ÍndicePortalMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Sáb 12 Jul 2014, 5:53 pm

Nombre: Un error semejante
Autor:
Sophia
Artista ó personaje: Nicky Byrne
Adaptación: No
Género: Romance
Advertencias:Ninguna:
Sinopsis: La confesión de Nicky, de que se iba a vivir con otra mujer, dejó destruída a Lauren. Ella lo amaba y no quería perderlo...¿Debería luchar por recuperar el amor de su marido o sería mejor que dejara el pasado atrás y tratara de empezar una nueva vida?
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Sáb 12 Jul 2014, 5:53 pm



UN ERROR SEMEJANTE


CAPITULO UNO


Lauren entró en el vestíbulo de su casa y caminó con paso enérgico, como era ella, hacia el segundo vestíbulo que daba al salón. No era habitual en ella ir al bar, pero hacía calor.
El verano transcurría y había olvidado encender el aire acondicionado. Apretó el botón justamente cuando dentro de su bolo sonaba el celular.
Lo abrió sin prisas y lo acercó a su oído.
Era Nicky, su marido.

-Lauren, me gustaría que almorzáramos juntos.

-Acabo de cerrar la sala de arte y sabes muy bien que debo abrir de nuevo a las cinco.

-Si, si, por eso te invito a almorzar. Tenemos que hablar.

-¿Tenemos?

-Si, tu y yo...a solas.

-De acuerdo, vienes a buscarme o voy yo hasta tu despacho?

-Mejor ven tú, de ese modo, al terminar de comer, te vas en tu auto a la sala de arte. ¿Qué te parece?

-Lo que tu digas. Estaré en tu oficina a las dos y media.

-De acuerdo - y colgó.

Lauren se sentó ante el ventanal donde se levantaban dos maceteros con las flores trepadoras. Llevaba doce años casada. No tenían hijos, pero eso no lo lamentaba demasiado. Ella y Nicky siempre llenaron todos los huecos de su vida.
Volvió a sonar el celular cuando acercaba el vaso a los labios. Era su madre.

-Hola Lauren ¿Cómo estás? Hace mucho que no vienes por el despacho.

-Tengo trabajo, y los domingos tú estás muy ocupada...

-No puedo dejar a Frank, me necesita mucho más que tú.

-Lo comprendo, no te reprocho nada. No te preocupes.

-Sería el colmo que lo hicieras, pero de todos modos, aunque no vayas a visitarnos a casa, ven por el despacho, así charlamos un rato. ¿Dónde tienes a Nicky?

-Voy a almorzar con él.

-Ah, me parece bien.

Lauren pensó que le daba igual lo que le pareciera. Cuando doce años antes de conocer a Nicky, su madre ya rentaba aquel despacho de abogados, en modo alguno le gutó Nicky, sin embargo, casi en seguida de conocerlo y tratarlo, estuvo de acuerdo con su boda.

Sacudió la cabeza, su madre le decía a través del teléfono.

-Oye, cuando puedas ven.

-Si Sandra, no te preocupes.

Sonrió apenas, para ella su madre casi siempre había sido Sandra. Desde niña se acostumbró a llamarla así debido a que escuchaba que los clientes la llamaban así.
Solo la llamaba mamá cuando algo le preocupaba o le dolía.

-Te dejo ya Lauren. Recuerda que debes venir a verme.

-Si, Sandra, en cuanto sea posible.

Colgó el celular. Lo guardó de nuevo en su bolso. Recorrió la casa hasta llegar al cuarto que compartía con Nicky. Allí, una ancha cama que parecía una piscina presidía la estancia, Nicky se empeñó en comprarla así cuando se casaron y nunca, en aquellos doce años dejaron de compartirla.
Siempre sintió que había sido una decisión acertada su boda con Nicky, casi como si se hubiera ganado la lotería.

Al poco tiempo de casarse, montó la sala de arte y le iba muy bien y los ratos que no estaba en casa los solía pasar en la sala de arte, Nicky acostumbraba pasar al atardecer y compartir con ella la charla con los pintores o escultores que la visitaban.
Nicky solía tomar una copa con ellos y reír. Era un hombre divertido y, sobre todo. alegre, contagiaba su risa y su alegría, su optimismo. Era un hombre al que le gustaba mucho la vida, como a ella, afines casi en todo, se habían acoplado desde el principio.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Sáb 12 Jul 2014, 5:54 pm

Capitulo Dos


Nicky salió corriendo de las oficinas en las que trabajaba. Era el director general de la compañia de seguros, y accionista a la vez. Cuando se casaron, no tenía aquel puesto, pero había subido peldaño a peldaño hasta llegar arriba.

Salió corriendo y con una sonrisa saludó a su esposa. Después subió al auto y le preguntó si continuaba conduciendo ella.

-Si, será mejor -dijo Lauren.

Y condujo el auto hasta el restaurante. Sentados uno frente a otro, hacían una pareja excepcional.

-Dime lo que querías decirme Nicky -murmuró Lauren.

-¿Aquí? no, aquí no te voy a decir nada. En todo caso, iré contigo después hasta la sala de arte y hablaremos del asunto que deseo compartir contigo.

-¿No me dices de qué se trata?

-Son cosas mía que creo que aceptarás -le dijo serio.

-¿Aceptar qué Nicky?

-Ya te lo diré

Y tras pedir el menú, empezó a hablar de otra cosa.

Lauren comió con paciencia y esperó hasta llegar a la sala de arte e introducirse ambos en el despacho.

-Veamos, Nicky. Noto que te mueves con nerviosismo, cosa rara en tí, que eres sereno y siempre sabes lo que vas a decir.

-Esta vez no está tan claro, Lauren, necesito toda tu comprensión.

-Pues tú dirás.

-Verás, llevamos casados doce años, nos conocemos tanto, que casi nos resulta aburridos estar juntos.

-Eso lo dirás por tí, porque por mi...

-No se trata de mí, ni de tí, hay que hacer un cambio.

-¿De qué tipo?

-Pues verás. La secretaria que tenía, Betty, la conocías...

-Si, era muy eficiente.

-Bueno, pues se ha jubilado. Hemos solicitado a través de un anuncio en el periódico una nueva secretaria bilingüe y todo eso que se necesita en un gran despacho de dirección. -guardó silencio. No sabía de qué manera Lauren iba a tomar la noticia, no quería hacerle daño...después de todo era la mujer que amaba.

Lauren lo miraba interrogante.

-Estoy esperando saber qué me quieres decir. Nicky.

-Pues ha entrado una chica que se lllama Sarah Wallington, tiene unos 23 años, domina a la perfección varios idiomas y...me ha inquietado.

-¿Cómo?

-Si, si, Lauren. Yo quería hablarte porque se que me entenderás, no es que la ame, pero me atrae de una manera feroz, y he probado seducirla y parece que responde.

-¿Te das cuenta de que está hablando con tu esposa, Nicky?

-Claro que si, por eso te hablo con tanta sinceridad.

-O sea que me pides el divorcio.

-Claro que no, tu sabes que te quiero mucho y siempre he estado enamorado de tí, pero me he encaprichado con esta chica y después de doce años de casados, podríamos variar.

-¿Variar qué?

-La situación que vivimos, no podemos desgastar el amor.

-No te entiendo...

-Claro que me entiendes, eres lista y razonable, y estas cosas ocurren.

-Pues explicate mejor porque creo que no te he entendido.

-Verás, yo no quiero hacrete daño, quiero que estemos de acuerdo los dos. Yo voy a permitir que hagas tu vida y yo haré la mía.

-Sin divorciarnos.

-Claro, no sea que nos equivoquemos, y divorciados too es diferente, porque además el divorcio implica en sí malestar, desconfianza y sobre todo rencor, y no se trata de eso. Yo me voy a vivir con sarah a su departamento, y tu te quedas en nuestra casa. Y haces tu vida, sales con amigos, tienes uno especial, por ejemplo...

Lauren callaba y escuchaba en silencio. Empezaba a entender lo que Nicky pretendía. Por primera vea en la vida de ambos desde que se habían casado ocurría algo parecido.
Lauren pensó mucho mientras se explicaba Nicky y decidió que en principio aceptaría. Había que darle un escarmiento a Nicky, o simplemente dejaría el camino abierto hacia lo que él consideraba una segunda felicidad.

-Quieres decir que te vas a vivir fuera de casa.

-Si, pero no voy a perder tu amistad. Nos veremos como siempre, nos trataremos igual, pero con distintos hábitos. Creo que después de doce años de casados, necesitamops un cambio y esta puede ser una forma.

-Y dices que no estás enamorado de esta chica...

-No, pero quiero tenerla. Y se que si me voy a vivir con ella la tendré.

-Y me lo dices así...

-Entre tu y yo siempre imperó la sinceridad. No quiero engañarte, te o tengo que decir claramente, yo me voy a vivir con Sarah y tu tienes amigos suficientes con los cuales realizarte. Piénsalo bien, Lauren. Si te parece, me das la respuesta esta noche o mañana.

-Lo tuyo es tan apremienate, que ya te irás esta noche a casa de Sarah...

-Eso quisiera, si estás de acuerdo...
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Sáb 12 Jul 2014, 5:54 pm

Capitulo Tres

Una cosa es que te reprochara que no vinieras a verme y otra que te presentes a esta hora. Acaban de cerrar los desapchos y yo pensaba marcharme a casa. Me parece que debo sentarme de nuevo y escucharte. Algo me tienes que decir ¿verdad?.

-Pues si, Sandra, si...

-Te oigo Lauren.

Y Lauren, con voz ahogada le contó a su madre toda la conversación con Nicky. No omitió detalle, ni la sonrisa de Lauren cuajada en los labios ni todas las tonterías que dijo su esposo para disculpar su atracción hacia Sarah Wallington.

Sandra tardó unos minutos en reaccionar; no esperaba aquello de Nicky.

-¿Qué vas a hacer?

-Pues he venido a que tú me ayudes a pensar. Por nada del mundo quiero torcer el destino de Nicky, pero también quisiera conservar el mío.

-Verás, Lauren, estas cosas las tenemos en los despachos miy y una veces. Un divorcio de mutuo acuerdo es rápido, no deja traumas ni decepciones. Siempre duele, pero es la solución.

-No estoy hablando de divorcio, mamá, entiéndeme.

-Que raro, Lauren, para llamarme "mamá" es que estás muy dolida.

-No es eso, es que te necesito,a demás de todo el dolor que me produce lo que te he contado.

-Verás, es tan duro todo esto, tan difíli de compaginar uno con lo otro...a mí me parecía que tu matrimonio después de estos años era básicamente seguro. Lo que me has contado me deja casi aplastada. Recuerdo cuando me presentaste a Nicky. No me gustó nada. En aquella época para convencerme me llamabas "mamá". Que lo vuelvas a hacer ahora es significativo.

-Quiero que me ayudes a pensar, admitir como normal la anorrmalidad que me presenta Nicky. Podría engañarme, mamá, podría irse con esa Sarah Wallington, su secretaria y yo ignorarlo, pero Nicky es como es y en modo alguno me engañará. Lo peor de todo es que lo que me dice para él es sencillo y para mí es terrible.

-Toma asiento y apóyate en la mesa si gustas. Esto es asunto tuyo y voy a aconsejarte como mejor pueda. Tu pretendes conservar a Nicky ¿verdad?.

-No podría vivir sin él. Además, los dos estuvimos de acuerdo desde el principio en mantener firme nuestra relación. Fíjate cómo será que tenemos dos plantas trepadoras en el salón, una es de Nicky, y otra es mía. Cuando Nicky la riega yo se que en ese momento pretende,s ea de noche, mañana, o madrugaa, hacer el amor. Cuando yo riego la mia, osy yo la que quiere hacer el amor. Así nos entendemos ambos, y tanto, que nunca hemos tenido ningún pleito serio, salvo las típicas discuciones entre marido y mujer, que nunca han durado más de cinco minutos, porque tenemos un pacto de no estar más tiempo enojados.

-Lo sé, Lauren. Si no lo supiera, pensaría que Nicky se habría cansado, que sería lo normal después de tantos años, como podrías cansare tú.

-Dime, madrre, cómo admitir con naturalidad lo que Nicky me expone.

-Es duro, ¿sabes?

-Si, pero hay que aceptarlo.

-¿Qué pretendes, Lauren?

-Que Nicky se canse de la jovencita y vuelva a mí.

-¿Irá a casa esta noche?

-No, se ha despedido de mí, irá mañana a recoger sus cosas, no todas, sino las más necesarias.

-Bueno, pues entonces te llevo a cenar. Después te vas a tu casa, pero ya llevas contigo el consejo que te voy a dar y que espero sigas al pie de la letra.

-Tu sabes que yo no he dejado de estar enamorada de Nicky.

-Por eso te daré el consejo, para que intentes no perderlo y si tienes la ocasión de hacerte de un buen amigo, no lo dudes, Lauren.

-Mamá, yo no puedo acostar,e con otro hombre.

-Nadie te manda a que lo hagas, pero puede parecerlo.

-Quieres que le de celos a Nicky.

-No, pero que sepa o piense que tú también tienes un amigo especial.

-¿Y qué me vas a consejar?

-Te lo diré después, durante la comida. Vamos hacia el restaurante.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Sáb 12 Jul 2014, 5:55 pm

Capitulo Cuatro

Estacionó donde pudo y ambas salieron del auto.
Cuando entraron al restaurante, los camareros saludaron afectuosos a Sandra. A ella apenas la conocían. Les ofrecieron un reservado y entraron las dos solas.
Sandra hablò un buen rato sin detenerse, casi sin comas ni puntos. Expuso su plan, lo que ella harìa, e intentó introducir en su hija un sentido práctico para abordar aquel asunto.
Lauren la oía en silencio, mientras intentaba tomar su sopa.

Cuando se despidieron, Lauren estaba segura que seguiría las directrices que su madre había propuesto. Como mujer la consideraba muy preparada, pero tanto o más como abogada especialista en divorcios. Su despacho tenía fama en toda la ciudad. Sandra era una persona pacífica acomedida, pensadora y, sobre todo, aquel consejo que le había dado a su hija era el mismo que ella hubiera seguido si se hallara en las mismas circunstancias. Ciertamente, nunca supuso ni esperó que Nicky fuera tan infantil o tan inmaduro, pero estaba segura de que no era ninguna de ambas cosas, pensaba que los hombres, cuando deseaban algo, lo obtenían a base de lo que fuese.

Nicky no dejaba de ser un hombre más, con sus debilidades, sus defectos y también sus virtudes, que las tenía y en aquellas circunstancias, evidentemente, se obligaría a sí mismo a vivir la nueva experiencia que podía ser infinita, o tal vez se rompiera en pocos meses.

Después de cenar, Lauren condujo su auto hasta la residencia ubicada en una exclusiva propiedad. Allí habían comprado al casarse,incluso por medio de una hipoteca, un palacete. Después de doce años y trabajando los dos, la hipoteca ya no existía.

Al entrar a la casa, se encontró con Doris, la mujer que habían contratado cuando se casaron y que continuaba al servicio de ambos. Era una mujer para todo, y Lauren, al entrar y verla, casi se hubiera tirado en sus brazos para llorar. Pero aguantó el llanto y asió el aparato que empezaba a sonar de nuevo en su bolso. Lo acerco al oído y reconoció en seguida la voz de Nicky.

-Oye, Lauren, mañana pasaré a recoger algunas cosas. Estuve llamándote un largo rato y no me respondías.

-Es que dejé el bolso en el auto y me fui a cenar con mamá.

-¿Le has contado?

-Si.

-Seguramente que Sandra, siendo tan liberal y especial, estará de acuerdo en que yo tome esta decisión que me interesa probar. Por favor, no le hables de divorcio. En algún momento, si lo necesitamos, hablaremos los dos. Si no te importa, y antes de que te vayas mañana a la sala de arte, pon en mi maleta mi pijama, las cosas de afeitar, dos camisas y dos trajes por si acaso.

-De acuerdo, Nicky, lo tendrás todo dispuesto.

-Pasaré a las doce. No vas a estar, pero Doris me dará mi maleta. Recuérdale, Lauren, que me la tenga preparada.

-No te preocupes, estará lista.

-Un beso, Lauren.

-Igual, Nicky.

Y Lauren, al colgar, pensó:

"Qué egoistas son los hombres, ni siquiera me ha preguntado si estaba de acuerdo con sus sentimientos. Los míos siguen siendo los mismos, los de él, evidentemente se han debilitado"
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Dom 13 Jul 2014, 12:41 pm

Capitulo Cinco


Durmió mal y se levantó al escuchar el despertador.
Se dio una ducha templada y se vistió. Tomó el jugo de naranja que Doris le había preparado.

-¿Y el café? -Preguntó Doris

-Hoy no tengo apetito...Tienes en mi cuarto la maleta del señor, vendrá a las doce a recogerla. El señor se va por una temporada.

-¿Usted no se va?

-No, tengo mucho trabajo. Además, esta tarde recibo a los dos especialistas en arte. No vendré a comer.

-¿Y qué le digo al señor?

-Nada. Le das su maleta, es lo que él viene a busacr.

-¿Tampoco se quedará a comer?

-No...ya te digo que se va.

Pero no le dijo a donde, ni como, ni cuando. Eso se quedaba para ella.

******************************

Trabajó todo el día en el despacho de la sala de arte. Despidió a los vendedores con la carga que deseaban y luego se fue a comer con Paul James, un pintor muy amigo suyo.

-Estás triste, Lauren - le dijo Paul

-Bueno, ay cosas que no esperas y te azotan sin querer...

-¿Cómo cuales? Si es que me las puedes contar,por supuetso, tu sabes que en mí tienes un amigo, y no tienes algo más porque nunca has querido.

-Escucha, Paul, y esto clávalo muy bien en la mente. Soy una mujer casada, y soy una mujer fiel. Pra aceptar otras relaciones tendría que divorciarme y esa no es la situación que deseo.

-Pero algo no marcha. ¿verdad?

-Bueno, como te vas a enterar, te lo digo yo de antemano. Nicky se va a vivir con su secretaria.

Paul James la miró con los ojos abiertos, que parecía que iba a romper los párpados.

-No me digas que Nicky te abandona...no puedo creerlo!

-Bueno, llámalo como gustes. Pero se ha ido a vivir con ella.

-¡Qué locura! Está loco, dejarte a tí por esa secretaria!

-¿Es que tú la conoces?

-Claro. Fui a visitar a Nicky por un asunto de un seguro y conocí a su secretaria. Si es una jovencita...

-La carne joven, ya sabes que atrae a la carne vieja...

-No, no, no, es así. Nicky no es un viejo y Sarah es una muchacha completamente inmadura, una muchacha que se pasó la vida estudiando, según parece, pero no puede de ninguna manera convencer a Nicky de nada.

-Déjalo así - dijo Lauren

-Pero, ¿Es que no te duele? Hablas como si te refirieras a otra persona.

-Hay que aceptar las situaciones como se presentan.

Y seguidamente evitó que Paul volviera a declararle su amor.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Dom 13 Jul 2014, 5:31 pm

CAPITULO SEIS


Lauren trabajó aquel mes como si viviera en vilo. Durante algunas ocasiones en aquel tiempo visitó a su madre. Sandra continuaba en lo mismo, ella obraría así, así y así...y aconsejaba a su hija cómo debía actuar para recuperar a su marido.

-Lo que yo te digo es la realidad.

-Pero mamá...

-Estás dolida, Lauren, ya lo sé. Nicky no deberia hacerte esto. Oye, en este mes, ¿te ha llamdo alguna vez?

-Eso si, me llama todos los días, es más, a veces me llama hasta tres veces.

-¿Es que no se siente a gusto en le hogar de su secretaria?

-No lo sé, mamá, no se lo he preguntado. Estoy siguiendo tu consejo al pie de la letra, como si aquí no pasara nada.

-Te he visto varias veces con Paul James. ¿Hay algo entre ustedes?

-Es un amigo de siempre.

-Que está enamorado de tí

-Bueno, eso hay que dejarlo de lado. Yo nunca le seré infiel a Nicky.

-Pero él te lo está siendo.

-De acuerdo,pero yo no lo voy a ser.

-Si quieres, comemos juntas esta noche y conversamos más.

-No, estoy comprometida con una amiga, además, mañana tengo que madrugar porque estoy preparando la exposición de otoño y tengo que darme prisa porque el tiempo pasa volando.

Sandra se despidió conuna palmada en el hombro y un beso en la mejilla, y una frase que condenaba a Nicky.

-Tú no te mereces esto, por un deseo físico es imperdonable lo que hace Nicky. Pero es que los hombres se parecen unos a otros como dos gotas de agua.

Lauren se despidiò de su madre. Mientras conducia iba recordando a su padre. Cuando murió ella tenía diez años, estaba muy compenetrada con él. Tardó mucho en olvidarlo.

Se sorprendió al llegar a su casa y ver que todas las luces del salón estaban encendidas. Doris habitualmente no encendía las luces, salvo las del vestíbulo y los faroles del jardín.
No se apuró para entrar. En una esquina del jardín, vió la moto de Nicky.
¡Pero bueno! ¿Qué hacía Nicky en su casa a esa hora?

Nada más entrar, se encontró con Nicky, que salía a su encuentro. Estaba en mangas de camisa y con el pantalón medio caído.
Parecía de nuevo el Nicky hogareño, al que le gustaba regar su planta trepadora, cosa que indicaba que deseaba hacer el amor, fyera a aquella hora, fuera al medio día o fuera incluso en la mañana, antes de marcharse ambos al trabajo. Nicky era un hombre sorpresivo, claro que ella había había aprendido de él de tal modo, que también lo sorprendía.

-Pero Nicky, ¿Qué haces aquí? -preguntó despojándose de la chaqueta y colgándola en el perchero de la entrada.

Nicky, sin decir una sola palabra, la apretó contra si y la besó largamente en los labios, como hacía siempre cuando ella reconocía en sus besos el deseo y el afán de su marido.

-Vengo a visitarte, no puedo pasar más días sin verte. En realidad, te necesito tanto que, no estoy convencido de nada en mi vida, es como si estuviera nadando e un pantano y no encontrara la orilla. Te necesito Lauren.

Y sin soltarle la cintura, la llevaba hacia el interior.
Lauren cerró los ojos, se preguntó si merecía la pena seguir los consejos de Sandra, pero era muy difícil evitar lo que estaba ocurriendo. No quería preguntar, ni Nicky parecía dispuesto a decir nada.
Subieron juntos las escaleras y Nicky aún la tomaba por la cintura.

-Le pregunté a Doris -iba diciendo- si habías comido y entonces le pedí que pusiera un cubierto para mí.

Era el momento de preguntarle a Nicky qué pretendía, pero volvió a pensar en Sandra y siguió adelante.
Cuando entraron a la recàmara, en donde tanto habían disfrutado ambos, si Lauren tuviera valor, hubiera salido corriendo, pero nopodía. Era superior a sus fuerzas separar a Nicky de su cuerpo. Llevaba unmes sin verlo ni tocarlo, y aquel momento, su sentido comun volaba por los aires. Volvía a reconocer en Nicky al amante, al amigo, al compañero ...al hombre que tanto le había enseñado sobre la vida amorosa y sexual, el hombre que nunca habia dejado de amar y a quien se estaba entregando en la ancha cama donde tanras veces gozaron los dos.

Era ya inevitable.
Ignoraba si Nicky venía para quedarse o solo era una visita de amante apasionado.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Lun 14 Jul 2014, 12:10 pm

Capitulo Siete

La tomó en brazos y la dejó sobre la cama. Se colocó encima y la observó durante uninstante para empaparse de su belleza.
La besó y, después acercó su cuerpo al de ella, antes de que él estuviera preparado, ella lo rodeó con las piernas y lo atrajo hacia si, susurrando su nombre entre beso y beso.
Acariciándole lospechos, llevó la boca hasta sus pezones. Continuó bajando, explorando su vientre, besando sus puntos erógenos. Cuando llegó al centro de su femenidad, ella gimió de placer y le suplicó que no parara.
Entonces Nicky la penetró.
Estaban hechos el uno para el otro. observó al expresiòn de su cara y supo que todo iba bien. Se movían al mismo tiempo y sus corazones latían al unísono.
Guiado por la pasión, Nicky la levantó para que se colocara a horcajadas sobre él, y observó el cambio de expresiones de su rostro. Tan vivo. Tan bello.
Lauren se movía despacio, sujetándole las caderas con las rodillas.
Cuando él aumentó el ritmo, ella echó la cabeza hacia atrás, y gritó su nombre una y otra vez. Nicly se incorporó para encontrarse con ella, y se miraron con mucha intimidad.
Tras un profundo gemido, él llegó al orgasmo, y ella lo acompañó instantes después.
Lauren se derrumbó encima de él, y su melena cayó sobre el rostro de Nicky como protegièndolo del mundo real. Sus corazones latían al unísono y ambos cuerpos parecían uno solo.
Él la abrazó como si su vida dependiera de ella.
Él no dijo nada. No había nada que decir.
Lauren se colocó a su lado y apoyó la cabeza en el hombro de Nicky.
Él permaneció tumbado, con los ojos bien abiertos y acariciándole el cabello con una mano.
No supo el tiempo que había transcurrido, supo, eso si, que había vivido la pasión como tantas veces en aquel cuarto que guardaba los secretos de ambos.
No supo, no. Cuando Nicky se levantó de la cama y entró en el baño. Tuviera las relaciones que tuviera con la secretaria, la mujer de Nicky era ella y se había comportado como tal, y había resucitado en su recuerdo todos los divinos momentos, turbadores y enervantes que había vivido con su amigo, compañero y tantas veces amante.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Lun 14 Jul 2014, 5:21 pm

Capitulo Ocho

-Fue algo apoteósico!. Pude evitarlo, pero seguí tu consejo y seguí adelante. No te imaginas, Sandra, lo que significó para mí estar anoche con Nicky. Los dos renovamos nuestra pasión. Fue como regresar al principio de nuestro matrimonio.

-¿Y después, Lauren? ¿Qué ocurrió después cuando se vieron cara a cara?

-Yo me cubrí el cuerpo con una bata y caminaba por el cuarto como si el mismo demonio me empujara. Mamá, evoqué los besos de Nicky, sus caricias, aquel decir y no decir balbuceante, mientras su cuerpo se perdía en el mío.

-Es mejor que te sientes, querida Lauren, deja de pasear y piensa, además, que todo esto se lo estás contando no a tu madre, sino a una amiga tuya.

-No sé qué pensar, mamá. Yo creo que me has dado unos consejos un tanto retorcidos, quizás empujen a Nicky a creer que soy una mujerzuela.

-No digas tonterías, Lauren, nunca puedes ser una mujerzuela mientras seas su esposa, y que yo sepa, él no te pidió el divorcio. Pero dime, dime qué ocurrió después al verse frente a frente.

-Nicky sonreía un tanto aturdido. Estaba ya vestido y con su pelo mojado. Dijo que me esperaba en el comedor y procedí a vestirme rápidamente. Estaba ocurriendo, ni más ni menos lo que pasaba en cualquier momento después de hacer el amor cuando aún convivíamos.

-¿No te habló de su secretaria?

-Oh, si. Primero comimos, sentados uno frente a otro, servidos por Doris. Después Nicky exclamó como si no pudiera evitarlo: "Estoy harto de pizzas. Hace un mes que no como caliente y me agrada recordar la comida de Doris." No sé qué me estaba indicando, o tal vez no me estaba indicando nada...

-Claro que sí, te estaba diciendo que estaba harto de vivir con una joven de esas superficiales que dominan muchos idiomas, pero no saben freír un huevo.

-Nicky no es un hombre que se casa con una mujer porque cocine bien. No, Nicky es un hombre de pasiones.

-Y por lo visto, tampoco esa secretaria le da gusto, porque te viene a buscar. ¿Te das cuenta de esto?

-Y sigues pensando que lo debo aceptar en mi cama sin reproches...

-Si se los haces es como si no lo recibieras. Y tú necesitas que él vuelva a vivir su tranquilidad anterior, esa paz que vivían los dos.

-Parece mentira que una mujer actual como tú me dé ese consejo.

-Te equivocas, Lauren, yo soy una mujer liberal, y no soy ni una gota de machista, pero hay situaciones en que los hombres se ciegan y hay que abrirles los ojos sin que se den cuenta.

-Los hombres casi nunca se percatan. Van a lo que les interesa.

-Por eso mismo. En tus brazos, como si fueras su amante, tendrá Nicky que encontrar ese sosiego que, sin él saberlo, ha perdido.

-Sigues con lo mismo.

-Verás, Lauren, y por favor, deja de pasear por el despacho, que ninguna culpa tiene este piso de tus alteraciones sicológicas y amorosas.

-También son morales, mamá

-Como quieras llamarlas. Los hombres son muy parecidos, pero en este caso, Nicky es especial. Nicky es machista y si mañana vuelev a tí y le dices que te has acostado con el pintor, Paul, se alzará de hombros y te contestará que también él se acostó con su secretaria.

-Yo nunca seré infiel.

-Bien. Llevas 12 años casada, hasta la fecha habías sido muy felíz, pero el hecho de cambiar de marido, de pareja y de compañero tal vez te vaya bien. Y te lo digo sin ánimo de ofender a nadie, ni a Nicky ni a tí. Veo la vida tal cual es, la ley del ojo por ojo, diente por diente.

-Mamá, esa es una ruín venganza.

-Bueno, es imitar a tu marido, ni más ni menos. Y suele ocurrir y te lo digo por experiencia, no propia, pero si ajena, porque en ello trabajo todos los días, y que a veces empiezas de broma, conoces a la persona que convive de laguna manera contigo y te das cuenta de que el cambio es aceptable y que la situación te agrada, y poco a poco te vas olvidando del hombre que fué tu compañero durante años. Las cosas son así, hija mía y no tienen vuelta de hoja.

-Me había gustado tu consejo hasta ahora, Sandra, y me había gustado porque a fin de cuentas, me dabas ánimo para acercarme nuevamente a Nicky, peo lo que me dices ahora no me agrada. Mientras esté casada con él, jamás le seré infiel. Que lo sea él todas las veces que guste, ya se cansará. Por lo pronto, ha degustado la comida de Doris con deleite y ha mencionado con desdén las pizzas que le da la secretaria.

-¿Y eso te conforma, Lauren?

-Al menos me abre la luz al final del túnel del cual quizás volvamos a encontrarnos. Tal vez un día me visite ys e quede a mi lado, y te diré aún más, Sandra, el hecho de haber vivido una noche con Nicky, como si fuéramos aún la pareja ideal, no es un triunfo para Nicky, porque si lo es para él, también lo es para mí. Me hace gracia cuando se dice: "has sido tonta, has vuelto a caer", ¡pero si yo he disfrutado tanto como él!, plenamente, casi casi como si me hubiera vuelto a casar ayer.

Sandra la miró con expresión cariñosa, le palmeó el hombro y después se inclinó para besarla en la mejilla.

-Eres un ser excepcional, Lauren. En tí no hay rencor, porque solo hay amor. Y si sigues así, mejor para tí. Pero si a fuerza de tratar a Paul James, que es un hombre excelente, te enamoraras de él, yo seré la primera en apoyarte.

-Antes querías a Nicky, mamá

-Y lo sigo queriendo, pero no me agrada nada que te haya cambiado por una jovencita que dentro de su inmadurez no le dará solides alguna.

Lauren se puso de pie poco a poco.

-Me voy a la sala de arte, mamá. Tengo tanto trabajo que no se casi por dónde empezar. Esta noche de pasión creo que me ha absorbido la mente.

-Prepara la exposición y dime cuándo abres. Frank y yo iremos a verte.

Más tarde, cuando Lauren se idrigía ahacia donde tenía la sala de arte, pensaba en Frank que siempre mencionaba su madre y cuya realción con ella desconocía. Era obvio que se trataba de un amigo muy especial. Su madre tardó más de 6 años en recuperarse del fallecimiento de su marido. Para ella aquella visión de la pareja, su madre y su padre juntos, era un reflejo de como ella vivió hasta hace poco con Nicky.

No quiso evocar su pasión junto a Nicky. La había dominado, es verdad, y ni siquiera al marcharse se había disculpado de aquel casi atropello. Eso si, al subir a la moto y mirarla, solo dijo con voz clara y contundente:

-Gracias, Lauren, muchas gracias...
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Mar 15 Jul 2014, 11:49 am

Capitulo 9


N
o esperaba verlo en la sala de arte, pero allí estaba. Sus ayudantes acababan de cerrar herméticamente ventanas y puertas, cuando Lauren se deslizó por la unica rendija que quedaba abierta. Hacía más de un mes que había estado con él en su cuarto.
Había dabido de él por sus llamadas telefónicas contínuas y tal se diría que Nicky había salido de viaje y la llamaba desde cualquier parte del mundo. Otra en su lugar, hubiera rechazado aquellas llamadas o hubiera puesto losp untos sobre la ies, y terminando la amistad de ambos. Pero ella no estaba preparada para rechazar a su marido. No podía.
Los empleados se despidieron y Nicky avanzó lentamente mirando a un lado y a otro, deteniéndose ante algún cuadro o escultura.

-Me parece que la exposición que estás preparando va a ser exitosa, Lauren.

-¿Tú crees?

-Si. Me gustan estos cuadros y estas esculturas, ¿Dónde las adquiriste?

-Los pintores pasan por aquí y me dejan su trabajo.

Él la miró a través de esa expresión siempre divertida que tenía Nicky. Era un hombre que se vestía bien, impecabe, sin embargo, nunca dejaba su estilo deportivo. Era arrogante y atractivo...muy atractivo.

-¿Qué milagro que estás aquí, querido?

-Pasaba por aquí -mintió- y de reente recordé que estarías por aquí.

-Oye, Nicky, cuando quieras el divorcio no tienes más que decirlo. Le entregaré los papeles firmados a mi madre. He hablado con ella de este asunto.

Se sentaba tras la mesa y Nicky tomaba asiento ante aquella.

-Mi madre dice que un divorcio de mutuo acuerdo no deja huella.

-¿Eso es lo que quieres?

-Te lo digo por si es más cómodo para tí, Nicky.

-Verás, Lauren, cuando estoy en al apartamento de mi amante y la veo joven y hermosa, me siento realizado, pero extraño mi comodidad, mi sosiego junto a tí, aquellos días que regábamos las plantas y que rompíamos en un estallido de pasión, porque las parejas, tú lo sabes, a veces llevan meses viviendo el amor apacible y sereno, y de repente necesitan explosiones amorosas.

-No sé qué me quieres decir.

-Lo que te estoy diciendo, yo estoy habituado a no encontrar pantalones ni zapatos, ni camisas por el suelo, me gusta que todo esté en orden. Además, me gusta entrar en el baño y verlo todo recogido, llenar la bañera y meterme en el agua, y al salir de ella sin toparme con toallas mojadas, cepillos humedecidos... -Aplastó la mano en la mesa donde recostaba el codo- Bueno, esto no deja de ser un capricho...¿Qué tal tú con Paul James? El otro día te vi entrar al cine con él.

Lauren hizo memoria, y recordó enseguida el sábado que Paul pasó por la sala de arte para invitarla a cenar y luego asistir a ver el estreno de una película.

-Es verdad -admitió- estuvimos en el cine el sábado pasado ¿dónde estabas tú que no te vi?

-Salía de una cafetería

-¿Solo?

-Pues si. Había dejado el apartamento un poco cansado de tanta pequeñez. Estoy habituado a los lugares amplios y un ámbito cerrado de unos pocos metros parece que me ahogo -miró su entorno como si no dijera nada. Contempló los cuadros colgados por las paredes sin levantarse del asiento y de repente dijo, como si aquello que veía no tuviera que ver con lo que estaba diciendo- Oye, Lauren, no te he dicho que disfruté mucho el día que estuvimos juntos.

-Pus no te acostumbres Nicky. Tu perteneces a otra persona.

-No me digas que estás planeando el futuro..

-Yo no tengo futuro Nicky, no quiero tenerlo.

-Entonces estamos igual. Cuando yo busco el futuro te veo a tí y a nuestra casa, esa que tanto nos costó pagar a tí y a mí. Recuerda cuando nos tocaba pagar la hipoteca cómo contábamos los euros que sacábamos de nuestras cuentas, de eso hace tanto tiempo...¿Pues sabes una cosa? Que para mí es como si estuviera pasando ahora mismo.

Lauren sacudió la cabeza y se levantó.
Nicky dijo levantándose a su vez:

-No has cambiado de perfume.

-¿Y porqué iba a cambiar?

-Al cambiar de marido...

-Yo no he cambiado de marido

-No me digas que Paul James pasa por tu vida sin decir ni hola.

-Dice hola, y todos los días.

-¿Y no se acuesta contigo?

-No, aunque no te debo ninguna explicación, te digo que no.

-¿Sabes, Lauren, me gustaría invitarte a cenar esta noche.

Lauren supo que si aceptaba, ocurriría lo otro después y se dio cuenta, además, de que lo estaba deseando y que no podía de ninguna manera rechazar la invitación de su marido.
Sabía, además, que Nicky no intentaba manipularla ni poseerla por capricho; para Nicky, era sin duda, era una necesidad tan fuerte como la suya.

-No me has contestado, Lauren

-Voy a hacer la caja.

Y se acercó a un mueble empotrado que había en la pared.
Nicky no se movió, estaba de pie pegado a la puerta, con las manos tras la espalda, se diría que esperaba la respuesta afirmativa de su mujer.

-¿Es que no tienes nada que hacer, Nicky? ¿Es que me buscas como consuelo?

-Tú sabes que no, Lauren. Cuando hoy entré a casa, ald epartamento de Sarah, me encontré con que se había ido a esquiar. Yo, que soy un esquiador apasionado, prefería quedarme, Dublín en esta época otoñal me gusta. Me gusta ver el agua como cae y me gusta pasear sintiendo el crujir de las hojas bajo mis pies,

-Estás divagando, Nicky.

Él titubeó.

-Tienes razón, Lauren. Pero dime, ¿aceptas mi invitación?

-Si.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Mar 15 Jul 2014, 5:15 pm

Capitulo 10

S
e fueron en el auto de Nicky. Cenaron y mantuvieron una conversación muy amena que para nada se refería a ninguno de los dos. Ella y Nicky siempre sostuvieron conversaciones inerminables que no decían, precisamente, demasiadas cosas concretas, era un juego de palabras que mantenían ambos a sabiendas de que estaban soslayando lo que más les interesaba.
Doce años viviendo juntos había mostrado a ambos el carácter de cada cual. Se conocían perfectamente.
Lauren sabía que aquella noche Nicky saldría con una de sus sorpresivas invitaciones. No era la primera vez.
Cuando se casaron, desearon tener un hijo y, sin embargo, cuando no llegaba, ambos se sometieron a una exploración exhaustiva. La conclusión: Nicky nunca podría ser padre. La resignación llegó y nunca echaron de menos un bebé. Ni siquiera tuvieron la intención de adoptar.
A veces, Sandra, cuando acudía a comer con ellos, les hablaba de aquella posibilidad, una adopción. Nunca aceptaron. En aquel instante en que cada cual vivía su propia vida, la influencia que ejercía uno frente a otro era evidente. No había cansancio, la conversación no era forzada ni se buscaban temas escabrosos que pudiera ignorar alguno de los dos. La complicidad era evidente, allí no estaba Sarah Wallington ni se hablaba del fallo de Nicky. Allí había una pareja que había compartido 12 años de su vida.
Al salir, eran las doce de la noche.

-Quiero hacerte una invitación.

Y Lauren sabía a qué se refería.

-Tu dirás, Nicky

-Un hotel, cerca de aquí tenemos un gran hotel...un lugar neutral.

-¿Para qué, querido?

-Para encontrarnos nuevamente,para recordar que no estamos divorciados, que somos una pareja...

-Que mañana se dirá adios -interrumpió Lauren

-Solo hasta pronto. ¿Qué e parece Lauren? -la tomó del brazo

No era la primera vez que Nicky la invitaba una noche a un hotel. Sandra decía en su consejo reiterativo, que debía seguir las direcciones que marcaba Nicky...¿Y las suyas? ¿Por qué no podía ella marcar las suyas? Pues sencillamente, porque no podía. La fuerza de Nicky la mpujaba. Nunca dudó en sus años de matrimonio en negarle a Nicky el placer de compartir la pasión.

-¿Qué dirá tu pareja cuando no te encuentre esta noche?

-No se qué tiene la juventud ahora...es pasiva, indiferente, no la mueven raíces arraigadas, es como si fuera una hoguera que se va apagando paulatinamente...y cuando te das cuenta, se convierte en cenizas.

-¿Me estás reflejando a tu amante?

-A todas las amantes como Sarah.

-¿Y no te has cansado aun?

-Depende. Pero de eso no voy a hablar ahora. Pero tampoco me importa lo que viva Sarah en mi ausencia. Hoy quiero estar contigo.

-Eres egoista, Nicky.

-Los dos lo somos, a los dos nos gusta recordar tiempos divinos que han pasado, pero a los cuales queremos volver aunque solo sea casualmente.

Mientras Nicky hablaba y la llevaba abrazada por los hombros, entraban en el vestíbulo del hotel.
Nicky firmó en recepción. Enseguida tomaron el elevador. A punto estuvo Lauren de echarse a correr, pero no podía, algo la retenía allí y algo le decía que por la razón que fuera, Nicky la necesitaba tanto como ella a él.
Tal vez aquella lejanía les hiciera bien a ambos.

Al abrir la puerta del cuarto, la empujó lentamente y ni siquiera encendió la luz. La apretó a su cuerpo. Por primera vez desde que se habían separado, Lauren apreció en la pasión de Nicky lo mucho que la estaba necesitando...
Tal vez Sandra tuviera razón...Más sabe el diablo por viejo que por diablo.

Sin dejar de besarla y apretarla contra si, Nicky la empujó, sin soltarla, hacia una ancha cama, cuya blandura produjo en ella una sacudida de erotismo.
Casi en seguida, y sin moverse Nicky procedió a desvesrtirla. Después, en la penumbra, se desvistió él.
Fue como si se casaran aquella noche, como si ambos estallaran de deseo. Un mes sin tener a Lauren así, producía en Nicky aquel anhelo que no sabía como calificar.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Miér 16 Jul 2014, 12:12 pm

Capitulo 11

A
la mañana siguiente, Lauren fue a ver a Sandra para contarle lo sucedido.

-¿Y qué te dijo después?

-Desayunamos en el comedor. Yo me levanté primero y di un paseo por la calle, compré algunas cosas en las tiendas cercanas y luego subí al cuarto. Nicky ya estaba listo y nos miramos.

-Y no hablaron de lo sucedido.

-No, Sandra. Habiamos vivido mutuamente, lo habíamos compartido todo y había sido tan bello y turbador que parecía que si habláramos de ello, lo desvirtuaríamos y no queríamos.

-Me parece que vas por buen camino, Lauren.

-¿Tu crees?

-Si, Lauren, los hombres son egoístas, pero terminan reconociendo lo que más vale, y por lo visto, la Sarah esa que se acuesta con él, no parece la persona que pueda cubrir las necesidades de Nicky. Es un hombre cariñoso, lleno de afectos y delicadezas.

-Cuando llegué a casa -murmuró Lauren como si estuviera viéndolo- tenía sobre la cómoda del vestíbulo una orquídea negra. Tenía un aspecto lujurioso, y una tarjeta.

-De Nicky, ¿verdad?

-Claro, solo eso me indicó que para Nicky seguía siendo la misma, al margen de sus relaciones con la secretaria

-Y eso es lo que más te duele.

-Que me recuerde, no, que venga a buscarme, tampoco, pero que se acueste con Sarah me duele como si una espina se me clavara en el pecho, día a día.

-No me extraña. ¿Sabes, Lauren? Un día tienes que dejar que Nicky se confíe, y cuando vaya a buscarte, delicadamente lo rechazas.

-Eso es un juego sucio, mamá.

-No, un juego natural y admisible en una pareja que ha compartido todo durante doce años...no tiene por qué Nicky llevarse todas las ganancias.

-Mamá, si yo disfruto como él.

-Ya lo sé, pero sin palabras tienes que demostrarle que la única mujer que necesita eres tú...puedes hacer uso de James. Es un buen gancho, por lo pronto ya te ha visto con él, pues que te vea todos los días de ser posible. La empresa de Nicky no está demasiado lejos de la tuya, si recibes a Paul James en tu sala de arte a diario, Nicky lo verá y si lo ve dos veces seguidas, lo verá todos los días, porque procurará cercionarse.

-Eso no va conmigo.

-Para conseguir el amor que uno necesita y desea, hay que usar todas las estrategias, querida.

-¿Lo haces tú, mamá?

Era la primera vez que Lauren abordaba el tema íntimo con su madre, por eso Sandra la miró con curiosidad.

-No necesito de ninguna estrategia para retener a Frank junto a mí.

-¿Por qué no te casas mamá?

-Porque no volveré a casarme. Y si Frank acepta, bien, si no, tendrá que alejarse de mí.

-Quisiste mucho a papá.

-Por supuesto. Lo recuerdo todos los días, al margen, por supuesto, de mi relación con Frank.

-Concluyendo, mamá, no creo que haya hija que le cuente todo a su madre, pero por lo visto, yo soy diferente.

-No eres diferente, te he educado para eso. No hay cosa peor que los secretos entre padres e hijos.

-A veces -murmuró Lauren removiendo la taza de café que tenía delante- pienso que estaría mejor presentarle a Nicky el divorcio...

-Harías mas. Por dos razones, querida, porque igual aceptaba, cosa que tú no deseas o tal vez se alejará más con esa Sarah que le tiene aun retenido.

-Me parece que la vida de Nicky con esa Sarah es tan vacía que apenas si existe más allá de lo fisico.

Se hallaban en una cafetería y ambas tenían el auto en la acera.
Cuando se despidieron, Sandra le tocó la mejilla a su hija y le dijo:

-Sigue así, estoy segura de que lograrás que Nicky vuelva a tí.

-Lo peor será, mamá, si cuando vuelva, intentara vengarme...

-No. Tú no eres vengativa, Lauren, y además, estás demasiado enamorada. Cuando eso ocurre, no hay posibilidad alguna de remordimientos ni de rencor.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Miér 16 Jul 2014, 5:06 pm

Capitulo Doce

I
ntrodujo el auto en el garage y al salir de nuevo al jardiín, vio lo que no había visto antes. El auto de Nicky estaba estacionado cerca de la entrada, además, había luz en el salón. Nicky siempre tenía la manía de encender todas las luces cuando llegaba a casa. Ella prefería la luz tenue de la intimidad. Nicky era exagerado con refernecia a eso.
Para ella sería fácil subir de nuevo a su auto y alejarse. Pero no podía hacerlo, le era imposible, no sabía hasta qué extremo Nicky la había olvidado, cosa que por lo que veía, no ocurría, pero ella no había olvidado a Nicky ni cada uno de aquellos minutos vividos en tantos años.
Cuando entró al salón, se despojó de la gabardina que vestía sobre el traje, saludó a Nicly, que se hallaba ante el bar con una copa enla mano.

-Hola querido.

Dejó la copa en el pequeño mostrador y caminó hacia ella. Con la mayor naturalidad la besó en ambas mejillas, y luego en los labios con un beso cálido.

-¿Sabes, Lauren?

-No, no se.

-Estaba en la oficina y de repente pensé: "Tengo que regar la planta trepadora, y es lo que acabo de hacer"

-¿Es que estabas solo en la oficina?

-No, había varios empleados y también estaba Sarah.

-¿Y cómo se resigna Sarah a permitir que la dejes sola?

-Lauren, no juegues a las palabra. Ella nunca podrá retenerme a la fuerza.

-¿Y quién podría retenerte?

-Tú, Lauren - y reía divertido- Ya le he dicho a Doris que me ponga un cubierti. Deseo probar el arroz que dijo que estaba haciendo.

-¿Es que no comes, Nicky?

-Bueno, poco. Comida hecha, ya sabes, esa que se pide por teléfono, si, pero me hace falta...

-No me digas que sabe cocinar...

-No se lo he preguntado pero no debe saber, puesto que cuando no comemos fuera, nos traen la comida a casa.

-Es decir, que solo te conforma el hecho de acostarte con ella.

-Verás, Lauren, Sarah y yo apenas si hacemos el amor. Es la verdad.

-Entonces, ¿qué haces fuera de casa?

-Eso ,me pregunto yo. Tal vez estoy haciendo una cura de desintoxicación amorosa, no se.

-¿Es que pretendes el divorcio o quieres vovler?

-Necesito más tiempo. No se para qué,pero tal vez esos doce años que compartimos me sirvan de ejemplo para no volver a equivocarme...

-No te entiendo, Nicky.

-Nos llama Doris para cenar.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Jue 17 Jul 2014, 11:32 am

Capitulo Trece

Se sentaron donde siempre, frente a fente. Doris les sirvió en silencio, mirándolos un poco perpleja. No entendía a los matrimonios actuales, sabía que Nicky, cuando pisaba aquella casa, no se iba hasta la mañana siguiente, lo cua lindicaba que se había quedado junto a su mujer. ¿Y qué significaba aquello? ¿Qué tipo de relación tenían?

-Me parece que se está secando tu enredadera, Lauren -dijo Nicky con una tibia sonrisa.

Lauren sacudió la cabeza. No pensaba regar su planta.

-La mía aun está húmeda -añadía mientras desplegaba la servilleta.

-Si la has regado hace un momento, es lógico que esté húmeda.

-Cada vez que vengo por esta casa, la riego, Lauren.

-No has venido más que dos veces en dos meses, Nicky,

-Te equivocas, que te lo diga Doris. He venido casi todos los dias.

-¿Qué dices?

-Lo que oyes. Yo sé las horas que estás en la sala de arte y no puedo pasar sin estar aquí. El apartamento donde vivo con Sarah es demasiado pequeño, me ahoga, me oprime, necesito espacios abiertos como esta casa.

-No sé a qué juegas, Nicky...

-Es posible que me guste el juego, o es posible que lo necesite sin darme cuenta...A lo mejor lo tengo clavado en el subconsiente.

-¿Crees que has cometido un error?

-Claro que no. Uno necesita con frecuencia bañarse en distintas aguas para saber cuál le agrada más.

-Eso es una equivocación, Nicky. Suponte que a mí también me gustara.

-¿Y no te gusta? ¿Te lo he prohibido?

-No, pero yo no tengo madera de infiel, y aunque lo confieso con dolor, es la pura verdad.

Por encima de la mesa, Nicky asió sus dedos y se los apretó con ternura.

-Te admiro, Lauren.

-Pero te vas con otra...

El soltó los dedos y procedió a comerse el exquisito arroz que había cocinado Doris.

-Esta comida -murmuró- me hace recordar tantas otras comidad...Uno está harto de comer por ahí una comida que siempre sabe igual.

-Sin embargo -añadió Lauren sin moverse de la mesa- te acuestas con una mujer que por lo que observo, no te llena demasiado.

Nicky movió la cabeza dibutativo. Si bien intentó balbucir una respuesta, terminó encendiendo un cigarrillo.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Jue 17 Jul 2014, 5:30 pm

Capitulo Catorce


-¿Quieres? -era como recordar otros momentos, cuando él encendía el cigarro para dárselo a ella después. Solía ponérselo entre los labios. Escenas muy repetidas que resultaban familiares.
Hasta los dedos de Nicky temblaban perceptiblemente cuando introdujo el cigarro entre los labios de su esposa. Doce años eran muchos días, muchos meses cargados de emotividad, turbación, complicidad...

La vio levantarse, acercarse al bar y meterse en aquella curvatura. Agitó la coctelera y sacó dos copitas. También aquello era habitual cuando compartían la vida juntos.

-¿Quieres, Nicky?

El aludido se levantó despacio y acudió hacia el mostrador. No entró y se subió al único banco que había ante el mostrador. Asió la copa.

-Por los dos, Lauren -y la levantó.

-Por los dos -repitió ella- Siempre has sido muy correcto y, sobre todo, muy ordenado. Por eso me asombra que me cuentes que a veces no sabes dónde pones los pies, porque la ropa y las toallas del baño andan por el piso.

-Sarah no es ordenada.

-Tampoco le puedes pedir eso a una joven que apenas empieza a vivir.

-Te equivocas, Lauren, yo no vengo aquí a censurar a mi amante, tengo que reconocer que no soy ciego ni tonto. Sarah no es una virgen, sino una chica de hoy que ha vivido lo suficiente para saber lo que acepta o rechaza.

-Y por lo visto te deseaba a tí...

-No lo sé, Lauren. He de confesar que no fue ella la que me tentó, sino yo. No me extraña tampoco que se haya cansado de mí. Yo dejé de desearla, ¿sabes? Una vez saciada la ansiedad, no me quedó absolutamente nada. Y te diré con sinceridad, Lauren, es todo lo contrario de lo que me sucede contigo. Los años compartidos son demasiados y dejan huellas muy profundas.

-No siempre, Nick, e ignoro hasta dónde quieres llegar.

-A ningún lado. Es una conversación como otra cualquiera, aunque tratándose de tí, la cosa cambia.

-No sé lo que me quires decir, pero yo sí sé lo que quiero decirte a tí. Verás, esta noche no me siento con deseos de compartirla contigo. Creo que lo comprenderás. No es la primera vez que tú tienes ganas y yo no, creo que te conformarás, ¿verdad?

-Pues claro. Te comprendo.

-Entonces será mejor que acabes el cigarro y subas a tu auto.

-No me digas que me has dejado de querer, Lauren -dijo asustado.

-Nicky, no seas egoista, eso sería lo natural, a fin de cuentas, yo también soy un ser humano a quien le gusta variar, o al menos, dada la situación, pienso que nace en mí una nueva ilusión, y eso lo considero grave.

-Paul James tal vez esté contento, dado como suceden las cosas...

-Paul James no sabe nada de lo que siento ni de lo que pienso hacer en el futuro. De momento, esta noche te pido que te vayas.

-O sea, que no me permites quedarme, y lo dices en serio, Lauren.

-Lo digo como lo siento. Tú sabes que yo nunca diría nada que no sintiese.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 24

MensajeTema: Re: Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*   Vie 18 Jul 2014, 11:27 am

Capitulo Quince

L
auren se había tirado en un sillón y metía la cabeza entre las manos sin poder contener los sollozos. Su madre la miraba impresionada y se acercó a ella. Con una voz muy tierna volvió a murmurar:

-No llores, Lauren. No debiste ser tan arrogante. No debiste intentar engañar a Nicky. Es posible que dado como es se quedara definitivamente a tu lado. Me parece que has cometido un error.

-No soporto ser el comodín de mi marido -dijo Lauren entre sollozos

-Y ya ves el resultado, querida. Me parece que necesitabas llorar desde hace meses. Estás aguantando el llanto, la ira y el odio, ya has disipado el odio, pero la ira y la pena te roen las entrañas constantemente, y todo porque no tienes el valor suficiente para decirle a Nicky que sin él te es difícil vivir, y que si esto continúa presentarás el divorcio quiera el o no quiera.

-Nunca presentaré el divorcio,nunca si no es de mutuo acuerdo.

-Anda, límpiate los ojos y vete a casa, no entiendo cómo has podido aguantar en la sala de arte preparando una exposición sin llorar.

La tomó del brazo y la levantó. La apretó contra si.

-Se sincera, Lauren. Dí lo que quieras decir cuando veas a Nicky. Él, creo que está deseando que lo digas. Aunque haya dado el paso equivocado, no se atreverá a abrirte su corazón.

La empujaba blandamente y salía con ella al pasillo. Le había limpiado los ojos y Lauren caminó con paso torpe, como si no pudiera enderazar su cuerpo.

-Te llevo en mi auto -dijo Sandra- no puedes conducir sola.

Lauren deseaba decir muchas cosas, pero su boca se apretaba con intensidad, como si las palabras se negaran a salir.
Anochecía. Las luces del auto le indicaban la dirección. Sandra condujo el auto con firmeza y cuando llegó a la casa de su hija, la miró volviendo el rostro.
Lauren tenía la cara entre las manos y sus hombros se movíam ritmicamente, lo que cual indicó a Sandra que seguía angustiada, llorando.
Salió del auto con los bríos de siempre y abrió la portezuela de su hija.

-Te dejo aquí, Lauren, no puedo detenerme más. He citado a mis socios para una reunión y me estarán esperando. No me gusta llegar tarde.

Pulsó el timbre de la entrada y apareció Doris.

-Ayuda a Lauren a entrar a la casa, yo tengo que irme Doris.

Tras de Doris, Sandra vio a Nicky.

-¿Qué ocurre, Sandra?

-Toma, lleva a tu mujer hacia el interior y habla lo que tengas que hablar, yo ya he cumplido. Pero mira bien lo que haces Nicky, no se vale que vengas hoy, te apoderes de tu mujer y luego te vayas dejándola sola.

-Perdón, no he podido hablar.

Tomó a Lauren por la cintura, y ella trató de desprenderse de aquel abrazo, pero Nicky la sujetó con firmeza y caminó hacia el interior sin soltarla.

Doris entró a la casa a toda prisa. Nicky había reflexionado mucho en aquel tiempo transcurrido. Lamentaba haberse equivocado tanto, haber lastimado a quien más quería.
Hacía más de un mes que en su despacho no imperaba la juventud, precisamente. Sarah había sido destinada por orden suya a Londres, mientras que él había contratado a una secretaria de cincuenta años. No había hablado de ella, no había dicho una palabra. La vergüenza y el temor a no poder recuperar a Lauren le habían mantenido mudo, pero aquella noche había llegado el momento de hablar.

Cruzó el pasillo y entró en el salón. Amortiguó las luces.Había llegado allí a media tarde y había encendido la chimenea, por eso llevó a Lauren hasta aquella y la sentó en el sillón que bordeaba la chimenea. La sentó con cuidado. Lauren ya no lloraba, lo miraba, pensaba Nicky que con rencor, pero no era así. Lauren lo miraba con amargura y tristeza.

-Mira, Lauren, vengo a hablarte, tenía que haberlo hecho hace tiempo, pero me he roído pensando que merecía un castigo. Tú eres muy femenina y muy débil y no me lo darías, pero a mí me dolería siempre tu docilidad.

Lauren quería decirle que no era dócil que estaba llena de amargura e impotencia, pero el calor de la chimenea fue secando las lágrimas de sus ojos.

-Vengo a quedarme, Lauren, si tú me lo permites. He llevado la maleta a nuestra habitación. Si me echas me iré, pero si no, permíteme que te pida mil perdones por mi gran equivocación.

Lauren no decía nada, seguía mirando los leños y seguía el fuego iluminando su rostro atractivo.
Nicky le pasó un brazo por los hombros y la retuvo contra si. No esperaba que Lauren dijera nada de momento, pero el solo hecho de que le permitiera abrazarla, significaba mucho.

-No debí acostarme contigo estando viviendo con otra mujer,pero quiero que sepas, Lauren, que con Sarah me acosté media docena de veces sabiendo desde el primer día que para nada podría ser mi compañera. Saciado el absurdo capricho, que tenía que haberlo disipado sin tocarla, supe ya que necesitaba volver a mi nido. Lo nuestro no fue para un día ni para dos, sino para toda la vida.

Acercó la cara de su esposa a su cara y la besó levemente en los labios. Ambos se pusieron de pie en silencio, como hacían otras veces, caminaron hacia el pasillo y cruzaron el vestíbulo.

-Se nos olvida una cosa, Lauren-le dijo Nicky cuando ya iniciaban su camino por la escalera.

Sin decir palabra, Lauren se desprendió de los brazos de su esposo. Fue a la cocina y trajo dos recipientes, le entregó uno a Nicky y este regó su enredadera mientras Lauren regaba la suya.

Después, dejando los recipientes en el suelo, se miraron de nuevo. Los ojos decían más que miles de palabras juntas.
Lauren sabía que Nicky nunca más volvería a cometer un error semejante.

FIN
Volver arriba Ir abajo
 
Un error semejante [Nicky Byrne] [13+]*TERMINADA*
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Error FM 2011
» Error activacion Fifam12
» Error o acierto?
» Error en nominacion de jugadores para liga adelante del filial.
» Error Youtube

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Forgotten Words :: Novelas Rosas :: Novelas Romanticas-
Cambiar a: