ÍndicePortalMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Busco a una millonaria [TERMINADA]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 25

MensajeTema: Busco a una millonaria [TERMINADA]   Sáb 27 Dic 2014, 1:01 pm

Nombre: Busco a una millonaria
Autor: Sophia
Artista ó personaje: Nicky byrne
Adaptación: No
Género: Romance
Advertencias: No
Resumen: 
Nicky era demasiado ambicioso y, con tal de alcanzar la meta
que se había propuesto, estaba dispuesto a casarse por interés.


Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 25

MensajeTema: Re: Busco a una millonaria [TERMINADA]   Sáb 27 Dic 2014, 5:12 pm

Capitulo 1

Sarah miró a su hermano Nicky, quien estaba sentado frente a ella en la sala. Se querían muchísimo, aunque ella no estaba de acuerdo en su manera de pensar, pues él era demasiado ambicioso. 

—¿Te quedarás a cenar, Nicky? Mark no tardará en regresar. Ya salió del trabajo —le dijo Sarah, y después de hacer una pausa, continuó—: ¿Es cierto que te han visto por la ciudad con Ivonne Grod?

—He salido con ella algunas veces.

—Nicky, Nicky... ¿por qué miras tan alto? Desde que eras un jovencito decías que te casarías con una millonaria. Jamás saliste con una chica de nuestro barrio. Siempre estuviste metido en un mundo social que no te correspondía. ¿Por qué no miras hacia un horizonte más modesto? Ya ves, yo no busqué un marido rico. Me casé con Mark, que trabaja en un banco y gana un sueldo lo suficientemente bueno para mantenernos al niño y a mí. Nada nos hace falta, te lo aseguro, pues nos amamos y somos muy felices. 

—Me alegro por ti, hermanita —le dijo Nicky poniéndose de pie—. Tengo que irme, no puedo quedarme a cenar.

—¿Vas a salir con Ivonne Grod?

—Me parece que te disgusta que lo haga, Sarah, y no sé por qué.

—Es que creo que ella nunca se casará contigo. Los Grod van a querer como yerno a alguien de su esfera social y económica —le dijo Sarah con seriedad.

Nicky se alteró un poco interiormente. Era un hombre sumamente atractivo, alto, delgado, de pelo rubio y ojos azules. Tenía 28 años. Llamaba la atención de las mujeres dondequiera que iba.

—Me voy Sarah. No me gusta que me des sermones. Por eso prefiero hablar con Sophia Boyd. Ella jamás censura mi manera de pensar.

—¿Te ha dicho que está de acuerdo?

—No, pero si no lo estuviera, me lo diría. Sophia es incapaz de callarse lo que siente o lo que piensa.

—Parece mentira que siendo tan inteligente, seas tan ingenuo para muchas cosas. Sophia es prudente, eso es todo.

—Bueno, Sarah, me voy. Vendré a comer el próximo domingo. Tengo demasiado trabajo en el bufete durante la semana.

—Eres un buen abogado, hermanito, y cada vez tienes más clientela. No sabes lo que me alegra por ti. Ganas bien, y gracias a una recomendación de un cliente, pudiste hacerte miembro del club social.
¿Qué necesidad tienes de casarte por interés, si vas subiendo por ti mismo? Busca a una muchacha que te inspire amor.

—Tal vez me enamore de Ivonne...

Nicky se marchó y Sarah suspiró. Pensó en Ivonne, la única hija del multimillonario John Grod.

—Ivonne debe sentir una gran atracción por Nicky, de lo contrario, no saldría con él, sino con alguno de sus amigos de su círculo social —dijo Sarah en voz baja.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 25

MensajeTema: Re: Busco a una millonaria [TERMINADA]   Dom 28 Dic 2014, 11:21 am

Capitulo 2

Ivonne Grod era una muchacha de 24 años, bonita, rubia, de ojos cafés, esbelta y muy femenina. Tenía clase. Vestía a la última moda y llevaba una joyas fabulosas.

—Nicholas, tenemos que hablar —le dijo Ivonne, cariñosa.

—Hablar... ¿de qué, querida?

—De nosotros dos.

Era lo que Nicky no deseaba. Ivonne era la muchacha más rica de Dublín o mejor dicho, de toda Irlanda, pero... ¿qué hacían sus padres? Viajar, pasear, disfrutar de la vida... No tenían negocios, porque todo lo habían vendido. Su capital era inmenso, pero él quería casarse con una mujer rica cuya familia tuviera empresas que él pudiera administrar.

—¿No estamos todos los días hablando de nosotros dos?

—Mira, Nicky, papá me preguntó el otro día, cuando regresó de su viaje: “¿Quién es ese muchacho que te acompaña?”. Le dije: “Lo conocí en el club. Sé que es abogado y que proviene de una familia humilde”. Tengo que ser sincera contigo: papá se puso furioso. Dijo que no podía casarme con un hombre anónimo. Discutimos. Mi madre, que es sentimental, se puso de mi parte. Quiero presentarte a mi padre en la primera oportunidad que tengamos. Estoy segura de que cuando te conozca, cambiará de opinión.

Nicky no quería ese compromiso, pues no estaba seguro de lo que lo que quería con Ivonne. Deseaba demasiadas cosas a la vez en una mujer: que fuera rica, linda, de valores morales y que lo enamorara. Lo último era lo más difícil. Había salido con varias muchachas de la alta sociedad belga, pero no había sentido esa pasión que anhelaba experimentar por quien fuera su esposa. Por supuesto, seguía pensando que su prioridad era que fuera millonaria y estaba dispuesto a casarse por interés, pero en el fondo, no quería renunciar al amor e Ivonne, hasta el momento, no se lo inspiraba.

—Tenemos que conocernos mejor, Ivonne, antes de dar un paso así.

—Me gustas mucho, Nicholas, y quiero que mi padre te conozca.

Nicky guardó silencio.

—Mis padres se fueron a Holanda y regresan la próxima semana. Van a festejar mi cumpleaños el próximo sábado. Ese será el día perfecto para presentártelos.

—Bueno, ya hablaremos de eso. Ahora vamos a comer, ¿te parece?
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 25

MensajeTema: Re: Busco a una millonaria [TERMINADA]   Dom 28 Dic 2014, 6:44 pm

Capitulo 3

Entró en el edificio y subió por la escalera. Nicky nunca se sentía satisfecho de sí mismo.
Tanto años buscando una meta y cuando la tenía al alcance de la mano, estaba a punto de dejarla ir.
Nicky vivía en el cuarto piso y casi nunca usaba el elevador, pues le gustaba hacer ejercicio. Iba todos los días al campo de golf. La carrera de abogado y el prestigio que estaba adquiriendo le permitíanentrar en muchas partes. El provenía de una familia humilde y sus padres se habían retirado a una finca que tenían, para llevar una vida más tranquila, mientras él y su hermana se habían quedado en la ciudad.
Nicky vivía en un apartamento desde hacía muchos años. Sophia Boyd, su amiga del alma, ocupaba otro en el mismo edificio y se veían todos los días. Es más, cuando Nicky puso su bufete le ofreció trabajo como secretaria. Ella aceptó. Nicky también contrató a un asistente: Peter Arch, quien estaba en el último año de su carrera de Leyes y le era muy útil.
Nicky tocó en la puerta del apartamento de Sophia. Esta vivía con su madre, pero Helen Boyd había salido y no estaba en ese momento.

—Siéntate, Nicky. ¿Qué deseas tomar?

—Un café. Oye, Sofía, ¿recuerdas cuando hace unos años te dije que pensaba casarme con una mujer rica, pues no quería pasar más necesidades?

—Sí, claro —le dijo Sofía—. Te recordé que otros tenían menos que tú.

—Nunca me diste tu opinión.

—No me correspondía dártela. La decisión es tuya, no mía. ¿Ya la encontraste? ¿Es Ivonne Grod?

—No lo sé... Es increíble, pero no puedo irme a mi apartamento sin pasar por el tuyo. Es como una necesidad conversar contigo. A veces me siento desorientado.

Sofía le sirvió un café. Era una muchacha de 23 años, esbelta, de piernas perfectas. En su rostro bellísimo se destacaban sus ojos verdes y su boca de labios gruesos.

—Creo que tienes algo que contarme. ¿Qué es, Nico? Estás saliendo con Ivonne Grod. Es la mujer que te conviene, ¿no es así? Hija única, heredará todos los millones de sus padres y una casa que es una verdadera mansión. La he visto por fuera, claro, jamás he estado allí ni estaré.

—Ivonne es la mujer que he esperado toda mi vida, pero no me satisface.

—Dijiste que querías a una millonaria. Ya la tienes. ¿Por qué dudas?

—No lo sé. Mañana hablaremos en la oficina, Sophia.

—No creo que puedas, pues tienes una cita con el señor Hugh Adorf.

—Es cierto, la había olvidado. Menos mal que te tengo a ti, Sophia.

—Además, el señor Adorf, otro de los millonarios de aquí, tiene una hija llamada Ilia. Es bonita, simpática y, según me han dicho, no tiene novio.

—¿Te estás burlando de mí, Sophia?

—No, Nicky. Solo te hago ver tus posibilidades en el amor. El señor Adorf te ha buscado para entablar una demanda contra un hombre que fue novio de su hija y quiere chantajearla por unas cartas que ella le escribió cuando tenía 15 años.

—Ilia no es tan bella como dices. Yo a he visto y no me ha llamado la atención.

—Todo no se puede tener en la vida.

—Pues yo quiero que la mujer que se case conmigo tenga belleza, cualidades y dinero. Es decir, todo.

Sophia se hecho a reír de una manera muy fuerte, demasiado fuerte para ella, quien era una mujer muy delicada.

—Vete ya, Nicholas. Es tarde.

—Hasta mañana, Sophia. Entre visita y visita, te contaré lo que me está pasando.

Al día siguiente, Hugh Adorf llegó con su hija al bufete de Nicky. Ilia, al verlo, pensó que era un hombre muy atractivo. Le habían dicho que salía con Ivonne Grod, pero eso no sería un impedimento para ella. Le encantaría poder quitarle el enamorado a Ivonne.

—Cuéntame lo sucedido, Ilia —le dijo Nicky—. Solo así podré ayudarte.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 25

MensajeTema: Re: Busco a una millonaria [TERMINADA]   Lun 29 Dic 2014, 11:16 am

Capitulo 4

Quedaron solos. Ya todos los clientes se habían ido y Nicky se dejó caer en la silla que estaba detrás de su escritorio.

—Sophia, estoy pensando una cosa. Ivonne no me gusta lo suficiente como para casarme con ella

—¡Ah!

—¿Te asombra?

—No, claro, si tú lo dices es que así es.

—Hoy que vi a Ilia Adorf pensé que podría interesarme. Aunque no es bella, sí tiene mucha personalidad. Además, su padre es dueño de las principales fábricas de textiles. ¿Qué piensas, Sophia? Me gustaría invitarla a salir. Ilia me miraba de una manera insinuante. No creo que rechace
mi invitación.

—Estoy segura de no lo hará. Pero dime algo: ¿Estás seguro de que quieres casarte por interés? Ahora ganas mucho dinero. Puedes tener un capital por ti mismo.

—Nunca será igual. Quiero tenerlo todo a través de mi esposa. Cuando terminemos, quisiera invitarte a cenar. 

—Tienes más casos pendientes, Nix.

—¿Lo ves? Si tuviera dinero suficiente, no tendría esta esclavitud. Solo llevaría los casos que me gustan y dispondría de tiempo para hacer lo que quiero. Bueno, voy a trabajar en el caso de Ilia Adorf. No soporto a los mentirosos y a los chantajistas. Voy a ganarle a ese hombre.

Sophia pensó para sus adentros que Nicky también era un mentiroso, pues enamoraba a las chicas y no les decía que andaba detrás de su dinero.

*******

Regresó temprano del club de golf. Nicky no sabía qué le pasaba, pero se sentía inquieto y de mal humor, y necesitaba hablar con Sophia. Ella lo entendía.
Generalmente lo escuchaba, pero no le daba su opinión ni lo censuraba.
Tocó en la puerta del apartamento de su amiga. Sophia abrió.

—Pasa, Nicky.

—¿Tu madre está en el apartamento?

—No. No ha subido todavía de la tienda. Sabes que ama su negocio. Lo bueno es que queda en la esquina.

—Mejor. No me malinterpretes. Quiero mucho a tu madre, pero en estos momentos necesito hablar contigo con libertad, que me escuches...

—Siempre te escucho, Nico.

—Hoy no vi a Ivonne. Me encontré con Ilia Adorf...

—Y dejaste plantada a Ivonne.

—No precisamente, pero llegué a la conclusión de que Ilia no me gusta. Creo que aceptaré ir a la casa de Ivonne para su cumpleaños. Conoceré a sus padres y...

—Te acercarás a tu sueño de casarte con una millonaria —dijo Sophia sonriendo—. Estoy a punto de perder a un buen amigo. Después, cuando te cases con Ivonne, no creo que quieras venir a este edificio de apartamentos.

—Sophia, ¿te estás burlando de mí? Tu amistad está por encima de todo.

—No me burlo, Nicky. Jamás podría hacerlo. Me da lástima que tases así el futuro de tu vida. Dicen que el matrimonio con amor es difícil, pues dos personas tienen que compaginarse, imagínate lo que será sin amor... No me gustaría que los Grod se sintieran superiores a ti ni que con el paso del tiempo, el dinero no sea suficiente para vivir junto a una mujer a quien no amas.

—Es la primera vez que me hablas de esa manera, Sophia. ¿Qué significa para ti el dinero? —le preguntó Nicky, retador.

—No carezco de él, pero no me sobra. Mi madre tiene una tienda de telas y encajes, y siempre hemos podido salir adelante. No ambiciono nada más en cuanto a lo material. En lo espiritual y emocional, sí espero mucho de la vida. Espero encontrar un amor intenso...

—¿Cómo amarías tú, Sophia?

La pregunta la dejó desconcertada.
Pudo gritarle a Nicky: “Como te amo, sencillamente, Nicky. Esperando siempre que te desilusiones de otras chicas. Esperando que comprendas que la felicidad es algo más que tener dinero en el banco”.
Pero Sophia se limitó a decirle:

—¿Quieres un whisky?

—No me estás escuchando, Sophia.

—Claro que sí. Lo que pasa es que me hiciste una pregunta desconcertante.

Sophia se levantó y fue al mueble-bar. Nicky fue tras ella. Por primera vez se sintió cohibido. Cierto que siempre le gustó el perfume de Sophia, pero en ese momento pensó que era un aroma muy femenino.

—¿Te enamoraste alguna vez?

Sophia sirvió el whisky y se dio la vuelta. Nicky estaba detrás de ella y sus rostros quedaron muy juntos. El fue el primero en apartarse con rapidez.

—No, Nicky, nunca me he enamorado.

—Es raro. Eres una mujer muy bella.

Sophia se echó a reír.

—¿Qué te pasa hoy, Nico? ¿Tanto te afectó estar con Ilia Adorf?

—No, Sophia. Ilia no me gustó. ¿Sabes de qué habló todo el tiempo? De la moda, de joyas, de viajes...

—Todo lo que a ti te gusta, Nicky.

—No es así, Sophia. La verdad es que aceptaré la invitación de Ivonne. Aunque debo decirte que me siento cansado.

—Ten cuidado, Nico. Si amas a Ivonne, sigue adelante, pero si no es así, piensa bien los pasos que vas a dar. En cuanto conozcas a los padres de esa muchacha, estarás, como quien dice, atrapado.

—Suponiendo que los padres me acepten como novio de su hija.

—Es probable que acepten lo que su hija desea, para no contradecirla. Además, estás ganando prestigio como abogado. No posees un capital, pero sí tienes muchas cualidades. Ya verás que el señor Grod va a poner muchas cosas en la balanza antes de aceptarte o rechazarte.

—Gracias, Sophia. Eres la amiga más leal y sincera que he tenido.

—Lo que pasa, Nicky, es que te apartaste de todas las amistades de tu niñez y bus caste otros horizontes. Pero en esta nueva vida debes buscar lo que te dé felicidad. Fíjate bien lo que te digo: no el dinero, sino la felicidad.

—Creo que puedo tener ambas cosas, Sophia, pero no sé si eso será al lado de Ivonne. Me aburro cuando estoy con ella.

—Entonces no vayas a conocer a sus padres hasta que estés seguro de lo que quieres en tu vida.

—Sé muy bien lo que quiero. Lo he sabido desde que era un jovencito. Un día, hace muchos años, cuando me desperté y pensé en el matrimonio, estiré mis brazos y pensé: “Un día me casaré con una millonaria”. Desde entonces no he cambiado de opinión, Sophia.

—Sigue buscando, Nick. Tal vez no sea Ivonne la mujer de tu vida, pero puedes hallar a otra con dinero, que te guste más. No te precipites.

En ese momento, entró Helen Boyd al apartamento. Se veía muy pálida.

—Mamá, ¿te sientes bien?

Nicky se levantó asustado.

—¿Puedo ayudarla?

—Me siento un poco mareada, eso es todo. Mañana llamaré al médico. Llévame un té a la cama, Sophia, por favor.

—Sí, mamá. Lo siento, Nicky, tengo que dejarte. Nos veremos mañana.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 25

MensajeTema: Re: Busco a una millonaria [TERMINADA]   Mar 30 Dic 2014, 11:10 am

Capitulo 5

Sophia llegó al bufete por la mañana. Solo estaba Peter Arch, el asistente de Nicky. Este no se encontraba pues había ido a la corte.

—¿Qué te pasa, Sophia?

—Mi madre no se siente bien y tengo que abrir la tienda. Dile a Nicky que no podré venir a trabajar hoy.

—Cuando salga de aquí iré a la tienda para ayudarte en lo que me necesites.

—Gracias, Peter.

A Sophia le enternecía la delicadeza de Peter. Tenía tantos detalles... Intuía que estaba enamorado de ella, aunque nunca se lo había dicho.
Sophia abrió la tienda y la dejó a cargo de Rose, la única empleada que tenía su madre, quien era de toda su confianza.
Estuvo todo el día atendiendo a su madre. Cuando llegó el doctor Frank Meyer, este le dijo con el semblante serio:

—Hay que ingresarla, Sophia. Su enfermedad ha avanzado. Hace una semana le hice unos análisis. Va a necesitar una transfusión de sangre.

—Mamá nada me dijo —susurró.

—Ya sabes cómo es ella. No quería preocuparte. Voy a llamar una ambulancia.

—Sí, doctor. Deme unos minutos, por favor, para preparar sus cosas.

Dos horas después, Helen estaba hospitalizada. Después de la transfusión de sangre, empezó a sentirse mejor.

—Sophia, hija, quiero hablarte.

—No te inquietes, mamá. Hablaremos después —le dijo Sophia, pasándole una
mano sobre la cabeza.

—Quiero pedirte que, pase lo que pase, conserves la tienda. El negocio fue de tus abuelos, primero, y después, de tu padre y mío. Deja las suficientes ganancias para que vivas bien. Rose es una excelente empleada y podrá ayudarte mucho. ¿Me prometes que no la cerrarás?

—Sí, mamá, te lo prometo.

—Gracias, hija. Tal vez no necesites seguir trabajando con Nicky.

¡Nicky! Lo que menos le importaba a Sophia en esos momentos era Nicky. Este solo pensaba en el dinero y ella, en que pronto iba a perder a su madre. Se quedaría sola, sin familia. Sintió una gran tristeza. Tuvo que hacer un esfuerzo para no llorar.

—Sophia, sé que me iré pronto. Solo lamento no dejarte casada con un buen hombre. No te cierres al amor, hija. Cuando aparezca, date la oportunidad de amar. Siempre pensé que tú y Nikcy llegarían a algo, pero no fue así.

Sophia sintió un estremecimiento.

—Nicky es un gran amigo, nada más.

—Lo sé, querida. Pero no te quedes sola, forma tu familia.

—Sí, mamá, así lo haré.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 25

MensajeTema: Re: Busco a una millonaria [TERMINADA]   Mar 30 Dic 2014, 5:37 pm

Capitulo 6

La vida le cambió totalmente a Sophia. Fue a la tienda, ya que su mamá no podía hacerlo más. Nunca le gustó mucho el negocio, pero tenía que hacerse cargo de él. Esa noche, cuando cerrara, iría a ver a Nicky para explicarle que ya no podía seguir trabajando en el bufete.
Una hora antes de cerrar, llegó Peter, sonriendo, y le dijo:

—Aquí estoy, Sophia. Vengo a ayudarte con la contabilidad del negocio.

—Gracias, Peter, pero no puedo abusar así de tu bondad.

Peter tenía 26 años. Era un muchacho rubio, de ojos cafés y muy atractivo.

—Me gusta ayudarte, Sophia. Voy a estar en la oficina, revisando los documentos. Si me necesitas, llámame.

—Gracias, Peter.

Sophia continuó atendiendo a los clientes. Cuando iba a cerrar, entró Nicky.

—Sophia, no pude venir antes. ¿Cómo está tu madre?

—Mal, Nicky, esa es la verdad. Desde hace tiempo le diagnosticaron leucemia. Ella luchó mucho, pero ahora ya poco se puede hacer. Hay que esperar, nada más.

—Lo siento, Sophia. No te imaginas cuánto me duele.

Nicky la abrazó y Sophia empezó a llorar. De pronto, se repuso y le dijo:

—Tenemos que hablar, Nicky. Mamá me pidió que me haga cargo de la tienda, que no la cierre. Voy a cumplir su deseo, pero eso significa que tengo que dejar de trabajar en el bufete.

—Lo entiendo. Pero eso me duele, pues estoy acostumbrado a ti. Oye, ¿quién te va a ayudar en la tienda?

—Se quedará Rose como dependienta. Es de la total confianza de mi madre y después buscaré un contador. Por el momento, Peter me ofreció su ayuda. Está al fondo, en la oficina, revisando los documentos.

—¿Peter? —frunció Nicky el entrecejo—. ¿Por qué él?

—Hemos sido compañeros de trabajo y ofreció ayudarme.

—No creo que pueda hacer mucho. Peter trabaja conmigo y está terminando sus estudios...

—Lo sé, Nick, y se lo dije, pero él ha insistido en que quiere ayudarme.

Nicky la miró con ansiedad. De pronto, le dijo un poco molesto:

—¿No será que está enamorado de ti?

—Es posible... ¿Ya decidiste ir a la fiesta de Ivonne Grod?

—¿Te lo dijo Peter?

—¿De la fiesta?

—No hablo de la fiesta —dijo Nicky alterado—. Quiero saber si te ha dicho que está enamorado de ti.

—No me lo ha dicho.

—Las mujeres tienen un sexto sentido para intuir el amor de un hombre.

—Eres tú quien dijiste que tal vez Peter está enamorado de mí.

Guardaron silencio unos segundos. Peter apareció en ese momento.

—Hola, Nick. Sofía, todo está en orden, solo un poco atrasado de las ventas de la última semana. Imagino que tu mamá no se sentía bien y no organizó las facturas. Mañana regresaré.

—No, Peter, por favor, tienes que estudiar —le dijo Sophia.

—Yo puedo ayudarte —dijo Nicky.

—Gracias, pero será por pocos días, mientras organizo todo.

—Adiós, Sophia; adiós, Nicky.

—Hasta mañana, Peter, que descanses.

Cuando quedaron solos, Nicky dijo:

—Me molesta mucho ese tipo. Parece una mosca muerta, pero nadie sabe sus verdaderas intenciones. Si no fuera porque mi cuñado Mark me lo recomendó...

—Si Mark te lo recomendó es porque vale la pena, Nick. Peter es un excelente muchacho, trabajador, esforzado...

—Vaya, vaya, cuántas cualidades le ves, Sophia. ¿Acaso te gusta?

Sophia se subió en una escalera para colocar unas cajas arriba de un estante.
Miró a Nicky con seriedad.

—¿Qué tendría de malo si me gustara?

—Nada, pero no lo ocultes, mujer. No hay nada mejor que la sinceridad.

—¿Cómo te atreves a hablar de sinceridad? —le dijo Sophia.

—Yo soy sincero contigo.

—Sí, pero no con las otras muchachas. ¿Acaso les dices que te interesan por el dinero que tienen?

—Claro que no.

Sophia colocó la última caja. Iba a bajarse de la escalera, cuando un zapato se le enredó. Gritó:

—¡Nick!

Nicky corrió hacia ella. La asió por la cintura y la bajó. No la soltó. El contacto de Sophia provocó en él una turbación indescriptible. De pronto se apartó y dijo:

—Hablando de la fiesta de Ivonne, se celebrará dentro de tres días. ¿Qué debo hacer? Sus padres esperan que yo vaya para conocerme. En fin, no sé lo que haré todavía, pues no quiero equivocarme. ¿Por qué no vamos a tu apartamento? Quisiera saludar a tu madre.

—Vamos.

Nicky vio a Sophia tan bella, tan femenina, tan serena... ¿Qué le pasaba? ¿Acaso le afectaba estar solo con ella en la tienda? Muchas veces habían estado así en su apartamento y no había sentido nada. ¿Por qué ahora había cambiado? De pronto le entraron deseos de besarla, de abrazarla...,pero se contuvo.
“Soy un desalmado. ¿Cómo puedo sentir esta pasión inesperada por Sophia, mi amiga del alma? Ojalá pueda disimular lo que siento en estos momentos”.
Sophia y Nicky salieron juntos a la calle.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 25

MensajeTema: Re: Busco a una millonaria [TERMINADA]   Miér 31 Dic 2014, 11:36 am

Capitulo 7


Entraron en el apartamento. Iban silenciosos, cada uno con sus propios pensamientos. Sophia, de pronto, le dijo a Nikcy:

—Ve al cuarto a ver a mamá. Tengo que preparar lo que va a comer, para darle unas medicinas.

Nicky se dirigió al cuarto. Helen estaba acostada, pero no dormía.

—Pasa, Nicky. Me alegra mucho que hayas venido a verme.

—Pronto se pondrá bien.

—Escucha, Nicky, tengo que pedirte un favor. Sophia se quedará sola. Sí, no pongas esa cara. Lo mío será rápido. Quiero pedirte que no la abandones. Eres su mejor amigo. Siempre pensé que ustedes llegarían a algo, pero ya sé que eso no puede ser, pues me han dicho que tienes novia.

—No hable, Helen, que se agita.

—Quizás no pueda hacerlo después. No abandones a mi hija, Nicky.

—Nunca lo haré, Helen, se lo prometo.

—El día que Sophia se case, entrégala en el altar. No tiene padre ni hermanos.

Sophia entró en ese momento y Helen y Nicky dejaron de hablar. Unos minutos después, él se despidió.

Entró en su apartamento. Le golpeaban en su cabeza las palabras de Helen: “Siempre pensé que ustedes llegarían a algo”.
A él jamás le pasó por la mente tener una relación con Sophia, entonces, ¿por qué se sentía tan inquieto?
En la mente de Nicky había un caos. Decidió que no podía estar solo y se fue a la casa de su hermana Sarah. En el camino, no podía quitar a Sophia de su mente. ¿Qué le pasaba a él? No la amaba. Era absurdo suponerlo. Había pasado toda la vida planeando casarse con una millonaria y, de repente, se caían todos sus propósitos.
Sophia tenía algo que calaba en él. Tal vez su forma de mirar, su cuerpo, su boca o lo que fuese, pero él se había empezado a obsesionarse con ella. Y no podía ser. Sophia era su amiga, su hermana, su confidente...
Tocó en la puerta de la casa de Sarah y esta le abrió al instante.

—¡Querido Nicky, qué alegría!

—No te imaginas lo que me irrita que pudiendo pagar una empleada, prescindas de ella en lo más necesario y tengas que venir a abrir la puerta.

Sarah se echó a reír y dijo:

—Mark, ¿has oído a mi hermano? A Nicky se la han subido los humos de Ivonne a la cabeza. Mira, Nick, ni a Mark ni mí nos gusta que venga una extraña a servirnos en el hogar. No trabajo y puedo encargarme de todas las cosas de la casa. Una señora viene tres días a la semana a ayudarme con la limpieza. Eso es todo.

—Tengo hambre, Sarah. Dame algo de comer y déjate de discursos, por favor.

—Voy a servirte un estofado. Mark y yo ya cenamos.

Antes de irse a la cocina, Sarah se acercó a Mark y le dio un beso.
Nicky sintió una ligera emoción al ver a su hermana y a su marido. Llevaban una vida sencilla, pero se amaban de verdad.

—Tú no sabes lo que es vivir, cuñado —le dijo Mark—. Siempre te escuché decir que tenías que casarte con una millonaria. Ahora estás a punto de conseguirlo, pero, ¿te dará eso la felicidad? ¿Podrá Ivonne suplir el vacío que experimentarás en tu vida? Puedo asegurarte que soy feliz con Sarah, aunque nuestra vida sea sencilla.

—Cada quien mide la felicidad a su manera, Mark. Yo soy distinto. Pero no vamos a discutir nuestros puntos de vida.

Nicky se despidió de ellos después de cenar. Iba más y más inquieto. Necesitaba a Sophia, esa era la verdad de su vida, y había empezado a sentir un deseo muy fuerte por ella. ¿Qué podía hacer para calmar sus sentimientos? Soñaba con hacer el amor con ella y eso no podía ser.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 25

MensajeTema: Re: Busco a una millonaria [TERMINADA]   Jue 01 Ene 2015, 11:25 am

Capitulo 8

Sophia sabía que el fin de su madre se acercaba y no podía dejar de llorar. Habían sido tan unidas, que iba a sentirse muy sola sin su presencia. En ese momento decidió que ya no se movería de su lado hasta que falleciera. Fue a la tienda y habló con Rose para que se hiciera cargo de todo. Peter estaba allí, y al verla con los ojos llorosos, se acercó a ella y le dijo:

—Sophia, tu madre...

—Está empeorando, Peter. Ya no abre los ojos ni habla.

Sophia no pudo más y se echó a llorar. Peter, conmovido, la abrazó.

—Llora, Sophia, desahógate, que te hará bien. No estás sola, yo estoy contigo.

Peter era un buen hombre y la amaba en silencio. Como ella amaba a Nicky sin esperanzas. Nicky con sus ambiciones desmedidas, con sus ansiedades...

—Buenas noches —dijo Nicky.

Peter y Sophia se separaron con rapidez. Ella se limpió los ojos con las manos.
No quería que Nicky la viera llorar. Ante él tenía que mostrarse como siempre: indiferente, fuerte...

—¿Cómo está tu madre, Sophia?

—Muy mal, Nick. A partir de ahora, no voy a separarme de su lado.

Hubo un silencio extraño.
Peter, incómodo, se despidió. Cuando Nicky y Sophia se quedaron solos, él le dijo con seriedad:

—Quiero que seas sincera conmigo. ¿Mi presencia les incomodó? Estabas abrazada a Peter. Tal vez interrumpí un momento íntimo. Quizás preferías estar a solas con él.

—No seas tonto, Nicky. Peter me estaba consolando. ¿Crees que soy de piedra y que no me duele ver que mi madre se está muriendo? —casi gritó Sophia.

—Claro que sé cuánto te duele. Tu madre y tú han sido muy unidas. Pero quiero que me respondas si estás enamorada de Peter. Dímelo, Sophia.

—Solo me interesa mi madre en estos momentos, Nicky. Ahora, perdóname, pero tengo que irme. Vine a decirle a Rose que ella se encargará de la tienda hasta que yo pueda regresar.

Nicky se marchó. Sophia cerró la tienda y se dirigió a su casa. Sabía que la esperaban momentos muy difíciles, pero tenía que afrontarlos. Su madre se merecía todo su sacrificio. Desde que quedó viuda, Helen había vivido para ella.

Al día siguiente, Nicky llegó a la casa de Sophia a preguntar por Helen.

—Está igual, Nick, gracias por venir.

Nicky estaba muy serio.

—Siento tanto lo de tu madre, Sophia. Para mí es como de mi familia.

—Lo sé, Nikcy, y te lo agradezco.

—No sabes lo que daría por quedarme aquí contigo hoy, pero...

—Es la fiesta de Ivonne Grod y tienes que ir. Ojalá logres tus sueños, Nicky.

—Antes de irme pasaré por aquí. Tal vez necesites algo y quiero estar cerca.

—No te molestes, Nicky. Vete y disfruta tu fiesta. Eso es lo que tienes que hacer.

¿Qué le pasaba a Sophia? ¿Acaso él le estorbaba? ¿Sería posible que estuviera enamorada de Peter y que solo quisiera la compañía de este? De pronto imaginó a Peter besándola, haciendo el amor con ella... Ese pensamiento lo enloqueció.

—Me voy. Hasta mañana, Sophia.

Nicky se despidió, pero no se movió. Miraba a Sophia y, de pronto, la abrazó.

—Sophia, querida, siento tanto lo de Helen, de verdad, lo siento tanto...

Lo sabía, pero Sophia sintió una gran desilusión. Esa noche, quizás la peor de su vida, pues su madre se estaba muriendo, su amigo del alma no se quedaba a su lado, más bien se marchaba a una fiesta para lograr lo que tanto había ambicionado.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 25

MensajeTema: Re: Busco a una millonaria [TERMINADA]   Vie 02 Ene 2015, 11:17 am

Capitulo 9

Cuando entró en la mansión de los Grod, buscó a Ivonne con la mirada. La riqueza se notaba en todo: la propiedad, los muebles, el licor, los bocadillos... Todo era perfecto, como a Nicky, hace unos meses, le hubiera entusiasmado. Pero ahora no.
No podía divertirse cuando la madre de su mejor amiga estaba agonizando.

—Ivonne, quise venir hasta aquí para disculparme contigo. No puedo quedarme.

—¿Qué te pasa, Nicholas? Mis padres han aceptado conocerte. No puedes quedar mal con ellos —le dijo Ivonne, airada.

—Lo siento. La madre de una persona a quien conozco desde la niñez está muy mal. Quizás no pase de esta noche.

—¿Y eso qué tiene que ver con nosotros? Cuando se muera le das el pésame y ya. Miles de personas mueren a diario.

—Lo siento, pero tengo que irme.

—Si pierdes esta oportunidad, Nick, quizás mis padres no deseen conocerte. Se enojarán contigo.

—Lo siento, Ivonne. Te veré otro día.

—Si te vas y me dejas en ridículo, no regreses, Nicholas.

Nicky dio la vuelta y se marchó.

Helen Boyd se estaba muriendo y a él le dolía mucho, pero eso no podría comprenderlo Ivonne.
Nicky tuvo una imperiosa necesidad de estar junto a Sophia.

Mientras tanto, en el apartamento de Sophia, esta estaba junto al doctor Meyer.

—No llores, Sophia. Tienes que ser fuerte. Es posible que tu madre no pase de esta madrugada.

—Lo sé, doctor. Siento mucho que haya tenido que venir y dejar la fiesta en casa de los Grod.

—No te preocupes. Además de tu madre, tengo dos enfermas más a quienes tenía que visitar. Pude estar un rato en casa de los Grod. Me contaron que Ivonne está saliendo con tu amigo Nicky.

—Eso dicen.

—Tu amigo ha tenido suerte.

—¿Por qué? ¿Por casarse con una chicha millonaria?

—No tanto por eso, Sophia, sino porque para un abogado que está comenzando, contar con las relaciones de los Grod es muy importante.

—Lo sé.

En ese momento, tocaron en la puerta.

—¿Esperas a alguien, Sophia?

—No, doctor. Tal vez sea la vecina.

—Ve a abrir. Me quedaré al lado de tu madre —le dijo el doctor Meyer.

Sophia salió del cuarto y abrió la puerta. Se quedó sorprendida. Ante ella estaba Nicky, todavía vestido de etiqueta.

—Nick...

Nicky sonrió.

—Vine porque no podía estar en la fiesta. Llegué y me despedí de Ivonne. Le expliqué lo que pasaba con tu madre y no lo comprendió. Es posible que ella y yo no nos veamos nunca más, pero no podía estar lejos de ti y de Helen en estos momentos.

Sophia se emocionó y empezó a llorar.
Nicky no pudo más y la abrazó.

—Sophia, siento tanto tu dolor —le dijo en voz baja—, pero quiero decirte que no estás sola, que siempre podrás contar conmigo para lo que sea.

—Gracias, Nicky. Lamento que por venir a verme Ivonne se haya enojado.

—Eso no importa. En realidad, no vale la pena hablar de ella. ¿Cómo está Helen?

—Apagándose, Nicky.

—Me quedaré esta noche aquí, por si me necesitas.

—Gracias, Nicky.

Horas después murió Helen.
Sophia lloraba en silencio. En ese momento llegó Peter, el hombre que la amaba y la admiraba en silencio.

—Lo siento, Sophia —dijo abrazándola—. Quiero estar contigo.

—Gracias, Peter.

—Hola, Nicky —le dijo Peter al verlo.

—Hola.

¿Qué clase de hombre era él que estando cerca de alguien que había muerto, sentía rabia y celos?
Nicky había pasado una noche en vela.
Una noche que pensó disfrutar en casa de los Grod. Por su mente pasó su vida junto a Ivonne. Ni una atracción ni un anhelo. ¿Podía ser feliz junto a una mujer que no le inspiraba nada? Lo único que Ivonne tenía era dinero.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 25

MensajeTema: Re: Busco a una millonaria [TERMINADA]   Vie 02 Ene 2015, 6:22 pm

Capitulo 10

Todos se habían marchado. Ya Helen estaba enterrada y Nicky, Peter y Sophia habían regresado al apartamento de ella. Sophia dijo de pronto:

—Mañana abriré la tienda.

—¿Estás loca, Sophia? Necesitas descansar, reponerte un poco —le dijo Nicky.

—Mi madre amaba la tienda y me pidió que me dedicara a ella. Tengo que empezar una nueva vida y cuanto antes lo haga, mucho mejor.

—Yo puedo ayudarte unos días, Sophia. Si Nicky me lo permite, puedo dejar de ir al bufete para dedicarme a tu tienda.

—No, Peter. Tenemos mucho trabajo y te necesito. Ahora mismo debes ir a la oficina y prepararme todo lo relacionado con la señora Clark.

—Sí, Nicky —dijo Peter—. Sophia, tengo que irme. Descansa, por favor.

Peter se acercó a ella y le dio un beso en la mejilla. Sophia sonrió.
Cuando quedaron solos, Sophia y Nicky evitaban mirarse. Ella le dijo:

—Puedes irte, Nicky. Lamento que te hayas distanciado de Ivonne, pero estoy segura de que comprenderá. Debo ser egoísta, pero no sé qué hubiera sido de mí sin ti en estos días.

—Me sentí feliz de poder compartir tu dolor, Sophia. Bueno, ahora me voy al bufete. Te veré por la noche.

Nicky se marchó y entró al bufete. Se fue directamente a su despacho.
Cuando ya iban a cerrar, llegó una mujer joven y guapa, muy bien vestida.

—Buenos días.

—¿En qué puedo servirle, señorita? —le preguntó Peter.

—Soy Ivonne Grod. Quiero ver a Nicky.

—Claro que sí. La anunciaré.

Peter entró en el despacho de Nicky.

—Nick, te busca la señorita Grod.

—Que pase.

Nicky se levantó y salió a su encuentro.

—Si no vengo a buscarte, no te veo. Parece que te has olvidado de mi número de teléfono, Nicky.

—Lo siento, Ivonne. Hubo una desgracia en casa de unos amigos. El día de la fiesta, la mamá...

—No me recuerdes ese día. Mis padres se pusieron furiosos. No quieren verte nunca más. Les pareció de mal gusto que me dejaras plantada. Trataré de convencerlos.

—Eres muy amable, querida.

—Estoy aquí porque te amo, Nicky. Quiero salir a pasear contigo ahora mismo.

¿En ese momento? ¿Dejar a Sophia sola o lo que era peor... con Peter? No.

—Lo siento, querida, no puedo salir contigo hoy.

—¿Por qué no? Somos libres. Vamos a ir a cenar y a conversar un rato.

¿Fue débil Nicky o es que todavía no se resignaba a perder la fortuna de Ivonne?
Ni él mismo lo supo, pero se dejó llevar. Peter los vio salir juntos y después él se marchó a la tienda de Sophia.
Al llegar, ya Rose se había marchado y Peter le dijo a Sophia que tenían que hablar.

—Sophia, yo... estoy enamorado de ti.

—Peter, no me digas nada más, por favor. No te amo, esa es la verdad, y mereces a una mujer que te quiera y te haga feliz.

—Quizás con el tiempo llegues a amarme —le dijo él con voz suplicante.

—Peter, no quiero que te hagas ilusiones. No mereces sufrir por mí.

Sophia sabía que Peter era un hombre digno de ser amado, pero sus sentimientos estaban puestos en un destino imposible.

—¿Por qué no nos damos la oportunidad de conocernos en un plano más íntimo? Te haría feliz, Sophia, y jamás te sentirías sola. Podemos formar una familia.

—No quiero lastimarte, Peter. Eres un gran amigo, pero nada más. Lo siento.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 25

MensajeTema: Re: Busco a una millonaria [TERMINADA]   Sáb 03 Ene 2015, 11:16 am

Capitulo 11

Nicky e Ivonne habían ido a una sala de fiestas. Ella lo llevó a la pista y lo abrazó. Nicky sintió angustia. El estaba ahí bailando, como si nada hubiera pasado, mientras Sophia estaba sola, sufriendo. No pudo más.
Le dijo a Ivonne que iba al baño y, como un cobarde, huyó de ahí sin despedirse.
Llegó al apartamento de Sophia y tocó en la puerta. Ella le abrió.

—Hola, Nicky, pasa.

—Sophia, yo... siento haberte dejado sola. ¿Vino Peter?

—Sí, estuvo conmigo hasta hace un rato —le dijo con tristeza.

—Te declaró su amor, ¿verdad?

—Nicky, ¿qué tienes en contra de Peter?

Sophia se puso delante de él, desafiante. Se veía más linda que nunca. Nicky no pudo más. La tomó en sus brazos y la besó con desesperación.
Cuando la soltó, le dijo:

—No sé si me voy a casar con Ivonne, pues no la amo y solo me interesa su dinero. Lo único que sé es que no puedo tolerar el pensamiento de que Peter te ame.
No puedo pensar que él pueda tocarte, besarte... ¡No puedo, Sophia!

—Nicky...

Volvió a besarla y a abrazarla.

—Nicky, hemos sido amigos... Déjame, por favor —dijo apartándolo.

Nicky la miró y le dijo:

—Sí, es cierto, siempre fuimos amigos, pero de un tiempo a esta parte algo ha cambiado dentro de mí. Siento deseos de hacer el amor contigo y unos celos terribles de Peter. ¿Qué me pasa? No lo sé. Pero me indigna que alguien como Peter se haya fijado en ti. Porque se le nota el amor que te tiene.

—Nicky, no seas injusto. Peter tiene derecho a amarme. El que no tiene derecho a besarme eres tú. Tienes novia, vas a casarte con ella y cumplirás tus sueños de entrar en el mundo de los millonarios.

—Cállate, Sophia. Nada de eso me llama la atención. Es como si todo en la vida hubiera cambiado para mí. No sé por qué, pero no puedo dejar de pensar en ti. ¡Estoy tan confundido! Solo quiero saber una cosa: ¿amas a Peter?

Sophia lo miró y le dijo con valentía:

—No, Nicky, aunque quisiera, no puedo corresponderle, porque el amor de mi vida eres tú. Esa es mi triste verdad, la que he ocultado durante muchos años.

—Sophia... —le dijo asombrado.

—Ahora ya lo sabes. Por favor, márchate y no vuelvas a buscarme.

—Escúchame, Sophia, quiero ser sincero contigo. Yo... te deseo con locura. No sé si te amo o si es solo una atracción física lo que siento por ti, pero estás en mi mente en todo momento.

—Cállate, Nicky. Vete, por favor.

Nicky se marchó con rapidez.
Volver arriba Ir abajo
sophia

avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 10/07/2014
Edad : 25

MensajeTema: Re: Busco a una millonaria [TERMINADA]   Lun 05 Ene 2015, 5:28 pm

Capitulo 12

Sarah y Mark habían invitado a Sophia y a Nicky a cenar. Cuando él llegó, ya Sophia estaba poniendo la mesa. Desde hacía más de una semana no se habían visto y se sintieron un poco tímidos.

—Hola, Sophia, ¿cómo estás?

—Bien, Nick, ¿y tú?

—Bien. He tenido mucho trabajo.

—Me alegra por ti.

—Oye, cuñado —le dijo Mark—, ¿cómo va tu relación con Ivonne?

—No la he visto —fue su única respuesta—. Estoy dedicado al bufete.

—Ya nos contarás cuándo te casas.

—No voy a casarme con Ivonne —dijo Nicky, furioso—. Deja de hablarme de ella.

—Perdona, Nick —le dijo Mark.

Cenaron los cuatro y, cuando Sophia se despidió, Nicky dijo:

—Me voy con Sophia.

Salieron a la calle y se subieron en el auto de Nicky.

—Sophia... tú lo sabes, ¿verdad?

—¿Saber qué, Nicky?

—Que tengo que casarme contigo, porque de lo contrario, me moriré de ansiedad. No puedo vivir sin ti.

—¿Solo por deseo?

—No, Sophia. Porque te amo. Por eso fui a buscar a Ivonne para decirle que nada podría haber entre nosotros. Cuando me preguntó si estaba enamorado de otra, le dije que sí, que amaba a una mujer maravillosa. Esa eres tú, Sophia.

—Pero conmigo dejarás de tener los millones con que tanto has soñado...

Nicky se echó a reír.

—¡Qué ciego he estado! Lo maravilloso en esta vida es amar y ser amado por una mujer como tú.


FIN
Volver arriba Ir abajo
 
Busco a una millonaria [TERMINADA]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Busco bibliotecarios
» Busco arquero media 9 menor de 35 años
» Busco VINO!!!
» Busco delantero QUE HAGA GOLES
» Busco Carnero

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Forgotten Words :: Novelas Rosas :: Novelas Romanticas-
Cambiar a: