De alguna manera había descubierto sus sentimientos por Jodi?

—No me importaría tomar un poco de aire fresco —dijo Jodi— pero Nicky tiene que estar aquí cuando Kian llegue y…

Renee desechó sus palabras con un gesto de su mano.

—Falta casi media hora para eso. No te preocupes. Sólo ve a dar tu paseo —Jodi lo miró, pero Renee se limitó a sonreír.

—Nick, date la vuelta, ¿sí?

Nicky sintió que se ponía pálido cuando se dio cuenta de que Crystal iba a quitarse el traje de novia en la misma habitación que él. Se dio la vuelta como le instruyeron. El sonido de la cremallera deslizándose, el roce de la tela, hizo que su aliento se acelerara.

—Hecho —dijo Renee—. Te puedes dar la vuelta otra vez.

Nicky se volvió para ver a Jodi usando una larga bata de raso blanco y sandalias.


*******


Jodi observó a Renee colgar su vestido en una percha de raso que había traído, luego se volvió hacia Nicky.

—Está bien, vamos.

Ella lo siguió hasta las puertas corredizas del estudio que conducían a la terraza para que pudieran escapar sin ser arrastrados en los preparativos de último minuto.

Cuando salió, una suave brisa rozó su mejilla y ella respiró el aire fresco. La casa estaba llena del aroma del tocino sobrante del gran desayuno que su madre había preparado para todos esta mañana, así que se sentía bien despejar sus pulmones.

—Renee tiene razón. Si mamá me ve, va a empezar a hacer todo tipo de preguntas, porque eso es lo que hace mi mamá. Ella quiere que todo sea perfecto, así que mima cada detalle —Jodi levantó la falda de su bata mientras caminaba por la terraza de madera.

Nicky tomó su mano cuando se acercaron a la escalera, lo que apreció cuando franqueó los seis escalones mientras mantenía la larga bata levantada para no tropezar. La bata era en realidad de Renee, así que le iba un poco grande. Finalmente llegó a la parte inferior, luego dio un paso hacia el patio de granito. Su padre lo había construido él mismo, con la ayuda de ella y su hermano Tim. No es que ellos hubieran sido de mucha ayuda, con sólo siete y diez años, pero lo habían intentado, y parecía que papá amaba tenerlos bajo sus pies.

Mientras caminaban por el césped hacia el agua, se dio cuenta de que Nicky no había soltado su mano todavía. Y se sentía bien envuelta en la suya.

Demasiado bien.

Trató de alejarla, entonces tropezó con la bata. Él apretó su agarre mientras la estabilizaba. Él la estaba llevando a su lugar favorito.

Enclavado entre los árboles, con vistas al agua, era un lugar perfecto para encontrar la soledad y pensar las cosas. Ella se lo había mostrado a Kian y a Nicky esta semana, mientras los llevaba por sus guaridas de la infancia.

Pero ir allí ahora con Nicky... solos..

Su estómago se agitó de nuevo. Los nervios seguramente, pero algo más le molestaba. Su interior le daba a entender que le encantaría hacer algo más que hablar con Nicky en estos momentos.

Cuando salieron a través de la abertura entre los árboles, el pensamiento la sorprendió.

Ella amaba a Kian. ¿Entonces por qué su cuerpo siempre reaccionaba así frente a Nicky? ¿Y por qué sus pensamientos imaginaban cuán excitante sería sentir sus labios sobre los de ella? ¿Ser sostenida en sus brazos?

Al principio, estuvo segura que era sólo por miedo a que sucediera lo mismo que cuando conoció a Kian. Había sido en la universidad y ella estaba comprometida con alguien de su ciudad. Se había sentido culpable por la atracción que sentía por Kian, a pesar de que nunca había actuado sobre ello. Inmediatamente después de su graduación, ella y Gary se casaron, pero el matrimonio no duró mucho tiempo. Ella se dio cuenta de que sus sentimientos por Gary habían sido más un deseo de mantener una conexión con el hogar que realmente por el hombre. Y Gary debió haber sentido lo mismo, porque había estado más que dispuesto a tirar la toalla en su matrimonio. Luego se mudó a Dublín para comenzar una nueva vida. Había buscado a Kian justo después de que el divorcio finalizara y descubrió que lo que siempre sintió por Kian había sido verdadero deseo. Y eso se había convertido en verdadero amor.
Así que cuando conoció a Nicky, el mejor amigo de Kian, y sintió el mismo corazón acelerado y la caliente atracción, ella lo ignoró, asumiendo que una parte suya estaba tratando de sabotear su relación con Kian porque tenía miedo de que
fallara de nuevo.

Sabía que amaba a Kian, así que no había razón para que ella se enamore de otro hombre.

Especialmente de su mejor amigo.

Llegaron a la pequeña glorieta, cerca de la orilla del agua, que su padre había construido cuando se había dado cuenta de lo mucho que a ella le gustaba este lugar. Nicky la ayudó a subir el único escalón. El agua ondulaba a lo largo de la costa, y el grito solitario de un pato se hizo eco a través del agua.

Entonces Nicky le agarró ambas manos y miró fijo a sus ojos. El calor en esos ojos azules hizo que su estómago diera vueltas.

Él se aclaró la garganta.

—Jodi, tengo algo que decirte.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Lun 14 Jul 2014, 5:03 pm

Capitulo 3

Kian estaba sentado en la terraza disfrutando de la calidez del sol mientras miraba hacia la brillante superficie del lago. Se estaba quedando con Georgia, una amiga de la madre de Jodi. Su casa estaba un poco más abajo por la orilla de la casa de los padres de Jodi. Georgia había ido a la casa de Jodi hacía un par de horas para ayudar con los preparativos.

Tomó un sorbo de su café mientras estiraba las piernas enfundadas en el esmoquin frente a él, los pensamientos de la hermosa cara de Jodi giraban en su mente y cómo en menos de una hora se convertiría en su esposa. Y entonces mañana, ellos estarían volando a las Islas Caimán a una suntuosa luna de miel en una lujosa villa, un gran viaje que Jodi había ganado en un sorteo seis meses atrás. Perfecta sincronización para su luna de miel. De hecho, era lo que lo había incitado a hacer la pregunta cuando lo hizo.

Había esperado tanto tiempo para finalmente tener la oportunidad de salir con ella, a pesar de que habían sentido la poderosa química entre ellos durante años.

La había conocido antes en la universidad, pero ella estaba prometida a otro hombre. La atracción entre Kian y Jodi había sido instantánea y abrumadora, pero no había manera de que ninguno de ellos hiciera algo dada la situación.

Antes de conocer a Jodi, nunca había creído en el amor a primera vista, pero incluso después de que él se graduó y se mudó a Dublín, nunca había dejado de pensar en ella. El día que ella lo llamó para decirle que estaba soltera de nuevo y que también vivía en Dublín, él había estado encantado. Tan pronto como se vieron de nuevo, el chispeante calor estalló entre ellos.

Ella había estado tan ansiosa por explorar la intensa atracción entre ellos como él. Ese fue el día en que la verdadera felicidad había entrado en su vida.

Él se removió en la tumbona. Pero junto con la sensación de alcanzar un sueño llegó el miedo de perderlo. Por alguna razón, en el fondo de sus entrañas, le preocupaba que pudiera perderla. Una inseguridad de la que odiaba ser presa.

Una parte de él quería correr a su casa y hablar con ella. Cerciorarse de que este sueño hecho realidad no iba a ser destruido.

Colocó la taza sobre la mesa de madera junto a la silla y se puso de pie, luego caminó hasta el final de la terraza. Miró en dirección a la casa de los padres de Jodi. No podía ver a través de los árboles, pero sabía que habría un montón de gente corriendo alrededor, dando los toques finales a la decoración y las flores. Las personas llegarían pronto, entonces los asistentes les mostrarían sus sillas, dispuestas en ordenadas filas en el enorme jardín junto al lago.

Jodi y él habían conducido a Sligo una semana antes de la boda para que sus respectivas familias pudieran conocerse entre sí. Jodi lo había llevado a hacer un recorrido por la hermosa finca frente al lago de la que sus padres eran propietarios, y ella le había mostrado su lugar favorito, donde le gustaba ir a pensar y a calmar su mente.

Él caminó por la terraza. Era la espera lo que lo estaba volviendo loco. Su hermana, Lily, todavía estaba en la ducha, y ella necesitaría unos veinte minutos más para arreglarse. Hasta entonces, estaba a solas con sus pensamientos. Kian suspiró. Estar con Jodi lo calmaría. Pero ya que no podía verla antes de la boda, tal vez si se dirigiera al apartado y precioso lugar que a ella le gustaba ir, su lugar privado, allí, él sería capaz de sentir su presencia.

Sonrió y bajó los escalones, luego siguió a lo largo del camino de tierra. No estaba muy lejos, sólo unos pocos cientos de metros. Mientras caminaba, le pareció ver un destello de blanco entre los árboles.


*****


Cuando Jodi miró en los profundos ojos azules de Nicky, el pánico la atravesó. El calor en sus ojos... la intensidad de su mirada... Oh, Dios, lo que sea que fuera a decirle, estaba segura de que no quería escucharlo.

Ella retrocedió un poco.

—Sabes Nicky, la boda es en unos pocos minutos y realmente debería regresar. Hablemos más tarde.

Cuando trató de darse la vuelta, para hacer su escapada, él la agarró por los brazos con suavidad.

—Pero entonces va a ser demasiado tarde —Una nota de urgencia llenaba sus palabras—. Lo que tengo que decirte debe ser dicho ahora.

La atrajo de nuevo hacia él, y su protesta murió en su garganta cuando ella se quedó hipnotizada por la intensa emoción en sus ojos.

Sabía lo que iba a decir. Que Dios la ayudara, una vez que las palabras fueran dichas, nada podría ser lo mismo otra vez. Si ella pudiera simplemente detenerlo.

Dejar las cosas como estaban entre ellos. Mientras él no dijera las palabras... pero su garganta se constriñó tan fuerte, que no pudo emitir una protesta.

—Jodi, estoy enamorado de ti.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Mar 15 Jul 2014, 11:39 am

Capitulo 4


Nicky vio sus ojos brillar, como a punto de llorar. Su pecho se comprimió dolorosamente. Todas sus esperanzas se derrumbaron en ese momento.

Pero no estaba dispuesto a darse por vencido. Había llegado tan lejos.

—¿Por qué me dices esto? —tembló su voz.

—Lo lamento, Jodi. Sé que esto no es justo. Nunca había pretendido decírtelo, pero me di cuenta que merecías saberlo. Te mereces la oportunidad de hacer una elección. Si elijes a Kian…

—Ya lo hice.

—Lo sé, pero no sabías que yo te amo, también. Si todavía eliges a Kian, lo entenderé. Pero al menos yo habré tomado la oportunidad de ser feliz. Si nunca decía nada... si nunca hubieses sabido lo que sentía por ti... —Él le apretó el brazo con suavidad—. Lo lamento, Jodi, pero yo estaba arriesgando una vida de felicidad y no podía dejar que la oportunidad pasase. No sin averiguar lo que sientes.

El dolor en sus ojos azules desgarró el corazón de Jodi.

—Oh, Dios, Nicky. Lo siento mucho —Extendió la mano y le acarició la mejilla—. No quiero hacerte daño.

En el segundo que sus dedos le rozaron la piel, ella supo que estaba perdida. Emociones enterradas profundamente en su interior se movieron en espiral a través suyo y estallaron en un doloroso remolino de confusión.

Su mano se deslizó alrededor de su espalda y la atrajo hacia él. Su rostro se inclinó sobre el de ella y en el momento en que sus labios se rozaron, ella fue hechizada. Su boca se movió sobre la suya, suavemente al principio, en una dulce y maravillosa caricia, luego su lengua se deslizó en el interior y la sedujo con un dulce, apasionado y tumultuoso beso.

Su ritmo cardíaco se aceleró, y se derritió contra él. Envolvió sus brazos a su alrededor, y la sensación de su cuerpo grande y musculoso contra el suyo, los brazos de Nicky a su alrededor hicieron que se sintiera suave y protegida, revolucionando sus hormonas.

Había una razón por la que no debería estar haciendo esto. Una razón muy importante. Pero en este momento, no podía pensar cual era.

Su lengua se arremolinó en su interior y la suya se enredó alrededor de la de él. Ondularon juntas. Ella le acarició la suave mejilla recién afeitada y aspiró su almizclada loción para después de afeitarse. Una necesidad se construyó en su interior. Por este hombre. No sexual. Algo profundo e indefinible. Quería estar con él. Que fuese parte de su vida para siempre.

Con un sobresalto, ella se apartó.

¿Qué pasaba con Kian?


*****




El corazón de Nicky se disparó. Una mujer no besaba a un hombre así, si no sentía algo por él. Podía sentir la dulzura del amor en su toque. En la forma en que sus labios acariciaron los suyos. En el delicado roce de su mano sobre su mejilla.

Pero cuando sus labios se apartaron, ella lo miró fijo con pánico en los ojos.

Entonces brillaron... y se llenaron de lágrimas.

—¿Jodi?

—Yo...

Tragó una bocanada de aire, pero antes de que pudiera hablar, él se adelantó, intentando impedirle pronunciar las palabras que sabía que iban a surgir.

—Jodi, es obvio que compartes mis sentimientos. Suspende la boda. No es demasiado tarde.

Su cabeza comenzó a sacudirse de un lado a otro. Lo sintió como una patada en el estómago. Pero la duda en sus ojos lo estimuló. Si pudiera ser más persuasivo, podría convencerla. Tenía que hacerlo. La felicidad, de ambos, colgaba de un hilo.

—No te cases sólo porque los planes están en marcha. Tú y yo estamos enamorados. Nos merecemos ser felices.

La tristeza en sus ojos se lo dijo todo. Ella apoyó la mano en su hombro, luego se inclinó hacia delante y lo besó de nuevo, sus labios se unieron en una dulce y tierna caricia. Envolvió sus brazos alrededor de ella y profundizó el beso, decidido a convencerla. Sus brazos se derritió contra él. La pasión se encendió y su corazón se disparó.

Entonces, él sintió su retirada aun antes de que sus labios se separaran. Tan pronto como ella se apartó, vio la tristeza en sus ojos y supo que había perdido.

Él contuvo el aliento.

—Lo siento, Nicky. Voy a casarme con Kian.

En ese momento, se dio la vuelta y bajó de la plataforma de madera, luego se apresuró junto a la apertura entre los árboles, hacia la casa.

Su corazón se hundió al comprender que había perdido. La mujer que amaba iba a casarse con otro hombre.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Mar 15 Jul 2014, 5:22 pm

Capitulo 5


Nicky siguió a Jodi cuando ella se apresuró a regresar a la casa, sosteniendo los lados de la bata así no tropezaría. Renee, que estaba hablando con una de las damas de honor, la dejó y se apresuró para interceptar a Jodi.

—Cariño, tu labial está corrido —Renee abrió su pequeño bolso y le entregó a Jodi un pañuelo de papel, lápiz labial y un pequeño espejo compacto, entonces se giró hacia Nicky y le limpió la boca con un pañuelo de papel. Este quedó con manchas de color rosa oscuro—. Está bien, ¿qué es lo que está pasando? ¿Quieres que traiga a Kian aquí para que puedas hablar?

—¿Qué quieres decir? —preguntó Jodi.

—Mira, yo he sabido todo el tiempo que sentías algo por Nicky —Renee ignoró a Jodi mientras agitaba su cabeza de un lado a otro negándolo—. Sé que eres muy buena ocultando tus emociones, incluso a ti misma, pero sin duda ahora no puedes negar lo que sientes por Nicky. No después de besar a otro hombre menos de una hora antes de tu boda.

—He besado a un montón de gente hoy. Es el día de mi boda.

Renee resopló.

—Síp, pero no apasionados besos manchados de lápiz labial que dejan una expresión culpable en tu rostro.

Las mejillas de Jodi se tiñeron de rojo, y no negó los comentarios de su hermana. La esperanza bailó a través de Nicky. ¿Podía ser que ella sintiera algo por él?

—Renee, estoy enamorada de Kian. Ha sido así durante años. Me voy a casar con Kian.

El optimismo que lo había llenado se desinfló rápidamente, como si ella le hubiese dado un puñetazo en el estómago

—Cariño, mira, ¿estás segura? Si has descubierto que has cometido un error, es mejor hacer algo al respecto ahora que…

—Renee, tengo que hablar contigo.


*****




Jodi se volvió hacia la voz de la hermana de Kian. Lily estaba parada a pocos pasos de distancia, obviamente reacia a inmiscuirse.

—Lily, ahora no es un buen momento —dijo Renee.

—Lo sé, pero... es importante.

Renee le dio un rápido apretón a Jodi.

—Ahora vuelvo —Ella se acercó a Lily, y comenzaron a hablar en voz baja.

Jodi miró a Nicky, luego miró hacia abajo, a sus manos.

—¿Qué quiere decir que se ha ido?

—Renee echó un vistazo hacia Jodi, luego bajó la voz de nuevo.

El corazón de Jodi se encogió ante las palabras, y vio a Renee y a Lily conversar mientras se retorcía las manos.

—¿Estás segura? —Renee miró fijamente a Lily—. Tal vez sólo fue a dar un paseo

Lily negó con la cabeza.

—Su coche no está.

—Bueno, tal vez…

El corazón de Jodi palpitó en su pecho mientras se concentraba para poder escuchar las palabras de las dos mujeres, a pesar de que hablaban en murmullos.

—No. Conozco a mi hermano. Odia llegar tarde. Siempre. Y en algo tan importante como su propia boda, no hay forma de que saliese faltando solo media hora para la ceremonia. Simplemente es imposible.

—¿Así que crees que... se ha ido? ¿Ha dejado a mi hermana plantada?

Lily sacudió su cabeza.

—No lo entiendo, pero... no responde a su teléfono celular, está desaparecido, y también su coche —Se encogió de hombros—. No sé qué decir.

Renee acarició el hombro de Lily, entonces ambas mujeres miraron hacia Jodi, sus rostros pesarosos.

La mente de Jodi se quedó en blanco cuando Renee se acercó. No podía pensar. Se sentía entumecida.

—Cariño... —Renee le tomó la mano. Se sentía caliente en comparación con la suya, y... las suyas temblaban—. Cariño, no estamos seguros de dónde está Kian.

—Probablemente le prestó su coche a alguien —dijo Jodi—. Y en este momento, probablemente sólo está dando un paseo. Estoy segura de que volverá enseguida.

Renee miró a Lily, luego de nuevo a Jodi.

—Está bien, mira. Vuelve a la casa y prepárate. Voy a llamar a Bill y ver si él sabe lo que pasa. Y enviaré a Rachel para que te ayude a prepararte

Jodi asintió y se dirigió hacia la casa. Bill era uno de los padrinos de boda de Kian. Él probablemente sabría dónde estaba Kian. Renee agitó la mano hacia Rachel, que estaba cerca de la casa. Rachel asintió cuando Renee señaló a Jodi y alzándose la falda de su vestido de dama de honor se apresuró a interceptarla



*****




Jodi contempló su cara tensa en el espejo mientras Rachel terminaba de colocarle el tocado en su lugar, a continuación, se ocupó del velo. Habían pasado treinta minutos y trató de sofocar la creciente sensación de temor de que las cosas iban a ir terriblemente mal. ¿No es lo que piensa cada novia el día de su boda?

Seguramente a esta hora Renee había localizado a Kian. Él sólo habría ido a dar un paseo. Eso es todo. Nada por lo que alarmarse. De acuerdo, él estaba demorado, pero habría una explicación razonable. Ella sabía que la había.

Llamaron a la puerta. Jodi se volvió bruscamente, el movimiento provocando que el velo escapase de los dedos de Rachel.

—Adelante —gritó Jodi.

La puerta se abrió y Renee entró. Lily y Nicky la siguieron dentro, y Nicky cerró la puerta detrás de ellos.

—Cariño —dijo Renee suavemente—, no podemos encontrar a Kian. No contesta su teléfono celular.

—Probablemente no tiene cobertura. Tiene que estar al llegar —Su cabeza asintió arriba y abajo como esos muñecos que se mueven cuando los agitas.

Renee le apretó la mano.

—Mira, cariño, tenemos que enfrentar el hecho de que podría no aparecer —Echó un vistazo hacia su reloj—. Él ya llega veinte minutos tarde.

A Jodi le costaba respirar. Se aferró a Renee.

—No, él no me haría eso —Miró a Renee implorante—. Él me ama.

Los ojos de Renee brillaron y tiró de Jodi contra ella, abrazándola con fuerza.

—Lo sé, cariño, lo sé. No sé por qué está ocurriendo, pero lo averiguaremos —Ella se apartó y la miró—. Pero ahora tenemos que lidiar con esto. Si no aparece, no habrá boda. Por lo menos, no hoy.

Jodi contuvo la respiración, sintiéndose desfallecer.

—Cariño, respira. Todo va a estar bien.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Miér 16 Jul 2014, 12:28 pm

Capitulo 6


El pecho de Nicky se apretó cuando vio a Jdi luchando con la noticia. Maldita sea, ¿cómo podría Kian abandonarla así? Dejar a una mujer como Jodi en el altar... el tipo tenía que estar loco.

Renee miró hacia él.

—Nicky, estacioné mi coche donde Georgia, en caso de que fuese necesario hacer cualquier diligencia de última hora. Todos los coches aquí estarán bloqueados por los de los invitados —Ella le entregó las llaves de su coche—. Lleva a Jodi al Hotel Windsor. Todo el mundo cree que ellos se quedarían en el Tudor Inn, pero yo quería sorprenderlos con la suite nupcial. He hecho que todas sus cosas fueran trasladadas allí, así que tendrá ropa para cambiarse. Quédate allí hasta que resolvamos esto.

—No, Renee, tengo que quedarme aquí —dijo Jodi. Renee se volvió hacia Jodi.

—No, cariño, te vas con Nicky. Si Kian aparece, te prometo que llamaré y lo pondremos todo en marcha de nuevo. ¿De acuerdo?

Nicky puso un reconfortante brazo alrededor del hombro de Jodi.

—Jodi, no vamos a estar muy lejos. Podemos volver en poco tiempo. Lo prometo

Ella lo miró, sus ojos brillantes por las lágrimas contenidas. Finalmente, ella asintió.

—Nicky, te voy a dar mi teléfono celular y me quedaré con el de Jodi. Lo último que necesita es recibir un montón de llamadas telefónicas de amigos bienintencionados. Yo tengo el tono de la "Marcha Nupcial" si es el número de Jodi, por lo que sabrás si soy yo la que llama.

Nicky asintió mientras tomaba el pequeño teléfono rosa.

—Dame tu teléfono, cariño —le dijo Renee a Jodi.

Jodi abrió la bolsita de satén blanco que colgaba de su muñeca y le entregó el teléfono rojo a su hermana.

Renee la tomó por los hombros.

—Voy a esperar una media hora. Si Kian no aparece para entonces, voy a decirles a los invitados que los dos han decidido suspender la boda.

Jodi la miró fijo con los ojos muy abiertos.

—Buena idea, Renee —dijo Nicky.

—No voy a avergonzar a mi hermana pequeña así —dijo con los dientes apretados.— Todo lo que puedo decir es que, cuando vea a ese hijo de puta, voy a… —Ella se tragó lo que fiera que iba a decir y miró a Jodi. Se volvió hacia Nicky. —Simplemente deberían irse.

Diez minutos más tarde, Nicky ayudaba a doblar el resto de la falda de Jodi en el coche compacto y cerraba la puerta. Subió y condujo por el camino de tierra que serpenteaba por el bosque hasta la carretera principal. Otros diez minutos más tarde, ellos circulaban por la autopista.

Echó un vistazo hacia Jodi, quien se limitaba a mirar por la ventanilla.

—¿Cómo estás? —le preguntó.

Ella simplemente sacudió su cabeza y permaneció en silencio. Él tomó la rampa hacia Braker Road, entonces después de unos cuantos giros se detuvieron en el estacionamiento del suntuoso Hotel Windsor. Condujo hacia la puerta de entrada y un portero abrió la puerta de Jodi y le tendió la mano. Nicky saltó fuera y corrió hacia el lado de Jodi. Se veía tan perdida

Le dio las llaves al portero.

—¿Puede ocuparse de que estacionen el coche?

—Por supuesto, señor —Sonrió.— Y felicitaciones.

Jodi llevaba un vestido de novia. Nicky un esmoquin. Por supuesto, el hombre asumió que Nicky era el novio. Todo el mundo lo supondría.

Él tomó a Jodi por el codo y la llevó dentro del hotel, hacia el mostrador de la recepción. Había una pequeña fila, pero otro miembro del personal, una mujer joven con un traje azul marino, se acercó a ellos.

—Vengan por aquí, yo les ayudaré —dijo con una sonrisa—. No podemos tener a los recién casados en una fila.

Ella comprobó su computadora y les entregó una pequeña carpeta con una llave-tarjeta, luego Nicky condujo a Jodi hacia el ascensor. En unos momentos, estaban caminando por el pasillo del piso dieciocho hacia la suite que Renee había reservado para Jody y...Kian.

Abrió la puerta y esperó a que Jodi entrara en la suite.

—Oh, es preciosa —dijo ella.


****



Jodi miró alrededor mientras entraba. El lugar era enorme y el mobiliario elegante. Una gran sala de estar con un sofá y dos sillas frente a la gran ventana que daba al río por debajo. Había varios grandes centros de flores frescas por toda la habitación que llenaban el aire con un aroma encantador. Notó una puerta a través de la sala y pensó que sería la del dormitorio. Ahí es donde ella y Kian habrían consumado su matrimonio esta noche si... si... Se le hizo un nudo en la garganta.

Como una mujer en un trance, atravesó la habitación, en dirección a la puerta. Giró el pomo de cristal y la abrió. En el interior, una enorme cama con dosel dominaba la habitación. Y había más flores. La cama estaba abierta, revelando unas inmaculadas sábanas blancas con pétalos de rosas rojas esparcidos. Entró en la habitación, mirando fijamente a la cama, su corazón retorciéndose. Miró a su alrededor y vio su maleta en un soporte contra la pared y la de Kian en el otro soporte al lado de la suya.

Entonces se dio cuenta de la foto enmarcada sobre el tocador. Una fotografía de ocho por diez tomada en su fiesta de compromiso. La que habían usado para el anuncio de su boda. En esta, Kian se veía tan guapo con su traje gris. Éste hacía que sus ya amplios hombros se viesen aún más amplios, y su ancha sonrisa suavizaba la línea cuadrada de su mandíbula. Su cabello rubio era tan atractivo, y la calidez emanaba de sus ojos azules. Junto a él, ella se veía tan feliz, sonriendo a la cámara como una nueva novia


Como una novia feliz.


Miró su reflejo en el espejo. No como la cara taciturna que ahora le devolvía la mirada. Y Kian... Oh, Dios, estaba tan guapo... y la expresión de su cara. Tan cariñosa. Pero... realmente no la amaba. No podía. No después de lo que le había hecho hoy.

El corazón le retumbaba en el pecho, y su vestido estaba demasiado apretado. Apenas podía respirar. Alcanzó a su espalda y agarró la cremallera hasta encontrar la lengüeta, entonces la bajó.

—¿Jodil?

Hizo caso omiso de Nicky mientras tiraba de las mangas hasta que logró sacárselas, luego empujó el vestido más abajo de sus caderas y salió de la voluminosa falda. Mientras se deslizaba fuera de esta, tironeó del tocado en su cabeza ya que el velo estaba atrapado debajo de la falda del vestido, así que ella se lo arrancó, dispersando horquillas por todas partes.

Se escabulló hacia el sofá junto a la chimenea y se sentó en el borde. El hermoso diamante de corte marquesa en su dedo anular atrajo la luz solar de la ventana. Sostuvo su mano en alto y se quedó mirando fijo el anillo de compromiso que ella y Kian habían elegido juntos. El símbolo de amor eterno del uno al otro. Lo saco de su dedo y lo dejó caer al suelo.

Entonces se abrazó a sí misma y empezó a temblar.



*****



Nicky observó a Jodi, su pecho constreñido ante su evidente angustia. Sin embargo, la visión de ella con el ceñido corsé de satén blanco, que sostenía sus pechos hacia arriba y hacia adelante, como si los ofreciera, hacía que su cuerpo se apretara de necesidad. Y sus largas y delgadas piernas con medias sostenidas por ligas, las cimas de sus cremosos muslos blancos dejados al descubierto...

Su corazón latía con fuerza.

Quería abrazarla y consolarla, pero si se acercaba a ella... la tocaba... no sabía cómo iba a mantenerse a sí mismo bajo control.

Entonces sus lágrimas comenzaron a fluir, y él contuvo el aliento. Se sentó a su lado y puso su brazo alrededor de ella, su mano curvándose alrededor de su sedoso y suave brazo. La atrajo cerca y ella apoyó su cara contra su pecho. Durante mucho tiempo, la abrazó dulcemente mientras ella sollozaba suavemente. Después de un rato, cuando sus sollozos se transformaron en un suave respirar, la cargó en brazos y la llevó a la cama, luego la acostó. Le quitó los zapatos y puso las mantas sobre ella.

—No te vayas —Lo miró con los ojos hinchados

—Me quedaré todo lo que quieras.

—¿Me abrazas?

Él asintió y se quitó los zapatos, luego arrojó a un lado la chaqueta de su esmoquin. Su camisa blanca estaba manchada con rímel negro, pero eso no importaba. Se subió a la cama junto a ella y la rodeó con sus brazos. Ella se acurrucó contra él.

La abrazó, deleitándose en la suavidad de su cuerpo presionado al suyo. Después de un rato, él podía decir por el sonido de su respiración que se había quedado dormida.

Odiaba verla tan triste, pero no podía dejar de pensar que esto significaba que tal vez tuviera una oportunidad con ella. Y se odiaba por pensar en eso ahora.

Después de una media hora, ella murmuró suavemente durante su sueño, luego se movió inquieta. Su mano chocó contra su pecho, entonces murmuró de nuevo y sus dedos se movieron a lo largo de su costado.

—¿Jodi?

Ella no respondió. Dado que todavía parecía estar dormida, levantó las mantas para ver lo que estaba haciendo. Sus dedos trabajaban en los ganchos del corsé mientras intentaba, sin éxito, desatarlo.

Sin pensarlo, le desabrochó la larga fila de ganchos. A medida que la tela blanca se abría, exponiendo más de su sedosa piel, la cadencia de su ritmo cardíaco aumentaba.

Oh, esto realmente no era una buena idea.

Aun así, no pudo detenerse. Finalmente, desabrochó el último gancho. Ella se quitó el corsé y suspiró. Ante el primer vistazo de sus desnudos pechos, redondos y perfectos, él subió la sábana de nuevo. A lo largo de su costado, sin embargo, él sintió la marca en su piel, donde el corsé se le había clavado. Le acarició la piel y ella suspiró, entonces se recostó contra él.

No podía dejar de pensar en esos preciosos pechos mientras le acariciaba la piel, deseando que se diese la vuelta y se acurrucase contra él, pero al mismo tiempo rezando para que no lo hiciera. Porque si lo hacía, sería una dulce tortura.

Su respiración se calmó de nuevo, y parecía estar profundamente dormida. Él se adormiló, entonces se despertó al sentir un movimiento contra él. No estaba seguro de cuánto tiempo había pasado, pero su aturdimiento le dijo que había estado profundamente dormido.

Jodi se había vuelto hacia él y colocó la cabeza contra su pecho. Podía sentir sus suaves pechos apretados contra él a través de la tela de su camisa. Ella le acarició el pecho con su nariz, luego sintió sus dedos moverse. Casi saltó cuando se dio cuenta que estaba desabrochando los botones de su camisa.

Oh, Dios, ella probablemente creía que era Kian.

Con gran fuerza de voluntad, le sujetó las manos.

—Jodi... —No sabía muy bien qué decir, sobre todo porque no quería recordarle el abandono de Kian, por lo que simplemente se calló.

Sintió el roce de su suave mejilla contra su pecho parcialmente desnudo.

—¿Sí, Nicky? —Ella continuó desabrochándole la camisa.

—Yo, uh... ¿qué estás haciendo? —Hombre, eso era patético.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Jue 17 Jul 2014, 11:42 am

Capitulo 7


—He pasado el maquillaje por toda tu camisa blanca —Jodi contempló los músculos esculpidos en el pecho de Nicky mientras empujaba la camisa sobre sus hombros.

No pudo evitar sonreír ante su reacción. Estaba tratando muy duramente de ser un caballero y no aprovecharse de la situación. Tal vez él no lo haría, pero ella sin duda lo intentaría.

Su corazón todavía dolía por el hecho de que Kian se había alejado de ella, pero justo aquí, en este momento, ella estaba con un hombre que la quería. Él le había dicho eso. Y entonces se había ocupado de ella cuando más necesitada estaba.

Tiró de la camisa fuera de sus brazos, luego la apartó. Él era un gran tipo, y quería estar con ella. Y ahora mismo, ella necesitaba sentirse querida.

Ella deslizó sus manos hacia abajo por el sólido pecho, entonces a lo largo de la cintura de sus pantalones. Cuando ella desabrochó el botón, él le sujetó las manos.

—Jodi, probablemente no sea una buena idea. Tú…

Ella extrajo sus manos y las empujó contra su pecho hasta que él rodó sobre su espalda, entonces se arrastró sobre él.

—Eso es gracioso. Yo creo que es una gran idea.

Ella se levantó sobre sus rodillas y sus ojos se abrieron mientras su mirada se cerraba sobre sus pechos desnudos. Su mirada de admiración entusiasta impulsó su confianza. Ella se deslizó hacia atrás y se apoyó sobre los muslos de él mientras bajaba su cremallera. El impresionante bulto llenando sus bóxers negros la animó aún más. Ella se movió hacia un lado y tiró de los pantalones de su esmoquin hasta las rodillas, luego acarició por encima de su erección dura y larga, anticipándose a extraerla y verla por primera vez. Sus pezones se hincharon y su interior dolía de deseo.

Él pateó lejos los pantalones, luego se arqueó contra su mano.

—Jodi, realmente no deberíamos estar haciendo esto.

Ella le apretó el bulto, luego se estiró dentro y envolvió su mano alrededor de su polla hinchada.

—¿Quién lo dice?

—Yo… —Él gimió mientras ella acariciaba su longitud. Se estiró hacia las manos de él y las apretó contra sus pechos. Los sostuvo con reverencia mientras la miraba con asombro.

Ella se arqueó contra él, presionando sus manos firmemente a ella. Por último, cerró los dedos alrededor de sus suaves montículos. Ella soltó las manos de él y envolvió sus dedos alrededor de su polla de nuevo. Él la acarició, enviando estremecimientos a bailar por todo su cuerpo.

—Oh, Nicky, eso se siente maravilloso.

Ella sacó su polla, tan larga y dura, y la miró fijo. La cabeza bulbosa parecía como si le fuera a llenar su boca muy bien, y la gruesa cresta alrededor de la cabeza se arrastraría contra sus paredes internas mientras él se echaba hacia atrás después de que se la metiera en su interior. La idea envió su cabeza a dar vueltas. Ella se inclinó hacia adelante y le lamió la punta. Él gimió. Una de sus manos se deslizó por su pelo mientras la otra seguía acariciando su pecho.

Hasta que se tragó todo su glande. Él gimió, y su mano se deslizó de su pecho. Se lamió en espiral por encima de él, entonces succionó. Sus dedos se bifurcaron a través de su pelo. Ella lo tomó hondo en su boca, su polla presionando en su garganta. Se deslizó lejos, una inquieta necesidad elevándose en ella.

Agarró su polla con fuerza y se sentó erguida.

—Te deseo, Nicky —Se empujó sobre sus rodillas y presionó su polla contra su apertura. La seda de sus bragas actuó como una barrera entre ellos. Ella lo miró profundamente a los ojos—. Te deseo.

Él asintió, como si estuviera hipnotizado.

—¿Necesitamos un condón? —preguntó ella.

—Yo me he... uh... hecho las pruebas recientemente —dijo él con vacilación, claramente inseguro de seguir adelante con esto.

Ella asintió.

—Me hice la prueba, cuando empecé a salir con Kian —Ignoró el dolor punzando a través suyo ante el pensamiento de su ausente prometido—. No he estado con nadie desde entonces. Y estoy tomando la píldora.

Él asintió con la cabeza, por lo que ella enganchó los dedos de su mano libre alrededor de la entrepierna de sus bragas y la hizo a un lado, luego apretó su glande a su apertura, ya mojada por su deseo de sentirlo en su interior. Tan pronto como sintió su carne caliente y dura contra sus pliegues desnudos, se dejó caer sobre él.

Ella respiró hondo, luego gimió, un eco de su murmullo gutural, mientras su polla dura y gruesa empujaba en ella, llenándola profundamente. Finalmente, se sentó a ras contra sus caderas, su erección totalmente inmersa en ella.

Oh, Dios, él se sentía tan bien en su interior.

Entonces se limitó a mirarlo. Y él la miró fijamente. Anhelo llenaba sus ojos. Se sentía querida. Necesaria. Deseada.

—Oh, Dios, Nicky. Te deseo tanto, tanto.

Sus ojos brillaron, y justo así, la incertidumbre desapareció de su cara. Un gruñido bajo retumbó de él y la rodó con un movimiento rápido. Su ingle la clavó a la cama, su polla aún llenándola. Con las manos plantadas a ambos lados de su cabeza, él le sonrió.

—Bueno, ahora... —Sonrió mientras se echaba hacia atrás, arrastrando su polla contra su pasaje interior y enviando placer terriblemente delicioso bailando a través de ella—. Resulta que también te deseo,.

Ante su fuerte impulso hacia adelante, ella jadeó. Envolvió sus manos alrededor de sus hombros anchos y musculosos. Maldita sea, pero nunca se había dado cuenta de lo extremadamente bien esculpido que estaba su cuerpo.

Él retrocedió y empujó en ella de nuevo. Se apretó a su alrededor, el placer creándose dentro de ella.

—Oh, Nicky. Se sentía increíble tener su enorme polla llenándola. Las salvajes sensaciones hicieron su cabeza nadar.

—¿Qué es, Jodi? ¿Te gusta esto? Él se echó hacia atrás, a continuación, empujó hacia adelante otra vez

Ella asintió con la cabeza, incapaz de expresarse en palabras.

Él retrocedió de nuevo, luego se situó allí, su glande apenas dentro de ella, en peligro de deslizarse libre. Oh, Dios, ella lo quería de regreso en su interior.

Profundo. Su dura longitud llenándola.

Él se inclinó cerca y le murmuró al oído.

—Quiero que me hables. Dime lo que quieres.

—Yo... —Ella vaciló, tratando de articular lo que quería, pero fallando. Simplemente lo necesitaba en su interior.

Su mirada se trabó con la suya, y ella miró fijo en las profundidades verde bosque y se concentró. —Dime lo que quieres, amor.

Amor. Su corazón se derritió.

Feroz deseo llenaba los ojos de él, pero con una sensibilidad superior.

—Yo... quiero que me hagas el amor.

Él asintió con la cabeza animándola, pero sentía que él no quería palabras dulces en estos momentos.

—Quiero que empujes esa gran polla tuya en mí. La conduzcas profundamente. Quiero que me folles tan duro que gritaré tu nombre por encima de mis pulmones.

Su boca se convirtió en una amplia sonrisa, luego acarició su cuello con la nariz.

—Ahora, ¿eso fue tan difícil?

Antes de que pudiera responder, él se condujo más profundo dentro y ella jadeó. Entonces él siguió empujando, llenándola, echándose hacia atrás, luego llenándola de nuevo.

Se aferró a él cuando el placer se extendió por ella, luego la arrasó sobre el borde de la eternidad.

—Oh, Dios, Nicky. Oh... —Tomó aire, a continuación, gimió—. Oh, Nicky. Me estás haciendo... —Ella jadeó otra vez.

—¿Te estoy haciendo qué, amor? Cuéntame —Su intensa mirada sostuvo la suya mientras seguía sumergiéndose en ella.

El placer se estremeció a través de ella, haciéndole cosquillas en sus sentidos

Apenas podía pensar con claridad.

—Venirme. Oh, Dios, me estás haciendo... —El gozo aumentó a través suyo.— Ah... ¡correrme! —soltó la última palabra en un largo gemido cuando un orgasmo estalló.

Nicky gruñó y la penetró profundamente. Podía sentirlo pulsar en su interior. Se aferraron el uno al otro, cabalgando las olas de felicidad juntos.

Finalmente, su cuerpo se relajó y ella suspiró de satisfacción. Él le acarició el cuello con la nariz, luego rodó a su lado, mirándola con ojos brillantes. Ella sonrió, entonces él se apoderó de sus labios en un beso dulce y persistente.

Se acurrucó contra él y se quedó en silencio, no estando dispuesta a poner en peligro su resplandor post sexo con palabras que podrían arrastrarlos bruscamente de nuevo a la realidad.


*****



Nicky no lo podía creer. El suave cuerpo de Jodi estaba presionado fuertemente contra él, ambos todavía calientes y resbaladizos por el apasionado sexo. Él no quería que este momento terminara. Tiró de su brazo apretado a su alrededor, disfrutando de su calidez y el delicado aroma a vainilla en su pelo.

El sonido de un timbre de teléfono celular, la “Marcha Nupcial”, rompió el silencio. Jodi se tensó en sus brazos, probablemente ante el recordatorio de que este era el día de su boda y su novio la había abandonado.

Recogió el teléfono color rosa de la mesilla de noche.

—Hola, Renee —dijo él.

—¿Cómo está ella? —preguntó Renee.

—Está bien, teniendo en cuenta lo que ha pasado.

Echó un vistazo hacia Jodi, ella asintió con la cabeza y recogió el teléfono.

—Hola, Renee —Jodi se apartó de él y se sentó, metiendo la sabana alrededor de su cuerpo—. Uh, no, no aquí —Hizo una pausa—. No, en serio, estoy bien —Ella miró a Nicky—. Síp, lo encontraremos.

Jodi colgó. —Ella quiere reunirse con nosotros. Sugirió tomar un café en un restaurante a un par de calles más allá. ¿Estás de acuerdo con eso?

—Por supuesto —Sólo que eso quería decir que ambos tenían que salir de esa cama.

Ella se puso de pie, tirando de la sábana con ella, y arrastrando los pies hacia una de las maletas en un soporte contra la pared. Sacó algo de ropa, a continuación, se dirigió al cuarto de baño. Justo antes de cerrar la puerta, metió la cabeza en la habitación de nuevo.

—Adelántate y coge algo de ropa de la maleta de Kian.

Una vez que ella cerró la puerta, Nicky se levantó y se acercó a la maleta de color gris oscuro. Revolvió y sacó un par de jeans y una camiseta de algodón a rayas azules. No le gustaba la idea de usar la ropa de Kian, pero no podía salir con su esmoquin.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Vie 18 Jul 2014, 11:53 am

Capitulo 8


Diez minutos más tarde, caminaban por la calle en el sol de la tarde.

—Ahí está —dijo Jodi, señalando el cartel azul y blanco que indicaba el Blue Heron Bistro.

Le abrió la puerta, y ella entró. Renee los saludó con la mano desde una mesa junto a la ventana. Se sentaron y Jodi tomó un sorbo del té helado que Renee tenía esperando para ella.

—¿Cómo estás, cariño? —preguntó Renee, mirándola con preocupación. Jodi se encogió de hombros. No podía mentir y decir que estaba bien. Incluso si pudiera, Renee vería justo a través de ella.

Renee palmeó la mano de Jodi. Era increíble cómo un pequeño gesto de su hermana mayor la hacía sentir tan cuidada.

Renee miró a Nicky.

—Entonces, ¿has mantenido a nuestra chica entretenida?

Jodi sintió a Nicky tensarse junto a ella, y reprimió una risita.

—Ha sido maravilloso.

Renee miró hacia ella y alzó una ceja.

—¿En serio?

Sus miradas se encontraron, y Jodi sabía que Renee había descubierto exactamente lo que había sucedido entre ellos.

—Eso es grandioso —continuó Renee.— Así que escucha, sobre el viaje.

El pecho de Jodi se contrajo. No quería pensar en su luna de miel. A la que se suponía debía ir con el hombre que la amaba, pero quien, obviamente, no la amaba o no la habría traicionado. Pero, al mismo tiempo, la idea de perderse su viaje de ensueño agitó su interior.

—Creo que aún deberías ir —dijo Renee.

—¿Cómo puedo ir a mi luna de miel ahora?

—Bueno, no estás pensando en abandonar el viaje que has estado esperando durante tanto tiempo sólo por ese idiota, ¿verdad?

Jodi se miró fijo las manos. Maldita sea.

—De todos modos, alejarte de todo sería lo mejor para ti ahora mismo.

Jodi negó con la cabeza.

—No quiero ir sola.

—Yo no creo que debieras ir sola —Renee abrió su bolso y sacó un pedazo de papel y lo desdobló—. Cambié la reserva de los dos pasajes para esta noche. Pensé que sería mejor si fueras de inmediato. ¿Por qué esperar?

Renee era agente de viajes y se había ocupado de todos los arreglos. Jodi tomó el papel y echó un vistazo a la información de vuelo.

Miró a su hermana.

—¿Vas a venir conmigo? —¿Cómo había conseguido su hermana tomarse dos semanas del trabajo en tan poco tiempo?

—No. Yo tenía otra cosa en mente —Renee miró hacia Nicky—. Um, ¿crees que podrías darnos un minuto?

—Claro —Nicky se puso de pie—. Voy a salir a dar un paseo.

Una vez que él se hubo ido, Renee volvió su mirada de nuevo hacia Jodi.

—Mira, está claro que ustedes dos tienen algo de química entre los dos. ¿Qué hay de malo en alejarse de la rutina diaria y ver a dónde va esta cosa entre ustedes?

—Bueno, tal vez que se suponía que debía casarme hoy —dijo Jodi en un tono seco.

—Pero no lo hiciste. Y tu prometido resultó ser una rata, así que no dejes que algún extraño sentido de decencia se interponga en el camino de encontrar la verdadera felicidad

Jodise movió incómoda.

—Renee, te estás dejando llevar.

Renee tamborileó sus dedos sobre la mesa.

—Tal vez, pero a veces realmente necesitas un empujón, y yo no quiero verte pasar por alto esta oportunidad —Ella se inclinó hacia delante—. Cariño, olvídate del vivieron felices para siempre. Solo piensa en tener un tiempo salvaje y sexy con un chico de excelente aspecto que piensa el mundo de ti. Eso es suficiente por ahora.

Su corazón se contrajo.

—Pero... dijo que me amaba.

—¿En la suite del hotel?

—No, antes de la boda. Cuando nos fuimos a dar un paseo. Si le pido que vaya conmigo, tal vez él leerá demasiado en ello. Tal vez asumirá que estoy lista para el vivieron felices para siempre con él.

—Ahora, mira quién se está dejando llevar. Él sabe lo que acaba de pasar, también. Sabe que necesitas tiempo para arreglar las cosas. No lo alejes porque te dijo cómo se siente acerca de ti. Es muy raro encontrar a un tipo capaz de expresar sus sentimientos.

Jodi se recostó en su silla. La idea de pasar las próximas dos semanas deprimida en su apartamento la llenaba de temor, y realmente no quería renunciar a su viaje. La idea de disfrutar esas hermosas playas blancas y el agua azul con Nicky a su lado le hacía vibrar el corazón.

EN realidad, pensar en hacer el amor con él en la suave y blanca arena, o en la gran cama King-size en el chalet de lujo, hacía que su corazón vibrara más rápido.

Nicky era un consultor por cuenta propia y tenía una gran flexibilidad en su horario. Probablemente podría tomarse el tiempo libre.

Oh, Dios, ella en verdad estaba considerando esto.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Vie 18 Jul 2014, 5:10 pm

Capitulo 9


—Renee piensa que todavía debería irme al viaje de luna de miel —dijo Jodi mientras caminaba junto a Nicky en su camino de regreso al hotel.

—Ya que ella lo mencionó. Y es una buena idea. Alejarse por un tiempo sería bueno para ti.

Se detuvieron en la acera, esperando a que la luz cambie a verde para que pudieran cruzar la calle.

—Síp, eso es lo que ella piensa, también. Y yo realmente no quiero volver a Londres y pasar el rato en casa —La gente de la oficina oiría acerca de lo que había sucedido muy rápido, ya que ella había invitado a algunos de sus amigos del trabajo a la boda.

Y en algún momento, ella correría hacia Kian de nuevo. Tal vez incluso él pasaría por allí para explicar lo que había ocurrido o para ver cómo estaba, y ella no estaba preparada para hacer frente a eso en cualquier momento pronto.

Nicky asintió.

—Tienes que alejarte de tu entorno habitual por completo. ¿Renee irá contigo?

El semáforo se puso en verde y empezaron a cruzar la calle.

—No, en realidad, me sugirió... —Ella vaciló, sin saber cómo pedírselo.

—¿Qué sugirió ella?

—Sugirió que te invite a ti.

Su expresión no cambió.

—En serio. ¿Y qué le dijiste?

Se acercaron a la entrada del hotel y el portero abrió la puerta para ellos. Mientras cruzaban el vestíbulo, le envió una mirada de soslayo.

—Le dije que no quería darte la impresión equivocada.

—¿Y esa sería?

—Que estoy lista para seguir adelante con una relación. Sobre todo después de... lo que dijiste... antes de la boda.

Entraron en un ascensor esperando y las puertas se cerraron con solo ellos dos dentro.

—Que te amo —dijo Nicky.

Era la primera vez que habían hablado sobre su proclamación de amor desde que él la había hecho. En realidad no había tratado con ello entonces, y ahora las cosas habían cambiado. Drásticamente. Pero eso no significaba que ella simplemente podía aceptar su amor y seguir adelante. Necesitaba tiempo para resolver las cosas.

Le tomó la mano y la giró para enfrentarse.

—Jodi, entiendo que acabas de perder todo tu mundo de debajo de tus pies. Necesitas tiempo para ajustarte. Para pensar las cosas —Sus dedos acariciaron la parte posterior de su mano, enviando un hormigueo a través de ella—. Por supuesto, espero que considerarás darme una oportunidad, pero sé que tomará tiempo —Él sonrió—. Y si decides invitarme, estaré feliz de ir. Emocionado, de hecho. Pero no voy a asumir que significa algo más salvo que te gustaría tener la compañía de un amigo. Alguien que te ayude a superar esto —Le apretó la mano—. Me gustaría ser ese amigo.

Ella asintió con la cabeza. Quería que él fuera ese amigo, también. Porque sabía que podía confiar en él. Y no estaba bromeando en absoluto sobre el hecho de que a ella le encantaría tener una salvaje y apasionada aventura con él. El sexo esta tarde había sido estupendo, y quería más de lo mismo

¿Era egoísta de su parte? ¿Querer que este hombre pusiera sus sentimientos en espera para satisfacer su capricho?

Él sonrió y besó el dorso de su mano.

—Bueno, no me dejes en suspenso. ¿Estoy invitado o qué?

—Nicky, no puedo prometer nada. De alguna manera no parece justo para…

De repente se encontró a sí misma en sus brazos, sus labios moviéndose sobre los de ella. Su lengua se deslizó en su boca y la quemó con su pasión. Luego la miró, sus ojos marrones cálidos.

—La vida no suele ser justa —sonrió—. Pero debo decir que, en este caso, las ventajas superan con creces cualquier inconveniente. Y creo que pasar unas vacaciones contigo sólo puede funcionar en mi favor. Porque, preciosa, con dos semanas para trabajar mi magia en ti, creo que tú simplemente podrías ser convertida al final.

Su corazón latía en su pecho y ella contuvo el aire. Él probablemente tenía razón

—No puedo hacer ninguna promesa. El ascensor se detuvo y las puertas se abrieron.

—La única promesa que me gustaría que hicieras es que mantendrás la mente abierta —dijo él—. ¿Trato?

Ella asintió con la cabeza y él capturó sus labios.

—Genial. Ahora, vamos a prepararnos para la luna de miel.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Sáb 19 Jul 2014, 11:36 am

Capitulo 10


Kian abrió los ojos para encontrar la luz del sol calentando su cara. Se sentó, y su cabeza se sentía como si se le estuviera partiendo. Alguna maldita ave gorjeó en el exterior, haciendo que el dolor subiera varios niveles. Se echó hacia atrás el cabello colgando en sus ojos y se levantó.

Maldición. Sus rodillas se sentían de gelatina, y su cabeza latía aún más. Se dejó caer de nuevo en la cama, preguntándose cuántos tragos se había tomado la noche anterior. Se pasó la mano por el pelo. Evidentemente, demasiados.

Apretó los dientes cuando el ave siguió cantando. ¿Cómo podría alguien o algo ser tan malditamente feliz en un día triste como hoy?

Claro, el sol brillaba y el cielo estaba despejado de nubes, pero... maldita sea, ahora mismo debería estar en su luna de miel con la mujer que amaba, no solo, en un hotel ubicado junto a la carretera sufriendo de una mega-resaca.

Su corazón se comprimió ante el recuerdo de Jodi en los brazos de Nicky, los dos encerrados en un beso apasionado. Maldita sea, ¿cómo pudo su mejor amigo robarle la mujer que amaba? Y en la última hora antes de la boda. Y Jodi... ¿cómo podía simplemente caer en sus brazos de esa manera? No tenía ningún sentido.

Nunca tendría sentido para él.

Con cada trago que tomó la noche anterior, había esperado poder entenderlo. Se puso de pie, despacio esta vez. Eso no era exactamente cierto. Había estado tratando de aliviar el dolor punzante. Lavar la agonía de su corazón. Pero no había funcionado. Por supuesto que no.

La escena en el lago todavía permanecía grabada en su memoria. Cuando había caminado más allá de los árboles en el claro cerca del lugar favorito de Jodi, había visto a Jodi y Nicky besándose apasionadamente. Se había congelado en el lugar, sin poder creer lo que estaba viendo. Pero sabía que tenía que haber estado malinterpretando la situación, convenciéndose a sí mismo que era

sólo un beso de felicitaciones. Desde su punto de vista, no había sido capaz de ver la cara de Jodi, pero había oído las palabras de Nicky, y esas palabras aún resonaban en su mente.

Jodi, es obvio que compartes mis sentimientos. Suspende la boda. No es demasiado tarde. No te cases sólo porque los planes ya están en marcha. Tú y yo estamos enamorados. Nos merecemos ser felices.

En ese momento, Jodi había caído en los brazos de Nicky otra vez, besándolo con tanta pasión, que conmocionó a Kian hasta la médula.

La visión de la mujer que amaba besando a su mejor amigo, obviamente dispuesta a huir con él, lo había destruido. Se había dado la vuelta he ido directamente de regreso a la casa donde se había quedado la noche anterior, tomó su bolsa de viaje, y saltó en el coche. Su hermana, Lily, todavía estaba en la ducha. No había tenido tiempo de escribir una nota, y no había querido enfrentarse a ella. Sólo había empezado a conducir. En general, dirigiéndose a casa. Había estado demasiado cansado y angustiado para realizar todo el viaje de trece horas de regreso a Sigo en coche, por lo que se había salido de la carretera hacia un hotel a mitad del camino. Sólo que cuando entró en su habitación recordó que era el mismo hotel en el que él, Jodi, y Nicky se habían quedado de camino a la casa de los padres de Jodi una semana atrás. Al comprender eso, se había dirigido directamente al bar. 

Y ahora estaba sufriendo los efectos secundarios.

Se miró en el espejo y vio su pelo rubio sobresaliendo en todas direcciones. Pasó sus dedos a través de este, alisándolo un poco hacia abajo. Todavía llevaba su esmoquin, al menos la camisa y los pantalones. La chaqueta arrugada yacía en el suelo, después de haberse deslizado de la parte posterior de la silla en la que la había arrojado la noche anterior. La corbata no se veía por ningún lado. Recogió la chaqueta y la colgó en una percha, luego abrió su bolsa de viaje y sacó sus jeans y una camisa de algodón, luego los arrojó sobre la cama. Se quitó los pantalones arrugados del esmoquin y la camisa y los arrojó sobre la cama, luego se deshizo de sus bóxers.

En el baño, abrió la ducha y esperó hasta que el agua saliera caliente, luego dio un paso debajo de esta. Se frotó la piel con jabón y se lavó el pelo, luego se enjuagó. ¿Dónde estaba Jodi ahora? ¿En algún lugar en brazos de Nicky?

Después de secarse con la toalla, se peinó el pelo con la mano y se cepilló los dientes, luego miró al tonto que le devolvía la mirada en el espejo.

¿Cómo podría Jodi volverle la espalda a él y a todo lo que significaban el uno para el otro para irse con Nicky menos de una hora antes de su boda?

¿Cómo podía simplemente alejarse? ¿Y por qué, entonces? ¿Con toda su familia y amigos esperando por ellos?

Se dirigió de nuevo al dormitorio y se puso un par de calzoncillos limpios, luego sus jeans y camiseta. Cuanto más pensaba en ello, a la luz sobria del día, más se preguntaba lo que había ocurrido en realidad. ¿Podría haber malinterpretado lo que había visto?

El intestino de Kian se retorció mientras recordaba haber visto a Jodi en el abrazo de Nicky, sus brazos deslizándose alrededor de su cuello, su cuerpo derritiéndose contra el de él. No podía creer que su supuesto mejor amigo había hecho un movimiento sobre Jodi.

Maldita sea, él y Nicky  había pasado por muchas cosas juntos durante los últimos veinte años. Le dolía el corazón al recordar cuando Nicky se había sentado con él toda la noche después de que su padre había muerto hacía cuatro años, ayudándolo a superar el duelo. En cómo Nicky le había prestado dinero cuando había perdido su trabajo y comenzó a acumular facturas y el alquiler.

Y cuando a Kian le habían roto su corazón por primera vez cuando tenía diecinueve años, Nicky fue quien recogió los pedazos y le aseguró que habría otras mujeres en su vida. Que al final encontraría a la mujer de su corazón. La mujer con la que estaba destinado a estar.

Esa mujer era Jodi, y ahora... 

Sus manos se cerraron en puños. ¿Cómo podía Nicky habérsela robado?

Maldita sea, él siempre se había sentido bendecido de tener un amigo como Nicky. Hasta ahora. Maldita sea, ¿cómo podía Nicky traicionarlo de esta manera?

¿Y cómo podía hacerlo Jodi?

Se pasó la mano por el pelo. A pesar de todo ello, sin embargo, tal vez Kian no debería haberse ido. Por lo menos, debería haberse enfrentado a ella. Obligarla a decirle cara a cara que quería terminar con lo que tenían.

Su pecho se contrajo y él se desplomó en el sillón. Pero no quería que terminara. Él la amaba. Que Dios le ayudara, él la amaba más que a la vida misma.

Sus manos se apretaron alrededor de los apoyabrazos. Entonces, ¿qué diablos le pasaba? ¿Por qué no luchaba por ella? Si ella le había dado su corazón a Nicky, Kian iba a recuperarlo una vez más. Él la amaba. La convencería de nuevo que él era el hombre con quien ella quería pasar su vida.

Echó un vistazo al reloj y se dio cuenta de que el vuelo que habían reservado para ir a las Islas Caimán para su luna de miel saldría en menos de una hora y era bastante probable que Jodi estuviera en él. Ella había estado hablando sobre el viaje durante meses. Estaba seguro de que no renunciaría a éste.

¿Habría convencido a Renee para que fuera con ella? Su pecho se apretó. ¿O llevaría a Nicky? Recogió el teléfono y, suponiendo que Jodi probablemente no querría hablar con él, marcó el número de celular de Renee
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Dom 20 Jul 2014, 12:12 pm

Capitulo 11


Cuando Nicky cerró la puerta del chalet privado de vacaciones, Jodi dejó caer su bolso en la alfombra de felpa y soltó el mango de su equipaje de mano, entonces se deslizó fuera de sus sandalias.

—De acuerdo con los folletos, hay una piscina privada en la parte trasera —dijo ella.

Él la observó cuando se sacó por los hombros la chaqueta de manga corta y la dejó caer sobre la alfombra mientras entraba en la sala de estar. El doloroso cansancio de haber viajado durante toda la noche se desvaneció al verla desabrochar su vestido y quitárselo, también. Él dejó caer el equipaje y la siguió, disfrutando del balanceo de su trasero casi desnudo mientras se paseaba por la casa sólo en sujetador y bragas. La siguió hasta una cocina grande y luminosa, con suelo de baldosas de cerámica. Afuera de la cocina había una gran terraza acristalada que daba al enorme y bien cuidado, patio privado. Arbustos rodeaban el patio, y las flores tropicales añadían colores brillantes al ambiente. Una piscina brillaba a la luz del sol.

Más allá de eso, el patio descendía y el mar podía verse sobre el follaje verde y exuberante.

Jodi sonrió por encima de su hombro mientras arrojaba a un lado su sostén, luego se contoneó para quitarse sus bragas. Ella agarró la manija de la puerta del patio y la abrió. La mirada de Nicky permaneció en su delicioso culo mientras se balanceaba ida y vuelta. La siguió al patio, derramando su propia ropa por el camino.

Completamente desnuda, ella se zambulló en el agua. Un momento después, su cabeza rompió en la superficie y se limpió el agua de sus ojos.

—El agua está hermosa. Vamos, entra —Ella sonrió.

Podía ver sus pechos desnudos meciéndose en el agua justo debajo de la superficie. Él arrojó a un lado sus bóxers y se zambulló tras ella. El agua estaba cálida, probablemente alrededor de unos 30°C. Ella nadó hacia él, luego enredó sus brazos alrededor de su cuello y lo besó. Le dolió su ingle ante la sensación de sus delicados labios sobre los suyos y sus suaves pechos aplastados contra su pecho. Ambos se hundieron mientras se besaban apasionadamente. Él envolvió un brazo alrededor de su cintura y la atrajo hacia el costado de la piscina donde se podría sostenerse.

El regocijo lo atravesó ante la sensación de su cuerpo desnudo presionado al suyo y el conocimiento que ellos dos estarían allí, solos, durante dos gloriosas semanas, juntos. 

Ella sonrió, luego se empujó a sí misma por debajo del agua. Su mano se envolvió alrededor de su hinchada polla, entonces él sintió su boca cubriéndolo. La sensación de su glande anidado en su boca caliente lo hizo gemir. Dios, ella era una mujer sexy y excitante. Sus dedos encontraron sus testículos y los acarició mientras comenzaba a chuparlo. Su ingle se apretó y él acarició su pelo mientras ella lo devoraba con su boca. Finalmente, ella se apartó y emergió para tomar aire.

—Tal vez así será más fácil —Se impulsó a sí mismo sobre un lado de la piscina, sus piernas colgando en el agua.

Ella se levantó y enganchó sus brazos sobre sus rodillas.

—Mmm. Sí, esto es perfecto —Ella tomó su polla en su boca de nuevo y burló la punta con su lengua. Luego lamió hacia abajo hasta que llegó a la base. Su mano acarició sus bolas y le mordió una con sus labios, luego la lamió. Un segundo después, ésta desapareció en su boca.

—Oh, nena, eso se siente tan bien.

Ella la toqueteó con su lengua, jugando y acariciando, luego la succionó ligeramente. Él le acarició el pelo, disfrutando de las deliciosas sensaciones. Su bola fue liberada y ella lamió su polla de nuevo. Lamiendo y besando, ella se movió arriba y abajo por su longitud. Una mano envuelta en torno a él mientras que la otra acariciaba sus testículos, luego acarició su polla de arriba hacia abajo. Se sentía tan lleno y listo para estallar. Ella cubrió su pene y lo tragó profundamente, abriendo su garganta hasta que la llenó hasta la base. Él tembló ante la sensación de su caliente boca y garganta rodeándolo.

—Nena, voy a correrme en cualquier momento. 

Ella se balanceó arriba y abajo, con su mano envuelta alrededor de su base. Él se hinchó aún más y su ingle se apretó. Justo antes de estallar, ella se retiró, pero siguió acariciando su eje con la mano. Un chorro blanco fue disparado hacia delante y se arqueó a la piscina. Jodi se rió con deleite mientras él montaba la ola de placer.

Cuando terminó, suspiró y sonrió.

—Eres fantástica en eso —Se inclinó hacia delante y la besó—. Ahora es tu turno.

Él la sacó del agua y la puso a su lado, luego se metió en la piscina y se colocó delante de ella, apoyando sus codos sobre la cubierta de piedra. Empujó sus rodillas separadas, entonces sonrió al ver su resbaladizo coño bien afeitado. Se inclinó hacia adelante y lo lamió.

Ella suspiró y se recostó. Separó sus pliegues, abriéndolos con sus pulgares, luego pasó la punta de su dedo sobre el pequeño botón situado en la carne.

—Ohhh —Ella acarició sus pechos, haciendo que su polla se sacudiera.

Lamió su hendidura, luego jugueteó con su clítoris con la punta de su lengua. Ella gimió. Él lamió y chupó, observándola acariciarse los pechos, deleitándose con la vista. Ella se pellizcó sus pezones duros. Él estiró una de sus manos y ahuecó un pecho, luego jugueteó con su duro pezón, apretándolo entre su pulgar e índice.

Ella arqueó su pelvis hacia arriba y él empujó su lengua contra su botón, luego lo chupó profundamente. Ella gimió. Su respiración acelerada le dijo que estaba cerca. Él pellizcó su pezón otra vez mientras lamía y chupaba. Ella jadeó, entonces gimió en voz alta mientras se corría. Su pene se hinchó de necesidad.

Finalmente, ella se desplomó y suspiró.

—Eso fue genial —Se levantó sobre sus codos, luego se sentó—. Pero no es suficiente —Se empujó a sí misma en el agua y agarró su polla en su mano. Inclinó su cara cerca a la suya— Ahora fóllame.

Ella atrajo su glande hasta su abertura. Él envolvió sus manos alrededor de sus caderas y la atrajo hacia él, conduciendo su dura polla dentro de ella. Se sostuvo del borde así ellos no se hundirían. Él embistió hacia adelante, tratando de conducirse en ella de nuevo, pero realmente no funcionó. La presionó contra la esquina, luego agarró los lados de la piscina con ambas manos y empujó hacia adelante, deslizándose profundo en su interior.

—Oh, síp —Sus ojos brillaban mientras lo miraba fijamente.

No podía creer que estaba aquí, en este paraíso tropical, haciendo el amor con Jodi, la mujer de sus sueños. No hacía ni dos días, estaba seguro de que sus posibilidades con ella eran prácticamente cero.

Él se condujo una y otra vez. Ella se aferró a él.

—Oh, Dios, me voy a correr —gimió ella mientras se aferraba a sus hombros. Su pasaje se apretó firmemente a su alrededor.

Él observó su rostro contorsionarse por el éxtasis, amando cada segundo de ello. Amando el hecho de que pudiera proporcionarle tal placer.

Cuando ella terminó, dejó caer su cabeza contra su pecho.

—Mmm. Eso fue increíble —Ella levantó la mirada hacia él.

—Pero tú no te has corrido.

Él se rió y besó la parte superior de su cabeza.

—Bueno, es un poco demasiado pronto después de la última vez.

—¿Así que eso significa que te estás rindiendo? —Ella acarició su cuello con su nariz y su polla se movió dentro de ella. Su mano acarició sobre su pecho y ella pellizcó su pezón—. Después de todo, tu polla gigantesca sigue estando muy dentro de mí —Su vagina se apretó alrededor de su polla, enviando impulsos de placer a través de él—. Es tan larga y dura. 

Ella envolvió sus piernas alrededor de él, tirando de su erección más profundamente dentro de ella. Apretó su pasaje de nuevo mientras se retiraba un poco, a continuación, se impulsó de nuevo hacia delante.

Dios, la pequeña diablilla sabía cómo mantener a un hombre encendido. Ella se impulsó adelante y atrás hasta que sintió su ingle apretarse. Ella se acarició sus pechos y pellizcó su pezón. Su cabeza cayó hacia atrás y gimió.

—Oh, Dios, te sientes tan bien dentro de mí. Eres tan grande y duro. Tan increíblemente largo —Ella se arqueó hacia delante, tomándolo muy hondo—. Oh —gimoteó. Entonces ella se corrió.

Él se estremeció por dentro, entonces la apretó contra él mientras su polla estallaba dentro de ella. El placer de su dulce liberación lo inundó.

Él la abrazó, sus dedos se enredaron en su pelo largo. Ella suspiró, entonces sonrió hacia él.

—Eso fue divertido.

Él se echó a reír, luego capturó sus labios en un beso apasionado.

Estas iban a ser unas vacaciones infernales.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Vie 01 Ago 2014, 5:51 pm

Capitulo 12


Kian se detuvo delante del chalet junto al coche blanco, aparcado en la entrada y apagó el motor, contento de poner fin a su viaje. El sol ya se había puesto hacía un tiempo, y estaba oscuro. Había viajado durante más de doce horas para llegar aquí. Después de conseguir su equipaje, rentar el coche de alquiler, y encontrar su camino aquí, eran más de las nueve. Maldita sea, estaba exhausto. Todo lo que quería hacer era meterse en la cama y dormir, pero antes de que pudiera hacer eso, tenía que hablar con Jodi.

Se pasó la mano por el pelo. ¿Qué iba a decir ella cuando él se presentara sin previo aviso? Y por mucho que la quería en su vida, su corazón todavía dolía ante el hecho de que ella lo había traicionado por Nicky.

Una parte de él gritaba que ésta era una mala idea y que debería conducir de vuelta al aeropuerto y volar a casa ahora mismo. Pero en su corazón, sabía que no podía hacer eso. Amaba a Jodi, y tenía que encontrar una manera de hacer las cosas bien entre ellos.

Ah, maldición. Se quedó mirando fijamente la puerta de entrada, iluminada por una luz a cada lado de la entrada. Lo que fuera que le esperara detrás de esa puerta, tendría que hacerle frente. Tenía que convencer a Jodi que su destino era estar con él.

Se bajó del coche y se dirigió hacia la puerta, luego llamó. Después de unos momentos de espera, volvió a llamar. Oyó a alguien al otro lado de la puerta, entonces la puerta se abrió. Jodi estaba de pie delante de él en un traje de baño de color turquesa, un pareo floral envuelto alrededor de sus caderas, su pelo largo castaño oscuro húmedo y cayendo en cascada sobre sus hombros.

Sus ojos se abrieron, pero la sorpresa inmediatamente cambió a la ira

—Kian, ¿qué estás haciendo aquí?

—¿Puedo pasar?

Ella dudó, pero finalmente se hizo a un lado para dejarlo entrar

—Jodi, ¿quién es? —Nicky entró en la habitación, luego se detuvo en seco cuando vio a Kian—. Oh.

El dolor y la ira se apoderaron de Kian, y tuvo que resistir la descarga de adrenalina instándole a ir a grandes zancadas por la habitación y golpear a su ex mejor amigo en la cara.
Se volvió de nuevo a Jodi.

—Tenía que hablar contigo. Me di cuenta de que no debería haberme alejado de la manera en que lo hice.

Jodi se cruzó de brazos.

—¿Eso crees?

Miró sus ojos brillantes y se preguntó por qué estaba enojada con él, pero permaneció concentrado en su objetivo

—Es por eso que estoy aquí. Para hablar acerca de lo que pasó. Para conocer tu versión de los hechos.

Sus ojos destellaron más brillantes.

—¿Mi versión de los hechos? Tú fuiste el único que no se presentó para nuestra boda. Tú... —Ella tomó una respiración profunda, luego comenzó a pasearse—. ¡Tú me abandonaste!

Su corazón se encogió ante el dolor en su voz.

—¿No te estás olvidando de la parte en la que Nicky te dijo que estaba enamorado de ti, entonces te lanzaste en sus brazos y lo besaste apasionadamente?

Ella se detuvo y lo miró fijo con los ojos muy abiertos. Luego la culpa cruzó su rostro y ella apartó la mirada de él.

—Yo lo vi todo —dijo él.

Ella echó un vistazo hacia Nicky, quien se negaba a mirar en la dirección de Kian, luego miró de vuelta a Kian.

—Así que por eso te fuiste —Ella comenzó a retorcer sus manos juntas—. Oh, maldición —Ella se sentó, encaramándose en el extremo del sofá—. Es cierto. Nicky sí me dijo que me amaba, pero… —Alzó la mirada hacia Kian— debes haber pasado por alto la parte en la que le dije que me iba a casar contigo.

La esperanza se disparó en él.

—¿Me estás diciendo que no estás enamorada de Nicky?

Ante la mirada en sus ojos, su esperanza se vino abajo. Sacudió la cabeza y fulminó a Nicky con la mirada, luego de nuevo a ella.

—¿Así que te ibas a casar conmigo aunque tienes sentimientos por él?

—Kian, yo no sabía realmente lo que sentía por Nicky hasta que él dijo algo —Ella miró hacia abajo a sus manos que tenía cruzadas sobre su regazo—. Sabía que me sentía atraída por él, y siempre me sentí culpable por eso, pero supuse que eso es todo lo que era. Lo ignoré —Ella lo miró de nuevo—. Pero yo sabía que estaba enamorada de ti.Por supuesto que todavía iba a casarme contigo.

Ella estaba enamorada de él.

—¿Y ahora? —le preguntó—. ¿Estás diciendo que sientes algo por Nicky ahora?

—Cuando te fuiste, Renee se ocupó de decirle a los invitados lo que había pasado. Hizo que Nicky me llevara al hotel, así yo no tendría que hacer frente a todos. Nicky me ayudó a través de las horas más difíciles de mi vida, después de que me abandonaste.

El corazón de Kian se apretó ante la vulnerabilidad en sus ojos. Oh, Dios, no se había dado cuenta del daño que le había hecho. Y en esas horas desesperadas después de ser dejada sola ante el altar, el bueno de Nicky había estado allí para recoger los pedazos. Aunque Jodi no hubiera amado a Nicky antes, claramente ella creía que lo hacía ahora.

—Jodi, lo lamento. Mis emociones tomaron lo mejor de mí. Me doy cuenta de eso ahora. No debería haberme marchado. Es por eso que estoy aquí. Te amo. Sólo quiero arreglar las cosas otra vez.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Sáb 02 Ago 2014, 12:29 pm

Capitulo 13


Jodi frunció el ceño y echó un vistazo hacia Nicky. La mirada inquisitiva en sus ojos, mezclada con un sentimiento de desesperanza, desgarró su corazón. Nicky la amaba.

Y sabía que Kian la amaba. Ella amaba a Kian, también, pero también tenía fuertes sentimientos por Nicky. Sentimientos que bien podrían ser amor. Sólo necesitaba tiempo para averiguarlo. Negar esos sentimientos para así poder casarse con Kian y fingir que lo que acababa de suceder no era nada no iba a funcionar.

Sin embargo, saber que Kian simplemente no había cambiado de opinión, que no solo se había alejado cruelmente, quería decir algo. Pero él se había alejado.

—Mira, Kian. El hecho de que te fueras…

—Pero expliqué eso —apeló.

—Sí, pero te fuiste. Si de verdad me amabas…

—Lo hago.

Ella sostuvo su mano levantada.

—Si realmente me amabas, y estabas comprometido totalmente a hacer que esta relación funcionase, entonces te habrías quedado. Habrías hablado conmigo, no simplemente huir tan pronto como las cosas se van un poco fuera de la pista —Se levantó y caminó hacia él, mirándolo fijamente a los ojos—. Deberías haber hablado conmigo —Se abrazó a sí misma—. Si nos hubiéramos casado... ¿cómo sé que tú simplemente no te largarás al primer signo de problemas?

Como había hecho Gary. Su ex marido nunca había estado dispuesto a hablar de sus problemas, y mucho menos tratar de trabajar a través de ellos, y cuando había tratado de discutirlos, la había llamado una regañona.

Él incluso había sugerido que su atracción por Kian había dado lugar a la ruptura final de su matrimonio. Pero eso no podía ser. Ella nunca había actuado sobre esa atracción. Nunca siquiera había sabido que Gary lo había notado. Pero, evidentemente, se había equivocado en eso.

Ahora se encontraba en la misma situación, a pesar de que ella había hecho todo lo posible para evitarlo. Pero, maldita sea, no era culpa suya. No había hecho nada malo.

Excepto que había besado a Nicky, apasionadamente, y menos de una hora antes de que fuera a caminar hacia el altar. Hizo sus hombros hacia atrás.

Pero fue Kian quien se había alejado.

—Jodi, eso no es justo.

—¿En serio? ¿Por qué no?

Kian le devolvió la mirada fija, pero no dijo nada. Su corazón tronó en su pecho mientras el silencio colgaba entre ellos.

—Jodi, te amo. Y todavía quiero casarme contigo. El hecho de que estoy aquí debería decirte que estoy dispuesto a luchar por nuestra relación. Es por eso que volé a través de un continente para buscarte —Caminó hacia ella, luego se paró delante, mirándola a los ojos—. ¿Todavía me amas?

—Yo... —Su pecho se oprimió—. Por supuesto que sí.

—Entonces dime que te casarás conmigo.

Ella sacudió su cabeza.

—Yo... no puedo. Acabas de bailar de nuevo aquí y me dices que debería olvidar todo lo que ha pasado desde el sábado, desde… el día de nuestra boda, y esperas que simplemente me case contigo, ¿a pesar de que me dejaste en el altar?

—Pero si aún me amas…

Sacudió la cabeza, luego se levantó y empezó a pasearse de nuevo.

—Necesito tiempo —Sus manos crispadas a sus costados—. Tengo que pensar.

Caminó por el pasillo y entró en el dormitorio, cerró la puerta detrás de ella. Pensamientos y emociones chocaron en ella mientras se acercaba a la ventana y miraba hacia el océano, luego tomó una respiración profunda.



*****



Nicky observó a Jodi alejarse dando zancadas, entonces volvió su mirada hacia Kian para encontrarse a sí mismo mirando fijamente a los penetrantes ojos azules de su amigo. O más bien ex amigo, por la mirada en el rostro de Kian.

—¿Cómo diablos pudiste hacerme esto a mí? Pensé que eras mi amigo.

Nicky sintió como si le hubieran dado una patada en el estómago.

—Lo soy. —Los puños de Kian se cerraron.

—Tienes una manera muy jodida de demostrarlo.

—Lamento la forma en que esto resultó. Realmente lo lamento.

—¿Por qué no te creo? Me robaste a Jodi justo antes de nuestra boda. Ahora está aquí contigo en la luna de miel. Parece haber resultado muy bien para ti.

—Está aquí conmigo sólo porque tú no te presentaste a la boda —disparó Nicky en respuesta.

Kian dio un paso hacia Nicky, sus ojos brillando.

—No me presenté a la boda porque creía que ya había decidido huir contigo.

Nicky respiró profundo, dándose cuenta de que esto sólo empeoraba las cosas. Dio un paso atrás y levantó sus manos.

—KIan, mira, los dos cometimos algunos errores.

—¿Entonces admites que cometiste un error?

—Sólo en esperar tanto tiempo para decirle a Jodi lo que sentía por ella.

KIan lo fulminó con la mirada.

—Qué amigo de mierda que eres.

—Sólo escúchame. —Nicky se apoyó contra el respaldo del sofá—. He tenido sentimientos por Jodil durante un largo tiempo, pero los suprimí. Era tu mujer.

—Malditamente cierto. ¿Entonces por qué diablos cambiaste de opinión?

—Principalmente porque esos sentimientos iniciales de atracción se convirtieron en algo más profundo, hasta que finalmente me di cuenta de que estaba enamorado de ella —Limpió sus manos húmedas en los pantalones cortos—. Si ustedes se casaban, sabía que nunca podría seguir siendo amigo tuyo, sintiéndome de esta manera. Sería demasiado difícil. También empecé a preguntarme si tal vez ella tenía sentimientos por mí. Pensé que había sentido algo entre nosotros.

—Mierda, ¿has tenido éxito con Jodil antes?

Nicky negó con la cabeza.

—No, nada de eso, pero a veces la había visto mirándome y... no sé, me pareció…

Kian frunció el ceño.

—¿Así que mi novia te da una mirada de soslayo y piensas que tienes derecho a decirle que la amas?

—Maldita sea, Kian. —Nicky se empujó desde el sofá y se paseó por la alfombra—. Trata de verlo desde mi punto de vista. Estaba enamorado de ella. Existía la posibilidad de que correspondiera a esos sentimientos, pero el impulso estaba llevándola a casarse contigo.

—¿El impulso? —La voz de Kian cortó a través de Nicky.

—Sé que ella se preocupa por ti, pero ¿qué pasa si es a mí a quien realmente ama? ¿No quieres que sea feliz?

—No me vengas con esa mierda. Por supuesto que quiero que sea feliz. Y soy el hombre que la hará feliz.

Nicky dejó de pasearse y se enfrentó a Kiant de nuevo.

—Mira, sólo tenía que intentarlo, ¿de acuerdo? Mi felicidad es importante, también.

—¿Más importante que la mía?

—Por supuesto que no. Pero si ella estaba enamorada de ti, me habría dicho que no a mí.

—Lo cual hizo.

—Es cierto. Y si los dos se hubieran casado, habría terminado allí. Habría sabido que estaba con el hombre que realmente amaba. Pero...

—Pero, ¿qué? —dijo Kian con los ojos entrecerrados

—Pero entonces tú te fuiste y eso se volvió claro para Joid que tiene sentimientos por mí. Ahora es cuestión de dejarla averiguar con cuál de los dos quiere pasar el resto de su vida.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Dom 03 Ago 2014, 12:23 pm

Capitulo 14


Jodi escuchó las voces elevadas de Kian y Nicky a través de la puerta, pero no podía decir lo que estaban diciendo. Se retorcía las manos. Qué desastre. Unos minutos más tarde, sonó un golpe en la puerta.

—Crystal, soy Nicky. ¿Puedo entrar?

Pobre Nicky. ¿Cómo debía estar sintiéndose con todo esto?

—Sí, entra —Se volvió hacia la puerta cuando entró

—Entonces... ¿cómo estás?

Ella sacudió su cabeza.

—No lo sé. Confundida. Insegura. Necesito tiempo para procesar todo lo que ha sucedido.

—Asumo que con Kian aquí... —Él miró hacia su maleta puesta sobre la rejilla junto a la suya—. Tal vez debería dormir en la habitación de invitados.

Oh, Dios, la idea de dormir aquí con Nicky, y Kian en la habitación de al lado... no le parecía bien. Maldita sea, qué desastre.

Ella asintió.

—Gracias por comprender. —Oh, maldita sea, ¿Nicky pensaba que Kian iba a dormir aquí con ella? ¿Lo haría Kian?—. Um... sólo hay una habitación de invitados, y...

—Si estás preocupada por Kian, ya duerme en la terraza acristalada.

Ella asintió.

—Entonces, ¿hablaron?

—Un poco. Luego me apuñaló con la mirada e irrumpió fuera. Encontró el sofá de la terraza acristalada y agarró la ropa de cama de repuesto del armario —Nicky se apoyó contra la cómoda—. Creo que quedan algunos momentos de tensión por venir. Jodi, lamento causar todo este lío. Pero tenía que decirlo, no importa lo que suceda entre Kian y yo, me alegro haberte dicho cómo me siento. Sé que tienes una decisión difícil por delante, pero... todavía espero que me elijas a mí.

Ella apretó los labios y asintió. Supo una vez que se calmó, que debería elegir a Kian. Ahora que sabía que él no se había alejado de ella porque no la amaba, que lo había hecho como reacción al sentirse traicionado, tenía que ver todo con una luz completamente nueva. Kian era la elección sensata y lógica. Era su novio. Llevaban años enamorados. Habían estado planeando la boda durante meses. Todo apuntaba a esa decisión.

Pero no debería haberse alejado de ella. El hecho de que lo hiciera no auguraba nada bueno para la salud de su matrimonio

Echó un vistazo hacia Nicky. La preocupación por ella ardía en sus ojos. El tiempo que habían pasado juntos los dos últimos días la había obligado a echar otro vistazo hacia sus sentimientos por él. Y ahora ya no podía mentirse a sí misma. Ya no podía negar que estaba enamorada de Nicky.

A pesar de que nunca se había desenamorado de Kian.

Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Lun 04 Ago 2014, 12:00 pm

Capitulo 15

Jodi yació mirando el techo en el cuarto oscuro, plenamente consciente del hecho que, Nicky dormía en la habitación justo al lado de la de ella, y Kian estaba dormido en el sofá de la terraza acristalada, con vistas a la piscina

Maldita sea. Si todo hubiera salido según lo previsto, si su vida no hubiera sido desequilibrada completamente por la proclamación de amor de Nicky el día de su boda, ella y Kian estarían casados ahora. Ambos acurrucados en esta cama, los fuertes brazos de él alrededor de ella.

Debería estar en esta cama con ella, abrazándola… haciendo el amor con ella. Debería ser su luna de miel.

Simplemente si las cosas no hubieran ido tan terriblemente mal.

Pero, ¿habría sido realmente una buena cosa? Imágenes de la cara de Nicky, de su conmovedora forma de hacerle el amor, la puso a temblar. Dios, Nicky la amaba. La había amado durante mucho tiempo. Y ella había ignorado sus propios sentimientos por él. Los había negado, porque amaba a Kian.

Su corazón se contrajo. Pero sí, tenía sentimientos por Nicky. Confusos, tumultuosos y apasionados sentimientos.

Oh, Dios, las paredes parecían estar cerrándose sobre ella, la oscuridad presionándose a su alrededor.

Hizo a un lado las mantas, se deslizó en sus zapatillas, y vagabundeó por el pasillo hasta la cocina. Abrió la nevera y se quedó mirando el interior por algo de beber. Tenía la boca tan seca. Sacó una botella de agua y la vertió en un vaso, luego tomó un sorbo, mientras miraba por la ventana hacia la piscina. El agua brillaba bajo la luz de la luna.

Recuerdos de hacer el amor con Nicky junto a la piscina llenaron su mente. Ahora se sentía culpable por ello, pero no tenía ninguna razón para sentirse culpable. Había creído que KIan la había dejado para siempre. De hecho, hasta sentía ira también. KIan se había alejado. No tenía motivos para estar enojado con ella por lo que había pasado entre ella y Nicky.

Pero probablemente no estaba enojado. Estaba herido. Porque la amaba.

Maldita sea, maldita sea, maldita sea. Esto era un desastre tan grande.

Tragó el resto del agua y puso su vaso en el fregadero, luego se agarró de la encimera.

La conclusión era que, todavía amaba a Kian. Eso no había cambiado sólo por el desastroso día de la boda. Sus ojos se llenaron de lágrimas cuando recordó cómo él la había llevado a una escapada preciosa de fin de semana y se arrodilló delante de ella y se lo propuso. Había reído con alegría y lanzó sus brazos alrededor de él. Él le había girado en brazos y se habían reído juntos. Entonces le hizo el amor frente a la chimenea, un fuego crepitante calentando sus cuerpos desnudos.

Apoyó su vaso y se dirigió hacia la puerta de la gran terraza acristalada fuera de la cocina. La luna brillando en las ventanas enviaba suficiente luz para que pudiera verlo tendido en el sofá. Su corazón dolía ante la vista de él.

En silencio, entró en la habitación. Se sentó en el sillón en la esquina opuesta al sofá y miró hacia su fuerte y guapo rostro satinado a la luz de la luna.

Kian sintió su presencia. De alguna manera, sabía que Jodi estaba en la habitación con él. Abrió los ojos y miró alrededor. Estaba sentada en el sillón cerca del sofá, sólo a un par de pasos de él.

—¿Jodil?

Sus grandes ojos brillaron en la luz de la luna.

—KIan, yo... —Sus palabras se ahogaron y ella respiró profundo.

—¿Qué pasa, cariño? —La animó.

—Pensé que me habías dejado para siempre. Pensé... —Respiró de nuevo—. Pensé que... no me querías.

Sus palabras retorcieron su estómago. Se sentó y tomó su mano.

—Oh, Dios, mi amor, no. Eso nunca sucedería —La miró, sus ojos brillando a la luz de la luna—. ¿Recuerdas lo que te dije la noche que me declaré?

Habían hecho un recorrido a las bodegas en el Valle de Napa y se alojaron en una pequeña y pintoresca posada sobre la que una amiga de Jodi le había contado grandes cosas. Los labios de Jodi se levantaron en una tenue sonrisa y asintió.

—Dijiste que harías cualquier cosa por mí, para demostrar lo mucho que me amabas. Y esperabas demostrarme eso a medida que pasara el tiempo —Ella miró hacia abajo a su mano, entonces su sonrisa se desvaneció—. Entonces me pediste que me casara contigo.

Él atrajo su mano a su boca. La sensación de su suave palma contra sus labios envió calor zumbando a través de su cuerpo. Se apartó del sofá y se arrodilló delante de ella.

—Te amo tanto —La miró, deseando que le creyera—. Te amaré por siempre —Le ahuecó las mejillas, luego la atrajo más cerca y capturó sus labios—. Nunca me alejaré de ti otra vez.

Ella dudó al principio, luego sus brazos se envolvieron alrededor de él y le devolvió el beso, deslizando la lengua en su boca y ondulado en contra de la suya. Su entrepierna se apretó y la atrajo con más fuerza contra él, sus pechos aplastados contra su pecho, los pezones empujando en él mientras se endurecían en guijarros

Oh, Dios, la deseaba.
Sentir la calidez de su cuerpo envuelto alrededor de él. Ver el amor brillando en sus ojos. Por él.

Deseaba sentir cómo era hacer el amor con ella de nuevo. Deseaba experimentar hacer el amor en este lujoso complejo de chalets como ellos habían soñado durante tantos meses felices mientras planificaban su boda. Comenzando su nueva vida juntos.

Sus labios se separaron y la miró.

—Oh, Dios, Jodi. Te he echado de menos. Pensé que te había perdido.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Mar 05 Ago 2014, 11:36 am

Capitulo 16


El dolor en los cálidos ojos azules de Kian llegó a lo más profundo del alma de Jodi. Se lanzó hacia delante, besándole con abandono.

—Kian, te amo, también.

Su cuerpo dolía por él. Estos dos últimos días con Nicky habían sido maravillosos, pero... quería que todo fuera como antes. Sentir a este hombre, a quien tanto amaba, haciendo el amor con ella de nuevo.

Confusas y tumultuosas emociones se arremolinaron a través suyo, pero se agarró de la mano de Kian y se levantó, luego tiró de él a través de la habitación con ella.

*****

Kian no estaba exactamente seguro de lo que estaba pasando en la cabeza de Jodi, pero no iba a dejar que esta oportunidad se alejara de él. Quería que le dijera que todo había vuelto a la forma en que solía ser y que todavía se casaría con él, pero la confusión de emociones arremolinándose en el rostro de ella le decían que no iba a suceder esta noche.

Pero ella le quería. Así que la seguiría a dónde sea que quisiera ir. Una vez que hubiera hecho el amor con él de nuevo, tal vez recordaría lo mucho que le amaba... y le perdonaría.

Ella abrió la puerta del patio y caminó por el césped. Su camisón resbaló de su cuerpo y cayó en un manojo al suelo. Usando sólo unas minúsculas bragas, continuó hacia la piscina. Se puso de pie sobre el costado y se zambulló en el agua. Un momento después, apareció y se aferró al borde de la piscina con una mano. Se enroscó en el agua, y un segundo después levantó sus bragas goteando agua y las arrojó sobre la terraza de piedra, entonces le sonrió.

Oh, Dios, la deseaba. Su corazón dolía por ella. Su cuerpo dolía por ella.

Aún con sus pantalones de pijama, se lanzó al agua y nadó hacia ella. Agarró el borde de la piscina y sacudió la cabeza para quitar su pelo mojado de su cara. Ella le miró fijamente cuando la enfrentó, una dulce sonrisa en los labios.

Sus dedos se entrelazaron en su cabello y atrajo su rostro al suyo, luego presionó sus labios a los de él. Arrastró la punta de su lengua por sus labios y se deslizó en su boca. Ella succionó, tirando de su lengua más profundo. Calor llenó su ingle. Sus manos acariciaron hacia abajo por sus costados, luego en torno a él para acariciarle las nalgas. Apretó, amando la sensación de sus manos delicadas ahuecándolo. Entonces sus dedos se curvaron debajo de los pantalones de su pijama y se deslizaron sobre su piel desnuda mientras sus pulgares empujaban sus pantalones hacia abajo. Ella le apretó el trasero, entonces mordisqueó sus labios y se deslizó más abajo, empujando sus pantalones aún más.

Él los pateó lejos mientras le acariciaba el pelo con una mano. Sus cálidas manos envueltas alrededor de su pene cada vez mayor, entonces le sonrió y desapareció bajo el agua, descendiendo por su cuerpo como si bajara por un árbol, luego se enganchó sus piernas alrededor de sus pantorrillas para anclarse a sí misma. Un segundo después, sintió sus cálidos labios acariciar la punta de su dura polla, entonces abrió y lo tomó en la calidez de su boca.

Le acarició el pelo, casi jadeando ante el tierno y erótico tratamiento de su boca. Arrastró la lengua por la punta, luego lo exprimió dentro de su boca. Cuando empezó a chupar, él jadeo.

Entonces su boca se deslizó fuera y subió a la superficie para aspirar aire.

Ella sonrió.

—Tal vez deberías sentarse en el borde para mí, así no me ahogo.

Se rió y la besó.

—Lo que tú quieras, cariño.

Agarró el borde de la piscina y se subió a sí mismo, luego se sentó en la esquina. Su erección se balanceaba arriba y abajo. Apenas podía esperar a que le tocara de nuevo.

Ella apoyó sus codos sobre sus muslos y envolvió sus manos a su alrededor. Le acarició, luego sonrió y se tragó su glande. Apretó y succionó un par de veces, luego le soltó y lamió hacia abajo por su eje. Bajó al agua y giró su cabeza. Desde su posición por debajo, lamió sus bolas. Un momento después, introdujo uno de los blandos y afeitados sacos en su boca. Él gimió mientras le chupaba con suavidad, su mano masajeando suavemente el otro saco.

—Oh, Dios, Jodi. Me encanta eso.

Lo liberó de su boca.

—Lo sé.

Se movió y se empujó a sí misma de nuevo hacia arriba, luego mordisqueó su eje con los labios, viajando hacia la punta de nuevo. Se lo tragó dentro, a continuación, se deslizó arriba y abajo.

No podía creer que estaba aquí de esta manera con Jodi de nuevo. Después de la desesperación de creer que la había perdido para siempre, esto era el cielo puro. Lo tocaba con una ternura tan amorosa. Tal preocupación por su placer

Se sumergió profundo, enviando calor inundándole. Sus bolas se tensaron, y él sabía que no podía durar.

—Cariño, me voy a... —Deslizó su mano por la corona de su cabeza mientras ella se movía—. Oh, maldita sea, eso es...

Tomó aire mientras ella levantaba la mirada hacia él, asintiendo, su pene sobresaliendo de su boca mientras se alejaba. Entonces se lanzó hacia delante de nuevo. Él agarró la cabeza de ella y la movió hacia delante, sucumbiendo al sensacional calor de su boca en torno a él, apretándolo. Explotó, llenando su boca, el calor de su semen rodeando su polla. Luego tragó saliva y se apartó.

—Cariño, eso fue demoledor

—Se inclinó y besó la parte superior de su cabeza.

Sonrió.

—Bueno, sin duda yo estaba moliendo.

Le ofreció su mano, él la tomó y tiró de ella fuera del agua. Se levantó y la llevó hacia la hierba, luego se sentó. Ella le presionó para que se acueste sobre su espalda y se arrastró por encima de él, luego se sentó en su estómago como si lo estuviera sosteniendo cautivo. Él se rió y tiró de ella hacia su cuerpo, reclamando su boca.

Entonces le dio la vuelta, atrapándola entre sus manos.

—Ahora creo que es tu turno.

—¿Eso crees? —Sus ojos brillaron a la luz de la luna llena.

Se rió de nuevo, entonces acarició la base de su cuello con su nariz y observó la piel de gallina arrastrarse a lo largo de su piel.

Besó a lo largo de su hombro, luego por su pecho. Cuando llegó a sus encantadores senos, besó el montículo de suavidad, luego lamió la dura protuberancia en la cumbre. Ella envolvió sus manos alrededor de sus brazos y lo acercó más. Obedeció e introdujo su pezón en su boca y succionó. Su dulce gemido se hizo eco a través de él. Pasó su lengua, luego succionó de nuevo. Arqueó su pelvis hacia arriba. Besó su otro pezón mientras su mano acarició hacia abajo desde su caja torácica hacia su estómago. Se arqueó de nuevo y él se deslizó a los suaves pliegues entre sus muslos. Sus dedos encontraron la mojada apertura y se deslizó dentro de ella.

—Dios, estás mojada.

—Bueno, estaba… —Aspiró aire cuando él empujó más profundo y acarició su apretado pasaje— …en la piscina.

—Síp —Mordisqueó su pezón de nuevo—. No creo que esa sea la razón —le sonrió—. Pero tal vez debería echar un vistazo más de cerca.

Besó hacia abajo por su torso y se detuvo en su ombligo.

—¿Alguna vez te dije lo adorable que es esto? —Empujó su lengua en el lindo huequito.

—Sí, muchas veces.

Podía oír la sonrisa en su voz. Besó hacia abajo, amando la sensación de su piel debajo de sus labios. Dios, era como si estuviera hecha de cálida y suave seda. Cuando llegó a su afeitado coño, hizo una pausa, mirando con asombro. Sus dedos estaban todavía dentro de ella, encerrados en su húmedo calor, pero le emociona estar tan cerca de sus preciosos pliegues color rosa. Extrajo sus dedos desde el interior de ella y apretó sus muslos separándolos. Para ver su brillante apertura de cerca. Para poder estirarse hacia adelante, como hizo ahora, y pasar su lengua a lo largo de ella.

Su corazón se disparó. Pronto escucharía los suaves sonidos agradables que hacia cuando la llevaba a la felicidad. Saborearía su dulce miel cuando estallaba en el orgasmo.

Separó sus pliegues con sus pulgares y miró hacia su humedad.

Ella se movió un poco.

—Oye, ¿qué estás haciendo ahí abajo?

—Te estoy admirando.

—Ese no es mi mejor ángulo.

—¿Estás bromeando? —Se rió entre dientes—. De todos modos, ¿hay algún sitio donde preferirías que esté mirando en este momento?

—Bueno... no.

—Bien.

Ante eso, pasó su dedo a lo largo de su apertura, luego lamió de nuevo. Ella suspiró. Deslizó sus pulgares hacia delante y abrió para echar un vistazo al botoncito hinchado dentro de los pétalos de carne húmeda. Pasó la yema de su dedo sobre este y ella jadeó.

*****

Jodi echó atrás su cabeza mientras succionaba aire. El dedo de Kian acarició su nudo sensible, entonces su lengua se sacudió contra este. Murmuró profundo en su garganta. Entonces succionó. Bifurcó sus dedos por su pelo y se aferró a él. Sacudió su clítoris otra vez y retiró su cabeza, mirando hacia ella bajo la luz de la luna. Se arqueó hacia arriba.

Había sido maravilloso tocarlo de nuevo, especialmente después de creer que lo había perdido para siempre. Sentir su dura polla en sus manos y boca... sabiendo que lo excitaba tan a fondo... le envió sobre la luna.

Ahora, con él tocándole, su lengua volviéndola salvaje… estaba en el cielo.

Sus dedos se deslizaron dentro de su mojado pasaje mientras sus labios mordisqueaban su tierna carne. Él lamió, luego succionó de nuevo. El calor aumentó a través suyo y el placer se deslizó a lo largo de sus terminaciones nerviosas.

—Oh, Dios, mi amor, sabes tan bien.

Sus dedos acariciaron más rápido y se arqueó de nuevo, entonces el calor estalló a través suyo. Él succionó su clítoris y ella gimió mientras todo su cuerpo parecía vibrar con intensa energía. Jadeó mientras las olas de placer temblaban a través de ella. Tomó aire y volvió a gemir, aferrándose a la cabeza de él cuando un intenso orgasmo la arrojó al paraíso.

Kian se dejó caer a su lado. Le tomó la mano y se quedaron allí, contemplando el cielo estrellado.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Miér 06 Ago 2014, 11:54 am

Capitulo 17

Nicky miró por la ventana hacia Jodi acostada en el pasto, totalmente desnuda, Kian tendido junto a ella. Su corazón dolía. No había tenido la intención de observar. No quiso ver lo que había visto. Pero había sido hipnotizado. Fascinado observando a la mujer que amaba siendo arrastrada nuevamente hacia el hombre con el que debería estar.

La culpa se deslizó a través suyo por el pensamiento de que nunca debería haberle dicho lo que sentía por ella. No sólo había traicionado a su mejor amigo, Kian, sino que había puesto a Jodi en el caos y le causó el dolor resultante de que Kian la dejara ante el altar. Eso no habría sucedido si Kian no hubiera visto a Jodi besando a Nicky.

Si Nicky no le hubiera dicho a Jodi que la amaba, ella no habría sufrido el dolor del último par de días. Estaría casada con Kian ahora y ellos estarían disfrutando de su luna de miel.

Mientras observaba a los dos amantes tendidos en la hierba bajo las estrellas, se dio cuenta de que el universo había corregido todo de nuevo. Kian había llegado para ganar de nuevo a Jodi y al parecer había tenido éxito.

El corazón de Nicky dolía. Sin embargo, cuando le había dicho a Jodi cómo se sentía, ella le había besado con pasión y… amor. Estaba seguro de que Jodi tenía sentimientos por él. Podía decirlo por la forma en que le miraba. La ternura en sus ojos. La amorosa forma en que le había tocado. La forma apasionada en que había hecho el amor con él.

No era su imaginación. Ella sentía algo por él. Claro, Kian la había encontrado primero, pero eso no significaba que ella ya no pudiera amar a Nicky.

Salvo que allí estaban ellos. Dos amantes disfrutando del delicioso resplandor después de hacer el amor.

Había oído el chapoteo antes y había mirado por la ventana para ver a Kian salir a la superficie tras una zambullida, luego nadar hacia Jodi. Había observado, su corazón hundiéndose, incapaz de mirar hacia otro lado mientras ellos se habían dado placer el uno al otro.

De hecho, no habían hecho el amor todavía, con una unión completa de sus cuerpos. Sintió la tentación de volar por ahí afuera, para seducirla lejos u ofrecer involucrarse. Cualquier cosa para detener a Kian de reclamarla de nuevo. Pero sabía que eso no tenía ningún sentido. Era sólo el impulso de un hombre desesperado.

Quería tan mal que Jodi fuera suya, que no podía estar aquí y ver a Kian robársela de regreso. Pero... en realidad no tenía ninguna opción.

*****

Mientras Jodi miraba las estrellas, calidez aún fluyendo por su cuerpo, Kian se elevó sobre un codo. La luz de la luna satinando sus hermosos rasgos cuando se inclinó hacia ella y capturó sus labios. Su lengua se arremolinó en su boca y se abrió a él, presionando su lengua apretada a la de él y ondulado. Se sintió a sí misma arrastrada hacia arriba en sus brazos y la llevó hacia la casa y al interior, luego por el pasillo.

Ella había dejado la puerta del dormitorio principal abierta y él entró, entonces la dejó suavemente sobre la cama. Cerró la puerta. Le observó aproximarse en la penumbra de la habitación. Grande, musculoso. Sexy.

Se quedó sin aliento mientras se remontaba a la primera vez que habían hecho el amor juntos. Él había querido hacerlo especial, por lo que la había llevado a un restaurante romántico, en un pequeño y encantador hostal donde habían observado la puesta de sol sobre el océano. La descolorida luz dorada había brillado a través del agua mientras disfrutaban de la cena.

Después, en vez del postre en su mesa, la había sorprendido llevándola a la habitación que no sabía que él había reservado, donde había encontrado fresas y champagne esperando por ellos. Pero para entonces, ella no estaba hambrienta de comida. Cuando ella le mordisqueó la oreja y le dijo eso, la había levantado y cargado hacia la cama. Habían arrojado a un lado sus ropas y había arrebatado su cuerpo con besos. Cuando por fin se había unido a su lado, su grande y dura erección empujando en ella, casi se había corrido en ese instante.

La anticipación vibró a través suyo mientras lo veía acercarse ahora. Deseaba sentirlo dentro otra vez. Sentir sus brazos alrededor de ella mientras le hacía el amor dulce y apasionadamente.

Una punzada de culpabilidad parpadeó a través suyo mientras pensaba en Nicky tendido en la habitación al lado de ellos. En este momento, su cuerpo dolía por Kian, ¿pero podría hacer esto? ¿Podría realmente solo olvidarse de Nicky?


Kian se arrodilló sobre la cama y la recogió en sus brazos una vez más, besándola con una pasión ardiente que le hacía hervir la sangre. Sentir sus brazos alrededor de ella, su cuerpo colocándose junto al suyo... el caos y la confusión en su interior colisionaron con la intensa necesidad por él. Se estremeció y Kian le sonrió, claramente tomando esto como una señal de que lo deseaba.

Y así lo hacía. Desesperadamente.

En lo profundo de su corazón, sabía que lo amaba.

Él se apartó y la miró, sus ojos marrones brillando a la luz de la luna. Se estremeció ante lo que sus ojos revelaron. Estaba tan claramente allí.

Amor.
Llenando su corazón y desbordando sobre ella con una calidez que amenazaba con llevarle a las lágrimas.

Este hombre realmente la amaba.

Envolvió sus brazos alrededor de su cuello y lo atrajo hacia sí, abriendo su boca cuando sus labios se unieron, deslizando su lengua en la calidez de su boca. Aquí era donde pertenecía. En sus brazos. Junto con él de la manera más íntima posible.

—Hazme el amor, Kian —murmuró.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Jue 07 Ago 2014, 11:00 am

Capitulo 18

El corazón de Kian se hinchó ante las palabras de Jodi. No sólo por lo que pedía, sino por cómo lo pidió. Con pasión y profunda necesidad.

Ella todavía le amaba. Podía verlo en sus ojos brillantes, escucharlo en su voz ronca, sentirlo en su tembloroso cuerpo.

Le amaba.

—Oh, Dios, Jodi. Te amo.

Ella le acarició la mejilla.

—Lo sé —le mordió los labios con los suyos, luego capturó su boca y tiró de él hacia ella para profundizar el beso—. Ahora demuéstrame cuánto.

Quería tocarle por todas partes, besar y mordisquear cada sedosa pulgada de ella. Pero ahora, con su lengua deslizándose en su boca de la forma en que quería deslizarse en ella, su respiración ronca diciéndole lo mucho que le necesitaba, no podía esperar.

Le acarició hacia abajo por su vientre y se deslizó entre sus piernas, luego acarició sus pliegues. Calientes. Y mojados.

Envolvió su mano alrededor de su polla dolorida y dura como el acero, y la presionó contra su mojada apertura.

—Oh, sí —Abrió sus muslos, invitándole a entrar.

Poco a poco empujó hacia adelante, su rostro a pulgadas del de ella, observando su expresión mientras su glande empujaba dentro. Sus ojos parpadearon cerrándose, luego se abrieron de nuevo, el calor hirviendo a fuego lento en sus profundidades. Siguió adelante, su eje empujando aún más acariciando por el suave terciopelo de su sedosa vaina. Ella suspiró y lo apretó, acelerando los latidos de su corazón.

Finalmente, toda su polla la llenó. Se quedó así, mirándola, disfrutando de la sensación de estar en su caliente y apretado agarre... entonces lentamente retrocedió. Las manos de ella acariciaron por encima de sus hombros, luego los agarró mientras empujaba de nuevo hacia adelante.

—¿Es esto lo que quieres, nena?

Miró hacia él a través de párpados a medio abrir mientras su polla la llenaba hasta la base.

—Oh, Dios, sí.

Él sonrió y le acarició el cuello con la nariz, luego retrocedió de nuevo. Envolvió sus piernas alrededor de sus muslos cuando él se adentró de nuevo.

—Oh, Dios, Kian. Hazme correrme.

Él gimió.

—Cariño, casi podría correrme con sólo oírte decir eso.

Se echó hacia atrás y se hundió más rápido esta vez, luego hacia atrás y hacia delante de nuevo. Ella lo apretó, poniendo sus entrañas a arder. Empujó y empujó.

Gimió y se arqueó contra él. Le ahuecó su trasero y tiró de ella con más fuerza hacia él.

—Oh, Dios, sí. Estoy tan cerca.

Su voz entrecortada contra su oído actuó como un catalizador. Bombeó una y otra vez. Quería estallar en este momento, pero se contuvo.

Lo primordial era ella. Llenándola una y otra vez hasta que...

Ella jadeó, y sus manos se apretaron en sus hombros.

—Oh, sí, me estoy… —Dejó escapar un largo gemido—. Me estoy... corriendo.

Ante esas palabras encantadoras, estalló en su interior. Ella gimió y se arqueó en contra suyo mientras él experimentaba el orgasmo más intenso que jamás había tenido.

Creyó que la había perdido y ahora la tenía de regreso. Saber eso había alimentado el fuego de su deseo. Saber que Jodi todavía lo amaba. Y ahora podrían tener su “felices para siempre”.

******

Jodi miró hacia el hermoso rostro de Kian yaciendo en la almohada a su lado en la oscura habitación. Su respiración era profunda y regular. Su cálida presencia física tan cerca de ella y su brazo alrededor de su cintura le hacía sentir amada y protegida.

Metió su mano debajo de su cabeza. Pero también le hacía sentir así estar con Nicky.

Era muy divertido estar con Nicky. Le encantaba jugar juegos de mesa con ella, lo que hacía que él le hiciera compañía cuando KIan tenía que trabajar muchas horas, lo cual sucedía un par de semanas cada pocos meses. Y Nicky corría con ella todos los domingos. A Kian le gustaba ir al gimnasio y ejercitarse, pero no era un corredor. Entonces Nicky la recogía todos los domingos por la mañana y ellos iban en coche hasta la pista. Bromeaban y charlaban mientras hacían sus vueltas, luego iban al restaurante de Winnie para comer los mejores panqueques del mundo.

NIcky siempre estaba ahí cuando necesitaba a alguien. Al igual que cuando quería hablar de algo que le estaba molestando. O salir a comprar un regalo para KIan.

Y había estado allí cuando ella más lo había necesitado. Cuando Kian no se había presentado para la boda.

Dios, ¿cómo se había metido en este lío? Había invitado a Nicky a su luna de miel y ahora tendría que despedirlo. Después de todo lo que había hecho por ella. La culpa le invadió... ¿pero era eso todo lo que era?

Nicky la había cuidado a través de la devastación de ser plantada ante el altar. Con su cuidado y protección, le había demostrado lo mucho que la amaba y la forma en que siempre se haría cargo de ella.

Y él la hizo consciente de los sentimientos que había estado negando sentir por él todo el tiempo. Porque en el fondo, sabía que tenía sentimientos reales por él. Sentimientos que iban más allá del afecto amistoso o la atracción sexual. Tal vez sólo era encaprichamiento. O tal vez era algo más.

Se mordió el labio. ¿Podría realmente estar enamorada de dos hombres?

Ella amaba a Kian. Siempre lo había amado. Pero, ¿significaba eso que simplemente debería ignorar sus sentimientos por Nicky?

Su interior dolía. Maldita sea, qué desastre. ¿Qué iba a decirle a Nicky por la mañana? Ella no le mentiría y le diría que no se había acostado con Kian. Podría esperar que el tema no surgiera, pero eso era sólo una ilusión. Y no importa qué, tenía que averiguar qué hacer. KIan esperaría que ella le pidiera a NIcky que se fuera. O lo haría él. Ningún hombre quería a otro hombre en su luna de miel.

Pero en realidad esta no era su luna de miel, ya que no estaban casados.

KIan se había alejado tan pronto como algo salió mal. Su intestino se apretó al recordar la facilidad con la que su ex marido, Gary, se había alejado después de dos años de matrimonio. Nunca pensó que KIan se alejaría de esa manera, especialmente el día de su boda.

Necesitaba a un hombre que se preocupara lo suficiente como para hacer un esfuerzo e intentar que las cosas funcionen. Él parecía estar tratando de hacer eso ahora, ¿pero era demasiado poco, demasiado tarde? ¿Qué sucedería la próxima vez que algo saliera mal? ¿Se alejaría entonces, también?

Le acarició el pelo fuera de su frente. Un temblor pasó a través de ella.

Amaba a Kian, pero ¿él cuidaría de su matrimonio de principio a fin?
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Vie 08 Ago 2014, 11:33 am

Capitulo 19

Jodi despertó por la brillante luz del sol bañando su cara. El brazo de Kian estaba metido alrededor de su cintura, sosteniéndola cerca de su duro y masculino cuerpo. Aunque se sentía cómoda acurrucada contra él de esta manera, sentía una imperiosa necesidad de poner distancia entre ellos. Se sentía culpable por pasar la noche en los brazos de Kian con Nicky en la habitación de al lado. Nicky tenía sentimientos por ella. Había venido aquí porque le había invitado después de que Kian la hubiera abandonado en el altar. Él había asumido razonablemente que ellos tendrían tiempo, solo los dos, para explorar su recién descubierta relación

Entonces KIan se había presentado.

Se deslizó hacia un lado, saliendo de debajo del brazo de KIan. Él se removió, entonces rodó sobre su espalda, todavía dormido. Se empujó fuera de la cama y se puso su bata, luego abrió la puerta del dormitorio. Mientras se dirigía hacia la cocina, pudo oler el café recién hecho.

Oh, maldita sea
. Eso significaba que Nicky estaba despierto.

—Buenos días.

Miró a través de la cocina para ver a Nicky sentado en la mesa redonda de vidrio.

—Oh, hola —Tímidamente, tiró del cinturón de su bata un poco más apretado mientras caminaba hacia la cafetera. Se sirvió una taza de café y añadió azúcar y crema, luego se apoyó contra la encimera y tomó un sorbo, buscando frenéticamente en su cerebro algo que decir.

Nicky se levantó y caminó hacia ella, su rostro sombrío.

—Creo que es hora de que me vaya.

Oh, Dios, lo sabía. Bueno, por supuesto, lo habría descubierto con bastante rapidez cuando vio que Kian no estaba en la terraza acristalada. Tal vez incluso les había oído ayer por la noche. Sus mejillas se ruborizaron cuando se dio cuenta de que tal vez, incluso les había visto. Probablemente podía ver el patio por la ventana de la habitación de invitados.

Bueno, así que llevar a Kian a la piscina no había sido la mejor idea. Pero fue como si ella hubiera estado obsesionada, necesitando hacer el amor con Kian allí, como lo había hecho Nicky.

Quería decirle a NIcky que no debería irse, pero ¿qué sentido tenía hacer eso?

—Nicky, lo lamento. Cuando te pedí que vinieras aquí... —Vaciló, sin saber cómo describir cuál había sido su intención. ¿Realmente debería decirle que había querido explorar los sentimientos del uno por el otro, con esa opción ahora interrumpida tan abruptamente?

—Está bien, Jodi. Cuando llegamos aquí, ambos pensábamos que las cosas estaban terminadas entre KIan y tú. Ahora está de regreso y las cosas han cambiado —Se inclinó contra la encimera, su rostro dibujado en líneas apretadas—. Supongo que mi venida aquí fue un error.

Ella apoyó su mano sobre su brazo.

—No, no un error —No quería que pensara eso. Nunca—. Lo que compartimos fue muy especial. Nunca lo olvidaré.

Él sonrió tristemente.

—De hecho, eso es un problema, ¿no?

Comprendía lo que estaba diciendo. ¿Cómo podrían todos seguir siendo amigos con esto entre ellos? KIan nunca olvidaría que ella había dormido con su mejor amigo, sin importar las circunstancias. ¿Cómo podría Kian continuar su amistad con Nicky? ¿Cómo podría ella?

Él le apretó la mano, luego se alejó. Se sirvió un poco de café humeante en su taza y bebió un sorbo, luego coloco la taza en la encimera. —Tan pronto como Kian se levante, puedo empacar el resto de mis cosas —dijo Nicky—. A menos que tú prefieras que me vaya de inmediato.

Oh, Dios, el problema era que, no quería que se fuera. Y tenía una sensación profunda de que si él pasaba por esa puerta, nunca volvería a verle de nuevo.

Le miró fijamente, incapaz de pronunciar una palabra, su corazón rasgado en dos.

Él la amaba. Y tanto como ella amaba a Kian, sabía que estaba enamorada de Nicky, también. No quería que saliera de su vida por completo. Su corazón sufría al pensar que podría no volver a verle nunca.

Claro, casi se había casado con Kian, pero él se había alejado y... tal vez no era el hombre adecuado para ella. Tal vez lo era Nicky. Si dejaba que Nicky se fuera ahora, nunca lo sabría.

Si dejaba que él se alejara ahora, podría estar cometiendo el mayor error de su vida.

—¿Jodi? ¿Me voy ahora o después?

Ella sacudió la cabeza y apoyó su taza de café.

—No quiero que te vayas en absoluto.

Se acercó hacia él y acarició sus rasposas mejillas, luego se puso de puntillas y presionó sus labios contra los suyos. Él vaciló y temía que se alejaría, pero entonces envolvió sus brazos alrededor de ella y la tiró con fuerza hacia su cuerpo. A pesar de que había iniciado el beso, la boca de él reclamó la suya con pasión, sus labios duros sobre los de ella. Su lengua se deslizó a lo largo del borde de su boca, a continuación, empujó dentro. Abrió, dándole la bienvenida, su cuerpo chisporroteando con deseo por este hombre.

Ante el sonido de un carraspeo, Jodi se hizo hacia atrás desde Nicky. Oh, Dios, Kian estaba en la puerta, mirando fijo hacia ellos. La culpa se apoderó de ella cuando echó un vistazo hacia Kian, entonces se alejó.

El silencio que siguió rayó en sus nervios y envió el nivel de tensión en la sala por las nubes. Dios, no sabía qué decir.

Finalmente, después de lo que pareció una eternidad, Kian rompió el silencio.

—Te darás cuenta de que no voy a irme —Cruzó los brazos sobre su pecho—. Tengo la intención de luchar por ti.

—No hay necesidad —dijo Nicky—. Sólo estábamos diciéndonos adiós.

Nicky cruzó la sala y recogió su maleta, la cual estaba descansando junto a la mesa.

—Iré a empacar el resto de mis cosas y me pondré en camino.

Jodi miró de uno al otro, su estómago apretándose. Si no decía algo... si Nicky salía por esa puerta... NIcky dio un paso por la puerta de la cocina hacia el pasillo.

—Espera —exclamó. Nicky se detuvo y se dio la vuelta.

Kian le envió una mirada penetrante.

—No podemos dejar que se vaya —dijo.

Las cejas de Kian se arquearon.

—No tengo absolutamente ningún problema en dejarlo ir

Ante su tono irónico, Jodi tragó. ¿Cómo podía decirle a Kian que ella quería que Nicky se quedara? Por supuesto que él no quería a Nicky dando vueltas. Lo veía como competencia.

Y él era competencia.

Pero tuvo que recordar que no estaba sólo la felicidad de Kian en la línea aquí. Estaba la suya, también. Y la de Nicky. Y era importante que ella entendiera esto correctamente. Simplemente no volvería a caer en su relación con Kian, porque él quisiera que lo hiciera. Tal vez ella quisiera hacerlo, sobre todo después de dos años de relación y su promesa de casarse con él. Pero la vida no era tan simple como eso. Kian al alejarse de ella le abrió los ojos a algunas cosas. Una, que tenía fuertes sentimientos por Nicky. Y dos, que tal vez Kian no era la roca que había llegado a creer que él era.

—Sé que quieres que Nicky se vaya. Que quieres pasar las próximas dos semanas a solas conmigo. Sé que quieres hablar de lo que ocurrió así podremos superarlo y seguir adelante con nuestra relación —No se atrevía a hablar de matrimonio. Había demasiada incertidumbre en su interior.

Ante la expresión de amargura en su rostro, se dio cuenta de que él no quería hablar de eso en absoluto.

Cierto, él es un hombre. ¿Qué estaba pensando?

—Pero... me temo que... —Dudó—. Si Nicky se va ahora... —Miró de uno al otro—. La forma en que será entre nosotros... la incomodidad. Estoy segura de que nunca veremos a Nicky de nuevo —Echó un vistazo hacia Kian—. No lo querrás cerca. Estarás resentido —Se giró hacia NIcky—. Y Nicky estará incómodo estando cerca de nosotros —Ante la postura rígida de ambos hombres, sabía que esto no estaba yendo muy bien—. Los dos habéis sido amigos por demasiado tiempo

Sabía lo mucho que significaban el uno para el otro. Cuán profunda había sido su amistad. No quería que eso terminara. Si hubiera alguna manera de que pudiera salvar eso...

—Jodi, honestamente, no puedes esperar que continuemos nuestra amistad como si nada hubiera pasado —dijo Kian.

—No, tienes razón. El verdadero problema es que algo ha sucedido —Se paró erguida y empujó sus hombros hacia atrás—. Nicky y yo nos acostamos. Y hemos descubierto que tenemos fuertes sentimientos el uno por el otro —Miró a Kian directamente a los ojos—. Y no creo que pueda simplemente alejarme de eso.

—¿Estás diciendo que lo estás eligiendo sobre mí? —El dolor en los ojos de Kian le desgarraba el corazón—. Pero anoche, pensé... Estaba seguro de que todavía me amabas.

—Todavía te amo.

—Entonces, ¿por qué me quedaría? —preguntó Nicky.

—Porque creo que estoy enamorada de ti, también.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Sáb 09 Ago 2014, 12:49 pm

Capitulo 20

—Déjame ver si lo entiendo —Kian se reclinó en su silla y miró fijamente hacia Jodi.

Después de su sorprendente declaración, ellos habían decidió que tenían que reagruparse. Ir afuera y conseguir un poco de aire fresco. Ahora estaban sentados en la mesa del patio con vistas a la piscina y al brillante océano turquesa más allá.

—¿Quieres que Nicky se quede con nosotros en el chalet? —continuó Kian.

—Correcto.

—¿En la habitación de al lado?

Ella vaciló.

Sus cejas se arquearon.

—¿Estás diciendo que yo, voy a estar en la habitación de al lado?

—Bueno... uh… no.

Maldición, no había pensado en eso. No estaba segura exactamente de qué estaba sugiriendo. Solo sabía que necesitaba tiempo para entender las cosas. Y si Nicky dejaba esta isla y regresaba a su casa, probablemente nunca tendría la oportunidad.

—Supongo que Jodi no me quiere solo como un invitado en su luna de miel —dijo Nicky.

—¿Tú no quieres explorar tus sentimientos por mí? ¿Ver a dónde podría conducir eso?

—¿Y cómo eso nos va ayudar a arreglar las cosas? —exigió Kian—. Entiendo que estás sugiriendo tener sexo con él. Mientras yo estoy sentado en la habitación de al lado.

—Y supongo que todavía estará teniendo sexo contigo, también. Conmigo en la habitación de al lado —dijo Nicky.

La dura mirada de Kian se aferró a ella.

—¿Qué es exactamente lo que estás sugiriendo, Jodi?

—Oh, Dios, no lo sé exactamente. Esto es duro para mí, también. No pedí ser puesta en esta situación. Si pudiera retroceder el reloj al sábado pasado, lo haría. Entonces tú y yo estaríamos casados ahora —Un rápido vistazo hacia Nicky y la expresión devastada en su rostro hizo que se le apretara el corazón—. Excepto que sería una mentira. Supongo que eso no es en absoluto lo que quiero. Todas las cosas suceden por una razón. Creo eso. Y esto sucedió para despertarme y darme cuenta que la atracción que sentía por Nicky no podía ser ignorada.

—¿La atracción que sentías por Nicky? ¿Por cuánto ha estado pasando esto? —demandó Kian.

Su estómago se agitó y la confusión se deslizó a través suyo. Dios, ya había herido un matrimonio porque había tenido sentimientos por otro hombre.

¿Estaba destinada a arruinar su relación con Kian de la misma manera?

—No es así —respondió Jodi—. Me sentí atraída por Nicky la primera vez que le conocí, pero ya estaba saliendo contigo. Y sabía que estaba enamorada de ti. Así que reprimí mis sentimientos por Nicky, asumiendo que sólo era una atracción por un chico guapo y sexy. Pero cuando creí que me habías dejado… cuando enfrenté esos sentimientos sin ti en el cuadro... —Contuvo el aliento—. Kian, si realmente estoy enamorada de ti... lista para comprometerme contigo por el resto de mi vida... —Oh, Dios, ¿podía realmente decir esto en voz alta? Tomó otro respiro—. ¿Entonces por qué me siento de esta manera por otro hombre?

—Eso es fácil. Porque estás confundida... herida... —La mandíbula de Kian se apretó—. Quizás incluso querías devolverme el daño.

Su corazón se contrajo.

—No —Se inclinó hacia adelante y le acarició la mejilla—. Nunca querría hacerte daño. Odio que todo esto esté lastimándote—. Pero... —No quería decir esto, pero tenía que hacerlo—. Si tuviera que seguir adelante y casarme contigo ahora, siempre me preguntaría. ¿En verdad debería estar con Nicky? ¿Te elegí sólo porque te conocí primero? Creo que a largo plazo, te haría mucho más daño si nos casáramos y nos divorciáramos más tarde.

Sus labios se apretaron.

—Ni siquiera estamos casados y ya estás hablando de divorcio. Pensé que era todo acerca de superar los momentos difíciles.

—¿Entonces la alternativa es permanecer juntos a pesar de que podría estar enamorada de alguien más? ¿Vivir una mentira?

Él tomó su mano y la atrajo más cerca.

—No creo que hayamos estado viviendo una mentira. Tú me amas, sé que lo haces.

La ferocidad de su tono la emocionó. Él creía en ellos y sintió el calor de las chispas entre ellos.

—Tienes que darme tiempo para estar tan segura como tú. Pero hasta entonces, necesito explorar mis sentimientos por Nicky.

—Entonces —dijo Nicky—, estás diciendo que al final de estas vacaciones, ¿vas a elegir entre nosotros?

Kian fulminó con la mirada a Nicky, luego su dura mirada regresó a ella.

—¿Es eso cierto?

Su estómago se retorció ante el dolor que vio en su rostro. Respiró hondo, luego asintió
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Lun 11 Ago 2014, 11:41 am

Capitulo 21


Jodi caminaba por la playa, sus sandalias colgando de sus dedos. La cálida arena blanca aplastada entre sus dedos mientras caminaba. Había tenido que escapar de la creciente tensión entre los dos hombres.

Tres días habían pasado desde que había llegado Kian. Tres días inestables. Después de su conversación ese primer día, ella y Nicky habían ido a bucear como habían planeado antes que Kian hubiera llegado, luego habían cenado todos juntos, lo que había involucrado un montón de silencios incómodos. Esas noches, las cosas se volvían realmente incomodas cuando se aproximaba la hora de acostarse, hasta que finalmente les había dicho que la única cosa justa para todos sería que durmieran separados. Necesitaba tiempo para entender todo esto.

—Hola. Hermosa mañana.

Jodi miró hacia arriba para ver a una mujer rubia alta de piernas largas usando una corta y ceñida salida de baño roja, gafas de sol y un sombrero de paja de ala ancha, dirigiéndose hacia un grupo de cuatro sillas con sombrillas. Su largo y ondulado cabello acariciaba sus hombros y brillaba a la luz de sol.

—Hola —dijo Jodi.

—¿En qué chalet te estás quedando? —preguntó la otra mujer.

—Um... está detrás de esa puerta, justo allí atrás. —Jodi señaló detrás de ella hacia la puerta de madera por la que había salido para acceder a la playa.

Todo a lo largo de la playa había cercas de madera que mantenían más allá a la gente que deambulaba por la playa dentro de la propiedad de la villa y les daba privacidad a los patios y piscinas individuales. Su piscina estaba bien escondida, pero el patio que daba a la piscina privada ofrecía una vista del océano más allá

—Eso significa que somos vecinas. Mi nombre es Sarah.

Sarah extendió su mano y Jodi se la estrechó.

—Soy Jodi —Miró alrededor—. Es muy tranquilo. Estoy sorprendida. Es una playa hermosa.

—Bueno, este tramo de playa está reservada para los chalets a lo largo de aquí y solo hay ocho de ellos. En este momento, sé que hay incluida una pareja en su luna de miel, una pareja festejando su trigésimo aniversario de boda, y seis estudiantes universitarios compartiendo una villa. Es probable que no veamos a la pareja en luna de miel, los estudiantes probablemente pasarán todo su tiempo en los bares, y he visto a la pareja mayor dando paseos temprano por la mañana. Luego estoy yo con mi novio. Y tú. No sé sobre las otras tres.

—En realidad, soy parte de la pareja de luna de miel.

—Oh, lo lamento. Espero no haberte avergonzado con ese comentario.

—No. No te preocupes por ello.

—Entonces... ¿dónde está la otra mitad?

Los labios de Jodi se apretaron en una línea recta.

—Bueno, es complicado.

No sabía por qué no solo decía que él estaba tomando una siesta, o leyendo el periódico matutino, o cualquier cosa que no sonara fuera de lo común.

Ahora esta Sarah podría probablemente preguntarle al respecto. Y tal vez eso era exactamente lo que estaba esperando. Tal vez necesitaba alguien con quien hablar.

—¿Complicado? Eso suena interesante —Sarah dejó caer su bolsa de playa en la silla—. Me voy a sentar y tomar algo de sol. ¿Quieres unirte a mí?

Jodi se acercó a la silla junto a Sarah y dejó caer sus sandalias junto a ella.

—Sip, seguro.

Sarah sacó una gran toalla azul y roja de su bolso y la extendió sobre la tumbona, luego se desató la salida de baño. Los ojos de Jodi se ampliaron cuando Sarah abrió la parte de arriba, revelando sus pechos desnudos llenos y redondos. Jodi había estado esperando un biquini.

Mientras Sarah se sacaba la parte de arriba, su brillante pelo rubio caía en cascada sobre sus hombros y alrededor de sus pezones rosados. Ella la empujó hacia atrás fuera del camino. Por la falta de una línea de bronceado, estaba claro que no era la primera vez que tomaba el sol así.

—¿Es esta una playa nudista? —preguntó Jodi.

—No. Sin parte de arriba está bien, pero mantén tus bragas puestas —Se rió Sarah—. Por lo menos, eso es lo oficial. Pero si quieres llegar hasta el final, solo importa si alguien se queja y entonces solo conseguirás una advertencia de la administración.

—Ya veo

Sarah se sentó en la silla y estiró sus largas piernas. Sacó una botella de protector solar de su bolso y apretó un poco sobre la palma de su mano, luego comenzó a extenderlo por sus hombros y brazos. Apretó un poco más, luego comenzó a frotarlo sobre sus pechos. Jodi se sentó, tratando de hacer caso omiso de la mujer mientras se acariciaba sus pechos. Se sentía un poquito demasiado... íntimo para un lugar público. Playa privada o no, era compartida por ocho chalets

Alguien podría pasar en cualquier minuto.

—Entonces, por qué no me dices que es lo complicado —Sarah se echó hacia atrás en su silla, el ala de su sombrero cubriendo sus ojos, pero el sol bañando su cuerpo mayormente desnudo.

—Bueno, es una larga historia —Jodi sentía estar muy visible sentada junto a Sarah perfectamente integrada aunque con el pecho desnudo, casi como si debiera quitarse su propia ropa para no verse fuera de lugar.

Los carnosos labios de Sarah se volvieron en una sonrisa.

—No me molestan las historias largas.

Jodi echó un vistazo hacia Sarah. ¿Debería realmente contarle a esta mujer lo que estaba pasando? Era todo un poco extraño y confuso, y la mayoría de la gente pensaría que estaba loca por invitar a Nicky a su luna de miel. ¿Qué pensaría Sarah de todo esto?

Jodi tenía la sensación que Sarah no era para nada convencional y que ni siquiera se inmutaría, pero eso era solo una corazonada, basada en el hecho de que a la mujer no le importaba tomar sol en toples.

Sarah inclinó sus gafas hacia adelante y miró por encima del borde.

—Se que acabamos de conocernos, pero si estas preocupada acerca de descargarte con una extraña, piensa en esto. Puesto que soy una extraña, realmente no importa lo que piense. Probablemente soy mejor para hablar que una hermana o una amiga porque soy totalmente imparcial. Y si tú no vives en Chicago, que es de donde soy, probablemente nunca nos veremos la una a la otra de nuevo después de estas vacaciones. Así que siéntete libre de contarme lo que quieras —Empujó sus gafas de vuelta a su lugar.

Jodi asintió. Eso tenía sentido.

—Bien —Tomó una profunda respiración—. El sábado pasado fue el día de mi boda, y... bueno, Kian, el hombre con quien se supone me casaba... me dejó en el altar —Incluso aunque eso había sido hace menos de una semana atrás, ya se sentía como si fuera toda una vida.

—Wow, lamento oír eso —Se sacó sus gafas de sol y se sentó erguida—. ¿Entonces viniste al viaje sola? Bueno, bien por ti.

—No, no exactamente.

Sarah arqueó su perfecta ceja.

—Veras, la razón por la que Kian me dejó fue porque me vio besando a Nicky, su mejor amigo.

—¿En serio? Ahora veo por qué las cosas son complicadas.

—Nicky me besó, pero luego le dije que aún iba a casarme con Kian. —Hombre, esto no estaba saliendo de una forma muy coherente—. Veras, Nicky me dijo que me amaba y yo estaba fuertemente atraída hacia él, pero lo ignoré porque amo a Kian. Pero cuando Nicky me dijo eso, acabe besándole... Oh, Dios, no estoy explicando esto para nada bien.

Sarah sonrió.

—Mira, lo entiendo. Nicky te tiró todo esto justo antes de la boda. Tú le besaste porque tenía sentido besar a un hombre que acaba de decirte que te amaba, especialmente uno que te calienta, pero volviste a tus cabales y le dijiste que todavía te ibas a casar con tu prometido.

—¿Cómo te distes cuenta de eso?

—Porque dijiste que te dejó en el altar y no al revés.

Jodi asintió.

—Eso es correcto. Pero Kian nos vio, solo que nosotros no lo sabíamos. Es por eso que se fue. Después de eso, mi hermana me envió fuera con Nicky mientras le explicaba a los invitados, y... bueno, Nicky y yo terminamos... ya sabes, estando juntos.

—Seguro, ¿por qué no? Por lo que sabías, tu novio te había dejado en la estacada. Este… Nicky está enamorado de ti. Tú estabas de rebote. Apuesto que me vas a decir a continuación que invitaste a Nicky al viaje contigo.

Jodi asintió, agradecida de que Sarah estuviera tomando todo con tranquilidad, sin juzgar.

—Pero ese no es el por qué es complicado.

—¿En serio? —dijo Sarah otra vez.

—El día después de que Nicky y yo llegamos aquí, Kian apareció queriendo recuperarme.

Sarah sonrió ampliamente.

—¡Oh, qué romántico! ¿Qué pasó entonces?

—Bueno, Kian quería enviar a Nicky a casa.

—Eso tiene sentido.

—Pero yo le dije que no quería hacer eso.

—Mmm. Ahora esta poniéndose interesante. ¿Todavía amas a tu novio?

—Sí, definitivamente.

—¿Y cómo te sientes respecto a Nicky?

Jodi miró hacia sus manos, apoyadas en su regazo.

—Creo que podría estar enamorándome de él, también, lo que lo hace aún más complicado. No sé cómo voy a explorar mis sentimientos por Nicky mientras Kian está en la misma casa.

—Bueno, me parece que podrías simplificar bastante las cosas simplemente sugiriendo un trío.

Los ojos de Jodi se ampliaron.

—¿Un trío? ¿Te refieres a mí con los dos al mismo tiempo? —Sacudió su cabeza—. Kian nunca haría eso.

—¿Lo haría Nicky?

—Yo… no lo sé.

—¿Y qué hay de ti?

—Um. Nunca había pensado en eso realmente.

Lo cual era una absoluta mentira. Desde que había conocido a Nicky y sentido la fuerte atracción por él, había fantaseado con hacer el amor con él. Esas fantasías se habían convertido en unas donde Kian se unía a ellos y los dos le hacían el amor dulce y apasionadamente. Pero eso era una fantasía, no algo que haría en la vida real.

—¿En serio? ¿Nunca? —Sarah estudió a Jodi por un momento, luego se puso sus gafas de sol nuevamente—. Entonces olvídate de lo que los chicos puedan pensar. ¿La idea te atrae, ahora que estás pensando en eso?
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Lun 11 Ago 2014, 6:02 pm

Capitulo 22

Las mejillas de Jodi se calentaron al darse cuenta de la idea de vivir su fantasía atrayéndola mucho. Ambos hombres, tocándola, haciéndole el amor…

¡Eso era caliente!


—Sip, supongo que sí, pero no podría sugerírselo. Está demasiado... ahí.

Sarah le dio una sonrisa maliciosa.

—Realmente necesitas relajarte.

Jodi se sentó un poco erguida.

—Estoy relajada —oh, eso no sonaba bien.

Sarah se echó a reír, un sonido delicado y suave.

—Está bien, entonces. Demuéstralo —Presionó sus dedos en la parte superior de sus pechos—. Únete a mí.

—Quieres decir, ¿qué me quite la parte de arriba?

—Seguro. ¿Por qué no? No hay nadie alrededor. Y si hubiera alguien, ¿qué importa?

Jodi sacudió su cabeza.

—No lo sé.

—Vamos. ¿Por qué no? Se un poco salvaje y loca. Podría gustarte.

Jodi frunció sus labios. Tal vez Sarah tuviera razón. Agarró el dobladillo de su camiseta suelta y se la pasó por la cabeza. Debajo llevaba un biquini azul real.

Se estiró detrás suyo y desabrochó el gancho. Luego, con una mirada rápida alrededor, se quitó la parte superior.

—Eso es. Se siente bien, ¿no es así? —Sarah se estiró en su silla de nuevo.

Jodi tuvo que admitir que le daba cierta sensación de libertad. Y el sol brillando cálidamente sobre sus pechos se sentía maravilloso. Se echó hacia atrás contra la silla y metió sus manos detrás de su cabeza, disfrutando de sus pechos desnudos para el mundo.

Entonces vio a dos hombres caminando por la playa en la distancia. Inmediatamente envolvió sus brazos protectoramente sobre su pecho.

Oh, Dios, ¿qué estaba haciendo?

Sarah echó un vistazo en la misma dirección, luego se giró y le guiñó un ojo a Jodi. —No te preocupes. Solo ponte tus gafas de sol, inclínate hacia atrás, e ignóralos.

Ellos aún estaban a una buena distancia, pero de pronto se dio cuenta de que los dos hombres eranKian y Nicky. Probablemente la estaban buscando.

—Um, excepto que…

Sarah sonrió.

—Son ellos, ¿verdad? ¿Tus dos hombres?

—Así es.

—Esto es perfecto.

—¿Lo es?

—Sí. Te gusta la idea de tener un trío, cierto, ¿pero no sabes cómo convencerlos?

—Um, sí, supongo.

—Muy bien —Sarah puso sus pies en el suelo entre sus dos sillas—. Siéntate y enfréntame.

Jodi lo hizo, entonces estuvieron sentadas cara a cara.

—Wow, esos dos hombres son preciosos —Sarah sacó la botella de protector solar de su bolso nuevamente, luego tomó la mano de Jodi y apretó un poco del cálido líquido en su palma—. Ahora frótalo en mis pechos.

—Uh, no creo que sea una buena idea.

Sarah agarró la mano de Jodil y la puso sobre su seno.

—Confía en mí. Es una idea fabulosa.

Sarah guió la mano de Jodi a moverse en círculos, luego la liberó. Jodi mantuvo su mano en movimiento sobre el redondeado y suave seno de Sarah, insegura de qué más hacer. Si simplemente se detenía, se vería como si estuviera acariciando a Sarah. Acariciarla al menos no parecía tan malo. Se movió hacia el otro seno, solo porque eso tenía sentido. Luego retiró su mano.

Sarah suspiró, luego apretó un poco de loción en sus propias manos. Un segundo más tarde, Jodi reprimió un jadeo cuando las manos de Sarah englobaron sus pechos. Ella pasó la cálida loción por encima de sus pechos una y otra vez. Los pezones de Jodi se fruncieron y sus entrañas se estremecieron. Oh, hombre, no podía creer que esto en verdad estuviera excitándola.

—Créeme, una vez que los hombres vean esto por un minuto o dos, podrías sugerir que nosotros cuatro lo hiciéramos aquí mismo en la playa y ellos estarían de acuerdo.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Mar 12 Ago 2014, 12:04 pm

Capitulo 23

Kian contuvo el aliento cuando se dio cuenta de que una de las dos mujeres en toples en las tumbonas era Jodi. Y la otra mujer estaba acariciando los senos de Jodi. Su polla se endureció mientras su mirada se pegaba a las manos de la mujer moviéndose alrededor de los encantadoramente redondeados pechos de Jodi, los pezones fruncidos hacia adelante. Un claro signo de que Jodi estaba excitada.

—Mi Dios, esa es Jodi —Nicky se paró de golpe.

Kian dejó de caminar también. Ellos solo miraron fijo hacia las dos mujeres con asombro. La muy atractiva rubia tenía unos pechos grandes y llenos, comúnmente disfrutaría de la vista, pero justo ahora estaba hipnotizado por sus manos moviéndose sobre los pechos de Jodi.

Dios
, quería correr hacia allá ahora mismo y ayudar a la rubia a acariciar ese par de montículos. Su polla dolía de necesidad, buscando escapar de sus calzoncillos.

Jodi volvió la cabeza en su dirección.

—Oh, hola. He conocido una nueva amiga.

—Ya lo vemos —Kian avanzó hacia ellas otra vez y Nicky hizo lo mismo.

La rubia siguió frotando los pechos de Jodi.

—Ella es Sarah —dijo Jodi.

La rubia echó un vistazo hacia ellos y sonrió.

—Hola.

Kian estaba seguro que los pechos de Jodi estaban ahora completamente cubiertos de crema, pero no iba a quejarse si Sarah continuaba atendiendo los pechos de Jodi.

—No creo que hayas cubierto los míos totalmente —dijo Sarah cuando finalmente apartó sus manos.

Apretó un poco de loción en las manos de Jodi. Después de una breve vacilación, Jodi comenzó a frotar los pechos de Sarah. La visión de Jodi acariciando los pechos de la otra mujer hizo que la polla de Kian palpitara. Visiones de Jodi de rodillas delante de la otra mujer y acariciando sus pezones, luego tomando uno en su boca, destellaron a través de su mente. Mantuvo la esperanza de que se convirtiera en una realidad.

Nicky se inclinó y murmuró.

—¿Esto está excitándote tanto como a mí?

—Oh sip —Su corazón retumbaba en su pecho mientras miraba las manos de Jodi moverse alrededor una y otra vez sobre los llenos pechos. Su polla palpitaba con urgente necesidad.

Finalmente, Jodi liberó los pechos de Sarah, casi a regañadientes. O tal vez eso era solo su imaginación.

Kian contuvo la respiración.

—¿Jodi, encanto, quieres regresar al chalet con nosotros? —Maldición, pero necesitaba llevarla de vuelta ahí.

Rápidamente.

—Adelante —dijo Sarah—. Podemos hablar más tarde. Déjate caer por mi casa en cualquier momento —Metió la mano en su bolso y sacó un pequeño cuaderno de espiral, entonces anotó algo—. Solo asoma la cabeza por la puerta de atrás. Si no estoy aquí en la playa, normalmente estoy en la piscina —Arrancó la página y se la entregó a Jodi—. Aquí está mi número de teléfono del chalet, y la combinación de la cerradura de la puerta.

Jodi deslizó el papel en su propio bolso, luego recogió la parte de arriba de su biquini.

—Ven, deja que te ayude con eso —Sarah tiró de la parte superior en su mano y la metió en el bolso de Jodi.

Jodi agarró su camiseta y, con una mirada vacilante hacia Sarah, la metió en su bolso, también, luego se puso de pie.

—Encantado de conocerte, Sarah —Kian le estrecho la mano, al igual que Nicky.

—Estoy en el chalet junto al tuyo. Con suerte nos veremos otra vez.

Él sonrió y asintió, tratando de concentrarse en sus palabras mientras pensamientos de la encantadora Jodi se arremolinaban en su mente. Se dio la vuelta para seguir a Jodi, entonces dio un paso al costado y caminó con ella. Nicky se dejo caer al otro lado.

Kian no podía casi caminar de cuán excitado estaba solo con observarla andar por la playa casi desnuda, sus suaves pechos revotaban ligeramente mientras caminaba. Deslizó su mano por su cintura y la atrajo hacia él, necesitando sentir su cuerpo junto al suyo. Quería pasar su mano sobre su pecho redondo y desnudo, sentir el pezón tensarse bajo sus dedos mientras jugaba con este.

Dios, tan pronto como la tuviera en el chalet quería violarla. Pero, ¿cómo podría hacer eso con Nicky allí? Nicky tenía que querer la misma cosa. Llegaron a la puerta y Nicky la abrió. Jodi se adelantó mientras subía por los escalones de piedra hasta la pendiente, con Kian justo detrás de ella, mientras Nicky cerraba la puerta detrás de ellos. Pasaron los densos arbustos y entraron en los terrenos bien cuidados detrás de su chalet, la piscina brillando con la luz del sol.
Volver arriba Ir abajo
Loveet

avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 13/07/2014

MensajeTema: Re: Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Jue 14 Ago 2014, 12:14 pm

Capitulo 24



—Oh Dios, Joid, estoy tan excitado —Nicky pasó junto a Kian y tiró de Jodi a sus brazos consumiendo su boca.

Kian sabía que debería estar molesto o celoso, pero la visión de sus pechos desnudos aplastados contra el pecho de Nicky, de sus bocas moviéndose apasionadamente una contra la otra, hizo que su polla se endureciera aun más.

Dios, necesitaba tocarla. Se paró detrás de ella y le pasó sus manos sobre los hombros, luego se deslizó sobre sus costillas desnudas. Deslizó sus manos entre sus cuerpos y ahuecó sus pechos. Su polla se sacudió por las excitantes sensaciones, no solo la sensación de sus pechos en sus manos, sino de la carne dura de Nicky presionada contra el dorso de sus manos y el calor de sus dos cuerpos presionándose contra él. Sus dedos encontraron sus pezones y acarició las duras protuberancias. Ella se arqueó hacia adelante, empujando sus pechos más apretados en sus manos. Al mismo tiempo, empujó su culo hacia atrás a su entrepierna. Tenía que ser capaz de sentir su dura erección tensándose contra sus pantalones.

Él se inclinó y le acarició el cuello con la nariz.

—Jodi quiero hacerte el amor —murmuró contra su oído.
Nicky liberó sus labios.

—Yo también.

Jodi se giró entre ellos, un brillo pícaro en sus ojos, y acarició los hombros de Kian.

—Así que mis dos hombres guapos me quieren hacer el amor. Eso es tan caliente.

El calor ardió a través de Kian y la atrajo hacia sí, capturando su boca contra la suya. La sensación de sus pechos desnudos aplastados contra su pecho hizo que su corazón se acelerara. Y saber que Nicky estaba apretado firmemente detrás de ella, sentir las manos de Nicky deslizándose entre sus cuerpos y acariciando bajo sus pechos, intensificó su excitación. Su polla dolía mientras se presionaba contra el cálido estómago de ella. Empujó su lengua entre sus labios y probó su dulzura. Ella se derritió contra él con un suave suspiro.

*****

Jodi se deleitaba con la sensación de los dos cuerpos duros y calientes apretados contra ella. No podía creer que esto realmente estuviera sucediendo. Las manos de Nicky dejaron sus pechos y se deslizaron hacia abajo por su cuerpo. El duro roce del bulto de Kian presionando su estómago.

Kian tomó aliento, sus labios alejándose de los de ella, luego dio un paso atrás.

Ella pasó sus manos por sus brazos, luego sobre sus pechos doloridos.

—Esto es tan sexy. Realmente me encanta sentirlos a ambos acariciándome —Se pasó las yemas de sus dedos sobre sus distendidos pezones, enviando un vibrante calor a través de ella. Los dos hombres miraron fijo sus dedos. Se pasó una mano hacia abajo por su estómago, luego sus dedos se sumergieron bajo el elástico de la parte inferior de su biquini—. En todas partes.

Una flagrante lujuria brillaba en los ojos de Kian, pero su presión se tensó. Podía decir que quería hacer esto, pero estaba conteniéndose. Sin embargo, no podía ocultar el efecto en su cuerpo. Había sentido su polla dura contra ella, y ahora un enorme bulto tensaba sus pantalones. Los de Nicky también.

Empujó sus dedos más adentro en su parte inferior y acarició su húmeda abertura, esperando que un poco de coraje fuera todo lo que ellos necesitaban.

—Estoy tan mojada ahora. Me encantaría chupar las dos pollas.

Dio un paso hacia ellos, permitiendo que su mirada cayera hacia sus entrepiernas, pasando de una creciente erección a la otra. Ella sacó su mano de su parte inferior y acarició a ambos hombres. Sus pollas estaban tan duras.

Kian cerró sus dedos alrededor de su muñeca, deteniendo la mano.

—Jodi, no sé si puedo hacer esto.

Jodi vio la lucha en su rostro. Le acarició su áspera mejilla.

—No quiero que hagas nada con lo que no estés cómodo, pero sería muy caliente. ¿Es realmente tan malo ser un poco salvaje y loco?

Nicky se acercó a Nicky y agarró su hombro.

—Hombre, esto es algo que hemos pensado hacer por mucho tiempo. Compartir una mujer.

¿Habían pensado en hacer un trío antes? Tal vez esto podría suceder. Quizás Kian solo necesitaba un poco más de coraje. Ella deslizó sus manos detrás de su cuello, lo que empujó sus pechos desnudos hacia adelante, y levantó su pelo.

—Sería tan caliente estar con los dos.

Los ojos azules de Nicky brillaron con deseo mientras la miraba. La expresión de Kian era ilegible, pero no parecía capaz de apartar la mirada de ella

Agarró la mano de Nicky y la presionó contra su pecho, su mirada clavada en Kian. Él observó, fascinado. Animada, desabrochó los jeans de Nicky y bajó el cierre, luego se arrodilló frente a él y metió su mano dentro. Envolvió su mano alrededor de su gruesa y dura polla, y la sacó.

Sonriendo se inclino hacia adelante y lamió su punta. Nicky gimió. Levantó su mirada hacia Kian, su lengua todavía se arrastraba sobre el glande de Nicky. Los ojos de Kian brillaron de deseo. Envolvió sus labios alrededor del glande de Nicky girando su lengua sobre él.

Kian observó como el glande de Nicky desaparecía en la boca de Jodi. En lugar de sentirse celoso, la visión le excitó enormemente.

Nicky y él a menudo habían bromeado acerca de tener un trío con una mujer. Algo sobre la idea de compartir una mujer con su mejor amigo había sido muy atractivo. Como si fuera a fortalecer el vínculo entre ellos o mejorarlo de alguna manera.

Pero ésta era Jodi.

Jodi miró hacia Kian, luego estiró su mano y acarició el bulto en sus pantalones. Su corazón martillaba en su pecho. Se abrió el botón de sus jeans y bajo su cremallera. Cuando ella deslizó su mano dentro y la envolvió alrededor de su polla palpitante, creyó que se correría en el acto.

Observar a las dos mujeres acariciándose los pechos la una a la otra, luego a Jodi caminando de regreso al chalet prácticamente desnuda, lo había dejado en una necesidad urgente. Ahora con su mano alrededor de él, no sabía cuánto tiempo podía retenerlo.

Ella sacó su polla de sus pantalones mientras continuaba chupando el glande de Nicky. Entonces liberó la polla de Nicky de su boca y se desplazó un poco más cerca de Kian. Él gimió cuando su caliente boca rodeó su glande. Su lengua se deslizó sobre su sensible piel en círculos. El hecho de que Nicky estuviera observando le excitó aún más. Entonces su boca se apartó y se tragó a Nicky otra vez.

Su polla dolía de necesidad hasta que su boca volvió de nuevo. Cuando succionó, se hinchó aun más, amenazando con estallar en su boca. Lentamente lo tomó más profundo, apretándole en el interior, entonces la punta de su lengua jugó con la cresta bajo su glande, deslizándose alrededor en una dirección, luego en la otra. Él rastrilló su mano a través de su pelo mientras se concentraba en restringir su urgencia por dejarse ir.

Ella se deslizó de su agarre mientras se volvía de regreso a Nicky, quien había observado su boca sobre la polla de Kian con una intensa concentración. Tomó la polla de Nicky en su boca, luego se movió lentamente hacia abajo. Se deslizó hacia atrás, luego le tomó profundo de nuevo. La mano de él agarró su cabeza y su expresión se tensó.

Ella se meció arriba y abajo, Nicky gimió, luego se estremeció, claramente corriéndose en su boca.

La polla de Kian palpitó mientras miraba, necesitando sentir su calor a su alrededor una vez más. Ella siguió chupando a Nicky hasta que él se relajó, habiendo terminado su orgasmo.

Sacó de su boca la polla marchita, entonces se volvió hacia Kian de nuevo, su mano apretándose a su alrededor. Antes de que pudiera poner su sensual boca alrededor suyo otra vez, la agarró por los brazos y la puso de pie.

— Quiero hacerte el amor en este momento —insistió él.

Capturó sus labios, sabiendo que Nicky acababa de venirse en su boca. Probar la semilla de Nicky en su boca llevó su necesidad aún más alto. Acarició sus pechos, luego por su vientre hacia la parte inferior de su biquini. Se deslizó por debajo y ahuecó su montículo, luego deslizó sus dedos por su apertura increíblemente mojada.

Parecía que chupar a Nicky hasta la culminación la había excitado inmensamente.

—Estás tan mojada —murmuró—. Estoy seguro que quieres mi polla dura dentro de ti ahora mismo.

Él deslizó dos dedos profundamente dentro de ella y le acarició el clítoris con el pulgar.

Ella apretó su palpitante polla.

—Oh Dios, sí.

Él la bajó al suelo, luego pateó lejos sus jeans y calzoncillos. Se arrodilló a su lado en la hierba y le quitó su parte inferior.

—Maldita sea, te ves sexy tendida aquí desnuda así.

Ella envolvió su mano alrededor de su polla de nuevo.

—Ahora Kian—Abrió sus muslos—. Fóllame. Profundo y duro. Mientras Nicky mira.
Volver arriba Ir abajo
 
Insaciable [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Forgotten Words :: Apartados :: Novelas Hot-
Cambiar a: