ÍndicePortalMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Fantasías Prohibídas [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: Fantasías Prohibídas [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Mar 05 Ago 2014, 11:10 am

Capitulo 25


Ava se detuvo repentinamente ante la puerta del dormitorio de Nicky. Su corazón latía con fuerza y estaba sin aliento porque había subido corriendo la escalera. Había decidido esperar un momento para recobrarse, pero estaba tan deseosa de verlo y, según Marco, quedaba tan poco tiempo para que saliera su avión, que llamó a la puerta sin titubear.

-Entra, Marco -gritó Nicky, mientras metía otra camisa en la maleta que tenía abierta encima de la cama.

Sin incorporarse, dirigió una mirada a la puerta, por encima del hombro, cuando oyó que se abría.

-¿Has llamado al aeropuerto para comprobar la?... -las restantes palabras se ahogaron en su garganta cuando vio a Ava de pie en el umbral.

El creía que no la volvería a ver. No quería volver a verla jamás. Sin embargo, algo en su interior se contrajo al mirarla.
Con una maldición silenciosa, retiró la mirada de ella. Tomó otra camisa y la metió en la maleta.

-¿Qué haces aquí?

Todavía luchando para recobrar el aliento, Ava miró a su alrededor, con expresión atontada. Aunque era la primera vez que entraba en a habitación de Nicky, no se molestó en observar la decoración, que era muy masculina. Miró el armario y notó que estaba vacío. Los cajones que habían sido dejados abiertos en el tocador estaban también vacíos.

-Entonces, es verdad que te vas -murmuró, todavía sin poder creer que Nicky hubiera decidido renunciar a su trabajo por culpa de ella. Necesitaba oírlo de sus labios- ¿Por qué te vas?

-No te quiero aquí, Ava -le dijo sin mirarla- Vete.

Las duras palabras de Nicky dejaron a Ava petrificada en la puerta durante un momento. Entonces recordó que él le había dicho una vez que cuando quisiera reconocer que lo deseaba tanto como él a ella, tendría que acudir a él. Entró en la habitación y cerró la puerta con firmeza.
Nicky se enderezó con rapidez y se volvió hacia ella.

-¿Qué quieres, Ava? ¿Por qué no estás en el estudio?

-¿Por qué no estás tú? -preguntó ella a su vez, avanzando hacia Nicky.

El siguió haciendo la maleta.

-Como están las cosas, mi presencia en el estudio sólo causaría más problemas -contestó él con voz inexpresiva- El trabajo de un productor es resolver problemas, no crearlos.

Ava se detuvo al pie de la cama y observó a Nicky con atención. Estaba vestido tal como lo había visto la última vez, con la camisa y los pantalones que había usado la noche anterior. Estaban muy arrugados, como si hubiera dormido con ellos puestos. Su pelo, siempre bien peinado, estaba revuelto y no se había afeitado.  Deseó extender sus manos y suavizar las arrugas de cansancio que rodeaban los ojos oscuros e intensos, y su sensual boca.
Se abrazó a uno de los postes de la cama, para vencer la tentación.

-¿Por qué no me has dicho que te ibas, Nicky?

-Creo que la costumbre es que el marido se vaya de la casa cuando un matrimonio se acaba -repuso él con sarcasmo.

-También es costumbre que una pareja trate de resolver sus problemas. O, por lo menos, que los discuta. Yo nunca te he dicho que quiero el divorcio.

-No, tú sólo has dicho que si hubieras tenido alternativa, jamás te habrías casado conmigo.

-Es verdad. He dicho eso -tuvo que admitir ella- Pero lo he dicho sólo porque...

-No me debes ninguna explicación, Ava -la interrumpió él con un suspiro de cansancio- Tú siempre has sido franca conmigo. Yo sabía que no me amabas cuando te casaste conmigo. No tengo derecho a esperar nada de tí.

Ella trató de buscar los ojos de él.

-¿Tú me amabas cuando te casaste conmigo, Nicky?

El miró hacia otro lado y se encogió de hombros.

-¿Qué sentido tiene discutir eso ahora?

-Tengo que saberlo -insistió con voz tensa- ¿Me amas, Nicky?

-¿Qué quieres realmente, Ava? -él siguió guardando cosas con gesto impaciente, casi furioso- ¿Por qué estás aquí?

-Para pedirte que no te vayas -todavía no estaba segura de los sentimientos de él hacia ella- Y para decirte que estoy dispuesta a dar a nuestro matrimonio otra oportunidad... si tú lo deseas también.

-Esto empieza a sonarme como algo que tu padre ha preparado para ti. ¿Ha tenido Mike otra de sus pequeñas conversaciones contigo?

-No, en realidad -le informó orgullosa- esta vez he sido yo la que ha tenido la conversación con Mike.

-¿Oh? -él le dirigió una mirada interrogante.

-Por fin he conseguido hacerle comprender que ya no puede decirme lo que tengo que hacer, y que de ahora en adelante, me propongo tomar mis propias decisiones y elegir mis propias alternativas.

-Me habría encantado ver eso.

-Quisiera que lo hubieras hecho -le dijo ella con sinceridad- Tal vez haya tardado mucho tiempo en aprender, por fin, a valerme por mí misma, pero creo que estoy recuperando con rapidez el tiempo perdido. Me he enfrentado a mi padre. Y por fin he aclarado las cosas con Derek. Me temo que hasta al pobre de Hal le he gritado un poco cuando no quería permitirme salir del estudio -se echó a reír- Realmente ha sido un día grande para mí. Debo recordar esta fecha, para poder celebrar cada año mi personal Día de la Independencia.

-¿Y estás aquí para decirme a mí también unas cuantas verdades?

-Yo nunca he tenido problemas para decirte a ti la verdad, Nicky.

-Sí, es cierto -dijo él con expresión burlona, mirándola.

Ella sostuvo la mirada.

-Eso se debe a que tú me has alentado a expresar mis opiniones, aunque no estuvieras de acuerdo con ellas. Tú eres la única persona que lo ha hecho. La verdad es que debo agradecerte a ti lo que he hecho hoy.

Le dirigió una sonrisa que llegó hasta lo más profundo de su ser y que amenazó con echar abajo las defensas que él había erigido en contra de ella.

-Me alegro que hayas sacado algo bueno de este matrimonio -logró decir él con sorna,mientras guardaba la última de las camisas en la maleta- Dentro de muy poco tiempo estarás libre de mí, y entonces podrás al fin...

-Pero yo no quiero librarme de ti, Nicky -lo interrumpió Ava, dando la vuelta a la cama- Por eso estoy aquí

-Ya no me necesitas, Ava. Esta película te va a convertir en una estrella. Entonces tendrás todo lo que has deseado siempre. Fama, fortuna y a Derek.

-Yo no quiero ser estrella, no me importa serlo. Ese es un sueño de Mike, no Mío. ¡Y no quiero a Derek, te quiero a ti!

El rió con amargura.

-¿Cuándo has decidido eso?

-Este fin de semana, mientras tú estaba en Roma -admitió ella, sentándose en la cama- Comprendí cuánto te echaba de menos. No podía dejar de pensar en ti... en nosotros.

La mano de Nicky agarró con fuerza el borde de la maleta. La furia que había conseguido contener hasta ese momento empezaba a quedar fuera de su control.

-¡Dios mío, Ava! -rugió- Yo sé que he sido un tonto en lo que a tí se refiere, pero esto ya es demasiado. Yo he visto las escenas de amor que has rodado con Derek. Es evidente que todavía lo amas.

-Eso fue una simple actuación, Nicky -insistió ella, inclinándose hacia él- Créeme,no fue más que una actuación.

-Creo que estoy preparado para saber algo sobre actuación, así que también sé cuando las cosas son reales y no fingidas -la imagen de la cara de Ava después de ser besada por Derek apareció en su mente, produciendo una nueva oleada de dolor en su interior- Si hubieras podido ver tu cara cuando lo mirabas... Irradiaba amor.

-Estaba actuando -insistió ella de nuevo- Sólo estaba recreando lo que había sentido alguna vez. Y mientras revivía esos sentimientos, comprendí de pronto que había estado más enamorada del amor que de Derek -extendió la mano y la puso sobre la de Nikcy.

Nicky se quedó rígido al sentir su contacto. Había pensado retirar a mano, pero no pudo hacerlo.

-Nicky, lo que tú viste en la pantalla era sólo la fantasía de amor de una mujer muy joven. Un amor que era romántico, perfecto... e irreal -una sonrisa triste curvó su boca- El amor real no es tan fácil. Lo sé ahora. Te sacude hasta lo más íntimo de tu ser y te cambia de una forma que jamás habías soñado que fuera posible.

-Dímelo a mí -murmuró él.

Ava contuvo el aliento cuando comprendió que eso era casi una confesión de amor. Su mano apretó la de él.

-Si sabes lo que quiero decir, entonces debes sentir lo mismo que yo.. -el sonido del teléfono la interrumpió, haciéndola saltar.

Se alejó de ella,se acercó a la mesita de noche y levantó el auricular.

-¡Hola! Sí, Marco -movió la cabeza con impaciencia- No, no me había dado cuenta de lo tarde que es. Me alegro de que me hayas llamado -miró su reloj de pulsera- ¿Veinte minutos? Bien, voy a tener que darme prisa, pero estaré listo.

-Nicky,por favor, no puedes irte -suplicó Ava cuando él colgó el teléfono- No hay razón para que te vayas -se puso de pie- Derek y yo no somos amantes. Los rumores que has oído sobre nosotros son infundados. ¡Tienes que creerme!

La angustia que había en voz lo contuvo durante un momento. Tuvo que recordarse que Ava era una actriz excepcional.

-Aunque eso fuera verdad, no cambia nada -pasó por delante de ella y se dirigió al tocador para sacar la ropa que le quedaba- Tal vez no te hayas acostado con Derek, pero todavía estás enamorada de él.

-No, no estoy -protestó ella, siguiéndolo- Eso es lo que trato de decirte.

Su única respuesta fue una maldición, cuando el cajón que estaba abriendo se atascó. Ni siquiera la miró.

-Nicky, por favor, trata de comprender. Yo me sentí tan devastada cuando Derek me dejó que decidí descartar de mi vida para siempre el amor y concentrarme en mi trabajo. Pero parte de mí  seguía deseando el amor con desesperación, así que me aferré a lo único que tenía: el recuerdo de mi primer idilio, y lo convertí en esa fantasía de amor perfecto.

-Eso lo sé muy bien -le recordó Nicky.

Recogió todas las camisetas y boxers que había en el cajón y los llevó hacia la cama.

-Entonces te conocí y tú cambiaste mi vida por completo. Durante cinco años creía que estaba enamorada de Derek y en una sola noche tú hiciste pedazos mi mundo de fantasías. Me sentí muy confusa y, como tú dijiste con toda razón, tuve miedo de ti... de los sentimientos que despertabas en mí.

Ava esperó a que Nicky dijera algo. El había arrojado la ropa interior en ella y ahora la estaba colocando en la maleta.

-Si me hubieras dicho una sola vez que me amabas -añadió ella con tono de reproche- me habría sentido muy diferente. Pero no lo hiciste.

El por fin se volvió hacia ella.

-Ava, probé todo contigo. Nada funcionó -su tono era acusador- No me diste la menor oportunidad. Traté de darte la boda más hermosa que novia alguna haya tenido,para que pudieras guardar siempre un grato recuerdo de nuestro primer día juntos, como marido y mujer,y eso no significó nada para ti.

-¿Por qué no me lo dijiste? Yo pensé que todo era un truco publicitario.

-¿Y esta villa, y los planes para la luna de miel que hice, eran sólo trucos publicitarios? Para ti no significaron nada.

-Estás hablando de cosas, Nicky -exclamó Ava- Me colmaste de cosas caras y hermosas, pero nunca me dijiste lo que sentías por mí.

-Pensé que te había demostrado lo que sentía por ti cuando te hice el amor. Pero tú también me echaste eso en cara, a la mañana siguiente.

-No es verdad -abrió su bolso y sacó el estuche- Esto es lo que te eché en cara. Otro de tus extravagantes regalos -le entregó el estuche- ¡No te imaginas lo baja, lo vulgar que me hiciste sentir!

-¿Vulgar? -Nicky abrió el estuche- ¿Con un regalo como este?

-Está bien -corrigió ella- No vulgar, sino más bien una ramera de lujo.

Nicky contempló el colgante con la esmeralda durante largo rato.Por primera vez intentó imaginar cuáles podían haber sido sus sentimientos cuando se despertó por la mañana después de que él le había hecho el amor por la noche y encontró que él se había ido, dejando en su lugar un regalo como si quisiera pagarle por los servicios prestados.

-Tienes razón -murmuró, casi para si mismo- Sólo que no era sexo lo que estaba tratando de comprar, sino tu amor. Todo esto, todo lo que hice, fue un intento de lograr que me amaras.

-Tú querías mi amor, Nicky -dijo Ava con tristeza- pero no estabas dispuesto a darme el tuyo a cambio.

-Porque yo sabía que no querías mi amor.

-¿Cómo sabías eso cuando nunca me lo ofreciste?

-¡Lo hice... son esto! -le acercó el colgante a la cara- ¡Y cuando lo rechazaste, me rechazaste a mí también! -cerró el estuche y lo dejó en la mesita de noche- Sé que no he dicho lo que sentía por ti con muchas palabras pero... -se detuvo y lanzó un suspiro de frustración-

-Sólo se necesitan dos -le recordó Ava con suavidad. Las contó con sus deseos- Te... amo.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: Fantasías Prohibídas [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Miér 06 Ago 2014, 11:21 am

Capitulo 26


La cara de él se endureció y se dio la vuelta. Lentamente, casi con exagerada calma, terminó de hacer la maleta.

-Ni siquiera ahora puedes decirlas -insistió ella- ¿Verdad?

-¡Dios mío, Ava, déjame algo! -explotó Nicky- ¡Me has quitado todo lo demás! ¡Mi orgullo, el respeto por mí mismo, la alegría de mi trabajo, que era lo único que me importaba hasta que te conocí! -sin poder ya contener el dolor y la furia que había estado reprimiendo tanto tiempo, se volvió hacia ella- ¿De verdad esperas que te diga que te amo, cuando sé que tú estás enamorada de Derek?

Con un furioso movimiento del brazo tiró la maleta de la cama. Se abrió y la ropa quedó esparcida por el suelo. Ava lanzó una eclamación ahogada y su boca se secó de temor. Quiso ponerse fuera del alcance de la furia de Nicky, pero no pudo moverse.

-¿Quieres que te diga también lo que ha sido para mí este último mes? -se movió hacia ella y dijo con voz ronca- Noche tras noche esperé a que tú llamaras a esa puerta, pero nunca lo hiciste. Te veía todos los días con Derek y mis entrañas se retorcían al pensar que tú querías estar con él, en vez de estar comigo. ¿Por qué diablos crees que me fui a Roma el día que tenías que rodar la escena de amor con él?

-Porque tenías una cita -tartamudeó ella.

-No tenía ninguna cita -de pronto la furia desapareció de él y sólo quedó el dolor, reflejado en la profundidad de sus ojos- El solo pensar en que Derek iba a tocarte, a besarte como solía hacerlo, me resultaba insoportable. Temí hacer una escena si los veía hacer...

Mientras Ava lo observaba en silencio, Nicky aspiró una gran bocanada de aire y lo dejó escapar lentamente.

-Durante tres días con sus noches anduve por las calles de Roma, o bebí hasta perder el sentido en mi cuarto del hotel, tratando de posponer todo lo posible el momento de ver la proyección de esas esacenas -movió la cabeza de un lado a otro- Pero como ya había dado lugar a bastantes comentarios al no estar presente en el rodaje de la escena más importante de la película, comprendi que no tenía forma de evitar verla.

Se detuvo. El recuerdo nubló sus ojos.

-Bueno, vi la proyección por fin... -intentó reír, pero sólo emitió un sonido entrecortado que llegó hasta el alma de Ava- Vi el amor en tus ojos cuando mirabas a Derek. Lo oí en tu voz cuando le decías cómo lo habías amado siempre. Supongo que me volví loco de celos. No sé. Perdí el control delante de todos.

-Nicky, yo... lo siento.

Las lágrimas asomaron a los ojos de Ava. Sentía un dolor tan profundo por él que apenas podía respirara. Deseosa de reparar el daño que le había causado sin saberlo, extendió sus dos manos hacia él.

-¡No! -le advirtió Nicky y la furia se adueñó de nuevo de él- No quiero tu piedad. Vete. Ya has conseguido lo que has venido a buscar aquí, ¿no?

Ella tragó saliva y movió la cabeza de un lado a otro. Sus labios se entreabrieron como si quisiera decirle algo, pero no pudo hacerlo. Una lágrima rodó por su mejilla.
Con una mladición, él empezó a andar hacia la puerta, pero ella se interpuso en su camino y se colocó en frente de él. Quedó tan cerca, que Nicky casi se tropezó con ella, tan cerca que percibió esa tenue fragancia suya que le resultaba tan excitante. Quiso agarrarla de un brazo y apartarla a unlado para poder pasar, pero no confiaba en sí mismo lo suficiente para tocarla.

-¿No está tu "ego" satisfecho todavía? ¿Qué más quieres? Te he  dicho ya cuánto te amo, ¿no era eso lo querías?

-¡Sí! -otra lágrima se desprendió de sus pestañas, cuando ella se arrojó en sus brazos- ¡Eso es lo que quería!

Nicky retrocedió tambaleante. Lo habían tomado por sorpresa tanto sus palabras como el impacto de su cuerpo contra el suyo. Antes de que él pudiera recobrarse, Ava había rodeado su cuello con los brazos y estaba bajando la cara de él hacia la suya. Su boca ahogó la protesta que él había empezado a formular. Quiso empujarla lejos, pero su furia desapareció al sentir el contacto con ella. La rodeó con sus brazos, en cambio, y la apretó más fuerte contra él. Cuando sintió que los labios de ella se abrían, incesantes, bajo los suyos, introdujo su lengua en el interior de la boca femenina.
Un estremecimiento incontrolable sacudió a Ava. A diferencia de la fría seducción del beso de Derek, el beso de Nicky era todo calor y pasión, casi violento en su inetnsidad. Nicky se sintió tan impotente para resistir el deseo que se apoderó inmediatamente de él, como ella misma.
El teléfono sonó varias veces antes de que uno de los dos se diera cuenta de ello. Sonó varias veces más antes de que pudieran separar sus bocas. Los dos lanzaron el mismo suspiro de tristeza. Entonces Nicky soltó a Ava y fue hacia la mesita de noche para levantar el auricular.

-¿Sí? -tuvo que hacer un esfuerzo para recobrar el aliento... y la razón. Nunca en su vida se había sentido más confundido que en esos momentos- Sí, Marco, sé lo tarde que es -logró decir- pero no estoy listo tidavía.

Había olvidado por completo su vuelo y, a juzgar por la form en que Ava contuvo la respiración, era evidente que ella también lo había olvidado.
Mientras oía a Marco hablar de atascos de tráfico y medidas de seguridad en el aeropuerto, Nicky observaba a Ava con intensidad. Ella sostuvo su mirada con grandes ojos suplicantes. Eran ojos que brillaban con intensidad, como si estuviera de nuevo a punto de echarse a llorar. Se preguntó cómo había pensado que podía dejarla.

-No puedo tomar ese avión entonces, Marco -dijo Nicky- Todavía tengo cosas muy importantes que atender primero. Por favor, llama al aeropuerto y cancélalo por mí, ¿quieres? Gracias.

Un suspiro de alivio escapó de Ava dejando a Nicky todavía más confundido. Colgó el teléfono lentamente.

-No entiendo nada.

-Es muy simpe -le dijo Ava con una sonrisa. Podía respirar de nuevo, ahora que sabía que él no se iba- Te amo, Nicky.

-¿Y qué me dices de Derek?

-No has oido todo lo que te he dicho? No amo a Derek. No estoy segura de haberlo amado nunca.

-Pero la proyección... -insistió él, sin poder borrar las imágenes que vibraban en su mente- Vi tu reacción cuando te besó. No creo que pueda olvidarla nunca.

-Nicky, Derek me ha pedido que me case con él hace poco más de una hora -admitió ella, cercándose a él- Si todavía lo amara, ¿lo habría rechazado? ¿Estaría aquí contigo?

El no se molestó en disimular su asombro, no habría podido hacerlo aunque hubiera querido.

-¿Te has negado a casarte con Derek?

-Sí. Y en cuanto a mi respuesta a su beso. ¿Puede compararse con la respuesta que acabo de dar al tuyo? -sonrió con suavidad, llena de amor- No he visto la escena en la pantalla, pero sé que no puede haber sido mejor, porque yo nunca me he sentido con él como me siento contigo -se acercó más todavía-  Yo no conocí a Derek realmente más de lo que él me conoció a mí. Nunca nos tocamos más que en un nivel superficial -se acercó todavía más y las puntas de sus senos rozaron el pecho de él- Pero no lo supe hasta que tú me hiciste el amor. Yo no sabía lo que era el amor hasta que tú me lo enseñaste -sus brazos rodearon el cuello de él y lo miró a los ojos- Enséñame, Nicky. Enséñame cómo es el amor real.

Con un grito ahogado, él bajó su boca a la de ella y la abrazó con todas sus fuerzas. La besó una y otra vez, con besos profundos y devoradores que los dejaron temblando a los dos.

-¡Dios mío, cuánto te amo, Ava! -murmuró con ferocidad cuando levantó su boca de la de ella- No vuelvas a durdarlo jamás. Yo nunca... ¡carámba, mira lo que te he hecho en la barbilla! -añadió con tristeza- Tengo que afeitarme.

-No me importa.

Su mano acarició la incipiente baraba que cubría la mejilla de él. Cansado, sin afeitar y despeinado, le parecía a ella más hemroso de lo que Derek había sido o podría ser nunca.

-Y tengo que darme una ducha -añadió con un suspiro.

-No, no es necesario -le aseguró ella.

Bajó la cabeza hacia su camisa entreabierta y sepultó la cara en la áspera seda del vello de su pecho. Aspiró hondo. El olor masculino natural de su piel era más excitante que cualquier colonia. Sacó la lengua para probarlo.
El gimió y todos los músculos de su cuerpo se pusieron rígidos.

-Será mejor que me dé una ducha fría.

Ella levantó la cabeza, sorprendida.

-¿Una ducha fría? ¿Por qué?

-Porque te deseo demasiado -bajó las manos para oprimir las caderas de ella contra las suyas.

Ella lanzó una exclamación ahogada cuando sintió el calor masculino quemarla a través de la ropa.

-Estoy tan deseoso de tí -gimió, mientras le daba pequeños mordiscos en la boca- Podría tirarte en esa cama y poseerte aquí y ahora. Pero no quiero hacer eso... todavia no -con largos movimientos de la lengua hizo desparecer los pequeños mordiscos, produciendo estremecimientos de placer en ella- Me gusatría hacer las cosas con mucha lentitud.

Ava echó la cabeza hacia atrás y rió, un poco jadeante.

-Esta no es la mejor forma de hacer eso.

-Tienes mucha razón -admitió él, pero se apoderó de su boca de nuevo en un largo beso avasallador, que la hizo derretirse. El temblaba tanto como ella, cuando por fin la soltó- Ven a darte una ducha conmigo.

Ava titubeó.

-¿Una ducha fría?

-No, una ducha caliente -él se echó a reír con una risa profunda y sexual que era también una promesa- Una ducha muy caliente.



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
mariposa
Admin
avatar

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 06/07/2014

MensajeTema: Re: Fantasías Prohibídas [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Miér 06 Ago 2014, 5:05 pm

Capitulo 27


Se desnudaron lentamente y arrojaron de forma descuidada su ropa en el suelo.
Con largos y delicados movimientos, las manos de Nicky se deslizaron sobre el espléndido pelo de Ava, desde lo alto de su cabeza hasta su cintura, evadiendo las suaves curvas que había debajo de él.

-Será mejor que hagas algo con tu pelo -sugirió- o se empapará.

-Puedo envolverlo con una toalla -dijo ella.

-Hazlo -las manos de Nicky se cerraron sobre los senos de Ava y él sintió cómo sus pezones se ponían erectos- No quiero que nada se interponga en mi camino, cuando te toque.

-No -contestó ella y sus uñas lo arañaron con suavidad- Yo tampoco.

Nicky se separó de ella y se dirigió a toda prisa a la caseta circular donde estaba la ducha, una caseta de cristal. Ava tomó una toalla de baño de uno de los toalleros y se envolvió el pelo con una especie de turbante.
El la estaba esperando ya, con el jabón en la mano y el agua cayendo sobre su torso y piernas, cuando ella se metió en la ducha. Con un solo movimiento, él cerró la puerta de cristal y la metió bajo el agua. Ava lanzó una exclamación ahogada cuando sintió la piel caliente de Nicky contra la suya.

-¿Está a la temperatura correcta? -preguntó él

-Perfecta -suspiró ella.

Mientras la sujetaba con un brazo, Nicky le dio la vuelta para que la cascada de agua cayera sobre su espalda. Después la soltó y empezó a formar una abundante espuma en sus manos.
Con largos movimientos acariciadores, esparció la espesa espuma sobre sus hombros y su delicado cuello, después bajó y subió a lo largo de uno de sus brazos, haciendo que a Ava se le pusiera la carne de gallina. Uno por uno , le enjabonó cada dedo. De la misma forma lenta ,y con los mismos resultados, le enjabonó el otro brazo y los senos.
Con un deseo apenas controlado, tiró un poco de ella, haciéndola sentir la suavidad de sus labios, así como la afilada agudeza de sus dientes. Ella tuvo que aferrarse a la varilla para las toallas, que había en la puerta de la ducha, para no caer. Olas del más intenso placer se vocaba sobre ella.

-Así es como me gustaría empezar cada nuevo día contigo -dijo Nicky cuando por fin apartó la boca de ella.

Su tono era bromista pero la expresión de sus ojos no podía haber sido más seria. Nicky cogió el jabón y formó nueva espuma.
Con movimientos lentos, los dedos de Nicky recorrieron la delicada línea de las costillas de Ava y se desliazron por su estrecha cintura y sobre la suave curva de su estómago. La joven podía sentir el calor de la piel masculina a través de la espuma, el deseo intenso de las manos de él al moverse sobre ella. Los bajos sonidos que procedían del fondo de su garganta revelaban a Ava el placer que encontraba tocándola, e intensificaba el suyo.
Nicky se arrodilló ante ella, le levantó una pierna y apoyó su pie firmemente sobre su rodilla. Con ambas manos esparció a cremosa espuma alrededor del muslo de ella, con sus uñas recorriendo la sensible parte interna del mismo. Después aplicó más espuma a todo lolargo de su pantorrilla y de su pie. uando terminó d ehacer lo mismo con la otra pierna y el otro pie, la soltó y se incorporó. Ava no sabía cómo estaba logrando mantenerse de pie, a pesar de la varilla a la que se aferraba.
Nicky dio un paso atrás para admirar su tarea. Su mirada se desizó por ella de una forma tan completa y candente como lo habían hecho sus manos y se detuvo en el brillante montículo negro que había entre sus muslos. Le dirigió una ligera sonrisa.

-Me parece que me falta un lugar -con rapidez, sus dedos se movieron para introducirse en el corto y rizado vello, haciéndola lanzar una exclamación ahogada- No puedo permitir que eso suceda. Quiero sentir cada parte tuya -su mirada se hizo profundamente posesiva- Cada centímetro tuyo.. por dentro y por fuera.

Ava contuvo el aliento al oírlo. Lanzó un gemido cuando sintió que sus dedos se desalizaban hacia ella con largos movimientos rítmicos, abriéndola de forma tentativa, antes de deslizarse profundamente en ella. La mano de Ava se aferró de forma convulsiva del toallero, haciendo que la puerta de cristal de estremeciera dentro de su marco.

-Eres tan increiblemente suave y cálida -gimió Nicky-  Como seda caliente.

Cerró los ojos con fuerza para bloquear cualquier otra sensación que no fuera el ardiente contacto de ella. Durante interminables momentos la acarició, mientras la respiración de él se iba acortando con cada movimiento. La respiración de Ava se había convertido en parte del rugido que sentía en sus oídos y que no podía distinguir del sonido que producía el agua al caer sobre su espalda.

-Date la vuelta - ordenó con voz ronca.

-Nicky, yo... no sé cuánto podré soportar.

-Date la vuelta.

Ella obedeció, temblorosa, y cambió la mano con que se aferraba al toallero.
Las manos de él enjabonaron su nuca y después le dieron un masaje en los hombros, disolviendo lo que quedaba de tensión, como resultado de la noche sin dormir. Sin embargo, ahora podía sentir un tipo diferente de tensión que se iba apoderando con más y más fuerza de sus entrañas. Cuando él terminó de enjabonarla por detrás, después de detenerse unos momentos, eróticamente, sobre las curvas de su trasero, no había una sola parte de su cuerpo que no estuviera cubierta con la espesa y cremosa espuma.

-Pareces cubierta de nata -dijo él con voz baja e insinuante, cuando le dio la vuelta de nuevo- Estás como para comerte.

-Eso no es justo -protestó Ava con voz temblorosa, vlviendo la cabeza antes de que él pudiera besarla de nuevo -¿Nunca has oído hablar de la igualdad de derechos?  ¿Cuándo me toca a mí enjabonarte?

-Ahora mismo -sus brazos la envolvieron y la adhirieron a él. La piel húeda se deslizó contra la otra piel, igualmente húmeda. Nicky la frotó contra él, tranfiriendo la espuma de parte de delante de Ava a su pecho.

-No -gimió ella- No. No es justo. Yo quiero tocarte también.

-¿De verdad? -preguntó, con una extraña emoción en la voz.

-Sí -suspiró ella, ansiosa de darle tanto placer como él le había dado a ella- ¡Oh, sí!

Con la seriedad de una persona que realiza una tarea por primera vez, extendió con cuidado la espuma a lo largo de su cuello, para descender después a sus hombros y brazos. Le encnató la sensación que le producian sus músculos mojados cuando se contraían al sentir el tacto de ella, así como el contraste que había entre su dura fuerza y la suavidad de su piel.
Con fascinación, exploró cada línea y cada curva de su pecho, sintiendo el irregular ascenso y descenso de su respiración bajo las palmas de de sus manos. El corazón de Nicky empezaba a latir con más fuerza y más rapidez. Con los ojos entornados, Ava palpó lentamente las diferencias que existían entre el cuerpo de él y el suyo.
Un gemido escapó de Nicky. Una oleada de amor, tan intensa que no podía compararse d emodo alguno con nada que hubiera sentido por otra mujer, lo invadió cuando ella lo miró. Tenía espuma en la punta de la nariz y en la barbilla. Sus mejillas estaban encendidas y sus ojos parecían brillantes esmeraldas.

-Me encanta tocarte -le cnfesó con voz convertida en un murmullo ronco.

Sus manos se deslizaron por el cuerpo de él.
El targó el nudo que se había formado en su garganta.

-Y a mí me encanta que me toques.

Ella se echó a reír de pronto, cuando su dedo descubrió el ombligo de Nicky. Impulsivamente se inclinó y depositó un beso en él. El sotó el jabón.
Ella rió de nuevo y se inclinó sobre una rodilla para recoger el jabón. Con rapidez volvió a formar más espuma. El jabón salió volando de las manos de ella cuando Nicky se inclinó, la tomó por los brazos y la hizo incorporarse.

-Ya basta -dijo con voz ronca, y su boca buscó hambrienta la de ella.

-Pero no he terminado todavía -protestó ella, evadiéndolo.

Los dedos de él se clavaron en sus hombros.

-¿Sabes lo que me estás haciendo?

-Espero que algo tan maravilloso como lo que me haces tú a mí -con suavidad, de forma amorosa, ella rozó los labios de él con los suyos- Nunca pensé que algo pudiera ser tan maravilloso.

Ava lo besó profundamente. Una de sus manos subió para enredarse en su húmedo pelo rubio; la otra descendió ansiosa por el cuerpo de él para hacer nuevos descubrimientos.
Cuando encontró su carne excitada, sus labios la recorrieron de forma ligera, tentativa. Lo exploró. Ella nunca había sabido que el simple acto de tocar pudiera ser tan erótico. Su mano se cerró sobre él, rodeándolo. Un violento estremecimiento sacudió a Nicky. Echó la cabeza atrás, mientras todo su cuerpo se ponía rígido d eplacer. Ella podía sentir cómo la excitación de él crecía, mientras continuaba explorando su potencia mascuina.
Su nombre fue un grito en los labios de él, cuando oprimió éstos contra los suyos. Sus brazos la rodearon y la empujaron de tal modo que ambos quedaron bajo la cascada de agua. Con profundos embates de su lengua, Nicky llenó la boca de Ava, anticipándole la forma en que pronto llenaría su cuerpo. El agua se volvó sobre ellos llevándose toda la espuma.

-¡Dios mío, me estoy muriendo por tí! -logró decir con dientes apretados cuando separó su boca de la de ella.

-Sí -suspiró ella.

Nicky cerró los grifos y la sacó en brazos de la ducha. Le quitó el turbante de la cabeza y dejó caer su pelo por sus hombros y espalda. Ella supuso que él iba a usar la toalla para secarla, pero se limitó a tirarla al suelo, con impaciencia.
Gotas de agua se acumularon y resbalaron por el cuerpo de ella mientra él la llevaba al dormitorio. Sin molestarse en abrir la cama, la dejó sobre el edredón. Ava se estremeció al sentir el contacto del frío satén contra su piel caliente. El cuerpo de él cubrió el de ella. 
El volvió a apoderarse de su boca en un beso rígido y feroz, y se deslizó entre las piernas de ella con más brusquedad dela que hubiera querido. Sus brazosla rodearon con fuerza, apretándola contra él, mietras observaba su cara con intensidad.

-¿Me deseas?

Ella lo deseaba tanto que apenas podía respirar, ya no digamos hablar. Lo único que pudo hacer fue mover la cabeza de arriba a abajo.
Eso no fue suficiente para él. Con movimientos deliberados, se movió contra ella, haciéndola sentir su calor y su dureza, que delataban lo mucho que la deseaba.

-Dime cuánto me deseas -dijo con voz ronca.

Las caderas de ella subieron desesperadas hacia él, respondiendo a la necesidad y al deseo de él con los suyos propios. Cuando por fin pudo reunir las palabras necesarias, éstas salieron de sus labios entrecortadas

-Nunca pensé que podía desear tanto a alguien.

El entró en ella con un solo movimeinto profundo, haciéndola gritar. Entonces se detuvo, casi sin respirar, hasta que pasó la primera oleada de impresión provocada en ambos por su unión.

-Abre los ojos, Ava -le ordenó- Mírame.

Los ojos de lla se abrieron, revelando su confusión y su desconcierto.

-Quiero que veas que soy yo quien te está haciendo el amor, no un amante de fantasía -reteniendo la asombrada mirada de ella, él empezó a moverse dentro de ella- ¡Quiero que sepas que soy yo a quien estás sintiendo!

-¡Oh, Nicky! -exclamó ella con voz ahogada- ¡Claro que lo sé!

El resto de las palabra se convirtieron en sonidos incoherentes, cuando él empezó a penetrar más y más profundamente en ella, invadiéndola con un placer más grande del que había experimentado nunca en su vida.
Se abrió completamente,le dio todo, no retuvo nada. El duro gemido que escapó de los labios de Nicky y el extremecimiento que convulsionó su cuerpo le revelaron el placer que ella le había dado y eso la llenó de una alegría que tampoco había conocido nunca. Envolviéndolo con sus brazos y sus piernas, lo urgió a acercarse más, a penetrar más en ella, hasta que la llenó toda. Como un solo ser, se encendieron y quemaron en la misma llama, consumidos por el éxtasis.
Durante varios largos minutos peranecieron abrazados, hasta que su respiración volvió a la normalidad y el mundo que los rodeaba volvió a tomar forma una vez más. Entonces Nicky se tumbó al lado de Ava y la miró a los ojos.

-Yo siempre supe que sería así contigo.

-Yo nunca pensé que algo así fuera posible.

El sonrió.

-¿Ni siquiera en tus fantasías?

-No -suspiró ella- Nunca soñé que un amor así pudiera existir.

Su cara estaba radiante al miraro, más radiante de lo que él la había visto nunca. Tanto, que lo deslumbró.

-Conseguiré que todos tus sueños se hagan realidad, Ava -le prometió.

-Ya lo has hecho, Nicky -le echó os brazos al cuello y atrajo su cabeza hacia el suave y fragante calor de sus senos- No podría nunca desear nada más que esto.

Mucho tiempo después de que se hubieran quedado dormidos, ella siguió abrazándolo, reacia a soltar, incluso en sueños, ese amor que superaba sus más locos sueños.


FIN



Volver arriba Ir abajo
http://forgotten-words.foroactivo.mx
sunshine

avatar

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 03/08/2015

MensajeTema: Re: Fantasías Prohibídas [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Miér 25 Ene 2017, 5:53 pm

Estuvo excelente! Me fascinooo!
Hubo taanto drama y romance...
Fue perfectaaa! Por un momento pensé que no se quedarían juntos!!
Pero NO! Jajahaj me encantoo el finaaal   
Gracias por compartir esta novela con nosotras! bye!
Volver arriba Ir abajo
Liz

avatar

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 07/02/2017
Edad : 25

MensajeTema: Re: Fantasías Prohibídas [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Jue 09 Feb 2017, 6:07 pm

Awwwwwwwww me encanto! Toda la novela..
ME ENCANTO!
la escena de la ducha...wow....Me encanto!
gracias por compartirla!!! 
Volver arriba Ir abajo
 
Fantasías Prohibídas [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Lacrim Tenebris. Foro de rol Fantasía/Steampunk (+18) [Normal]
» Mi angel...(TERMINADA)
» Camino a tierra prometida [Oliver Cromworth] TERMINADA
» Dibujos mios =D ...
» Dentro de Laberinto y especial fantasía en la TV!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Forgotten Words :: Novelas Rosas :: Novelas Romanticas-
Cambiar a: