ÍndicePortalMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Cree en mí║Shnicky║TERMINADA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Mar 14 Jul 2015, 5:30 pm

Nombre: Cree en mí
Autor: Yo, Renata
Artista ó personaje: Shane y Nicky
Adaptación: No
Género: totalmente gay
Advertencias: Embarazo masculino, si eres homofobica/o, no pierdas tu tiempo leyéndola, gracias y espero que les guste.
Resumen:




Última edición por renata el Vie 17 Mar 2017, 5:46 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Miér 15 Jul 2015, 6:31 pm

Capitulo 1

Nicky no podía creer la noticia que el médico acababa de darle.
Las náuseas y vómitos debieron darle una idea; estaba embarazado. Una situación extraña pero al parecer no imposible.

—Nicky —le dijo el doctor Bassan— eres una persona adulta y no me corresponde a mí el aconsejarte, excepto en asuntos médicos. Sin embargo, permíteme decirte algo; ÉL tiene derecho a saber que va a ser padre, aun cuando las circunstancias le impidan serlo en el sentido espiritual y emocional del término.

—Yo... necesito... pensar en ello —tartamudeó Nicky.

—Por supuesto —dijo el doctor y prosiguió a darle indicaciones sobre su dieta e información acerca de ejercicios, hospitales y pediatras, pues sin que él se lo dijese, sabía que conservaría al bebé.

¡Un bebé! El hijo de Shane, se recordó a sí mismo mientras conducía su auto.
Nunca se había sentido así, oscilando entre el júbilo y el terror. Había muchas cosas por considerar y él no sabía si podría enfrentarse a ello.
Estaba su carrera en Westlife, defraudaría a mucha gente. Supuso que debería sentir vergüenza... y quizá así sucedería cuando todo el mundo se enterara. Y sus padres... Nicky no sabía cómo encontraría el valor necesario para confesarles la verdad.

El día se oscurecía junto con sus pensamientos. Detuvo el auto y dejó que las lágrimas corrieran por las mejillas. Sabía que su vida cambiaría considerablemente.
Había muchas decisiones que tomar y el futuro se había convertido en una perspectiva aterradora. No tenía idea de cómo lo tomarían Mark y Kian además de Louis, aunque suponía que tendría que dejar al grupo una vez que el embarazo empezara a notarse.
Necesitaría ahorrar mucho. No tenía ni idea acerca del dinero que se necesitaba para la crianza de un niño, aunque suponía que era hasta que empezaban a ir a la escuela que se convertían en algo costoso.
Solo tenía algún temor acerca de lo que Shane diría.
Al poner en marcha el auto pensó en Shane y en lo que le había dicho el doctor Bassan respecto a su derecho a saber que iba a ser padre. El médico tenía razón, tendría que hablar con Shane, a pesar de su miedo. Considerando el modo en que tuvieron relaciones y su imposibilidad de creer en él, con toda seguridad pensaría que trataba de forzarlo a algo, de querer arruinar su futura boda o de sacarle dinero.
Pero él tenía derecho a saberlo.
El dilema lo molestó durante el resto del fin de semana. El lunes siguiente, su apariencia era terrible, su rostro estaba demacrado, parecía muy cansado y sus ojeras eran muy notorias, mas ya había tomado una decisión, se lo diría a Shane, pero dejaría bien en claro que no esperaba nada de él.
Solo que lo haría por teléfono. Aunque sabía que era una cobardía, no se atrevía a enfrentarlo.

Esa noche esperó a que dieran las nueve. Estaba asustado y las manos le temblaban tanto, que temía equivocarse y casi tuvo la esperanza de que no contestara.

—Diga.

Nicky tuvo que aclarar la garganta e incluso sintió que estaba a punto de desmayarse.

—¡Shane!

—¿Quién es? —parecía impaciente y Nicky pudo darse cuenta de que en el fondo se escuchaba una suave música romántica. Con toda seguridad Gillian estaba con él.

—Soy Nicky... —dijo y su voz se oyó más ronca y desagradablemente humilde.

—Maldición, te dije que no interfirieras en mi vida —explotó Shane con violencia y mucho odio. —Si quieres seguir haciendo experimentos encuentra algún otro. A mí no volverás a usarme.

Nicky sintió como si su amor muriera en ese momento.

—¿No me estabas usando tú también, Shane? —preguntó con voz helada—De acuerdo, no me volveré a poner en contacto contigo más que en lo referente al grupo. Lamento mucho haberlo hecho esta noche. Supongo que soy como tú.. necesito que me repitan la lección.

Colgó de golpe y después se dejó caer sobre el sofá sollozando con amargura. En el fondo había esperado que Shane lo ayudara a compartir la responsabilidad, pero ahora sabía a qué atenerse. No podía depender de nadie que no fuera él mismo.

Estaba solo contra el mundo.



Última edición por renata el Sáb 25 Jul 2015, 6:24 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Sáb 25 Jul 2015, 6:19 pm

Capitulo 2

Dos semanas despúes...

Nicky llegó al estudio de grabación, era hora de volver al trabajo, el grupo empezaría a grabar su nuevo disco. No obstante pensó seriamente (varias veces) en la posibilidad de renunciar, pues no podría vivir en una continua incertidumbre. Se sentía nervioso ante el inevitable momento en que Shane y él se encontraran después de la última vez que se vieron hace dos meses. No sabía qué esperar de ese encuentro, ni cómo se comportaría Shane al verlo. Tampoco podría soportar las malas caras y comentarios del moreno.
Aunque sabía que se las merecía, nunca debió haberse involucrado con Shane de esa manera.
Ahora sabia que se había enamorado de Shane pero al mismo tiempo ese amor había sido absorbido por un odio temporal. Experimentó un resentimiento hacia Shane por el modo en que lo usó.
Sabía que se estaba convirtiendo en una persona amargada, mas no podía evitarlo. Había sido demasiado herido en poco tiempo para adaptasre psicologicamente. Su equilibrio emocional se había perturbado y a menudo lloraba, hundiéndose más y más en un negro abismo de presión, del cual no sabía cómo salir.
Aún no había informado a sus padres del embarazo. Sabía que tarde o temprano tendría que decirles y afrontar las consecuencias antes de que se enteraran por la prensa.
¡La prensa! Qué problema, con toda seguridad querrían saber quién es el padre y las desafortunadas circunstancias de su concepción. Esto le impedía sentir felicidad ante la idea de ser padre. Sin embargo todavía no era problemático, pues aun no era visible, y de hecho, estaba más delgado, aunque por el bien de la criatura se forzaba a comer y daba largas caminatas por el parque. Si estaba exhausto se debía a las noches de insomnio que pasaba preocupado y recordando, siempre recordando...

Respecto a las famosas náuseas matutinas, Nicky no las padeció con excepción de contadas ocasiones.

Al entrar al estudio, Nicky se encontró con Mark.

—Listo para grabar? —preguntó Mark

—Sí —dijo Nicky sin mucho ánimo.

—Qué te pasa, ¿estás bien? —preguntó Mark mirándolo extraño— No te ves muy bien.

Mark era muy observador y Nicky temía el momento en que descubriera lo de su embarazo.
Nicky no pudo contestar porque en ese momento Shane entró al estudio, el corazón de Nicky empezó a latir con fuerza.
Shane saludó a Mark con una sonrisa pero al mirar a Nicky sus ojos relampaguearon con furia apenas contenida hacia el rubio, y Nicky se estremeció al devolverle la mirada. Parecía cansado. Su rostro estaba sombrío, tenía profundas ojeras, su boca se curvaba en un gesto amargo y su mentón necesitaba una afeitada.
Aun así a Nicky le pareció muy sexy y era obvio que de nuevo estaba interpretando mal la situación. Debería estar furioso, mas en lo único que podia pensar era...
"¡Oh, Shane, amor mío"

*******

Toda esa semana pasó igual, Shane continuába con su actitud fría hacia él apenas lo miraba y le dirigía la palabra. Esta actitud no pasó desapercibida para Kian y Mark, sabían que "algo" había pasado entre ellos, pero no se imaginaban qué y tampoco preguntaron.
Nicky agradeció en silencio su discreción.

El siguiente lunes por la tarde, Nicky estaba en el estudio hablando con Kian acerca de algunas canciones cuando apareció Shane y lo vio encaminarse hacia él.

—Deseo hablar contigo. —ordenó Shane.

Nicky no dijo nada, solo lo miró y caminó a lo largo de la habitación.

—Cuidado —bromeó Kian— ¡no vaya a querer abusar de tii!

—Dudo que tenga el valor —murmuró Nicky con ambigüedad al hacerlo caminar a lo largo de la habitación ante una considerable cantidad de miradas.

—Y yo dudo que te resistas —gruñó Shane.

—No estés tan seguro —añadió el rubio con amargura— No creas que será como la última vez.

—Apuesto que no, ya tienes con quien seguir 'experimentado' —lo censuró con aspereza. Ahora ya habían salido al pasillo y se encaminaban hacia el elevador— Nicky, te hice una advertencia muy clara. Gillian me dijo que pasaste el domingo con Ryan.

Nota:
 

Nicky trató de liberar su brazo al presionar Shane el botón para llamar al ascensor, más no pudo.

—Si Gillian te lo dijo —repitió sarcástico— es porque Ryan se lo informó a ella. ¿Por qué no iba a hacerlo? Somos libres, no tenemos nada que ocultar.

—¿Desde cuando te volviste tan cínico? —se burló— ¿Con él también te haces el inocente? ¿También lo provocas para que se vuelva loco por tí y llevártelo a la cama?

—¿No se te ha ocurrido pensar alguna vez que podrías estar equivocado? —lo desafió Nicky— ¿Que en realidad podrías estar equivocado?

—No —contestó empecinado y lo empujó hacia el ascensor que acababa de llegar— No creas que no me di cuenta de aquella sonrisa de alegría que no pudiste evitar cuando lo viste entrar al estudio el viernes pasado.

Al cerrarse las puertas del elevador, Shane lo soltó y presionó el botón correspondiente a la planta baja. Al estar a solas con él en un espacio tan reducido, Nicky no supo si su nerviosismo se debía a su fobia a los elevadores o a Shane.
Se aclaró la garganta y dijo:

—¿A dónde vamos? Yo aún no estaba listo para salir del estudio.

—Solo quiero hablar contigo donde nadie nos moleste.

Las cejas de Nicky se alzaron en un gesto arrogante.

—¡Lo que tengas que decirme dímelo ya!

—No hasta que estemos a solas.

—¿Qué quieres Shane? La última vez que nos vimos me dejaste claro que entre nosotros no había nada...

—Y así sigue siendo. —le interrumpió Shane— Solo quiero aconsejarte un par de cosas.

—No necesito de tus consejos, sé perfectamente lo que hago.

—¿De veras, Nicky? ¿Quieres arriesgarte a que le informe a Ryan lo bien que te la pasaste en su ausencia conmigo? Ya sabes lo sensible que es, no creo que soporte saber que él no es el único en tu cama.

—¿Me estás amenazando?.

—Llámalo como quieras —sonrió sarcástico.

Nicky optó por guardar silencio. La sensación en la boca del estómago no tenía relación con el veloz descenso del elevador.
Nicky sintió que en él surgía la ira, pero se contuvo, por el momento era mejor seguirle el juego.

—No quiero que Ryan sufra —lo miró con el rabillo del ojo y sofocó el deseo de golpearlo cuando vio en sus ojos un brillo de triunfo.

—Entonces, ¿vas a escucharme?

—Está bien —estuvo de acuerdo— ¿Qué quieres decirme?

—Ya te dije que aquí no. —le dijo con cinismo— Desafortunadamente Gillian se está quedando en mi casa y no puedo llevarte ahí. Recientemente compré una casa en las afueras de Dublín, pero está en etapa de remodelación. Así que he pensado que me invites a tu casa, así hablaremos sin que nadie nos interrumpa... no te preocupes, no me quedaré a cenar ni tampoco se me ocurriría pedirte que prepares la cena.

—Tienes razón, podría tener en las manos un frasco de arsénico.

Shane emitió una risa breve y burlona. El ascensor llegó a la planta baja y Shane le permitió a Nicky que lo precediera al salir.

—¿Nos vamos?

—Estoy ansioso —dijo Nicky irónico.

Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Sáb 01 Ago 2015, 6:03 pm

Capitulo 3

Nicky pudo sentir la tensión en su cuerpo al abrir la puerta y entrar en el pequeño vestíbulo. Había pasado tiempo desde la última vez que Shane había estado allí haciéndole el amor.
Nicky se sonrojó ante el recuerdo.

*FLASHBACK[Era una noche cálida y Nicky acababa de despedir a Ryan con quien había pasado una tarde muy agradable platicando, acababa de llevar a la cocina los vasos y las tazas que habían usado, cuando oyó el timbre de la puerta, lo que le hizo pensar que él había regresado.

—¿Ryan? ¿Por qué has regresado?

Al abrir la puerta se llevó una sorpresa al encontrarse a un Shane furioso.

—¡No soy tu maldito Ryan!

Shane entró y se dirigió a la sala.

—Lo siento —empezó a decir Nicky, nervioso habiéndolo seguido después de cerrar la puerta— Creí que era Ryan que regresaba, pues acababa de estar aquí.

—Lo sé —declaró Shane molesto— Reconocí su auto y estuve a punto de entrar a sacarlo. Por fortuna para él, se fue antes que yo tomara una decisión.

No era la primera vez que Nicky veía así de molesto a Shane con respecto a Ryan. Sabía que el muchacho no le agradaba, pero le parecía algo exgerada su actitud de esa noche.

—¿Q- quieres café? —se aventuró a decir— ¿O quizá una copa de vino? También tengo algo de pizza, si tienes hambre.

—¿Qué hacía ese estúpido aquí? ¿Qué hacías tú con él —le habló con dureza— ¿Te acostaste con él?

Desconcertado, a Nicky no se le ocurrió nada que decir, ¿por qué le importaba a Shane lo qué él hacía o no con Ryan?

—¡Te hice una pregunta!

La mano de Shane lo abofeteo. Nicky lo miró asombrado. ¿Qué le pasaba a Shane?

—Si has hecho algo dímelo ahora, si lo descubro me volveré loco

—Vete a la mierda Shane.

Entonces, la boca de Shane se apoderó de la suya. Era un beso violento pero que hizo estremecer a Nicky, que siempre había deseado al moreno.
Sus manos se sujetaron al brazo de Nicky y una vez más hizo la pregunta

—¿Hiciste el amor con él?

La pregunta sonó llena de esos incomprensibles y dolorosos celos que hacían mella en él, mientras las manos de Shane le sujetaban por el abdomen y lo elevaban en el aire, la boca del moreno dejó libre su lengua húmeda y tibia que caminó por la garganta delgada y fina del rubio, las manos de Nicky abrazaron el cuello del moreno y dejó que lo recostara en el sofá, con los ojos cerrados Nicky sentía la lengua caminando en su piel hasta que sus ojos y los ojos avellana de Shane se encontraron.

— Si no me detienes esto podría continuar —besó su frente, sus mejillas y su barbilla y la otra mejilla mientras el calor subía, mientras Nicky le miraba sintiendo el placer que causaba ese roce mágico entre los cuerpos de ellos dos.

- Entonces debo continuar

- Ahhh

Un gemido que fue callado fue lo suficientemente efectivo, los ojos de Shane se encendieron como llamas, mientras miraba el sonrojo en la piel del rubio y sentía una leve y dulce excitación creciendo bajo su tacto, mientras su mano acariciaba suavemente la piel del rubio que lo llamaba, las manos de Nicky acariciaron el cabello de Shane tocando sus mejillas, y ahí el torso de Nicky se alzó y su boca buscó la de Shane y abrió paso a la lengua húmeda suave y dulce que se movía acariciando la suya con placer, se estremeció.

Shane abrió sus pantalones para acariciarlo, los gemidos crecieron

- Ahh!! Ahh!! Sh… Shane… ahh!!

En cuestión de unos minutos, ambos hombres yacían desnudos en el sofá. Tan sensual como era, Nicky mostró su erección, larga fuerte y rosada, preciosa y extendida por la desnudez del moreno.

—Shane … — la respiración del rubio se entrecortó mientras en el sofá se sentía un objeto seductor— ¿estas molesto?

Nicky brillaba mientras el moreno con la mano derecha masturbó su propio miembro para endurecerlo un poco más.

—Muy molesto. Tu cuerpo es perfecto Nick – los ojos del rubio se abren sorprendidos— voltéate quiero ver tu espalda.

—Shane… —sonrojado y con los latidos pitando en sus oídos Nicky siente su reciente erección palpitar mientras se gira.

—Me encanta lo blanca que es tu espalda… y tu tatuaje.

Un instante eterno atropellaba a Nicky mientras los dedos del moreno le acariciaban suavemente la piel y lo volteaban y movían para mirarlo a detalle,la excitación era palpable en la habitación. Con un deseo desesperado, Shane comienza a morder la piel de Nicky.

—Shane…. Ahí nooo ahhhh

—¿Qué pasa?

—Me duele… no me muerdas.

—Eres mío Nick  —con sus dedos sujeta el pelo del rubio, su miembro choca contra el cuerpo de Nicky— puedes sentirme

— Si…

—Y aun así quieres que me contenga.

La lengua de Shane lame sus hombros, lo muerde y lo besa, lo gira y sus ojos y los de Nicky se miran fijamente, llenos de deseo los dos.

—Te deseo Nick. Desde hace mucho tiempo.

—No te creo.

Un beso violento acalla al rubio, la lengua de Nicky y su lengua van uniéndose con pasión abrazados en el sofá, desnudos, sus miembros acariciándose mientras ellos se estremecen al tocarse de ese modo, la boca de Shane se prende a su cuello, Nicky ahoga los quejidos mientras una marca morada nace en su piel.

—He anhelado esto, he soñado en ello durante mucho tiempo...

—No te creo.

—¿Por qué?

—Me has tenido a tu alcance pero nunca has intentado nada y ahora te atreves solo porque tengo a alguien más... y te molesta no ser tú.

—Quiero ser el ÚNICO.

Sus manos se movieron para tocar su polla que se endureció bajo sus palmas y entonces sus hábiles dedos juguetearon con los endurecidos pezones. Shane continuó el recorrido sensual durante largos y delirantes momentos antes de bajar la cabeza. La boca del moreno tocó la cabeza de la polla, el cual besó con movimientos circulares de la lengua hasta que las inhibiciones del rubio se esfumaran y ya no pudo contener un punzante y ronco grito de placer.

—Eres hermoso... y perfecto —musitó Shane al pasar su boca al otro pezón. Recorrió con los labios la evidencia de su despertar sexual.

Luego Shane se puso detrás de él mordió las nalgas de Nicky a tiempo que incrustaba un dedo para hacerlo disfrutar.

—Mmmmaaahhhhhahhhhh mmmmmm

Shane sacó su dedo mientras se ponía en la entrada de Nicky mientras lo iba penetrando muy despacio, el rubio estirado temblaba, bajo su cuerpo, pálido y delgado se dejaba penetrar.

—Sh... Shane....ahhh

—¿Te gusta?

—Ssss…si….Sssi

—¿Así? —Shane golpeó su cuerpo penetrando más adentro en el rubio.

—Ahhh!!! Si… por favor… más….

—¿Te gusta? ¡Siénteme!

—Naaaahhhh ahhhhh ahhhhhh más, más, dame más!!!

Cada estocada lo sacudía con fuerza, penetrando profundamente dentro de sus ser, el sudor corriendo por sus cuerpos y el placer, el deseo erecto de fundirse uno en el otro, las manos de Shane repasando el cuerpo pálido y suave de Nicky, el rubio saboreando el placer de cada caricia, la sensación deliciosa de ser poseído y de tener a Shane completamente dentro de él. Cada estocada le provocaba una sacudida deliciosa y el vaivén de su miembro lo provocaba a un más, las manos de Shane sujetándolo con fuerza, aferrándose a su cuerpo y derrumbándose sobre él, podía sentir como Nicky llegaba al climax, Shane trato de contenerse, de igualar su ritmo al instante en que su amante.

— Nooooooohhhh Shane me vengo… voy a venirme!

— Si… hmmm si… córrete Nick, dámelo ¡Dámelo! -dijo descargándose sobre el.

Un estallido salió y llenó a Nicky de la escencia de Shane, agotados y rendidos de placer se sujetaron en el sofá, el olor a sexo impregnado en la habitación y ellos, cansados y sensuales dejando que sus lenguas bailaran sensualmente en un beso.]*FIN FLASHBACK.

Nicky estaba nervioso y de solo recordarlo se excitó, haciendo que en sus pantalones creciera un bulto muy incómodo para él. Miró a Shane y vio el fuego sensual que apareció en sus ojos. Se dio cuenta de que él también estaba pensando en lo mismo.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Dom 09 Ago 2015, 6:48 pm

Capitulo 4


—Muy bien —dijo Nicky saliendo de sus recuerdos y aclarándose la voz— ¿Qué es lo que quieres decirme?

—No hay prisa. ¿Acaso estás esperando a alguien?

—Si te refieres a Ryan, no...

—Por supuesto que me refiero a él. No quiero que lo veas —Aseveró con amargura y mirándolo pensativo— Supongo que no debo culpar a Ryan por sentirse atraído hacia tí, eres muy deseable y debo admitir que el desgraciado tiene buen gusto. Me pregunto si también eres así de apasionado con él como lo fuiste conmigo.

Sus palabras conjuraron una cantidad de imágenes eróticas que provocaron que las mejillas de Nicky se ruborizaran.

—¿Vas a hablar de manera tan vulgar toda la tarde?

—Yo diría quemás bien es cándida —respondió Shane— Pero estoy de acuerdo contigo, es mejor que encontremos un tema menos... evocador.

Por un momento, Nicky pensó que éste sería un buen momento para decirle a Shane lo de su embarazo, se armó de valor y cuando estaba a punto de hablar, sonó el teléfono.

—Contestaré yo.

Antes de que Nicky pudiese reaccionar Shane alcanzó el teléfono y descolgó el auricular.

—¿Sí?

Nicky se quedó de pie junto a él y pudo notar su rápida sonrisa de satisfacción cuando escuchó quién llamaba.

—Lo siento. —Decía Shane en sugestiva voz baja— pero de verdad es inconveniente que hables con Nick en este momento, Ryan, te pido que de ahora en adelante te mantengas fuera de la vida de Nicky. Admito que estoy siendo tal vez un poco grosero, pero tengo la tendencia a ser posesivo con mis amantes.

Colgó el aparato y Nicky se sintió tan furioso por haber oído que se refería a él como un artículo de su propiedad, que fue más de lo que pudo tolerar. Su brazo derecho se balanceó, describiendo en un arco horizontal y entonces se dirigió hacia adelante y su puño cerrado conectó un satisfactorio gancho a la mandíbula de Shane.
Nicky esperaba que él le devolviera el golpe, peor en lugar de eso, colocó sus manos sobre los brazos del rubio y, lo acercó a sí con brusquedad.

—Yo tenía razón, sabía que él te llamaría esta noche —su boca se curvó con desprecio— Son amantes, Nick.

—Lo has hecho deliberadamente, ¿no es cierto? —lo acusó— Sabías que él llamaría.

—Sí.

-¿Por qué? —exigió saber el rubio— ¿Cómo sabías que llamaría a mi casa y no a mi celular?

—Porque yo lo tengo —dijo Shane sacando el aparato del bolsillo de su chaqueta.

—¡Me lo robaste!

—Digamos que lo tomé prestado.

—¿Qué esperabas lograr... alejarme de él?

—Quizá ya es hora de acostumbrar a Ryan a la idea de que ya no eres de su propiedad —dijo Shane con rabia apenas contenida— Ya que es evidente que no has tenido el valor para alejarlo de tí, me parece que yo tendré que hacerlo.

Su boca encontró la de Nicky, sofocando un grito de dolor. Sus labios fueron torturados por la fuerza del moreno durante un tiempo que a Nicky le pareció eterno.
Por fin Shane levantó la cabeza y dirigió la mirada hacia sus ojos llenos de lágrimas contenidas de furia.

—¿Qué ocurre, bebé? —se mofó él— ¿Te pesa saber que has perdido a Ryan? Te sobrepondrás... Tendrás un nuevo amante. Y te haré que olvides a ese hombre.

Su boca se posó de nuevo sobre Nicky, quien sintió que su control desaparecía para dar paso a la pasión. Los brazos del moreno se ceñían a su cuerpo hasta que de Nicky escapó un gemido de desesperación y deseo.
¡Lo deseaba, oh, Dios! Pero si le permitía que le hiciera el amor, sería tanto como descender hasta un espacio de vergüenza del cual nunca sería capaz de salir.

—No me hagas esto, Shane —rogó con palabras entrecortadas cuando Shane lo llevaba al sofá.

—No seas tonto, acéptalo, Nick, enfréntate a la realidad por una vez en la vida. Los dos sentimos esta... esta necesidad del uno por el otro, aunque nos despreciemos por ello, no podemos negarlo... nos deseamos.

Lo empujó sobre el sofá de suaves cojines y se dejó caer a su lado. Gimió impaciente al sentir sus dedos sobre la cremallera del pantalón.

—No... —suplicó, pero Shane fue sordo y siguió acaricándolo.

Respirando con rapidez y dificultad levantó la cabeza para mirar al rubio.

—¡Oh, cielos, te deseo! —susurró al desabotonar la camisa color crema.

—¡Shane!

Se inclinó sobre el rubio y Nicky arqueó el cuerpo hasta tocarlo. Frotó su erección contra la de él. La respicarción de Shane se tornó aún más difícil al posar su boca sobre la de Nicky en otro beso interminable. Ya no hubo ningún control cuando Nicky lo ciñó con sus brazos, temblando con la fuerza del deseo que Shane había despertado en él.

—¡Me vuelves loco! —la voz de Shane fue ronca mientras lo besaba en el cuello y sobre la suavidad de sus hombros— Nick, olvida a Ryan, no pienses en él. Es a mí a quien deseas... ¡Dilo, dime que me deseas!

La referencia de Ryan trajo como consecuencia el retorno a la cordura y los brazos de Nicky se alejaron de él. Se puso rígido al recordar todo lo que se interponía entre ellos, la desconfianza, la hostilidad eran superiores a esa pasion momentánea.
Shane lo usaba. Ahora se daba cuenta.

—¡No! ¡Deténte, Shane! —imploró con urgencia y con voz temblorosa a causa de las lágrimas— ¡Por piedad, no me hagas esto!

—¡Debo hacerlo!

—Shane, por lo menos créeme cuando te digo que Ryan nunca ha sido mi amante

—¡Es el colmo! Ni siquiera en un momento como éste te olvidas de mentir.

Había encontrado por casualidad las palabras precisas para extinguir su pasión. Él se retiró de Nicky con brusquedad y se sentó al borde del sofá, con la cabeza inclinada, los codos sobre los muslos y las manos entre las rodillas.
Nicky lo observó, notando que su respiración aún era rápida y que la mano que levantó para abotonarse la camisa, le temblaba.
De repente se volvió a mirarlo y Nicky pudo ver que psaba por alguna especie de agonía.

—Lo siento —musitó horrorizado.

—¿Por qué? —cuestionó irónico— Te has salido con la tuya por lo menos por hoy. Ya sé que no puedo evitar que tu cuerpo me desee... mas tu mente y en tu corazón, Ryan es el único amante que anhelas.

—No...

—La pasión es una verdad eterna, Nick. Esta noche ya no estoy de humor para hacerte el amor, pero cuando lo haga, será pasión pura, sin que ninguna de tus mentiras la arruine.

Se puso de pie.

—No te he mentido —expresó Nicky con intensa sinceridad.

—Nicky, de verdad. Te mereces algo mejor que ese idiota. ¿Por qué pierdes tu tiempo con él? Él sólo se está divirtiendo contigo.

—Como tú lo haces —replicó Nicky con frialdad.

—Jamás me he divertido contigo —aseguró Shane con dureza.

—Eres un hipócrita —lo acusó Nicky con amargura— En tanto tú solo me usabas... mi pasión fue más sincera que la tuya, si bien me siento profundamente avergonzado por permitir que despertaras en mí esas sensaciones. Tienes razón, ¡la pasión es la verdad! Y yo te dije la verdad. No podría haber mentido... ¡No lo haría! Piénsalo, Shane, porque a menos que lo creas, no quiero volver a verte.

—Me verás.

Shane dio media vuelta y cruzó la habitación, Nicky lo siguió hasta el vestíbulo y, cuando llegó a la puerta, se volvió hacia el rubio de nuevo, lo acercó a sí.

—No quiero que vuelvas a ver a Ryan, ¿está claro? Eres mío. Lo sabes, ¿no es cierto? Me perteneces.

—Bastardo —murmuró Nicky, odiando los traicioneros impulsos de su cuerpo que lo hacían desear aproximarse más a él.

Shane sonrió, sabiendo a la perfección lo que provocaba en él.

—Te llamaré.

Abrió la puerta y salió. Nicky dio un portazo y de inmediato colocó la cadena de seguridad. Regresó a la sala y se puso de rodillas al lado del sofá en el que hacía tan poco tiempo había experimentado un intenso placer. Se cubrió el rostro con las manos y sollozó sin cesar.

—¿Qué voy a hacer?

Existía sólo una respuesta y él ya la conocía. No debería volver a ver a Shane, pero era imposible evitarlo con el grupo, así que tomó una decisión... renunciar a Westlife.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Dom 30 Ago 2015, 5:18 pm

Capitulo 5

Al día siguiente Nicky se despertó muy temprano y se dirigió a la oficina de Louis en lugar de ir al estudio de grabación.
Pasó casi toda la noche en vela analizando los pros y contras de dejar el grupo. Perdería mucho, pero era más importante su tranquilidad y la de su hijo.

—¿Cómo que te vas del grupo? —preguntó Louis escéptico— ¡No puedes dejar Westlife!

—Es una decisión que ya tomé y no hay marcha atrás —dijo Nicky sereno pero firme.

—¿Qué te llevó a tomar una decisión así? —Louis parecía incómodo— Creí que estabas contento en el grupo.

—Y así es, pero surgió algo que me impide seguir.

—¿De qué se trata? Dímelo, estoy seguro que sea lo que sea podemos solucionar. Si quieres más participacíon en el grupo podemos hablar con los muchachos...

—¡No, Louis! —replicó Nicky con calma— No se trata de eso.

—¿Ya lo pensaste bien?

—Créeme, es la decisión más difícil que he tenido que tomar y me duele, pero al mismo tiempo es lo mejor por el bien de todos.

—Nicky —dijo Louis— Por lo menos dime el por qué, merezco saberlo.

Nicky lo miró con el rostro inexpresivo tratando de suprimir la asfixiante sensación que lo asaltaba cada vez que lo presionaban.

—Está bien... pero antes debes prometerme que no le dirás a nadie mis razones de por qué me voy.

—¿Ni siquiera a los muchachos?

—Ni siquiera a ellos.

—Me estás asustando. Dime qué pasa! —exclamó ansioso.

—Primero promételo —repitió Nicky.

—Está bien —Dijo Louis desesperado y resignado a la vez— Te prometo que no le diré a nadie.

Nicky dudó un momento.
Louis extendió un brazo y puso su mano en el hombro de Nicky. Debió intuir que bajo su aparente tranquilidad exterior yacía algo que le preocupaba. Sus ojeras era prueba de ello.

—Nicky —se aventuró a decir en tono conciliatorio— Sea lo que sea puedes decírmelo. Estoy seguro de que podremos solucionarlo.

—Estoy esperando un hijo —soltó.

La cara de Louis era de sorpresa. No se esperaba una noticia como esa.

—Tú... estás... un .. hijo... —balbuceó Louis, claramente estaba en shock.

—Ahora entiendes por qué no puedo seguir en el grupo? En unos meses ya no podré ocultarlo, no podré seguir el paso de los demás y eso sin contar con los comentarios de la prensa, los fans...no puedo exponer a los chicos de esa manera.

—¿Y tú? ¿Qué va a pasar contigo? Necesitarás dinero para cuando nazca, ¿qué vas a hacer si dejas Westlife?

—Buscaré trabajo en alguna estación de radio, RTE me ha dicho que puedo contar con ellos una vez que el grupo se acabe, sé que lo han dicho en serio... Voy a estar bien, de veras. Trabajo no me va a faltar.

—¿Quién es el...ya sabes, el padre? —preguntó de repente Louis.— ¿Va a responder?

Nicky se ruborizó.

—Eso no importa, yo... lo voy a tener solo.

—¿Es Ryan?

—No, no es él.

—No quieras protegerlo, si es él y resulta que es un cobarde, te juro...

—¡No es él! —interrumpió Nicky— De verdad. Agradezco que te preocupes, pero no necesito a nadie a mi lado, soy lo suficientemente capaz como para hacerme cargo de mi hijo yo solo. Lo único que necesito es que me digas que aceptas mi renuncia.

Louis se quedó callado un momento. Sabía que Nicky estaba tomando una decisión equivocada, pero tampoco podía retenerlo contra su propia voluntad.

—No tienes por qué renunciar al grupo —dijo después de un momento— Toma estos meses para estar tranquilo, para tener a tu hijo, después; puedes volver.

Nicky negó con la cabeza. Era por Shane por quien hacía esto, pero no podía decírselo a Louis.

—Lo siento, pero como ya te dije; mi decisión está tomada y no hay nada que puedas hacer. Me voy de Westife.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Vie 04 Sep 2015, 5:01 pm

Capitulo 6

Nicky permaneció en silencio como Louis les comunicaba a los demás su decisión de abandonar el grupo.
Estaba de pie a un lado del hombre mayor y con la cabeza hacia abajo, no se atrevía a mirar a sus compañeros, podía sentir los tres pares de ojos clavados en él.

En especial los de Shane.

Deseó encontrarse a muchos kilómetros de distancia y no sentir la tensión que estaba sintiendo en su estómago. Cerró los ojos cuando sintió ganas de vomitar.

"No, por favor, no ahora" suplicó a sí mismo. Respiró profundamente hasta que sintió desaparecer un poco las náuseas.

Abrió los ojos y se encontró con la mirada fría de Shane quien lo miraba fijamente, su expresión era dura, se podía ver claramente que estaba más que molesto. Nicky no pudo sostener más su mirada y miró hacia otro lado.

—¡No puedes hacernos esto! —exclamó Kian cuando Louis terminó. — Estás siendo egoísta!

—Kian... —Mark intervino, pero Kian lo detuvo.

—¡No, Mark!, no me voy a callar —dirigiéndose a Nicky le dijo sumamente molesto:— ¡Estás pensando en tí! El grupo no te importa, no te importamos nosotros!

-No es así, Ki... yo... debo hacerlo —dijo Nicky tratando de encontrar la mejor manera de explicar su decisión— Quizá ahora no entiendan, pero más adelante lo comprenderán y quizá hasta me lo agradezcan.

—¿Agradecerte, qué? —replicó furioso Kian— ¿Nuestro final?

—¡Kian! —Intervino Louis— Estás siendo injusto con Nicky.

—¡Ahora soy injusto! Injusto él que no piensa en nosotros!

Nicky sentía deseos de llorar, sabía que estaba defraudando a sus amigos y no podía hacer nada.

—Lo siento —susurró en voz baja. No podía decir otra cosa.

Louis suspiró.

—Me conocen, saben que yo siempre he velado por el bien del grupo y esta vez no es la excepción. Nicky me dio sus razones para irse y aunque no estoy de acuerdo con ellas, las acepto.

—¿Qué razones?, ¿Qué es más importante que el grupo? Dímelo, por que no lo entiendo.

Nicky permaneció en silencio sin saber qué contestar, quería decirles la verdad, pero no con Shane presente, él no pordía saber que estaba esperando un hijo. Miró de nuevo al moreno, pero él permanecía en silencio, solo observándolo.
De nuevo sintió náuseas, y tuvo que aferrarse a la mesa para no vomitar.

—Nicky... —dijo Mark— Cualquier problema que tengas sabes que cuentas con nosotros, somos tus amigos y no vamos a dejarte solo.

—Lo sé, es solo que... —Y de pronto Nicky ya no pudo más y tuvo que dirigirse con urgencia al baño.

Dejando sorprendidos a todos.

****

—Perdóname si ofendo tu inteligencia —dijo Mark cuando Nicky salió del baño— pero hay varios indicios que me hacen sospechar algo raro. ¿Es esta la razón por la que te vas?

—Bueno, yo... quiero decir —tomado por sorpresa, Nicky tartamudeó— Tienes razón, estoy.... ¡No!

Dijo Nicky cuando vio a Shane aparecer detrás de Mark.

—¿Te importa, Shane? Estamos hablando. —Dijo Mark.

—Creo que también me concierne —Dijo Shane y Nicky pensó que vomitaría de nuevo— Acompáñame, Nick, necesitamos hablar.

—¡No! —protestó con voz que era un agonizante murmullo—No tenemos nada de que hablar. ¡Vete, Shane, déjame en paz!

—Ojalá pudiera! —murmuró el moreno con tal sinceridad, que Nicky sintió como si lo hubiese golpeado.

—Pues empieza ahora —ordenó Mark—, eso es lo que Nicky quiere.

—Esto es responsabilidad mía.

Mark miró a Nicky.

—Entonces ve con él, es mejor que aclaren este asunto —observó impaciente el rostro de Shane— Eres un bastardo, Filan.

—No necesito que me lo digas, Feehily —espetó brusco—Es algo que Nicky me ha dicho una y otra vez. Salgamos de aquí.

Nicky se sentía demasiado débil para oponerse y permitió que el moreno lo condujese a los elevadores.

Nicky se apoyó en uno de los costados, preguntándose si le sobrevendría un nuevo ataque de náuseas, pero la sensación pronto se desvaneció.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Vie 04 Sep 2015, 6:49 pm

Capitulo 7

Salieron del ascensor al llegar al área de estacionamiento y Shane lo volvió a tomar del brazo para dirigirse hacia su auto.

—Esto no es necesario, Shane, no tenemos nada que discutir. Mi auto también se encuentra aquí, así que te pido por favor que me dejes ir —rogó— No quiero... Yo puedo arreglármelas solo. Lo que me sucde no tiene nada que ver contigo.

—Tiene que ver TODO conmigo —lo contradijo con dureza— Sube, después de que hablemos te regresaré aquí para que recojas tu coche.

Nicky obedeció.

—¿A dónde vamos?

—¡No me importa el lugar!

Nicky permaneció en silencio. Sin que él lo viera, se desabrochó el botón de sus jeans y se bajó el sueter para cubrirse el vientre, que parecía que por fin había empezado a engrosar. Una oleada de cariño protector por su bebé aún no nacido recorrió todo su ser. Era la primera vez que sentía un verdadero y profundo amor paternal desde que se había dado cuenta de que estaba embarazado. Era su hijo y él lo ansiaba con desesperación, aun cuando Shane no compartiera esa sensación.

Notó que Shane se dirigía a Graftoon Street y entonces se sintió aliviado. A cielo abierto todo sería más fácil.

Shane estacionó el auto cerca del monumento a Molly Malone, salió y caminó cerca de la estatua. Nicky permaneció sin moverse durante un momento, pero después salió del vehículo, y siguió a Shane. Soplaba un viento frío, había muy poca gente, no serían molestados.

—Tú estás esperando un bebé —declaró Shane de pronto.

A Nicky se le hizo un nudo en la garganta.

—Sí.

—Por eso dejas el grupo.

—Sí.

—¿Has visto a algún doctor que te lo haya confirmado?

—Sí.

—Nick, ¿es mío ese niño?

A Nicky se le puso el rostro muy blanco. Los ojos le brillaron y, de súbito, encontró de nuevo las palabras y habló furioso.

—¡Maldito! Después de todo lo que me has hecho, juzgándome mal, negándote a escucharme, persiguiéndome y hacerme un hijo. Lograste que tenga miedo de decírtelo y me sienta aterrorizado ante la perspectiva de confesarles la verdad a mis padres, dejar al grupo... Maldito seas, has arruinado mi vida y todavía te das el lujo de insultarme al dudar de que el hijo que llevo sea tuyo. Te odio, Shane, te odio de verdad, creo que me gustaría verte muerto o, lo que es mejor, vivo, pero sufriendo de la misma forma en que me has hecho sufrir a mí...

—Lo siento, Nick, pero tenía que asegurarme —lo interrumpió Shane.

—¿Asegurarte de qué? —preguntó Nicky con amargura— ¿Piensas que es hijo de... que quiero amarrarte con este bebé? ¡Dios mío! Fue tan aterrador estar contigo que después de tí, no deseo volver a estar con nadie más ni en un millón de años.

Shane hizo una mueca de dolor,lo que alegró a Nicky.

—Ya me he disculpado —dijo Shane.

—Nunca podrás confiar en mí, eso lo tengo bien claro.

—Hemos venido aquí a discutir el hecho de que estás esperando un hijo —lo interrumpió impaciente, sin ocultar su hostilidad al mirarlo— ¿Qué vamos a hacer al respecto?

—No vamos a hacer nada —señaló— Esto no te concierne, Shane, tu parte en el asunto ya ha terminado, obtuviste lo que querías y yo seré el que pague por ello. Manejaré esto, solo.

Shane lo miró pensativo y Nicky se dio cuenta con angustia que ya ni siquiera lo deseaba. Obtuvo de él lo que quería.

—Quiero que te cases conmigo.

Nicky lo miró atónito.

—Te felicito, Shane. Este debe ser el autosacrificio más importante que has hecho en tu vida. Para fortuna tuya —añadió con burla— no me interesa. Muy claro me has dicho que no me querías en tu vida.

—Yo... ¡Oh, Dios mío! —Palideció, su voz fue ronca al preguntar— Nick, ¿aquella vez que me llamaste fue para decirme que...? ¡Mierda! Nunca me imaginé... hasta que esta mañana te vi pálido, parecías enfermo...y luego te vi hablando con Mark.

—De cualquier modo...

—De cualquier modo vamos a casarnos —aseguró Shane.

—¡No! —se llevó una mano a la sien, pues ya empezaba a dolerle la cabeza— Se trata de mi hijo, Shane,  y su futuro lo decidiré yo. A tí no te necesito para nada. Además, vas a casarte con Gillian, ¿se te olvidó?

—No. Pero también es hijo mío y tengo el derecho de...

—Tú no tienes ningún derecho. Ayudaste biológicamente, pero yo soy el que lo lleva y tengo mayores derechos. Lo llevaré dentro de mi cuerpo durante varios meses y me pondré gordo, falto de aliento, torpe y después lo alumbraré. Así que no digas tonterías.

—Piensa también en nuestro hijo, Nick. No puedes quitarle la oportunidad de que sus padres por lo menos trataron de proporcionarle una familia... Si el matrimonio fracasa, él sabrá que hicimos el esfuerzo. Lo que cuenta es el empeño no su éxito o su fracaso.

—No me casaré contigo, Shane —declaró obstinado— ¿Qué clase de matrimonio puede ser para un niño un matrimonio forzado, sin amor?

—La mayoría de los matimonios terminan sin amor, sin importar como haya empezado —dijo cínico. Lo tomó por los hombros con violencia y lo miró con odio— Maldición, Nick, hablas acerca de tus derechos, pero, ¿no crees que me debes algo a mí? Permitiste que te hiciera el amor y concebiste a mi hijo, y ahora intentas negarme el...

—Si, claro, ahora va a resultar que yo te seduje. Fuiste tú quien me perseguió al saber que salia con Ryan, no descansaste hasta llevarme a la cama y una vez que lo lograste te comprometiste con Gillian y me dijiste que no interfiriera en tu vida nunca más. —Le reprochó él— Así que ya deja de inculparme a mí. Y no sigas diciendo que esto es asunto tuyo. Además, nadie sabe, quizá sugra un aborto —concluyó en tono frío.

Shane lo soltó y lo miró en siencio durante algunos momentos. Después inhaló como si tratara de recuperar el control.

—Dejemos de culparnos, Nick. Lo hecho, hecho está, ahora debemos pensar en el bebé. Romperé mi compromiso y después hablaremos con nuestros padres.

—¿Hablas en serio?

—Si. Ahora tú me necesitas.

—No te necesito. -Reiteró Nicky.

—No importa. Entonces, ¿qué dices?

Nicky se sintió débil y cansado de pronto. Pensó que sería un alivio compartir esa responsabilidad y quizá debía intentar que su hijo naciera en un hogar, aunque éste fracasara después.

Miró a Shane con resignación.

—De acuerdo, me casaré contigo.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Miér 02 Mar 2016, 4:51 pm

Capitulo 8


Media hora más tarde Nicky ya estaba dentro de su auto cuando Shane llegó a su lado.

-Creo que cuanto más pronto, mejor, ¿no es cierto? -preguntó Shane con rostro inexpresivo.

-Si.

-Lo arreglaré todo cuando me entregues tus documentos.

-Quiero que esto se mantenga oculto a la prensa... me refiero a lo de la boda.

-¿Lo del bebé también?

-Si... por el momento.

-Como quieras -la voz de Shane conservaba su dureza- ¿Ya saben tus padres que estás...?

-No... pienso hablar con ellos esta noche -movió la cabeza tratando de aclarar sus pensamientos- Ellos comprenderán, después de la boda iremos a verlos. Les diré que nos casamos y más tarde les diré que voy a tener un bebé y cuando nazca pueden sacar sus propias conclusiones.

-¿Quieres decir que no los invitarás a nuestra... boda?

-Ellos me conocen demasiado bien y temo que con solo mirarme descubran que esta boda es una farsa.

-¿Lo es? -se mofó Shane.

-No vamos a casarnos por amor. ¿O sí?

-Ya. Hubieras preferido casarte con Ryan.

-¡No! -dijo Nicky enfático.

-¿No? -cuestionó Shane- ¡Vamos! Si él te lo hubiera propuesto estarías saltando de felicidad y a estas alturas ya lo sabría todo el mundo y le habrías dado la exclusiva de la boda a una revista.

-¡Ya callate! -exclamó desesperado y encendió el auto mientras el moreno rió con suavidad.

Arrancó el auto lejos de ahí.
Mientras manejaba Nicky se preguntó qué clase de matrimonio sería el suyo. Con tanta desconfianza por parte de Shane. Se preguntaba si el moreno ya no lo deseaba, con toda seguridad Gillian se encargaría de complacerlo como solo una mujer sabe hacerlo y el no sería capaz de soportarlo, aún cuando Shane fuese discreto.

Si ya casados Shane quería hacerle el amor, él no se opondría. Quizá si lo complacía él ya no necesitaría buscar a Gillian. ¿En dónde quedaba su orgullo? Era humillante verse obligado a realizar una vida conyugal desprovista de amor.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Miér 02 Mar 2016, 5:24 pm

Capitulo 9

La boda tuvo lugar dos semanas después en Albi un pequeño pueblo de Francia, para Kian y Louis, no tanto para Mark, había sido una sorpresa saber que Shane era el padre del hijo de Nicky y que se casaban, no tenían idea de cómo acabarían las cosas sabiendo la forma en cómo todo se desarrolló. Y para Nicky fue una ocasión que le alteró mucho los nervios. Shane se empeñó en que se casaran en una iglesia. Había sido una horrible ironía oír al moreno hacer promesas que quizá tuviese pocas intenciones de cumplir. Casi llegó a desear no haber aceptado su prouesta de matrimonio, pues le parecía toda una farsa. Sus votos fueron sinceros. El beso de Shane no le sirvió de consuelo, pues fue un contacto frío.

Después de la ceremonia acudieron con sus invitados a una campiña en donde fue la recepción.
Los padres de Nicky no fueron los únicos ausentes, también los de Shane. A diferencia de Yvonne y Nikky, Mae y Peter estaban molestos por esa boda. No aceptaban que Shane hubiera terminado su relación con Gillian, para ellos, Nicky era el culpable de que su hijo se desviara. Obviamente, no sabían lo del bebé, al menos había mantenido su promesa de no decirle a nadie sobre él.

-La recepción es necesaria. Hay gente que va a las bodas sólo por la perspectiva de la bebida gratuita -le había dicho Shane.

En un momento de la recepción, Mark se acercó a Nicky para felicitarlo aunque el chico más alto aún no lo convencía ese matrimonio.

-Hiciste mal, Nicky, nunca debiste aceptar casarte con Shane. No podrás domarlo. Si yo estuviera en tu lugar, preferiría quedarme soltero y tener a mi hijo solo.

-No creo que quiera... domarlo -murmuró en voz baja.

En ese momento se acercó Louis y le dijo:

-Shane me informó que se quedarán en este pueblo en una pequeña cabaña que está en las afueras, cerca de un río para pasar su luna de miel, así que mi regalo es la promesa de cinco dìas en completa paz, sin ninguna interrupción.

Shane simplemente le habìa dicho que estarían en la cabaña durante unos cuantos días y él habìa estado de acuerdo, como lo había estado en todo lo demás.

A lo largo del trayecto a la cabaña, Nicky se mantuvo en silencio.

-¿Te encuentras bien? -preguntó Shane.

-Sí, gracias.

-En tu estado no debes beber tanta champaña, pero no quise avergonzarte mencionándolo.

-Muchas gracias, eres muy amable -se mofó el rubio en correspondencia a su desdén- Quizá fuera preferible que surgiera algún problema, entonces podríamos terminar esta farsa más pronto.

-Llevamos casados tan sólo unas cuantas horas y ya hablas de divorcio.

-¿Y no estás pensando en ello tú también?

No respondió, sino que cambió el tema.

-¿Llamaste a tus padres esta mañana?

-Sì... Aunque se sorprendieron, nos desearon buena suerte y dijeron que debemos ir pronto a verlos. No nos perdonan que no les dijeramos nada de la boda. Les hice creer que... bueno, que lo nuestro había sido un románce relampago, que de pronto nos dimos cuenta de que estábamos enamorados y decidimos no esperar más... Espero que no te importe -añadió ansioso.

-Por supuesto que no. A tí es a quien afecta su opinión, no a mì -fue la breve respuesta- ¿Y Ryan? ¿Ya se lo informaste?

-Sì.

Habìa sido doloroso y una vez màs se habìa valido del instrumento cobarde, el teléfono. Ryan se impresionó mucho y, según sospechó Nicky, se entristeció, pero era demasiado cortés para demostrarlo y demasiado reservado para protestar.

-¿Y?

-Y nada.

Nicky se preguntó por qué seguiría asì Shane respecto a Ryan ahora que ya sabía que no habían sido amantes. De súbito sintió un escalofrío. ¿Sería posible que fuese a causa de Gillian? ¿Le habría comunicado Shane lo de su matrimonio? ¿Le habría dicho la verdad y le aseguraría que todo seguiría igual entre ellos?

Salió de su ensueño al darse cuenta de que Shane le preguntaba algo.

-Discúlpame

-Te pregunté si... -se detuvo- Olvídalo, ¿aceptarás la propuesta de 2fm?

-Sì, mientras se hace oficial lo de nuestra boda, mi embarazo...  y mi salida del grupo.

-Será mejor que te mantegas ocupado -estuvo de acuerdo Shane- Yo estaré ausente a menudo con el grupo, supongo que ya habías pensado en ello.

-Sí.

-¿Fue lo que te hizo suponer que este matrimonio sería... soportable? -preguntó irónico- ¿La seguridad de que nuestras separaciones serían largas y frecuentes?

-¡No! Sí... Tienes que admitir que asì será mejor... más fácil -respondió Nicky.

-Te advierto que en las ocasiones en que esté en casa, espero que seas mi esposo en toda la extensiòn de la palabra.

Nicky no necesitó preguntar a qué se refería Shane con ello.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Jue 03 Mar 2016, 5:35 pm

Capitulo 10

La cabaña estaba situada cerca de un río. En contraste con el exterior, el ambiente interno era cálido y confortable.
A pesar de ello, Nicky no pudo descansar. Una tensión nerviosa lo redujo a un silencio casi total algo raro en Nicky que por lo general siempre estaba hablando y haciendo bromas y ni siquiera la irritada mirada de Shane lo hicieron salir de él. Había creado un espacio a su alrededor tratando de evitar cualquier acercamiento por parte de Shane. Sencillamente aún no estaba preparado para manejar esta situación con su ahora esposo.

Comieron en silencio. Shane descorchó una botella de vino, pero Nicky, consciente del champaña bebido con anterioridad, no quiso aceptar ni una copa. Al terminar, Shane se puso a leer los periódicos que había comprado en el pueblo en tanto que Nicky se sentó en un cómodo sillón a beber una taza de té.

La habitación era cómoda, diseñada para el descanso, más la presencia de Shane era opresora y, tan pronto como terminó la infusión, Nicky se puso de pie.

-Si estás de acuerdo, ahora tomaré un baño y en seguida me iré a acostar -informó y Shane asintió, indiferente.

Titubeó, sin saber si era apropiado desearle buenas noches... Suponía que compartirían la misma habitación, pues la cabaña solo tenía dos dormitorios y Shane había llevado el equipaje de ambos a la más grande. Nicky se asomó hacia la otra alcoba, más descubrió que se utilizaba como almacén.
Se dio una ducha rápida, se puso su pijama, estaba sacando su ropa de la maleta cuando Shane entró en la habitación. Haciendo caso omiso del rubio, sacó del armario una bata y se metió en el cuarto de baño cerrando la puerta con suavidad. Nicky dejó lo que estaba haciendo y se quedó sentado muy quieto.

"Dios, ayùdame" imploró desesperado.

Miró con disgusto hacia la cama. Parecería demasiado invitador si al regresar, Shane lo encontraba ahí. Recorrió con la vista el anaquel de libros que había en el dormitorio y encontró que todos estaban en francés. Bueno, al menos serviría de pretexto para practicar el idioma, así que sacó uno y se sentó en el sillón colocado junto al librero.
Cuando regresó Shane, Nicky no había podido pasar de la primera página porque su mente insistía en imaginar a Shane al momento de ducharse.
No levantó la vista sino hasta que se dio cuenta de que Shane estaba parado junto a él. Entonces lo miró y su corazón dejó de latir durante un segundo. Shane aún tenìa el cabello húmedo y se acababa de afeitar, la bata era holgada y Nicky sabía que no traía nada debajo.
Era algo demasiado íntimo...

-¿Qué lees? -le quité el libro de las manos y empezó a reír cuando vio que estaba en francés.- No creo que cinco días te basten para saber lo que dice siquiera la primera página, tengo otros planes ti.

Colocó el libro en el anaquel y tomó a Nicky de las manos, ayudándolo a ponerse de pie. Nicky empezó a temblar.

-Sabías que yo intentaba que el nuestro fuera un matrimonio completo, ¿no es cierto?

-No estaba seguro. -Susurró Nicky.

-Supongo que no habrá problema si te hago el amor en tu estado -inquirió Shane frunciendo el ceño.

-No, se lo pregunté al doctor Basson y él me dijo que estaba bien.

-Supongo que hubieras deseado que la respuesta fuese negativa. ¡Por Dios, Nick!, deja de parecer como si fueran a ejecutarte. Te desconozco, no eres asì. Estaremos aquí cinco días los dos solos y debemos tratar de pasarlos lo mejor posible.

Nicky levantó las manos para tratar de alejarlo. Hasta ese momento había supuesto que no le impediría hacerle el amor, pero ahora sabía que no sería así. El deseo temporal no lo satisfacía, era degradante. Si no tenía su amor, no quería nada. Nunca debió casarse con Shane.

-¿Crees que será agradable? -preguntó pleno de esceptisimo.

-Nick, no será como la otra ocasión, te lo aseguro -dijo Shane y sus manos empezaron a moverse para quitarle la camiseta de la pijama y después empezar a deslizar los pantalones de la pijama hacia abajo- Esta vez no habrá ningùn dolor y yo haré que goces.

-¡No! -lo empujó con fuerza y el movimiento hizo que a Shane se le abriera la bata y los dedos de Nicky entraran en contacto con el vello negro de su tórax- Shane, yo... no... quiero hacer el amor.

-Pero yo sí, cariño. No soy mártir y quiero obtener algo positivo de esta lamentable situación.

-Shane, por favor... -le suplicó el rubio. Las manos del moreno sobre sus caderas, estaban provocando un deleite estremecedor.

-He pagado un precio muy alto por lo que te hice, Nick -prosiguió Shane con brutalidad- Te he dado mi nombre y deseo una retribución.

-¡Ya no me deseas!

-¿Lo crees asì? Pues estás equivocado -lo acercó en un movimiento violento y posó su boca sobre la del rubio, besándolo con intensidad, casi con salvajismo. Cuando lo miró, su mirada fue tan brillante como la de Nicky- Te deseo, Nick... te deseo hasta la locura y quisiera que tú me desearas igual.

Nicky notó algo especial en su voz.
"¡Lo deseaba! Sin embargo, no era suficiente."

-Yo no te deseo -mintió.

-Antes lo hiciste y puedo lograr que vuelva a suceder.

-¡No!

-¡Oh, sí! -lo despojó del pantalòn violentamente que éste se rasgó.

-¡Te odio! -gritó el rubio, y en ese momento era la verdad. Lo detestaba por las reacciones que despertaba en él.

-Creo que yo también te odio, Nick -replicó con seriedad- Pero aún asì te deseo. ¡Maldito seas, me estás volviendo loco!

Lo capturó con otro beso largo e implacable y el rubio peleó tanto contra sí mismo como contra él.

-Eres muy hermoso -susurró Shane con voz ronca- increíblemente hermoso.

Nicky trató de ignorar la oleada de pasión que recorrió su cuerpo, pero no pudo y, cuando después de quitarse el resto de su ropa, Shane hizo que ambos cayeran sobre la cama, sin querer, Nicky empezó a responder a las apasionadas caricias que lo hacían gemir de placer.

-Dime lo que sientes, Nick.

-Odio.

-Dime lo que siente tu cuerpo.

-Maldiciòn... ¡placer!

Le hizo nuevas caricias que provocaron que ansiara la posesión. Estaba deprovisto de todo control.

-Shane... ¡oh, Shane!

-Dime lo que quieres, dímelo, Nick.

-¡A tí!

-Repítelo.

-Te deseo a tí, Shane... te deseo tanto que ya no puedo soportarlo -dijo, y las lágrimas empezaron a correr por sus mejillas.

-Esta vez no habrá dolor, te lo aseguro -lo reconfortó.

Sin poderlo evitar, Nicky arqueó el cuerpo y se liberó de sus escrúpulos para dar paso al éxtasis.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Miér 22 Jun 2016, 5:00 pm

Capitulo 11

Cuando todo terminó, Nicky se volvió hacia su lado de la cama, dándole la espalda a Shane y conteniendo el llanto furioso. Había tocado el sol, pero para hacerlo tuvo que ender su orgullo.
Su cuerpo traicionó su dignidad una y otra vez durante los cinco días siguientes. Shane le hizo el amor con compulsiva intensidad, como si buscara algo que nunca parecía obtener. Era una situación destructiva y Nicky se peguntó cuánto podría durar.
Sus noches estuvieron llenas de pasión, aunque también en un par de ocasiones hicieron el amor de día. Nicky aprendió a conocer el cuerpo de él mucho mejor que el suyo, logró hacerlo jadear y gemir de placer, a la vez que le daba pequeños castigos por lo que le hacía.
No obstante, de su mente sabía muy poco. Ambos estaban encerrados en una prisión de mutua hostilidad y resentimiento, lo que dificultaba que pudieran charlar como lo hacían antes de que Nicky empezara a salir con Ryan. Solían pasar horas enteras sin dirigirse la palabra y sus silencios no eran tranquilos. Aun si llegaban a hablar, casi siempre eran sobre asuntos triviales.
Ambos daban largos paseos por la playa, pero siempre por separado.
En algunas ocasiones Shane desplegaba cierta percepción. Una tarde en la que lo había tomado en brazos y sus besos y caricias eran aceptados sin resistencia porque Nicky no se sentía con ánimo para luchar contra él, de súbito el moreno lo soltó y le examinó el rostro con cuidado.

—Tú no te sientes bien.

—Lo lamento, fue el café que tomamos en el almuerzo.

Shane le sugirió que se fuera a acostar y cuando Nicky despertó más tarde, le llevó una taza de té ligero, como a él le gustaba. Nikcy se preguntó con cierta amargura por qué actuaría con tal consideración... No podía ser por el niño, pues no lo deseaba y con seguridad estaría resentido con él porque había sido la causa de que quedarse atrapado dentro de la trampa del matrimonio.

—¿Te sientes mejor?

—Sí, gracias —contestó cortante, sabiendo que quizá Shane solo preguntaba porque quería saber cuánto tiempo más tendría que reprimir su instinto sexual.

—La mayor parte del tiempo te encuentras tan bien, que tengo tendencia a olvidarme de tu estado.

—Es verdad, por desgracia soy muy saludable —se mofó Nicky—. Así que hay pocas oportunidades de que sufra un aborto que nos libere de este... este...

—De este infierno dentro del cual hemos quedado los dos —comentó Shane, dándose vuelta y saliendo de la habitación.

Al despertar en el último día de su luna de miel, Shane hizo un comentario que era un reflejo de lo que él pensaba.

—Quizá nos... odiemos menos cuando tengamos a otras personas a nuestro alrededor —hizo una pausa y continuó con voz dura—. Dime Nick, ¿a quién odias más, a mí o a tí mismo?

Después de todo, decidió Nicky aquella noche, las cosas no se facilitarían en Dublín, pues él se sintiría celoso y lleno de sospechas. Allí Gillian estaba al alcance de Shane, como ella muy amablemente le había dicho en una llamada que le hizo minutos antes de la boda, le dijo que no porque se casara con Shane había ganado, Shane era suyo y se lo demostraría. Nicky decidió no decirle a nadie sobre esa llamada. Después de todo, Gillian no le había dicho nada que él no supiera.

Dado que el moreno rechazó que durmieran en habitaciones separadas cuando Nicky se lo propuso, la primera noche en su hermosa casa en Malahide lo dejó solo, sin darle ninguna explicación.

"¡Oh, Dios!, cuántas noches más como ésta habrá?" Nicky no podría soportar muchas. El tormento de pensar si Shane estaría con Gillian y si compartirían la intimidad, era insoportable. Shane no merecía su amor, pero e amor no sabe de lógica y el de él había sobrevivido a los golpes y ahora era más fuerte que nunca, aún más que su orgullo.

Nicky aún estaba despierto cuando Shane por fin regresó a las dos de la mañana. Él no encendió laluz al cruzar el dormitorio para dirigirse al cuarto de baño, y Nicky fingió que dormía. De pronto, empezó a llorar en silencio cuando se le ocurrió que, después de las horaspasadas con Gillian, él no lo necesitaba. Gillian era para el amor, él tan solo alguien a quien humillar.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Jue 23 Jun 2016, 5:29 pm

Capitulo 12

Al otro día por la mañana, lo despertó el timbre del teléfono. Shane contestó la llamada, escuchó, dijo unas breves palabras y se levantó de la cama en cuanto colgó el auricular. No miró a Nicky para nada.
Cuando salió del baño, vestía jeans y una camisa azul que hacía juego, y Nicky supo que había llegado el momento de su primera separación. Shane se detuvo al lado de la cama y lo miró en silencio.

—¿Qué sucede? —preguntó Nicky cuando el moreno comenzó a empacar algunas cosas en una maleta.

—Se adelantó el viaje a Londres. No sé cuándo regresaré, quizá en unos cuantos días. Además de la grabación haremos algunas entrevistas y televisión. —Dejó algo sobre el librero— Aquí están tus llaves de la casa, Stella tiene un juego, viene cuatro días y medio a la semana para hacerse cargo de la limpieza de la casa, su esposo dos veces para el mantenimiento del exterior. ¿Está bien?

—Gracias —dijo Nicky con voz aun más ronca y lo miró ansioso— ¿Sabes qué le dirán a la prensa sobre mi ausencia?

Shane negó con la cabeza.

—Supongo que Louis nos lo dirá cuando lleguemos allá. Bueno, creo que eso es todo, Nick, te veré pronto, quizá la próxima semana.

Tomó su chaqueta y su maletín de viaje, y salió de la habitación. Nicky quiso llamarlo y decirle que tuviera un buen viaje, pero no pudo hablar. Ni siquiera le había dado un beso de despedida.


Shane llevaba fuera una semana cuando Gillian le hizo una visita a Nicky. Había sido una semana terrible para él, cansado del parloteo de su hermana que desde que supo de su boda le hizo mil preguntas y reclamos por no invitarlos a la boda y deprimido porque Shane en todo ese tiempo no le había llamado. Nicky le telefoneó a Ryan, sencillamente por la necesidad de escuchar una voz amable.
Fue un error. Ryan le dijo que su hermana Gillian había ido a Londres con el pretexto de asistir al festival cinematográfico por lo que las sospechas de Nicky se multiplicaron y convirtieron en certeza.
Trató con desesperación de no sentirse triste, de no llorar, pues pensaba que podría perjudicar a su bebé si lloraba tanto, mas no pudo.

Gillian llegó en una tarde húmeda y llena de viento, cuando la señora de la limpieza ya se había retirado.

—¿Gustas tomar algo? —preguntó con cortesía mientras entraba en la casa, detrás de Gillian—Afuera hace mucho frío. Té, café o...

—O algo más fuerte, yo diría —dijo Gillian, sentándose con gracia en el sillón y mirando disgustada hacia Nicky— Escocés en las rocas. Supongo que nuestro futuro...padre es abstemio.

Nicky pudo sentir cómo palidecía, Shane había hablado de eso con su amante, le había explicado la razón de matrimonio!...

—Me han dicho que puedo tomar un poco de vino o jerez con moderación —informó con falsa calma, esforzándose por ocultar el resentimiento que crecía en su interior.

Le sirvió a Gillian la bebida que pidió, se preparó un jerez dulce para él y se sentó al lado opuesto de la mujer. Nicky se sintió cansado y mareado como casi siempre le suedía a esta hora desde que se embarazó, permaneció en incómodo silencio, esperando que Gillian tomara la palabra, pero la mujer no parecía tener prisa. Observaba a Nicky, evaluando su apariencia, los sencillos jeans de mezclilla con un sueter negro.

—Me sorprendes —dijo Gillian al fin— Debo admitir que resultaste ser un digno rival. Pero, no sé si felicitarte o sentir lástima de tí. Lograste que Shane se casara contigo, sin embargo, no has logrado tenerlo por completo.

—No se a que....

—Yo no podría estar tranquila sabiendo que los pensamientos de mi esposo están en otro lugar, con otra persona... —la voz de Gillian había adquirido un tono maligno—¿Durante cuánto tiempo crees que puedas retener el interés de Shane, si es que no lo has perdido ya? La atracción física se acaba muy pronto. Eres muy guapo, si he de ser sincera, pero un hombre como tu marido necesita más que eso y un hombre como tú... ¡diablos! ¿puedes embarazarte? ¿qué clase de maligna y anormal perversión es esa?, ¿no te es suficiente con ser gay? Me atrevo a asegurar que cuando él está en casa empieza a dar excusas para salir todas las noches. Adivina a dónde va, Nicky.

—Por favor, no pienso hablar de mi matrimonio contigo —dijo Nicky con una desesperada clase de dignidad, levantando la cabeza y mirando a la mujer a los ojos.

—Yo no vine a discutir eso —la sonrisa de Gillian fue malévola— Vi a Shane en Londres y me lo dijo todo... la forma en que lo atrapaste. El embarazarse es el truco más viejo del mundo para una mujer, pero para un hombre? ¿Estás embarazado en verdad... o solo fingiste estarlo?

Nicky cruzó los brazos alrededor de su cuerpo en ese gesto protector que estaba convirtiéndose en habitual.

—Yo no obligué a Shane a casarse conmigo —recalcó Nicky y pudo ver cómo el odio y la ira aparecía en el encantador rostro de Gillian.

—Se lo advertí, le dije que no se le ocurriera usarte. —Gillian continuó destilando veneno— Sin embargo, no me hizo caso y ahora él está pagando las consecuencias de su calentura por ti... un precio demasiado alto a cambio del poco placer que le hayas proporcionado.

Nicky se sonrojó.

—Por favor... vete —rogó con voz baja y cargada de tensión, en tanto que sus labios temblaron y sus ojos eran patéticos.

Hubo un breve silencio mientras Gillian lo veía con desprecio.

—Pobre tonto, te has enamorado de él!.

Nicky no pudo contestar. Luchaba contra una creciente sensación de náusea y no tenía energia para otra cosa.

—¡Y es mío! ¡El hombre que tú quieres es mío! —gritó Gillian al ponerse de pie— ¿Qué se siente saberlo, Nicky? Él siempre será mío.

—No te preocupes. Es algo que tengo muy presente y no me gustaría que fuera de otro modo.

Un ligero ruido en la puerta que conducía al vestíbulo los hizo mirar a ambos en esa dirección. Nicky se sentía mareado, incapaz de levantarse por temor al desmayo. Shane estaba ante ellos, sonriendo irónico.
Gillian parecía tan desconcertada como Nicky, pero su recuperación fue más rápida.

—¡Shane! ¿Acabas de llegar? Yo ya me iba, ¿te veré más tarde?

—Por supuesto. Te acompañaré —ofreció Shane, dirigiéndole al inmóvil Nicky tan sólo una breve mirada.

Nicky se levantó una vez que ellos salieron y caminó con lentitud hacia el vestíbulo, moviéndose como si fuera un anciano. ¿Durante cuánti tiempo los habría escuchado él? ¿Se habría dado cuenta de que lo amaba? ¡Oh Dios!
Shane apareció y cerró la puerta. Permaneció quieto mirando a su esposo, el cual se estremeció y dio un involuntario paso hacia atrás, lo cual hizo a Shane endurecer el gesto.

—¿Qué es lo que te ha alterado, la visita de Gillian o mi regreso? Descansa, Nick, es posible que ella tenga lo que tú quieres, pero también tú tienes lo que ella quiere... ¡y en qué forma! —su voz se elevó con amargura.

Un escalofrío recorrió el cuerpo de Nicky, tal y como Gillian lo había dicho, su resentimiento por haber sido atrapado dentro de un matrimonio sin amor, era creciente.

—Lo siento —murmuró con torpeza.

Su hiriente mirada lo lastimó más que un golpe.

—¿Por qué no te acuestas temprano? Yo voy a salir y no sé a qué hora regrese.

—¿A... dónde vas?

—Iré a tomar una copa con los muchachos, me llevaré la Honda.

A Nicky se le heló la sangre. Toda la tarde había llovido, las carreteras estarían muy resbalosas y, porlo tanto, serían peligrosas.

—Si... si te quedas, te prepararé algo de.. de cenar —se aventuró a decir en su desesperación porque él permaneciera en casa.

—Olvídalo, si me quedara, ambos lo lamentaríamos... como nos sucedió antes.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Vie 27 Ene 2017, 6:17 pm

Capitulo 13

Una vez que Shane se fue, Nicky corrió al cuarto de baño de la planta baja y vomitó. Después se sentó en el segundo escalón de la escalera que partía del vestíbulo para recuperar sus fuerzas.
Pese a que tenía que comer algo, por el bien de su bebé, no pudo moverse. Sabía que no podría descansar hasta que Shane regresara a salvo de su loco paseo.

Pasaron varias horas y Shane no regresó, Nicky tuvo que luchar contra el impulso de telefonearle, a sabiendas de que él se pondría furioso si lo llamaba.
Acongojado, pensó que estaría con Gillian.
Mucho después, cuando ya estaba en cama, oyó el ruido del coche que alteraba la quietud de la noche. Su alivio dio paso casi de inmediato a un amargo resentimiento.
Cuando el moreno llegó a acostarse, Nicky fingió que dormía, no obstante, se desilusionó cuando él no se le acercó.


—Te veo mal —le dijo Shane a la mañana siguiente cuando salió del baño— ¿Le has dicho a tu médico que no has podido dormir bien?

—Eso no es cierto —mintió Nicky y se ruborizó un poco— Yo duermo muy bien aunque tú no estés.

—Y cuando estoy aquí, ¿qué te impide dormir?

—Te aseguro que ninguna alegría, más bien el miedo.

—No tienes nada que temer.

No mientras él siguiera frecuentando a Gillian.

—Lo cual agradezco —se mofó el rubio.

Shane rio al verlo con frialdad y Nicky desvió la mirada sintiendo una opresión en el corazón. ¿Qué ocurrió con el tórrido y obsesivo deseo que Shane había sentido por él hacía menos de una semana?

—¿Cuándo... cuándo volverás a salir? —preguntó tímido.

—Tendrás que soportarme quizá durante una semana.

En cuanto el moreno se fue, Nicky se dio una ducha y después se vistió. Se puso unos jeans, los que no abrochó, y una camisa larga. Ya debía comprar ropa más holgada y una talla o dos más grande, tal vez iría esa tarde.

Al bajar, se encontró a Shane sentado ante la mesa de la cocina tomando café y leyendo el diario de la mañana.

—¿Quieres desayunar algo? —preguntó Nicky mientras ponía a hervir un poco de agua.

—Si tú lo haces, sí quiero —contestó el moreno con sequedad— A mí no me gusta cocinar.

—Lo sé. Prepararé unos panquecitos holandeses; aquellos que te gustaron cuando los hice en la cabaña en Francia, ¿recuerdas?

—Recuerdo muchas cosas... —dijo divertido.

Nicky se ruborizó.

—A tí te gusta cocinar, ¿no es cierto?

—Sí, mi madre me enseñó cuando me fui a vivír lejos de casa, cuando jugaba para Leeds.

—¿Ya les comunicaste lo del bebé?

—Aún no. Soy demasiado cobarde para enfrentarme a ello, ni siquiera sé cómo decíserlos. Claro que tú no entiendes eso, no te importa la sensibilidad de los demás. Yo prefiero ser un cobarde.

—Me odias mucho, ¿verdad?

—¡Sí! —en parte era cierto.

—Lástima que no haya escape posible para ninguno de los dos.

—Y ninguno hace gran cosa por mejorar la situación.

—¿A qué has dedicado tu tiempo durante esta última semana?

—Juntas con los directivos de 2FM, salir a caminar de vez en cuando y leyendo. Nada interesante.

—¿A quién más has visto?

—Solo a la gente de RTE y anoche a Gillian.

—¿No has visto a Ryan?

—No, aunque sí lo llamé por teléfono —añadió el rubio en un gesto de rebeldía.

—¿Para qué?

—¡Eso no es asunto tuyo! —la furia lo hacía ser descarado—. Sin embargo, te diré quelo hice porque quería hablar con alguien que fuese... amable conmigo.

—Entiendo, pero no quiero que lo veas, Nick.

El rubio lo miró con desprecio. Odiaba a los hombres que eran posesivos e hiócritas. ¿
Se suponía que era correcto que Shane continuara su amorío con Gillian, pero a él no se le permitía una inocente amistad con Ryan?

—Si quieres que nuestra conversación se mantenga a un nivel civilizado —pidió Nicky—, no hables de Ryan, ya que no puedes ser imparcial acerca de él. ¿Quieres miel de maple para tus panecillos?

—No, gracias —su rostro era inescrutable— ¿Tienes alguna reunión hoy?

—Una por la tarde.

—¿Quieres ir a Sligo a la cabaña? Ya sabes, aquella de la que te hablé...

—¡No!

En esa cabaña Shane le había pedido a Gillian matrimonio y habían pasado varios fines de semana solos. ¿Cómo se atrevía a proponerle ir? Además, Nicky no podría enfrentarse a eso, Shane querría hacerle el amor y eso no terminaría bien.

—¿Por qué?

—Porque... esa cabaña es de ella, ella y tú... ¡Oh Dios mío! —¿porqué era tan difícil de decir?— No quiero que vuelvas a tocarme, lo odio!.

Nicky tembló ante la furia en la mirada de Shane.

—Ya no sigas, sino quieres que te lleve arriba y te pruebe que no odias que te toque, que te haga el amor, Nick —apuntó él y se sirvió otra taza de café.

—No, te diré lo que odio —gritó acalorado— Fue el hecho de que me humillara ex profeso. ¿O es que ya lo olvidaste, Shane? Me forzaste a rogar... a implorar...

—Tú me hiciste cruel —replicó Shane— con tu hipócrita renuencia. Te deseaba y me deseabas, pero...

—¡Desear! —intervino Nicky— En eso no coincidimos. Para tí es fácil encontrar satisfacción física sin que haya amor, pero para mí eso es degradante, por más increíble que te parezca. Por eso yo... me resistí. Siento odio y desprecio hacia mi mismo por ser tan débil y dejar que me domines así... con toda el alma desearía no haberme casado contigo.

—¿Por qué accediste?

—No lo sé. Tú me acosabas y yo estaba cansado y aturdido por lo del bebé y no sabía qué otra cosa hacer.... No pensé.


La verdad era que sí había pensado, había pensado en su hijo, más no quiso decírselo para no ver el resentimiento aparecer en su rostro. También sospechaba que había tenido algo que ver el amor que le profesaba. En un principio tuvo la ilusa creencia de que lograría que su matrimonio funcionara y convertiría a Shane en un hombre sexualmente dependiente de él, pero eso fue antes de que se diera cuenta de que el sexo sin amor nunca podría ser suficiente.

—No tiene objeto, ¿verdad? — inquirió Shane sin alterar la voz—. Todo nos lleva de nuevo hasta nuestro matrimonio forzado y su motivo. Nos encontramos atrapados por completo, ¿no es cierto?

Nicky se volvió en silencio, abrumado por una sensación de impotencia. Shane tenía razón, ambos estaban atrapados en una lucha continua del uno contra el otro.
Era verdad, no había escape.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Miér 15 Feb 2017, 5:25 pm

Capitulo 14

A lo largo de los días siguientes, Nicky estuvo muy deprimido. Entre él y Shane no había ningún punto de contacto y el silencio entre ellos estaba cargado de tensión. Ni siquiera la noticia de que su nuevo trabajo en radio era prácticamente un hecho, lo distraía. Esperó en vano una pequeña señal de interés por parte de Shane. Se sentía tan solo, que su necesidad de afecto se convirtió en una agonía perpetua.
Más tampoco en esos días pudo despertar la pasión de Shane y él sabía por qué. Gillian lo satisfacía. Como aquella mujer había asegurado, todas las noches tenía él una excusa para salir, la cual, sabiendo que era una mentira, Nicky ni siquiera escuchaba. Todavía poseía suficiente orgullo para no rogarle que se quedara con él.

Esta era la sexta noche que Nicky se quedaba solo después de la semana infernal que habían tenido, finalmente Louis se dió por vencido al no poder convencer a Nicky de quedarse en el grupo, se hizo pública la noticia; ahora Westlife era un trío. Obviamente todo el mundo estaba hablando de ello.
Muchos especulaban sobre los verdaderos motivos de su salida, pero ellos solo dijeron que eran por motivos personales. Claro, tarde o temprano Nicky tendría salir a dar la cara y explicar sus razones. Pero mientras tanto Shane seguía sin hablarle y salía por las noches... sin siquiera darle una excusa.
Shane no lo deseaba, no obstante, cuando esa mañana Nicky le pidió de nuevo que tuviesen habitaciones separadas, su respuesta fue un no categórico.

—No. Eres mi esposo, Nick, tenemos que compartir la cama.

Eso era falso, estaba solo... y de súbito sintió una pequeña punzada en su abdomen. No era muy fuerte, apenas se sentía, pero lo hizo preocuparse.
Nicky yacía en la oscuridad con los ojos muy abiertos, su mano en su vientre. Ora vez la punzada, solo que ahora era un poco más fuerte que la anterior.
Nicky se sentó con cuidado, dándose cuenta de que sudaba frío. El colchón era de demasiada calidad como para rechinar, pero cada punzada parecía aumentar con el movimiento, el roce de los pantalones de su pijama contra las piernas, su agitada respiración...

Contuvo el aliento mientras salía de la cama con lentitud y se encaminaba descalzo hacia la puerta del dormitorio, haciendo una mueca de dolor ahora que el dolor era más agudo.
La ira se mezcló con el miedo. Shane no tenía derecho a salir noche tras noche, a menos que fuera por causas del trabajo, y dejarlo solo en su estado. Él cumplía con su papel de 'esposo abnegado' y Shane le debía algo a cambio. No era posible que se saliese siempre con la suya y, ¡maldición! estaba embarazado y con seguridad merecía una atención.
Shane también era responsable de ese bebé, tenía la obligación de estar con él, protegiéndolo y cuidando de él en estos momentos. Le exigiría que regresara de inmediato.
Aún a oscuras, extendió la mano para tomar su celular de mesita de noche que se encontraba junto a la cama. Marcó el número de Shane, pero no contestó y no quiso dejarle mensaje en el buzón. Llamó a Kian y Mark, anhelando que estuviera con alguno de ellos, pero tampoco tuvo suerte.

—¿Qué pasa, Nick? —preguntó Kian preocupado— ¿Estás bien?

—Si...si, no pasa nada. Adiós Ki.

Nicky no quería preocuparlo, seguramente no sería nada serio. El dolor ya no era tan fuerte, pero aún así necesitaba que Shane estuviera ahí con él por si el dolor volvía.
¿Qué haría? ¿En dónde se reunirían Gillian y Shane? ¿En un apartamento, un hotel o en la casa de ella? Ahora serían aproximadamente las once y media y Ryan quizá aún estaría despierto, el chico acostumbraba irse a la cama bastante tarde. Era la única opción que veía en ese momento.

—Ryan... soy... soy yo, Nicky. Quería saber si... si puedes darme el número de Gillian, Shane no está, no puedo localizarlo y pensé que podría estar con ella. Quiero que venga a casa, tengo un dolor muy fuerte y...

—¿Dolor? ¿Dónde, qué tipo de dolor? —preguntó Ryan. Nicky se pateó mentalmente, Ryan no sabía nada de su embarazo— Nicky... ¿estás aún ahí, Nicky?

Nicky tuvo otra punzada ahora mucho más fuerte que lo hizo gritar.

—No... me siento bien, el dolor... es muy... fuerte. Me urge localizar a...

—Nicky, voy para allá. Intentaré localizar a Shane. Mientras tanto, acuéstate en la cama y trata de relajarte, llama al médico. ¿Podrías bajar a abrirme cuando llegue?

—Sí, creo que si.

—Llegaré lo más rápido que pueda. Trata de no preocuparte, tal vez fue algo que te cayó mal.

El dolor era demasiado fuerte como para tratarse de un dolor de estómago. Nicky colgó el teléfono y se acostó de nuevo en la cama. El corazón le latía de prisa y los segundos pasaron mientras trataba de calcular el tiempo que Ryan tardaría en llegar. Otro dolor vino aún más fuerte.

'No por favor' suplicó, 'que no le pase nada a mi bebé, por favor'
Empezó a llorar, Shane no merecía que el bebé fuera suyo, no merecía ser su padre.
Otro dolor lo hizo hundir la cabeza en la almohada mientras trataba de sofocar sus sollozos.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Miér 15 Feb 2017, 6:24 pm

Capitulo 15

Pareció pasar un siglo antes de que Nicky escuchase el tranquilo sonido del BMW de Ryan. Se levantó de la cama y se puso una bata, afortunadamente el dolor ya se había calmado después de haber vomitado. Aunque todavía tenía la sensación y el temor de que volvería de un momento a otro.
Se dispuso a bajar las escaleras, pero no encendió ninguna luz. Avanzó con lentitud descalzo en la oscuridad, haciendo frecuentes pausas debido a que sentía un ligero mareo. Su corazón casi se paralizó cuando oyó la voz de Ryan llamándolo en la entrada.
Se apresuró a abrir la puerta.

—Me alegro de que hayas llegado, siento haberte hecho venir para nada —se disculpó el rubio— Vomité y eso calmó el dolor. Creo que tenías razón, seguramente fue algo que comí... eso o la falta de comida.

—Me alegra que no fuera nada serio. ¿Llamaste al médico?

—No. No lo creí necesario después de que el dolor se fue.

—¿Lograste localizar a Shane?

Nicky movió la cabeza negativamente.

—¿Qué pasa, Nicky? —preguntó Ryan.

—¿A qué te refieres? —le pregunto el rubio un poco cohibido.

—Me refiero a qué haces con Shane si no eres feliz.

—¿De dónde sacas eso? —habló tembloroso— Claro que somos felices.

—No lo eres —afirmó el otro chico— Mírate como estás! Estás nervioso, temblando. Tienes ojeras, no tienes ese brillo en los ojos que tanto me gustaba. ¿Te trata mal?

—¡NO! —exclamó Nicky con firmeza— Shane... es bueno conmigo. No opines si no sabes.

—Cálmate, Nicky —sugirió con suavidad— Siento haber dicho eso. Es sólo que no me gusta verte así. No eres el mismo Nicky alegre de hace unos meses, es como si Shane te hubiera robado la alegría. No es justo.

De súbito, empezó a llorar, las palabras de Ryan calaron en lo más profundo, tal vez era cierto, pero no podía ni quería admitirlo frente a él, no era feliz a su lado, pero al mismo tiempo lo amaba.

—Oh, Nicky, no llores así —lo consoló Ryan abrazándolo, como si fuese un niño— has tenido la mala fortuna de haberte enamorado de él. No entiendo cómo te deja solo, si estuvieras conmigo yo...

—Ryan... —Nicky se separó un poco—Es tarde es mejor que vayas a casa.

Ryan puso una mano en la mejilla de Nicky y le susurro: —Nicky, te quiero.

—Ya hemos hablado de esto, Ryan —replicó Nicky alejándose del chico y sentándose en un sillón — Ya estoy bien, siento haberte hecho venir para nada. Además no creo que a Gillian le agrade llegar a casa y ver que no estás.

—¡Oh, no!, mi hermana llegó en el momento en que yo salía, así que tuve tiempo de explicarle lo que ocurría —le informó Ryan.

Lo que significaba que Shane podría llegar en cualquier momento.
En ese instante oyó el sonido de la puerta del frente y, agitado, se puso de pie. Recordó la prohibición de Shane de que viese a Ryan. Ahora se disgustaría y él no podría hacerle frente. Rogó porque el moreno postergara el inevitable interrogatorio hasta que Ryan se fuera, pues entonces, ¿Cómo podría explicar el hecho de que había llamado a la casa de Ryan con la esperanza de que él supiera si estaba con Gillian?

—¿Qué haces aquí, Ryan? —gruñó Shane desde el umbral de la puerta.

Tenía una apariencia satánica, con su traje negro y su iracundo rostro moreno.

—Shane... —el saludo de Ryan murió en sus labios.

—Shane, es culpa mía —dijo Nicky de prisa, acercándose a él con rapidez, aterrorizado ante la posibilidad de que Shane fuese a golpear a Ryan— Yo lo llamé por teléfono y le pedí que viniera... yo me sentí mal...

—¿Qué ocurrió? —sus palabras resonaron con fuerza y sus ojos lo miraban desdeñoso, asimilando la palidez de su rostro, la bata y los pies descalzos. ¿Y ahora quién diablos será?

El llamado de la puerta los sorprendió a todos y Shane se volvió y regresó al vestíbulo. Nicky lo siguió con la esperanza de explicarle lo sucedido sin que lo escuchara Ryan, pero al llegar al vestíbulo se quedó helado cuando vio quién acababa de entrar.

—Shane, querido, creo que mi hermano se encuentra aquí —Gillian iba muy bien vestida sonreía coqueta; notó la presencia de Nicky rió—. Admito que sentí curiosidad y también que quería saber si podría ayudar en algo.

—Esto se está convirtiendo en una fiesta —musitó Shane con cinismo— Ven a la sala, Gill, y todos juntos tomaremos una copa... ¡como gente civilizada!

—Perdónenme —murmuró Nicky y se volvió hacia la escalera, incapaz de verlos juntos. Al ascender, vio de soslayo que Shane conducía a Gillian a la sala.

Se dirigió hacia el cuarto de baño, se lavó el rostro con agua fría. La casa era caliente en invierno, pero Nicky notó que tenía los pies fríos así que se puso unas pantuflas.
Cuando levantó la mirada, vio a Shane de pie en el quicio de la puerta, mirándolo con evidente ira.

—¿Ya... se fueron?

—No, están allá abajo tomando una copa y esperando que el anfitrión se una al grupo.

—Shane...

—Ven querido y fiel esposo, tenemos invitados a quienes atender.

—Yo no puedo...

—¿A quién temes enfrentarte, Nick? ¿A Gillian o a mí? —preguntó toméndolo de la cintura y empujándolo hacia la puerta.

En el pasillo Nicky pudo liberarse, pues de súbito Shane dejó de concentrarse en él. Miró hacia el dormitorio y notó el estado de la cama que aún estaba tal como el rubio lo había dejado. Después lo miró y la furia en sus ojos fue tan violenta que Nicky se acobardó y se alejó de el moreno unos cuantos pasos.

—¡Oh, Dios! ¿En mi cama y cuando llevas en tus entrañas a mi hijo? ¡Maldito puto! —la voz de Shane era poco más que un murmullo.

—¡No! Shane, nosotros no... yo... no —empezó a decir Nicky con desesperación—. Llamé a Ryan porque me sentía muy mal. Traté de localizarte a ti, pero...

—¿Desde cuando Ryan es doctor? ¿No se te ocurre una mentira mejor que esa? —se mofó Shane—. ¿O quizás ésa es la excusa de la que te valiste para hacerlo venir? Pero no necesitabas ningún pretexto, Nick, él hubiese acudido de cualquier modo. Y así, por fin lograste hacerlo tu amante. Supongo que ya no tienes escrúpulos para acostarte con él.

—Shane, por favor esperemos a que ellos se vayan para discutir este asunto.

Quizá para entonces ya habría disminuído su cólera y estaría más dispuesto a escuchar. Se acercó hacia la parte posterior de las escaleras y entonces se volvió, consciente de que Shane lo seguía.
El hombre menor se acercó conuna expresión más salvaje. Nicky se rebelaba contra la injusticia. Shane tenía un amorío con Gillian y no obstante, estaba furioso porque creía que Ryan le había hecho el amor a su espso. Nicky inclinó la cabeza. ¿Qué objeto tenía rogar o protestar? Shane nunca lo escucharía, nunca creería en él...

Shane no se detuvo sino hasta que se encontró muy cerca, casi hasta tocarlo, y Nicky se sintió mareado de nuevo, abrumado por su implacable ira, la cual los estaba destruyendo a ambos.

—¿Y por qué has llorado? ¿Has apelado a su simpatía con tus relatos acerca de la brutalidad de tu esposo? —se burló Shane—. Pero antes que yo termine contigo, te darás cuenta de que tus sufrimientos anteriores no eran nada comparados con los actuales.

Creyendo que lo golpearía, Nicky se movió de prisa para evadirlo. Una de sus pantuflas se atoró en el borde de la alfombra y Nicky sintió que caía... y caía. Su cabeza se le llenó con el eco de su propio grito y la exclamación de angustia de Shane. Cada escalón que golpeaba hería su cuerpo hasta que éste quedó convertido en un bulto al pie de la escalera.
Extrañamente seguía consciente y,lo que era más extraño,no sintió ningún dolor. Yacía en la oscuridad, escuchando las voces que flotaban a su alrededor.

—¡Cristo! —fue Shane quien pronunció ese nombre sagrado—. Ryan... por favor llama una ambulancia.

Nicky oyó que el chico se alejaba para hacer la llamada.

—Shane, tengo algo muy importante que decirte —dijo Gillian con suavidad.

Nicky quiso protestar. No era posible que en este momento Shane le dedicara su atención a Gillian, cuando él lo necesitaba tanto.
Trató de lavantarse para decírselo.
Entonces el dolor lo hizo emitir un grito instintivo.

—¡No!

El grito de protesta invadió el vestíbulo y Nicky se hundió en un negro pozo de inconsciencia.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Jue 16 Feb 2017, 6:11 pm

Capitulo 16

En el hospital le dijeron que había tenido mucha suerte. Ninguna de sus heridas era grave. Un fuerte golpe en la cabeza le causó dolores durante varios días, tenía varias magulladuras en el cuerpo, se había dislocado la muñeca, roto el pulgar derecho y lastimado un par de dedos en cada mano a causa de sus intentos por detener su caída al aferrarse a los escalones.
No necesitó que le informaran que ya no habría bebé.
Nicky se encontraba en un cuarto iluminado, alegre y lleno de flores. Su madre y hermana habían enviado un ramo hechos por ellas, Kian y Mark optaron por llevar arreglos convencionales, así como los fans que al saber del accidente de Nicky también enviaron arreglos y muñecos de peluche con tarjetas de pronta recuperación. Louis Walsh le llevó un hermoso arreglo de frutas, pero no había nada por parte de Shane ni de Gillian y ni de Ryan.

En contraste con la habitación ocupada por su cuerpo, en su mente había un espacio vacío y gris, dinde no había nada. Él yacía en la cama y veía hacia la nada con ojos inexpresivos. No sentía ni pensaba... No podía, era como si algún mecanismo de defensa lo paralizase hasta que tuviera la fuerza necesaria para afrontar la angustia.
Cuando los doctores y el personal de enfermeras le preguntaron cómo se sentía, él respondió que tenía frío y entonces encendieron la calefacción. No obstante, no mejoró, pues su frío era interno, pues había perdido lo que más amaba en ese momento.
Contestaba con cortesía cuando le hablaban y trataba de sonreir a las enfermeras y personal de limpieza para mostrar su gratitud, pero nunca sonreía  al hombre que venía a verlo por las tardes... ya que el moreno nunca le brindaba la menor muestra de afecto.

Tampoco hablaba ni se sentaba. Sólo permanecía al lado de la cama durante unos minutos, mirándolo con furia contenida. Su rostro moreno tenía una expresión dura, pero a Nicky ya no lo asustaba. Él era su esposo, lo amaba, aunque ese sentimiento ocupaba ahora un lugar secundario.
Nicky prefería que él no hablara, pues estaba seguro de que cuando lo hiciera, el dolor retornaría. Una vaga curiosidad empezó a surgir en su mente... ¿por qué estaría él tan disgustado, si la razón de su matrimonio había desaparecido y él ya era libre?

—¿Es verdad que hoy te negaste a ver a la psicóloga del hospital? —le preguntó su esposo de pronto durante su tercera tarde en el sanatorio.

—No es que me haya negado... sólo le dije que no creo que... es que ella me informó que es parte de su trabajo visitar a las... personas que han... —Nicky dirigió su mirada hacia la pared antes de proseguir—: a las personas que han perdido a sus bebés las ayuda a adaptarse a... a ello, pero dijo que yo no tenía ninguna obligación de hablar con ella, así que...

Era demasiado pronto, aún no quería tocar el punto. Quizá después.

—No, tú no necesitaste de sus servicios porque no consideras que haya sido una pérdida. lo que sucedió fue exactamente lo que planeabas —su rostro expresaba más amargura que nunca y Nicky lo miró azorado—. Me equivoqué cuando creí que Ryan había ido a la casa para que hicieran el amor... Lo que hiciste, Nick, es algo peor que el adulterio, es... asesinato. Nick, tú mataste a mi hijo. No mentías cuando aseguraste que habías llamado a Ryan porque te sentías mal, si, te sentías mal pero a causa de lo que ibas a hacer, de las medidas que habías tomado para provocarte un aborto.

—¡No, Shane, eso no es cierto! —la acusación lo hizo reaccionar— ¿Cómo pudiste pensar que yo lo haría? ¡Oh, Dios mío!

—Ryan no fue tan discreto como tú esperabas —comentó Shane con voz baja—. Vio a Gillian cuando salía, le explicó lo que habías hecho y ella se sintió obligada a decírmelo a mí cuando te arrojaste por la escalera.

—Me caí —insistió desesperado—. Creí que ibas a pegarme y...

—¿Cuándo te he golpeado? —lo interrumpió Shane.

—Aquella vez cuando viste a Ryan salir de mi apartamento, me diste una bofetada.

—No sabes cuanto lamenté eso.

Nicky lo miró y se dio cuenta de que en sus ojos también había dolor.

—Yo no sabía que deseabas al bebé.

—¿Por qué demonios crees que me casé contigo?

Nicky se sintió preso de la desesperación. ¿Qué objeto tenía protestar. No le creía a él sino a Gillian. Se divorciarían...

—¡Vete! —murmuró—. ¡Por favor, vete!

—Ya me voy —dijo él después de una pausa—. La psicóloga recomendó que te visiten otras personas, pero no esperes que venga Ryan. Le he dicho que se mantenga alejado de ti, y si trata de verte, lo mataré.

Nicky casi no se dio cuenta de la amenaza. Lloraba desconsolado, no únicamente por él, sino también por Shane, quien también había deseado al bebé. Todas sus esperanzas habían muerto en la tragedia producida por las circunstancias y el oportunismo despiadado de Gillian. A él ya no le quedaba nada.

—¡Nada! —exclamó en voz alta.

Cuando poco después entró una enfermera, encontró a su paciente al borde de la histeria y con fiebre.
Le administraron un sedante para que pasara la noche y cuando despertó al otro día, ya no hubo más lágrimas, aunque su herida interior nunca cicatrizaría.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Vie 17 Feb 2017, 11:43 am

Capitulo 17

Aquella tarde tuvo dos visitantes: Su hermana Gillian y Mark. Su hermana se retiró pronto. A sus padres como a ella les cayó por sopresa la noticia del bebé y estaban muy dolidos de que Nicky no confiara lo suficiente en ellos como para decirles algo como eso.
Mark se qedó un rato con él durante un rato.
Nicky no estaba en el mejor ánimo para tener una charla de cortesía y hacer el esfuerzo ahora le resultaba imposible.

—Mira, Nicky —dijo Mark de súbito—. No quiero parecer duro, pero, ¿no es exagerada esta intensa depresión tuya? Piensa que eres joven y si lograste embarazarte una vez puedes tener más hijos.

—No —la voz de Nicky estaba desprovista de vida y, además, evitó mirar a su amigo.

—¿No? —Mark cuestionó pensativo— ¿Por qué? Supongo que Shane no te empujó,¿ o si?

—No.

Podría haberle dicho que Shane pensaba que él se había arrojado a propósito, más una especie de lealtad hacia su marido lo instó a gaurdar silencio. No quería que Mark supiera cuán injusto e irracional podía ser Shane.

Después de que Mark se fue, Nicky se preguntó por qué sería que a pesar de todo lo que había sucedido, el amor por Shane había sobrevivido en lugar de morir.
Cuando él llegó aquella tarde, aún lo miraba con rencor. Si sólo Nicky encontrara la manera de que le creyera y confiara en él. Por desgracia eso era imposible.

—Me han dicho que ayer te alteraste mucho después de que yo me fui.

Era natual que le hubiesen informado sobre su estado. A raíz de su accidente la verdad salió a la luz pública; la pérdida de su bebé y su matrimonio secreto con Shane. La prensa estaba vuelta loca con ambas noticias.

—Es verdad.

—Y aún sufres, ¿no es cierto?

—Shane... —trató de protestar, más la dureza del rostro moreno se lo impidió.

—He pedido que te den de alta mañana —dijo Shane con sequedad— porque tengo que volar con el grupo a Japón al día siguiente para una gira de promoción. Llamé a tus padres y dijeron que puedes quedarte con ellos una semana para que te recuperes, ya que eso es lo que el doctor Bassan, tu médico aconseja: y, de cualquier modo, no podrás hacer nada hasta que tu muñeca y dedos mejoren. ¡Cielos! ¿cuándo te arrojaste por esas escaleras no se te ocurrió pensar que te arriesgabas a la invalidez? ¿O es que estabas tan decidido a deshacerte de mi hijo que estabas dispuesto a sacrificar tu carrera con tal de lograrlo?

Nicky movió la cabeza con cansancio, sabiendo que era inútil discutir y, a demás ni siquiera se sentía con ánimos para ello. Estaba tan débil que aceptaría cualquier cosa, no tenía fuerzas para seguir luchando.

En ese momento entró una enfermera a revisar su presión y temperatura. Cuando terminó los miró un momento y dijo con timidez:

—Soy fan de Westlife y siempre me ha parecido que ambos hacen una bonita pareja. No se preocupen, vendrán más hijos.

Y diciendo eso, salió de la habitación.

Nicky se negó a mirar a Shane después de ese comentario, podía sentir su mirada fija en él.

—¿Bonita pareja? —se burló Shane— Dios, si supiera el monstruo que eres no diría eso.

Nicky suspiró exhausto, lo miró sin expresión alguna y bajó la mirada, dándose la vuelta en la cama.
Estaba harto, harto de los comentarios hirientes de su marido. No tenía derecho a tratarlo de ese modo. Pensó en el hijo que acababan de perder y se cuestionó si él habría logrado que Shane lo tratara un poco mejor.
Nunca lo sabría.
Su matrimonio había terminado.


Al día siguiente, el trayecto hacia la casa de sus padres estuvo cargado de ansiedad y silencio.
Fue la primera vez que Nicky no se alegró de volver a casa, sólo sintió una especie de alivio.
Quizás aquí, sin Shane pudiese exorcizar algunos de los espectros que lo atormentaban.
Durante las dos horas que Shane permaneció en la casa, Nicky notó que sus padres y hermanos lo trataban con recelo. A su vez , él fue cortés, reprimiendo los comentarios irónicos que lo carcterizaban. Les habían reprochado por ocultar lo del bebé, más bien, él recibió los reproches, no Shane. Elmoreno sólo permaneció callado sin interveir para ayudar a Nicky a salir de la situación.
Había una gran tensión a su alrededor. Ciertamente las cosas habían cambiado ahora. Cuando Shane conoció a su sobrino de un año de edad, en sus ojos apareció una desolada amargura que hizo que Nicky se diera cuenta de que pensaba en el hijo que creía que él había destruído.

Quizá pensando en que nunca lo volvería a ver, lo acompañó hasta su auto cuando llegó el momento de despedirse. Le dio las gracias y se despidió, sin hablar más, aunque no subió al coche de inmediato, sino que permaneció un momento contemplando el rostro de el rubio.

—Tal vez debí haberte conocido mejor antes de acostarme contigo y casarme, pues así habría sabido qué esperar... Eres un monstruo, detrás de esa cara dulce existe maldad, destruyes lo que te es ajeno, como hiciste con nuestro hijo.

—Yo no...

Quiso hacer un último intento por liberarlo de su amargura, mas no pudo decir más. Shane lo estrechó con fuerza entre sus brazos y lo besó con crueldad en un gesto que no era de despedida, sino de castigo.
Después lo soltó con brusquedad y el rubio pudo oír el esfuerzo que hacía por calmar su respiración antes de subir al auto.
Puso sus temblorosos dedos sobre sus labios y lo miró alejarse. Shane lo había deseado y debía odiarse por ello. Esta vez se había negado a hundirse aún más en el desprecio por sí mismo. Se iba de su vida.

Al regresar a la casa, su familia desvió la mirada y no fue sino hasta que llegó a su habitación, que Nicky se dio cuenta de que las lágrimas le corrían por las mejillas.

Fue una noche amarga, durante la cual él no pudo dormir. Conoció la desesperación al máximo y deseó morir.
Después de pasar muchas horas en agonía, llegó a la conclusión de que era mejor que Shane lo hubiese abandonado, pues si hubiesen seguido juntos, él hubiera llegado otra vez a la tortura de suplicar por su amor.
Era mejor así.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Vie 17 Feb 2017, 5:32 pm

Capitulo 18

Aunque estar alejado de Shane no lo pudo curar, sí amortiguó sus heridas. El hecho de que las únicas personas que vio durante aquellas semanas fueron de su familia le ayudó mucho. Fueron lo suficientemente discretos para no mencionar asuntos personales. Nadie le preguntó si era feliz ni por qué se había vuelto tan callado y reservado.
Lo único que lo perturbaba era su sobrinito, pues al mirarlo pensaba en su hijo que nunca nacería.
También aprendio a soportar ese pensamiento. Sobrevivía sin ilusiones. No hacía planes y nunca miraba hacia el futuro. Le sucedía lo mismo que a los ex adictos, pasaba un día y al otro emprendía una nueva batalla.

Sus heridas físicas sanaron por completo, pero las semanas pasaban y él no pensaba en retomar su vida. Ni tampoco le entusiasmaba comenzar su programa de radio. Más tarde pensaría en volver a la actividad laboral y en... el divorcio.
Lo que no se le ocurrió pensar, fue que Shane iría por él una vez que regresó de Japón.
Cuando lo vio, se quedó tan pálido como un fantasma.

—Bien, Nick, ¿estás listo para regresar al mundo? —su voz era un poco burlona mientras lo miraba con reproche. Después recorrió con lentitud su cuerpo de tal suerte que él sintió que sus mejillas se teñían de rubor y el estómago se le contrajo—. Louis quiere hablar contigo antes de irnos a Londres la semana próxima.

—¿De qué? —preguntó desconcertado Nicky— Yo ya no tengo nada que ver con el grupo.

—No lo sé, yo sólo soy el mensajero. ¿Podrás hacer tu equipaje y estar listo para irnos después del almuerzo?

—Sí —respondió él aún sin recuperarse de la impresión que le había causado su llegada—. Yo.. no... esperaba que vinieses.

—Era lo más lógico, ya que eres mi esposo y todos, en especial la prensa, esperan que venga corriendo a verte después de semanas sin vernos —señaló Shane.

—Claro —dijo Nicky con amargura. Era demasiado bueno suponer que Shane estaba preocupado por él.

Hizo sus maletas después de almorzar, se despidió de su familia, mirándolos alejarse en el auto, lamentó la brecha que se había abierto entre ellos. Tan unidos que habían sido siempre, ahora los veía como unos extraños y seguramente ellos a él de igual manera.
Regresaba con Shane, al lugar al que ahora pertenecía... y el cual odiaba de sobremanera. Podría estar con él durante unas horas. Su mente empezó a aclararse y algo se le ocurrió..

—¿En dónde...? Supongo que podré quedarme en un hotel o con Mark mientras consigo otro apartamento —especuló con calma.

Hubo un corto silencio.

—No, Nick —dijo Shane con voz suave—, vendrás a casa conmigo. Eres mi esposo y compartirás mi casa y mi cama.

******

—Shane, por favor, ¿es que nunca me dejarás ir? —suplicó Nicky por enésima vez poco después de su regreso de Londres.

Su voz era tranquila, pero sus manos se movían jugando sin cesar con el cuchillo.

Habían transcurrido casi dos semanas desde que el moreno regresó de Londres y el rubio le había preguntado lo mismo en múltiples ocasiones. No obsatnte, no protestaba con suficiente fuerza admitió avergonzado. Él no tenía por qué quedarse ahí con Shane; pudo marcharse y no lo hizo. Ahora sus relaciones habían llegado al mismo punto que antes. Vivían en la misma casa, se veían en algunas ocasiones y compartían la cama, pero Shane salía por las noches, casi siempre sin dar explicaciones y otras clamando que debía ir a algún evento. Regresaba a las dos o tres de la madrugada y Nicky se imaginó que seguía su relación con Gillian.

Tenía que ser así, pues nunca se le acercaba a él. Shane era un hombre ardiente y estaba acostumbrado a satisfacer sus necesidades físicas. ¿Pero por qué entonces lo mantendría a su lado? Nicky se estremeció al pensar, y no por primera vez, que era por castigo o por venganza. También lo hacía por la prensa, ahora que ya sabían sobre su matrimonio, había muchas revistas y programas que deseaban entrevistar a la 'pareja del momento', como los habían nombrado. Sin embargo, Shane no había accedido.

Nicky se las arreglaba para ocultar su infelicidad detrás de una máscara de cortesía convencional, pero en ocasiones estallaba y veía relucir en los ojos del moreno una chispa de crueldad.

—Nick ya sabes mi respuesta —declaró Shane en esa ocasión.

—Ten compasión de mí, yo ya no podré soportar esto durante mucho tiempo —Nicky se sorprendió ante el modo en que fluyeron sus palabras, pues no había tenido la intención de que él se enterara de su modo de sentir—. ¿Qué objeto tiene proseguir? No hay ninguna razón para que sigamos casados... El motivo ya no existe.

—Te aseguraste de ello, ¿verdad? —lo acusó implacable— En lo demás no tienes razón. No porque no te haya tocado significa que no te deseé. ¡Maldición! ¿No te has dado cuenta de que eres una obsesión para mí? ¿Crees que me gusta reconocer que por primera vez me encuentro con algo que no puedo controlar? Aunque me desprecio profundamente no puedo evitarlo. Sabrá el demonio por qué.

Su amarga aceptación lo conmocionó y averonzó.

—Entonces dame la libertad. ¡Por favor, Shane! Así ya no me verías más... ¡No tendrías por qué despreciarte!

—¡No puedo! No puedo dejarte ir, Nick —Shane se puso de pie con el rostro desfigurado—. Necesito salir y ya no me da tiempo de tomar café. Pero te advierto que no soportaré esto más tiempo y que espero que pronto se normalicen nuestras relaciones.

—¿Te refieres al... sexo? —preguntó Nicky, sintiendo sus emociones tan turbulentas que vencieron a su timidez.

—¿Y a qué otra cosa?

—¿Le llamas a eso unas relaciones normales? —él también se puso de pie— El sexo sin amor es algo inconcebible y resulta humillante que me fuerces a rogar... No es correcto, pero seguirá siendo de ese modo, ¿verdad, Shane?

—Si tú asumes esa absurda actitud de no desearme —confirmó al hacer una pausa al llegar ante la puerta— Porque por lo menos en eso, Nick, tú te has hundido tanto como yo.

Vio en los ojos de él el brillo de la pasión y sintió en su interior el resurgir de un dulce y cálido deseo antes de avergonzarse de sobremanera. No había cambiado nada. Aún era su cuerpo lo que lo obsesionaba ya que él sólo le inspiraba odio y desdén. Rebdirse a ello una vez más significaría el abandono del autorrespeto para siempre.

—¿No se te ha ocurrido pensar que la forma en que me tratas pudo haber matado cualquier deseo que alguna vez hubiese sentido por ti? —se aventuró a decir Nicky, a sabiendas de que no era cierto.

—Ya lo veremos —aseguró Shane con frialdad— Y eso será pronto, Nick, muy pronto.

Él se fue y el rubio se aferró al respaldo de la silla con tanta fuerza, que los nudillos de los dedos se le pusieron blancos. Temblaba sin cesar ya que sus emociones eran un torbellino.

¡Oh, Dios! ¿Y ahora qué haría? La cordura le aconsejaba que huyera en ese momento, mientras podía. Pero no se fue... a pesar de las circunstancias y de la amenaza que pendía ante él.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Mar 07 Mar 2017, 5:23 pm

Capitulo 19

Al día siguiente era viernes y, cuando Nicky llegó a casa después de asistir a una reunión en RTE, aún no había tomado una decisión. Estacionó su auto y notó que el de Shane se encontraba en la calzada para coches, lo que indicaba que tenía la intencion de vovler a salir, lo cual ya no era una novedad.
Nicky vio a Shane en el vestíbulo y su temor renació al percatarse de que el moreno llevaba una maleta.

—Nos iremos a la cabaña en Sligo a pasar el fin de semana —le informó con una sonrisa cínica—. Cuentas con cinco minutos, tus cosas ya están guardadas.

Nicky bajó la cabeza y se odió por no tener fuerza para protestar y negarse a acompañarlo. Era tan tonto que si lo fuesen a ejecutar, con toda seguridad se sentiría obligado a darle las gracias al carcelero por ponerle la venda.

—Verás, Nick —explicó Shane con falsa dulzura cuando ya iban en el auto hacia Sligo—. Ya no puedo esperar más, es tiempo de que vuelvas a ser mi esposo, ¿y qúe mejor lugar para este nuevp principio que lejos de todos en donde podremos concentrarnos uno en el otro?

El tono de su voz era casual, pero Nicky, acostumbrado a sus inflexiones, captó su verdadero significado y se estremeció, aun cuando no sentía frío.
Shane intentaba hacerle el amor, lo sabía, y no habría escape posible. Sólo tendría que tocarlo y... Mas había algo osbre lo que sí había tomado una decisión, no ofrecería ninguna resistencia, además, a menos que pudiese hacer que Shane lo escuchase y se convenciera de que illian le había mentido en la noche de su caída, lo abandonaría. Ya había derramado demasiadas lágrimas por él.

Stella había preparado una gran caja de provisiones y, al llegar a la cabaña, Nicky hizo una cena ligera. Recordó la primera vez que habían estado juntos en una cabaña similiar en Francia en su luna de miel y lo nervioso que estaba.
Ahora solo había resignación, excepto por el acelerado latir de su corazón cada vez que pensaba en lo que ocurriría. Todo eso constituiría parte de sus recuerdos cuando se fuera.

Esa vez ambos bebieron vino para acompañar la cena y después tomaron café en la confortable sala. Aquí hacía más frío que en Dublín y el viento silbaba de modo lúgubre. Nicky lavantó la vista y encontró que Shane lo miraba con descaro; se humedeció los labios, sin darse cuenta de que era un gesto provocativo. Este era el momento de que lo escuchara y de que creyera que él no había destruído a su hijo. Le ofrecería otro... si lograba convencerlo de la verdad.

—Shane —empezó a decir con suavidad, con las palmas hacia arriba como ofrenda de paz—. Shane, ¿podemos hablar? ¿Me escucharás y?...

—Más tarde.

Se puso de pie, se acercó y Nicky pudo notar que su rostro había quedado desprovisto de ironía, dejando al desnudo un deseo evidente.

—Nick, te he esperado durante interminables semanas, ansiaba sentir tu cuerpo junto al mío. No esperaré más, ¡te quiero ahora!

Lo levantó con violencia y lo aproximó con dureza. Nicky, respetuoso de su resolusión de no protestar, dijo tan calmado como le fue posible.

—Por favor, ¿puedo bañarme primero?

—¡No!

Estuvo a punto de posar su boca sobre la del rubio, mas se arrepintió y retrocedió

—¡Cielos, Nick! ¿Por qué me haces esto? ¿Por qué tú, habiendo tantas mujeres en el mundo tengo esta obesión por ti? —sus ojos brillaron a causa de la ira—. ¡Maldición! Tócame, y date cuenta de lo que provocas en mí.

Sin poderlo evitar, Nicky bajó la mirada hacia el bulto en sus pantalones y sus mejillas se tiñeron de un profundo rubor al ser testigo de la excitación. Entonces observó el torturado rostro y se sintió abrumado por una ola de amor.

—Shane —murmuró al acercarlo a él y aceptar el inicio del juego amoroso.

Ya estaba desnudo cuanod el moreno lo llevó hacia la alcoba; el ardiente deseo de Shane fue igualado por el de Nicky. Nunca había sucedido así, se dio cuenta el rubio al moverse sensual bajo un ciento de besos y caricias. Frotaba su erección al desnudo contra él. Se apoyó con fuerza y soltó un gemido ahogado junto a su oído. El ansia de penetrarlo hacía que Shane lo tratara sin consideración alguna. Lo lastimaba, sin embargo, Nicky hizo caso omiso del dolor, pues también estaba poseído porla misma locura y sus manos y labios se posaban en una y otra parte del cuerpo arriba de él.
Respiró profundo y cerró sus ojos cuando Shane introdujo dos dedos en su entrada y empezó a moverlos de adentro hacia afuera, con fuerza.
Nicky no pudo evitar soltar un gemido de dolor placentero.
Shane siguió moviendo sus dedos dentro de él mientras con su mano libre tomó su pene y se inclinó hacia el rubio para introducirlo en su boca. Con sus gemidos y fuertes respiraciones, Nicky estaba excitándo a Shane demasiado, por lo cual el moreno consideró que era tiempo de satisfacer sus más profundos deseos y fue entonces que se arrodilló una vez más, tomó sus muslos atrayéndolo y posicionó su pene en su entrada, para lentamente empujar hacia él.
El rubio soltó un leve quejido, el placer podía verse en su rostro entre sus labios entre abiertos y balbuceos sin sentido.

El hombre mayor ceró sus ojos con fuerza mientras el moreno se movía sin prisa dentro y fuera de él. Tomando sus piernas posicionándolas más adelante para que quedasen alrededor de sus caderas y Shane no pudo contener sus ganas de besar sus labios. Apenas si los chocáron mientras sus respiraciones agitadas se mezclaban.
Nicky enloquecía ver su cuerpo sobre el suyo, era una imagen jodidamente increíble la cual quería quedase guardada en su memoria y volviera a repetirse por el resto de su vida.

Fue una experiencia inolvidable cuando se acercaron al orgasmo.
De labios de Shane salieron unas amargas y discordantes palabras.

—¿Por qué tú, Nick? ¿Y por qué... yo? —era una agonizante pregunta para la que el rubio no tenía respuesta.

—¿Qué esperas? —gimió Nicky, aferrándose a él de modo convulsivo y con su delgado cuerpo estremecido.

—¿Qué quieres, Nick?

La mente del rubio se llenó de un grito silencioso y sintió que caía por un caliente abismo negro, odiando a Shane pero al mismo tiempo amándolo más que antes.

—¡Oh, Dios, no! Shane, tú aseguraste que si era sincero no harías esto —musitó con dolor, moviéndose desesperado al negarle el moreno el orgasmo final que él anhelaba— Y yo he sido sincero, he aceptado que... que... te deseo.

—Pero hay mucho que me ocultas —observó su rostro con actitud casi demoníaca—. Así que prefiero tus súplicas.

Al borde del orgasmo, Nicky sabía que no podía volverse atrás.

—De acuerdo, te imploraré. Por favor...

Repitió esa palabra una y otra vez en una pesadilla de humillación, pero no dejó de pronunciarla sino hasta que sintió que Shane aumentó aquel ritmo que estaba a punto de hacerlo estallar de placer. Los ojos se le llenaron de lágrimas tanto por él como por sí mismo.
Juntos alcanzaron el éxtasis completo y verdadero.

Regresar, caer d enuevo hacia la tierra... En la mente de Nicky retumbaron los burlones gritos del demonio y sintió sus manos sobre él arrastrándolo una vez más, y el dolor fue casi físico.

—Shane,e res un bastardo.

Su desolado susurro estaba lleno de desesperación, y quizá el gruñido que Shane emitió como respuesta al separarse de él significaba que también a él le parecía intolerable el deseo.

Nicky esperó hasta que su respiración se tranquilizó y sus miembros dejaron de temblar, después se levantó de la cama, sin importarle si Shane se había dormido o no. Se puso unos viejos pants que había llevado, ya que no había vuelto a usar su pijama desde la noche en que rodó por las escaleras y perdió a su bebé.
Se puso una camiseta y se encaminó hacia la puerta. Tenía que huír, estar solo, pensar...

—¿A dónde vas, Nick?

—¡Fuera de aquí, donde sea! —le dirigió una mirada de furia y gritó— ¡Lejos de ti!

—¡Espera!

Nicky corrió a través de la cabaña y salió, demasiado alterado para saber lo que hacía. No le importaba nada y su únicopensamiento era que no debía permitir que lo que acababa de ocurrir se repitiera jamás.

—¡Nicky!

Se volvió y vio que él lo seguía y que sólo se había detenido para ponerse unos pantalones.

—¡No!

Aunque iba descalzo, no se detuvo cuando se encontró en el borde de los arrecifes bajos, si bien no sabía cómo había llegado hasta ahí. Las filosas rocas le cortaban los pies y los arbustos le rasgaban la piel, más siguió corriendo, deslizándose, tropezando con los irregulares escalones cortados en la parte baja del camino. Nada le importaba, excepto huír de su torturador, pero Shane fue más veloz y lo alcanzó en la playa, donde el viento arrojaba granos de arena y sofocaba el sonido de la voz.

—Nicky, por Dios, ¿qué estás haciendo? Regresa conmigo a la cabaña...

—No, otra vez no, no puedo soportarlo —gritó frenético—. ¡Nunca más, Shane, jamás!

Shane extendió las manos hacia el rubio, pero Nicky se volvó y corrió otra vez. La helada agua del mar le llegaba hasta el tobillo y le mojaba el borde del pantalón. El sonido salvaje y furioso del viento levantaba violentas olas en todas direcciones. Una ola más grande lo derribó y lo hizo caer de rodillas, sin que se pudiera levantar de nuevo. Unos brazos lo ayudaron a ponerse de pie.

—¡No! —volvió a gritar, luchando por escapar del otro hombre.

—Por Dios, Nick, ¿quieres ahogarte?

—¡Sí! Prefiero morir a que me humilles otra vez.

—Te prometo que no volverá a suceder —aseguró Shnae con voz ronca—. Te juro que jamás te tocaré después que te saque de aquí.

Nicky recuperó la cordura de golpe. Horrorizado por lo que había hecho y avergonzado ante su despliegue de histeria, sufrió un colapso nervioso al levantarlo Shane.

—Pies... calambre... —fue lo único que pudo murmurar.

Después recordó muy poco acerca de ese momento y de cómo lo había llevado Shane a la cabaña. Lo dejó descansar un rato y después lo ayudó a bañar y vestir.

—Tú ganas, Nick —dijo Shane con voz cansada después de observarlo beber el brabdy que le había entregado y pasarle una taza de té—. Toma eso y regresaremos a Dublín.

Nicky nunca lo había visto tan abatido. Su rostro de pronto se veía demacrado. Entonces sintió la necesidad de consolarlo y de ser consolado, pero carecía de valor.

—¿Sabes? —dijo con suavidad—. En realidad no quiero morir.

—Ni ahora, ni antes —concedió apesadimbrado—. Pero creo que cuando lo dijiste fue en serio.

—Estaba histérico —aseguró Nicky, pero Shane ya se había ido y quedó a solas con su remordimiento... porque su impulsiva acción había provocado que la culpa que el moreno soportaba, aumentara.

Ya era hora del ocaso cuando regresaron a la ciudad.

—Acuéstate y descansa —le ordenó Shane cortante—. Yo usaré otro dormitorio. Quizá por la mañana tenga que salir, pero esperaré hasta que regrese Stella.

"No me dejaría a solas en la casa", pensó Nicky con tristeza. No confiaba en él...

El exceso de emociones y la lucha en el mar lo habían dejado exhausto. Durmió profundamente hasta las diez de la mañana y al despertar se enteró de que Shane se abía ido y que Stella se encontraba en las habitaciones de la planta baja.

—El señor Filan le pide que no salga hasta que él regrese —le informó Stella cuando él bajó a prepararse un poco de café—. Espera traerle noticias.

¿Qué clase de noticias? Los pensamientos de Nicky eran tristes y grises, en contraste con el día que era muy claro y casi sin viento.
Más tarde, preparó café y salió al jardín, se sentó en un pequeño muro de piedra junto a una pequeña fuente.
Se sentía tan cansado y abatido que ni siquiera fue capaz de aprovechar el tiempo en plantear su huída, preguntándose si estaría sufriendo una depresión emocional.

Ya eran las doce cuando el auto de Shane apareció en la calzada. Nicky levantó la mirada cuando Shane se acercó a él con lentitud. Traía los labios apretados y parecía tan cansado y abatido como él.
Se detuvo ante el rubio, quien se puso tenso al notar la expresión de sus ojos como queriendo desnudarlo con la mirada.

—Alégrate, Nick —sugirió con dureza—. Por fin estás libre, puedes irte cuando quieras, pero no hay prisa. Si necesitas quedarte algún tiempo mientras haces los arreglos necesarios, yo usaré cualquiera de los dormitorios. El lunes hablaré con mi abogado. ¿Estás de acuerdo?

—Sí, gracias —murmuró cabizbajo.

Cuando volvió a mirar, el moreno ya había entrado en la casa. Se sintió estremecido por un sollozo. Ya no había necesidad de tomar alguna decisión, Shane lo había hecho por él. Con toda seguridad su locura de la noche anterior lo hizo cambiar de opinión, no quería ser el causante de que el rubio volviese a intentar algo suicida. Ahora Nicky ya no tendría que luchar por su libertad.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Vie 10 Mar 2017, 5:18 pm

Capitulo 20

Nicky pasó otra noche en la casa, a solas en la habitación matrimonial. Pensaba alojarse con sus padres hasta que consiguiera un apartamento nuevo, aunque no fuese tan bueno como el anterior, pero el problema era que no tenía ánimos de enfrentar a sus padres ni mucho menos tenía ganas de escuchar su interrogatorio.

Era extraño que después de haberle dicho que era libre, Shane decidiera permanecer en la casa, sin salir ni siquiera por la noche.
Nicky se refugió en su habitación aun cuando sabía que Shane estaba la sala. En cierto momento en que él se dirigió a la parte superior de la escalera, oyó el tintineo de un vaso de vidrio. Shane estaba bebiendo, y por la tarde había empezado a fumar de nuevo. Nicky se quedó despierto durante varias horas, temeroso de que si Shane se embriagaba tal vez olvidaría su promesa. Sin embargo, se quedó dormido sin que él subiera.

La casa estaba en silencio cuando Nicky se levantó al otro día y, ni Shane ni él hicieron nada por perturbarlo, evitaron permanecer en la misma habitación y no se hablaban cuando se encontraban.
Ya no tenían nada que decirse.
Nicky telefoneó a Mark y se puso de acuerdo con él para quedarse en su apartamento unos cuantos días.
Empezó a guardar sus cosas y había ropa esparcida por la habitación cuando Shane llamó a la puerta abierta.
Parecía muy cansado y tenía los ojos entrecerrados.

—¿Si? —él abrió los ojos al máximo y habló con voz ronca.

—Me gustaría saber qué arreglos has hecho... ¿adónde irás?

—Me quedaré con Mark hasta que encuentre otro apartamento —respondió Nicky con voz carente de normalidad—. ¿Pu... puedo dejar aquí durante algún tiempo los muebles que traje?

—Por supuesto.

Su rostro era inescrutable mientras miraba las pertenencias de Nicky. Tomó una carpeta con fotografías y empezó a examinarla.
Eran fotos de todos ellos que Nicky había tomado durante su primera gira. Había una foto de ellos que Mark había tomado sin que se dieran cuenta, ambos sonreían uno al otro como si no existira nadie a su alrededor.

—Si alguien nos hubiera dicho en ese entonces... —cerró de golpe la carpeta colocándola sobre la cama y sonrió con amargura— Nada volverá a ser igual sin ti en el grupo.

—Se acostumbrarán a estar sin mi  —dijo Nicky con cuidado— El grupo es fuerte, sobrevivirán a esto también.

—Sobrevivir... —apuntó tranquilo— Si yo no... tu no hubieras tenido que irte.

—No tiene importancia.

—Es verdad, ya nada tiene importancia.

Shane se acercó a la ventana y Nicky empezó a recojer sus cosas del baño y las metió en la maleta. Se detuvo al oír que el moreno hablaba de nuevo.

—Nick, quiero decirte que... Tienes derecho de saber que... soy consciente del modo tan cruel en que te he juzgado y en que he abusado de ti. Ayer en la mañana fui a ver a Ryan. Tú estabas tan triste, que le pregunté si ustedes podían reanudar su relación... Me dijo que tú no lo amabas y ustedes nunca rebasaron los límites de la amistad. Él sí te ama, mas no creo que se atreviera a obligarte jamás a que estés con él. Tú eres el ideal que él tanto anhela, su hombre perfecto. También me informó la verdad acerca de la razón por la que estaba en tu apartamento aquella noche en que te hice el amor por primera vez... Que te declaró su amor y tú lo rechazste... Y también me informó por qué vino la noche en que perdiste al bebé. Recalcó que habías tratado de localizarme porque te habías sentido mal... ¡Cielos, Nick! Tú deseabas al niño, ¿verdad?

—Sí —confirmó él observando la terrible tensión sobre los hombros del otro hombre y el ángulo ligeramente inclinado de su morena cabeza. ¿Sería por esto que parecía tan desalentado, porque ahora que Ryan le había asegurado que no fue a propósito el aborto no tenía más motivos para atacarlo?— Shane...

—¡Oh, Dios! —las violentas palabras fueron pronunciadas con dolor, aunque aún le daba la espalda—. Lo siento, lo siento mucho, pero sé que no hay ninguna disculpa que pueda ofrecerte por el terrible daño que te he causado y nada que pueda remediarlo. Lo que sucede es que no soy un buen marido para ti, nunca lo he sido. De todo corazón desearía haber actuado de manera diferente, para que no me odiaras.

—Yo no te odio —musitó Nicky, impresionado al oírlo tan extrañamente humilde.

—No, eres demasiado noble para ello; lo único que merezco es rencor —ahora su voz era apagada y en cierto modo resignada—. No quisiera que te fueras... Te amo mucho y te he destruído y, Dios lo sabe, eso me está destruyendo a mí. Desde que te conocí he vivido en una especie de infierno, no podía creer que me había enamorado de otro chico, además tenía novia, aunque para protegerme traté de fingir que solo era tu amigo, pero cuando apareció Ryan, enloquecí al verlos juntos todo el tiempo y por eso empecé a tratarte mal y fingir que no valías la pena.

El rubio estaba tan asombrado que fue incapaz de halar.

—Pensé que tenías un amorío con Ryan... creo que fue Gillian quien me hizo pensarlo cuando se dio cuenta de que no dejaba de hablar de ti. Hemos sido novios desde la adolescencia, me conoce tan bien que inmediatamente se dio cuenta de que estaba interesado en tí y no como amigo precisamente, por eso inventó que Ryan y tú estaban enamorados. Yo estaba tan celoso que no oculté mi disgusto frente a ella y ella a su vez encontró la manera de vengarse de ti...

Shane se detuvo para recuperar el aliento y prosiguió.

—Llegó el momento en que ya no pude luchar y tuve que terminar con ella. Obviamente no le dije que se trataba de ti, pero ella me conocía lo suficiente para saber eras tú y que lo que yo sentía por ti era algo permanente comparado con lo que había sentido por ella. Así que me gritó que tú jamás dejarías a Ryan porque estabas profundamente enamorado de él. Me dije que podría separarte de Ryan... Supongo que ello me llevó a ser grosero contigo y por consiguiente que empezaras a alejarte de mi. Te deseaba y ella aprovechó mi frustación de no tenerte para sembarar cizaña entre nosotros. Ahora me doy cuenta, ella estaba decidida a eliminarte del camino. No perdió ninguna oportunidad para reiterar que Ryan era el amor de tu vida y, Dios me perdone, yo le creí. Te repito, la conozco desde años, es prima de Kian... ¡Oh, diablos!

Se mantuvo en silencio unos segundos para tranquilizarse y hablar con cordura.

—Cuando estuve en Londres para lo de la promoción, ella fue a mi hotel y yo, para dejarme bien claro de una vez por todas que todo había había acabado entre nosotros, le hablé acerca lo mucho que te amo y de lo mucho que deseaba a nuestro hijo... De ese modo puse en sus manos otra arma, la cual usó en t contra cuando te caíste por aquella escalera. Pero se arriesgó mucho, si hubiese estado ahí ayer cuando vi a Ryan, la hubiera matado. Nick, nunca me perdonaré por todo lo sucedido. Te asusté mucho esa noche, ¿verdad? Nunca tuviste oportunidad de defenderte.

Nicky temblaba de modo incontrolable, aún incapaz de creer lo que oía.

—Shane, todas aquellas noches en que saliste y me dejaste solo... yo supuse que estabas con Gillian. Ella también me contó a mí algunas mentiras... Si me amas, ¿entonces por qué dejaste de hacerme el amor y en dónde estuviste esas noches?

Shane emitió un sonido que se suponía era risa y que hizo que al rubio se le contrajera el corazón de dolor.

—Huía de la tentación. No podía soportar tu odio ni el resentimiento que siempre demostrabas después que te hacía el amor. Yo sabía que si me quedaba en la casa no sería capaz de reprimirme, pues nunca he tenido ningún control en lo que se refiere a ti, Nick. Estaba celoso de que Ryan y resentía tanto el hecho de que tú no me amabas, que descargaba mi furia sobre ti, te castigaba por no amarme, aunque sabía que podía hacer que me desearas y por eso te forzaba a rogarme así. Dios me perdone. Yo era un avaro que atesoraba tu deseo, porque no podía tener tu amor.

Hizo una pausa, sin moverse, antes de seguir.

—Nick, necesito preguntarte algo, aunque cualquiera que sea tu respuesta me hará sufrir durante el resto de mi vida. Si mi comportamiento hubiese sido diferente, ¿habría habido alguna oportunidad de que me amaras? —preguntó con voz ronca y llena de desprecio por sí mismo.

Nicky dio un titubeante paso hacia él y se detuvo con los ojos llenos de lágrimas. Ambos habían sido torturados durante suficiente tiempo y esta vez él tenía que elegir las palabras adecuadas, sin permitir que su timidez lo afectara.

—Yo te amaba, Shane —la voz se le quebró con una intolerable mezcla de alegría, ansiedad y arrepentimiento—. Si no te hubiera amado, ¿cómo podría haberme entregado a ti? Tú me necesitabas y yo... quería... Me acababa de dar cuenta de que te amaba y...

Shane dio media vuelta, reflejando en la mirada la incredulidad que sentía, pero entonces hndió los hombros y de nuevo miró hacia la ventana.

—Me doy cuenta de que usas el tiempo pasado, y no es más de lo que merezco, aunque sabrá Dios cómo podré existir sin ti.

—Siempre me equivoco al hablar, ¿no es cierto? —Nicky exhaló un tembloroso suspiro—. Todavía te amo, Shane.

El moreno se puso rígido.

—¿Es compasión, Nick? —preguntó angustiado—. ¿De esa compasión que tanto abunda en ti? —se acercó a él y le puso una mano sobre el hombro.

—Nunca has creído en mí, ¿podrías empezar a hacerlo ahora? Ya hemos perdido mucho tiempo.

—Y yo he destruído demasiado —Shane levantó la otra mano y la posó sobre el rostro del rubio. Una desesperada esperanza brilló en sus ojos—. ¿Es verdad eso, Nick?

—¿Parece imposible? tal vez sí, porque el saber que tú me amas es como si... como si sucediera un milagro. ¡Oh, Shane! —de súbito, a Nicky se le ahogó la voz a causa de la emoción y se abrazó a Shane, temblando— ¿Has sido tú tan desdichado como yo? Te amaba y nunca me imaginé que...

—¡Oh ¿Cómo puedes ser tan generoso para perdonarme por lo que he hecho? —Shane cerró los ojos durante un instante y después suspiró—. Estoy perdido, mi amor, perdido por completo. ¿Cómo podré decirte, en qué forma podré demostrarte que?...

Nicky levantó la mano para tocar el amado rostro moreno. Podía sentirlo temblar y supo que el milagro de verdad había acontecido.

—Podrías comenzar con un beso —musitó y le acarició la mejilla.

Sus bocas se encontraron, con suavidad al principio y después con mayor firmeza, en un beso que fue disculpa, perdón y por fin compromiso. Una promesa para el futuro y el mayor milagro de todo estuvo en el modo en que Shane lo sostenía con ternura, casi reverente, sus manos estuvieron dotadas de extraordinaria suavidad al acariciar su cuerpo y tocar su rostro. Fue el primer beso de mutuo amor verdadero y Nicky sintió en los ojos el ardor de las lágrimas.
Volver arriba Ir abajo
renata

avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/06/2015

MensajeTema: Re: Cree en mí║Shnicky║TERMINADA   Vie 17 Mar 2017, 5:02 pm

Capitulo 21

Cuando terminó el beso, los ojos de Shane observaron el rostro rubio, como si aún dudase.

—¿Podremos hacer que funcione, aún con el antecedente de tanta amargura y el sufrimiento que te he inflingido?

La mirada de Nicky fue muy clara al contestarle.

—¡Nosotros haremos que funcione! —exclamó eufórico—. Recordaremos la infelicidad, pero eso no hará que nuestra dicha desmerezca. Ya es justo que seamos felices, ¿no crees?

Sonreía de un modo que Shane hace mucho tiempo no lo había visto hacerlo, radiante y con confianza, y poco a poco él también sonrió. Se veían mutuamente a los ojos y al corazón, y en ese momento sus almas al fin se unieron y se encontraron en el abrazo de perfecta comprensión que forma un verdadero matrimonio.

—Eres maravilloso —aseveró Shane acercándolo a sí de nuevo—. ¿Cuándo empezaremos a hacer que lo nuestro funcione?

A Nicky se le aceleró el pulso al sentir la necesidad que Shane tenía de él.

—¿Qué te parece ahora mismo? —se arevió a sugerir, liberándose de los brazos de su esposo y acercándose a la cama para quitar la maleta y algunas prendas.

—¿Sabes? —preguntó Shane—. Casi tengo miedo —confesó después que nada se interpuso entre ellos.

—Yo también —rió sonrojado—. Es como... como si fuera la primera vez.

Es la primera vez.

E corazón de Nicky se aceleró cuando Shane se acercó, envolvió sus brazos suavemente alrededor de Nicky y suavemente lo acercó hasta que el hombre mayor se apoyó en él. Se inclinó e inhaló el masculino olor del rubio, sintiéndose instantáneamente mareado.

—Te amo —Shane murmuró contra el cuello de Nicky mientras frotaba su cara contra él. —Jamás dejaré de amarte.

Una mano de Nicky acariciaba el pecho de Shane y bajó hacia sus pantalones. Con un movimiento de su muñeca logró empujarse bajo la pretina de los pantalones. No se sorprendió al encontrar un pene duro como una roca. Nicky recorrió con su lengua el cuello de Shane incluso mientras su mano envolvía el duro pene del hombre moreno y lo acariciaba suavemente. Él oyó a Shane gemir, sintiendo su temblor y su aguda respiración.

—Nick... —susurró Shane mientras el rubio acarició rápidamente el pene de su esposo—. Yo necesito…

—Sé qué necesitas, Shay. —Nicky acarició rápidamente el pene de Shane. —Déjame hacerlo..

Shane parecía derretirse en él. Nicky sabía que su brazo alrededor de la cintura del hombre menor era lo único que evitaba que cayera al suelo.

—¡NICK! —Shane gritó justo antes de que se corriera. Un caliente chorro de esperma salió de su pene y cubrió la mano de el rubio.

Al mismo tiempo, Nicky cubría los suaves labios de Shane con los suyos; el dulce néctar del hombre llenó su boca.

Shane se sentía abrumado mientras hundía su lengua en la boca de Nicky. Él necesitaba. Le dolía. Su pene pulsaba. Él necesitaba tomarlo de nuevo, sentir su pene hundirse dentro de la sedosa profundidad del hombre.

Unos instantes después estaban desnudos.

—Inclínate —ordenó Shane suavemente.

En el momento que Nicky se inclinó y apoyó sus manos en el colchón de la cama, Shane separó las piernas de el rubio y se arrodilló detrás de él. El cuerpo del hombre mayor temblaba mientras Shane separaba sus nalgas. El moreno se inclinó y pasó su lengua por el arrugado agujero de Nicky.

—Oh, ¡Shay!

—Tranquilo —Shane contestó antes de aplicar una generosa dosis de saliva alrededor del agujero de Nicky. Él tendría que recordar comprar tubos de lubricante en el futuro. Pero ahora tenía que cuidar de su esposo. Hasta entonces tendría que aflojar a su compañero de la manera antigua.

Shane lamió y acarició y se empujó contra el rosado agujero de Nicky. Él podía sentir las piernas del rubio temblando. Todo el cuerpo del hombre parecía vibrar con cada caricia de la lengua del moreno.

Los gritos de Nicky eran el cielo para los oídos de Shane. Esta vez no lo estaba lastimando. Él lo saboreaba, se envolvía en el dulce sonido sabiendo que le daría a su pareja un placer inimaginable. El saber eso casi lo hace venirse.

De cualquier manera, Louis no creía que fuera a durar mucho. Su pene dolía tanto que realmente era doloroso. Se puso de pie y vio alrededor del cuarto buscando algo que pudiera hacerlo más fácil. Se arrancaría un brazo antes de causarle dolor a Harry, incluso si era para reclamarlo de nuevo.

Shane vio una pequeña botella de crema asomándose del neceser que Nicky había puesto en el suelo junto con la maleta. La recogió y quitó el tapón, vertiendo una buena cantidad de crema en su pene, se lubricó y entonces esparció la restante cantidad en el apretado agujero de Nicky, empujando sus dedos en el interior para asegurarse de que estuviera lo suficientemente estirado.

Shane gruñó, una fuerte sensación lo llenó cuando el cuerpo de Nicky lo succionaba como si necesitara ser llenado. Shane rápidamente sacó sus dedos y guió su miembro dentro del trasero de Nicky.
Un largo grito salió de los labios del rubio cuando Shane se hundió hasta sus bolas, y Nicky repitió el sonido de deseo con uno de los suyos.

—Dios, se siente tan bien, bebé. —Shane gruñó mientras se empezaba a mover lentamente, entonces más y más rápido.

Él se aferró a las caderas de Nicky mientras se empujaba dentro del apretado agujero del hombre. Los pequeños gritos de Nicky se habían convertido en un largo sollozo de placer. Shane luchaba por respirar.

Todo el aire del cuarto parecía haber sido chupado.

—¡Shay! —el cuerpo de Nicky se tensó.

Shane gritó cuando los músculos internos de Nicky aferraron su pene. El hombre llegó a su climax esparciendo crema blanca perlada sobre el colchón.

Shane disfrutó oír el antiguo término cariñoso salir de los labios de su pareja. Sabía que Nicky por primera vez había disfrutado estar con él.

Y el saberlo lo envió sobre el borde después que Nicky. Trató de mantener sus uñas retraídas mientras él se venía, pero sintió la necesidad de hundirlas en las caderas de Nicky, mientras llenaba al hombre con su semilla. La intensidad de su orgasmo hizo imposible que Shane se detuviera.

Shane se arqueó sobre Nicky y sostuvo el cuerpo del hombre cerca del suyo. Su corazón latía rápidamente dentro de su pecho. Él podía sentir también el latido del corazón de Nicky, el pulso en su cuello palpitaba mientras la sangre corría rápidamente por sus venas.

Fue una unión completa, una fusión de almas y cuerpos, mentes y espíritus, por fin un todo perfecto y, al final, Nicky oyó a Shane decir las palabras con las que había soñado siempre. No lo había domesticado, Shane encontró la paz, igual que él, y eso fue suficiente. Esta vez no hubo ninguna humillación, ahora tenía la certeza de que era amado y deseado.

Después de un rato, acostados en la cama, Shane lo miró y Nicky pensó que nunca había visto sus ojos tan claros y desprovistos de amargura.

—Todavía no puedo creer que me ames —dijo Shane con voz ronca—. Ojalá lo hubiese sabido antes.

—Yo desearía siquiera haber sospechado que tú me amabas. Sin embargo, creí que habías adivinado mi amor en una ocasión en el que al llegar tú a casa oíste a Gillian diciéndome que ella tenía al hombre que yo quería.

Una sombra cruzó el rostro de Shane.

—Deduje que se refería a Ryan... en especial porque ella de ninguna manera me tenía a mí —añadió molesto—. Y yo quise darte a entender que te amaba cuando dije que ella tenía lo que tú querías.

—Pensé que te referías al hecho de resentir el estar casado... y que te considerabas atrapado —a Nicky se le quebró la voz— me dolía que resintieras el hecho de estar casado... y que te considerabas atrapado.

—Lo único que yo resentía era el que no me amaras. Yo te quería a tí y a nuestro hijo.

—Habrá otro bebé, Shane.

—Sí —los sensibles dedos de el moreno trazaron la línea de la mejilla rubia—. Gracias, mi amor.

Nicky se desprendió antes de rodearlo con los brazos, riendo con coquetería.

—Te amo tanto que yo quisiera prometerte todo... el mundo entero si fuera posible.

—Todo mi mundo eres tú —su mirada hizo que a Nicky se le fuese el aliento—. Y yo soy quien debería hacerte un sinfín de promesas. Eres increíble, por ti lo daría todo y haría cualquier cosa.

—Solo quiero una — pidió Nicky, temeroso de probar su poder, lo que hizo sonreír a Shane.

—¿Si?

—No vuelvas a dejarme solo por las noches. Por favor.

—Ya no hay necesidad. Ahora que te tengo no pienso dejarte ni un solo segundo a solas.

—Yo tampoco quiero separarme de ti.

—Entonces, ¿eso significa que volverás al grupo? —preguntó Shane esperanzado.

—No lo sé —hizo una pausa— Las conversaciones con RTE van muy avanzadas y aunque no he firmado ningún contrato no puedo salir ahora con que siempre no, y Louis... bueno, no creo que le agrade mucho decirle que me deje volver cuando él me pidió tanto que no me fuera.

—Estoy seguro de que los de RTE van a entender que tú perteneces a Westlife y si no, siempre se puede llegar a un buen acuerdo. En cuanto a Louis estoy seguro de que en el fondo es él es el más interesado de que regreses. Y todos estaremos felices de tenerte de vuelta... en especial yo.

—Si tú eres feliz, también lo soy yo —esas palabras se convertirían en su credo matrimonial.

—Te amo y te necesito.. ¿Y tú a mí?

—¿Acaso no se nota? —Nicky ya había vuelto a ser el de antes.

—Si, bebé, ahora lo sé —Shane rió y lo abrazó con fuerza, sintiendo la inequívoca reacción del esbelto cuerpo rubio—. Se dice que el matrimonio perfecto no existe y que todos tienen buenos y sus malos tiempos. Nosotros ya hemos pasado nuestra época negativa y ahora, esposo mío, todo será positivo para nosotros.

—Lo bueno ya empezó —dijo Nicky y le ofreció los labios, sintiendo que el corazón le saltaba de felicidad.

Ambos sabían que el bien, el placer y la paz, durarían para siempre, pues los habían pagado a un precio muy alto. El amor había derrotado a la amargura y la sospecha, reemplazándolas con cariño y confianza. El amor había triunfado.

FIN
Volver arriba Ir abajo
 
Cree en mí║Shnicky║TERMINADA
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Mi angel...(TERMINADA)
» Camino a tierra prometida [Oliver Cromworth] TERMINADA
» El Leeds quiere resurgir
» Dibujos mios =D ...
» Maradona contra Fort: “No se cree el dueño del mundo, se cree el hijo”

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Forgotten Words :: WOULD YOU BE MINE, LOVE? :: Shnicky Novels-
Cambiar a: