Tu foro de historias
 
ÍndicePortalMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 In your arms [18+][TERMINADA]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: In your arms [18+][TERMINADA]   Jue 10 Jul 2014, 6:28 pm



Janna nunca imaginó que despertar en los brazos de un desconocido pudiera despertar en ella un deseo tan intenso...hasta entonces desconocido para ella.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Jue 10 Jul 2014, 6:30 pm

IN YOUR ARMS


CAPITULO 1




La luz del sol se filtraba a través de las cortinas, derramándose sobre el esbelto cuerpo de la muchacha. Janna se removió tratando de que el sol la acariciara por completo. De repente, abrió los ojos, se sintió desorientada. Cayó en la cuenta de que no estaba en su propia casa y que ésa no era su cama... Y ella tenía los brazos y piernas enredadas sin remedio con los de un hombre.
Se quedó helada al descubir que estaba tan desnuda como el hombre a su lado. Con sigilo, ladeó la cabeza para mirarlo. El estaba tendido de costado, de cara a ella, dormido. Tenía el pelo alborotado, la barba de un día. Tenía un aspecto magnífico, increíblemente seductor.
Pero...¿qué hacía ella en su cama? ¿Quién era él? No lo sabía, así como tampoco sabía cómo había llegado ella allí.
Con gran cautela intentó soltarse, comenzando por apartar el brazo del hombre que rodeaba su cintura. Estaba separando las piernas de las de él cuando cambió de ritmo la respiración de este.

-No hay ninguna prisa -murmuró abriendo los ojos, y la chica sintió un intenso color en el rostro.

-¿Quién... qué?...

-La gente de por aquí me llama Nicky. En cuanto a qué...

-Déjalo, no tiene importancia -lo interrumpió rápidamente, sintiendo un calor que ascendía desde sus senos hasta sus mejillas-. Sé lo que pasa entre un hombre y una mujer...

-¿Qué pasa? -preguntó él.

-Sexo

La risa de Nicky le produjo a Janna un extraño escalofrío.

-¿Crees que tuvimos sexo? Créeme, encanto. Si te hubiera hecho el amor, lo habrías notado. No te quepa la menor duda.

Ella se sonrojó más que nunca. ¿Por qué pensó eso? El agua fría debió haberle congelado los sesos.
De repente, explotaron los recuerdos. Frío. La tormenta. El agua. Su bote volcó en medio de la tormenta, unos brazos sujetándola. Miró fijamente al hombre que tenía tan cerca. Ojos azules. Su voz batiendo contra las olas. Lo había sabido por instinto. Estaba segura a su lado.

-Me has salvado la vida.

-Luchaste con todo lo que tenías. Yo sólo te eché una manita.

-¿Una manita? Hiciste bastante más que eso.

-Tienes razón. Fue bastante más que eso -dijo, malentendiendo a propósito las palabras de Janna- ¿Tienes frío?

-No. Estoy bien, gracias. Yo... sino hubiera sido por ti...

-Debes tener mucha sed -la interrumpió él.

Janna se dio cuenta de dos cosas: Nicky no quería palabras de agradecimiento y ella estaba muerta de sed.

-Si.

-Tragar agua salada siempre produce el mismo efecto. Tengo té, café, agua y sopa.

-Té por favor.

Janna intentó no mirar cuando Nicky se levantó de la cama, totalmente desnudo, y cogió los pantalones que estaban en el respaldo de una silla. Lo intentó, pero no mirarlo era imposible. Era atractivo de la misma forma que aquellas islas primitivas. Había algo en él que le despertaba los sentidos. Nicky la atraía a niveles que no había conocido hasta que despertó sitiendo su calor muy dentro de si.
Qué lástima que ella no lo atrajera de la misma manera.
Janna esbozó una triste sonrisa. Se había despertado con el hombre más atractivo que había conocido en la vida, y él la había tratado como a una hermana a pesar del contacto tan íntimo.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Vie 11 Jul 2014, 11:43 am

Capitulo 2


Ante el enorme ventanal que daba a la bahía, Janna veía las olas que rompían contra la blanca playa. A lo lejos,  unas nubes negras amenazaban otra tormenta.
Tenía la mente hecha un lío. De mala gana, Janna reconoció para sus adentros que Nicky no sintiera ninguna atracción hacia ella. No se consideraba una mujer hermosa y mucho menos una que fuera capaz de volver loco a un hombre. No era extraño que Nicky no hubiera querido escuchar sus palabras de agradecimiento. El pobre debió haber sentido pánico de que se ofreciera a devolverle el favor en la cama. Nicky tenía motivos para preocuparse. No hubiera sido ningún premio para él, pues no era precisamente una mujer experta. Podía contar con los dedos de la mano las veces que su marido le había hecho el amor durante su corto "matrimonio".

-Qué ojos tan tristes. ¿Preocupada por lo que pasó? No debes. Ahora estás segura. Te llevaré de vuelta a la civilización tan pronto como pase la tormenta. Entretanto, espero no te moleste permanecer en esta isla y en esta casa.

Se apartó del ventanal, y se volvió para mirarlo.

-Oh, no. Para nada -dijo tomando la taza de té que Nicky le ofrecía- Es una casa muy bonita y acogedora. ¿Hay otras casas más en la isla?

-No. Es la única.

-¿Vives aquí solo? -preguntó sentándose en el sofá.

Nicky asintió. Con un esfuerzo de voluntad, evitó quedarse mirando el borde de la manta con la que Janna se cubría su cuerpo y en donde un pezón asomaba de forma invitadora. Nicky apretó los labios. No se aprovecharía de su gratitud.
Con suavidad, Nicky estiró la manta alrededor de los hombros de Jannna, tapando el tentador pezón rosado.

-¿Te gustaría desayunar? -le preguntó.

-Pues no lo sé, ¿Tengo aspecto de hambienta?

Janna se acaloró una vez más, dándose cuenta de que estaba pidiendo a gritos que Nicky advirtiera su desnudez. Y su reacción había sido cubrirla.

-¿Tienes nombre o prefieres permanecer en el anonimato?

-Janna Moran -contestó extendiendo la mano con mucho cuidado sobre la resbaladiza manta- Y tú eres... ¿Nicky?

-Sí -contestó, tomando su mano.

Por un momento se sonrieron, percibiendo en el silencio la incongruencia de presentarse después de haberse despertado desnudos y abrazados.

-¿Te espera alguien?

-¿Qué?

La confusión de Janna fue más expresiva que mil palabras. Vivía sola, como él.

-Un marido, un amante, familiares, amigos -dijo él- Alguien que pudiera estar preocupado pensando que te había sorprendido la tormenta en medio del mar.

-Oh -Janna se rio con ligereza y encogió los hombros- Hace años que no tengo marido, nunca tuve hijos, mis amigos no esperan que regrese a Londres hasta septiembre.

Nicky no sabía qué le sorprendía más, que Janna hubiera estado casada o el hecho de que fuera a estar completamente sola en la isla durante los dias siguientes.

-¿Estás de vacaciones?

-En cierta forma. Estoy tomando fotos para el libro de un amigo. Pero todo mi equipo se hundió junto con el bote.

-Lo siento. -murmuró Nicky.

-No importa.

-Todavía no me has dicho si quieres desayunar -dijo Nicky- ¿Tienes hambre?

-¿Bromeas? Eso que se oye no son truenos; es mi estómago -dijo Janna, evitando con un brusco ademán que la manta resbalara una vez más.

Nicky desvió la mirada a toda prisa. Nuevamente Janna le había mostrado un seno firme y redondeado. Tuvo que apretar los puños para no hacer una locura.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Sáb 12 Jul 2014, 5:34 pm

CAPITULO 3



La marea había bajado, dejando en la orilla una franja brillante y húmeda llena de lagas y moluscos.
Nicky se divertía paseando por la orilla con Janna todas las tardes. Janna aceptaba el viento, la niebla y la lluvia con el mismo buen humor con que aceptaba ponerse sus camisas que le quedaban grandes. Se le veía feliz en cuclillas ante pequeñas lagunas rocosas que la marea cubriría en unas pocas horas. No podía recordar haberse divertido tanto como en los últimos dias. Janna era una buena compañía. Su mente ágil y su sentido del humor habían hecho que las horas volaran... al menos durante el dia. Saber que estaba a solo unos metros de distancia hacía las noches increíblemente largas.

-¿Qué te parece esto para la cena? -preguntó Janna, volviéndose hacia Nicky.

El se quedó mirando la criatura que se balanceaba en la palma de su mano.

-¿Erizo marino? quitan el apetito con solo mirarlos.

-Pues en Japón sus huevas son muy apreciadas, como el caviar en Rusia.

-No estamos en Japón.

-¿En dónde está tu sentido de la aventura?

-En el fondo de la bahía, junto a tus sesos.

-Entonces, ¿nada de sopa de erizo?

-Nada.

-¿Qué tal erizos crudos?

-¿Que tal arena cruda?

Ambos rieron. Cuando Janna vio la sonrisa de Nicky, la emoción la invadió. Se volvió bruscamente hacia el mar. Se aproximaba otro grupo de nubes tormentosas.

-¿Cuanto tiempo tendremos que esperar? -preguntó

-¿Para la sopa?

-Para la tormenta.

La mirada de Nicky siguió la suya. Frunciendo el ceño al ver las nubes densas y grisáceas que avanzaban hacia ellos.

-Solo el tiempo suficiente para llegar a casa, si tenemos suerte. Demonios. ¿En qué estaba pensando?

-¿No tenemos tiempo para recoger ostras? -preguntó Janna.

-Yo recogeré unas cuantas. Tú vuelve a la casa para no mojarte.

-¿Y tú?

-Mojarme me enseñará a no olvidar el tiempo la próxima vez.

Janna se dio media vuelta para dirigirse hacia el sendero que conducía hacia la casa. Nicky la observó durante un momento, adirando el balanceo de sus caderas. Lanzando una maldición, reconoció que la deseaba. Quería acariciar con las manos, con los labios, sus senos sensuales, los muslos esbeltos.
La dirección de sus pensamientos le hacía molesto hasta caminar. Se peguntaba cómo iba a aguantar los dias previstos que duraría la tormenta para mantener las manos alejadas de ella.

-iNicky! -gritó Janna.

El levantó la vista y se dio cuenta de que se había quedado parado luchando contra sus pensamientos y su deseo.

-¿Ocurre algo malo? -preguntó Janna

-No -respondió- Sólo estaba preguntándome cuanto tiempo más durará esta maldita tormenta.

Janna se vovlió y se alejó de Nicky a toda prisa. Había estado disfrutando de la compañía de él, pero era desolador comprobar que Nicky estaba cotado los minutos para que la tormenta amainara y pudiera llevarla al puerto.
Desolador, pero no sorprendente.
Nicky era el hombre con el que Janna había soñado mucho antes que la sacara del mar. La idea de ser deseada, realmente deseada por un hombre como él la hacía temblar.
Janna no tenía la menor duda de que haría falta una mujer muy especial para inuqietar a Nicky.
Llevaba tres dias en esa isla y apenas si la había mirado. Con su marido había aprendido que, si un hombre no te quiere, no te quiere. Había leído toda una estantería llena de libros sobre sexualidad cuyos consejos eran a la vez explícitos y francamente pasmosos. Había probado algunos de estos métodos "infalibles" para excitar a Mark. Pero ninguno resultó.
Se forzó en dejar de pensar en Mark y la triste equivocación de su matrimonio. Debía olvidar el pasado, Mark había aceptado lo que era y lo que no, construyéndose un mejor futuro.
Ella tenía que hacer lo mismo.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Dom 13 Jul 2014, 12:32 pm

CAPITULO 4


La tormenta llegó justo en el momento en que Janna entraba en la casa.
"Estará empapado cuando vuelva" se dijo. Se dedicó a encender la chimenea. Colocó los troncos que Nicky había cortado un día antes. Había observado fascinada como se desnudaba hasta la cintura y luego partía la madera con el hacha. Janna había sentido un deseo intenso de deslizar las manos sobre sus brazos, de saborear la fuerza y el calor viril. Se preguntaba si su sudor sabia a mar o a cedro. O tal vez fuera una mezcla de sal, helechos y hombre, una mezcla tan compleja y elemental como el mismo Nicky. "Podría saber a caviar y pastel de cerezas por lo que tú sabes o sabrás". Se dijo resignada, "O a rayos y lluvia o a vino y... ¡Oh, al diablo! con el asunto! Deja de atormentarte por algo que no puedes tener y prepara un poco de té"
Mientras el agua se calentaba, sacò dos tazones. Tan pronto como hirvió el agua la sirvió en los tazones, donde también había puesto dos sobres de té. Sacó el sobre del tazón y observó el color de la infusión. Perfecto. Cortó un trozo de cáscara de limón y añadió una cucharada de azúcar a su té.
Cruzó la cocina hacia el salón y se sentó en un sillón junto al ventanal. El sonido de la lluvia era contínuo, inexorable. Normalmente, a Janna le resultaba relajante. Ahora solo deseaba oir la voz de Nicky. Sólo se podía ver una cortina de agua que apenas permitía distinguir a orilla.
Janna cerró los ojos. Durante largo tiempo escuchó la lluvia y el viento, la mar revuelta. Estaba acostumbrada a la soledad; mas no a sentirse sola. Y en ese preciso instante se sentía así. Sola.

-¡Ostras en camino!

Janna sintió un inmenso alivio, dejó el tazón y corrió a abrir la puerta. Surgió una cubeta, seguido en breve por el mismo Nicky, el cual cerró la puerta antes de volverse hacia Janna. Estaba calado hasta los huesos a pesar del impermeable que llevaba. Se lo quitó, lo sacudió y lo colgó de un gancho.
Cuando Janna extendió la mano hacia el cubo, vio que junto a las ostras había una botella de vino.

-Que ostras tan raras -dijo sacando la botella, y Nicky sonrió.

-Un viejo secreto.

-¿Qué te has hecho en la mano? -preguntó Janna de repente, dejando la botella.

Nicky se miró el envés de la mano izquierda. Se veían varias lineas finas de sangre.

-Percebes -dijo él encogiendo los hombros.

Lo que no dijo fue que estaba pensando en ella y no en lo que hacía.

-Nada serio -añadió, lamiéndose la mano y examinando los cortes superficiales.

-Podría serlo si no desinfectas las heridas. Los cortes de percebe tienen fama de infectarse con facilidad.

Janna se dirigió a la cocina y volvió en seguida con agua caliente y un bálsamo antibiótico. Antes que Nicky pudiera protestar, tomó su mano y lavó con el agua cuidadosamente. Se inclinó sobre ella y la volvió hacia la luz. Los cortes eran superficiales, limpios y cicatrizarían muy pronto. En realidad, no existía ningín motivo para preocuparse por ellos. Debería soltar su mano y regresar a la cocina.
Pero no podía. La tentación de levantar la mano de Nicky hasta sus labios y aliviar son sus besos el pequeño dolor, era casi irresistible.
Sólo contuvo a Janna el hecho de saber que sus besos serían más hambientos y sensuales que dulces y reconfortantes. Llamándose de todo para sus adentros, prolongó el contacto volviendo a remojar su mano, acariciándola de la única manera que podía.
Nicky permanecía sentado sin moverse, disfrutando de la suavidad de las manos de Janna. Su pelo se había soltado del prendedor que llevaba en la nuca. Nicky se preguntó lo que sería sentir ese pelo fesco y sedoso sobre sus brazos. Sobre su pecho, sobre sus muslos.
Luego se preguntó por qué se atormentaba por una mujer que estaba fuera de su alcance.
Janna secó la mano de Nicky con la misma dulzura y esmero con que la había lavado. Luego aplicó el bálsamo sobre las pequeñas heridas, tomándose su tiempo, haciéndolo dos veces.
Cuando se le acabaron las excusas para prolongar el contacto, soltó la mano de mala gana.

-Ya está. Casi tan bien como nueva -dijo con voz demasiado ronca, casi jadeante.

-Gracias.

Nicky flexionó la mano para apagar el deseo de hundir los dedos entre el hermoso pelo de Janna y besarla en los labios.

-Deberías tener hijos. Serás una buena madre. Manos suaves y...

Nicky dejó de hablar al percibir la súbita tensión de Janna.

-¿Janna?

-Olvidé tu té -dijo con voz tensa.

-Janna, ¿qué?...

-Como sustituta de tu madre -lo interrumpió con tono cortante- siento la obligación de decirte que estás empapando el suelo.

Nicky entrecerró los ojos, percibiendo la ira apenas contenda de Janna.

-¿Qué te pasa?

-Nada -replicó ella con frialdad- Lo siento. Supongo que lo mismo que a tí.

-¿Qué quieres decir?

-Yo también me pregunto cuanto tiempo seguiremos "encerrados en esta condenada isla"

Nicky pestañeó al oir sus propias palabras repetidas de esa manera.

-Me has entendido mal. Estoy disfrutando aquí. Creo que nunca me había reido tanto.

-Si, un sueño convertido en realidad para ti -dijo ella- Es una lástima que seas demasiado viejo para adoptarte.

-Janna...

-Toma -lo interrumpió, dejando a su alcance el té- Bebe esto antes de que se enfríe. Yo abriré las oatras. Quitate esa ropa empapada antes de que te enfríes.

-Si, mamá -asintió Nicky.

Janna pestañeó como si la hubieran abofeteado. Nicky observó su reacción.

-No pretendía ofenderte.

-¿Qué mujer se ofendería al oir alabanzas acerca de su espíritu maternal?

Nicky iba a decir algo, vaciló y decidió irse a su habitación a cambiarse de ropa.

Minutos después bajó a la cocina.
Vio que ella estaba peleándose con una ostra.

-Yo abriré las ostras -dijo Nicky- Pon a calentar agua.

-Si, papá -murmuró, sin abandonar su lucha con la ostra.

Nicky soltó una carcajada. Janna levantó la vista y sonrió.

-Lo siento -dijo- Supongo que es por la sensación de estar encerrada.

-O hambre.

-¿Cómo has adivinado? -preguntó Janna sorprendida.

-No hace falta ser un brujo para adivinarlo. Han pasado cinco horas desde la comida.

-¿Comida?

-Si. Eso que se come entre el desayuno y la cena, ¿recuerdas?

-Oh, esa comida.

-¿Hay más de una?

-Por supuesto. Hay comida y luego hay ser comida. Ultimamente me he sentido comida con más frecuencia de lo que he comido.

Nicky comenzó a reirse.

-¿Te han dicho que tienes?...

-¿Un gran sentido del humor? -interrumpió Janna, abriendo la ostra- Si. Otra de mis aburridas virtudes, igual que mis sentimientos maternales.

-Son dones, Janna.

-¿De verdad? -preguntó tomando otra ostra y evitando la mirada de Nicky- Yo los cambiaría por un poco de atractivo sexual.

Nicky pensó que Janna debía estar bromeando, por lo que soltó una carcajada, sacudiendo la cabeza.

La idea de ser atractiva, Janna no la juzgaba tan divertida como Nicky.

-Toma -dijo, dejando el cuchillo en la mano de Nicky- Yo haré la salsa.

Y se dio media vuelta.
Nicky miró el cuchillo tuvo la sensación de que Janna hubiera preferido clavarselo a él en lugar de a una ostra.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Dom 13 Jul 2014, 5:21 pm

CAPITULO 5



La tormenta seguía cayendo furiosamente sobre el mar y la tierra.
Janna no supo en qué momento la conversación giró en torno a Mark.

-Formábamos una pareja equivocada por completo -dijo ella.

-¿Qué quieres decir?

Janna vaciló, luego se encogió de hombros.

-Mark me consideraba una amiga, una compañera, una hermana, a veces incluso su madre. Pero nunca una amante. ¿Quieres el limón en las ostras o aparte?

Nicky observó a Janna durante un momento.

-Aparte -dijo - Y tu marido debía estar ciego.

-Muy amable de tu aparte -comentó ella, esbozando una sonrisa tan vacía como su mirada- De todas modos, es un cumplido innecesario y falso. Mark era piloto. Tenía una vista de lince.

-¿Lo amabas?

-Por supuesto que no. Me caso con todos los hombres que salen conmigo más de dos veces. ¿Tienes un sacacorchos?

-Janna...

-¿Sacacorchos? Mis hermanos me enseñaron a sacar el corcho golpeando el fondo de la botella con la mano, pero yo no soy tan fuerte como ellos.

-¿Todavía lo amas?

-¿Por qué me lo preguntas?

-No te permitiría que perdieras la vida volviendo la espalda a la felicidad y el amor -dijo Nicky en voz pausada.

-No me lo peritirás -replicó ella observándolo fijamente- No eres responsable de mi vida. Ya tengo un padre y tres hermanos mayores.

-¿Todavía amas a Mark? -insistió él sin darse por vencido.

-¡No! ¡No le he amado desde que lloró entre mis brazos porque no se excitaba conmigo!

-¿Qué? -exclamó incrédulo.

-Se casó conmigo porque yo siempre le había gustado y quería hijos y pensaba que yo sería una madre formidable. Pensaba que, si una mujer podía encenderlo, tenía que ser yo. Se equivocaba. ¡No podría haberlo encendido ni con una antorcha! ¡Era homosexual y no había sido capaz de reconocerlo!

Nunca había hablado con nadie de aquella terrible noche, cuando se dio cuenta de que estaba viviendo con una mentira. Y ahora tampoco lo habría dicho si Nicky no hubiera insistido tanto. Aspiró profundo.

-Bueno, ¿ya estás contento? -preguntó con voz temblorosa.

-Iba a preguntar lo mismo.

-No me he sentido peor en toda mi vida. La próxima vez déjame en el fondo del mar. El precio de ser salvada por tí es demasiado alto.

-Curioso. Eso mismo me dijo Angela.

Nicky esbozó una triste sonrisa que a Janna le desgarró el corazón.
Ahora era el turno de Nicky de desahogarse.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Lun 14 Jul 2014, 11:58 am

Capitulo 6



En silencio, Janna se preguntó si Angela sería una turista veraniega como ella. ¿Había amado Nicky a Angela solo para perderla al final del verano? ¿Iba a volver Angela?
No lo sabía, lo que sí sabía es que lo había herido más profundamente de lo que había imaginado, mucho más de lo que a ella le habían herido sus preguntas. De pronto, se le pasó todo el disgusto.

-Lo siento -murmuró- No pretendía...

-Está bien -la interrumpió Nicky, dándole la espalda- No lo sabías, y aunque lo hubieras sabido, habrías estallado igual.

-Si lo hubiera sabido, no habría dicho eso. No soy tan cruel.

Nicky se volvió hacia Janna.

-¿No has aprendido? -dijo, esbozando una sonrisa a la vez que le acariciaba la mejilla- A veces la amabilidad y la comprensión no bastan.

Nicky sacó un sacacorchos de un cajón y abrió la botella con facilidad.

-Las copas están en el armario, a tu izquierda.

Aturdida, Janna se volvió hacia el armario y sacó dos copas. Luego miró a Nicky de nuevo.
Janna se mordió el labio.

-¿A qué le volvió la espalda Angela? -preguntó de súbito.

-A la vida. Por un hombre muerto.

Janna iba oner en la mesa la salsa y se detuvo.

-¿Lo amaba?

-El murió la noche anterior a su boda. Los padres de Angela murieron en el mismo accidente. Ella sobrevivió. Estaba demasiado grave para moverse. Solo podía estar allí, escuchando la dolorosa agonía de Grant hasta que murió.

Janna cerró los ojos alpensar en lo que Angela debía haber sufrido viendo morir al hombre que amaba.

-Angela se recuperó finalmente -prosiguió Nicky.

-Y tú la consolaste -dijo Janna, pensando en voz alta.

-Angela tenía a Derry, el hermano de Grant, para consolarla. Ella necestaba algo más duro, algo donde poder descargar todo el odio que tenía a la vida por haberle quitado al hombre que amaba. La ira estaba destruyéndola. Debía librarse de ella antes de enfrentarse a la desolación, la otra cara de la ira.

Janna percibió el dolor en los ojos de Nicky. Recordó lo que había dicho: A veces la amabilidad y a comprensión no bastan. Ahora comprendía sus palabras.

-Te convertiste deliberadamente en su blanco, ¿verdad?

-Si.

-Y ella te odió por ello.

Nicky asintió.

-¿Nunca comprendió porqué lo hiciste?

-Lo comprendió al momento -dijo él, poniendo en la mesa platos y tenedores- El perdón tardó más. Años.

-La amabas.

-Si.

-La amas todavía.

Nicky sonrió, sirviendo ostras en el plato de Janna.

-Por supuesto. Y ahora Angela me quiere también. Libró su batalla contra el odio y la desolación y ganó la vida y el amor. Una hermosa mujer en todos los sentidos de la palabra.

Janna se quedó mirando su copa, deseando que fuera un mar para ahogarse en el.
Miedo. Tenía miedo de haberse enamorado de Nicky,un hombre que amaba a otra mujer.

-¿Por qué no te has casado con Angela? -preguntó a quemarropa.

Nicky la miró de reojo y luego sonrió.

-En este país está muy mal vista la bigamia.

-¿Estás casado con otra mujer? -preguntó ella, visiblemente impresionada.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Lun 14 Jul 2014, 5:11 pm

Capitulo 7



Nicky soltó una carcajada y sacudió la cabeza.

-No. Pero Angela lo está, y muy felizmente. Derry y yo ayudamos a Angela a sobrevivir, pero fue Dan Hawkins quien verdaderamente hizo cicatrizar sus heridas. Han sabido sacar lo mejor el uno del otro. Y siguen así.
El afecto y admiración con que hablaba del hombre amado de Angela sorprendieron a Janna.

-La mayoría de los hombres que estuvieran en tu lugar odiarían al marido de Angela.

-Dan le dio a Angela algo que ningún otro hombre le había podido dar. Ella le dio lo que no había dado a ningún hombre. Están tan unidos como el mar y la tierra. Odiar a uno significaría odiar al otro.

Janna se preguntó si sería capaz de aceptar la pérdida de un amor con tanta generosidad como Nicky.

-Eres un hombre poco común, Nicholas Byrne -murmuró con voz ronca- Angela debía estar ciega para decidirse por otro.

-No conoces a Dan. Alto, moreno, simpático, sofisticado... dondequiera que va, vuelven las cabezas para mirarlo. No he visto nada igual.

-Vamos, no me tomes el pelo.

-Créeme, Dan es el hombre más...

-Seguro que no te llega ni a la suela de los zapatos -lo interrumpió, bebió un sorbo de vino y se quedó mirando la copa con expresión sombría- Dos mío, apuesto a que hay una epidemia de miradas insinuantes femeninas cada vez que vas por la calle.

Nicky se quedó mirándola con expresión preocupada.

-¿Eres una de esas mujeres que no pueden tomar una sola gota de alcohol sin sufrir delirios?

-Seguramente habrás notado que las mujeres se amontonan a tus pies como hojas de otoño.

Nicky sacó uno de sus pies de debajo de la mesa y lo miró con curiosidad.

-Pues no. Ni una.

Sonriendo y sacudiendo la cabeza, Janna se rindió. Los restos de su mal humor se desvanecieron al ver el rostro de Nicky animado por las risa interior. Durante un instante desgarrador, Janna se preguntó por qué la vida sería tan injusta, dando a Nicky todo lo que ella deseaba encontrar en un hombre... y poniéndolo luego fuera de su alcance. Estaba a punto de echar a llorar. Intentó hablar, explicarse, pero no pudo.
Nicky se levantó y enjuagó sus lágrimas con una servilleta. La cabeza baja, apoyada contra él. Janna procuró no llorar.
Después de un minuto lo consiguió.

-Lo siento. Nunca lloro. No sé lo que me sucede.

Suspiró y de mala gana se apartó del cuerpo de Nicky.

-Hace unos dias te llevaste un susto de muerte. No es sorprendenteque todavía tengas conmociones emocionales.

-Eres muy amable -susurró- Quienquiera que sea Dan, sea lo que sea, Angela eligió al segundo mejor.

La sinceridad de Janna conmovieron a Nicky. Sabía que ella lo deseaba. Sabía lo mucho que él la deseaba. Maldijo para sus adentros las circunstancias que los habían unido y a la vez hacían imposible que aceptara lo que le era ofrecido. No podía tomar a una mujer que se ofrecía por gratitud. Janna se hubiera sentido igualmente atraída por cualquier hombre que hubiera salvado su vida y luego la hubiera cuidado.

Nicky tomó su copa y bebió un trago, luego otro. Como si el vino fuera medicina. Y, de cierto modo,lo era. Si bebía suficiente, tal vez fuera capaz de dormir en lugar de permanecer en vela frustrado y era todo.
Observó las ostras y esbozó una sonrisa desolada al recordar que las ostras eran afrodisíacas.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Mar 15 Jul 2014, 11:43 am

CAPITULO 8


Se preguntaba qué estaría pensando Nicky para esbozar una sonrisa tan extraña. Cuando se dio cuenta de que seguía contemplando sus labios finos y sensuales desvió la mirada, sonrojándose de culpabilidad.

-¿A qué te dedicas cuando no estás salvando turistas del mar? -preguntó, utilizando las primeras palabras que se le vinieron a la cabeza.

-Solía dedicarme a la pesca -contestó Nicky, saboreando una ostra después de echarle jugo de limón- No está mal.

-¿La ostra?

-Si. Con el limón.

-¿No sueles comer las ostras con limón?

-No.

-Entonces, ¿porqué tienes tantos limones en la cocina?

-A Angela le gusta la limonada. Ibamos a recorrer la isla, pero Dan regresó antes de lo previsto de su viaje a Tokio. Llevan casados cuatro años y todavía le fastidia estar lejos de Angela.

-Tal vez no debiera tentar al destino dejándola sola contigo.

-Ni por asomo. Ahora las probaré con esa salsa. Pásamela por favor.

-¿Nunca has probado las otras con esta clase de salsa?

-No.

Entonces, ¿porqué tienes catsup y rábanos picantes?

-Para mis bocadillos -respondió mojando una ostra en la salsa y luego masticó el suculento manjar ladeando la cabeza pensativamente- No está mal. Algo picante.

-¿Cómo las comes normalmente?

-Como las encuentro.

-Debes tener un estómago fuerte.

-¿Por qué?

-Porque las ostras tienen una concha muy dura y la mayoría de la agente las abre antes de...

Janna esquivó un manotazo cariñoso de Nicky y, cuando se irguió, él le colocó detrás de la oreja un mechón de pelo suelto.

-Vamos a tener que encontrar un pañuelo del color de tus ojos.

La dulzura de su caricia hizo que a Janna se le parara el corazón.
Nicky vació su copa de un trago, maldiciéndose por tocar a Janna cada vez que encontraba una excusa. Miró ambas copas vacías. Volvió a llenarlas.

-Por las ostras -dijo levantando su copa.

Su sonrisa electrificó a Janna, que chocó la copa y bebió rápidamente, aliviada de tener una excusa para apartar la vista de los ojos azules de Nicky.

Si volvía a sonreír de ese modo, temía que saltaría a sus brazos para pedirle un beso.

-¿Y sigues pescando? -preguntó, cambiando la copa de vino por el tenedor para las ostras.

-Ahora tengo varios pesqueros. Mis primos los capitanean desde hace tres años, y mientras yo me quedo con el dinero de Dan y veo mucho mundo.

-Dan debe ser tan generoso como atractivo.

Nicky esbozó una sonrisa.

-El dinero es mío, pero Dan lo multiplica para mi. El tipo es un condenado genio para las inversiones y los terrenos. Poco después de que Angela y él se conocieron, le di unos cuantos miles de euros. Un año después me devolvió unos cuantos millones.

Janna lo miró asombrada y tomó su copa de nuevo a pesar del ligero mareo ue sentía. La idea de que Nicky fuera rico le desquiciaba los nervios, pues lo situaba aún más lejos de su alcance.

-Perdí la mayor parte el año siguiente -prosiguió Nicky- Las tormentas y la escaces de pesca, Dan sólo se rió y me indicó cómo recuperarme.

-Parece que no te va nada mal -dijo mirando alrededor.

-Como dice Dan, el dinero es sólo otra forma de tantear. No se puede construir una vida a su alrededor. Sin embargo, sí que se puede hacer alrededor de Angela y él lo sabe. Hombre astuto, el bueno de Dan.

-¿Y tú también constryes tu vida alrededor de Angela?

La sonrisa de Nicky se desvaneció.

-No soy tan tonto, Janna. Angela nunca amará a otro que no sea Dan, que siente lo mismo respecto a ella.

-Y tú también -replicó Janna con voz apagada.

Bebió más, con la esperanza de atontar su cerebro, pero su lengua no estaba nada atontada. Alzó su copa con una sonrisa burlona.

-Por el amor. El mejor antídoto de la felicidad jamás inventada por el hombre.

La amargura de su voz sorprendió a Nicky, que percibió la infelicidad oculta bajo su buen humor.

-No estás bebiendo -observó ella.

Nicky no dijo nada.

-Bueno -añadió ella encogiendo los hombros- no a todo el mundo le gusta la verdad. Hay ocasiones en que estoy segura de que a mí tampoco me gusta.

-¿Y cual es la verdad? -preguntó él con voz profunda.

-Que sigues loco por ella.

-Ha habido otras mujeres en mi vida.

-Pero solo una Angela. La mujer perfecta. Entre tanto, las demás mujeres del mundo pueden dedicarse a otra cosa. Sea lo que sea lo que puedan ofrecerte, no interesa.

-Eso no es verdad.

Janna murmuró algo y extendió la mano hacia la botella. Estaba vacía. Miró la copa de Nicky. Vacía también.

-¿Más vino? esto está poniéndose interesante.

-Tengo tadavía la suficiente sensatez como para saber que no debería beber más. Pero no te detengas por eso. Ultimamente, he adquirido la costumbre de hacer una estupidez detrás de otra. Seguro, trae más vino. Fantástica idea. Debería haberme dado cuenta antes. ¿A ti también te pone trágico y misterioso?

-¿De qué diablos estás hablando? -preguntó Nicky con voz suave.

-De ahogar las penas en alcohol.

-¿Cuales, las de las ostras o las tuyas? -preguntó Nicky intentando bromear.

Nicky vio que el ánimo de Janna se desvanecía y tomó su mano.

-Janna, sólo estaba bromeando.

-Si, por supuesto, ya he tenido el consuelo que puedo soportar en una noche.

Sin esperar respuesta, Janna se puso de pie. Se retiró a su habitación y dejando sus palabras resonando en la mente de Nicky.

"Ya he tenido todo el consuelo que puedo soportar en una noche"

Nicky no sabía lo que estaba asiendo hasta que el cristal estalló entre sus dedos. Lentamente, abrió el puño y los fragmentos de vidrio cayeron sobre la mesa.
Era demasiado bruto. Invariablemente, aplastaba las cosas buenas d ela vida. Como Angela.
Y como Janna.
Nicky cerró los ojos y soltó cansadamente una maldición.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Mar 15 Jul 2014, 5:17 pm

Capitulo 9



Nicky se despertó. Los sentidos le dijeron que la tormenta había amainado. El viento era un poco más que un susurro. La luz de la luna se filtraba entre las nubes dispersas.
Y, muy cerca, alguien estaba sollozando.
Antes de darse cuenta, Nicky estaba fuera de la cama y caminó hacia la habitación de Janna. Con un esfuerzo de voluntad, se obligó a acostarse de nuevo. Nunca se había sentido tan cerca de perder el dominio de si mismo por una mujer. La necesidad de excitar y satisfacer, de encontrar la pasión y la paz dentro de Janna, estaba estrozándolo.
Cuando ya comenzaba a hartarse de contar borregos con los ojos cerrados, gracias a que dormía con la puerta abierta de su habitación, oyó los pasos sigilosos de Janna que pasó por el estrecho pasillo, caminó a la planta baja. Pasó un tiempo injustamente largo antes de que volviera a su cuarto. Nicky escuchó los suaves sonidos de su aproximación.
Estaba felicitándose por haber sido capaz de contenerse a pesar de su excitación, cuando vio el brillo de lágrimas en la mejilla de Janna.
Se levantó inmediatamente y fue hacia ella.

-Janna -susurró, asiéndola de la muñeca- Janna, ¿qué te ocurre? No, no te vayas. No te haré daño. Sólo quiero consolarte.

Y era cierto, por el momento. Quería consolarla... tanto como besarla.

-¿Janna? Háblame.

-Necesitaba respirar un poco de aire fresco -explicó con voz entrecortada, sintiéndose como una tonta.

-Estás llorando. Janna, lo siento. No pretendía molestarte. pensaba que tú...

-Está bien -se apresuró a interrumpirlo- Estaba quejándome. No es necesario que... que te disculpes por burlarte.

-iMaldita sea, no quería decir eso!

-Lo comprendo. De verdad -dijo ella, deseando escapar para no humillarse otra vez- Nicky, por favor, suéltame. Siento haberte despertado. Yo siento...iOh Dios, suéltame por favor!

Transcurrió un instante de silencio antes que Nicky flexionara su brazo arrastrándo a Janna sobre la cama, entre sus brazos.

-Está bien -dijo Nicky, acariciando su pelo, ignorando sus esfuerzos por escapar- sigue adelante, pequeña. Llora mientras te abrazo. Abrázame si lo deseas. Por favor, Janna. Nunca habría dicho nada si hubiera sabido que te iba a molestar, yo creí que ibas a seguir la broma. ¿Puedes perdonarme?

Janna emitió un sonido ahogado que podía ser un sollozo. Nicky la envolvió entre sus brazos, balanceándola suavemente contra su pecho. Cuando al fin Janna se agitó y deslizó los brazos alrededor de su cuello, Nicky sintió alivio y una avidez cuya violenta intensidad le impresionó. Estaba más cerca de perder el control de lo que había imaginado. Su único consuelo era que Janna estaba apoyada en su pecho.
Mientras no cambiara de postura, no sabría lo que lo estaba haciendo sufrir.

"Díselo. Mejor aún, muéstraselo" se aconsejó. "Ella es demasiado generosa y vulnerable para rechazarte. Piensa que te quiere. Es tan condenadamente agradecida que haría cualquier cosa que le pidieras. Lo haría todo"
Lo único que lo contenía de abandonarse a su hambre era el hecho de saber que después se despreciaría por aprovecharse de la vulnerabilidad de Janna.
Janna levantó la cabeza y lo miró. Lo amaba, lo deseaba...
Susurró su nombre, y rozó sus labios con los suyos. El devolvió el beso, en seguida se apartó y, con gran delicadeza, apoyó la cabeza de Janna sobre su hombro.
Era el rechazo más tierno que Janna podría imaginarse, y hería como ningún otro. La dejó impotente para hacer otra cosa que permanecer inmóvil, encogida de dolor.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Miér 16 Jul 2014, 12:21 pm

Capitulo 10



Después de un prolongado momento, ella se incorporó y se apartó de los brazos de Nicky. Se puso de pie y lo miró. Miró su cuerpo extendido sobre la manta oscura iluminada por la luz de la luna. Aún podía sentir en la piel su calor, en la lengua su sabor. Lo deseaba tanto que era morir saber que él no la deseaba en absoluto.

-¿Qué te ocurre?

-Nada nuevo. Siento haberte besado, Nicky -susurró- De verdad. No puedo dejar de pensar que tengo algo que ofrecer a un hombre en la cama. Pero soy muy lenta aprendiendo. Lo siento.

-Janna...imaldita sea! iNo hay mada malo en tí!

Nicky sentía que su control se evaporaba. Deseaba animarla, no herirla más. De alguna manera, tenía que hacerla comprender que su rechazo no se debía a que no lo excitara, sino a que ella lo deseaba sólo por razones equivocadas.

-Es la situación, no tú. Si nos hubiéramos conocido de otra mane...

-No. No, Nicky. No tienes que mentirme. Soy una mujer. Puedo soportar la verdad. Y la verdad es que carezco de ese algo que excita a un hombre. Siento haberte incomodado. Te prometo que no volverá a suceder -Janna forzó una sonrisa y extendió la mano- ¿amigos?

-¿Amigos? -murmuró Nicky entre dientes- ¿amigos? -repitió, esbozando una sonrisa salvaje a la vez que extendía la mano hacia ella.

No hubo previo aviso. En un instante estaba de pie junto a la cama con una sonrisa falsa y en el siguiente tumbada boca arriba en la cama de Nicky, clavada al colchón por una de sus piernas.

-Oh, si. Somos amigos, Janna.

Tomó ambas manos de Janna y, a la vez que hablaba, las deslizaba a lo largo de su cuerpo.

-Yo creo fervientemente que los amigos deben ser sinceros.

-¿Nicky? ¿Qué?...

La pregunta acabó en un grito sofocado, cuando Janna sintió bajo sus manos la incofundible dureza masculina.

-Eso es qué.

Nicky estaba tan excitado que ella pudo sentir en su sexo su pulso paltitante cuando él mismo le hizo cerrar los dedos a su alrededor.

-He estado así todo el tiempo desde que te saqué el agua Tú sonríes. Te vuelves o te relames los labios y yo me pongo tan excitado que sólo puedo pensar en abrirte las piernas y desahogar este maldito fuego que me está consumiendo. Si me sigues dando la excusa de que no eres lo suficientemente atractiva para excitar a un hombre, voy a...

Se calló cuando Janna comenzó a acariciarlo. Nicky movió las caderas sin poderlo evitar, experiemntando un placer tan intenso que apretó los dientes para contener un grito. Vio ue ella miraba su cuerpo, sonriendo ante la prueba tan palpable de su deseo por ella.

-Basta -dijo con voz entrecortada- No voy a hacerlo. No sería justo para tí. Sólo quería hacerte saber que jamás una mujer me había excitado con tanta rapidez como tú. ¿Te parezco lo suficientemente sincero?
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Jue 17 Jul 2014, 11:36 am

Capitulo 11

Janna miró a la cara de Nicky. Tenía los ojos entrecerrados, y su boca esbozaba una mueca de dolor. Saber que la deseaba con tanta intensidad le producía un calor sensual que la derretía y unas convulsiones que transformaron su cuerpo. Intentaba hablar y no le salían las palabras; solo podía pronunciar su nombre entre gemidos, a la vez que su propa sensualidad dormida estallaba en su interior empapándola de fuego líquido.
Las piernas de Janna se abrieron para él, mientras sus manos lo llevaron más cerca d eella.

-Janna... no -dijo, y luego gimió al sentir su suavidad- Oh, Dios... no puedo hacerte esto. Ni siquiera te he besado. Mereces algo mejor que esto.

-Ahora nos estamos besando.

Janna le transmitió su calor y se contoneó hasta que la piel caliente de Nicky anidó en su interior. Así le hizo sentir lo que la sinceridad de su deseo le había hecho a ella. Nicky deseaba decire que se detuviera antes que fuera demasiado tarde, pero no podía hablar. Lo que Janna le estaba haciendo le cortaba el aliento. Agarraba la camiseta que ella llevaba, luchando para no perder el control.
Y entonces fue demasiado tarde. El le desgarró la camiseta desde el cuello hasta el dobladillo, a la vez que con una sola y poderosa acometida la tomaba de las caderas, clavándose en su interior deliciosamente tenso. Jamás había sentido nada así. Se retiró y penetró de nuevo, una y otra vez. Sabía que debería aminorar el ritmo, pero era demasiado tarde. Nunca había perdido el control con una mujer, pero ahora estaba sucediendo. Con un ronco gemido que era el nombre de Janna, se derramó en su interior, un estallido de puro placer que le estremeció hasta el alma.
Janna sintió el violento temblor de Nicky y lo abrazó apasionadamente, saboreando cada instante de su clímax. Saber que la había deseado tanto y que había encontrado un alivio tan completo dentro de ella la afectaba d eforma que no podía describir. Las lágrimas resbalaron por sus mejillas. Abrazada a Nicky, le encantaba la sensación de sentirlo unido a ella.
Finalmente, la respiración de Nicky adquirió el ritmo de la relajación. El se agitó, haciendo un ademán de deslizarse sobre la cama. Janna lo abrazó con más fuerza, protestando silenciosamente. No quería que aquello terminara, ni en ese momento ni nunca. Los labios de Nicky rozaron su mejilla. La besó dulce, tiernamente, hasta que sus labios encontraron la cálida senda de las lágrimas. Entonces se puso rígido y se incorporó para mirarla.

-Dios mío -dijo con voz quebrada- Lo siento, Janna. No pretendía hacerte daño.

-No -se apresuró a esponder ella- No me has hecho daño.

Con delicadeza, Nicky se separó de ella, imponiéndose sin ninguna dificultad a los esfuerzos de Janna por retenerlo. Cuando la dejó, ella lanzó un leve gemido. Nicky acarició su cabello con mano temblorosa.

-Lo siento. Lo siento mucho. Jamás había perdido el control de mi mismo de esa manera. Sencillamente te deseaba demasiado. Olvidé lo furte que soy. Lo siento, Janna. Dios, yo...

Nicky cerró los ojos, buscando el dominio de si mismo. Ella notó la emoción de su voz, vio el brillo de las lágrimas en sus ojos. Acarició sus mejillas, sus ojos.

-No me has hecho daño.

-Estás llorando. Debo haberte hecho un daño del demonio.

-No. -dijo poniendo un dedo sobre sus cálidos labios- Escúchame, Nicky. No me has hecho daño. Lloraba de saber lo mucho que me deseas, de tenerte dentro de mi, de sentirme llena por tu hambre y necesidad. Ha sido insoportablemente hermoso. Por eso lloraba. Por eso todavía estoy llorando.

Nicky buscó a tientas el interruptor de la lámpara que había en la mesita de noche. Una suave luz dorada iluminó la habitación. Para asegurarse de la verdad de sus palabras, deslizó la yema de los dedos sobre su cuerpo, en busca de algún indicio de haberla herido.
Janna observaba a Nicky,y se estremeció cuando él le separó las piernas con delicadeza. El calor estalló inesperadamente y contuvo el aliento. Cuando tocó su parte más íntima con los dedos, volvió a estremecerse, Nicky vio que no era dolor. Hizo una leve presión en una de sus piernas y ella se agitó inconscientemente, abandonándose a las sensuales caricias. Nicky seguía acariciándola, disfrutando de su vulnerable suavidad.

-Tan suave, tan cálida, tan generosa.

Aquellas manos dejaban en ella una senda de calor húmedo.
Nicky acarciaba un seno.

-¿Nicky? -susurró.

Recorrió un seno con sus dedos para luego inclinarse para acariciarlos con los labios. Janna pronucnió su nombre con voz quebrada. La respuesta de Nicky fue una risa ronca, mientras mordisqueaba el pezón con ligereza. Ella volvió a pronunciar su nombre, otro gemdo roto, con tono interrogante.

 -Si -dijo Nicky, comprendiendo la pregunta que Janna no había sido capaz de hacer, y saboreó la suavidad de su ceullo con obvio placer- Voy a comerte entera. Pero primero voy a descubrir si tu boca es tan caliente y acogedora como tu cuerpo. Nunca había descubierto los secretos d euna mujer en el orden contrario, hasta hoy. Me muero por saber si abrirás esos labios tan confiadamente como abriste el resto de ti.
Sus labios se separaron para él conun ronco suspiro.Janna sintió la caricia caliente de su boca y la embargó una oleada de placer. El sabor de Nicky la bañó, llenando sus sentidos.

-Otra vez -susurró Janna, atrayéndolo hacia abajo- Oh, por favor, bésame así otra vez.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Vie 18 Jul 2014, 11:45 am

Capitulo 12
 
Con un esfuerzo de voluntad, Nicky recobró el control.

-Eres un desastre para mis buenas intenciones -dijo, observando sus labios enrojecidos.

Janna miró sus ojos entrecerrados y se relamió los labios llena de incertidumbre.

-¿Qué quieres decir? -murmuró, relamiéndose los labios de nuevo, y Nicky esbozó una sonrisa.

-Relame mis labios así y te lo demostraré.

Janna deslizó las manos sobre sus mejillas y se arqueó hacia su boca. Le besó los labios lentamente, adorando la sensación de su aliento cálido y entrecortado Temblorosa, contemplando sus ojos, murmuró su nombre.

-¿Qué te gusta de un hombre? -preguntó él- Dímelo y es tuyo.

-No lo sé. Mi marido nunca quiso esto. -dijo Janna.

-Ya me dijiste todo lo que necesitaba saber acerca de tu marido. Ahora dime lo que esperabas de tus amantes.

-No lo sé. Tú eres el único que he tenido.

-¿El único? -preguntó Nicky incrédulo.

-Pensaba que no era deseable. Incluso compré libros, pero fue inútil.

Sus palabras acabaron con un gemido suave,pues Nicky le estaba acariciando el oído con los labios. Janna clavó las uñas en los músculos de su pecho.

-Así que libros, ¿eh? Voy a amarte, Janna. De pies a cabeza. Voy a amarte hasta que te sientas capaz de matar o morir por tenerme dentro de ti. Y entonces te poseeré, y tú e aceptarás, por completo, y será tan delicioso que gritarás de placer.

Era una amenaza sensual,una promesa, y Janna deseaba que se convirtiera en realidad. Arqueó todo su cuerpo hacia él, rendida, anhelando volver a sentirlo en su interior. Abrió las piernas sin poderlo evitar, y Nicky murmuró una ligera maldición al sentirse de nuevo completamente excitado. No debería desearla una vez más tan pronto, con tanta intensidad, como si nunca le hubiera hecho el amor. Pero era la verdad.
Janna dejó escapar un gemido cuando le dio la vuelta como su fuera una pluma. Iba a decir algo, pero lo olvidó cuando Nicky deslizó ambas manos bajo ella y capturó sus senos. Los pezones se endurecieron. El aliento se hizo más jadeante. entonces, él comenzó a mordisquear su nuca. Atrapada entre sus manos acariciantes y sus labios, Janna murmuró su nombre.

-Nicky, quiero abrazarte.

El no cesó de acariciarla. Sin poderlo evitar, Janna flexionó las piernas, intentando ponerse de costado, en busca de la plena satisfacción, pero Nicky deslizó una rodilla entre sus piernas, imposibilitando cualquier movimiento.

-¿No quieres que te abrace?

-Por supuesto -dijo él- Demasiado. Eres tan condenadamente atractiva que me haces perder el control. ¿No te das cuenta de lo que me haces?

Janna sintió sobre las caderas el evidencia de su excitación y se contoneó lentamente, la única forma en que podía acariciarlo, disfrutarlo. Un ronco gemido fue su recompensa. Nicky deslizó una mano sobre su cuerpo hasta que la palma envolvió una vez más la mata de vello cálido y sensual.

-Todo ese calor esperando -murmuró, mordisqueando sus caderas,pronunciando su nombre una y otra vez.

Janna apenas podía oírle, pues sus palabras estaban cortándole el aliento, dejándola sin ideas, sin control. Instintivamente se agitó, dejando más espacio para él entre sus piernas, deseando más caricias. Las yemas de los dedos de Nicky se movían con calma, resbalando sobre la zona más sensible de su cuerpo hasta que ella gimió de excitación y comenzó a mover las caderas al ritmo de las caricias.

-Dios -exclamó Nicky con voz ronca, dando la vuelta a Janna para poder besar la parte interior de sus muslos -Haces que deseé cubrirte de marcas de amor por todas partes.

Entonces besó y mordió los cálidos secretos que le esperaban.

-Por todas partes...

Janna comenzó a temblar violentamente.

-Nicky, yo...

Cuando Nicky separó con las manos la piernas de Janna, ella le dio sin vacilar lo que pedía, abandonándose por completo porque no existía ninguna otra alternativa. Las caricias dulces y hambrientas de Nicky estaban enloqueciéndola, y clavó las uñas en sus hombros, arqueándose hacia arriba buscando la única cosa real en un mundo que estaba desvaneciéndose.

-¿Nicky? Nicky!

La tensión de Janna crecía a cada instante.

-No te preocupes -murmuró Nicky con voz ronca- No te haré daño. Abandónate a mi, pequeña. Déjame amarte.

-Sí -susurró Janna cuando él la besó de nuevo- Oh, si

Y entonces el calor y la avidez de Nicky acabaron con el mundo, dejando en su lugar sólo éxtasis. El asió sus caderas y la sostuvo mientras la acariciaba, aumentando el fiero placer que la devoraba, escuchando los sollozos entrecortados que le producía.
Cuando se apagó el último estremecimiento de Janna, ascendió lentamente sobre su cuerpo, dejando en su piel una senda de besos húmedos. La deseaba con una violencia que le hacía temblar, pero no hizo ningún movimiento para tomarla. Sabía que ella ya había encontrado su alivio y no esperaba que lo deseara.

-Nicky -dijo Janna, buscando ciegamente sus labios- Abrázame. Por favor, abrázame.

El sintió sus lágrimas en la mejilla y la estrechó con fuerza, encontrando a la vez alivio y tormento al presionar su sexo contra ella.

-Te quiero dentro de mí -murmuró Janna, acariciándolo, temblando nuevamente cons ólo pensar en fundirse con él- Déjame sentir que te mueves dentro de mi. Por favor.

Nicky cerró los ojos, esforzándose por no perder el dominio de sí mismo. Sabía que Janna también podía haber sido virgen, que no debería tomarla tan pronto otra vez. Y sabía que si él no se sentía bañado de nuevo por su suavidad iba a enloquecer.

-Janna...

-Tenías razón -le interrumpió Janna- Moriría o mataría por tenerte dentro de mí.

-Te haré daño.

-No -replicó ella, moviendo las caderas de forma que Nicky pudiera sentir su deseo- Fui hecha para tu amor.

-¿Estás segura? -preguntó, penetrando en ella casi a la vez que preguntaba.

-Oh, si, estoy segura -respondió Janna, sintiendo en su interior movimientos secretos y ardientes, embriagada de placer una vez más.

Nicky percibió su placer tan claramente como ella. Lanzó un gemido vibrante y tomó su boca, besándola profundamente, moviéndose lentamente en su interior.
El éxtasis los arrastró, agitándolos hasta que gritaron y se fundieron en uno solo. Sólo sabían e uno del otro; todo lo demás se tornó oscuridad.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Vie 18 Jul 2014, 5:04 pm

Capitulo 13



Janna despertó lentamente, soñando que estaba tumbada al sol. Sonrió y se agitó, arqueándose hacia el calor.
Nicky deslizó una mano sobre el cuerpo de Janna, disfrutando de su sensualidad desinhibida. Al descubrir que ella jamás había tenido un amante, se había sentido orgulloso y culpable a la vez. Pensaba que, si no le hubiera salvado la vida, si no se hubieran quedado aislados en aquel Edén hermoso, Janna mo lo habría deseado más de lo que había deseado a otros hombres.
Sin embargo, se había aprovechado de su gratitud.
Deseaba a Janna. Bien o mal hecho, pasión o gratitud, paraíso o infierno. La quería.
Nicky sabía que Janna era un regalo concedido a un solitario como él. Sólo podía disfrutar de Janna durante el tiempo que fuera suya y abir sus manos cuando ese tiempo llegara a su fin, para entonces dejarla en libertad y rezar para que nuca se arrepintiera de haberse entregado a un hombre que no amaba.

-Tienes una cara que parece esculpida en piedra -mumuró Janna, deslizando las yemas de los dedos sobre el rostro de Nicky- ¿En qué estabas pensando?

-En el Edén y en los antiguos dioses. Y en Eva -añadió incorporándose para contemplar el regalo que los dioses habían dejado entre sus brazos- Eres tan hermosa... Todo mujer, ardiente y generosa. Un hombre podría morir en el intento de saciarse de ti. Y no se me acurre mejor modo de vislumbrar la eternidad que escuchando tus dulces gemidos.

Janna observó a Nicky, que estaba extendido a su lado, desnudo. Los rayos del sol que se filtraban a través de las cortinas bañaban su cuerpo. Era tan absolutamente viril que ni siquiera podía explicarle lo mucho que la conmovía ser deseada por él. Sólo podía acariciarlo con mano temblorosa. Suspiró y se acomodó entre sus brazos.

-Te amo, Nicky. Creo que te he amado desde el instante que me sacaste del agua.

Nicky cerró los ojos, sintiendo una punzada de dolor. La besó con inmensa ternura cuando ella iba a hablarle de su amor otra vez. Entonces selló sus labios con un dedo.

-No -murmuró.

No necesitaba que le recordaran que era gratitud lo que Janna sentía por él, no amor.
Janna percibía dolor en los ojos de Nicky, pero no comprendía la causa.

-¿Nicky? ¿No quieres que?...

Los labios de Nicky cayeron sobre los suyos para dejar un beso. Prolongó el contacto durante largo, largo tiempo, saboreádola, deseándola.

-Está bien -murmuró al fin sobre los labios de Janna- No tienes que amarme. Sé que sientes gratitud porque te he salvado la vida. Y también me siento agradecido. Sin ti no habría conocido lo que era morir dentro de ti para luego revivir contigo dentro de mi. No habría conocido lo que era estar en el paraíso, donde nadie existe excepto un hombre y una mujer que fueron creados el uno para el otro.

Nicky tomó la boca de Janna y bebió ávidamente.

-Tomemos este tiempo, este Edén salvaje, este regalo -dijo entre sus labios, besándola entre palabra y palabra- Tomémoslo sin etiquetas ni promesas que te perseguirán cuando el Edén sea sólo un recuerdo y el resto de tu vida demasiado real. Quiero que me recuerdes con júbilo, porque así es como yo te recordaré.

Janna cerró los ojos y procuró con todas sus fuerzas no gritar, una mezcla de dolor y placer le producía estar con el hombre que amaba... un hombre que no la amaba. Sin embago, le hacía el amor cmo si fuera la única mujer de la tierra.
Pero no lo era. Había otra mujer paa Nicky. La muje que amaba y no podía tener. Angela.

-Si -murmuró, abazándose a Nicky- Si, quiero ser recordada con júbilo. Recuérdame, amor. Recuerda que te amé en un lugar fuera del tiempo.

Estaba acariciando su pecho con los labios. Nicky iba a decir algo pero contuvo el aliento.
Las manos de Janna habían encontrado la evidencia de su excitación. Dejando escapar un gito inaticulado, buscó la cueva oculta y cálida que era refugio para sus pasiones y la acarició hasta que ella se rindió y pudo desahogarse en su fuego dulce y arrollador.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Sáb 19 Jul 2014, 11:31 am

CAPITULO 14


La segunda vez que Janna despertó esa mañana, seguía entre los brazos de Nicky. Mordisqueó el vello del pecho que le hacía cosquillas en la nariz. Nicky la estrechó con más fuerza, diciéndole silenciosamente que estaba despierto. Sonriendo, Janna deslizó la mejilla sobre el cálido pecho. Susurró de forma casi imperceptible "te amo". Y sintió tristeza al saberse no correspondida. Sin embargo, era querida y disfrutaba como mujer en un sentido muy elemental. Cada uno de los dolores sensuales y exquisitos que sentía en el cuerpo se lo recordaba, al igual que uno de sus senos, anidado en la mano de Nicky.
Tal vez no la amara,  pero Nicky le ofrecía una pasión que crecía cada vez que hacían el amor. Solo por esta razón se habría quedado con él. Nicky era el hombre con quien siempre había soñado.
Y en el fondo no podía dejar de pensar que, un hombre que le hacía el amor como él, no podía darse completamente por perdido.
Le mordisqueó de nuevo, vio que uno de sus pezones estaba a su alcance y le rozó con los labios.


-Hmmmm. Sabes bien. Como una ostra. Salada.


-¿Quieres un poco de limón?


-No. Nada de limón. Crudo está mejor.


La referencia a comida les recordó a ambos que la noche anterior habían comido unas cuantas ostras nada más.
Sonriendo, Nicky deslizó el pulgar sobre su espalda.

-¿Quieres apostar a cara o cruz quién prepara el desayuno?

-Cara -dijo, lanzando un grito al verse volteada por las alturas antes de caer suavemente boca abajo.

-Ha salido cruz -dijo Nicky, acariciando sus caderas- Creo que has perdido. A menos que quieras lanzarme al aire a mí, por supuesto.

Levantó a Janna con suavidad, dejándola de pie a un lado de la cama.

-Y, si no comienzas pronto el desayuno -añadió mordisqueando uno de sus muslos- va a ser la comida lo que nos juguemos.


Deslizó la boca sobe la piel sedosa de la parte interior del muslo, esbozando una sonrisa al notar que ella contenía el aliento.

-O tal vez la cena...

Janna enredó los dedos entre el pelo rubio de Nicky. Cuando la volvió a acariciar, pronunció su nombre de una forma que lo hizo gemir.

-¿Qué voy a hacer contigo? -murmuró él- Cada vez que te tengo quiero más.

Janna iba a decir algo, pero no pudo, pues las caricias de Nicky se habían tornado más abrasadoras, más íntimas.

-No hay más ostras para ti. -dijo mordiéndose el labio para contener un gemido de placer.

Nicky miraba su cuerpo de una forma que le debilitaba las rodillas.

-Nicky...

El cerró los ojos.

-Ceo que me daré un baño en la playa mientras tú preparas jamón, papas y huevos. Después de desayunar tú puedes darte una ducha mientras yo recojo la cocina. Luego daremos un paseo por el pueblo si todavía podemos.

-¿Si todavía podemos?

-Caminar. ¿No lo sabías pequeña? Vamos a acabar matándonos el uno al otro en la cama.

Una sonrisa iluminó el rostro de Nicky cuando sacó de entre las sábanas la camiseta desgarrada.

-¿Y sabías otra cosa? Apenas puedo esperar.

Janna se sonrojó y tomó la camiseta desgarrada de las manos de Nicky, ocultando la cara con ella. No estaba acostumbrada a esa clase de burlas sensuales más de lo que estaba acostumbrada a hacer el amor.

-Tengo la impresión de que vas a insistir en ponerte otra de mis camisetas -dijo Nicky con gravedad.

Janna asintió sin levantar la vista, y él esbozó una sonrisa.

-Con una condición.

-¿Cuál? -preguntó ella recelosamente.

-Que la única cosa que te pongas en la cama sea yo.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Vie 01 Ago 2014, 9:59 pm

Capitulo 15


Sin saber como, Jana había conseguido no quemar, derramar ni echar a perder ninguno de los ingredientes del desayuno cuando Nicky entró a la casa por la puerta de la cocina después de su baño de agua salada. Desnudo. Cortó el aliento de Jenny e hizo que sus manos temblaran y su corazón palpitara violentamente.
Deseó tener la tormenta todavía encima, aprisionándola, dejando fuera al resto del mundo.
Desgraciadamente, después de desayunar y de que Janna se duchara, era obvio que la tormenta había pasado. Ella se vistió con expresión sombría, deseando no ser expulsada del Edén tan rapidamente. Se preguntaba si Nicky tendría negocios pendientes que no podían esperar o si tal vez no le importaría quedarse en el Edén unos cuantos dias más, dándole una oportunidad de robar un poquito más de su amor.

-Janna, ¿estás lista?

Ella pasó sobre su cabeza una de las camisetas de Nicky.

-¿Por qué? -gritó

-Hay un lugar al que deseo llevarte.

Janna subió la cremallera de sus jeans y abrió la puerta del pequeño baño.

-¿Qué lugar es ese?

-Ya lo verás, ¿vamos?

-Claro -respondió ella.

Nicky se colgó una mochila al hombro y la tomó de la mano, dejando en seguida atrás la casa.
Janna iba feliz. En el fondo de su corazón, aquel dia le parecía algo especial, como un regalo que la vida le había concedido sin esperárselo ella. 
Las calas rodeadeas de montañas constituían un refugio natural contra el viento y las tormentas.

-¿Es un lugar al que vienes muy seguido?

-Si, sobre todo cuando quiero pensar.

Janna lanzó una breve mirada a Nicky, sintiéndose culpable. Nicky hizo que alzara la barbilla con una de sus manos.

-Venía aquí porque me sentía... inquieto. Ya no siento esa inquietud -murmuró rozando los labios de Janna con los suyos- Si no quisiera estar aquí contigo, ahora mismo estaríamos navegando hacia el pueblo. Ahora que la tormenta se fue, ¿podrías quedarte unos dias más?... A menos que tengas que regresar por algún otro motivo.

-No -susurró- No tengo que ir a niguna parte. Me gustaría pasar unos dia más en el Edén. Contigo, Nicky.

La sonrisa que Janna dirigió a Nicky, lo hizo acercarse a ella para envolverla entre sus brazos. Aspiró su aroma fresco y cerró los ojos, apenas capaz de creer en su suerte.
Unos dias más en el Edén.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Sáb 02 Ago 2014, 12:26 pm

Capitulo 16


Caminaron en silencio a lo largo del estrecho margen entre mar y bosque durante largo rato.
Por un momento se quedó inmóvil, fascinada por la quietud del bosque. Después de unos segundos, Janna se volvió. Miró por encima de su hombro y sonrió. Los ojos azules de Nicky la observaban con expresión dulce.

-Tienes los ojos más bonitos que he visto en la vida, Janna.

Sin saber qué responder excepto "te quiero" , las mismísimas palabras que Nicky no quería escuchar, Janna sonrió con tristeza.

-Sígueme -dijo Nicky.

Janna lo siguió sin hacer ninguna pregunta hacia la espesura donde no había senda alguna ni cualquier otra huella del hombre. En pocos momentos desapareció el mar, y con él su fragancia.
Pronto el bosque dio paso a un claro donde los árboles luchaban por mantenerse en pie y un poco más allá una pequeña cascada de agua muy clara brotaba de entre las rocas.

-Es hermoso! -exclamó Janna.

Ella se volvió para mirarlo. Nicky contemplaba la cascada, pero estaba viendo otra imágen de su pasado, lago que le embrujaba.

-Vamos -dijo, extendiendo una mano hacia Janna.

Se dejó guiar hasta la cascada, con los dedos entrelazados en los suyos.
Nicky alzó a Janna entre sus brazos y entró con ella al agua.

-Te habría traído antes -dijo Nicky, besando el pelo de Janna- pero yo estaba esforzándome por no ponerte las manos encima. Fallé de forma bastante espectacular, ¿no es así?

Nicky concluyó con una triste sonrisa.

-Estoy contenta -dijo Janna, rozando con los labios el cuello de Nicky- me encanta que me pongas las manos encima.

Nicky murmuró su nombre antes de capturar sus labios. Con un brazo, mantuvo las caderas de Janna pegadas a las suyas y se movió lentamente. Ella se estremeció, disfrutando una vez más del placer de verlo encendido de deseo.
De mala gana, Nicky dejó que Janna se deslizara sobre su cuerpo hasta que sus pies se hundieron en el agua y tocaron el suelo. Entonces mordisqueó sus labios hasta que ella lanzó un gemido.

-Basta -dijo él casi con rudeza.

-¿Por qué? -preguntó Janna, poniéndose de puntillas para buscar su cuello.

-Porque me prometí que te daría de comer primero.

-Qué idea tan maravillosa -murmuró ella, quitándose los pantalones con un breve movimiento- Tengo la impresión que has pasado por alto unos cuantos párrafos.

-Socorro -dijo Nicky, pero la sonrisa con que contemplaba el cuerpo de Janna anulaba sus palabras.

Janna comenzó a desabocharse la camisa. Entonces levantó la cabeza y cuando vio la expresión de Nicky, decidió que la camisa podía esperar. Sin lugar a dudas, prefería tocarlo. Abrió la camisa de Nicky, descubriendo su pecho.

-¿A qué párrafos te refieres? -preguntó él, sus latidos se aceleraban con cada roce de los labios de Janna.

-A los de aquellos libros que leí.

-¿Y qué párrafos son? -insistió.

-Los que tratan la forma de complacer a un hombre. Un olvido comprensible por tu parte. Después de todo, yo no soy un hombre.

Janna mordisqueó uno de sus pezones que se endureció casi al mismo tiempo. Nicky volvió a gemir y deslizó una mano sobre la cadera sedosa de Janna, enredando los dedos en la cálida mata de vello que brotaba entre sus muslos.
Era increíblemente suave, cálida, y se derretía con sus caricias. Saber que lo deseaba tanto como él la deseaba, lo hacía sentirse excitado y muy viril.

-Tienes razón -dijo Nicky, deslizando los dedos sobre aquella piel tan completamente femenina- Puedo dar fe de que no eres un hombre. Y doy gracias a Dios por ello.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Lun 04 Ago 2014, 11:54 am

Capitulo 17


Mordiéndose los labios para sofocar un gemido, Janna abrió los botones metálicos de los jeans de Nicky uno a uno.

-Janna...

Nicky contuvo el aliento, arqueando las caderas inconscientemente hacia las manos de Janna.

-¿Nicky? -murmuró ella, besando la piel de su pecho- ¿No quieres que te toque?

-Daría mi vida por tus caricias. Pero si me quitas los pantalones, voy a abrirte de piernas y...

Las palabras acabaron en un quejido cuando Janna lo acarició a través de su ropa interior.

-No me desnudes -gimió Nicky, dejando una senda de besos apasionados a través de su frente, de sus mejillas, de sus labios, saboreándola, necesitándola- Existen otras formas en las que quiero amarte antes de poseerte.

-Como quieras -dijo Janna, y sus dedos resbalaron a través de la abertura frontal de los boxers de Nicky.

Sintió que todo el cuerpo masculino se ponía en tensión cuando liberó su sexo, envolviéndolo con sus manos.

-Janna..

-Sigues vestido -señaló, acariciándolo lentamente, con manos sensuales, sonriendo al percibir su excitación.

-Podrían arrestarme por ir "vestido" de esta manera -dijo irónico, conteniendo un gemido de puro placer.

-No hay policía en el paraíso -susurró Janna con voz soñadora.

Se quedó absorta contemplando los resultados de su trabajo manual. Como Nicky no decía nada, levantó la vista con expresión casi culpable. Tenía la cara contraída.

-¿No te importa que?...

-¿Me mires igual que un gato mira a un salmón? -sugirió Nicky.

Su sonrisa debilitó las rodillas de Jana.

-¿Es así como te miro?

-Sí. Y hace que me sienta grande y fuerte como las montañas.

-Lo eres.

-Sólo contigo -dijo él estremeciéndose- Sólo contigo.

Entonces hundió una mano en la espesa cabellera rubia de Janna, echando la cabeza hacia atrás hasta que arqueó el cuerpo contra el suyo. Con la otra mano comenzó a desabrochar la camisa de Janna.

-Eres una verdadera ruina para mi ropa -comentó jadeante.

Flexionó el brazo y la camisa se abrió, haciendo que los botones saltaran por los aires. Frotó el pezón endurecido de uno de sus senos hasta que Janna pronunció su nombre, con un gemido de placer. Tomó el sensitivo pezón entre los dedos y tiró hasta que ella dejó escapar un quejido sofocado.


-Acércate más, pequeña. Más. Te enseñaré otra forma de excitarme. Y de excitarte. iOh Dios, acércate más!

Los dedos de Nicky resbalaron sobre el cuerpo de Janna hasta que alcanzaron el cálido valle escondido entre sus piernas.
Cuando ella se abrió, invitándolo a una caricia más profunda, sonrió y, con un repentino movimiento de caderas, se deslizó entre sus muslos. Janna abrió los ojos sorprendida para luego cerrarlos de placer cuando Nicky hizo otro movimiento de caderas.

-Nicky, yo...

Janna contuvo el aliento, sintió que el calor se extendía a través de todo su cuerpo. Abrió los ojos y vio su rostro contraído, como si estuviera sufriendo un tormento. Sabía que la deseaba con tanta intensidad que no tomarla era un agonía para él. Lo guió hasta su suavidad más íntima, pero esto sólo aumentó la dulce agonía, recordándose a ambos lo que sería fundirse por completo.
Nicky de repente abrió los ojos salvajes de deseo. Estaban en medio del agua, no había ninguna roca donde poder apoyarse. Tenía que estar dentro de Janna. Tenía que poseerla, en ese momento. La estrechó entre sus brazos con fiereza.

-Entrelaza las piernas a mi alrededor -dijo alzándola sin previo aviso- Ahora los brazos alrededor de mi cuello... iSí, ahora!

Penetró en el cuerpo femenino, sabiendo que probablemente estaría hiriéndola con la fuerza del abrazo, pero era algo superior a sus fuerzas. Ella lo quería entero, y estaba pidiéndoselo a gritos.
Entró en ella una y otra vez, observando sus ojos nublados, escuchando sus gritos de placer, sintiendo las uñas que se clavaban en la espalda, exigiéndole más. Nicky luchaba por dominarse, pero le resultaba imposible. El placer que sentía era demasiado salvaje, demasiado profundo, y se derramó en su interior excitado, estremeciéndose sin poderlo evitar.
Janna cerró los ojos y apoyó la cabeza en el hombro de Nicky susurrando su amor de forma demasiado imperceptible para que él la oyera.
Pero Nicky lo oyó. Pronunció el nombre de Janna para sus adentros, disculpándose por retenerla en aquel Edén salvaje, prometiéndose que la devolvería a su mundo civilizado un día después.

"Creo que te amé desde el instante en que me sacaste del agua"

Nicky rozó con sus labios el cabello de Janna, deseando amargamente que la gratitud fuera un sinónimo del amor.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Mar 05 Ago 2014, 11:31 am

Capitulo 18


Janna contemplaba el puerto más próximo a cada instante. En vano deseó que fallaran los motores del barco, o que la tormenta hubiera durado unos días más, unas semanas, una eternidad. Pero eso era un sueño. La realidad era que Nicky conducía el barco hacia el muelle para cargar combustible. Y era también verdad que Nicky no había dicho una palabra acerca de verse otra vez después de que ella abandonara el barco. Y ella sentía una desolación que le petrificaba hasta el alma.
Nicky observó a Janna y luego se apresuró a desviar la mirada. Cuando más se acercaban al pueblo, ella se mostraba más distante, no le sorprendía su distanciamiento; le sorprendía el dolor desgarrador que le estaba produciendo. Nunca había experimentado nada parecido, ni siquiera cuando Angela descargó sobre él su rabia y su desolación. Deseaba estrechar a Janna entre sus brazos, escuchar sus palabras de amor solo una vez más. La tentación era casi irresistible.
Flexionó las manos sobre el timón, relajándose. Ya era bastante grave que hubiera tomado a Janna cuando era vulnerable a cualquier hombre.

-¿Las quieres llenas, Nicky? -gritó el chico que manejaba las bombas de combustible.

Nicky hizo un ademán afirmativo sin levantar la vista.

-¿Has visto ya al tío? -preguntó el chico.

-No -respondió Nicky, saltando al muelle con facilidad.

Lo saludaron otros hombres, pero él sólo agitó la mano a modo de respuesta, sin apartar la vista del chico.

-¿Quería verme para algo? ¿Ese cliente está retrasando los pagos otra vez?

-No -dijo el chico.

-¿Cual es el problema entonces?

-El tío dice que se está enamorando y que tú eres el único culpable.

-¿Si? ¿Y qué he hecho ahora?

-Dejarla en el regazo del tío mientras ella esperaba que regresaras de la bahía.

Janna vio que Nicky se volvía hacia la parte del muelle que daba a tierra. De súbito su rostro se transformó y la expresión sombría se desvaneció por completo. Esbozó una sonrisa de oreja a oreja a la vez que extendía los brazos. La pelirroja esbelta que había estado avanzando sigilosamente a lo largo del muelle para sorprender a Nicky soltó una carcajada y corrió hacia él, arrojándose a sus brazos. Nicky le dio una vuelta entre sus brazos, la mujer se reía alegremente y se pegaba a él.
Janna se apoyó contra la pared de la cabina del piloto.
"Oh, está enamorado, de acuerdo", se dijo "pero no de mí. Sólo fui una Eva temporal en el paraíso particular de Nicky"
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Miér 06 Ago 2014, 11:41 am

Capitulo 19



Janna apartó la vista de la pelirroja elegante y esbelta, cuyos zapatos de tacón italianos de piel, estaban ahora sobre el suelo. Con expresión sombría, se miró los pies. Los zapatos de deporte estaban arrugados por el agua salada y el fuego de la chimenea. Las comparaciones no acababan ahí; en vez de llevar un hermoso vestido de color verde mar, ella lucía una camisa de hombre. En lugar de unas manos suaves y perfumadas, las suyas estaban ajadas por el agua salada y con magulladuras a causa de sus combates conlas tercas ostras.
No le extrañaba que Nicky sólo quisiera pasar unos cuantos días con ella. Dios, lo milagroso era que la hubiera deseado.
Debía llevar muchos meses solo en esa isla para hacerle el amor como si fuera la última mujer sobre la tierra... o la primera.
"¿Todavía no te has cansado de compadecerte a tí misma?" se preguntó, observando su imágen en la ventanilla de la cabina.
"No. Sólo acabo de empezar. Pregúntame dentro de unos años. Quizá entonces ya me haya cansado".
" No debes esperar. Deja ya de quejarte y haz un esfuerzo".
Janna cerró los ojos, apoyó la frente contra el cristal frío. No tenía ningún derecho a quejarse acerca del hecho de que Nicky amara a una mujer que no podía tener y no amara a Janna, que estaba enamorada de él.

-¿Te encuentras bien?

Janna abrio los ojos bruscamente. El hombre era alto, era tan atractivo y esbelto como ningún hombre que hubiera visto en la vida.

-Dan -dijo Janna, recordando la descripción que Nicky le había hecho del hombre que amaba Angela.

-¿Nos conocemos?

-Sólo en la imaginación de Nicky.

-¿Nicky? Oh, Byrne.

Dan miró a Janna, intrigado por la que obviamente no era su camisa.

-Típico de Byrne salir de pesca y regresar con una sirena.

Janna esbozó una triste sonrisa.

-¿Estás segura de que te encuentras bien? -preguntó Dan, sonriendo.

Ella pestañeó ante la espontánea sonrisa de Dan.

-Dios mío -dijo, sacudiendo la cabeza- Apuesto a que cuando Nicky y tú pasean por la calle, escuchan los corazones femeninos rompiéndose.

Dan la miró asombrado antes de dejar escapar una risa. Entonces Nicky se volvió hacia ellos, sin dejar de abrazar a Angela.

-Ya veo que has conocido a Janna -dijo sonriendo- Tiene el más increíble...

-Sentido del humor -interrumpió Janna- Con eso y medio euro puedes tomarte una taza de café.

La sequedad de sus palabras hizo que Nicky entrecerrara los ojos.

-¿Necesitas algo del barco? -preguntó Dan,mirando a Janna y a Nicky con curiosidad.

-Nada -respondió Janna- Es una de las ventajas de los naufrágios: nada de exceso de equipaje. De hecho, nada de equipaje en absoluto. Lo que ves es lo que hay.

Dan frunció el ceño, pero no dijo nada.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Jue 07 Ago 2014, 11:21 am

Capitulo 20



El hueco entre el barco y el muelle a ella le parecía enorme. Estaba segura de que tropezaría y caería de bruces al suelo, separándose aún más a los ojos de Nicky de la perfectísima Angela.

-Deja que te ayude.

Asombrada, Janna miró aquellos ojos dorados y comprensivos. Extendió los brazos y fue alzada como si fuera una bailarina.

-Gracias. Con mi suerte, habría caído de cabeza al agua.

Janna desvió la mirada hacia el lugar donde Nicky y Angela seguían abrazados. De repente, un baño le pareció preferible a caminar por el muelle sonriendo alegremente a la vez que se despedía de su hombre amado.

-¿Mal viaje? -preguntó Dan, siguiendo la dirección de su mirada.

-No se podría decir otra cosa. Perdí el bote, el motor, mi equipo de camping, mis cámaras fotográficas, mi...

-Corazón -acabó Dan, tan suavemente que sólo Janna le oyó.

Ella lo miró con expresión de dolor. Aquellos ojos de extraño color veían demasiado.

-Un órgano más -dijo encogiendo los hombros- El cuerpo parece arreglárselas muy bien sin él.

Dan iba a decir algo, que Janna lo interrumpió con una brillante sonrisa y un torrente de palabras.

-Estoy segura de que los tres tendrán mucho de que hablar. Dile a Nicky que dejaré su camisa al chico del depósito.

-¿Por qué no me lo dices tú misma? -preguntó Nicky, acercándose a tiempo para oír sus palabras.

Su voz era muy profunda, casi grosera. Vio la mirada fugaz que Angela le dirigió y se dio cuenta de que no estaba disimulando demasiado bien su disgusto. Pero no se esperaba levantar la vista y ver a Janna entre los brazos de Dan, mirándolo como si esperara un segundo amanecer en cualquier momento.
Ni tampoco se esperaba que Janna desapareciera de su vida sin decir una sola palabra. Sabía que la gratitud era una emoción pasajera, pero la idea de que Janna pudiera alejarse como si nada hubiera sucedido entre ellos lo encolerizaba. Antes que se diera cuenta de lo que hacía, se vio presionándola precisamente de la forma en que se había prometido no hacerlo.

-Puedes darme la camisa mañana, cuando te recoja -dijo, con un tono que no permitía un "no" por respuesta.

-Cuando me recojas -repitió Janna aturdida, esforzándose para no concederse la esperanza de que Nicky no quería que se fuera.

-Para una excursión a una playa del norte. Si hace un día claro. Muy claro. En caso contrario, cualquier otra playa servirá.

-Muy claro -repitió, cuando la situación era muy turbia.

-Exacto. Sólo en esas ocasiones se pueden ver verdaderamente las ilusiones.

-Ayuda -comentó Janna, suspirando profundamente.

Cuando Nicky sonrió, sus duras facciones se suavizaron. Una de sus manos envolvió la nuca de Janna, atrayéndola hacia él, separándola del abrazo de Dan.

-Me alegra que recuerdes lo que me gusta hacer -murmuró.

-¿Ayudar?

-Entre otras cosas.

-Oh, ayuda -dijo Janna con voz entrecortada, sintiendo una gran debilidad por culpa de la mano cálida de Nicky, que no dejaba de acariciar su nuca-. Me estás poniendo muy difícil ser noble.

-¿Noble?

-Yo... yo pensaba que preferirías reunirte con... con tus amigos sin ningún extraño que los molestara.

-Si hay algo que me moleste, es la nobleza -dijo Nicky, ignorando el hecho de que su afirmación de antinobleza sólo servía a sus propósitos.

La nobleza exigía que dejara a Janna en ese preciso momento. Y, por todos los demonios, no estaba dispuesto a dejarla. Ella iba a pasar unos días más en las islas, y no había ninguna razón por la que no pudieran pasar juntos esos días. Había muchas por las que no deberían, pero ninguna por la que no pudieran
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Vie 08 Ago 2014, 12:16 pm

Capitulo 21


-A menos que tengas prisa por regresar como para pasar unos cuantos días viendo el paisaje conmigo -dijo Nicky.

Janna cerró los ojos, incapaz de soportar la mirada de Nicky. Lo amaba demasiado para negarle nada.
No se dio cuenta de que las otras dos personas la observaban. Dan con compasión, Angela con sorpresa y regocijo. Janna sólo tenía ojos para Nicky, el hombre que había soñado encontrar toda su vida.
Y perder.
Pero aún no. Le quedaban unos días más en aquel paraíso salvaje. Los pasaría con el hombre que amaba.

-No tengo ninguna prisa- murmuró con voz ronca- Encontré todo lo que necesitaba en la bahía.

Janna cayó en la cuenta de que sus palabras podían interpretarse de muchas formas. Pero no le importó. Que pensaran lo que quisieran.
Nicky se volvió hacia el chico que manejaba la bomba de combustible.

-¿Has acabado ya?

-Casi

-Bien -dijo, impaciente por dejar el muelle, y se volvió de nuevo hacia Janna- ¿En dónde te alojaste?

-En una casita en la playa, al lado del parque.

-¿La cabaña con las pezuñas de oso colgado del buzón? -preguntó Nicky después de fruncir el ceño por un momento.

-Así es.

-La dueña se llama Nadine, y tiene un horrible sentido del humor. ¿Ha arreglado ya la cabaña?

-Solo hay goteras cuando llueve -contestó Janna encogiéndose de hombros.

-Como en tu bote -replicó él- Sólo hace agua cuando flota. Ahora ya no hace agua en absoluto.

Los ojos de Nicky le decían que desaprobaba su alojamiento.
Bueno, no podía hacer nada al respecto.

-¿Sabes de algún sitio donde pueda comprar un bote de segunda mano? -preguntó, y en seguida añadió:- Barato.

-Yo me ocuparé de ello -dijo Nicky- La vieja Nadine acaba de engañar a su último turista.

-Eso no es necesario. Puedo...

-¿Te atreves a apostar conmigo? -la interrumpió Nicky.

Miró la cara de Nicky, cada vez que mencionaba el bote de Nadine, Nicky perdía el sentido del humor,
Janna sabía porqué. Si Nicky hubiera estado dormido más profundamente, o si hubiera salido demasiado tarde en su ayuda, o no hubiera estado allí, Janna se habría ahogado. Janna pensaba lo mismo.

-No, no me atrevo a apostar conmigo -reconoció, sonriendo levemente- Usas las más condenadas monedas.

Nicky le devolvió la sonrisa, recordando la expresión asombrada de Janna y las curvas sinuosas de su trasero. Se volvió hacia Dan.

-¿Ustedes dos están en casa del tío?

-No nos dejó otra opción.

-Apuesto a que no. El tío tiene un ojo de lince por la belleza. Lo mejor será que no pierdas de vista a Angela. El tío es un auténtico Casanova.

-Un simpático diablo también -convino Dan sonriendo- No es difícil adivinar de dónde sacaste esa cara bonita.

Angela estalló en carcajadas.

-Dan, debería darte vergüenza. El tío es tan sencillo como una almeja y lo sabes. Nick definitivamente no lo es.

-Nicky es demasiado enano para mi gusto -observó Dan.

Nicky soltó una carcajada y envolvió a Dan en un abrazo.

-Te he echado de menos, Dan. Me alegra que hayas podido escaparte unos cuantos días.

-Yo también. Ya no vienes mucho a la ciudad.

-He estado... inquieto.

-Sí. Yo también sentí inquietud. Una vez -dijo, desviando la mirada hacia Angela- Pero ya no más.

Angela miró a Dan, sonriendo, y Janna se dio cuenta de que Nicky no exageraba al hablar de la profunda unión de sus amigos. Dan deslizó un dedo sobre la mejilla de Angela y esa mera caricia proclamaba que ella era una luz que iluminaba toda la oscuridad que había conocido en su vida.
Janna miró a Nicky y vio una dulce sonrisa mientras observaba las corrientes de amor casi palpables que se cruzaban entre sus amigos. Angela y Dan eran dos mitades que formaban un todo hermoso e invencible. Nicky no sólo lo aceptaba, lo celebraba, queriendo a ambos por igual.

"Yo no soy tan generosa", pensó Janna amargamente. "No envidio a Angela y Dan por lo que tienen, pero no puedo evitar el querer esa clase de amor para mí, deseándolo con tanta intensidad que no me atrevo a mirar a Nicky por miedo a echarme a llorar por mí, por nosotros. Por él. Porque también lo deseo por él. Incluso aunque no lo comparta conmigo, quiero que encuentre esa clase de amor. Lo quiero por él más que por mí. Y no puedo ayudar más de lo que puedo ayudarme a misma".

-¿Janna? ¿Te ocurre algo malo? -susurró Nicky.

Lentamente, Janna se dio cuenta de que estaba apoyándose en el pecho duro y cálido de Nicky.

-Nada nuevo -dijo, levantando la vista y dedicándole la mejor sonrisa de que disponía en ese momento.

No debió ser muy convincente, Nicky la observó detenidamente, con cara de preocupación.

-Creo que todo me da vueltas en la cabeza -prosiguió ella- Enfrentarse a la civilización otra vez...El Edén era... una droga irresistible.

La expresión de Nicky se hizo más dulce. La estrechó con más fuerza entre sus brazos.

-No hay razón para que acabe -murmuró

Suspiró entrecortadamente al oír sus propias palabras. Estaba haciendo lo que se había prometido no hacer, presionarla y aprovecharse de su gratitud para sus propios fines.

-Dispones de unos días más, ¿no? Si lo deseas.

-Claro que lo deseo. Demasiado.

Nicky alzó a Janna con suavidad, adorando la sensación de sostenerla entre sus brazos. Cuando volvió a dejarla en el suelo,percibió la sonrisa divertida y aprobadora de Angela.

-¿Qué les parece si cenamos juntos esta noche? -sugirió Nicky- Podemos reunirnos en casa de Janna a las cinco. Yo llevaré la comida, Angela cocinará y Dan fregará los platos.

-Entonces yo no haré nada -dijo Janna.

-Tú -dijo él, dándole un golpecito en la nariz con un dedo- quedas sentenciada a darte un baño caliente. Luego te sentarás en mi regazo y te contaré un cuento...
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Vie 08 Ago 2014, 5:12 pm

Capitulo 22


Janna acababa de cumplir con la primera parte de su "sentencia" cuando oyó un golpe en su puerta principal.

-¿Eres tú, Nicky? -gritó, agarrando una toalla.

-En carne y hueso -respondió él, cerrando la puerta tras sí.

-¿Llegas pronto o yo estoy retrasada? -preguntó Janna, asomándose por la rendija de la puerta del baño.

Nicky sonrió a la vez que se abría la puerta de par en par.

- Yo diría que he llegado justo a tiempo. Dios, eres demasiado hermosa para ser real -dijo lenta y pesadamente, admirando su cuerpo.

Janna contuvo el aliento y se estremeció, y no a causa del aire frío que entraba en el baño.

-Nicky -dijo con voz entrecortada, pero no pudo decir más.

-Otra vez.

-¿Qué?

-Mi nombre.

La voz de Nicky era tan profunda que Janna apenas podía entender sus palabras. El se inclinó, saboreando su piel acalorada con movimientos lentos y sensuales de sus labios.

-Nicky...

Los pezones se endurecieron en cuanto Nicky comenzó a acariciar sus senos.

-Nicky -repitió, temblando y enredando los dedos entre su pelo cuando él se arrodilló.

-Sí. Dímelo así. Como si fuera la única palabra que importara -murmuró Nicky, acariciando el vientre de Janna con su aliento.

El acariciaba sus piernas, desde el alto empeine de sus pies hasta sus caderas de curvas sinuosas. Trazó con la boca una senda abrasadora y sensual desde las rodillas hasta el nido de vello entre sus muslos. Janna dejaba escapar leves sollozos, sintiendo el calor que se extendía a través de su cuerpo.

-Nicky -murmuró con voz entrecortada, enloqueciendo con sus caricias lentas y dulces- Nicky.

-Sí. Así. Cuando pronuncias mi nombre de esa manera, me haces que quiera... todo. Contigo. Aquí. Siempre.

Cuando Janna ya no pudo soportarlo más, Nicky la alzó entre sus brazos y la llevó al pequeño dormitorio. Con inmensa suavidad la dejó sobre la colcha oscura y luego se quedó allí de pie, contemplándola como si no hubiera visto una mujer en su vida.

-¿Nicky? -preguntó Janna con voz temblorosa.

Sin apartar los ojos de ella, comenzó a desnudarse.

-Voy a amarte -murmuró con voz profunda- Voy a amarte hasta que sea la única cosa del mundo para tí, hasta que mi nombre sea la única palabra que puedas recordar, hasta que grites de deseo cada vez que respires. Voy a ver tus ojos convirtiéndose en plata cuando te haga mía.

La certidumbre ardiente, casi salvaje de la mirada de Nicky, se reflejaba en su excitación cuando se arrodilló sobre ella, tocándola, amándola. Janna intentó hablar, pero no pudo, pues su cuerpo le había sido arrebatado con la primera caricia íntima de Nicky. Sólo pudo lanzar un primitivo gemido de placer que hizo sonreír a Nicky.
Y el único sonido que se oyó en la habitación fue la voz de Janna, pronunciando su nombre entre sollozos.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Sáb 09 Ago 2014, 12:43 pm

capitulo 23


El último día de agosto, Janna despertó lentamente, frotando la mejlla contra el pecho de Nicky, mordisqueando su cálida piel. Nicky dejó escapar un gruñido de satisfacción, la estrechó con más fuerza y se durmió otra vez. Janna no se durmió No había querido dormirse desde la última noche, cuando regresaron de su excursión al río. No quería perder un solo instante de lo que podían ser sus últimas horas con Nicky.
Iba a decirle que lo amaba. Tenía la esperanza de que aceptaría su amor en lugar de rechazarla tiernamente. Nicky le correspondería con su amor o se marcharía... pues sabía que si se quedaba un día más con él no sería capaz de partir. Sólo sabía que debía intentarlo. Amaba a Nicky demasiado para hacerlo cargar con una mujer que él no quería.
"Seguro que me ama, aunque sólo sea un poquito", pensó Janna, apretando la mejilla contra el abundante calor de Nicky. "Ningún hombre que no amara un poco podría demostrar tanta pasión, tanta alegría de estar conmigo".
Nicky no ocultaba el placer que le producía su compañía. Aunque Janna objetaba que Angela y Dan habían ido a verlo a él, no a una desconocida, Nicky ignoraba sus protestas. Rara vez estaba fuera de su alcance y nunca fuera del alcance de su voz. Se dormía con su sabor en los labios y su calor muy dentro de si. Se despertaba sintiendo en la mejilla los latidos de su corazón, sus cuerpos moldados como si fueran uno solo.
Se había sentado en su regazo susurrando insensateces y había oído su risa vibrante mezclándose con la suya propia.
Sin embargo, cada vez que intentaba hablar a Nicky de su amor, él le robaba las palabras de sus labios, besándola, fundiéndose con ella... y entonces sólo era capaz de pronunciar su nombre y de sentir su poder muy dentro de sí.
Pensar que tal vez no volvería a estar entre los brazos de Nicky hizo que cerrara los ojos de dolor. Respiró profundamente, combatiendo la tristeza, pues se había prometido que aquel día sería lo más perfecto posible. No habría lágrimas, ni sueños heridos clamando convertirse en realidad.
Y cuando el día tocara a su fin le diría que lo amaba y sabría si era correspondida.
Ahora, se conformaría con disfrutar del hombre dormido que tenía a su completa disposición. Tal vez nunca tuviera otra oportunidad de despertarlo con caricias lentas y apasionadas, de llevarlo del sueño al éxtasis.
Janna apartó las sábanas y contempló su cuerpo desnudo, hermosamente viril. Se arrodilló sobre él deslizando las yemas de los dedos a lo largo de cada músculo, con delicadeza, animámdolo a seguir soñando. Nicky se agitó bajo sus caricias, correspondiendo a ellas incluso dormido, buscando el calor de sus manos. Sonriendo, preguntándose cuáles serían sus sueños en aquel momento, Janna saboreó su piel sin dejar de acariciarle la espalda. Cuando le mordisqueó desde el cuello hasta el vientre, sintió que se despertaba.
Bajo las manos de Janna,los muslos de Nicky se sentían duros, musculosos, poderosos incluso cuando estaban relajados. La mata de vello enque desembocaban constituía un manjar irresistible para ella. Enredó los dedos en ella, buscando y encontrando todas las texturas cabiantes de su virilidad. Las diferencias entre el cuerpo de Nicky y el suyo propio la fascinaban. Adoró esas diferencias con las yemas de los dedos, con la palma de sus manos hasta que él se tranformó para encontrar sus caricas. La potencia de Nicky la atraía de una forma elemental. Quería conocerle íntima, apasionadamente, como él la había conocido.

–Estás pescando en aguas rocosas otra vez –murmuró Nicky, divertido y a la vez excitado.

–Sí –replicó ella, envolviendo entre sus manos aquella piel tan diferente de la suya– Lo sé. Esta vez, lo sé.

Nicky sonrió, recordando la primera vez que despertaron juntos en una cama, cuando Janna no había reconocido la inequívoca carne masculina que endurecia y hervía bajo sus manos.

–Quiero tocarte –dijo Janna con suavidad, acariciándole– ¿Te importa?

–¿Te parece que me importe?

Janna miró los ojos de Nicky, desviando luego la vista hacia el objeto de sus caricias.

–No. No parece que te importe. Pero hay otras formas de acariciar, formas que me aterrorizaban antes de conocerte –esbozó una leve sonrisa, recordando la estantería llena de libros que había arrojado a la basura después de su divorcio–. Hay capítulos enteros que quiero experimentar. Contigo, Nicky. Sólo contigo. ¿Eso te molestaría?

Janna percibió la tensión repentina y fiera que lo embargó al comprender lo que estaba pidiéndole.

–Lo que tú quieras, pequeña –dijo Nicky, su voz apagada, acariciante, pesada de expectación– Como lo quieras.

–Siempre que puedas soportarlo... –susurró, inclinándose hacia él– Siempre que puedas.
Volver arriba Ir abajo
zynna

avatar

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 27

MensajeTema: Re: In your arms [18+][TERMINADA]   Lun 11 Ago 2014, 11:31 am

Capitulo 24

Ante Nicky y Janna se extendía una playa ancha y larga. el viento que había barrido las nubes del cielo también agitaba el océano. En la arena virgen no había mesas de picnic, ni basura, ni huellas, ni gente. Sólo el viento, el mar y los lejanos chillidos de las gaviotas.

–Me siento una intrusa –dijo Janna, volviendo la mirada hacia la senda de huellas que estaban dejando a su paso.

–La marea borrará las huellas. Será como si nunca hubiéramos estado aquí –replicó Nicky, observando la posición del sol– Disponemos de alún tiempo antes que vengan Angela y Dan. ¿Te gustaría explorar?

Nicky percibió la sonrisa sensual, casi secreta que esbozó Janna.

–Me refería a explorar la playa, pero estoy abieto a otras sugerencias.

Consciente de que no debería, incapaz de detenerse, Nicky se inclinó y besó a Janna lentamente, saboreando el sabor y la textura de sus labios.

–De hecho –añadió, deslizando una mano bajo el suéter de Janna–, tengo algunas sugerencias propias.

–¿Sabes? –replicó Janna, enredando los dedos entre el cabello de Nicky,mordiéndose el labio con precisión sensual– Debería llamarte fanfarrón. ¡Porque, después de lo de esta mañana, sólo eres capaz de fanfarronear!

–¿Quieres apostar?

Nicky sabía que debería liberar a Janna de la red de su sensualidad. Sin embargo, en aquel preciso instante estaba acariciando sus caderas con la mano libre que le quedaba, palpando la piel tersa, apretándola contra su propio cuerpo.
Janna respiraba con dificultad. Nicky estaba tan excitado que era difícil creer que acababan de pasarse toda la mañana de "exploración" en la cama.

–Sí –dijo Nicky, sonriendo extrañamente al ver que la expresión de Janna cambiaba– Es algo condenadamente asombroso. Nunca había tenido este problema hasta que te conocí.

Uno de los pezones de Janna se endureció bajo sus dedos.

–Yo tampoco –replicó Janna, arqueándose contra él en una caricia íntima.

–Entonces, ¿quién de nosotros va a demostrar un poco de sensatez respecto a este problema?

–¿Cómo defines la sensatez?

–No hacer el amor en una playa pública.

–Oh –Janna suspiró– Lástima.

–Sí. Lástima.

Con renuencia Nicky sacó la mano fuera del suéter de Janna.

–¿Por qué no dejo de hacer el amor contigo cuando todo lo que quiero es besarte los labios? –preguntó con tono lastimero, y Janna se rió con suavidad.

–¿Desde cuándo tienes ese problema?

–Desde la primera vez que vi esa cereza madura asomando por encima de la manta. Entonces deseé llevármela a los labios y sentirte cambiar mientras mi boca te adoraba.

De súbito Janna recordó el momento en que Nicky la había arropado con la manta y se había sentido desolada, pensando que le era completamente indiferente como mujer.

–¿Entonces... me deseabas? –susurró, apenas capaz de creerlo.

–Te deseé desde el instante en que te vi luchando contra la tormenta.

–Deberías haberme hecho el amor entonces, Nicky. Fui tuya desde el momento en que oí tu voz sobre las olas, diciéndome que no estaba sola. Todavía soy tuya. Siempre lo seré. Te a...

Janna sintió el calor y la dulzura de los labios de Nicky cuando éste la besó, acallando sus palabras.
Volver arriba Ir abajo
 
In your arms [18+][TERMINADA]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Forgotten Words :: Novelas Rosas :: Novelas Romanticas-
Cambiar a: