ÍndicePortalMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Jue 10 Jul 2014, 5:53 pm


Nombre: Antes del Amanecer
Autor: Maggie Shayne
Artista ó personaje: Nicky Byrne
Género: Romance/Fantasía
Resumen:
Llevaba tanto tiempo solo que ya no podía más. Pero de pronto encontró una luz en medio de la desesperación, un alma gemela, una mujer que le dio una razón para vivir, para existir, para continuar.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Jue 10 Jul 2014, 5:54 pm

CAPITULO 1


Solo.
He vivido solo durante siglos que ya no podía más, por eso aquella noche
decidí acabar con todo y recé a los dioses que pudieran existir, suplicándoles que no existiera la inmortalidad del alma o, que si era así, yo hubiera perdido la mía hacía mucho.
No deseaba continuar de ninguna de las maneras.
Irónicamente,dentro de mí seguía estando el corazón de un romántico, el alma de un poeta que no componía,solo sentía. Así pues, era lógico que intentara que mis últimos minutos en este mundo merecieran la pena.
Así fue como acabé tumbado en el frío suelo de aquel precipicio del que manaba una cascada, en las horas más oscuras de aquella lejana noche.

Me quedé allí, escuchando el rugir del agua y saboreando la bruma que
dejaba en el aire. Miré al cielo sin luna, lleno de estrellas que parecían diamantes y esperé a ver el primer amanecer después de muchos siglos. Me pregunté hasta dónde subiría la ardiente esfera antes de que mi cuerpo se consumiera; cuánto tiempo se me permitiría observarlo antes de que el fuego devorara mi carne y mis huesos.
Sabía que dolería, que resultaría insoportablemente doloroso para una criatura tan sensible como podía serlo un vampiro centenario. No voy a decir que no temiera el dolor…claro que lo temía. Esperaba aterrado. Y sin embargo, lo aceptaría porque tenía la esperanza de que con él llegaría la dulce nada que me aguardaba al otro lado.
Había tenido una vida larga y llena de acontecimientos. Pero no feliz.
La inmortalidad había sido un desperdicio para un hombre como yo.
Allí estaba, esperando al sol y, con él, la muerte, con la espalda apoyada
en la fría piedra que formaba el suelo, el rostro y la ropa empapados por el agua de la cascada y los ojos clavados en las estrellas que iban desapareciendo en un cielo que iba pasando del índigo al púrpura.
Ya no faltaba mucho. Una hora, o dos como máximo.
El rugido del agua estaba acompañado por el canto de los pájaros que se
levantaban antes del amanecer y que habían comenzado su tarea diaria de
despertar al sol.
Escuché aquel canto como nunca antes lo había hecho, siempre había sido para mí una especie de aviso, ahora me resultaba fúnebre, mi propio réquiem. Cerré los ojos y saboreé la sinfonía mientras esperaba la llegada de la muerte.
Entonces, otro sonido interrumpió el canto, era un ruido discordante, una nota amarga que no sintonizaba con la armonía de los pájaros y que iba a
cambiarlo todo. Creo que lo supe, incluso entonces.
Era el sonido de una mujer, llorando.

Abrí los ojos, molesto por la interrupción. Mi hermosa y poética marcha de
este mundo había quedado destrozada. Me senté y busqué el origen de
dicho llanto mientras pensaba que la intrusa tendría suerte si no decidía llevarla conmigo en mi último viaje. Cuando por fin la vi, me puse en pie, mi cuerpo parecía tener voluntad propia.
Incluso de lejos, pude ver que era una mujer hermosa. De eso no había ninguna duda, no para unos ojos de poder sobrenatural como los míos.
Estaba de pie al borde de la cascada, mirando hacia abajo. Inmediatamente supe que iba a saltar.

Quería morir. Igual que yo.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Vie 11 Jul 2014, 12:13 pm

CAPITULO 2

Desde el momento en que mis ojos se posaron sobre ella, desapareció de mi mente la conciencia de mi propia desgracia y sólo pude pensar en su tristeza. Su largo cabello dorado se movía con el viento que se levantaba del agua. Le pedí a su mente que se abriera a la mía. No me resultó difícil saber lo que ocurría…las emociones la desbordaban. Había en ella dolor y tristeza,una tristeza aplastante.
Me pregunté por qué. ¿Qué podía causarle tanto dolor a alguien tan joven?
De pronto supe que no tenía tiempo de profundizar en su mente en busca de
respuestas porque se había acercado más al borde del precipicio, los dedos de los pies se asomaban ya al vacío, y con la cabeza bien alta, levantó los brazos como si fuera una preciosa ave secándose las alas al sol.
Grité con todo el poder de mi voz, algo increíble en un vampiro tan viejo:

-¡Detente!

Ella se estremeció, su mirada se clavó en la mía desde el otro lado de la
misma, pero no mostró el menor temor ante la fuerza de mi orden, aunque
sin duda debió de darse cuenta de que aquella voz no podía pertenecer a
ningún hombre normal.
Siguió mirándome unos segundos, hasta que abrió los ojos de par en par al reconocerme.
Yo levanté una mano para darle a entender sin necesidad de palabras que se quedara donde estaba. Ella me conocía…yo pertenecía a la realeza, por
lo que tenía que obedecerme.

Y sin embargo no lo hizo. Se inclinó hacia delante y, más que saltar, cayó al vacío. No me había dejado otra opción, así que me lancé tras ella con poco más que la fuerza de mi voluntad y la sabiduría de mi instinto.

Ella caía despacio, con las piernas y los brazos extendidos. Yo iba como una
flecha que apuntaba hacia abajo con los brazos, mi cuerpo cortaba el aire como un cuchillo mientras con el poder de la mente trataba ralentizar su caída y acelerar la mía.

Yo no dominaba el arte de volar, aunque muchos de mi especie sí lo hacían.
Podía cambiar de forma, pero necesitaba cierto tiempo para hacerlo y eso
era algo de lo que no disponía. Por tanto elegí, si podía decirse que tenía elección alguna,interrumpir su caída con mi propio cuerpo.

Tenía la sensación de que todo estuviera pasando a una velocidad más lenta de lo habitual. Atravesé la bruma que parecía protegerla hasta que por fin
conseguí que mi cuerpo chocara con el suyo. Intenté suavizar el impacto envolviendo su cuerpo delgado con mis piernas y colocándome debajo de ella, de manera que lo primero que tocara la tierra fuera mi espalda.

Durante un instante sus ojos, de un brillo negro tan intenso como el ónix, se clavaron en los míos con una fuerza que yo jamás había sentido.

-¿Por qué? –susurró.

El dolor que empapaba aquellas dos palabras iba más allá de lo que yo alcanzaba a comprender. Busqué una respuesta con todas mis fuerzas, pero
no supe por qué.

El dolor estalló dentro de mí en aquel momento, cuando las afiladas rocas del río pusieron fin de golpe a nuestra caída. El agua helada me rodeo, me llenó la nariz, la boca y los pulmones. Mis huesos se quebraron bajo la piel y todo se quedó oscuro.

Aun en el momento de sucumbir en dicha oscuridad supe que no era la negrura de la muerte. Era un respiro temporal, como lo había sido muchas otras veces antes.
Aquella era la oscuridad de mi prisión, de mi vida.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Sáb 12 Jul 2014, 6:25 pm

CAPITULO 3

Me despertó el olor del fuego.Ramas de coníferas,el chisporrotear de las llamas era
inconfundible para mis agudizados sentidos.El dolor invadía mi cuerpoSupuse que aún sería de noche.No podía llevar mucho inconsiente,aunque estaba claro que si que había pasado algún tiempo.Me encontraba en una cueva,detrás de la cascada,allí vi un túnel que se adentraba en la montaña,alejándose del agua.Debía de ser el camino que habíamos utilizado para llegar allí.El fuego crepitaba y bailaba a poca distancia de mí y lentamenete me secaba la ropa que aún llevaba puesta.Ella estaba sentada al otro ldo de la hoguera,mirándome a través de las llamas.
-Creí que habías muerto -dijo.Su voz era como la miel,pero aún quedaba algo de tensión en la profundidad de sus palabras,cierta aspereza -Me alegro de que no sea así.
-Pero no te alegras tanto de no haber muerto tú.Ella parpadeó varias veces miró hacia otro lado.
-No,de eso no me alegro tanto.
-¿Por qué?
Bajó la cabeza y hundió también los hombros.Llevaba un sencillo vestido marrón de cuello redondo y tela ya gastada.
-Toda mi familia ha muerto -respondió en un susurro- No veo razón alguna para no reunirme con ellos.Aquí ya no me queda nada.
Yo asentí.
-Comprendo.
Ella me miró
-¿No vas a discutir conmigo? ¿No vas a decirme que aún me quedan muchas cosas por vivir,que una muchacha de diecisiete años tiene toda la vida por delante,como me ha dicho todo el mundo?
-¿Por qué habría de estar en contra de buscar el consuelo de la muerte si yo estaba allí con la intención de encontrar ese mismo consuelo?
Volvió a parpadear,claramente sorprendida ante tal revelación.
-Pero tú...tú eres el príncipe.
-Y sé muy bien lo que es sufrir.Sangro igual que tú.No,no voy a discutir contigo,bella muchacha.Ni siquiera sé por qué se me ocurrió interferir en tus planes.A no ser que...
-A no ser que ¿qué? -preguntó ella.
Me encogí de hombros.
-A no ser que fuera porque tu belleza me impactara tanto,que no pude contenerme.Lo he hecho por puro egoísmo.Durante un instante,cuando te miré desde el otro lado del precipicio,creí ver... -respiré hondo y me lancé a hablar.¿Qué más daba si hablaba con sinceridad o no? ¿De qué serviría guardar las apariencias o proteger el orgullo? -Creí ver una razón para vivir al menos una noche más.
-¿Esa razón era...salvarme?
-No -me apresuré a responder -No sólo salvarte.Conocerte.Hablar contigo.Compartir mi dolor con alguien que pudiera comprenderlo -bajé la cabeza -Ya te he dicho que había sido un acto completamente egoísta.Siento mucho si he prolongado tu sufrimiento con mi desonsideración.
Ella me observó durante un buen rato y finalmente bajó la mirada y dijo suavemente:
-Supongo que mañana me resultará tan fácil matarme como me lo ha parecido hoy.Háblame de tu dolor.
La miré fijamente.Las llamas ardían y hacían que saltaran chispas.De pronto me oí decir:
-Puede que lo haga,pero antes debo decirte que lo que voy a contarte en esta cueva no lo ha opido ningún otro ser.No puede salir de este lugar.
Ella se encogió de hombros.
-No tengo intención de salir de aquí nunca más,mi príncipe.Me llevaré tus secretos a la tumba.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Dom 13 Jul 2014, 12:53 pm

CAPITULO 4

-Dime -susurró ella-. ¿Cómo es posible que tu voz pueda ser más fuerte que el agua de la cascada? ¿Y cómo pudiste volar entre la bruma para salvarme como un halcón que se lanza a atrapar a una serpriente por el prado?

-¿Tu qué crees? -le pregunté.- Me da la sensación de que tienes cierta idea. ¿Has escuchado lo que se rumora de mí en el pueblo?

Ella sonrió,no con alegría sino con amargura.

-No se puede vivir entre rumores sin oír lo que cuentan.Dicen que vendiste tu alma al diablo para ser inmortal.Dicen que el rey ni siquiera es tu verdadero padre,sino un lejano descendiente tuyo que te ha hecho pasar por hijo suyo para encubrir tu secreto -fijó la vista en mi boca.- Dicen que bebes sangre de mujeres vírgenes para mantenerte siempre joven.

Por primera vez vi un brillo en sus ojos,un brillo de emoción,de peligro.Aquella mujer era muy imprudente,una temeraria.

-¿Y tú que crees? -le pregunté.

Ella se encogió de hombros.

-Creo que si eso fuera verdad,¿por qué querrías morir? Si fuera verdad,no estarías ahí,retorcido de dolor.

-Es cierto,siento dolor.Pero pasaré las horas de luz durmiendo y cuando despierte con la puesta de sol,estaré completamente curado.

Lo miró con los ojos muy abiertos.

-Podría curarme mucho más rápido -seguí diciendo -Ahora mismo,con solo beber un sorbo de tu sangre de virgen.

La sonrisa desapareció de su rostro.

-Intentas asustarme.Sé que no puedes hacer eso,pero si quieres,toma mi sangre.Quítamela toda y déjame morir.No me importa.

-Jamás te dejaría morir,bella muchacha.Quizá te dejará jadeante de placer y quizá ya no tan virginal.

Me miró con ojos oscuros y encendidos al tiempo que se ponía en pie,rodeaba el fuego y se arrodillaba frente a mí.Se rasgó el cuello del vestido,dejando a la vista su cuello y sus pechos.

-No me tomes por tonta -dijo ella.- Si lo que quieres es mi virginidad,no hace falta
que recurras a hisorias de miedo.Así alcanzaré la muerte habiendo conocido un hombre.

Yo la miré.Sus pechos,redondos,firmes y llenos de juventud.
Su
belleza y su vitalidad me abrumaban y el deseo que me atormentaba noche
tras noche despertó dentro de mí como una bestia en busca de alimento.

Me incorporé muy despacio,el deseo era más fuerte que el dolor que me provocaba el movimiento.Le puse la mano en la nuca y la atraje hacia mí.Recorrí con los labios el camino que iba desde su cuello hasta sus pechos,centrando en ellos toda mi atención,hasta que la muchacha comenzó a jadear de placer y arqueó la espalda hacia atrás.

Después volví a subir por su cuello,salado y delicioso.Abrí los labios y probé su piel,podía sentir el latido acelerado de su corazón en la yugular conla misma claridad con la que sentía el ruido del agua en el exterior.

Agarrándole la cabeza,le mordí el cuello.Cuando mis colmillos perforaron la vena y
su sangre comenzó a correr por mi lengua,pude sentir todo lo que sentía ella,incluso el clímax que estremeció su cuerpo.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Dom 13 Jul 2014, 5:43 pm

CAPITULO 5

Aquel pequeño sorbo de su sangre me golpeó como lo habría hecho un rayo.Tan feróz fue su impacto,que dejé caer a la muchacha y me eché hacia atrás,caí en el suelo,atónito y sin aliento.Tardé unos segundos en darme cuenta de que ella seguía
allí,tumbada en la fría piedra,con el pelo disperso como un charco de seda dorada.
Me puse en pie,los nervios aún alterados por el poder misterioso que contenía su sangre,volví junto a ella,me arrodillé a su lado y la levanté del suelo.Su cabello cayó como una cortina,pero no vi rastro alguno de sangre,ni ninguna herida.

-Despierta,preciosa.Despierta.

Primero frunció el ceño antes de que sus ojos se abrieran sólo un poco y me mirara como si fuera una luz que le hiciera daño a la vista.Pero la única luz que había en la cueva procedía del fuego.

-¿Qué...ha pasado?

-¿No lo sabes?

Volvió a fruncir el ceño,pero esta vez en un gesto de concentración,después asintió.

-Ah,si.Has intentado asustarme con estúpidas historias de miedo y después me has
besado -añadió llevándose la mano al cuello,donde sin duda la piel seguía estando sensible.

-¿Te has desmayado de miedo? ¿O de deseo? -le pregunté mientras me cuestionaba si ella también habría sentido el poder que había irradiado de la unión de nuestras sangres.¿Lo habría olvidado al desmayarse,o simplemente estaba negando algo que no alcanzaba a comprender?

-Me desmayo ante cualquier sobrecarga de emoción -dijo,bajando la cabeza. -Antes era fuerte.Muy fuerte.Corría y trepaba mejor que la mayoría de los chicos del pueblo.También podía vencerlos en cualquier pelea.

No pude evitar sonreír.

-No lo dudo.

-Pues deberías.Ahora soy débil como una anciana.

Era una lástima.Sin embargo,yo empezaba a comprender por qué me había sentido obligado a salvarla,a pesar de saber que al hacerlo estaría frustrando mis propios planes,y a probar el increíble poder de su sangre.
Tenía que saberlo con certeza.

-¿Estás enferma? -le pregunté. -Dijiste que toda tu familia habia muerto. ¿Sufres la misma enfermedad que se los llevó a ellos?

-Si,estoy enferma.Pero no se trata de la peste que mató a mi familia tan repentinamente,con una ferocidad que no se parece a nada que yo haya visto en toda mi vida.

Yo asentí.Había visto los estragos de la peste en los pueblos cercanos. Sus victimas sufrían altísimas fiebres y una tos que parecía desgarrarles los pulmones.En sólo unos días mejoraban o morían.Era una enfermedad rápida y despiadada.

-Primero se llevó a mi madre,dejándome a mí sola para cuidar a los demás cuando
cayeron enfermos.Mi padre.Mis hermanos.Mi hermanita.Solo tenía dos años.

Yo bajé la cabeza,abrumado por su dolor.Sentía su dolor y la sentía a ella más de lo que la había sentido antes.Entre nosotros había una conexión especial;entonces lo supe.Y ese pequeño sorbo de su sangre no había hecho más que fortalecer dicha conexión.

Ella era como yo.Era una de Los Elegidos.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Lun 14 Jul 2014, 12:20 pm

CAPITULO 6

¿Podría decirle quién era? ¿Debía hacerlo? Dios,sabía que aquello era algo que nadie se había molestado en contarme a mí.Y yo había lamentado que fuera así.Lo había lamentado durante siglos.

-Nadie sabe lo que me ocurre -siguió diciendo aquella hermosa criatura. -Solo sé que cada año estoy un poco más débil y estoy harta de ser una mujer joven atrapada en un cuerpo de anciana.Sea lo que sea,me matará tarde o temprano.He decidido que prefiero que sea lo antes posible.Quiero acabar con ello de una vez.

-Lo comprendo.


-¿Es posible que lo comprendas?
Le puse la mano en la barbilla y levanté la cara para que me mirara.

-Pues así es.Durante el día te encuentras cansada,duermes mucho.Solo cuando se pone el sol tienes un poco de energía.Cuando te cortas,sangras mucho.Y...
El modo en que abrió la boca me hizo callar.Sus ojos me miraron con sorpresa.

-¿Como puedes saber esas cosas?

-Porque es lo mismo que sufrí yo.Hace mucho,mucho tiempo.

-Pero sigues con vida -susurró -Y eres fuerte.¿Cómo te curaste? ¡Dímelo!

-Te lo diré,si antes me dices tú otra cosa.

-Lo que sea -prometió ella.

Asentí y me senté en una posición más cómoda junto al fuego,aún me dolían los huesos que me había roto.

-¿Qué deseas saber mi príncipe?

-Algo muy sencillo -le dije. -Sólo tu nombre.

-¿Mi nombre? -dijo bajando la cabeza.

Vi el alivio en sus ojos.Había esperado algo más difícil.

-Elisabeta.

-Muy bonito -dije yo. -Tanto como tú.

-A menudo me dicen que tengo un aspecto extraño,jamás nadie me ha dicho que sea bonita.

-Pues lo eres.El pelo rubio y los ojos del color del ónix.Es una rara combinación.

-Raro es extraño.

-También es poco común,precioso.Como los diamantes.

Volvió a bajar la cabeza y vi cómo se sonrojaban sus mejillas.

-¿Me dirás ahora lo que sabes de mi enfermedad?

Miré hacia la entrada de la cueva,donde se podía ver el cielo más claro que antes.El color púrpura se había transformado en violeta en lo alto y en gris un poco más abajo.

-Está saliendo el sol. ¿Lo sientes? ¿Sientes cómo la luz del día afecta a tus sentidos y te impulsa a descansar?

-Sí -susurró ella. -Claro que lo siento.Pensé que era la única que podía sentir cómo se acerca al amanecer.

-Lo sienten todos los que son como nosotros.Cuando te tomes la cura,no sólo te llamará,Elisabeta,hará que obedezcas.Yo debo dormir durante el día.No puedo evitarlo por mucho que lo intente.

Levantó la cara hacia mí.

-Incluso ahora te estás quedando dormido,¿verdad? Pero yo quiero saber...necesito saber si voy a ponerme bien.

-Estarás tan bien como lo estoy yo ahora.Yo te diré cómo conseguirlo,preciosa.Quédate aquí conmigo,duerme tranquila en mis brazos y cuando vuelva a caer la noche,despertaremos y te contaré todos mis secretos.Secretos que nadie más sabe.

Me tumbé sobre la piedra,lejos de la entrada y a una distancia prudencial del fuego.No hizo falta que yo le dijera nada,ella vino a mí libremente y se acurrucó
entre mis brazos.

-Esos secretos que voy a compartir contigo podrían costarme todo lo que tengo.Incluso la vida -le dije -Exige un precio muy alto,Elisabeta.

-Yo soy pobre.No tengo nada que ofecer a un príncipe -susurró.

-Tienes mucho que ofrecerme,mi niña.A cambio de mis secretos,debes comprometerte a quedarte conmigo...para siempre.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Lun 14 Jul 2014, 5:37 pm

CAPITULO 7

-¿El precio de la cura es...mi compañía?

-No es a cambio de la cura,sino del conocimiento -me pesaban los párpados y el cuerpo entero. -Si no quieres tomarte la cura...

-¿Por qué no habría de querer?

Cerré los ojos.

-Hasta have un rato no querías seguir viviendo.

Ella asintió

-Aguanté el sufrimiento por mi familia.La debilidad,el mareo,las náuseas...todo.Pero ahora que ellos no están,no veo motivo para sequir sufriendo,si al final sólo me espera la muerte.Pero si puedo estar bien,si pudiera curarme y...y si pudiera estar contigo... -asintió con firmeza. -Querría tomar esa cura.

-Podrás hacerlo -aseguré. -Pero eso será más tarde.Después,si rechazas la cura,Beta,tendrás que quedarte conmigo hasta que llegue a su fin tu vida mortal. Y si te la tomas,te quedarás conmigo para siempre,porque vivirás por siempre.

Levantó la mirada hacia mí,pude ver en sus ojos que no me creía del todo.

-¿Quiere eso decir que has decidido no acabar con tu vida? -me preguntó retirándome un mechón de la frente con mano temblorosa.

-Puede que merezca la pena seguir con vida si puedo compartirla contigo,Elisabeta.

Se le llenaron los ojos de lágrimas.

-Hace pocas horas que te conozo,mi príncipe,y no alcanzo a comprender por qué
un hombre tan poderoso como tú habría de querer que una campesina como
yo hiciera tal promesa.Pero puedo decirte que la haré.Me quedaré contigo
el resto de mis días,sean pocos o muchos.Y hago esa promesa sin necesidad de que compsrtas conmigo tus secretos.Lo prometo libremente.No me debes nada a cambio,ni curas ni secretos.Es una promesa que no puedes comprar.

Sentí que mi corazón crecía dentro del pecho.Sé que no tenía ningún sentido,apenas conocía a esa muchacha y,sin embargo,por primera vez en mi vida,sentí que algo cálido llenaba mi cuerpo además de la sangre de un ser vivo.Quizá fuera la esperanza.O quizá...amor.

-Te diré cómo curarte,Elisabeta.Cuando despierte.


-Entonces duerme,mi príncipe.Duerme y yo haré lo mismo.

Dormí y creo que ella también lo hizo.Me sentí en paz y más satisfecho de lo que había estado nunca.Pero en el fondo me preocupaba cuál sería su reacción cuando le contara la verdad.Cuando le dijera que para seguir con vida tendría que aceptar el oscuro don que me había impuesto a mí un demonio que quería un esclavo inmortal en el amanecer de la historia.¿Qué haría cuando le dijera quién era yo? ¿Me creería? ¿Huiría de mí,horrorizada? ¿O seguiría a mi lado?Dormí.Dormí como los muertos y
sin embargo permanecí consiente de algún modo y pude saber lo que ocurría a mi alrededor.Supe que alguien,un hombre,entró en la cueva y pronunció su nombre con impaciencia.

-¡Elisabeta! ¿Qué crees que estás haciendo? ¡Por todos los Dioses,niña! ¿Quién es ese hombre?

Sentí que mi amada se apartaba de mis brazos.

-No es lo que crees,tío.Yo...estuve a punto de caerme del precipicio y el príncipe me salvó la vida.Pero resultó herido y yo solo quería...

-¿El príncipe? -la voz del hombre estaba cargada de sorpresa y de temor -Apártate.Deja que lo vea.

Sentí en el rostro la respiración del hombre,su mano áspera en mi pecho,buscando una señal de vida.

-Me pidió que me quedara con él hasta que despertara.

-No va a despertar,niña.Está muerto.El príncipe está muerto,que Dios nos ayude.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Mar 15 Jul 2014, 11:54 am

CAPITULO 8

Elisabeta se eschó a llorar.Sentía su dolor y podía oír que sus lágrimas,una a una,caían al suelo de piedra y sobre mí.

-No puede estar muerto -sollozó. -No puede ser.

-Para.No te comportes de ese modo.Por el amor de Dios,¿qué dirá la gente del pueblo?

-¡No me importa! -gritó ella. -¡No me importa!

Dios,¿por qué había tenido que venir ese estúpido? Elisabeta se habría quedado a mi lado hasta que yo despertara al anochecer.Habría estado bien.Pero ahora...

-¿A dónde vas,niña? ¿Qué crees que estás haciendo?

Ella respondió desde lejos.

-Si él se ha ido,me iré con él. ¡No quiero vivir!

Si ese cretino permitía que se lanzara desde el precipicio,juré en un silencio que me llenaba de impotencia y de furia,lo mataría en cuanto despertara.¡Lo mataría!
Oí los pasos del hombre y luego no oí nada más.Sin Elisabeta a mi lado,el sueño diurno se apoderó de ese vestigio de conciencia al que me había aferrado.No supe nada más hasta la caida de la noche,cuando volvieron a mí la energía y la vida igual que me sucedía con cada puesta de sol.La sangre volvió a correr por mis venas,mi piel recuperó la sensibilidad,mis pulmones se llenaron con la primera bocanada de aire después de muchas horas y mis ojos se abrieron.
Ella estaba tumbada a mi lado,llorando.

-¿Por qué? Cruel destino,¿por qué me diste esperanza para volver a arrebatármela tan rápidamente? ¿Por qué me diste amos para después sustituirlo con el dolor más profundo que jamás he sentido? ¿por qué?

Tenía la camisa mojada de su llanto.Sentí su calor en el pecho.Fue enonces
cuando me di cuenta de que ya no estábamos en la cueva.Estábamos en la
capilla de mi supuesto padre.Yo yacía en unas andas funerarias rodeadas de velas.No había ataúd,ni flores,aún no.Si el rey hubiera sido informado de mi situación,sin duda me habrían llevado a mis aposentos,donde habría esperado tranquilamente a que llegara a mi resurrección,él ya me había visto antes en aquel estado de muerte aparente y habría sabido que que volvería.

Ignoro qué explicación se daba a sí mismo para comprenderlo.Sólo sé que me quería como un hijo y que confiaba en mí.Pero,puesto que estaba allí y no en mi dormitorio,el rey debía de seguir fuera,en el misterioso viaje que había emprendido el día anterior.

Sin embargo ella sí estaba allí.Mi amada Elisabeta.No soportaba verla llorar.Levanté la mano y le acaricié el cabello.
Ella se levantó de golpe d edonde había estado apoyada en mi pecho y me meiró con unos ojos tan grandes como la luna llena.

-¿Mi principe?

-No llores,mi niña.No estoy muerto sólo...sólo dormía.

-¡Pero estás helado!

Asentí al tiempo que me incorporaba.

-No temas,Elisabeta.Esto...forma parte del secreto que prometí contarte -bajé la cabeza,maldiciéndome a mí mismo,¿Realmente iba a confiar toda mi vida a una completa desconocida? Sí,iba a hacerlo porque,entonces lo supe,ella ya no era ninguna desconocida. -Durante el día descanso y,durante ese descanso,parezco un muerto.Pero no lo estoy.

-Entonces...¿qué es lo que eres?

-Un hombre.Un hombre solo que vivirá eternamente.Un príncipe sin princesa,Elisabeta.Soy inmortal.Soy...

-Un muerto en vida -añadío ella en un susurro.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Mar 15 Jul 2014, 4:24 pm

CAPITULO 9

El horror que invadió sus ojos se clavó en mi corazón como un puñal mientras ella se apartaba,se alejaba de mí.Tenía una mano en el pecho,pero entonces se la llevó al cuello,en el mismo lugar en el que había estado mi boca.

-Tú...tú...

-Soy el mismo hombre que conociste anoche.No tienes nada que temer de mí,Elisabeta.

-¿Cómo puedes decir eso? -siguió alejándose de mí con la mirada clavada en el suelo.Sus pies,que la noche anterior habían estado descalzos,ahora
estaban cubiertos con unos viejos zapatos.El vestido que llevaba también
era distinto al de la noche anterior,una prenda de un color púrpura oscuro que llevaba bajo una capa negra con capucha. -Eres un demonio.Un monstruo.

Por mucho que me dije a mí mismo que no debía dejar que aquellas palabras me hirieran,lo cierto es que me estremecí al oírlas.Sabía que Elisabeta tenía miedo,que no podía comprenderlo.

-No soy ningún monstruo.Soy un hombre -saqué las piernas de la caja. -¿Vas a dejarme que te lo explique? ¿Me escucharás?

Ella levantó la mirada y clavó sus brillantes ojos negros en los míos.

-Me dijiste que conocías la cura del mal que me está matando.¿Qué podría
haber más monstruoso que mentirme sobre mi vida...sobre mi muerte?

-Anoche no temías a la muerte,Elisabeta.¿Qué ha cambiado?

-Que me diste falsas esperanzas.Eso ha cambiado.

Se dio media vuelta para salir corriendo de la pequeña capilla de piedra,pero yo había recuperado la fuerza por fin y,curado de todas las heridas de la noche anterior,me lancé tras ella.
Me moví con más rapidez de lo que habría podido seguir su vista.Para ella fue como si de pronto hubiera aparecido en la puerta de la capilla,impidiéndole
escapar.Intentó detenerse en seco,pero acabó cayendo sobre mí,contra mi
pecho.La agarré por los hombros.

-¡Suéltame! -gritó retorciéndose.

-No eran falsas esperanzas.Puedo ayudarte.Puedo salvarte -la zarandeé suavemente. -¿Me oyes? ¡Puedo salvarte!

Dejó de luchar y me miró con los ojos muy abiertos;por fin parecía escucharme.Estaba pálida y asustada,seguramente al borde del desmayo,pero me miró detenidamente antes de hablar.

-¿Cómo?

-¿Entonces estás dispuesta a escucharme?

Parpadeó varias veces y finalmente asintió.

-Te escucharé.Supongo que si tenías intención de matarme,podrías haberlo hecho anoche.

-Claro que podría haberlo hecho,pero jamás habría privado al mundo de ti -miré a mi alrededor. -¿Sabe alguien que estás aquí?

-No,yo... -se mordió el labio como si lamentara admitirlo,pero al ver que no
había necesidad de fingir,continuó hablando -Me colé porque...quería verte.Me dijeron que estabas muerto.

-Ahora ya sabes que sólo dormía,todos debemos hacerlo durante el día.Por la niche,tengo una energía ilimitada.

Me miró frunciendo el ceño.

-A mí me pasa algo parecido...mi energía no es ilimitada,pero es mucho mayor por la noche.

-Ay,Elisabeta,somos más parecidos de lo que imaginas.Ven,vamos a algún lugar donde podamos hablar más cómodamente -la agarré del brazo y,al ver que se resistía,la miré a los ojos. -Anoche sentiste algo por mí,Beta.Ahora sólo sientes miedo.¿Cuál de las dos cosas te parece más real? ¿De cuál de esos dos sentimientos te fías?
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Miér 16 Jul 2014, 11:52 am

CAPITULO 10


No respondió a mi pregunta,pero caminó junto a mí hacia una pequeña puerta que había en el otro extremo de la capilla.

-¿Qué hay de los sirvientes que te trajeron aquí? -me preguntó -¿Qué pasará cuando vengan y descubran que ya no estás?

-No vendrán. Han oído demasiados rumores.Me tienen miedo.

Salimos de allí en silencio y llegamos a un prado donde mi caballo pastaba solo.

-¿Pasta por la noche,mientras los otros caballos están en los establos?

-Si yo vivo de noche,es lógico que también lo haga mi caballo.

-Eso no hace más que levantar más rmores -dijo ella.

-Mi simple existencia levanta rumores -respondí con un suspiro. -Debería irme de este lugar.

-¿Por qué no lo has hecho?

Le mandé un pensamiento a mi caballo para que acudiera.

-Ven,Soare -susurré.

El animal giro la cabeza,meneó la melena y cruzó el prado al galope hasta
detenerse frente a mí. Me subí a su lomo y después le tendí una mano a Elisabeta.

-Soare -repitió ella. -Sol. Extraño nombre para un caballo negro como la noche.

-A mí no me parece tan extraño -ella agarró la mano para que yo pudiera subirla al caballo,delante de mí.

-Supongo que no es más extraño que el hecho de que no lleve silla ni riendas.

-No las necesito para guiarlo.

-Parece como si leyera tus pensamientos.

-Eso es lo que hace. Y tú también puedes hacerlo -la miré y pensé, "Eres muy hermosa,Elisabeta".

Ella me miró boquiabierta.

-¿Lo ves? No es tan malo ser como yo.

-Entonces es cierto. ¿Realmente eres lo que dicen que eres? ¿Un muerto en vida? ¿Un vampiro?

-Así es como lo llaman algunos, pero eso no explica lo que soy realmente,Beta. No te dice nada de mí -dije llevándome una mano al pecho.

-Entonces dímelo tú. Háblame de tí,mi príncipe. Dime por qué te quedas aquí si eres tan infeliz,si la gente del pueblo te tiene tanto miedo.

Asentí y dirigí a Soare con mis pensamientos para que nos llevara por el sendero que atravsaba el bosque.

-Vine aquí porque en otro tiempo éste fue mi hogar.
Realmente soy el príncipe de este lugar,pero hay algo en lo que los rumores no se equivocan. El rey no es mi padre; en realidad yo soy su antepasado.

-Es incréible.

Asentí porque sabía que lo era para muchos.

-Utilicé mi poder y mi fuerza para convencer al rey de que era su hijo,cuando lo cierto es que su hijo murió en una batalla varios años antes de mi llegada.

-¿Como pudiste convencer al rey de que creyera tal cosa?

Su cuerpo apoyado sobre mí me transmitía una cálida sensación que pocas
veces había experiemntado. No tenía miedo.Al menos por el momento.

-Yo...puedo controlar la mente y los pensamientos de mucha gente.

-¿También los míos?

-No tengo intención de intenarlo siquira,Beta.No temas.

La respuesta la hizo sonreír.

-Sigue.

-Verás,hay una mujer,inmortal como yo,que tiene ciertos doens como el de la profecía.La adivinación.

-¿Cómo se llama?

-Rhianikki.Al menos ése era su nombre hasta hace poco,pero lo cambia
constantemente.Era una princesa y sacerdotisa de Egipto que aceptó el don cuando yo se lo ofrecí.

-Entonces estás aquí por una mujer.

-Por lo que ella me dijo,por lo que vio en mi futuro.Me dijo que aquí encontraría a mi verdadero amor,a mi alma gemela. Por eso permanecí en
este lugar,pero había perdido la esperanza hasta que te vi anoche en el precipicio.

Elisabeta se volvió para mirarme con una expresión petrificada en el rostro.

-¿Quieres decir que... crees que soy yo?
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Jue 17 Jul 2014, 10:43 am

CAPITULO 11

-Dejaré que seas tú la que lo decida cuando hayas escuchado toda mi historia.

Le pedí a Soare que se detuviera.Estábamos en un claro plagado de flores,rodeado de árboles por tres lados y por el río en el cuarto.Cerca de nosotros,un ciervo comía hierba tranquilamente,sin miedo.Me desmonté del caballo y ayudé a Elisabeta a bajar también.

-Yo estaba enfermo como lo estás tú ahora,cada vez más débil.Tenía treinta años.De pronto una noche me levantó de la cama un hombre con la fuerza de
treinta.Me llevó a su casa,un viejo castillo en ruinas y allí...me convirtió en lo que era él.

Elisabeta me miró,aún con las manos en mis hombros.

-¿Cómo?

-No quiero asustarte con...

-¿Cómo? -insistió.

Si.Debía saberlo todo.

-Hundió los dientes en mi cuello,justo aquí -me toqué el lugar exacto. -No me
dolió,como tú bien sabes.Pero él no se limitó a saborear mi sangre con pasión como hice yo anoche contigo.Él bebió de mí hasta que casi no quedó nada y después me hizo beber de él.

Su única reacción consistió en abrir la boca yseguir mirándome sin parpadear.

-Despúes,dormí como si estuviera muerto.Creí morir al hundirme en aquel sueño profundo como ningún otro que yo hubiera experiementado.Cuando desperté...algo había cambiado.Yo había cambiado.

Se le veía muy pálida en la oscuridad.Parecía asusada y al mismo tiempo ansiosa por escuchar todo lo que yo tuviera que contarle.

-¿De qué manera habías cambiado? ¿Te sentías diferente? ¿Tu aspecto era diferente?

Asentí.

-Mis sentidos parecía que se habían intensificado de tal modo que al
principio me resultó insoportable.Todo lo sentía mil veces más,algo que
no hace más que aumentar con cada años que pasa.Ya sea dolor...o placer.

-Vaya.

-Mi oído era finísimo,tenía la vista de un águila y la debilidad había dejado paso a una fortaleza que ningún ser humano ha conocido jamás.Puedo correr tan rápido que los ojos de los mortales no me ven,puedo saltar por encima de este árbol si lo deseo y soy capaz de escuchar los pensamientos de los humanos y de otros inmortales,y también hablar con ellos...pero hay mucho más,Beta.Soy inmortal,siempre joven,siempre fuerte.

Elisabeta asintió lentamente al tiempo que se daba la vuelta para dar varios pasos,alejándose d mí.Despúes se sentó en el cépsed,entre las flores y yo fui a sentarme junto a ella.

-Haces que parezca maravilloso.

-Lo es...o,podría serlo.

-¿Entonces por qué anoche decidiste acabar con tu vida?

La miré fijamente.

-Eres demasiado perspicaz para mí -admití -Pero tienes razón,esta vida tiene
ciertos...inconvenientes.Nunca más podré ver el sol porque me quemaría
hasta convertirme en cenizas.

-Entonces...sí que puedes morir.

-Todo acaba muriendo tarde o temprano.Yo puedo morir bajo el sol o quemado por el fuego.Una llama descontrolada es algo muy peligroso para mí.Si me hago un corte,por pequeño que sea,puedo morir desangrado.Y cualquier dolor me resulta...insoportable.

-Comprendo.

-Pero lo peor de todo es la soledad.Cuando uno vive tantotiempo,Elisabeta,ve cómo todo lo que conoce va muriendo.
Los reinos desaparecen,las costumbres van extinguiéndose y civilizaciones enteras dejan de existir.Sin embargo yo sigo aquí.

-Buscando alguien con quien compartirlo -susurró ella.

-Exacto.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Vie 18 Jul 2014, 11:20 am

CAPITULO 12

–¿Cuántos años tienes? –me preguntó.
–Más de cuatro mil.
Elisabeta parpadeó varias veces y después asintió.
–¿Y eso que dicen de ti… eso de que tienes que beber la sangre de una mujer virgen para sobrevivir?
La miré a los ojos sonriendo levemente.
–Tengo que beber sangre de un ser vivo, da igual que sea una mujer virgen o una oveja. No tengo que matar para alimentarme, querida Beta. Ya viste que anoche probé tu sangre, sólo un sorbo, y aún sigues con vida.
Ella apartó la vista de mí.
–Fue algo… una sensación que nunca…
–Lo sé. Yo también lo sentí –le pasé la mano por el pelo. Al recordarlo, sentí cómo se calentaba la sangre en mis venas y crecía el deseo dentro de mí.
–¿Es siempre así?
–No. Al principio no comprendí por qué me sentí así al beber tu sangre, pero creo que ahora lo sé.
–Entonces explícamelo.
–La mayoría de los humanos no pueden convertirse en lo que yo soy, sólo unos pocos elegidos. Tiene algo que ver con la sangre, los elegidos tienen algo diferente, algo único que los convierte en eso, en Los Elegidos. Podemos sentirlos, nos sentimos atraídos hacia ellos de un modo inexplicable e irresistible. Existe una fuerte atracción entre los Muertos en Vida y Los Elegidos.
–¿Es algo mutuo?
–Sí –susurré mientras le acariciaba la mejilla.
–¿Y qué hay de mi enfermedad? ¿Eso también lo tenemos en común?
Asentí.
–Los Elegidos van quedándose más y más débiles y siempre mueren jóvenes a no
ser que alguien los cambie. En tu caso, la muerte tardará pocos meses, quizá incluso semanas, en llegar. Pero yo no quiero que te lleve.
–No sé –susurró ella–. No sé si podré soportar esa vida que me has descrito. No sé…
–Déjame que te muestre cómo podría ser todo entre tú y yo. Déjame que te lo enseñe, Elisabeta. Sólo entonces podrás decidir.
–Yo… –levantó la mirada hasta mis ojos, asustada, y sin embargo intrigada por algo que no comprendía.
–Déjame que te haga el amor, Beta.
–Yo también lo deseo. Pero… ¿no me cambiarás?
–Te lo prometo. No te cambiaré.
–Entonces sí, mi principe,Sí.
No esperé más para besarla. Apreté mi boca contra la suya y saboreé sus labios con deleite antes de deslizar la lengua entre ellos y adentrarme en la humedad de su boca. Elisabeta estaba rígida, tensa. Levanté la cabeza para mirarla.
–Puedo hacer que te resulte más fácil –le dije.
–¿Cómo?
–Puedo hacer que el miedo y las inhibiciones desaparezcan de tu mente con sólo dar una orden. ¿Quieres que lo haga, Elisabeta?
Parpadeó con sorpresa.
–¿Quieres que me entregue a ti por completo? ¿Que te entregue hasta mi mente?
–Sí. Entrégame tu mente, tu cuerpo, tu alma –le bajé la mano por la espalda lentamente y fui tirando de ella hasta tumbarla en la hierba–. Dime que sí, Elisabeta. Confía en mí. Déjame que te posea, pero sólo durante un rato.
–Confío en ti.
–Entonces –me puse en pie dejándola allí tumbada. Me adentré en su mente con el poder de la mía y tomé lo que le había pedido que me diera–. Ya no me temes, Elisabeta porque sabes que nunca te haré el menor daño. Ahora confías en mí plenamente.
–Sí –susurró ella y el miedo y la duda desaparecieron de su mirada y de su mente.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Vie 18 Jul 2014, 4:51 pm

CAPITULO 13

Abrí el broche de la capa y, cuando cayó de sus hombros, empecé lentamente a abrirle el cordón que le cerraba el vestido. Sus pechos estaban apretados contra la tela, hasta que yo los liberé, desnudándolos bajo el cielo nocturno, ante mis ojos, al alcance de mi mano.
Yo no controlaba su mente, quería que se entregara a mí libremente. Pero sí que hice que perdiera todo tipo de temores y de timidez. La tranquilicé susurrándole a su alma que podía confiar en mí plenamente. Y era cierto, podía confiar en mí sin ningún miedo.
Mis labios recorrieron su cuello y fui bajando por el pecho hasta llegar a sus senos, unos senos que tomé en mi boca y besé ansiosamente, primero uno y luego el otro. Las manos de mi dama se aferraban a mí mientras ella arqueaba la espalda y su mente me dejó experimentar las deliciosas sensaciones que recorrían su cuerpo. Percibía todos sus pensamientos, todos sus deseos. Cuando ella quiso que mi lengua recorriera su cuerpo, lo hice y cuando quiso sentir el roce de mis labios, se lo di gustoso.
Mientras, mi propio deseo no hacía más que crecer. Me apreté contra su muslo para
demostrárselo y para aliviarme, pero fue en vano porque sólo sirvió para excitarme aún más. Cuando le levanté las faldas, volvió a ponerse en tensión.
“No, mi amor”, le susurré a su mente. “No tienes miedo. Sabes que lo deseas. Deseas sentir mis caricias. Aquí…”
Al tiempo que le transmitía aquellos pensamientos, llevé la mano al centro de su cuerpo y arranqué de su cuerpo un gemido de placer. Cuando me adentré en ella, me recibió una cálida humedad.
La deseaba más de lo que nunca había deseado nada. Exploré las profundidades de su ser para luego concentrarme en el centro de su deseo, que la hacía deshacerse de
placer.
Sus gemidos eran cada vez más fuertes, más primitivos y libres mientras mi mano exploraba el núcleo de su cuerpo y mi boca sus pechos. Mis movimientos eran cada vez más intensos y ella parecía disfrutarlo.
Cuando ya no pude controlar más el ansia y la impaciencia que sentía, le abrí el vestido por completo para poder verla. Desnuda y expuesta ante mí, su primer impulso fue cubrir su cuerpo.
–No, Elisabeta –le dije–. Eres mía, en cuerpo y alma. Quieres entregarte a mí y saciar todos mis deseos. ¿No es cierto?
–Sí.
–Entonces, dímelo.
–Soy tuya –gimió–. Y tú eres mío, mi príncipe.
Me despojé de la ropa que me cubría en un frenesí de deseo, después me tumbé sobre ella, le separé los muslos suavemente mientras me acercaba al centro de su cuerpo y, sin titubearlo, me zambullí en ella.
Ella abrió la boca y me clavó las uñas en la espalda.
–Entrégate a mí–susurré.
Y lo hizo; se abrió para que yo pudiera sumergirme en lo más profundo de su cuerpo como si me adentrara en un maravilloso remanso de paz que no deseaba abandonar jamás. Me retiré sólo un segundo para después volver a ella y hacerla gemir de placer.
Con una mano le eché la cabeza a un lado y le retiré el cabello del cuello, donde pude ver cómo le latía el pulso bajo la piel mientras yo tomaba su cuerpo y me disponía a tomar también su sangre.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Sáb 19 Jul 2014, 11:20 am

CAPITULO 14

Hundí los dientes en su garganta, arrancando de sus labios un grito que no expresaba dolor, sino el placer más exquisitoque nunca había experimentado.
El orgasmo estremeció su cuerpo mientras yo me alimentaba, un orgasmo que tuvo su fiel reflejo en el mío hasta que me obligué a mí mismo a soltarle el cuello y a tumbarme a su lado. La abracé con ternura hasta que acabaron los espasmos del placer.
Aquello era algo más que una liberación, algo más que una sensación sobrenatural. Algo más que cualquier cosa que yo hubiera conocido y, sin duda, mucho más que nada que ella hubiera imaginado.
Unos segundos después, ella habló, prácticamente sin aliento:
–Nunca pensé que fuera… que pudiera ser…
–No lo es, Beta. No sería así con ninguna otra persona. Nunca lo ha sido para mí.
Ella levantó la mirada hacia mí, con sincera sorpresa.
–¿De verdad?
–Yo estoy tan anonadado como tú –le dije–. Aunque quizá no tan sorprendido. Me habían dicho que compartir esto con uno de Los Elegidos era una experiencia increíble.
–Lo ha sido –confirmó ella, acurrucándose entre mis brazos–. Y maravillosa. Pero…
–¿Pero? –sentí la mano fría del pánico rozándome el corazón. Sentía que aquel acto, el haber hecho el amor con Elisabeta y haber bebido su sangre, la había unido a mí. Creía haberla hecho mía del mismo modo que ella me había hecho suyo. No se me había pasado por la cabeza que ella pudiera no sentir lo mismo–. ¿Sigues teniendo dudas?
–Yo… –parecía tener que buscar las palabras adecuadas para expresarse–. Hacer el amor contigo es maravilloso, mucho más que eso… Pero no me dice nada de cómo será vivir… como tú tienes que vivir y ser como tú eres. Pensé que sería suficiente.
Yo bajé la cabeza, con el corazón encogido. Inmediatamente, ella me puso la mano en la mejilla y me miró con infinita dulzura.
–Puede que lo sea, mi príncipe. Mi amor. Pero aún no estoy a las puertas de la muerte. ¿No puedes darme un poco de tiempo para saber algo más? Después de todo, es una decisión importante que me afectará por siempre.
–¿Qué podrías aprender que no sepas ya?
–Podría estar contigo, vivir contigo, igual que lo haces tú.
Estaba impaciente, enfadado quizá, pero no sabía muy bien por qué. Supongo que
esperaba que hubiera aceptado sin rodeos, en lugar de esa falta de compromiso.
–Mi amor –dijo suavemente–. Me dijiste que una vez que conociera tus secretos, estaría unida a ti para el resto de mis días, fueran muchos o pocos. No tengo intención de cambiar eso. Deseo estar contigo desde ahora en adelante. Eso lo sé. No dudo de ti, sino de mí misma. Necesito decidir si esos días que voy a pasar contigo, serán los de mi vida como mortal, o los de la eternidad. Por eso necesito más tiempo –me dio un rápido beso en los labios–. ¿Entiendes lo que siento, amor?
Tragué saliva antes de contestar.
–Lo entiendo, pero no me gusta esperar. Podría pasar cualquier cosa, Beta. Mientras seas mortal, seguirás siendo frágil. Cualquier accidente, cualquier enfermedad podría
arrancarte de mi lado sin que yo pudiera hacer nada para impedirlo. Por Dios, Beta, recuerda que toda tu familia pereció con la peste.
–Pero yo no. Hace semanas de eso y yo no estoy enferma. Al menos no sufro la peste.
Suspiré al tiempo que la estrechaba con fuerza contra mi cuerpo.
–No creo que pudiera dejarte marchar, Beta.
–Dame sólo unos días, mi amor. Lo suficiente para hacerme a la idea, para comprender y aceptar todo esto. Por favor…
La miré durante un largo rato, observé la sinceridad que había en sus ojos y finalmente dije:
–Sí. Te daré el tiempo que me pides si tú me das algo a cambio.
–Lo que tú quieras –respondió ella de inmediato–. Pero creo que ya te he dado todo lo que tenía de valor.
–Lo que me has dado tiene un valor incalculable, lo mismo que lo que ahora te pido. Dame tu mano, Elisabeta. Sé mi esposa. Cásate conmigo esta misma noche.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Dom 20 Jul 2014, 12:00 pm

CAPITULO 15

–¿Que me case contigo? ?Es… esta noche? –sus ojos negros parecían no tener fin, había en ellos cierta incredulidad–. ¿Cómo puedes pedirme que sea tu esposa si apenas me conoces? Sólo hace unas horas que nos vimos por primera vez.
–Piénsalo, Beta. Si no nos hubiéramos conocido, ninguno de los dos seguiría vivo. Antes de conocerte no deseaba seguir viviendo, ni tú tampoco. ¿Tan difícil de entender te parece que crea que estamos destinados a estar juntos?
–¿Eso es lo que crees?
–Sí –le dije, y era cierto. Eso era lo que creía. Y lo sigo creyendo–. No tenemos que darle explicaciones a nadie, Beta. Podemos hacerlo si lo deseamos. Yo soy el príncipe y hago lo que me place. Y tú no tienes familia que vaya a poner objeciones.
Me miró sonriendo de un modo que hizo que se me encogiera la garganta.
–Lo cierto es que creo que te amo, mi príncipe. Sí. Sea cual sea mi decisión respecto a cómo pasar el resto de mi vida contigo, me casaré contigo.
La estreché en mis brazos, la levanté del suelo y juntos dimos mil vueltas. Después la bajé lentamente para que nuestros labios se unieran, también lo hicieron nuestros cuerpos. Creo que ésa fue la noche más feliz de mi existencia. Desde luego, desde entonces no ha habido otra mejor.
Volvimos juntos al pueblo que se extendía a la sombra del castillo y allí fuimos directos a la casa del sacerdote. Lo sacamos de la cama, abrió la puerta con cara de sorpresa.
–¿Qué ocurre? –preguntó. Entonces se fijó en mí y abrió los ojos de par en par–. ¡Alteza! ¡Me habían dicho que había muerto!
–Me temo que los sirvientes del castillo son unos inútiles. Me tumbaron en la capilla de mi padre, a la espera de su visita, que sin duda no se habría hecho esperar –añadí enarcando una ceja con ironía.
–¡Por supuesto que no, mi señor! Sólo esperaba que se hiciera de día para acudir.
Vaya, parecía que los rumores habían conseguido que incluso un hombre de Dios
me temiera. No importaba. Quizá debiera haberme enfadado, pero era demasiado feliz como para permitir que aquel detalle me preocupase.
–Sólo fue un golpe en la cabeza que me hizo perder el conocimiento durante unas horas. Pero, como puede ver, ya estoy bien.
–Desde luego. Pero pasen. Tengo el fuego encendido y, si lo desean, puedo ofrecerles pan y vino.
–Esta noche sólo deseamos una cosa, padre –le dije mirando el rostro de mi amada–. Que nos case.
Lo habíamos seguido al interior de la casa, pero la puerta permanecía aún abierta.
–¿Esta noche?
–Ahora mismo, si fuera posible.
–Pero no se ha anunciado el compromiso, ni se han leído los…
–Ni se va a hacer –dije bajando la voz ligeramente.
El sacerdote me miró a mí, después a Elisabeta y luego frunció el ceño.
–Esta muchacha aún está de luto por su familia.
–Nos casaremos esta misma noche, a menos que quiera acabar en las mazmorras del castillo –le dije.
Noté cómo Beta se ponía en tensión y me apretaba el brazo con la mano al
tiempo que en su rostro aparecía una expresión de desaprobación.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Vie 01 Ago 2014, 4:54 pm

CAPITULO 16


El sacerdote respiró hondo y Beta me miró a los ojos, negando con la cabeza.
–Así no, mi amor –dijo antes de dirigirse al sacerdote–. Cásenos o no lo haga, no sufrirá ningún daño si decide no hacerlo. Nosotros nos limitaremos a darnos media vuelta y buscar a otro que lo haga.
El sacerdote accedió a casarnos, no por las palabras de Elisabeta, sino por el temor que sentía hacia mí. Sabía que yo jamás hacía una amenaza que no pensase cumplir y no confiaba en que aquella joven tuviese el poder de aplacar mis ánimos.
–Los veré dentro de una hora en la capilla del castillo. ¿Le parece bien?
–Sí –respondí y, con mi amada rodeada por la cintura, salí de la casa.
De allí fuimos a caballo al castillo, donde despertamos a todos los sirvientes, amigos, familiares e invitados del rey, que aún no había regresado de su viaje, lo cual me preocupaba. El rey me consideraba su hijo aunque no lo fuera realmente y no solía ocultarme nada.
En cualquier caso, me encargué de dar las órdenes y lo hice de un modo que seguramente sorprendió a todo el mundo, pues solía recluirme en mis aposentos sin hablar ni pedir nada a nadie, siempre y cuando se respetara mi privacidad. Pero esa noche era diferente. En mí no había malhumor y en mi rostro lucía una sonrisa que endulzaban mis órdenes.
Cuando llegó la hora fijada por el sacerdote los sirvientes habían encontrado un vestido para la novia, de un precioso color crema, habían cortado unas flores para su ramo e incluso le habían puesto algunas en el cabello, tan delicados como la misma Beta. Habían despertado a los trovadores y a la cocinera para avisarles de la inminente celebración.
–Estás preciosa –le dije a mi amada cuando se colocó junto a mí frente al sacerdote–. Estoy convencido de que esto no es más que un maravilloso sueño y que volveré a despertar en soledad, como antes.
–Es un sueño –me dijo ella suavemente–. Un sueño hecho realidad.
La pequeña capilla de piedra estaba llena de gente, desconocidos, sirvientes y gente que me temía. Todos ellos presenciaron cuando la novia y yo nos arrodillamos frente al altar, momento en el que ella prometió ser mía para siempre y yo prometí cuidarla durante el resto de mis días. Poco sospechaban que aquellas promesas tenían más significado que nunca, tratándose de un hombre cuyos días no terminarían jamás.
Ya estaba hecho, la tomé entre mis brazos y sellé nuestra unión con un beso. Creía que, por una vez, el destino me sonreía. Por primera vez en muchos siglos, me alegraba de estar vivo. Di las gracias a los cielos por ser inmortal, porque creía que Beta aceptaría que compartiese con ella aquel oscuro don. Que la convirtiese en lo que era yo. Que querría estar conmigo eternamente.
Seguro que lo haría.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Sáb 02 Ago 2014, 11:30 am

CAPITULO 17


A pesar de lo ansioso que estaba por llegar al dormitorio, sabía que mi esposa merecía una celebración por todo lo alto. Porque, si bien era una campesina, Elisabeta era mucho más que eso. Sin duda descendía de la realeza y eso era lo que pensaba decirle al mundo entero y nadie tendría motivos para dudar que fuera cierto.
Porque, ¿cómo podría una familia traer al mundo a una muchacha como ella sin que hubiera sangre real en su linaje? Una mujer tan perfecta, con cara de ángel, el cabello dorado como el sol y unos ojos negros que te cautivaban con sólo mirarte.
Cuánto la amaba. Cuanto amaba a mi joya. Mi princesa.
Los músicos comenzaron a tocar la lira y la flauta al vernos entrar en el salón principal del castillo. Los sirvientes llenaron las mesas de comida que habían conseguido preparar en tan poco tiempo y el olor de la carne que aún estaba asándose hizo que a todos los presentes se les hiciera la boca agua. La cerveza y el vino corrían a raudales, yo bailé con mi esposa y vi cómo se sonrojaban sus mejillas mientras palidecían las de los demás.
–¿Estás cansada? –le pregunté frunciendo el ceño.
–Un poco, mi amor. Pero no quiero que esta noche acabe.
–Debe acabar igual que lo hacen todas. Pero nosotros no, Beta. Nosotros podemos seguir siempre.
Elisabeta sonrió y apoyó la cabeza en mi pecho.
–Lo sé.
Antes de que pudiera preguntarle qué quería decir con eso, las puertas del salón se abrieron de golpe y se hizo un silencio ensordecedor. Los músicos enmudecieron. Todo el mundo dejó de comer y de hablar. Al volverme a mirar vi a mi supuesto padre, el rey, de pie en el umbral de la puerta, flanqueado por soldados armados.
Él también me miró desde el otro lado del salón, les dijo algo a sus hombres y comenzó a caminar hacia mí.
–Parece que he interrumpido una celebración –dijo–. ¿Mi malhumorado hijo con una sonrisa en el rostro y una hermosa dama en los brazos? ¿Acaso…
–Es mi esposa, padre –le dije–. Elisabeta. Tu padre y tu rey.
La sentí temblar al tiempo que se arrodillaba frente al rey e inclinaba la cabeza.
–Levanta, hija. Levanta –le dijo el rey, agarrándola del brazo para ayudarla a ponerse en pie–. Ahora eres una princesa, demasiado importante y hermosa como para inclinarte ante un viejo –le besó ambas mejillas con una enorme sonrisa en los labios y luego se dirigió a mí, aún con las manos de Beta en las suyas–. ¿Por qué todo tan repentino?
–Sólo tuve que mirarla una vez para saber que estaba hecha para mí –dije, con un
sentimentalismo muy poco habitual en mí–. No podía esperar, ni siquiera a que tú llegaras, padre.
–No te habría hecho retrasar la boda, hijo mío, pues veo que has encontrado un verdadero tesoro. Sólo espero no estropear la celebración con mis malas noticias.
Fruncí el ceño al oír aquello.
–Emprendiste un misterioso viaje y veo que te llevaste algunos soldados –dije señalando a los que aún seguían en la puerta–. Y no parecen muy dispuestos a unirse a la fiesta.
El rey agarró a un sirviente que pasaba por allí y le dijo:
–Diles a mis hombres que pueden comer, pero que no beban vino ni cerveza. Y recuérdales que deben permanecer alerta.
Aquellas palabras hicieron que me preocupara aún más.
–¿Qué ocurre, mi rey?
–Fui a comprobar que eran ciertos los rumores que afirmaban que había tropas
enemigas en la frontera norte. No vi necesidad de molestarte con lo que entonces no era más que un rumor. Pero he corroborado que es cierto.
Nos están invadiendo, hijo. Estamos… en guerra.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Dom 03 Ago 2014, 12:35 pm

CAPITULO 18

-Tenemos que obligarlos a retirarse antes de que crucen el río.Hijo mío,necesitamos a todos los hombres disponibles,o nuestro reino caerá.

Debía mucho a aquel hombre.La vida,para empezar.Si él no me hubiera aceptado,nunca habría encontrado a mi maravillosa esposa.No podía negarle mi ayuda.Además sabía algo que él ignoraba,que yo era su guerrero más poderoso.Me volví a mirar a Elisabeta.

Ella me miró también,en sus ojos había amor y miedo.

-No quiero que vayas -susurró.

-Ojalá no tuviera que hacerlo.Ven -la llevé conmigo mientras mi padre ponía fin a la celebración.

Subimos la escalera de piedra que conducía a mis aposentos...a nuestros aposentos.
El hueco de la ventana estaba cubierto por capas y capas de tela negra,para protegerme durante el día,mientras dormía.La cama era grande y cómoda,rodeada también por cortinas negras que ofrecían una protección
extra contra el sol.La puerta podía cerrarse desde dentro con una tranca
de hierro.
Fui hasta la ventana y retiré la tela.

-Mi esposa seguirá viendo el sol todo el tiempo que pueda -le dije.

-¡Vuelve a ponerla! -dijo lanzándose a mis brazos -Ya he tomado una decisión
-anunció entonces -Seré como tú,quiero hacerlo.Quiero estar siempre contigo,pero por favor,no te vayas.No vayas a la guerra,amor mío.

La abracé con fuerza y le besé el pelo y la cara.

-No temas por mí,mi hermosa Beta.Soy inmortal.

-Pero puedes morir.¡Tú mismo me lo has dicho! El sol podría matarte...¿y si
te hacen un corte con una espada o te clavan una flecha? Podrías desangrarte.

-Te prometo que no moriré.Volveré a tu lado y entonces,si aún lo deseas,recibirás el espíritu que habita dentro de mí.El espíritu de la vida eterna.

-Hazlo ahora.

Le retiré el pelo de la cara y negué con la cabeza.

-Tengo que estar contigo después,tengo que ayudarte a comprender todo lo que sientas y abrazarte mientras experimentas sensaciones completamente
nuevas.Es como morir,Elisabeta.Como morir y volver a nacer.No puedes pasar por ello sola.No lo permitiré.

-Entonces quédate.Quédate conmigo para siempre como prometiste ante el sacerdote.

Bajé la cabeza con un profundo pesar que me encogía el corazón.

-No puedo.No puedo hacerlo.

Elisabeta se echó a llorar,yo la besé una y mil veces,secándole las lágrimas con mis labios.

-Te amo,Beta.Jamás habría pensado que un hombre pudiera enamorarse tan de repente.Has conquistado mi corazón con la velocodad del rayo.Nada podría apartarme de ti.Ni ahora ni nunca.

-Deja que vaya contigo -susurró.

Yo cerré los ojos,en dulce agonía.Resulatba tentador pensar en tenerla a mi lado...pero sabía que no podía ser.

-No tienes las fuerzas necesarias.Debes conservar la energía que te queda,descansar,así estarás bien cuando yo venga.La batalla será dura,por lo que espero que hubiera,acabado en un dia,o dos como máximo.

-¿Y si no es así? -me preguntó -¿Y si tienes que quedarte más tiempo y muero en tu ausencia?
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Lun 04 Ago 2014, 11:32 am

CAPITULO 19

–Si dura más de dos días, volveré contigo. Aún te quedan semanas, quizá meses, Beta. Te lo prometo.
–Te amo.
–Eres la princesa de este castillo –le dije–. No hay reina. Cualquier cosa que desees, sólo tienes que pedirla. Los sirvientes ya te adoran.
Oí cómo los soldados preparaban los caballos en el exterior.
–Tengo que irme.
–Te amo –repitió y me besó desesperadamente–. ¡Te amo con todo mi corazón!
–Y yo a ti –aparté los brazos con profundo pesar, pero debía vestirme para la batalla.
Después,me acompañó al patio del castillo y yo la bendije por ello. Cuando nos reunimos con los demás, Elisabeta tenía los ojos secos y la cabeza bien alta. Como una reina. Una reina maravillosa.
La besé una vez más antes de montar a Soare y sentí su mirada sobre mí mientras me alejaba de ella, rumbo a la batalla.
El combate fue atroz. Luchamos durante tres días sin parar y lo único que me impidió no volver a su lado después del segundo día como había prometido fue la certeza de que acabaría al día siguiente. Estábamos a punto de conseguir la victoria y si yo me hubiera retirado, habría supuesto la derrota de los míos. Así que rompí la promesa que le había hecho a mi esposa.
Cuando volví, encontré las puertas de la capilla abiertas de par en par y dentro estaban todos aquellos que no habían acudido a la batalla; sirvientes, campesinos… Todos lloraban y gemían con profundo dolor. El camino que conducía hasta la capilla estaba cubierto de pétalos de flor.
Me bajé del caballo y eché a correr, preguntando qué ocurría a todos aquellos con los que me encontraba.
¿Estaban celebrando un servicio por los caídos en la batalla? No podía ser, pues acabábamos de regresar con los cuerpos.
Todos a los que les preguntaba se limitaban a mirarme, asustados, y después se retiraban murmurando alguna plegaria.
Me abrí camino entre la multitud y al llegar al altar, sentí que me moría por dentro. Allí estaba ella.
Mi adorada Elisabeta yacía en la misma caja de madera sobre la que había llorado por mí sólo cuatro noches antes. Su cabello dorado se extendía a su alrededor y el vestido más hermoso que jamás había tenido cubría su cuerpo.
Un grito de animal herido salió de mi alma rompiéndome por dentro cuando la tomé en mis brazos y sentí que no había vida dentro de ella. Estaba fría. Rígida.
–¡No! ¡No! –grité–. Por todos los dioses, no puede ser.
–Ven, hijo mío…
Era el sacerdote, que me había puesto una mano en el hombro, pero yo me aparté de él, miré a todos los presentes y les dije que se fueran, que me dejaran solo en mi dolor. Todos obedecieron, todos menos una mujer que se quedó en las sombras, en silencio, a una buena distancia de mí.
Estuvo allí durante horas, mientras yo lloraba con el cuerpo de Elisabeta en mis brazos y maldecía a los dioses, al destino por darme tanta felicidad y después arrancármela de las manos de ese modo.
La ira fue suavizándose y entonces supe lo que debía hacer. Si mi amada se marchaba de este mundo, yo me iría con ella. No deseaba seguir viviendo sin ella. Quizá, de algún modo, pudiéramos volver a estar juntos al otro lado.
Con tal determinación, me dispuse a dirigirme al precipicio donde, después de todo, pondría fin a mi vida.
Volver arriba Ir abajo
vanessa

avatar

Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 10/07/2014

MensajeTema: Re: Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]   Mar 05 Ago 2014, 11:25 am

CAPITULO 20


–No tardará en amanecer –dijo una voz de mujer–. Si te quedas llorando sobre su cuerpo un poco más, arderás con el sol.
Dejé el cuerpo de Elisabeta suavemente y me volví hacia la mujer que había hablado.
La conocía. Le había dado el Oscuro Don hacía mucho tiempo, cuando ella era princesa de Egipto y había sido rechazada por su padre, el faraón, que la había enviado al templo para que la criaran las sacerdotisas de Isis.
–Rhianikki –dije.
–Ahora soy Rhiannon –salió de las sombras.
El cabello negro como la noche le llegaba hasta la cintura y un vestido dorado la cubría desde los hombros a los pies. Señaló a un lugar a mi espalda–. El parecido es espectacular, ¿no te parece? Tuvo al pintor trabajando día y noche desde que te fuiste. Debía de ser un regalo de boda para cuando volvieras.
El dolor que sentía era tan intenso, que apenas podía levantar la cabeza.
–¿Qué le ha pasado? –le pregunté.
–Le dijeron que habías muerto en la batalla. Creo que fue ese tío suyo. Ella no lo creyó hasta que el segundo día acabó sin que llegaran noticias tuyas. Hace sólo doce horas, al amanecer del tercer día, que se tiró desde la torre para reunirse contigo, su príncipe. Un sirviente la oyó gritar que si hubieras estado vivo, habría vuelto junto a ella.
Había cerrado la puerta desde dentro, por lo que nadie pudo llegar a tiempo de salvarla.
Aquello era más de lo que podía soportar. Caí de rodillas.
–Entonces ha sido culpa mía. Yo la he matado al romper la promesa que le hice –dije meneando la cabeza desesperadamente–. ¿Por qué me dijiste que la encontraría aquí si iba a abandonarme tan pronto, Rhiannon?
Ella respiró hondo y bajó la cabeza.
–No debería haber ocurrido así. No es esto lo que yo vi, amigo mío.
–Ya no importa. Pronto me reuniré con ella.
Rhiannon se acercó a mí y me puso la mano en el hombro.
–Siempre has tenido tan mal carácter. Siempre lamentándote de tu soledad y de tu
inmortalidad. No hay nada tan aburrido como un vampiro incapaz de aceptar su naturaleza. Al menos ahora tienes un motivo para sufrir de tal melancolía.
Levanté la cabeza, sabía que trataba de hacerme ver por qué debía seguir viviendo.
–No voy a continuar sin ella –dije con la esperanza de que eso bastara para poner fin a la discusión.
–Sí que vas a hacerlo –aseguró–. ¿Quieres que te diga por qué?
Asentí al tiempo que me ponía en pie a pesar de que estaba entumecido por el dolor.
–Supongo que no tengo otra opción, así que adelante, dime por qué habría de
aceptar vivir en el infierno que es el mundo sin ella.
–He tenido una visión –comenzó a decir–. Ya no suelo tenerlas, cada vez menos a medida que me hago vieja. Pero ésta fue muy intensa. Y no te atrevas a dudar de su veracidad.
–Nadie se atreve a poner en duda a la inmortal princesa del Nilo, ¿verdad? –la amargura empapaba mis palabras–. Adelante. Aún tengo que seguir sufriendo una hora más hasta que amanezca. Así que cuéntame esa visión.
–Elisabeta volverá a ti.
Levanté la mirada hacia ella, con el corazón a punto de escapárseme del pecho.
–No será fácil –se apresuró a añadir–. Primero tienes que asegurarte de permanecer con vida hasta que vuelva y no puedo asegurarte que vuelvan a encontrarse. Así que, ya ves, no puedes salir al sol. Debes seguir viviendo a pesar del dolor. Debes hacerlo por ella.
Negué con la cabeza.
–Haría cualquier cosa por ella. Pero, ¿cuánto tiempo tendré que esperar?
Ni siquiera la vampiresa más insensible de todos los tiempos pudo mantenerme la mirada mientras pronunciaba la respuesta.
–Unos quinientos años. Más o menos.
Sentí que me flaqueaban las piernas. Ella me agarró e impidió que cayera al suelo.
–La encontrarás en un lugar llamado New Hampshire, en un pueblo llamado Endover. Es allí donde ella volverá a ti dentro de cinco siglos. Si puedes soportarlo.
La miré a los ojos fijamente.
–Nunca he oído hablar de ese lugar.
–Eso es porque aún no existe.
–¿Estás segura? –insistí sin apartar la mirada de ella.
–Completamente.
Con un suspiro, volví junto a mi amada, junto al cuerpo que la había albergado, me incliné sobre ella y besé sus labios fríos.
–Lo intentaré, amor mío. Te prometo que lo intentaré. Aunque puede que vivir todo ese tiempo sin ti acabe conmigo. Pero intentaré aguantarlo, por ti –cerré los ojos a las lágrimas que manaban de lo más profundo de mi ser y sollocé–. Vuelve a mí, Elisabeta.
De algún lugar más allá de los muros de la capilla, juro que oí una voz que decía:
–Volveré.

FIN
Volver arriba Ir abajo
 
Antes del Amanecer [Nicky Byrne][18+][TERMINADA]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [Prólogo] Cenando antes de partir de nuevo [Prólogo]
» Relajandome antes de Dar Clases [Libre]
» Reto al Amanecer. Nocturne vs Legim
» [Prologo]Del amanecer al anochecer
» Álbumes que deberían estar en el libro "1001 discos que hay que escuchar antes de morir"

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Forgotten Words :: Apartados :: Novelas Paranormales-
Cambiar a: