ÍndicePortalMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Jue 10 Jul 2014, 11:26 am


Nombre: Se necesita hombre
Autor: Lass Small
Artista ó personaje: Nicky Byne
Adaptación: Si
Género:Romance
Resumen:
La verdad era que Jan Folger nunca se había fijado en Nicky Byrne, a pesar de ser vecinos durante un montón de años. Sin embargo, su club iba a realizar una subasta de solteros. Necesitaban otro hombre más... y Jan supo que Nicky serviría.
Entonces el periódico local publicó una foto de él. De repente, pareció que todas las mujeres de su ciudad deseaban conocerlo mejor, mucho mejor. Jan, por su parte, comenzó a preguntarse si no habría descuidado demasiado la relación con su vecino.


Última edición por mariposa el Sáb 09 Ago 2014, 7:26 pm, editado 6 veces
Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Jue 10 Jul 2014, 11:27 am

Capitulo 1


Necesitamos un hombre más -dijo Tabby frunciendo el ceño antes de ver la hora- No podemos presentar solo cuatro candidatos en la subasta, necesitamos un quinto. Cualquiera, da lo mismo quien sea. ¿Qué les parece uno joven? No podemos marcharnos hasta que no esté resuelto esto.

-¿Qué te parece Nicky? -comentó Silthy

Pero el comentario de Silthy se perdió entre el barullo de voces.

-Me había olvidado de él. Ha regresado al pueblo.

-¿Quién es? -preguntó alguien.

-Nicky -comentó Mary- Vive en la casa contigua a la de Janet. ¿No se acuerdan de él?

Todas volvieron la cabeza y miraron a Janet Folger, quien lanzó un silbido.

-Todavía no se ha casado, ¿verdad, Jan? -preguntó Tabby.

-No -contestó Jan

-En ese caso, ¿por qué no le preguntamos a él? -inquirió Mary

-Muy bien. Entonces, arreglado -dijo Tabby

-La presidenta es quien tiene que invitarlo -protestó Jan

-Mira, Jan, tú eres vecina suya. Cuéntale de lo que se trata y haznos saber si contestación el jueves. Yo nunca he querido tener nada que ver con alguien tan insolente. Tenemos que acabar con este asunto ya; de lo contrario, no funcionará.

-¿Cuanto crees que sacaremos con la subasta? -preguntó Janet

-Con un poco de suerte, deberíamos sacar alrededor de dos mil para plantar los árboles.

-Es mucho lío por solo dos mil.

-El propósito de nuestros proyectos es el trabajo comunitario. En otros pueblos, se han puesto en marcha esto de las subastas con muy buenos resultados. Y es divertido.

-¿Quién va a ofrecer dinero por Nicky? -preguntó otra vez.

Antes que alguien más pudiera poner en deuda la viabilidad de Nicky para proporcionar dinero, Jan dijo:

-Hay cincuenta y siete miembros del club jardín. Si todos los voluntarios contribuyeran...

-Jan -interrumpió Tabby con voz excesivamente amable- ¿Tienes algún problema en pedirle a Nicky que se ofrezca como voluntario para la subasta del Festival de Verano?

Era tarde y todas estaban cansadas.

-Nicky es tu vecino -concluyó Tabby

Si. Habían sido vecinos casi toda la vida. Cuando Jan tenía doce años, había probado sus recién entrados atributos de mujer con Nicky brevemente. Él no la había notado. ¿Y por qué pensaba en eso ahora? Era porque iba a tener que pedirle que sufriera la humillación de ser subastado en una sala llena de mujeres indiferentes.

-¡Tabby! -exclamó Jan

-¡Qué? -contestó Taby con evidente hostilidad.

-No puedo pedirle a un vecino que se meta a una subasta pública. Conozco a Nicky de toda la vida. No funcionaría. Hace sólo tres meses que regresó y pedirle esto no sería muy amable de mi parte.

Pero Jan no obtuvo la simpatía de nadie, Sus objecciones estaban alargando la reunión y todo el mundo quería volver a casa. Tabby estava furiosa, el problema tenía que ser resuelto en ese mismo momento.

-La subasta será secreta. Nadie sabrá cuanto se ofrece por cada persona; a excepción de quien lea los puntos -señaló Tabby muy tensa.

-No funcionará -objetó sue -No es que no me fíe de una hermana jardinera, pero estoy segura de que todo el mundo querrá saber cuál ha sido la apuesta máxima por Tad.
Se oyeron exclamaciones, risas y gritos. Tad era la carta fuerte con la que jugaban.

-¿Y quién va a ofrecer dinero por Nicky? -preguntó una voz riendo.

-¡Todas nosotras! -respondió Tabby con voz estridente- La mínima apuesta por cada hombre es de cuatro euros y cincuenta centavos.

Cuando la reunión se dio por acabada, Tabby se aproximó a Jan.

-Jan, serás tú quien se ponga en contacto con Nicky para que ponga su nombre en la lista.

¿La lista? Presentarse a una subasta no sería muy divertido para Nicky. Él nunca había formado parte de los grupos de actividades normales. Y aún seguía soltero.
Jan también continuaba soltera.
A los 26 años, Jan todavía era una muchacha casadera; a los 29, Nicky ya estaba en la madurez. ¿Quien apostaría por él? Su trabajo estaba conectado con la construcción de carreteras y eso era lo que hacía principalmente, trabajar. Trabajaba, asistía a partidos deportivos y pescaba. No era un hombre que buscara una esposa. Ni tampoco era un hombre que quisiera dejarse subastar.
Al finalizar la reunión, Jan se marchó con el coche caragdo de gente. Siempre había sido la taxista, ahora lo hacía para reducir el costo de la gasolina.
Jan llevó el coche hasta el pavimento de cemento que conducía al garage. Allí, salió del coche. Malhumorada,lanzó una mirada a la casa de Nicky Byrne. Las luces estaban apagadas. Eran más de las once, probablemente estaría durmiendo, Nicky llevaba una vida muy regular.
¿Cómo podría conseguir que Nicky hiciera algo tan tonto como presentarse a una subasta en la cual sería completamente ignorado?
Aunque Nicky nunca había parecido tener sensualidad de ningún tipo, todo el mundo tenía amor propio. El suyo podría sufrir.
Pero tendría que pedírselo. No lo forzaría, se limitaría a hacerle una proposición. Y si Nicky contestaba negativamente, lo aceptaría, como lo había hecho el día que, desesperada por un compañero,le pidio que fuera su compañero en la fiesta de secundaria.
¿Por qué estaba preocupada por él? Nicky se negaría y no ocurriría nada.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Jue 10 Jul 2014, 6:07 pm

Capitulo 2

Jan trato de ponerse en contacto con Nicky durante tres horribles dias.
Luego, decidió utilizar la cabeza. ¿Que hacía una mujer para que un hombre se pusiera en contacto con ella? Jan se lavó el cabello, siempre funcionaba.
Por lo tanto, el sábado por la tarde, Jan se encontraba sentada en la escalera de la parte delatera de porche cuando Nicky pasó por la calle y se detuvo.
Jan tenia la cabeza envuelta en una toalla y el se le quedó mirando. Estaba sentada con las piernas cruzadas, descalza y vestida con un vestido que le llegaba a los tobillos. El escote del vestido dejaba ver una cadena que se perdía entre sus pechos.
Jan se quitó la toalla con los ojos cerrados. Sacudió la cabeza de un lado a otro agitando sus castaños cabellos y abrió los ojos, fijándose en los de Nicky, de color azul. De repente, Jan se quedó con la mente en blanco.
Nicky llevaba pantalones cortos y una camiseta. Estaba sudando. Las ocasiones en las que se habian cruzado por la calle ella estaba tan irritada que no lo habia visto realmente. Ahora, fríamente, pensó que Nicky no tendría problemas en la subasta. Sus ojos color avellana recorrieron el masculino cuerpo con gran sorpresa. Nicky había madurado. Volvió a mirarlo a los ojos y dijo:

-Siempre funciona.

-¿Que?

-Si una mujer quiere hablar con un hombre, lo mejor que puede hacer es lavarse la cabeza -le explicó ella con paciencia.

-¿Es que solo te lavas el pelo cuando quieres hablar con un hombre? Existe el teléfono, por si no lo sabes...

Era la respuesta típica de Nicky. No había cambiado. Con una paciencia que indicaba su madurez, Jan contesto:

-Quería hablar contigo. Llevo tres dias intentándolo, pero tu teléfono siempre esta apagado. Tabby me trae por la calle de la amargura. Ya sabes como es y...

-Si, ya lo se. Tienes un gato y se subió a un árbol. Y quieres que yo lo baje y te lo devuelva. No?

-No.

Nicky frunció el ceño.

-¿Te encuentras bien?

-Nicky -dijo Jan en un tono mas alto del que habia pretendido.

Nicky se puso las manos en las caderas y se limitó a esperar.
Jan pensó que presentaba un aspecto magnífico.

-Verás, soy miembro del Club Jardin y, como parte del Festival de Verano, vamos a  realizar una subasta para sacar dinero para la plantación de árboles. Sabes que hay una extrema necesidad en el oeste y los incendios que se provocan dliberadamente en las selvas tropicales del hemisferio sur.

-¿Cuanto?

-No, no se trata de que hagas una donación -dijo Jan lanzando una pequeña carcajada- Se trata de tu cuerpo. Vamos a subastar hombres para una cita con las mujeres que asistan a la subasta. Tu...

-No.

Habia sido fácil. Se había puesto en contacto con el y Nicky se negó a pariticipar. Ya había realizado su misión.

-Será divertido. Y es por una buena causa.

No lo podia creer, todavia seguía hablando. Su lengua parecía tener vida propia.

-Shane es uno de ellos, también se presentará en la subasta. Kianha accedido tambien. Estarás en buena compañia. A Mark le ha parecido una idea muy divertida y Bryan nos pidió que le inclyueramos en la lista. Normalmente, no aceptamos voluntarios porque nos inundarían -exclamó Jan consciente de la mentira- De todos modos, lo teniamos en la lista. Nos gustaría que tu...

-No.

Nicky observó como Jan tomaba aire para calmarse. Luego, ella se inclinó hacia adelante y volvió a cubrirse la cabeza con la toalla, se puso de pie y se llevó las manos a las caderas.
Jan tenia un aspecto exótico.
Al darse cuenta de que habia adoptado una postura combativa, Jan la modifico y cruzó los brazos a la altura del pecho. Pero tampoco resultó, por lo que decidió dejar caer los brazos.

-Todos tenemos que colaborar para preservar las zonas verdes, la naturaleza.

Nicky no respondió. Pero tampoco se marchó.

-Por favor. Necesitamos un hombre más para esta subasta -añadio Jan.

-Crei que tenìan que quitarse de encima a todos los hombres que quieren ser incluidos en la lista.

Era una mala costumbre de Nicky acordarse de lo que se habia dicho hacía unos momentos.

-En la reunión del miércoles, alguien mencionó que no se te habia invitado.

Nicky cambió de postura y permaneció relajado.

-¿Te ha puesto eso nerviosa?

-¿Qué, la subasta?

-No, pedirme esto.

-No, en absoluto.

Mentir era fácil cuando la otra alternativa era decir la verdad.

-Me ofrecí como voluntaria para ponerme en contacto contigo porque somos vecinos.

-¿Pero no fue idea tuya invitarme a que me presentara en la subasta?

Jan se pasó la lengua por los labios.

-Tu nombre salió y...

-¿Quien te dijo que me lo pidieras?

-Somos vecinos y...

Nicky tenia unos ojos hipnotizantes. La diferencia de colores la fascinaba.

-¿Tu tambien vas a pujar?

Jan adoptó un tono profesional, pero amable.

-Todos los miembros del comite apostaremos un mínimo por cada hombre.

-Ya entiendo. Quienquiera que sea que se quede contigo, lo hará por el minimo de la puja.

-Oh, no -lo tranquilizó ella- Las mujeres competirán por ti. Claro que Tad será quien alcance la apuesta mas alta. Bueno, y tu tambien. Eres muy bien parecido y... y... tienes buena constitución.

-Y tambien camino y hablo.

-La verdad es que no lo se, no te he visto mucho ultimamente -respondió ella en tono un tanto tenso.

-Es natural.

Jan respiró profundamente y mantuvo la calma.

-Ven a la reunión del lunes por la tarde. Se servirá una cena ligera para los miembros del comité y los voluntarios. Después, todo el mundo esta invitado para ver a los voluntarios mientras se les presenta y para que se les comunique la programacion del festival. Solo son cinco euros.

-Cinco euros por una cena ligera.

-El comité servirá la cena y tenemos que hacernos cargo de todos los gastos.

-Mi camioneta está en el taller, iremos juntos.

-Yo tendré que estar alli antes.

-En ese caso, nos encontraremos alli y luego me traerás a casa en tu coche.

El le lanzó una mirada desafiante, autoritaria, y Jan no se atrevió a contradecirle ya que casi habia accedido a presentarse a la subasta.
Por lo tanto, Jan asintió con desgana.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Vie 11 Jul 2014, 11:33 am

Capitulo 3

El domingo por la noche, Jan oyó la camioneta de Nicky alejarse de la casa. ¿Acaso no habia dicho Nicky que tenía la camioneta en el taller y que por eso ella tenía que llevarlo de vuelta a casa el lunes?
Al dia siguiente, Jan llamo a Tabby.

-Creo que Nicky se presentará en la subasta.

-¿Va a venir esta noche?

-Si

-Eso lo comprometera -comento Tabby en tono de satisfacción- Nos las arreglaremos para atraparlo y que no pueda echarse atras. Déjamelo a mí.

Jan colgó el teléfono lentamente, un tanto intranquila por abandonar al inocente Nicky en manos de Tabby. Pero no podía hacer nada, además, Nicky ya tenia veintisiete años. Tratar con Tabby le serviria como experiencia. Incluso Nicky sobreviviría. De hecho, resultaría interesante ve al obstinado y antisocial Nicky vérselas con la decidida Tabby.
Jan, mirando por la ventaa de la oficina al edificio de ladrillos, sonrió. ¿Y si Nicky hubiese decidido escapar la noche anterior?
Lo llamó por telefono y la secretaria de Nicky le dijo que no estaba, en su celular igual, no contestaba...¿para que demonios tiene un celular si siempre esta apagado?

Jan pasó la mayor parte del dia preocupada de que Nicky no se presentara a la reunión y la cena de aquella tarde. Los hombres eran insoportables. Y Nicky Byrne nunca habia cooperado mucho.


****

Habia preparado una ensalada helada de frutas con gelatina para la cena de aquella noche. La habíaa metido en el refrigerador de la oficina y se habia derretido un poco, su aspecto no era muy fresco.
Jan cerró los ojos, según su madre, uno debía acomodarse a las circunstancias adversas.
Entró en la sala del hotel donde iba a tener lugar la reunión y en seguida se puso en contacto con Tabby para que esta hablara con Mildred para que pudiera meter la ensalada de frutas en el congelador del hotel. Pero Milderd no cooperó.

-Nuestro congelador esta lleno. En esta epoca del año, servimos cosas que se congelan. No tenemos sitio para meter cosas que la gente prepara en sus casas. ¿Por que no nos pidieron a nosotros que prepararamos esta cena?

-Porque tenemos un presupuesto muy bajo. Estamos trabajando para que se planten árboles, es un trabajo voluntario. Asi que no me fastidies.

-Jan, deja de presionarme.

Perpleja, Jan observó como Mildred se alejaba. ¿Presionarla? Sin embargo, Mildred llevaba en las manos la ensalada semicogelada que había preparado Jan. Todavía airada, esta se fue en busca del esquivo Nicky.
Se acercó al vestibulo de entrada. Nicky no apareció. Tuvo que saludar a todo el mundo  algunos trataron de hacerle toda clase de encargos, pero ella se disculpó.

-Tengo que estar aquí cuando Nicky llegue.

Alguien por fin le comunicó:

-Nicky está en el bar tomando una cerveza.

Jan se encaminó hacia el bar decididamente y encontró a Nicky rodeado por un grupo de hombres que estaban discutiendo algún asunto sobre pesca. También notó que aun llevaba la ropa de trabajo; un mono y un casco sujeto a un enganche en la chaqueta.
Jan se acercó a él y lo agarró de un brazo.
Todos esos hombres eran extraños. Miraron a Jan, sonrieron y luego, riendo abiertamente, miraron a Nicky. El se mostró paciente y no  muy amistoso. No sonrió.

-Te nececsitamos para las fotografías.

-¿Fotografias?

Jan miro a los hombres, y sonriendo, dijo:

-¿Pueden disculparnos? Están esperando a Nicky.

Los hombres rieron y preguntaron:

-¿Nicky?

-Me conoce desde la infancia -explicó Nicky

Por fin, Nicky se despidió de los hombres y acompañó a Jan a la sala de reunión donde había mesas para la cena que se iba a ofrecer.

-Ya te compré la entrada para la cena -le explicó ella con paciencia.

-Muy bien.

Pero Nicky no le ofreció reembolsarle el dinero.
Hicieron fila y escogieron la comida del buffet. Nicky le pidió a Jan que le llevara uno de los platos que se habia servido. Para él esa no era una cena ligera. Jan se sintió un tanto incómoda por su evidente glotonería.
Nicky se limitó a comer y no hizo ningún intento por entablar conversación.
Los demás hombres se habian arreglado y todos hablaban y reían. Tad se encontraba en el centro de un grupo de mujeres y era evidente que disfrutaba.Y ellas también. Jan decidió que iba a tomar los quinientos euros que le habia dado su abuela y pujaría por Tad.
Si conseguía tener consigo a Tad durante el festival, él se daria cuenta de que ella era la esposa perfecta.
Algunas mujeres saludaron vacilantes a Jan y esperaron a que Nicky las mirara, pero él las ignoró.
Jan permaneció al lado de Nicky con el fin de hacerlo parecer deseable aparte de los allí reunidos.
Una vez que hubo terminado de comer, Nicky dijo:

-Vámonos

-Todavia no hemos hablado de este asunto -comentó ella

-¿Que asunto?

-La subasta

-He accedido.

-Tu... Bueno, pero tenemos que discutir los pormenores

-¿Que es lo que hay que discutir?

-Bueno, los preparativos y todo lo que va con ello

-¿Que preparativos?

-Las fotografías y esas cosas

-¿Fotografias?

-Si, Nicky, para que la gente lea algo sobre los hombres que se presentan en la subasta y así tengan una base para pujar.

-No diiste nada de eso.

-Pero es que van a salir en los periódicos

-No

-Has aceptado

-Me hecho atrás. Olvídalo

-¡Tabby! -exclamó Jan mirando al techo

Pero Tabby apareció como por arte de mágia

-¡Oh, Nicky! -exclamó Tabby como si llevara buscandolo una semana.

Tabby se aferró a su brazo y lo estrechó contra si. Nicky volvió el rostro y la miró.

-Ahora, Nicky, vamos a llevarte a que te saquen fotografías. Saldrás maravillosamente.

Nicky alzó la cabeza en gesto arrogante y miró a su alrededor, ignorando a los allí congregados.

-De acuerdo, terminemos con esto cuanto antes.

Luego, miró fijamente a Jan y añadió:

-No te muevas, esperame aqui.

Y Jan hizo lo que él habia dicho que hiciera.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Sáb 12 Jul 2014, 5:09 pm

Capitulo 4

Todas las mujeres estaban congregadas alrededor del fotógrafo y bromeaban con el hombre a quien estaban fotografiando. Los hombres reían y posaban halagados.
Pero Nicky no.
Miró a la cámara como si quisiera estudiarla detenidamente.
Luego, parpadeó.
A continuación, Nicky decidiço que ya estaba harto y abandonó al grupo hasta acercarse al lugar donde había dicho a Jan que lo esperara. Y ella estaba alli, esperandolo.

-Vámonos

-Todavía no te has enterado de donde tienes que estar ni cuando.

-Ya me lo diras tu -respondó el mientras caminaban hacia la salida del hotel.

-No podré, es imposible ponerse en contacto contigo -protestó ella indignada.

Mientras atravesaban el vestibulo principal, se cruzaron con Mildred, que llevaba una bandeja en la mano.

-Aqui está tu ensalada.

Jan le lanzo una mirada indiferente, lo que mostraba lo adulta que era, y se limitó a decir:

-Gracias.

Luego tomó la bandeja y se la llevó consigo al coche.

-¿Que es eso? -preguntó Nicky

-No creo que te interese saberlo.

-¿Llevas el cerebro de alguien en una bandeja o algo por el estilo?

-Me parece que empiezas a parecerme desagradable.

Nicky lanzó una carcajada.
Jan lo llevó a casa. Detuvo el coche delante de su puerta y se limito a esperar a que se bajara.

-¿Es que no vas a acompañarme a la puerta?

Haciendo acopio de toda su paciencia, Jan respondió:

-No.

-Me desiusionas, señorita Folger. Tus padres se avergonzarían de ti.

-Probablemente.

-Esta bien, ¿cuando es la proóxima reunión?

-No lo sé.

-Me parece que si debes saberlo -comentó él.

-Es posible.

Y Nicky tuvo el valor de echarse a reír.
Jan llevó el coche hasta la puerta de su garage, lo metió allí y luego fue a su casa y se dio una larga y caliente ducha. Cuando se metió a la cama y comenzó a repasar mentalmente los acontecimientos de la tarde, decidió levantarse y tomar dos aspirinas antes de dormir.
Pero tuvo que levantarse de nuevo, ir al garage y recoger la bandeja con la ensalada de frutas para luego tirarla a la basura.
El teléfono sonó, pero ninguna mujer que viviera sola respondería a una llamada a esas horas de la noche.
Al cabo de un rato, alguien llamó a la puerta, Jan abrió la  ventana que estaba encima del porche y gritó:

-¡Salga de mi porche o llamare a la policia, pervertido!

-¿Que demonios estabas haciendo fuera tan tarde? -preguntó la voz de Nicky.

-Salgo con mucha frecuencia. ¿Acaso no lo habías notado?

-No -respondó él- Duermo en la otra parte de la casa.

-Me alegro por la señora Walsh.

Que era la vecina de Nicky al otro extremo de su casa.

-¿Te encuentras bien?

-Si

-Ha sido una tarde muy interesante -gritó Nicky desde el centro del jardín.

-Nos alegramos de que te hayas divertido. Y ahora ¿por qué no te vas a la cama? -gritó la señora Thompson desde la otra acera de la calle.

-Por Dios, señora Thompson. ¿Que está usted sugiriendo? -dijo Nicky fingiendo estar escandalizado.

La anciana mujer gruño algo ininteligible.
Jan cerró la ventana de un golpe.
Después de aquello, imperó el silencio.
¡Hombres! Jan bajó por la escalera y se tomó un vaso de leche fría. Luego estuvo paseandose por la casa durante una hora aproximadamente hasta que consiguió calmarse lo suficiente como para meterse en la cama.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Dom 13 Jul 2014, 12:16 pm

Capitulo 5

Al despertarse, Jan salió de la casa y fue a comprar el periódico de la mañana. No estaba ni en el porche ni en el  jardín.
Llamó al Herald para quejarse, y la recepcionista le dijo:

-Se han distribuido. Me parece que lo que tú quieres es una copia gratis de las fotografías de los hombres.

-No recibí el periódico hoy -respondió Jan conteniéndose.

-Alguien debe haberlos robado. Eres la quinta persona que se queja esta mañana.

-No sé lo que ha ocurrido con el periódico, lo único que sé es que lo quiero. Lo he pagado y quiero mi periódico.

-De acuerdo, de acuerdo. Lo echaremos por debajo de la puerta, Jan. Pero no podremos ir hasta las diez. Ya verás la fotografía de Nicky!

-Gracias.

Cuando Jan colgó, decidió que tendría que irse a vivir a una gran ciudad donde la gente sería más agradable que allí. En una gran ciudad, nadie la conocería y no tendría que aguantar los chismes de la gente.
Se vistió, desayunó, se marchó al centro del pueblo y compró todos los periódicos matinales.
Nicky dominaba la primera página del Herald. La fotografía mostraba su rostro y pecho. No era tan conocido como otros hombres, por lo que no se había escrito tanto de él como de Tad. Pero no había duda de que Nicky dominaba la primera página.
Los otros cuatro tenían aspecto agradable y animado, bien vestidos y relajados. Todos salían sonrientes, como si lo que estaban haciendo les pareciera divertido.
Después, estaba la foto de Nicky vestido con un mono y un casco al hombro. No se había afeitado como los otros cuatro y su rostro quedaba ensombrecido por una incipiente barba. Pero era él quien atraería la atención de las mujeres,no cabía duda.
Su mirada era directa, ligeramente parpadeante. La clase de parpadeo que haría que una mujer hiciese algo impensable...como pujar por un hombre casi desconocido.
Después de contemplar la fotografía de Nicky durante un rato, Jan se dio cuenta de que aquella foto debía ser para ella un gran alivio. Ahora sabía que habría mujeres que pujarían por él y, por lo tanto, el comité sacaría más dinero. Ella concentraría todos sus esfuerzos en pujar por Tad. ¿Por qué no intentar conseguir el mejor?
Ella se merecía a Tad.
Su aspecto físico era bueno, había ejercitado todas las habilidades necesarias para ser una buena esposa y una buena madre.
Sabía coser y arreglar ropa. Sabía cocinar; no siempre le salía bien, pero era valiente y consciente de lo que llamaba la atención a ojo y al paladar.
Podía ser la compañera de un hombre. Podía beberse una cerveza entera. No le ponía peros a colocar un gusano en un anzuelo; aunque si tenía alternativa, prefería no hacerlo, no le disgustaba el futbol, pero se dormía en los partidos. No le gustaban las bicicletas de carreras, pero le encantaba nadar e ir de excursión, la altura le daba vértigo.
Pero siempre que un hombre fuera normal, ella sería la compañera perfecta.
Si conseguía pasar un tiempo con Tad, él se daría cuenta de sus virtudes.Tad merecía los quinientos euros de su abuela y ésta aprobaría que Jan se gastara el dinero en una causa tan acertada. Y ya que el dinero serviría para plantar árboles, ayudaría a conservar el medio ambiente.
Jan revisó los demás periódicos. Uno de ellos le pareció irritante. La fotógrafa, una mujer, se había entusiasmado con Nicky y había escrito muchísimo sobre él.
Al mediodía, el acostumbrado grupo de mujeres se encontró en el bar de Dorothy para chismear y comer. Y todas hablaban de Nicky!

-Qué ojos! -gimió una

-Qué cuerpo -suspiró otra

-En la foto, sólo se le ve la cabeza y el pecho -dijo Jan señalando lo obvio.

Pero su comentario sólo consiguió provocar más suspiros. Hablaron de las cejas de Nicky, de las pestañas y dela boca. Todo aquello no tenía sentido para Jan.
Mientras escuhcaba su hostiidd aumentó, una hostilidad que fue transformándose en preocupación. Las fotografías de los periódicos habían conseguido engañar a esas pobres mujeres que creían que Nicky era una especie de héroe. ¿Cómo podían engañarse así?
Lo conocían de toda la vida. ¿Qué les ocurría?
Iban a pujar por él.
De repente, comenzó a preocuparse por el bienestar de su vecino. Iba a ser, figurativamente, arojado a los leones.
Y se sintió responsable de Nicky.
Jan tuvo que enfrentarse al hecho de que iba a tener que hacer algo para rescatar a Nicky. Lanzó un suspiro y asomó la cabeza porla ventana. ¿Por qué tenían que ocurrirle esas cosas precisamente a ella? Ahora tendría que ayudarlo.
Apenas saboreó su comida, pero se la comió. Necesitaba una buena dosis de vitalidad para enfrentarse a lo que le esperaba.
Regresó a su oficina y volvió a su escritorio. Después marcó el número de celuar de Nicky, para no variar, estaba apagado...marcó el número de teléfono de su oficina. Fue su secretaria quien contestó.

-¿Está Nicky?

-Perdón, pero el señr Byrne está ocupado. ¿Quién le llama?

-Olvídelo, no importa.

-No puede usted imaginarse la cantidad de mujeres que han llamado aquí hoy. Debe ser por la fotografía! -comentó la secretaria antes de lanzar una débil risa.

A Jan no le pareció divertido en absoluto. Aunque la risa de la secretaria tampoco parecía deberse ala diversión... sino a la
excitación.

-Uno pensaría que nadie lo conocía a pesar de haber vivido aquí casi toda la vida. ¿En dónde estaban todas esas mujeres antes

-Si, claro -contestó Jan- Dígale que lo llamó Jan y que tengo ue verlo para ... discutir algo sobre la subasta.

La secretaria comenzó a protestar.
Lanzando un suspiro de paciencia, Jan se apresuró a añadir:

-Soy un miembro del comité.

-Oh, eso es nuevo. La pondré en la lista.

Ningún hombre debería tener una secretaria así. ¿Por qué no hablaba con profesionalismo?
Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Dom 13 Jul 2014, 5:10 pm

Capitulo 6

Jan estaba sentada en los escalones del porche de su casa con el gato de la señora Walsh en su regazo cuando Nicky, por fin llegó a casa. Metió el coche en el jardín y salió del automóvil con aspecto de fatiga. Luego, miró en dirección a la casa de Jan y la vio allí sentada. Se detuvo y sonrió ligeramente.

-No deberías estacionar el coche en la hierba, la vas a destrozar -mencionó ella.

-¿Que quieres?

Ella lo miro fijamente. Era guapo como en las fotografias de los periódicos.

-Tenemos mucho que hacer antes de la subasta, de la cena y del baile -explicó Jan sin poder evitar un suspiro de resignación- Creo que nos va a llevar mucho tiempo y paciencia. ¿Sabes bailar?

-Un poco

-¿Te enseñaron tus padres algunos de los pasatiempos de sociedad? Porque yo no recuerdo ninguna evidencia de ello.

Nicky se humedeció los labios con la lengua y respondió seriamente.

-No que yo recuerde.

-Tienes que saber que, en esta subasta, se pondrá en juego la reputación del Club Jardin. ¿Lo comprendes? Si nos pones en vergüenza, seremos nosotros quienes suframos las consecuencias.

-¡Dios mio! -exclamó él- ¿Que voy a hacer yo, pobre de mi?

-Nicky, tienes que esforzarte por cooperar. Y es por el club por lo que estoy dispuesta a ayudarte. Aunque tu nunca me hayas ayudado en ninguna de mis crisis, siento una obligación para con ...

-¿Como que no te he ayudado? Enterré ese maldito gato tuyo que fue atropellado en la call...

-¡Arrastraste a Sugar de la cola! -gritó ella llena de horror.

-Vamos, Janet...

Recobrandose inmediatamente, a pesar de tener que librar una dura lucha interna, Jan dijo con firmeza:

-Sugar ya no esta aquí ni allá. La razón por la que...

-¿Esta flotando entre el cielo y el infierno?

Jan se mordió el labio inferior y encontró la paciencia necesaria para contenerse.

-Nicky, este asunto es muy serio. Por favor, estoy intentando ayudarte.

Nicky, con tranquilidad, subió la escalera del porche de Jan y se sentó en el escalón superior al que estaba ella. Miró sus pestañas y luego la pequeña nariz, luego sus ojos descendieron hasta el escote de la blusa donde, misteriosamente, se perdía el colgante de la cadena entre sus redondos senos.
Ella alzó los ojos y sus miradas se cruzaron durante un tiempo. Lentamente, Nicky se humedeció los labios con la lengua, atrayendo la mirada de ella. Nicky hacía eso muy  bien, pero necesitaba aprender otras cosas.

-¿Te he dicho alguna vez lo aliviado que me sentí cuando dejaste a esa rata de Parson? Nunca comprendí lo que viste en el.

-Maryetta Teller me lo quitó, el me dejó por ella.

-Tuviste suerte.

-Si, al final resultó que tuve suerte, pero debiste mencionarlo desde el principio. nunca me hablaste de ello.

-Lo intente. Ese individuo es un sinvergüenza.

-¿Cuando me lo dijiste? Nunca!

-¡Me pegaste con la llave inglesa de la bicicleta! ¿Quieres ver la cicatríz?

Ella lo miró perpleja. ¿Una cicatriz? ¿En dónde?

-Oh, si... Ahora me acuerdo -dijo ella ruborizandose.

-Felicidades. ¿Y ahora, vas a decirme como me vas a enseñar buenos modales?

-¿Tienes idea de cuales son tus puntos debiles, para empezar por ahi?

Nicky se tomó su tiempo para esponder. Se puso de pie, le volvió la espalda y Jan se froto el rostro con las manos.
De repente, Janet se dio cuenta de que no era el irritable vecino que había creido, sino un ser humano a quien debía haber ofendido. A pesar de sus buenas intenciones debió haberlo criticado en exceso.

-Nicky...

-Llamame Nicholas.

-Nicholas, no he querido decir que seas un bruto. Solo quiero ayudarte, eres mi vecino. He sido yo quien te reclutó para la subasta. Todas las mujeres estan que se mueren por ti despues de ver tu foto y ...

-¿En serio?

-Si -asintió ella con valor- Y no me soprendería nada que  pujaran como locas por ti. Supongo que querrás causar buena impersión, asi que deja que te enseñe a bailar y a no dar un paso en falso.

El se limitó a asentir.

-Si no te importa, tendremos que dejarlo para otro dia. Esta noche no. Estoy muerto de cansancio. El trabajo en la industria de la construcción va con el horario del sol. En el invierno estoy mas descansado. No podría dar un paso para bailar esta noche. Ya cené, por lo que no puedes comprobar mis modales en la mesa, pero puedo llevarte a hasta la puerta de tu casa como un caballero, si te parece bien.

-De acuerdo. Lo comprendo, aunque no disponemos de mucho tiempo. El festival tiene lugar dentro de dos semanas y media. Es vital que te ayude.

-¿Señorita Folger, podría acompañarla hasta la puerta de su casa?

Y Nicky le ofreció la mano.
Ella se quitó el gato de encima y aceptó la mano de Nicky.

-Gracias.

-Gracias a usted, señorita Folger.

-De nada. Y ahora, Nicholas, tómame del brazo y ayúdame a cruzar el jardín para que no me tropiece por el desnivel.

-¿Desnivel? ¡Pero si he cortado la hierba esta primavera!

-Por lo general, las mujeres llevan tacones altos y, debido a ello, no pueden caminar muy bien. Los hombres siempre las ayudan para que no se rompan la cabeza.

-¿Asi?

-Si, así está bien.

-Me alegro de que me lo hayas dicho. Ten cuidado con eso. Deja que te ayude.

-Muy bien.

-¿Y la escalera? -preguntó él con interés.

-Me ayudarás de la misma forma, y toma la llave da mi casa para abrir la puerta.

-Dame la llave.

-No está cerrada con llave, estamos actuando solamente.

-¿Y?

-Y ahora me das las buenas noches y me dices que me llamarás. Y llamarás al dia siguiente a la dama en cuestión y dirás lo micho que disfrutaste de su compania.

-¿Y cuando la beso?

Jan se quedó perpleja. Nicholas tenía la intención de besar a la amujer.

-Bueno, no creo que... no sé. Supongo que no deberíamos actuar precipitadamente al respecto.

-¿Y si ella insiste?

Cualquier mujer que pujara por un hombre esperaría que la besara.

-Supongo que no necesitas que te enseñe.

-Tengo que practicar contigo, porque sé que tú me dirás si soy bueno o si necesito parcticar eso también.

Un escalofrío recorrió el cuerpo de Jan al pensar en  Nicky besándola.

-No, no en la primera cita -aclaró ella con demasiada precipitación.

-¿En la siguiente? -preguntó él con perfecto control sobre si mismo

Jan no sabía mucho sobre el proceso completo. No era una autoridad en el arte de besar. Había tenido algunos intercambios agradables, pero no era una alumna aventajada.

-Quizá.

-De acuerdo. En ese caso, buenas noches.

-Buenas noches.

Jan abrió la puerta de rejilla y se volvió.

-Cierra con llave -añadió él.

-Sí.

Con desgana, Jan cerró la puerta y se quedó allí quieta, oyéndolo silbar mientras se alejaba.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Lun 14 Jul 2014, 11:45 am

Capitulo 7

Al dia siguiente. Nicky la llamó la oficina.

-Señorita Folger, sólo quería decirle que fue un placer acompañarla hasta su casa anoche.

Jan rió.

-Aprendes muy rápido Nicholas. Lo hiciste muy bien.

-Necesitamos repasar otros aspectos de la relación hombre mujer ¿no te parece?

Ciertas visiones hicieron que Jan enrojeciera al instante.

-Adiós señorita Folger. La volveré a llamar.

Pero Nicky colgó sin darle tiempo a decir nada.
Durante los dos día siguientes, todo el mundo le habló a Jan de Nicky, y luego del festival, en ese orden. Eso la deprimió. Supuso que se debía a que el tiempo corría rápidamente y él no se había puesto en contacto con ella para seguir ejercitando sus modales, aunque lo hizo muy bien en la primera lección.
Tres días después, Jan regresó a su casa y encontró a Nicky sentado en los escalones de su porche trasero. El se levantó, se acercó al coche de Jan y le abrió la puerta.

-Vamos a cenar. Conozco un sitio en el que dan una comida maravillosa, también tienen una rocola. Allí podremos empezar las lecciones de baile.

-Creo que estás siendo muy sensible respecto a este asunto, Nicholas.

-Y yo creo que eres una buena vecina.

-Gracias.

-Creo que necesitarás ponerte algo más informal, como unos vaqueros.

***

Jan salió de su casa en vaqueros y zapatos deportivos. Su blusa era de seda y el sueter de cashemere. Llevaba el cabello suelto y un poco revuelto. Le brillaban los ojos y el colgante de la cadena aún seguía escondido bajo la blusa.
El restaurante-bar se localizaba fuera del pueblo, y Jan estaba muerta de hambre cuando llegaron.
Salieron de la camioneta de Nicky y llegaron a la puerta en el momento en que ésta se abrió. Dos hombres de aspecto rudo salieron y saludaron a Nicky amistosamente.
Dentro del establecimiento, la clientela parecía estar familiarizada con Nicky.

-Hola Nicholas.

Incluso mujeres lo saludaron así. Jan tomó una cerveza antes de la cena, aunque beber sin comer la mareaba un poco, pero rió y se la pasó muy bien.
No le importó que Nicky apenas se moviera mientras bailaba y se limitara a abrazarla.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Lun 14 Jul 2014, 4:54 pm

Capitulo 8

Por qué estás sonriendo? -preguntó Nicky con voz ronca.

Jan parpadeó como si tuviera que hacer un esfuerzo para esponder a su vecino, en cuyos brazos se había acurrucado.

-He pujado quinientos euros que me dio mi abuela por Shane.

La sonrisa de Nicky desapareció de sus labios.

-¿Qué? -dijo él con incredulidad.

-Lo que oyes.

-¿Has pujado por Shane? -volvió a preguntar aún incrédulo.

-Sí, supuse que si él me conociera mejor, sería...

-¿Sería qué?

Ella se sonrojó.

-Bueno, quizá pudiera verme con diferentes ojos... de modo especial.

-¿Estás interesada en... Shane?

-Es una buena persona.

-Sí, pero tendría problemas para estar con un remolino como tú.

-¿Remolino? -preguntó ella con indignación.

-Jane, toda tu via has sido un torbellino y podrías volver loco a alguien como Tad.

-Tu opinión es insultante -observó ella airada.

-Acuérdate de Parson

-Entonces era más joven.

-¿Acaso estás desesperada ya a los veinticuatro? ¿Crees que ya eres una solterona? ¿Cansada de ir a trabajar por las mañanas?

Jan se zafó de los brazos de Nicky.

-Un caballero no le habla así a un adama. Necesitas que te enseñen modales mucho más de lo que tú crees. ¿Podrías tomarte dos días libres?

-Veré lo que puedo hacer.

Se quedaron allí de pie, quietos, entre el murmullo de las conversaciones de los clientes. Ambos se miraban muy serios.

-¿Le has comentado a la gente que vas a pujar con quinientos euros por Shane? Alguien podría ofrecer un euro más y quitártelo.

-¿Quieres decir que alguien podría subir mi apuesta?

-Claro.

-No, sólo te lo conté a ti y, según mi experiencia contigo, siempre has sido capaz de guardar un secreto. Nunca le contaste a nadie que Pete y yo jugábamos al médico y al enfermo.

-Me impresionó tanto enterarme de que Janet Folger hiciese una cosa así... No lo conté porque pensé que nadie me creería. Si  lo hubiera hecho, la gente habría pensado que yo era un mentiroso.

-Estás echando por tierra la fe que tenía puesta en tu discreción -le advirtió ella- Si me entero de que alguien sabe lo que he apostado por Shane, sabré cuál es la fuente de la información y tomaré serias medidas al respecto.

-¿Cómo qué?

-Todavía no he planeado la venganza.

-¿Y qué me dices de los miembros del comité? ¿Crees que  ninguna de ellas hablará? iTodas son mujeres!

-¿Estás...? ¿Estás tratando d edecirme que una mujer no puede mantener un secreto? -inquirió Jan furiosa.

-¿Así que el comité ha jurado mantener secreto sobre las pujas? ¿En quienes has depositado tu confianza, si puede saberse?

-En Gillian Walsh, Jodi Albert y Georgina Ahern.

-Sí, son inmaculadas. Las respeto mucho.

Jan ladeó la cabeza ligeramente, aunque fue un gesto algo amenazante, y lo miró a los ojos.

-Se alegrarán mucho de saber que cuentan con tu respeto -comentó Jan en una tono demasiado amable.

Jan se quedó ligeramente sorprendida al darse cuenta de que, a pesar de la débil iluminación de la pista de baile del establecimiento, los ojos color azul de Nicky brillaban con un fulgor inusitado.

-Me parece que es hora de que vuelvas a casa, Torbellino. Es sólo nuestra segunda cita.

-¿Cita? Esto no son citas. Y no hemos cenado como es debido.
Nadie puede comer hamburguesas y papas fritas con cuchillo y tenedor sin hacer el ridículo. Esto ha sido simplemente... simplemente...

-¿Una conferencia?

-Una consulta -corrigió ella.

-Todo lo que hemos discutido es la falta de carisma de Tad y tu oscuro pasado.

-Tad tiene muchísimos amigos -comentó en tono suave.

-Nómbrame dos.

-Tabby Gates y Phyllis Minor.

-¿Amigos hombres?

-Siempre lo he visto en un grupo -explicó ella.

-A los hombres no les gusta Tad. Tú necesitas un hombre que tenga amigos hombres también. Los hombres, por lo general, saben de fontanería, motores y cosas así. Los amigos hombres son importantes.

-Para tu información, hay gente que se gana la vida arreglando las cosas de una casa y las vísceras.

-¿Vísceras?

-Sí, vísceras.

-¿Consideras un coche como algo vivo?

Jan asintió.

-Un ser vivo con una extraña personalidad.

-Creo que necesitas un coche nuevo.

-¿Cómo podría yo dejar a Tootle en manos de un extraño?

-Si yo fuera tú, lo dejaría en deshuesadero.

-iQué amable y considerado! -declaró ella- Tienes suerte de que tu personalidad no se vea en las fotos.

-¿Has estado leyendo los periódicos? -preguntó él ladeando la cabeza.

-Los he ojeado para ver qué decían de Tad. No quería que...  saliera muy bien en las fotos, eso elevaría la competencia.

-Bueno, vámonos, es hora de meternos en nuestra pequeña cama.

La idea de ir a la cama con Nicky la hizo tropezarse.

-¿Todavía te afecta la cerveza que te tomaste?

Nicky la rodeó con un brazo para sujetarla y le tomó una mano con firmeza.

-¿Te encuentras bien?

-Suéltame, estoy perfectamente.

-¿Sueles ponerte agresiva cuando bebes? ¿Quieres que destrocemos el establecimiento?

-iPor Dios, Nicky! Digo, Nicholas, estoy completamente sobria. Y no puedo permitir que te pongas a destruir cosas. iQué publicidad es esa! iSaldría en todos los periódicos! Te restaría puntos en la subasta y eso mancharía la reputación del Club Jardín.

-Solo quería mostrarte que tengo una mente muy abierta. Estoy deseoso de participar, y creo que eso es importante.

Ella le lanzó una mirada de sospecha. No sabía exactamente qué quería decir él con esa palabra "participar" También seguía preocupada respecto a dejarlo suelto entre todas esas mujeres, unos auténticos buitres, que iban a pujar por él. Podían arrancarle la ropa y mancillar su virtud.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Mar 15 Jul 2014, 11:30 am

Capitulo 9

Nicky la sacó del establecimiento. En la oscuridad, encontraron la sucia camioneta de Nicky. El la ayudó a subir con gran habilidad que le hizo preguntarse a Jan si no sería experto en la materia. Cuando Nicky se colocó delante del volante, Jan le preguntó:

-¿Has salido con muchas chicas?

-No con muchas.

-Me ayudaste a subir tu camioneta con mucha soltura.

-Bueno, gracias, Janet.

-¿Qué has hecho todos estos años que pasaste en Dublín?

-Trabajar como un burro.

-¿Por qué has vuelto a Galway y has comprado tu casa otra vez a la familia Roach?

Nicky condujo en silencio durante un minuto antes de contestar.

-iPorque no hay mejor lugar que el hogar de uno!

-Eres muy esquivo. Contestas sin realmente responder.

-Soy honesto.

-No sales con la gente que yo conozco. ¿Qué haces con tu tiempo?

-Trabajo.

-¿Tienes alguna meta? ¿Algún objetivo? ¿Algo en particular ue quieras conseguir? Ya tienes edad de casarte. ¿Para qué trabajas tanto? Nunca te veo.

Jan se mordió la lengua. La última frase parecía implicar que... quería verlo.

Nicky la miró y sonrió.

-Estoy estructurando mi vida.

-Da la impresión de que tienes grandes planes.

-No. Mis planes se limitan a sentirme a gusto y satisfecho.

Jan se quedó pensativa.

-Lo comprendo. Yo nunca imaginé que mis padres se marcharían de Galway. Pensé que siempre viviríamos aquí todos y que nos veríamos constantemente. Que todos los nietos estarían juntos. Pero ya ves...

-Tienes que recordar que yo era hiho único. No tengo hermanos a quienes echar de menos. Sin embargo, tengo muy buenos amigos, un buen trabajo y buenas perspectivas. Seré un buen marido para una mujer afortunada.

Jan lo miró fijamente. Nicky sonreía de una manera misteriosa mientras mantenía la mirada fija en la carretera.

-¿Estás pensando en alguna mujer en concreto? -preguntó ella sorprendida.

-Lo estoy considerando.

-¿Apostará ella... por tí?

-Ya veremos.

-¿Te citas con ella?

-Todavía no.

-¿Sabe que... estás interesado en ella?

-Todavía no.

-Bueno, creo que lo mejor que puedes hacer es demostrarle que tienes interés en ella. ¿Quién es?

-Te lo diré a su debido tiempo.

-¿A su debido tiempo... para qué?

-Antes de que me vaya de luna de miel.

-Oh -dijo ella sin poder contener cierta tristeza en su voz- ¿La... conozco?

-Sí.

-Oh. ¿Es Tabby?

Nicky lanzó una carcajada.

-No.

Jan se mordió los labios para no seguir pronunciando nombres.
Llegaron a su casa y Nicky detuvo el coche delante de la entrada de la casa de Jan.

-Mete el coche en tu garage, entraré en mi casa por la puerta trasera.

-No, voy a dejarte en tu casa como es debido.

-No tengo la llave de la puerta principal.

-En ese caso, te acompañaré hasta la puerta trasera. Y no te muevas hasta que yo salga del coche, lo redée y te abra la puerta para ayudarte a salir.

Nicky se tomó su tiempo. Se movía como cualquier hombre fuerte y musculoso. Abrió la puerta de Jan y le ofreció la mano.
Cuando Jan se bajó, comentó:

-Creo que cualquiera que su ventana esté orientada en esta dirección nos estará observando.

-Si uno no se mete en el agua, no se moja.

Jan trató de descifrar lo que Nicky acababa de decir mientras se dirigían hacia la puerta trasera de su casa.

-Ha sido una velada interesante, diferente -comentó Jan.

-Gracias por venir conmigo. Esta es nuestra segunda cita, ahora tengo que besarte.

-Oh...

La boca de Nicky acalló la protesta de Jan. a cabeza comenzó a darle vueltas y a picarle el cuerpo y, de pronto, se sintió desorientada. Pero no se cayó, porque los labios de Nicky la sujetaban y la estrechaban contra su cuerpo. Era increíble.
Nicky apartó su boca de la de ella y la miró a los ojos.

-¿Qué tal lo he hecho?

Nicky le sujetaba el cuerpo con gran habilidad, haciéndola sentirse como una pluma en sus brazos; se inclinó otra vez sobre ella y volvió a besarla al tiempo que... iLe acariciaba un costado y luego le ponía la mano sobre un pecho! Jan se atragantó y murmuró algo pero seguían besándose y, por alguna razón desconocida, no lo rechazó.
Nicky volvió a apartar loslabios sin dejar de sujetarla: las piernas de Jan temblaban.

-¿O será mejor así...?

-iNo!

Pero Nicky la sujetó contra la pared del porche y apretó su cuerpo contra el de ella, besándola y acariciándole los senos con ambas manos.
Al cabo de un rato, Nicky dio un paso atrás y preguntó  con voz perfectamente equilibrada.

-¿Qué beso crees que ha sido el mejor?

Los ojos de Jan no podían enfocar muy bien,  por lo que vio borrosa la imagen de Nicky. Su cuerpo exigía una continuación, un estudio en profundidad. Era un hombre perverso. No había nadie en el mundo que pudiera enseñarle nada respecto a besar. La vaga sombra de él permanecía inmóvil, estaba esperando una respuesta.
¿Qué era lo que había preguntado?
Había ocasiones en las que una muejr debía abandonar el campo de batalla sin intentar demostrar nada.

-Buenas noches.

Pero Nicky no se movió. Ladeó la cabeza hacia un lado y pidió:

-Dame la llave para que te abra la puerta.

Nicky tomó la llave que Janet le tendía, abrió la puerta de rejilla, abrió la cerradura de a puerta y luego se hizo a un lado para que Janet entrara en su casa.

-¿Necesitas ayuda para desvestirte? -preguntó él en tono muy considerado.

Jan sacudió la cabeza y murmuró algo. Luego, una vez que estuvo dentro, cerró la puerta.

-No me dijiste cuál te pareció mejor -dijo Nicky, en voz alta para que pudiera oirlo.

Jan acercó la boca a la puerta y gritó:

-Todos.

Jan comenzó a recobrar la consciencia al cabo de un rato. ¿Qué clase de caja de Pandora había abierto con el asunto de la subasta?
Había sido ella quien decidió que Nicky necesitaba pulirse. Desde luego, no necesitaba practicar en lo de besar a una mujer. De repente, un delicioso escalofrío le recorrió el cuerpo.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Mar 15 Jul 2014, 5:01 pm

Capitulo 10

El sábado trabajó Nicky. Jan se dedicó a las tareas domésticas. El no regresó a casa en todo el dia.
Jan tampoco lo vio el domingo. Ir a la iglesia fue una pérdida de tiempo; sonrió y asintió, pero no oyó el sermón y se quedó con la mente en blanco.
El domingo comió con Tabby y Silthy y por la tarde fueron a un lago y se bañaron; después, fueron al cine.
El lunes, Jan tomó especial cuidado en su vestimenta y se comportó con muy buenos modales, y fue particularmente amable con todo el mundo. Estaba aprendiendo cuál vulnerables eran los seres humanos y las pruebas a las que tenía que someterse una persona inocente.
Tad comió con un grupo de mujeres en el bar de Dorothy el lunes. Jan ocupaba la mesa contigua y él le sonrió cuando ella le habló. Estaba muy bien vestido, sus cabellos perfectamente bien peinados y sus modales en la mesa era perfectos. Escuchaba y reía las bromas de las mujeres que eran todo atención para con él. Y Jan se preguntó si quinientos euros serían suficientes para pujar por él.
Después, Jan se enteró de que Silthy iba a pujar por Tad también, y muy en serio, no el mínimo que exigía el comité. Aquello dejó muy preocupada a Jan, porque Silthy era una mujer muy decidida y con recursos. ¿Cuánto apostaría ella? Teniendo en cuenta que el mínimo eran cuatro euros con cincuenta centavos, Jan dudaba que Silthy fuera tan estúpida como para apostar más de quinientos euros. Sólo un idiota apostaría ese dinero.
A principios de la tarde, Nicky la llamó desde la autopista.

-Fue un placer llevarla a cenar el viernes, señorita Folger. Le agradezco especialmente la forma en que me dio las buenas noches, se mostró muy voluntariosa y cooperativa.

Jan aún jadeaba indignada cuando le colgó el teléfono. Se estaba volviendo muy descarado. Verdaderamente, Nicky Byrne había cambiado un poco.
Por lo tanto, esa tarde, Janet se sintió en la obligación de esperarlo a que regresara a su casa con el fin de enseñarle a conversar como un caballero, pero se quedó dormida en el porche posterior de la casa con el gato de la señora Walsh encima. Cuando Nicky volvió, los encontró profudamente dormidos a ambos.
Nicky sonrió, agarró al gato y lo dejó en el suelo.
Se sentó junto a Jan con cuidado de no hacer ruido. Con la respiración jadeante, tomándola en sus brazos y luego depositó pequeños besos en sus labios.
Ella estaba soñando que había ganado a Tad en la subasta por lo que, cuando Nicky la besó, pensó que eran besos de gratitud de Tad. Ella le respondió. Luego, se quedó perpleja con lo experto que era Tad besando y la sensación tan deliciosa que le producía estar en sus brazos. Sus manos... iEran sorprendentemente familiares!
Emitió unos falsos gemidos de protesta mientras sus manos ascendían por el masculino cuerpo hasta los hombros.
El le lamió el oído con la lengua y susurró:

-Eres una mujer muy traviesa.

Nunca hubiera imaginado que Tad pudiera ser un hombre tan sensual. iQué maravillosa sorpresa! El la deseaba. Jan movió las caderas ligeramente para hacerle saber que comprendía su problema y abrió la boca recibiendo con agrado la lengua.
Jan gimió y se estremeció.

-Janet Folger... -dijo él con voz ronca- ¿Qué me estás haciendo?

-¿Qué?

-Deja que me baje la cremallera...

-¿Qué...? -preguntó ella conun susurro.

-Sólo quiero quitarme...

-iNo! -exclamó Jan consternada- ¿Nicky?

-Creí que habías accedido a llamarme Nicholas.

-¿Qué estás haciendo aquí? -susurró ella indignada al tiempo que se apartaba de él.

Pero Nicky no se daba por vencido tan fácilmente.

-¿Y qué estás haciendo tú aquí tumbada, dormida, en mi porche?

-¿Tú...? ¿Qué ha pasado con...

Pero lo recordó a tiempo. Recordó en dónde estaba y por qué.
Estaba allí para quejarse a Nicky de su desconsideración.
La situación era realmente humillante. Había estado... estaba apunto de... No, no podía soltarle un sermón sobre buenos modales y conducta moral. Era hora de retroceder.

-Suéltame.

-¿Quién creías que era?

-Déjame.

-¿Encima de con quién creías que estaba y a qué hombre creías que besabas?

-Lo siento, sé que no tengo excusa. Estaba terriblemente cansda y me tomaste pro sorpresa.

-¿Quién creías que era?

-Un sueño.

-Janet Folger, ¿sueles tener esta clase de sueños tan pasionales?

Ruborizándose, Jan respodió:

-Eso parece. Y ahora, por favor, deja que me vaya.

-No sabes lo que me has hecho.

Sí lo sabía.

-Vuelve a dormirte, soy un hombre de mucha paciencia.

-No.

-Sólo media hora. Duérmete y no te preocupes por mí. Te despertaré dentro de media hora, te lo prometo. Necesitas descansar.

-¿Descansar de qué?

Y él se echó a reír.

-Todavía puedes salvarte, Jan. Eres tan humana como yo. Bienvenida al club.

-Tengo que irme. Por favor, estoy avergonzada.

-¿Por qué?

-Yo... Por favor, no me hagas pasar esta vergüenza.

-Cielo, el deseo no debería avergonzar a nadie. Tranquilízate y permíteme que te enseñe lo encantador que puede llegar a ser. No te duermas, disfruta. Deja que te bese una vez más.

-Será mejor que no.

-No, no es mejor. Lo mejor es sí.

-Eres un sinvergüenza, Nicholas. Y ahora deja que me levante.

-Me encanta tenerte encima. Vamos a tumbarnos y deja que me ponga encima de tí un ratito.

-Gritaré para que me oiga la señora Walsh.

-iNo lo harás!

-Sí

-Le encantaría -dijo Nicky- Despertaría al señor Walsh y luego dirán que nos sorprendieron in fraganti.

-A él le daría un ataque al corazón. No podemos hacerle eso.

-Entonces, entremos en mi casa.

-Nicholas -dijo ella con paciencia- No y no.

-Deberías avergonzarte de tu extremo egoísmo.

-Tienes un pico de oro -declaró ella.

-¿Te gusta mi pico? Verás, deja que te enseñe lo que puedo...

En un quedó susurro, Jan fingió gritar:

-Señora Walsh.

-No sólo eres egoísta sino también cruel. Aquí me tienes, ardiendo de pasión y deseando jugar y a tí no se te ocurre otra cosa que llevarte los juguetes e irte con ellos a tu casa. Eres una vergüenza para el género femenino.

-¿Te ha dado buenos resultados muchas veces ese truco?

-Simplemente, me agradaría esta noche.

-¿Qué te agradaría?

-Nunca he encontrado oposición antes.

Y Jan le creyó. Le apartó los brazos que le rodeaban el cuerpo y se quedó sorprdendida por la desgana con que lo hizo. Luego, se puso de pie con cierta inestabilidad y se apartó dos pasos de Nicky.
Lo miró, era tan atractivo... Luego pensó que sería mejor no decir nada. Tenía que irse mientras pudiera. Si él volvía a insistir no estaba segura de lo que ocurriría.

-Cobarde -dijo él con voz suave.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Mar 15 Jul 2014, 10:24 pm

Capitulo 11

Al día siguiente, la oficina estaba en completo silencio cuando Nicky llamó a Jan desde la autopista. Tuvo que gritar para hacerse oír por encima del ruido de los coches.

-Señrita Folger, me encantó encontrarla en mi porche anoche. ¿Puedo contar con usted otra vez esta noche?

Jan estaba avergonzada. Alzó la vista y vio que todo el mundo debía haber oído a Nicky y la miraban con fijeza. Nicky después de haber pronunciado su requerimiento, colgó el teléfono.
El jefe de Jan se acercó hasta ella y preguntó:

-¿Problemas?

-No, era un amigo que me llamó desde la autopista.

-Una conversación muy corta.

-El no podía oírme.

-¿El? -preguntó alguien interesada en el tema.

-Un vecino -respondió Jan amablemente.

-¿Nicky? -preguntó una excitada voz- Es tu vecino ¿verdad?

-De casi toda la vida.

-Algunas personas tienen mucha suerte- comentó otra chica lanzando un suspiro.

Justo antes de las cinco de la tarde, Jan recibió otra llamada de Nicky desde la autopista.

-Te espero en La Langosta Roja a las seis y media para cenar. Hoy terminaremos pronto -gritó él.

Tratando de gritar con discreción, Jan repondió:

-Estoy ocupada y...

-Así podrás comprobar mis modales en la mesa.

Y Nicky volvió a colgar el teléfono.
Aquella tarde, Jan se encontró con Nicky en la Langosta Roja, pero eran casi las siete cuando él se presentó. Para entonces, Jan había terminado de comer una cesta de papas fritas para contrarrestar el vaso de vino que había bebido. Se encontraba tranquila y tolerante.
Nicky sonrió y se sentó a la izquierda de Jan. Estaba decidido a seducirla. La haría cambiar de idea respecto a la puja y pasarían el festival juntos. Sería algo que Jan recordaría durante toda su vida.

-Pide lo que quieras, esta noche invito yo.

-Gracias, pero no. Esto no es una cita. Estoy haciendo esto como favor a un vecino y, en última instancia,por mi club. Además, no tengo mucha hambre. Me comí todas las papas fritas de la cesta mientras te esperaba.

-Podría haber llegado a tiempo, pero me quería cambiar de ropa, ponerme un traje, y ducharme. Si no lo hubiera hecho, no me habrían dejado entrar en este restaurante.

-Aquí hay hombres que no llevan traje.

-Pero se han duchado.

-Oh.

Nicky pidió cena para dos y otro vaso de vino para ella. El pidió una cerveza. Luego, bebió el primer sorbo.

-iAh! -exclamó lanzando un suspiro de placer- Oye, Jan, tienes unos ojos muy bonitos.

-Y tú también -comentó Jan desapasionadamente.

-¿Te gusta alguna otra cosa de mi? -la animó él al tiempo que sonreía.

-Sí, que no cuentas los secretos de nadie.

-Podría deberse a que soy muy selectivo al elegir a quién se los cuento.

-¿Lo haces?

-Los importantes no.

-¿Te gusta trabajar al aire libre? ¿Te gustaría trabajar menos durante el verano? Trabajas tanto que casi no te he visto desde que regresaste. En serio, apenas te he visto. Prácticamente nada.

-Pensé que tendría más tiempo.

-¿Más tiempo?

-No me di cuenta de que me querías meter en una subasta.

-Oh.

Pero Jan frunció el ceño pensativa. ¿Lo había metido ella en la subasta?

-¿Es que no quieres que te subasten?

-Es que me siento incómodo al pensar que tendré que estar con una estúpida que paga dinero para estar conmigo.

-Yo creía que eso te halagaría.

-Creo que no ves a las mujeres de la misma forma que yo.

-Eso no me sorprende. Además, es posible que pueda imaginarme la forma en que ves a las mujeres.

-¿Crees que puedes? -preguntó él sonriendo.

-Por supuesto.

-¿Cómo?

-Yo... creo que no deberíamos entrar en esta conversación.

-¿Por qué no?

-Porque soy una mujer.

-Ya lo había notado. Pero Peter me lo confimró hace muchos años.

-Qué propio de él.

Nicky le sonrió maliciosamente.

-¿Cómo crees que veo a las mujeres?

-Como hembras.

-Bueno, me parece lógico. ¿No miras tú a los hombres como machos?

Jan movió las manos de forma nerviosa para demostrar que tenía buena educación y que no aprobaba esa conversación, pero tenía la mente lo suficientemente abierta como para participar en ella.

-Miro a los hombres como gente.

-Ah.

Nicky vovlió a sonreír y alzó su cerveza para brindar.

-Por la gente.

Jan alzó su vaso y bebió un sorbo, pero permaneció callada.

-Define qué es la gente para tí.

-Está bien. La gente es un grupo de personas que viven en un país y bajo un gobierno. Pero, para mí es un grupo de personas humanas con las ideas, las esperanzas y los ideales que nos unen en este planeta.

-iGuau! ¿Y se supone que tengo que pensar en todo eso cuando miro a una mujer?

-Tú me preguntaste cómo creo que ves a las mujeres. Creo que no las ves como personas que comparten ideas y esperanzas. Me parece que ves un cuerpo de mujer.

Nicky consideró aquello como si fuera una idea nueva y luego dijo:

-Sí. Básicamente es eso. También me fijo en su cara, en el cuello y en el trozo que lo une con las piernas. Supongo que eso forma parte del cuerpo.

-¿Pero no su ropa?

-Eso lo consideraría después.

-En ese caso, hasta entonces... ¿Ves a una mujer desnuda?

-Bueno, también me fijo en si es antipática o agradable. O si está embarazada. Eso indica, por lo general, que pertenece a otro.

Jan lanzó un suspiro, luego apretó los labios y miró a las otras mesas.

-Es una conversación muy interesante esta -señaló Nicky, muy animado- Me pregunto si los demás hombres se ponen a pensar en la forma en que miran a las mujeres. Podríamos hacer una encuesta.

Jan le lanzó una penetrante mirada.


Última edición por mariposa el Miér 16 Jul 2014, 11:41 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Miér 16 Jul 2014, 11:39 am

Capitulo 12




Nicky comió con concentración. Llevaba ya cierto tiempo comiendo cuando Jan se dio cuenta de que sus modales en la mesa eran impecables. Eso la entristeció un poco. Sabía vestirse y comer, era limpio y ordenado, sabía como ayudar a entrar y salir a una mujer de un coche y sabía besar... Sí, desde luego, sabía besar.

-Tus modales en la mesa enorgullecerían a tu madre.

Nicky levantó los ojos y parpadeó, luego se dio cuenta de que ella lo había estado observando.

-Oh.

-Nicky, lo haces muy bien. No puedo criticarte, serás un excelente compañero en el festival.

Nicky pareció perplejo.

-No obstante...

-¿Qué?

-No bailas, te limitas a abrazar.

Nicky dejó el tenedor en el plato y suspiró.

-Bueno, ahora ya lo sabes.

-¿Que te gusta abrazar a las mujeres?

-Bueno... sí, pero de que no sé bailar.

Jan adoptó un aire eficiente.

-No nos queda mucho tiempo.

-Sin embargo, tengo buen ritmo -le aseguró él- Y puedo variarlo

-Haré lo que pueda.

Para demostrarle que quería cooperar, Nicky añadió:

-Tengo unos cd's maravillosos y un buen equipo de sonido.

-Es una pena que en esta ciudad no haya un estudio de danza profesional.

-Yo también opino lo mismo. Eres muy amable por querer ayudarme.

-Eres mi vecino. Claro que... cuando estaba en el octavo grado necesitaba desesperadamente una pareja para el baile y tú te negaste a acompañarme.

-¡Dios mío, Jan, yo tenía diecisiete años! ¿Cómo iba a ir un chico de diecisiete años a un baile de octavo? Habría destruido mi reputación.

-Si no hubiera sido por Freddy, me habría muerto.

-El héroe.

-Su madre tuvo que obligarlo. Mi madre se lo pidió a la suya. Fue una de las peores tardes de mi vida.

-¡Bromeas! ¿Algo así ha podido impresionarte tanto? ¿Qué hay de tus prioridades? ¿Es por eso por lo que Parson...? Sabes, Jan, criticas la forma en que los hombres miran a las mujeres y luego admites, a tu edad, que algo que te pasó en la escuela, hace tanto tiempo, ha dejado una marca en tu vida. Vamos, Jan...

-Para mí era muy importante.

-El problema es que parece seguir siéndolo. ¿Y si no consigues ganar a Tad en la subasta? ¿Te darías la vuelta, te esconderías y te encerrarías?

-Nadie va a saber cuánto he apostado.

-Hay tres mujeres que lo saben.

-¡Ya estás otra vez criticando a las mujeres! Además dudo que haya alguien más tan estúpida como para... Quiero decir, que dudo que alguien puje tanto por Tad. Nadie ha puesto tanto dinero nunca.

-¿Estúpida? ¿Te das cuenta de la palabra que tú misma has empleado? Reconoces que apostar tanto es una estupidez ¿y vas a poner el dinero que tanto le costó a tu abuela ganar en...Tad?

-¡Es para plantar árboles! -respondió con los dientes apretados.

-Y si ganas, te llevas el perro.

Jan estaba sentada muy derecha, cruzó el tenedor y el cuchillo sobre el plato para indicar, sin dejar lugar a dudas, que había terminado su cena, y luego se puso las manos encima de las piernas.
Alzó la barbilla y volvió el rostro hacia el lado izquierdo sin mirar a ningún sitio en particular. Estaba furiosa.

-Estamos discutiendo- dijo él como si hubieran alcanzado alguna meta.

-Prácticamente, nunca hemos tenido una conversación civilizada -replicó ella pronunciando cada palabra con suma claridad.

-Eso no es verdad. Además, era casi imposible hablar contigo. O salías corriendo o empezabas a gritar: ¡Señora Byrne! Y mi madre salía al porche y me gritaba:¡Nicky, pórtate bien! -dijo Nicky, imitando perfectamente a su madre.

Jan bajó la cabeza pero él vio que sonreía.

-Tu madre es una mujer encantadora.

-Para ella eras la niña perfecta. Nunca preguntaba qué había pasado, se limitaba a decirme que me portara bien contigo. Nunca supo qué clase de perversa criatura eras. Siempre te estabas metiendo donde no debías y nunca ayudabas en nada, yo siempre tenía que hacer lo que tú querías.

-Por supuesto.

-Mi madre te adora.

-La echo de menos.

-Deberíamos ir a verlos. Les encantaría -sugirió Nicky.

-Nunca tengo tiempo. En vacaciones, voy a ver a mis padres y a mi hermana. Los echo de menos. Siempre pensé que viviríamos todos aquí.

-Las familias van y vienen.

-Otras familias se han quedado aquí, ¿por qué han tenido que marcharse las nuestras?

-Tú te has quedado, y yo he vuelto.

Nicky la miró fijamente.

-Tú no estás casi nunca. Apenas te he visto desde que has vuelto.

De repente, Jan se dio cuenta de que había dicho eso mismo varias veces. Era como sugerir que quería verlo.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Miér 16 Jul 2014, 6:05 pm

Capitulo 13


He trabajado como un burro todo este año -le aseguró él- Necesito dinero para establecer mi propio negocio. Quiero fundar una empresa de arreglos y reparaciones. O de limpieza, pero de limpieza a escala industrial... garage, áticos, etc.

Ella asintió.

-Tengo una puerta que no cierra. Y la casa necesita ciertos arreglos.

Nicky asintió un par de veces.

-Este es un pueblo que se está haciendo viejo y va a quedarse estático. Hay suficientes negocios como para vivir, pero nada espectacular. También hay suficiente dinero como para mantenerlo cuidado. Aquí uno puede llevar una buena vida, y sólida.

-Pero la gente joven se irá.

-Algunos lo harán, pero otros no. Por ejemplo, Sam y Betsy ha vuelto. También lo han hecho Warren y Phoebe. Este es un pueblo estupendo, y bueno para tener hijos. Hay hermosos parques. La gente es agradable y muy civica. Hay buenas granjas en toda la región. Es un lugar perfecto.

-¿Sabes que ya no funcionan las salas de masaje? -añadió ella.

-Vaya, pues a mí me gustan los masajes, no me caería mal uno. Con mi trabajo, los músculos se me quedan agarrotados.

Jan parpadeó ligeramente cuando posó los ojos en los hombros de Nicky. De repente, se le hizo un nudo en el estómago al pensar en él desnudo encima de la mesa de cocina de su casa mientras ella le masajeaba los agarrotados músculos...

-¿Quieres algo, Janet?

-¿Qué? -preguntó ella moviendo la cabeza.

¿En qué estaba pensando?

-Perdón, ¿qué dijiste, Nicky?

-El camarero quiere saber si quieres algún postre -respondió él.

Jan sonrió amablemente al camarero.

-Helado de vainilla. No, sorbete de limón. No, crema de menta.

-No tenemos ninguna de las tres cosas.

-Lo tomaremos en otra parte.

-No hay necesidad de...

-Claro que sí.

Nicky se volvió al camarero.

-La cena estaba deliciosa, gracias.

El camarero retiró el plato casi sin probar de Janet.

-Comí muchas papas fritas antes de la cena -explicó en tono de disculpa.

Discretamente el camarero se marchó. Al cabo de unos momentos, volvió con la cuenta y la dejó encima de la mesa. Nicky tomó la nota y dejó el dinero en el plato. Luego, se levantó y ayudó a Janet a ponere de pie. Salieron del establecimiento y Nicky la condujo en dirección a su camioneta.

-Volveremos después a recoger tu coche.

-No, tengo que ir a casa ya. Mañana tengo que trabajar.

Cayeron las primeras gotas de lluvia y Nicky abrió los brazos mirando al cielo y dijo:

-Sí. Dios mío, por favor.

-¿Quieres que llueva? Ya ha llovido bastante este año. No deberías pedirle a Dios que llueva, no la necesitaremos.

-En construcción no se trabaja cuando llueve muy fuerte.

-¡Ahora lo entiendo! Y además, tu camioneta se lavará más o menos.

-Te avergüenzas de mi camioneta.

El la miró y esperó una respuesta.

-No, no, la verdad es que no.

-Te resistes a mí -le espetó el en tono de revelación.

-¿Que me resisto a ti?

-Sí, siempre has estado loca por mi, pero te resistes a reconocerlo.

Jan se echó a reir; trató de calmarse, pero no lo consiguió.

El se limitó a contemplarla, sonriendo.

-Sabes que es la verdad.

-Eres muy divertido. Sabes perfectamente que eso es una tontería. Siempre te has burlado de mi. Siempre tratabas de hacer que me enfadara.

-Y tú eres una remilgada -afirmó Nicky.

-Nunca he sido una remilgada.

-Ahora lo eres.

-No lo soy -negó ella indignada- Soy una mujer madura. Y no trato de poner en ridículo a la gente, es muy desconsiderado.

-¿Crees que trataba de ponerte en ridículo? Sólo intentaba llamar tu atención.

-Oh, por el amor de Dios -protestó ella- En fin, dejémoslo. Te confesaré que ha sido una cena muy agradable y que tus modales en la mesa son mejores que los míos.

-Siempre he sido perfecto.

Ella sacudió la cabeza.

-No exageres.

A continuación, Jan abrió la puerta de su coche.

-De todos modos, necesitas practicar el baile. No puedes limitarte a abrazar a las mujeres. tienes que mover los pies.

-Me gusta hacerlo a mi manera.

-Eres un libertino.

Jan se metió en el coche.

Nicky le cerró la puerta.

-Te llamaré mañana.

-Esa es otra cosa de la que quería hablar: llamas por teléfono y con todos esos ruidos no puedes oírme.

-Pero tú a mí sí.

Jan lo miró fijamente a los ojos.

-Gracias por la agradable velada. Buenas noches.

-Te seguiré hasta tu casa.

Jan sonrió maliciosamente.

-No me extraña, vives en la casa contigua.

Nicky se dirigió a su camioneta, arrancó el motor, y emprendió el camino de regreso a su casa.
Metió la camioneta en el jardín posterior de la casa cuando Jan estaba cerrando el garaje después de haber metido allí su coche.

Nicky se acercó hasta ella.

-Señorita Folger, he disfrutado mucho con la cita de esta noche.

-No era una cita.

-He pagado la cena.

-Sí, pero no tenías que haberlo hecho. Sólo quería saber qué modales tenías en la mesa. Nunca me di cuenta de que tu madre te hubiera enseñado tantas cosas.

-¿Creías que era un patán?

-Bueno...

-Se supone que me tienes que dar un beso de despedida. No puedes dejar que te invite a cenar sin darme un beso.

-Claro que puedo.

-Es una regla.

-Una vez cené con el juez Collins y no lo besé -repsondió ella.

-Eso es diferente.

-Una no besa a sus vecinos -señaló con convicción.

-Necesito practicar.

Jan se echó a reír.

-Vete a tu casa. Está lloviendo.

Jan se dio media vuelta y echó a correr hacia el porche.
Nicky fue a su casa y miró su camioneta. Luego, se metió en la casa y se puso unos pantalones cortos. Agarró un cubo y los utensilios de limpieza y salió para lavar su camioneta bajo la lluvia.
Desde su ventana, Jan lo vio. A continución, se puso unos pantalones cortos y agarró también un cubo y una esponja.

-Voy a ayudarte a embellecer el vecindario -explicó ella cuando llegó hasta donde estaba Nicky.

Al cabo de un rato, Jan parpadeó sorprendida. La piel del torso de Nicky brillaba bajo la lluvia. Su imagen era hipnotizante y un poco intimidadora.
Cuando terminaron de limpiar, él inclinó la cabeza y la besó en la barbilla.
Un torbellino se sensaciones tuvo lugar en el cuepro de Jan. Eso debía ser el erotismo, pensó ella.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Jue 17 Jul 2014, 10:40 am

Capitulo 14


Cerró Nicky el grifo de la manguera y junto a Jan admiró la milagrosa transformación de su camioneta, cuyo color era reconocible ya.

-No sabía de qué color era, pero nunca me imaginé que fuese verde -comentó Jan con satisfacción.

-¿De qué color creías que era?

-Plateada. Todos los héroes llevan vehículos plateados.

-No creo haber visto nunca una camioneta plateada, pero la pintaré de ese color.

-Me gusta el verde.

-En ese caso la dejaré verde -afirmó Nicky.

Ella sonrió.

-La he pasado muy bien ayudandote a lavar. Buenas noches.

-Tengro crema de menta en casa. Entra a tomar un poco.

-Yo..., bueno, de acuerdo. Pero estoy chorreando agua.

-El piso es de azulejos y nos quedaremos en la cocina.

Jan empezó a recordar, que en el restaurante, había fantaseado con la idea de tener a Nicky desnudo encima de la mesa de su cocina.
La palabra "cocina" ya le parecía erótica.

-De acuerdo, entraré a tomar un poco de crema de menta.

-Y tengo toallas limpias y secas.

El sonrió maliciosamente.
Había conseguido hacerla entrar en su casa. Si tenía cuidado y se comportaba correctamente, era posible que consiguiera llevarla a la cama... para calentarla.
En el porche, Jan se dio cuenta de que Nicky estaba descalzo y ella, haciendo lo propio, se quitó la playera. El la esperó mientras tanto.
Jan miró a Nicky durante unos instantes y se dio cuenta de que le resultaría atractivo a muchas mujeres. Sí, era un hombre muy atractivo. Medio desnudo y mojado, se veía excesivamente masculino.
No debía haber aceptado su invitación.
Nicky abrió la puerta y se apartó para dejarla pasar primero y... Jan entró.
Nicky entró detrás de ella, y Jan dándose la vuelta, se le quedó mirando fijamente, como si no lo hubiera visto nunca. Estaba un poco nerviosa.
Nicky desapareció en el cuerto de baño que había debajo de la escalera y reapareció con un montón de toallas, una gran variedad de colores y diseños.
En la cocina, Nicky levantó a Jan en brazos y la sentó en el mostrador y allí volvió a besarla brevemente.
Al instante, Jan bajó al suelo.
Nicky sonrió y le ofreció una toalla.

-Tienes las mejillas coloradas. ¿Tienes fiebre? No habrás "pescado" un resfriado, ¿verdad?

A pesar de que ella sacudió la cabeza en un gesto negativo, él supuso que Jan tenía frío, se acercó a ella y le puso la mano en la frente. Y ya que Jan se apartó de él ligeramente. La otra mano de Nicky la sujetó por el hombro y la retuvo. Luego, tuvo la audacia de besarla en la frente.
La boca de Nicky le quemó la piel. Eso sería suficiente para convencerlo de que no le pasaba nada malo.

-Creo que mi mano te ha refrescado la frente. Deja que te examine la garganta.

Y la mano izquierda de Nicky, le soltó el hombro y se colocó en el cuello de Jan; con la derecha completó el círculo.
Nicky rozó la cadena de Jan con el dedo meñique y bajó la vista para ver cómo se escondía entre aquellos redondos senos, debajo de la camiseta.
Jan alzó sus larguísimas pestañas para mirarlo a los ojos.

-Creo que será mejor que me vaya.

Pero él la sujetó donde estaba.

-Tus pestañas son como las patas de las arañas.

A Nicky le gustaba bromear, pero en esta ocasión su expresión era muy seria.

-Como ves, mantengo la sangre fría -observó ella.

-Me parece que debes tener escalofríos.

-No.

-Deja que te sirva un whisky.

-¡No, por Dios! -protestó ella.

-Entonces, ¿sólo crema de menta?

-Pero muy poco, tengo que volver a casa. Tengo un montón de cosas que hacer mañana.

-¿Cuáles?

-Tengo que trabajar, por supuesto, y por la tarde debo resolver... unos asuntos.

-¿De trabajo o personales? -preguntó Nicky puesto que quería saberlo.

-Personales.

-¿Algo en lo que pueda ayudarte?

-Oh, no. Gracias, pero no.

El la miró de forma diferente a la habitual, muy serio.

-Sabes que puedes contar conmigo para cualquier problema que te preocupe. Sólo tienes que decirme lo que necesitas.

-Bueno, Nicholas, gracias -respondió ella enternecida.

El se le quedó mirando durante un minuto o más, los ojos de ambos fijos en los del otro; luego, Nicky se acercó a un armario y sacó varias botellas. Por fin, encontró la botella que buscaba y abrió otro armario de donde sacó dos copas. Sirvió crema de menta en ambas copas y le ofreció una a Jan.
Nicky alzó su copa, meditó y dijo:

-Por los sueños.

Ella sonrió y alzó también su copa. Ambos bebieron un sorbo.

-¿Cuál es tu sueño? -preguntó ella.

-Que todo salga como yo quiero -repuso Nicky haciendo un gesto que demostraba que así era como tenían que ser las cosas.

-Eso no es un sueño, es una ambición.

-Es lo mismo.

-No -respondió ella sacudiendo la cabeza un par de veces- Los sueños son un entretejido de imaginación y confianza. La ambición depende de utilizar las habilidades que uno tiene.

-Es un punto de vista muy interesante.

-¿Y cuál es el tuyo? -preguntó Jan

-Que todo salga como a mí me gustaría.

-¿Respecto a tu nuevo negocio?

-Bueno, respecto a eso también.

-¿Y a qué más? -insistió ella.

-Respecto a mi vida.

-¿Te alegras de haber vuelto al pueblo?

-Ya veremos

-¿Puede que te vayas? -preguntó ella con angustia.

-Depende.

Jan comenzaba a sentirse frustrada ante sus evasivas.

-¿Depende de qué?

-De si me sale todo como yo quiero.

-Así volvemos a tu ambición. Creía que no ambicionabas demasiado, sólo trabajo y el suficiente dinero.

-Y sigo queriendo eso -respondió él, observándola con detenimiento.

-Pero entonces, ¿qué es lo más importante?

-Un sueño.

-¿Te refieres a... la mujer que deseas, de la que me hablaste? -preguntó Jan por fin.

-Sí.

-Oh.

-¿Y cuál es tu sueño, Petunia?

Jan se encogió de hombros.

-Yo tomo la vida como viene. No tengo un plan a largo plazo. No sé, supongo que debería tenerlo, quizá sea por eso, porque no lo tengo, por lo que he puesto todo el dinero que mi abuela me dio en Shane.

-En ese caso... -comenzó a decir Nicky con voz suave- ¿No das tu dinero porque te importen los árboles, sino porque tienes planeado atrapar a ..Tad?

¿Cómo podía Nicky pronunciar el nombre de Tad con tanto desagrado?

-A pesar de lo que puedas pensar, no hay nada de malo en Tad. Es un hombre muy agradable.

-Agradable. Prométeme que nunca dirás eso de mí.

-Tú no lo eres, así que no tienes que preocuparte por eso. La primera vez que me dijiste que tenía las pestañas como las patas de las arañas, me fui a casa de mi madre, por suerte, me impidió queme las cortara. ¡Mis hermanas se rieron y dijeron que eso era porque me tenías cariño. ¿Puedes creerlo?

-Claro.

-Claro que lo crees. Nunca me he topado con nadie que quisiera burlarse de mi e irritarme tanto como tú.

-Eso era por la edad. Ahora, con la madurez puedo volver loca a una mujer.

-No seas vulgar.

-¿Yo vulgar? -dijo él poniéndose unamano en el pecho- ¿Yo? No sabes lo que dices. A propósito, ¿te acuerdas de la cueva?

Jan sonrió.

-Fue maravilloso. Tuvimos mucha suerte de que no se hundiera cuando estábamos dentro.

-La pasábamos muy bien de pequeños. Fue una infancia muy especial. Tu imaginación ayudó mucho.

-No -respondió ella negando con la cabeza- Yo iba siempre con mucho cuidado, tú eras el aventurero. Sin embargo, siempre me ponías a mí primero para que probara a ver sino pasaba nada y luego, si la cosa era segura, tú seguías. Como por ejemplo, el día que me hiciste probar ese puro.

Nicky volvió a llenarle la copa hasta el borde.

-Ese día, me convenciste para que nunca fumara. Te pusiste malísima. Pero deberías recordar que, aunque yo tenía las ideas, tú no podías soportar que otra persona fuera el aventurero, tenías que ser tú. Fuiste tú quien insistió primero en probar el puro. ¿Te acuerdas cuando te quedaste enredada entre las cadenas de la sierra de agua?

-Y tú me dejaste allí -lo acusó ella.

-¡Fui en busca de ayuda!

-No me dejaron salir de casa en semanas.

-Pero teníamos las cajitas para hablar.

Ella lo miró y osnrió.

-Ha sido muy bonito crecer contigo.

-Soy una persona muy agradable.

-Así que... ¿Reconoces que ser agradable no es malo? -preguntó ella con una sonrisa traviesa.

-Oh, demonios.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Vie 18 Jul 2014, 12:15 pm

Capitulo 15



Jan miró a Nicky con cariño. Los recuerdos la hacían sonreír tiernamente.
Nicky se le aproximó, dejó su copa vacía en el mostrador, detrás de Jan, y dijo con voz ronca:

-Tengo otras habilidades que deberías probar antes de invertir el dinero de tu abuela en esa aventura que se llama...Tad.

-¿Qué clase de habilidades?

Nicky sonrió.

-Por ejemplo, besar. He progresado en eso desde la primera vez que trataste de enseñarme cómo hacerlo.

-Siempre te mostrabas muy indiferente.

-En casa, me exigieron que te cuidara exponiendo mi vida si era preciso -explicó él.

-Tu madre es maravillosa.

-Quizá lo sea contigo, pero es una feminista recalcitrante y siempre ha tratado de limitarme para que me considerase el igual de una mujer.

-¿Oh?

-Bueno, dejemos eso. No tienes idea de la responsabilidad que era tener que cuidar de ti y de tratar de evitar que otros hombres te hicieran algo malo, ni qué decir que yo pudiera experimentar contigo. ¡Y a ti no se te ocurrió otra cosa que aprender a besar!

-Ya sabía como hacerlo. Acuérdate de Peter.

-Le pegué.

-¿En serio?

-Sí, me dijo que habían jugado a los médicos contigo y yo le dije que no podía decírselo a nadie, que no volviera a hacerlo nunca más, y luego le pegué. ¿Por qué lo escogiste a él? Era un idiota.

-Porque tú no querías hacerlo -respondió ella en tono irritado.

Nicky le lanzó una prolongada y sensual mirada.

-¿Por qué no me lo pides ahora?

Por el rabillo del ojo, Jan vio que la lasciva mesa de la cocina estaba comenzando a cobrar vida propia. Una extraña sensación le recorrió todo el cuerpo y la hizo estremecer y, por extraño que fuera, su corazón no parecía funcionar bien.

-Yo....

-Tienes miedo porque sabes que te deseo.

-Vamos, Nicky...

-Piensas que con Tad estás segura, que no es de carne y hueso. Pero es un hombre. Querrá hacer el amor, tener sexo contigo. Será un inepto, pero lo intentará.

-¿Inepto?

-Sí. Vacilará y te hará aborrecer el sexo de por vida, y tú te perderás la oportunidad de conocer el sexo y a mí.

Nicky avanzó un paso hacia ella y Jan pudo oír su respiración. Era un sonido diferente, algo que no había experimentado nunca. Aquel sonido pareció clavársele en el corazón que comenzó a latir con una fuerza inusitada.
Las manos de él le rodearon la cintura y, de repente, se encontró rodeada por su cuerpo. Por fin, Jan consiguió que, en una maniobra dificultosa, su boca encontrara a la de Nicky.
Y Nicky la besó.
Antes que se le nublara la amente por completo, Jan se dio cuenta de que aquel era un beso diferente. Sabía que él era un experto en al arte de besar, pero ese beso era maravilloso.
Sintió los latidos del corazón de Nicky como si acabara de correr cien kilómetros. Sintió escalofríos en todas partes. Los pechos parecían querer salírsele del sostén y abrió la boca para que sus lenguas se encontraran. Sintió como si unos rayos hubiesen sacudido el lugar.
Se aferró a él con la boca pegada a la de Nicky mientras que sus manos no dejaban de acariciarle los hombros y la cabeza. Su cuerpo parecía querer fundirse con el de él, y Nicky la ayudaba.
Jan comenzó a emitir débiles gemidos mientras él le subía la camista hasta quitársela. Luego, la miró al pecho y fue cuando Jan se do cuenta de que estaba casi desnuda. Algo sorprendente en Janet Folger.
Pero Nicky ignoró la sorpresa de ella. Estaba tratando de agarrar la cadena que se deslizaba entre sus senos. De repente, Jan se sujetó el sostén.

-No, ya está bien. Eres un pulpo. Pensé que, a estas alturas ya habrías sentado cabeza.

-A Peter lo dejaste.

-Era inofensivo.

-¿Y yo no?

Jan sabía que no lo era y negó con la cabeza.

-Tengo que irme a casa ya -murmuró ella sin convicción.

Nicky permaneció inmóvil, en espera de comprobar si ella hablaba en serio o no.
Jan lo miró y vio que sonreía ligeramente. ¿Acaso pensaba que iba a quedarse? Con un tremendo esfuerzo, Jan enderezó la espalda.
A él le gustó el gesto. Pero ella e dio media vuelta y se apartó un paso de él y Nicky frunció el ceño.
Ya que había conseguido dar un paso, arrastró el siguiente, pero lo dio. Luego, Jan lo miró con ojos suplicantes.

-Abre la puerta.

Nicky no se movió.
Nicky pensó que si era Jan la que tenía que hacer el esfuerzo por abrir la puerta, posiblemente cambiaría de opinión y se quedaría.

-Por favor -rogó ella.

El bajó la mirada y dejó caer los hombros dándose por vencido. Aquel gesto hizo que Jan se sintiera muy mal.
Jan estaba a punto de apiadarse de Nicky cuando éste abrió la puerta.

-Eres increíblemente estúpido.

-¿Estúpido? -repitió él frunciendo el ceño- ¿Qué quieres?

-Te lo diré cuando madures un poco.

Con gran heroicidad, Jan atravesó el umbral de la puerta y salió al porche. Llegó hasta su jardín y luego se metió en su casa. ¡A salvo por fin! ¡Maldición!
Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Vie 18 Jul 2014, 4:37 pm

capitulo 16


Jan se despertó de mal humor. Desayunó y se vistió para ir a trabajar. Condujo hasta la oficina y allí todo el mundo estaba hablando de los terroríficos rayos que... ¡Habían caído en casa de Jan!

-¿Qué? -preguntó ella perpleja.

-¿Quieres decir que no te enteraste?

Fue entonces que Jan recordó que, cuando Nicky la estaba besando, sintió como si un rayo hubiera sacudido la casa. ¿Acaso no habñia sido el beso?
Jan se apartó del grupo moviendose como zombie. luego, luchó contra aquella estúpida computadora durante toda la mañana.
¿Se había puesto la computadora celosa porque ella había descubierto que estaba enamorada de Nicky?
"Dios mío ¿estoy enamorada de Nicky?" No, no podía ser.
Partes de su cuerpo mantenían una pelea insoportable con su mente por haber dejado a Nicky y a su maravilloso cuerpo la noche anterior solo, cuando él había dejado muy claro que le habría agradado pasar la noche con ella. Eso era el sexo.
Bien, decididamente, Nicky tenía un cuerpo maravilloso.
Se conocían de toda la vida. ¿Por qué nunca había sentido antes lo que sentía ahora por él?
La explicación estaba en que había necesitado ver el mundo y tener experiencia en la vida antes de comprometerse a ser una esposa y una madre. Sí, quería ser la madre de los hijos de Nicky.
Jan se puso a pensar en cómo se sentíría si Nicky la dejara embarazada. Su mente comenzó a volar al pensar en ello, por lo que Peggy tuvo que darle unos golpecitos en el hombro cuando le preguntó:

-¿En qué estás pensando?

-¿Mmmmm? -gruñó Jan alzando ls cejas.

-Todo el mundo se ha ido a comer. ¿Es que no vas a ir a comer?

-Sí -respondió Jan alcanzando el bolso y levantándose de su asiento- ¿Vienes?

-Yo ya comí -contestó Peggy.

Jan miró el reloj. ¿Las doce y media ya? ¡Dios! Salió de la oficina con la mayor dignidad posible en semejantes circunsatncias. El amor hacía que una mujer se comportara de una forma imprevisible.
Decidió no ir al bar de Dorothy, tendría que explicar por qué llegaba tarde. ¿Qué mujer confesaría que había estado soñando con que Nicky la dejara embarazada?
Entonces recordó el dinero que había invertido en Tad. Quizá eso pusiera celoso a Nicky y la idea la entusiasmó. Pero no, tenía que cmabiar la puja y poner todo el dinero de su abuela en Nicky. Sin embargo, le haría creer a Nicky que seguía pujando por Tad y luego él se sorprendería mucho cuando s eenterara de que, en vez de Tad, había ganado él. Podría incluso fingir estar desilusionada con el resultado.
Caminó sonriendo. Ignoró los saludos que los conocidos le dedicaron porque en su mente sólo cabía Nicky. Y decidió esperarlo en el porche aquella noche.
Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Sáb 19 Jul 2014, 11:18 am

capitulo 17



Jan fue a ver a uno de los tres miembros del comité de puja, Carol Meeks, a su oficina.

-Hola, Carol, me gustaría cambiar el dinero que he puesto

-No.

Jan se quedó perpleja.

-¿Qué quieres decir con eso de que no? Es mi dinero y puedo pujar como quiera.

-Se ha cerrado ya la puja. Si no me crees, mira tu recibo. Si dejáramos que todo el mundo hiciera la mismo, no habría forma de acabar la subasta. Has pujado por Tad y así se queda.

Luego, miró a Jan y la expresión de Carol cambió.

-¿Por qué quieres cambiar ahora?

-¿No acabas de decir que es definitivo?

-Si. Sin embargo, es la puja más alta la que cuenta. Si quieres pujar por otra persona tendrás que subir los quinientos.

-¡Dios mío!

-Sabes perfectamente lo que has apostado y nosotras también lo sabemos.

-¿Nosotras?

-Los tres miembros del comité de puja -respondió Carol pacientemente.

-y si hubiera cambiado de idea ¿no me permitirías cambiar el dinero para pujar por otro?

-No.

Lentamente, Jan se dio la vuelta sin añadir palabra alguna.

-Te veré el miércoles de la semana que viene en la cena -añadió Carol.

Jan se vio en medio de la calle sin saber qué dirección tomar.
Se había quedado con Tad. Tendría que soportar su compañía durante el fin de semana del festival. ¿Con quién lo pasaría Nicky? ¿Qué podía hacer ella? Se había metido en un buen lío. ¿Por qué no se había dado cuenta antes de quién era el verdadero Nicky? ¡Había crecido con él! Debería haber recordado lo aburrida que era la vida cuando Nicky ocasionalmente, caía enfermo. También se sintió muy mal cuando él abandonó Baydoyle. Se había olvidado completamente de lo que era estar con Nicky.
¿cómo había sido capas de olvidarlo?
Caminó demasiado y tuvo que volver sobre sus propios pasos para regresar a la oficina. Pero no entró, sacó el celular de su bolso y llamó diciendo que tenía un dolor de cabeza terrible y que se iba a casa. Peggy estaba tan preocupada que Jan se vio realmente atacada por un dolor de cabeza.
Recogió su coche y fue a casa. Cuando llegó, eran casi las dos y no había comido. Se preparó un huevo y unas tostadas.
Pronto tendría que afrontar el hecho de que ganaría a Tad y no le quedaría más remedio que comportarse con él como una dama.
Subió a su habitación y se durmió una siesta.
Soñó que estaba en el baile el cierre del festival con Tad mientras que Nikcy estaba apoyado en una pared con pantalones vaqueros y un sombrero y todas las mujeres se peleaban por él. Dos de ellas estaban en el suelo luchando. Jan trataba de averiguar quiénes eran, y Tad estaba intentando llevársela a su coche.
Y entonces despertó.
La alivió mucho darse cuenta de que había sido sólo un sueño.
¿Qué iba a hacer con respecto a Tad?
De repente, se sintió muy deprimida y sola, no tenía a nadie para que la reconfortara en estos momentos de crisis. Aunque, por otra parte, nunca le había gustado que persona alguna interfiriese en sus asuntos. Siempre se había guardado los problemas para sí misma y los resolvía como podía. Este problema también lo solucionaría.
Decidió tener un gato. El de la señora Wihterspoon tenía la tendencia de irse a su casa. No le importaba acoplarse en el regazo de los extraños después de haber comido, pero prefería la casa de su ama. Sí, tendría un gato.
El teléfono sonó, aumentando, si era posible, el dolor de cabeza de Jan. Era peggy.

-¿Si? ¿Qué ocurre? -preguntó Jan.

-Tu Romeo de la autopista ha llamado y ha dicho que a las ocho y media en su porche. Intenté decirle que no estabas en la oficina, pero colgó antes que me diera tiempo a decírselo. ¿Quién es? -preguntó peggy consumo interés.

-Un... vecino.

-¿Nicky? -preguntó Peggy con deleite.

-Posiblemente se trate del gato.

-¿Qué gato?

-Creo que voy a traerme un gato a casa.

-¿De dónde lo vas a sacar?

-No estoy segura. Y ahora, si me perdonas, Peg, tengo un dolor de cabeza terrible.

-Sí, claro. Bueno, espero que consigas uno bueno. Los gatos son muy extraños.

Jan asintió y luego colgó.
Ya le dolía menos la cabeza. Tomó una cena ligera, aunque preparó unos exóticos canapés y sacó mucha comida. Debía ser para matar el tiempo hasta encontrarse con Nicky en el porche. De repente, se dio cuenta de que estaba separando unos canapés en una fuente para que Nicky los probara. ¿Acaso estaba intentando tentarlo?
No, sólo lo hacía para comprobar sus modales comiendo. Además, tenía que ayudarlo a pulir su vocabulario cuando hablara a las damas. Cuando le hablara a ella.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Dom 20 Jul 2014, 11:56 am

capitulo 18


Cuando llegó casi la hora de reunirse con él en el porche posterior de la casa de Nicky, Jan se puso un vestido azul de tejido muy suave que resaltaba el color de sus enormes ojos zules.
Como era de esperar, en el momento en que se sentó en los escalones del porche de la casa de Nicky, el gato de la señora Witherspoon se unió a ella, que consintió en que se sentara en su regazo.
Eran las ocho y veinticinco cuando Jan decidió hacerse la dormida. Ya había ocurrido en una ocasión y los resultados habían sido magníficos.
En las clases de yoga había prendido a relajarse. Para parecer dormida, uno tenía que relajarse. Y Jan se relajó.
Nicky dejó el coche y vio a Jan recostada. Tenía la cabeza en el último escalón y estaba sentada dos escalones abajo, iba descalza.
El gato estaba cobijado junto a ella. Jan tenía los ojos cerrados y el cabello cuidadosamente revuelto.
Nicky salió de la camioneta, cerró la puerta con el menor ruido posible. Tuvo dificultades para reprimir la risa. Iba a besarla de nuevo.
Jan apenas oyó el susurro de sus pasos sobre la hierba mientras se le aproximaba, no se atrevió a entreabrir los ojos para mirar, pero sí sintió cómo Nicky agarraba al gato y lo separaba. Luego... no hizo nada más. ¿Por qué no? Casi abrió los ojos cuando oyó auqel crujido. ¿Qué demonios estaba haciendo?
Luego oyó el ruido de las botas y se dio cuenta de que Nicky se estaba quitando el calzado. Escuchó con más atención.
Al cabo de unos momentos... ¡Oyó su pesada respiración! Un escalofrío le recorrió el cuerpo.
Nicky se quedó completamente inmóvil.
Jan se concentró en respirar normalmente. ¿Lo estaba consiguiendo? El corazón parecía latirle con demasiada celeridad. Suspiró y, con mucho cuidado, abrió un ojo. Fue entonces cuando vio las piernas desnudas de Nicky.
¿Se había desnudado?
Lentamente, Nicky se sentó al lado de Jan, en el escalón dónde ésta tenía una rodilla. Luego se inclinó sobre ella respirando sonoramente y... la besó apenas rozándole los labios. Aun así, su lengua tocó aquella sensitiva piel, electrificándola.
Jan estaba a punto de volverse loca, pero consiguió permanecer inmóvil. Nunca antes de aquella semana se había dado cuenta de que era una mujer muy sensual. ¿Cómo podía Nicky producir esas sensaciones en ella?
Janet Foger continuó fingiendo dormir apaciblemente.
Nicky moviéndose como una serpiente, le puso una mano junto a uno de los senos. Y Janet estaba segura de que iba a abrazarla. Volvió a suspirar. Entreabrió los labios y le robó otro beso, un beso en el que la lengua de Nicky le acarició el interior de los labios.
Cualquier mujer tenía un límite, y la lengua de Janet devolvió la caricia. Luego, murmuró algo como un sueño.

-Eres una falsa -comentó él en voz ronca.

-¿Nicky? -dijo ella abriendo unos confusos ojos.

-No hace siquiera dos minutos que di la vuelta a la manzana, y desde el jardín de los Severs, se ve mi porche. Estabas completamente despierta y sentada. No pudiste quedarte dormida mientras daba la vuelta a la manzana.
Ella lo miró fijamente mientras pensaba en qué podía responder. Nicky sonreía maliciosamente.

-Si querías que te besara,no necesitabas preparar toda esta farsa.

-Eres muy brusco.

-Lo sé.

Mnateniendo los ojos fijos en el rostro de Nicky, Jan preguntó:

-¿Estás desnudo?

-Podría quedarme desnudo en un momento.

-He oído que te quitabas la ropa.

-Huele a sudor.

-Hueles a... usado -comentó ella.

-Si supieras lo que este cuerpo ha hecho hoy comprenderías muy bien lo usado que ha sido.

Nicky le sonrió mirándola a los ojos.

-Tengo entendido que el olor a sudor de un hombre hace que una mujer tenga el período regularmente. El National Geographic hizo un estudio al respecto. Si necesitas ayuda en ese sentido, estaré a tu lado cuando quieras.

-Que amable eres.

Sólo uno centímetros separaban sus rostros.

-Todavía me acuerdo del primer dia que te vino el período. No había quiénte soportara, te sentías superior.

-Es verdad -asintió ella con modestia.
-Te comportabas como si fueras la Madre Tierra.

-Es un paso decisivo en la vida de una mujer. Mi padre me regaló el primer reloj de verdad, dijo que era un día muy importante. Y, como aceptó que ya era una mujer,le pedí que me dejara conduucir el coche, pero me contestó que era demasiado joven para eso.

Jan había alzado la mano y estaba acariciando el cabello de Nicky.
El suspiró.

-A los hombres nunca se les reconoce nada.

-Es una pena.

-Pero sabemos cómo curar dolores de cabeza.

-¿Cómo sabes que tengo dolor de cabeza?

Nicky fruncio el ceño.

-¿Tienes dolor de cabeza?

-Un dolor de cabeza espantoso.

-¡Oh!

-Esta tarde, tuve que dejar la oficina y venir a casa. Debe ser el tiempo, o quizá la sinusitis.

-¿En dónde te duele?

Nicky le puso la mano enla frente.

-Aquí -señaló ella moviéndole la mano hacia arriba.

-Eso es estrés.

-¿Estrés? -respondió ella en tono incrédulo- No sé por qué voy a tener estrés.

Nicky la miró a los ojos, ahora estaban completamente cerca el uno del otro.

-Padeces estrés porque sabes que has cometido un terrible error al apostar tus quinientos euros por Tad.

-Pujar -le corrigió ella.

-Está bien, pujar. Te estás poniendo nerviosa porque sabes que tendrás que estar con él durante todo el fin de semana y la idea te pone enferma.

-No te gusta Tad.

-¿A mí? -preguntó él en tono de sorpresa.

-Sí, a ti.

-No.

-Aparte de que te enferma que haya apostado quinientos euros por él y por tí solo cuatro euros cincuenta, ¿Qué otra cosa tienes en contra de un caballero como Tad?

-Hay caballeros respecto a los cuales no tengo nada en contra, pero Tad es un perdedor. Ha llegado a la cumbre de sus encantos: de aquí en adelante, irá derecho en picada. Deberías dejar que Silthy se quede con él, ella es más tolerante que tú.

-¡Yo soy una mujer tolerante! ¡No sé por qué siempre tienes que sacarme defectos!

-Bueno, tienes que reconocer que no hablo sólo de un defecto tuyo, sino de una gran variedad, y encuentro esa variedad muy estimulante.

-No quiero un hombre que no haga más que buscarme defectos.

-Jan, la verdad es que eres una mujer muy normal -dijo Nicky tornándose generoso.

-Pues yo quiero un hombre que me venere.

-Jan, te resultaría incómodo andar por la casa con alguien arrodillado siempre delante de ti.

Jan se echó a reir.

-Dime que ojalá hubieses puesto esos quinientos euos para pujar por mi.

Ella le sonrió antes de contestar.

-Eres muy competitivo.

Solo respecto a las cosas importantes.

-¿Qué cosas son esas?

-Trabajo, coches y mujeres.

-Me encanta que me hayas puesto detrás de los coches.

-bueno, ten en cuenta que aun soy joven. Después de los treinta el plato de lentejas está primero. Y luego viene la cerveza,la pesca, el futbol y cosas así Y después de los cuarenta, las mujeres descienden mucho en la lista, aunque probablemente sigan por delante de cortar la hierba del jardín.

-La única razón porla que te soporto es que el comité no tenía un sustituto para la subasta.

-¿Lo ves? Has dicho sustituto, lo que significa que no pueden prescindir de lo auténtico. Bueno, ¿que tal te parecido la discusión? ¿Te ha distraído lo sificiente como para que se te haya quitado el dolor de cabeza?

-Se me ha quitado por completo.

-¿Encontrarías un sustituto que sonsiguiera distraerte tanto como yo? Bueno, gardenia ¿ya cenaste?

-Un poco,

-Esa es otra de las cosas que te pasan, que estás demasiado delgada. Mira qué brazos tienes, parecen dos palillos.

Nicky le agarró un brazo y, hábilmente,se colocó la mano de Jan detrás de la cabeza y volvió a besara.

-Siempre beso a las mujeres que me ponen la mano en la nuca.

-Algo muy arriesagado, me parece a mí.

-Siempre lo hago aquí, en el porche posterior de la casa, y no invito a muchas muejres.

Nicky la besó de nuevo antes de preguntar.

-¿Has cenado si o no?

-He preparadounos canapés.

-Pues tráelos, yo también tengo algo para ti.

-¿Si? De acuerdo, volveré en un minuto.
Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Dom 20 Jul 2014, 4:52 pm

Capitulo 19


Jan se preguntó si sería más inteligente quedarse en casa. Nicky no parecía necesitar esas pequeñas frivolidades que ella había preparado. Podía llamarlo por teléfono y decirle que había vueto el dolor de cabeza.
Pero no, ella no era una cobarde, además, había sabido manejar a Nicky toda la vida, él no suponía ninguna amenaza para ella. Con la bandeja de canapés en las manos, regresó al porche de Nicky.
El no se había vestido, seguía en ropa interior. Estaba en el mismo sitio donde ella lo había dejado. Tenía una cerveza en una mano y la contemplaba mientras se acercaba. De repente, Jan sintió una señal de peligro.
¿Peligro?
Jan se sentó con calculada indiferencia, aunque razonablemente cerca de él, pro sin agobiarlo.

-¿Por qué te sientas tan lejos? ¿Acaso huelo mal?

-No es eso, te estaba dejando espacio para los codos, no olvides quehe estado observando la forma en que comes.

-Dijiste que mi madre se sentiría orgullosa de mí.

-Y así es.

-¿Cómo lo sabes?

-Porque puedo verte. Sin embargo, creo que no opinaría lo mismo respecto a otras cosas.

Nicky lanzó una carcajada y comenzó a comer.

-Están deliciosos -comentó él.

-¿Sólo eso?

Nicky se detuvo, le tomó una mano y la besó.

-Excelentes.

-No te gustan, lo noto.

-Te aseguro que sí.

Jan sonrió
Nicky le dio dos canapés a Jan y ella los mordisqueó con gesto lánguido A continuación, él abrió una caja que tenía a su lado y sacó de ella una pizza partida en trozos. Jan aceptó una porción. luego, Nicky abrió una lata de cerveza y la dejó al lado de Jan.
Continuaron comiendo y Jan acabó comiéndose la mitad dela pizza, incluso, bebió una segunda cerveza.

-¿Lo ves? Tu dolor de cabeza era simplemente hambre.

Apoyaron las espaldas en los escalones y levantaron la vista al cielo, ambos muy satisfechos.
De repente, Nicky la tomó de una mano y la obligó a rodar hasta colocarla encima suyo.

-Te prometo que seré siempre agradable y jugoso. La pasaremos bien.

-Probablemente, viviré toda mi vida ahí, en casa. Creo que voy a conseguirme un gato.

-¿Un gato? ¿Para qué quieres un gato?

Janse examinó las uñas de las manos y luego lo miró fijamente a los ojos.

-Me siento un poco sola -respondió ella en tono entristecido

-Bueno, después de que empiece mi propio negocio, tendré más tiempo libre para hablar contogo y así empezaremos a conocernos mejor.

-Si todavía no nos conocemos, ¿qué estoy haciendo encima de ti?

Jan había tenido la intención de ser irónica, pero la consciencia de su posición le hizo sentir un tumulto de sensaciones maravillosas.

-¿No te parece que los escalones son un poco incómodos? -preguntó Nicky.

Jan advirtió el tono jadeante y ronco de su voz. Al instante,las manos de Nicky comenzaron a acariciarle los costados.

-Suéltame -pidió ella.

Pero Nicky la estrechó aún más contra si al mismo tiempo que, separando las rodillas, le rodeó el cuerpo con las piernas de tal manera que sus pelvis entraron en contacto muy íntimo.
Jan comenzó a jadear.

-Has hecho esto antes.

Nicky comenzó a besarla en la barbilla y luego sus besos ascendieron al oído.

-¿Qué si he comido en el porche antes? -preguntó él en un susurro.

-No, ¿qué si te has dedicado a hacerte el tonto en los escalones?

-Los escalones nunca me han excitado.

-Con una mujer.

-No eran tan mayores.

-¿Quienes?

-¿Mmmmm?

La boca de Nicky se apoderó de la de Jan, pero no besándola, sino apoderándose de ella.
Y Jan se preguntó quién pujaría por Nicky.

-Siempre quise jugar a los médicos contigo. ¿Por qué dejaste que peter te viera? Nunca pude comprenderlo. ¿Te gustaba su nombre?

-Ya te he dicho el porqué. Peter no era peligroso. No causaba estragos en mi estómago.

-¿Estragos en tu estómago? -preguntó él colocándole una mano en el estómago.

-Todavía lo consigues.

-¿Qué le hago yo a tu estómago?- insistió él al tiempo que comenzaba a acariciarle aquella parte del cuerpo.

-Pues verás, me besas y el estómago me da vueltas.

Nicky lanzó una maliciosa sonrisa y dijo:

-Me alegro.

-¿Te alegras de hacerle eso a mi estómago?

-Voy a enseñarte por qué sientes eso.

-Creo que debería irme a casa ya.

-No, todavía no.

-¿Estás intentando seducirme?

-¿Por qué piensas que haría una cosa así?

-Porque tus manos me están tocando de forma muy poco decorosa.

-¿Eh?

-Te estás aprovecahndo de mí -simplificó ella.

-¿Hace eso estragos en tu estómago?

-Hace que me sienta un poco mareada -confesó Jan.

-Eso es cuestión de genética -le susurró él al oído con voz ronca.

Nicky comenzó a mordisquearle el oído conun sonido de puro deseo, y Jan sintió un delicioso estremecimiento.
Los besos de Nicky eran increíbles. ¿En dónde había aprendido a besar de esa manera? Jan también notó que la mano de Nicky le cubría ahora su pecho. Era una sensación maravillosa. Se oyó a si misma lanzar un extraño y erótico sonido gutural.
Nicky apartó la boca de la de Jan y le advirtió:

-Estás avivando mi fuego inerno, ¿te has dado cuenta de ello?

Como respuesta, Jan esbozó una leve sonrisa.

-Estoy ardiendo, Petunia ¿comprendes lo que quiero decir?

Jan alzó una mano y se alisó los cabellos.

-Escucha, si no quieres que tome posesión de ti aquí y ahora, ser´amejor que te vayas en tese mismo instante.

Jan esperó, y él también, pero con mucha tensión. El silencio se hizo muy pesado y Jan lanzó un suspiro de desilusión. A continuación, le apartó las manos y consiguió ponerse de pie. En esa posición, miró a Nicky y dijo:

-Realmente, eres un estúpido.

Y se encaminó hacia su casa.
Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Mar 22 Jul 2014, 6:11 pm

Capitulo 20


Nicky se incorporó y, en ropa interior, siguió los pasos de Jan. En el jardín de Jan, él le dio alcance y le tomó un brazo, la obligó a volverse hacia él y la besó como las mujeres siempre han soñado que se las besara. La consumió. Hizo que se convirtiese en una masa maleable de puro deseo.

-¿Qué hay de la mujer a quien quieres? -preguntó ella jadeante- ¿Tu sueño?

-Mi sueño eres tú -respondió él roncamente.

Y Jan se deshizo en sus brazos.
Nicky la levantó en brazos y la llevó hasta la maraña de plantas donde hacía años había habido una huerta.
Allí, Nicky le quitó el vestido y la despositó sobre un claro de hieba. Se acostó a su lado y volvió a besarla. Comenzó a acariciarle los peshos y se encontró el secreto medallón que había estado allí escondido. En la oscuridad, sólo pudo ver que aquel tesoro era liso y oscuro, pero seguía sin saber qué era.
Con el secreto talismán dentro de su puño cerrado y éste sobre el pecho de Jan, la besó de nuevo.
Alguien a lo lejos, en otra calle, llamó a sus hijos. Jan interrumpió el beso y se volvió para mirar.

-¿Qué ocurre?

-¿Crees que hay alguien por aquí? -respondió ella con cierta angustia.

-No.

-Pero si no has mirado.

-Ya lo hice antes.

Y luego, conuna voz ronca que sonaba extrañamente tierna, Nicky comentó:

-No llevas sostén.

Fue en ese instante cuando Jan se dio cuenta de que sus pechos desnudos estaban en contacto directo con el vello delpecho de Nicky. Abrió la boca y tomó aire.

-Eres tan suave... -gimió el.

Se oyó el zumbido de un mosquito.

-Hay un mosquito -comentó ella distraída.

-Te cubriré para que no te pique.

Y eso fue lo que Nicky hizo, se colocó encima de ella.
Jan comenzó a agitarse. Movió las manos y comenzó a frotarse las rodillas, la una con la otra, al tiempo que arqueaba la espalda y levantaba el pecho; acercándose a él en desesperado deseo, emitió suaves gemidos y él murmuró:

-Es igual que en mis sueños.

-¿Has tenido sueños de este tipo... conmigo?

-Sí.

-No han sido sueños, ha sido telepatía.

Eo lo volvió loco. La estrechó contra sí haciendo un esfuerzo por no aplastarla. Gimió en agonía y exclamó:

-¡Te deseo, te necesito con locura!

Otra vez lo mismo,pensó Jan. Nicky estaba intentando que ella se lo pidiera. ¿Acaso no sabía continuar hasta que ella lo deuviera?

-Oh, Geranio, eres preciosa -dijo Nicky recorriéndole el cuerpo con sus manos- Tan dulce...

Nicky comenzó a juguetear con aquellos endurecidos pezones y luego sus manos descendieron hasta la tanga, entonces comenzó a acariciar aquella zona.

-Nicholas.

-¿Mmmmm?

-No te detengas, sigue hasta el final.

El cuerpo de Nicky se puso en tensión.

-¿Estás segura?

Jan permaneció en silencio, pero, abrazándolo, sus manos comenzaron a acariciarle la espalda, los hombros y la cabeza, apretándolo contra sí, indicándole que lo quería aún más cerca, mucho más.
Nicky ya estaba encima de ella, la única forma de acercarse más era poniéndose un preservativo. Se apartó del cuerpo de Jan y el ligero jadeo de protesta de ella fue un afrodisiaco adicional para su líbido.
Se quitó el calzoncillo y se puso el preservativo. A Jan le impresionó la habilidad y rapidez de Nicky. Eso indicaba que...
Nicky se inclinó sobre ella y le quitó la tanga. Luego, se colocó a su lado y la abrazó.
Cuando Nicky volvió a incorporarse, le estaba dando la oportunidad de echarse atrás.
Jan lo besó suavemente.
El se estremeció.
Ella lo abrazó.
Y Nicky abandoó los escrúpulos que lo habían estado conteniendo. Un sudor sexual le bañaba el cuerpo. La forma en que la abrazó cambió, sus besos se tornaron voraces y una pura sensualidad movía sus manos. Los sonidos que emitía eran de ardiente pasión.
Se contuvo lo suficiente como para llevar a Jan a un deseo insoportable; luego, poseyó su cuerpo.
Para entonces, Jan había perdido el control y lo ayudó a romper la barrera. Una vez logrado, ella emitió un leve gemido y lo rodeó con brazos y piernas agitando el cuerpo.
Nicky había planedo hacerle el amor con cuidado y ternura, pero Jan estaba incontrolable. Su copulación se convirtió en una explosión de semejante intensidad que sólo la boca de Nicky consiguió acallar sus jadeos de intenso placer e irresistible deleite. Alcanzaron un apasionado éxtasis juntos.
Yacían en la aplastada hierba entre los zumbidos de los mosquitos en la oscuridad de la noche, y sonreían.
Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Vie 01 Ago 2014, 5:47 pm

Capitulo 21

Transcurrió algún tiempo antes que Nicky tuviera energía suficiente para pronunciar las palabras que susurró:

-Dios mío, Petunia, eres increíble.

-Me parece que, mientras te hacías un hombre, debías haber actuado más agresivamente -comentó ella también en un susurro.

-Siendo una mujer que comenzó a jugar a los médicos a los seis años, ¿cómo has conseguido sobrevivir hasta ahora?

-Estaba esperándote a ti, tonto. ¿Cómo aprendiste a ponerte un preservativo así, en la oscuridad, y con tanta rapidez?

-Llevo una semana practicando. Estaba convencido de que lograría estar contigo, y quería hacerlo bien.

-¿En serio?

-Sí.

-¿Y nunca...?

Nicky se dio media vuelta, apoyó la cabeza en el codo y la besó tiernamente.

-Tenía que convencerte de que Tad no tiene nada que hacer contigo.

-¿Esperabas que hiciera esto con... Tad?

-No, cuando te bese, y lo intentará, tienes que recordar a quién perteneces.

-¿Eh?

-Es decir, a quién quieres -se corrigió él imediatamente.

-¿A quién?

-A mí.

-Me siento como si me estuvieran comiendo viva -comentó Jan

-Todavía no he empezado.

-No me refiero a tí, me refiero a los mosquitos.

-Eso es lo que pasa cuando una mujer voraz se lleva al huerto a un pobre inocente como yo. ¿Vamos a mi casa?

-¡Pero qué dices! Nicky ¿Qué diría la señora Whiterspoon?

-Le encantaría. Añadiría un incentivo a su vida y quizá también a la del señor Whiterspoon.

-Tengo que volver a casa.

-Y yo.

-Me parece que, de ahora en adelante, voy a tener que soportar toda clase de insinuaciones.

-Exactamente.

-Nicky, eres de lo más vulgar.

Nicky la besó con gran dulzura. Y cuando apartó su boca de la de Jan, preguntó:

-¿Alguna queja?

Ella sonrió.

-No sé por qué has tardado tanto tiempo.

-Porque quería que me desearas hasta que no pudieras soportarlo más.

-Pero si has estado durante meses en la casa contigua a la mía.

-Sabía todo lo que hacías. Si algún hombre hubiera entrado en tu vida, habría actuado. Debes tener en cuenta que no he parado de trabajar ni un momento, sin embargo, no por eso te tenía perdida de vista. Sabía todo lo que ocurría.

-¿Por qué volviste a Baldoyle?

-Deberías saberlo.

-Podía haberme casado en estos años.

-Tu madre me mantenía informado de tus movimientos. Si hubiera habido algo serio entre tú y algún tipo, habría hecho algo al respecto. Desde que naciste, eras mía. Mi madre me llevó a verte cuando saliste del hospital y, desde entonces, no te he perdido de vista. Te educaron para que me quisieras sólo a mí.

-Eres un mentiroso.

-No lo soy, te entrené muy bien.

Nicky se movió ligeramente dentro de ella y volvió a besarla, pero de forma diferente.
Jan lo sintió dentro, sintió su tensión y movió las caderas. El comenzó a acariciarle los pechos y su aliento era fuego.

-Creo que no podría recorrer todo el camino de nuevo -susurró ella.

-Por supuesto que no -respondió él en tono suave.

Pero Nicky comenzó a moverse en círculos al tiempo que le acariciaba los senos; luego, inclinó la cabeza hasta conseguir alcanzar los erectos pezones de Jan con la boca.
Jan comenzó a agitarse bajo el peso de él, a contorsionarse. Y empezó a jadear.
Pero Nicky se separó de ella con sumo cuidado. Se deshizo del preservativo utilizado y luego se colocó otro.
Se acostó al lado de Jan y ésta le permitió que volviera a interesarla en el juego. Sin embargo, Jan no dejó de decir que se estaba haciendo tarde, que la hierba le picaba y que los mosquitos la estaban molestando.
Pero Nicky no pareció prestar demasiada atención a aquellas quejas susurradas. Tomó posesión de los turgentes senos con la boca y los acarició apasionadamente. Jan había quedado silenciosa y había decidido cooperar. Pero Nicky de repente, se acostó boca arriba.
Jan esperó; luego, volvió la cabeza y lo miró. Nicky no hacía nada.

-¿Te encuentras bien? -preguntó Jan.

-Todavía no.

-¿Por qué te apartaste de mí?

-La vez anterior, hice yo todo el trabajo -explicó él- Es tu turno.

Jan no contestó, pero contempló aquel maravilloso cuerpo masculino. Entonces se inclinó sobre él y lo cubrió con sus cabellos antes de comenzar a frotarse contra él y conseguir que Nicky empezara a jadear y a agitarse. Y Jan se volvió bastante arriesgada.
Al cabo de un tiempo Nicky la ayudó a ponerse encima de él y observó la seria expresión de Jan concentrándose en lo que estaba haciendo.
En esta ocasión, sus movimientos fueron máslentos, más suaves que en la primera hasta que el clímax los sacudió.

-Me irrita sobremanera que no me enseñaras este tipo de ejercicio hace años.

-Mi madre me advirtió contra ello.

Nicky con sumo cuidado, se apartó de ella y se acostó a su lado.

-Ha valido la pena toda la agonía de la espera, Rododendro. Eres una amante increible -comentó Nicky lanzando una pequeña carcajada.

-No me llames con nombres de fores.

-¿Preferirías que te llamara saco de papas? No podría, eres lo más bonito del mundo. Y ahora dime una cosa: ¿estás segura de que no puedo acompañarte a tu casa para ayudarte a que te des una ducha?

-¡Dios mío! Sabes muy bien que no.

-Quiero dormir contigo -insistió él.

-Yo...

-¿Tú qué?

-A mi también me gustaría,pero sabes que no podemos hacer eso.

-Está bien, siempre queda un mañana.

-¿Vamos a hacer esto mañana otra vez?

-Y cada minuto libre de la semana que viene. Quiero que estés tan cansada y satisfecha que ni siquiera te den ganas de bailar con Tad.

-¡Por quinientos euros creo que tengo derecho a bailar con él! Todo lo que tú haces es quedarte quieto y abrazar.

-¿Qué hay de malo en mis abrazos?

Jan rió con risa gutural y muy baja.

-No te rías así, me excitas.

-Bueno, es hora de entrar en casa.

-Todavía no.

-Déjame, debo irme. Y si no te comportas como debes, no te daré un beso de buenas noches.

Nicky se quedó quieto al instante.
Y Jan besó con suma dulzura.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Sáb 02 Ago 2014, 11:58 am

Capitulo 22

Jan no soñó aquella noche.
Por la mañana, contempló su perezosa mirada y sonrió. Se movía como en un sueño. Estaba segura de que, si sonreía, los ojos le brillarían como diamantes.
Fue en coche hasta el centro y entró en la oficina sonriéndole a todos.

-¿Qué te pasa? -le preguntó Peggy.

Jan alzó las cejas levemente.

-¿A mí?

-¿Estás borracha?

-Claro que no estoy borracha.

Jan parpadeó una o dos veces como para recordarse a sí misma dónde se hallaba y también recordó que Peggy era una de los tres miembros del comité de la subasta que se hacía cargo de las pujas.

-Peggy, somos viejas amigas. Llevamos muchos años juntas, ya no quiero poner mi dinero en Tad.

-Ya se lo dijiste a Carol, no se puede cambiar las pujas. Carol dijo que es una regla, te lo dijo. Deberías saber que no puedes pedirme eso. ¿Por quién quieres pujar ahora?

-¿Por qué no voy a poder? Se trata de mi dinero.

-Nos volveríamos locas si le permitiéramos a todo el mundo que cambiara. Lo sabes. ¿Por quién quieres pujar?

Jan permaneció fría.

-Si no me lo permites, ¿por qué me lo preguntas?

-No vayas a pedírselo a Ninna, te responderá lo mismo que Carol y yo. Ya sabe que lo has pedido.

-¿Lo sabe todo el mundo en este pueblo?

-Por supuesto que no -respondió peggy con impaciencia- No hablamos de eso.

-No tiene que hacerlo, ya chismean bastante las tres.

-¡Estás insoportable! ¿Te está dando problemas Tad?

-Sabes que él no haría eso.

-Escucha, Jan, durante el festival, algunas de nosotras, de las chicas que no tenemos la familia aquí, vamos a fundar un clan. ¿Quieres unirte a nosotras?

Jan miró a Peggy fijamente.

-Es... una buena idea. Gracias, me encantaría.

-Puedes decirle a Tad que te acompañe si quieres. O si Tad te aburre, díselo a Nicky.

-Se llama Nicholas. Y dime, ¿cuánto dinero se ha recaudado? ¿Vamos a poder comprar árboles o no?

-No te lo puedes ni imaginar -contestó Peggy radiante.

-Bueno, yo ya sé que he puesto quinientos euros. ¿Algo más?

-Ya te enterarás después del festival.

-Me alegro de que las tres sean de fiar; sin embargo, lo encuentro un tanto irritante a veces.

-Por suerte, somos tres -contestó Peggy poniéndose una mano en el pecho- Nos consolamos mutuamente cuando alguien nos llama por teléfono para insultarnos y nos lanzan miradas mortales.

-Yo no he hecho ninguna de las dos cosas -señaló Jan indignada.

-No, claro, tu mirada es suficientemente fría.

Alrededor de las diez y media de la mañana comenzó a llover.
Al medio día, las chicas se reunieron en el café de Dorothy. La mayoría había dejado sus paraguas en los cajones de sus escritorios, por lo que llegaron casi sin respiración y chorreando.
La comida fue muy animada y todas parecían entusiasmadas con la subasta que tendría lugar al cabo de seis días.
Jan se enfrentó al hecho de que tendría que hacer algo para poder pujar por Nicky con más de los quinientos euros que había pujado por Tad. Cuanto antes lo hiciera, mejor. ¿Y cómo iba a hacerlo?
Pediría un crédito al banco. Ya le habían concedido un crédito para comprar el coche y aún no había acabado de pagarlo, no estaba segura de si conseguiría un segundo crédito. Pero un banco tenía dinero y parecía el lugar lógico al que acudir.
No tuvo que esperar mucho para que la condujeran a la oficina de Phyllis Allen. Iba a pedir quinientos euros, ella pondría unos seis euros extra de su bolsillo.
Phyllis Allen, pacientemente, le explicó que no podían concederle un préstamo avalado con un tercio de su casa. A menos que se tratara de una cuestión de vida o muerte, le aconsejaron no pedir más dinero hasta que fuera solvente.

-¿Para qué lo necesitas?

Jan se negó a responder a Phyllis. Jan no consiguió el préstamo y, disgustada porque sabía que Phyllis estaba en lo cierto, abandonó el despacho.
Lo siguiente que vio fue a varias personas en estado de extrema excitación mirando más allá de Jan. Esta, irritada, dijo con paciencia.

-Déjenme pasar, tengo que volver al trabajo.

La persona que estaba delante de Jan le advirtió.

-Se está cometiendo un robo.

Jan repitió con impaciencia.

-Tengo que vovler a mi trabajo.

Pero una voz ruda y bastante excitada dijo:

-Mantengan a calma y no le pasará nada a nadie.

Jan volvió la cabeza con expresión indignada; al instante, se dio cuenta de que había varios hombres enmascarados.

-Tengo que volver a mi trabajo, no los molestaré, pero déjenme pasar.

-No se mueva.

Jan se enderezó y se llevó el bolso a la espalda.
Entonces... Nicky entró en el banco. Alzó las manos y dijo rápidamente.

-Trabajo en la construcción. Esa chica es mi mujer, sólo e interesa ella, por eso he venido. Lo prometo, no es ningún truco.

-De acuerdo -respondió uno de los enmascarados -Póngase a su lado. Que no se mueva nadie. Esto sólo nos llevará un minuto.

Nicky se aproximó a Jan y le preguntó:

-¿Estás bien?

-Esto es una tontería

Nicky sonrió.

-Y ahora, túmbense en el suelo no le pasará nada a nadie.

Todos hicieron lo que se les ordenaba. Jan no tuvo otra alternativa, Nicky e encargó bien de eso.
No se disparó un solo tiro. Los ladrones recogieron el dinero y se marcharon. Se oyeron varios coches alejarse y... todo acabó.

-¿Cómo es que has venido?

-Está lloviendo, ya te dije que no trabajamos cuando llueve. Fui a tu oficina a recogerte para ir al funeral de tu abuela y allí me dijeron que estaba aquí.

-Pero si mi abuela murió hace años.

-Ya lo sé.

-¡Querías que jugáramos!

Nicky sonrió maliciosamente.

-Eso es.

-Es una idea excelente.

De repente, se oyeron las sirenas de la policía.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Dom 03 Ago 2014, 12:05 pm

Capitulo 23

Minna Walters, el tercer miembro del comité de puja, llegó al banco con el camarógrafo y un micrófno. Estaba sumamente agitada y, cuando vio a Jan y Nicky se mostró entusiasmada. Contar con testigos era casi como haber presenciado el atraco del banco.
Pero la policía la obligó a esperar fuera hasta que consiguió convencerlos para que la dejaran entrar a sacar fotos para el noticiario de t.v.

-Tengo que volver a mi trabajo -estaba diciendo Jan.

-Tenemos que interrogarla -insistió el policía.

Primero se dirigieron a las personas que estaban más tranquilas y serenas, eso hizo que dejaran a Jan la útima en interrogar. Para entonces estaba un poco tensa, pero Nicky se encontraba con ella.

-¿Qué fue lo que usted notó? -le preguntó el policía con paciencia.

Pero a Jan ya nole quedaba paciencia alguna.

-Que iban enmascarados.

-¿Qué clase de máscaras?

-Pañuelos -repondió ella como si hablara a un niño retrasado- Se los habían puesto para taparse las caras.

Jan se puso ls manos en el rostro para hacer una demostracion, Minna sacó unas fotos del gesto.

-¿Cómo iban vestidos? ¿Notó algo especial en la forma en que hablaban? ¿Se llamaron en alguna ocasión por sus nombres?

-Iban vestidos con... ropa de hombre. Nada extraorinario. Gorros. Pero claro, estaba lloviendo. Los gorros que llevaban eran de esa clase que uno los dobla y se los mete en el bolsillo.

-Muy bien.

-Se mostraron educados, pero un poco impacientes.

-Jan quería marcharse -mencionó Nicky.

-¿Cómo es que entró usted en el banco? -preguntó el policía a Nicky.

Nicky contó al policía que había llamado a la oficina donde Jan trabajaba y que allí le habían informado que ella estaba en el banco.
El policía asintió.

-¿Así que estaban ustedes dos juntos?

-Sí -respondió Jan- y nos obliagron a tumbarnos en el suelo.

-No. No estábamos juntos. Yo vine el banco para buscarla y fue entonces cuando vi lo que ocurría. Me dejaron que le hiciera compañía.

-Muy interesante.

-Estaban muy nerviosos -comentó Jan.

El detective miró a Nicky.

-¿Cómo es que lo dejron entrar? -preguntó el policía.

-Porque Nicholas les dijo exactamente lo que quería y ellos accedieron. No suponía una amenaza.

Nicky se limitó a sonreír débilmente y parpadeó como un león perezoso. Las miaradas de los dos amantes se cruzaron. Luego, el detective le preguntó a Nicky:

-Cuéntame exactamente lo que vio.

Nicky describió la ropa de los atracadores, señaló que eran trajes nuevos. También hizo una descripción de los coches que había fuera, el año y demás pormenores.

-¿Cómo es que se fijó en tantas cosas? -preguntó el policía.

-Porque vi lo que estaba pasando. Uno de los coches tenía que ser el suyo y, además, los coches que le he descrito ya no están en la calle.

-¿Números de matrícula? -preguntó el detective al instante.

-No. Tenía que entrar. Además, tenía que dejar algo de trabajo para ustedes.

El policía sacidió la cabeza e hizo un gesto a otro policía para que entrara, éste anotó la descripción de los coches y se marchó.

-¿Ha pensado alguna vez en hacerse policía? -preguntó el detective a Nicky.

-No -respondió Nicky negando con la cabeza- Es demasiado arriesgado.

El detective lanzó una carcajada.

-También lo es meterse en un banco cuando se está cometiendo un atraco.

-Ella estaba dentro.

El detective miró a Jan, que estaba frunciendo el ceño y escuchando, y luego sonrió a Nicky.

-Parecía un simulacro -comentó Jan- ¿Quién podría comportarse de forma tan estúpida?

-Nunca se toma enbroma a alguien con un arma -aconsejó el policía- ¿Alguna otra cosa que quieran añadir?

Después de ser interrogados durante un rato más, les permitieron marcharse, sin embargo, cuando se retiraban, el policía retuvo un momento a Nicky a solas.

-Tenga cuidado de ella, estuvo hablando con ellos y es posible quela busquen. Además, su novia va a salir en tv.

-¿Usted también la vigilará?

-Sí -respondió el detective.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Lun 04 Ago 2014, 11:26 am

Capitulo 24

Cuando los policías terminaron los interrogatorios, Minna encontró su oportunidad.
Nicky volvió a dar una descripción de los coches.
Minna estaba encantada con las entrevistas que había realizado.
Por fin los dejaron marchar y Nicky y Jan se encaminaron hacia la oficina de ésta. Allí, sus compañeros de trabajo ya sabían todo lo referente al atraco porque uno de los empleados, al oír las sirenas, había ido a ver qué pasaba. Habían visto a Jan y Nicky mientras esperaban a ser interrogados. Por este motivo, el jefe de Jan sabía dónde había estado.
Cuando Jan y Nicky terminaron de contar lo sucedido otra vez, eran casi las cinco. El jefe le dio permiso para marcharse.
Llovía copiosamente, Nicky sonrió. La siguió en su camioneta hasta casa y, de implícito acuerdo, ambos entraron en casa de Jan y subieron hasta el dormitorio de ésta para quitarse la ropa mojada.

-Está igual que siempre esta habitación -observó Nicky mientras se quitaba la chaqueta.

-Esa mecedora es nueva -comentó Jan señalando la mecedora.

-Pues tiene aspecto de vieja. ¿En dónde la encontraste?

-En la venta de los Amish, en-------

Nicky se sentó en la mecedora y se meció.

-Me gusta.

-Muchas gracias, eres amabilísimo.

-Ven aquí y siéntate encima de mi.

Nicky la sentó en su regazo y la abrazó.

-¿Estás cansada? ¡Vaya una experiencia la de esta tarde!

-Parecía un simulacro, no parecía de verdad.

-Pues a ti no parecen afectarte mucho las crisis por lo que he visto.

-Soy una estoica -declaró ella con impaciencia.

-Jan, ¿quieres que me dé una ducha? Aunque la verdad es que hoy no estoy muy sudado. Sólo hemos trabajado seis horas antes que la lluvia nos obligara a dejar el trabajo. Estoy bastante fresco. Mira, huele. Si no lo soportas, me ducharé.

-Eres todo un caballero.

Jan tenía la cabeza en el hombro de Nicky y volvió el rostro para mirarlo. Ocasión que, evidentemente, él aprovechó para besarla.

-Mmmmmmmmm -murmuró Jan.

-¿Te gusta que te bese?

-Mmmmm

-El "mmmmmmm" fue más largo cuando te besé.

Jan sonrió.

-Me estás volviendo loco.

-Estupendo.

-Vamos a quitarte el vestido mojado y...

-No.

-¿Por qué dices que no? Tienes el vestido mojado y no quiero que "pesques" un resfriado. ¿caso cree usted que tengo algún otro motivo para quitarle el vestido, señorita Folger?

-¿Qué estás haciendo en mi dormitorio?

-¿No es aquí donde tienes la ropa seca?

Nicky comenzó a quitarle el vestido.

-¡Oh, he interpretado mal tus intenciones! -exclamó ella- Te ruego me perdones. ¿Cómo podría subsanar semejante insulto?

-Quitándotelo, lo llevas puesto -

En esos momentos, Nicky consiguió deshacerse del vestido de Jan.

-¿Ya?

-Disculpa aceptada.

-Pues a mí me parece que lo único que ha ocurrido es que se han confirmado mis sospechas, tenías un motivo secreto.

-Interior.

-¡Listo!

-Y ahora es mi turno.

A Jan le resultó imposible quitarle la camisa y la camiseta. Se levantó y consiguió quitarle las botas y los calcetines. El la contempló y lo encontró muy estimulante. Luego, su mirada se posó en el medallón que estaba atrapado entre los dos senos.
Jan lo obligó a ponerse de pie y le quitó los pantalones, y luego la ropa interior. Por fin, Nicky estaba magníficamente desnudo y ella le sonrió desde su posición, acuclillada en el suelo.

-¡Guau! -exclamó Jan.

-¿Qué vas a hacer conmigo? aquí no tengo ropa seca.

Jan meditó unos segundos.

-Voy a ponerme esa gabardina y te traeré ropa seca de tu casa. ¿Quieres ponerte algo en particular?

-Sí, a ti -respondió Nicky como era de esperar.

-¿Tienes preservativos? Tenía la impresión de comprar unos hoy, pero no tuve tiempo.

-He comprado algunos hoy. Me imaginé que cabía la posibilidad de que los utilizáramos.

Ella sonrió maliciosamente.

-Muy listo. ¿Te puedo poner uno?

-No duraría si lo hicieras tú.

-Me gustaría intentarlo. Pareces estar más que listo.

-Junto a ti, siempre.

-Tengo una solución.

Jan se levantó,le tomó una mano y lo condujo hasta su cama. Allí, abrió la cama y le hizo un gesto.

-¿Te interesa?

-Se me podría convencer.

Jan se humedeció los labios con la lengua al tiempo que se esforzaba por mostrar indiferencia. Luego, se quitó el sostén y a continuación las medias con deliberada lentitud. Alzó la mirada y lo vio contemplándola con avidez.

-Una cosa, Nicholas, tenemos que ser discretos para no causar un escándalo en la vecindad.

-Por lo que yo recuerdo, Begonia, siempre fuiste muy lista a la hora de explicar nuestras sorprendentes aventuras. ¿Te acuerdas de la sandía del señor Applegate que la "rescatamos" para que los piratas no la robaran. Eras muy pequeña, pero muy rápida.

Jan, lentamente, negó con la cabeza.

-No creyeron que se tratara de piratas.

-Tu argumento fue muy convincente.

-El que me soltaron a mí lo fue aún más.

De repente, la expresión de Nicky se tornó seria.

-¿Estás enamorada de mí?

Jan no esperaba la pregunta. Se sonrojó y no supo adónde dirigir la mirada. Jadeó una docena de veces y no consiguió pronunciar palabra alguna.

-¡Me quieres! -exclamó Nicky lleno de júbilo.

Nicky la abrazó contra su duro cuerpo. Sin esfuerzo la tomó en brazos y la depositó en la cama, él la siguió al instante.
No le dio tiempo para hablar o pensar, se lanzó a estimular el deseo de Jan hasta que ésta se olvidó de todo.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
 
SE NECESITA HOMBRE [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» la ciudad de los comics te necesita!
» MEMORIAS DE UN HOMBRE MUERTO
» Cadel Rompe con Falete,Pillado con otro "hombre"(Imagenes Pag 6 y 7)
» ADAM WARLOCK, EL HOMBRE
» [MC] El hombre invisible haciendo de las suyas.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Forgotten Words :: Novelas Rosas :: Novelas Romanticas-
Cambiar a: